¬ŅC√≥mo te dicen? Dar√≠o “El Loco” Franco

Mutilados en su masculinidad contra sus deseos s√≥lo para complacer a las masas, los Castrati fueron unos populares cantantes que vivieron en Europa entre los a√Īos 1600 y 1800 D.C. ¬ŅCu√°l era la particularidad de estos artistas? Que de ni√Īos les hab√≠an cortado los test√≠culos, s√≠, las bolitas, para preservar una envidiable voz aguda tanto de Soprano, como de Mezzosoprano o de Contralto (una por cada Castrati, eh). Y as√≠ se consegu√≠a una infantil y angelical entonaci√≥n en maduros hombres capados.

Claro que la ablación no era gratuita. Algunos Castrati -los que no optaron por morder la almohada- terminaron suicidándose en la plenitud de sus días mientras otros finalizaron sus vidas en oscuros manicomios medievales. Gritando, gesticulando y dando vueltas en círculos junto a otros enfermos mentales. Y todo por no poder preservar sus órganos reproductores como indica Dios La Bíblia la naturaleza…
Antes de Dar√≠o y del Pichi existi√≥ Farinelli, el m√°s famoso Castrati que perdi√≥ la cordura…

Millones de a√Īos despu√©s (?) -mirando el televisor, cerveza en mano- casi todos los argentinos se preguntan con preocupaci√≥n que es lo que lleva a Dar√≠o Franco a los l√≠mites de la cordura en su rol de director t√©cnico de cualquier instituci√≥n y a ser rotulado con el siempre ambiguo mote de: “Loco”.

Algunos atribuyen esta conducta al ser uno de los descendientes directos de la, por alguna raz√≥n, desequilibrada ‚ÄúEscuela Bielsa‚ÄĚ. Otros, pueden pensar que su actitud se debe al haber sido el √ļnico jugador argentino en la historia que acudi√≥ a un Mundial en el rol de ‚Äúinvitado por l√°stima‚ÄĚ. Hay quienes sienten, con justa raz√≥n, que su endeblez emocional se debe a dirigir planteles de mierda‚Ķ en fin, teor√≠as hay muchas.

Lo más acertado para entender esta compleja personalidad, claro, fue algo que ocurrió el 12 de abril de 1992, cuando su equipo de entonces, Zaragoza, venció por 1 a 0 al Athletic de Bilbao en La Romareda. A los 75 minutos de juego, el bueno de Darío se tiró al piso para disputar una pelota y el volante vasco Eskurza le dio una caricia de doce tapones a su zona genital. Pese a todo, Franco jugó hasta la finalización del encuentro aunque, eso sí, con un leve ardor ahí abajo…

Enorme fue la sorpresa de los ma√Īos cuando, una vez en el vestuario, el m√©dico del plantel le pidi√≥ al volante que se desvistiese para revisarlo. Y ah√≠, tras la eventual ca√≠da de un intenso charco de sangre y otros flujos corporales, qued√≥ a la vista una dantesca escena digna de la √©poca de los Castrati: un test√≠culo asomado por un agujero del escroto y el otro directamente colgando varios cent√≠metros con direcci√≥n al suelo.

El t√©cnico del equipo -V√≠ctor Fern√°ndez- vomit√≥ y en el acto tambi√©n se desmayaron sus compa√Īeros Aguado y Gay, de quien no se esperaba otra cosa (?). A Franco se lo llevaron directamente a una cl√≠nica donde le pusieron, sin anestesia, diez puntos de sutura en las bolainas (?). Y algunos todav√≠a se horrorizan por la patada que recibi√≥ del boliviano Marco Sandy‚Ķ

Pese a todo, Franco declar√≥ que no vio mala intenci√≥n en su agresor y manifest√≥ que el pr√≥ximo partido lo iba a jugar ‚Äúaunque sea con un calzoncillo de plomo‚ÄĚ. Para el final, dijo que la m√°s preocupada era su se√Īora esposa ‚Äďtemerosa por no poder asegurar su descendencia- y cont√≥ que recibi√≥ un llamado de Marcelo Bielsa quien le dijo: ‚ÄúLo felicito, Dar√≠o. Acaba de inventar una nueva lesi√≥n en el f√ļtbol. El corte en la bolsa del escroto‚ÄĚ. Corte en la bolsa del escroto‚Ķ como para volverse totalmente de la nuca y cantar Carmina Burana de manera afinada, m√≠nimo.

Especiales: Tyson Caballero, un baldosero en Highbury

Hoy, con los preciosos ojos de los marplatenses y de los otros que tambi√©n osan llamarse como argentinos posados en Londres, donde el arquero Dami√°n Emiliano Mart√≠nez hace sus primeros cagadones palotes en el arco del Arsenal, vamos a recordar la historia de N√©stor Fabi√°n Caballero, aquel olvidado primer paraguayo argentino en firmar para los ‚ÄúGunners‚ÄĚ.

Nacido el 31 de enero de 1978 en Posadas (Misiones), este delantero comenz√≥ a sobresalir desde purrete por dos condiciones destacables: su potencia letal en el √°rea y su ce√Īo fruncido como quien est√° permanentemente olfateando un tanque atmosf√©rico. Esto le vali√≥ el apodo que lo acompa√Īar√° hasta el √ļltimo de sus d√≠as: ‚ÄúTyson‚ÄĚ.

Surgido en Guaran√≠ Antonio Franco, donde lleg√≥ a la Primera local siendo apenas un adolescente, Estudiantes de La Plata fue su pr√≥ximo destino, siguiendo los pasos de su coterr√°neo estrella: El Yerbatero Gonz√°lez. La historia de ninguno de los dos atacantes misioneros con El Pincha prosper√≥ y fue as√≠ como Caballero desembarc√≥ en su patria por adopci√≥n: Paraguay, para jugar en primer t√©rmino en Tembetary (1997) y luego en Cerro Porte√Īo (1997/98).

Sin ser nada del otro mundo, la correcta labor del Tyson en aquel Azulgrana que lleg√≥ a las semifinales de la Libertadores ¬ī98 sumado a un mercado ingl√©s que se estaba despertando de la siesta tras la sanci√≥n de la Ley Bosman, m√°s la decisi√≥n dirigencial por piratear otros tercermundistas que no fuesen solo africanos, alinearon los planetas y el d√≠a menos pensado Fabi√°n Caballero le estaba dando la mano a Arsene Wenger, el franc√©s m√°s afrancesado‚Ķ

Una vez en Londres, El Tyson se desayun√≥ con dos malas noticias. La primera: el ninguneo de su patria, que no le hab√≠a dado la m√°s m√≠nima relevancia a su haza√Īa. La segunda: la futura llegada de Nelson Vivas, mal sindicado ‚Äďhasta el debut de Dibu Mart√≠nez- como ‚Äúel √ļnico argentino en jugar en el Arsenal‚ÄĚ.

Tras algunas buenas actuaciones en el equipo reserva, donde lleg√≥ a anotar 8 goles, el 11 de noviembre de ese a√Īo, El Tyson hizo su debut como Gunner por la Cuarta Fase de la Copa de la Liga ‚Äďllamada en ese momento Whortington Cup- en un partido que qued√≥ grabado a fuego en el folclore ingl√©s, si es que eso existe: ‚Äúel inolvidable Arsenal contra Chelsea de 1998‚ÄĚ.

Aquella noche memorable en Higbury, el Arsenal formó con: Alex Manninger; Grondin, Vivas, Grimandi y Upson; Garde (Méndez), Huges, Ljumberg y Louis Boa Morte; Wreh y Bergkamp (Caballero). Por su parte, los dirigidos por Gianluca Vialli alinearon a: Kharine; Dan Petrescu, Lebouef (Lambourde), Duberry y Celestine Babayaro; Roberto Di Matteo, Goldbaek (Percassi), Gustavo Poyet y Nicholls (Clement); Tore Flo y el propio Gianluca Vialli.

¬ŅEl resultado? Un aplastante 5 a 0 a favor del Chelsea con un gol de Frank Lebouef, 2 de Gustavo Poyet y 2 de Gianluca Vialli. ¬°Si! ¬°El t√©cnico rival les marc√≥ dos tantos! La historia para Caballero arrancaba, cuanto menos, con demasiado olor a baldoseo.

Org√°smico cuando el relator nombra a “Cobaiero”.

Pese al revés inicial, el 29 de noviembre Caballero hizo su debut por la Premier League al ingresar a los 74 minutos por Fredrik Ljumberg en un empate 1 a 1 frente al Middlesbrough que contaba con Gary Pallister, el colombiano Hamilton Ricard y ese genio incomprendido llamado Paul Gascoigne, entre otros.

Inicia la jugada del gol y abraza a Anelka. Ojo, eh.

La √ļltima oportunidad para demostrar algo de nuestro ‚ÄúLucio Filomeno a la brit√°nica‚ÄĚ fue el 4 de enero de 1999, cuando vencieron como visitantes por 4 a 2 al Preston North End por la Tercera Fase de la F.A Cup e ingres√≥ en el minuto 70 por Alberto M√©ndez. Ah, y adem√°s le dio un pase gol a Emmanuel Petit para el tercer tanto de su equipo. Tras aquello, de vuelta a la reserva y a final de temporada pasaje de regreso al Paraguay‚Ķ

Tras un buen a√Īo en Sol de Am√©rica (1999/2000), donde marc√≥ algunos tantos y fue el centro de an√©cdotas del vestuario, el hecho de poseer la firma ‚ÄúArsenal‚ÄĚ en su curr√≠culum le allan√≥ el laburo a su representante, quien lo llev√≥ de vuelta a Gran Breta√Īa. Aunque esta vez no a Inglaterra sino a su liga sat√©lite (?): Escocia, donde form√≥ parte de aquel Dundee F.C con demasiado sabor a mate, dulce de leche y tango (2000 a 2005).

Si bien comparti√≥ plantel con Claudio Caniggia, no lleg√≥ a jugar con El P√°jaro por un peque√Īo detalle (?): durante unas vacaciones en Encarnaci√≥n, El Tyson recibi√≥ una paliza de una patota a la salida de un boliche que lo dej√≥ al borde de la muerte y, obviamente, sin jugar durante m√°s de un a√Īo.

Cuando Caballero volvi√≥ a las canchas, Caniggia ya hab√≠a puteado hasta al √°rbitro del Argentina ‚Äď Suecia (?). Igual, a lo largo de los a√Īos comparti√≥ estadios y whiskies con pr√≥ceres como El Beto Carranza, Juan Manuel Sara, el espa√Īol Javier Artero, El Beto Naveda, el rolinga Juli√°n Speroni y el rasta trinite√Īo Brent Sancho, entre tantos otros.

M√°s all√° de alg√ļn golazo y de una lesi√≥n que lo dej√≥ afuera de las canchas durante la temporada 2003/04, lo m√°s destacable de su estad√≠a en la tierra de El Jardinero Willie fue que el Dundee F.C debi√≥ vender su estadio para pagarle lo adeudado a Caballero y a otros valores del plantel. Sus √ļltimos partidos en aquella Liga fueron jugando el Torneo Relegation 2005 ¬ŅQu√© es eso? Algo as√≠ como nuestra vieja y querida Promoci√≥n. ¬ŅEl resultado? Descenso y el regreso de nuestro h√©roe a Am√©rica. Y mir√° que no cualquiera desciende en Escocia, eh‚Ķ

A todo esto, el tiempo compartido con uno de los baluartes de La Banda del Gol y El Toque, fueron toda una revelación y se ve que inspiraron a El Tyson, quien ahí mismo inició un betocarranceo feroz que lo llevó con pena y sin gloria por: Olimpia (2005), Tacuary (2006) Daejon Citizen de Corea (2007), Alki de Chipre (2007), Provincial Osorno de Chile (2008), Panachaiki Patras de Grecia (2009), Nacional de Paraguay (2010), Municipal de Guatemala (2011) y otra vez por Tacuary (2012).

Desde mediados de 2012, ‚Äúel segundo argentino que jug√≥ en el Arsenal pero al que nadie conoci√≥ ni conoce‚ÄĚ, forma parte del Deportivo Recoleta de la Tercera Divisi√≥n guaran√≠, donde hace las veces de jugador y t√©cnico, emulando lo que a finales del siglo pasado le vio hacer a Gianluca Vialli. ¬ŅY quien te dice que no le vaya bien imitando a aquel tano? Despu√©s de todo, Vin Diesel hizo lo mismo y hoy en d√≥lares sigue nadando.

Dalmao Franco

11 septiembre 2014

Franco Gaspar Dalmao

La imagen bien podr√≠a pertenecer a la apertura de alg√ļn programa ‚Äúteen‚ÄĚ de Cris Morena. Ah√≠, siempre bajo el sol que les pertenece, un pu√Īado de j√≥venes relucientes y eternos contrastan su rozagante felicidad con la sombr√≠a y l√ļgubre existencia del telespectador. En primer plano vemos al p√≠caro petisito encargado de hacer las delicias del grupo; al sexy grandote rudo y de pocas pulgas pero de buen coraz√≥n; al moreno castigado por la vida que sale adelante gracias al cari√Īo de sus amigos y al joven aspirante a profesional de buena familia, probablemente el protagonista de la tira.

Nada de eso, claro, es real. La foto nos muestra, b√°sicamente, el ABC de la confecci√≥n de cualquier plantel profesional del f√ļtbol argentino: un presunto baldosero, un jugador de proyecci√≥n internacional, un baldosero hecho y derecho m√°s un t√≠pico producto de consumo interno… As√≠ es que rodeado por Patricio P√©rez, Jon√°s Guti√©rrez y Leandro Somoza, se encuentra, queridos amigos, Franco Gaspar Dalmao (21/02/1984). El baldosero. El √ļnico que a nosotros nos interesa‚Ķ

Volante de tono defensivo e hist√≥rico integrante de las divisiones inferiores de V√©lez S√°rsfield, su nombre empez√≥ a sonar para el mainstream futbolero cuando integr√≥ la Selecci√≥n Argentina Sub 20 que particip√≥ del Torneo Esperanzas de Toulon de 2003. En aquel torneo, Hugo Tocalli se vio imposibilitado de llevar a todas sus precoces figuras y gracias a ello Dalmao se uni√≥ al plantel donde se destacaban Javier Mascherano, Jonathan Bottinelli, El Pitu Barrientos, Lucas Molina, Jes√ļs M√©ndez, El Coty y La Gata Fern√°ndez. Y donde tambi√©n estaban pibes de otra cala√Īa como Joel Barbosa, Emanuel Rivas, Federico Almerares, Pablo Monsalvo y Marcos Charras, entre otros.

Así las cosas, en el debut frente a Japón (victoria por 1 a 0) Dalmao ingresó a los 26 minutos del segundo tiempo por Casigol Herrera. Luego se quedó en el banco en la histórica victoria Argentina por 8 a 0 sobre Inglaterra y reapareció, también como relevo, en la derrota con baile que les propinó Portugal por 3 a 0. Y ahí, su humanidad se erigió al reino de los cielos al ser el primer argentino en cagar de una patada a Cristiano Ronaldo y recibir una tarjeta amarilla como premio. Un precursor. Un verdadero adelantado.

Nuestro homenajeado no volvi√≥ a ver acci√≥n en ese torneo (donde Argentina finaliz√≥ en Tercer Lugar) y tampoco fue convocado al Mundial de la categor√≠a en los Emiratos √Ārabes ¬ŅY qu√© hizo? Se dedic√≥ a aparecer en el plantel de El Fort√≠n en todas las gu√≠as de Ol√©, Clar√≠n y La Naci√≥n, donde su estad√≠stica siempre permanec√≠a en cero. Y as√≠ estuvo durante m√°s de tres a√Īos.

Finalmente, Miguel √Āngel Russo se apiad√≥ y en el verano de 2006 lo hizo debutar con La V Azulada. ¬ŅEn el campeonato? ¬ŅEn un Torneo de Verano? ¬ŅEn la Copa Libertadores? No, en un amistoso contra Atlanta (0-0) que sirvi√≥ para que El Bohemio celebrara la reapertura de una de sus tribunas y que finaliz√≥ con una gresca con heridos por la Avenida Juan B. Justo.

Cansado de esperar, a mediados de 2006 Dalmao se fue a pr√©stamo al Nacional B, m√°s precisamente a Ferro, donde fue suplente en una decena de partidos de aquel equipo del Tata Brown que jug√≥ la Promoci√≥n por el descenso frente a Estudiantes de Caseros y en donde ‚Äúbrillaban‚ÄĚ Maxi Cuberas, Juli√°n Kmet, Mariano Chirumbolo, Emanuel De Porras y unos incipientes Federico Fazio y Gonzalo Castellani.

Tras recibir la libertad de acci√≥n por parte de V√©lez y tras no superar una prueba en Nueva Chicago, Dalmao se fue a Deportivo Roca del Argentino B gracias a la gesti√≥n de su ex compa√Īero Pablo Batalla, oriundo de la Capital rionegrina. En enero de 2008, tras someterse a otra evaluaci√≥n, se uni√≥ al Jorge Wilstermann de Bolivia. Sin embargo, Los Aviadores le rescindieron el contrato a los dos meses para poder sumar a Renato Riggio. Todo dicho.

Tras entrenarse el resto de 2008 con Defensores de Belgrano de Villa Ramallo ‚Äďde onda, sin pertenecer al plantel- a principios de 2009 volvi√≥ al Argentino B para sumarse a Racing de Olavarr√≠a junto a los ex Academia de Avellaneda: Gast√≥n Harguindeguy y Juan Manuel Bordaberry, pero la experiencia dur√≥ poco y un par de meses despu√©s estaba entrenando con los jugadores libres de Agremiados.

Para sumarle un poco de emoci√≥n a su vida, en 2010 se fue al Fk Okimpik Sarajevo de Bosnia, donde lo m√°s destacable fue que vivi√≥ en una pensi√≥n multi√©tnica junto al tambi√©n ex V√©lez, Juan Pablo Kresser. Tras aquella aventura en Europa del Este y aunque en Internet hay falsa informaci√≥n sobre pasos suyos por Vila Nova y Sao Caetano de Brasil, desde principios de 2011, Franco Gaspar Dalmao forma parte del plantel del Social Tres Algarrobos que participa de la Liga de F√ļtbol del Oeste.

Desde ac√°, nuestro recuerdo al argentino que casi frustra la venta de Cristiano Ronaldo al Manchester United.

Bocchio Matías

Víctor Matías Bocchio
La agonía de Platense en Primera División -la cuál duró demasiadas temporadas al pedo igual que Lost- le brindó a la posteridad un elenco inolvidable de personajes secundarios quienes, a veces más tarde a veces más temprano, fueron recibiendo aquí mismo su justo y merecido homenaje. Hoy le llegó el turno a uno de los más reconocibles de aquella turba de almas en pena: Matías Bocchio.

Guay (?), cuando decimos “reconocible” nos refer√≠mos √ļnicamente a una cuesti√≥n f√≠sica o est√©tica, ya que este zaguero central nacido en Capital Federal el 6 de mayo de 1977 no mostraba ninguna condici√≥n destacable para la pr√°ctica del f√ļtbol, m√°s all√° de su altura, su palidez y su llamativa cabellera rubia. Entonces, cuando cualquier triste lunes noventoso opt√°bamos por aburrirnos mirando a aquel Calamar, sab√≠amos que el blondo de arriba era Claudio Spont√≥n, el del medio era Sergio Mandrini y el de abajo era, efectivamente, nuestro homenajeado del d√≠a.

As√≠ las cosas, tras toda una vida en las inferiores del Marr√≥n, Mat√≠as Bocchio debut√≥ en Primera Divisi√≥n por la √ļltima jornada del Clausura ’97, cuando Carlos Picerni lo puso como titular en una victoria por 2 a 1 sobre Rosario Central en Arroyito. Aquella tarde, el rubio tuvo como compa√Īeros de l√≠nea a esos l√≠ricos defensores llamados: Humberto Vattimos, Daniel Loyola y Fernando Moner. Demasiados referentes de un mismo estilo como para comenzar a tratar tanto a rivales como a pelota de una √ļnica y definitiva manera: con su debido desprecio.

Comenzó el siguiente Apertura como títular y tuvo su primer momento de fama en la segunda fecha, cuando anuló primero al Suchard Ruíz y luego a Pablo Islas en el recordado empate 2 a 2 con Boca, la noche que debutó Oscar Córdoba en el arco Xeneize. Pese a ello, el rendimiento del Maty (?) fue mermando y terminó como recambio de aquella defensa a la que también había que sumarle a Pablo Erbín. El total de 10 presencias transformó a aquel torneo como el más regular de su estadía en la elite.

Con el sello de “suplente de Platense y√©ndose en ca√≠da libre hac√≠a el Nacional B y m√°s abajo” estampado en su frente, Bocchio tuvo su otro gran momento de gloria cuando, por la segunda fecha del Clausura ¬ī98, ingres√≥ en el segundo tiempo de aquel hist√≥rico 4 a 0 del Calamar sobre Boca y un impotente Claudio Paul Caniggia se fue expulsado por meterle una patada en el ojete. Literalmente…

Sin ser tenido demasiado en cuenta ni por El Profe C√≥rdoba, ni por El Negro Marchetta, ni por el resto de desquiciados t√©cnicos interinos, Mat√≠as Bocchio lleg√≥ al n√ļmero de 28 partidos en su estad√≠stica personal y hasta se dio el lujo de ser uno de los √ļltimos amonestados por Javier Castrilli, la tarde que El Sheriff se retir√≥ del referato (Platense 1 -3 Gimnasia de Jujuy, en la foto).

Tras su paso por la “A”, Bocchio se fue al Nacional B, donde continu√≥ oscilando entre titular y fantasma. Y as√≠ recibi√≥ el milenio en All Boys (1999/2000); hizo lo que pudo en Cipoletti de R√≠o Negro (2000/01), se salv√≥ del descenso en la ultima fecha con el √©pico El Porvenir de Ricky Caruso Lombardi (2001/03) y despu√©s deambul√≥ por Defensores de Belgrano (2003/04).

A mediados de 2004 se fue a un lugar m√°s acorde a su facha: Alemania, para meter 22 partidos en el Fortuna Dusseldorf del under (2004/05) y compartir la vida con Mariano Pasini, V√≠ctor Hugo Lorenz√≥n y Walter Otta. En el √ļltimo semestre de 2005 volvi√≥ a¬† Defensores de Belgrano y este paso testimonial le dio la fuerza necesaria para volver a Germania, jugar 13 partidos en el Waldhof Mannheim durante el primer semestre de 2006 y, sobretodo, para pedirle matrimonio a Jennifer Ocklenburg, una preciosa alemana que nada tiene que envidiarle a la mejor Brigitte Nielsen.

Tras aquel golazo de media cancha, Matías Bocchio decidió retirarse en Platense, pero como en Vicente López ya nadie lo recordaba terminó colgando los botines en Platense de Honduras. A esta altura, mas o menos lo mismo. Hoy, aquel rubio grandote del Calamar vive en Barcelona, trabaja en diferentes empresas de servicios y parece que mal no la pasa. Nos alegra.

Duarte Diego

Diego Antonio Duarte

Ya dentro de esa dictadura que se dio a conocer como ‚ÄúLa Revoluci√≥n Libertadora‚ÄĚ -cuyo objetivo primario fue derrocar al Presidente Constitucional, Juan Domingo Per√≥n- el 22 de noviembre de 1955, un grupo comando encabezado por el Teniente Coronel Carlos de Moori Koenig secuestr√≥ el embalsamado cad√°ver de la segunda esposa del depuesto mandatario -Mar√≠a Eva Duarte- del edificio de la CGT, el cual, se presum√≠a, ser√≠a la morada transitoria de los restos de La L√≠der Espiritual de la Naci√≥n hasta la construcci√≥n de su mausoleo propio.

Nada de aquello ocurri√≥, claro. Bajo la supervisi√≥n del dictador General Pedro Eugenio Aramburu, el cuerpo de Evita anduvo yirando durante m√°s de un a√Īo tanto por Capital Federal como por el Conurbano profundo. En dep√≥sitos, en casas, en departamentos. Recorriendo Buenos Aires de d√≠a y de noche adentro de una camioneta. El cad√°ver estuvo hasta detr√°s de la pantalla de un cine donde la alta sociedad de la √©poca se reun√≠a a ver los √©xitos del momento.

Una noche cualquiera, cuando el Mayor Arand√≠a hab√≠a llevado el cuerpo a su casa ya que le hab√≠a tocado en suerte la tutela del mismo (?), unos ruidos hicieron montar en paranoia al militar, quien empez√≥ a los tiros suponiendo que lo hab√≠an descubierto los peronistas. Pero claro, nadie estaba en el lugar y la √ļnica depositaria de sus balazos fue su esposa, quien se encontraba embarazada. Tras aquel hecho y ante la creciente superstici√≥n de los lacayos de turno, los altos mandos de facto dispusieron el traslado del cad√°ver de Evita al extranjero‚Ķ

El 23 de abril de 1957 y con la c√≥mplice ayuda log√≠stica de la alta jerarqu√≠a tanto de la iglesia nacional como de El Vaticano (incluyendo al Papa P√≠o XII), se inici√≥ el ‚ÄúOperativo Traslado‚ÄĚ, que termin√≥ -barco mediante- con los restos de Eva Duarte enterrados en la tumba 41 del campo 86 del Cementerio General de Mil√°n, Italia, bajo el nombre de ‚ÄúMar√≠a Maggi de Magistris‚ÄĚ. Y all√≠ permaneci√≥ durante 14 a√Īos, gritando en la consciencia de unos pocos. Ignorado por el resto del mundo.

Casi 40 a√Īos despu√©s del traslado de Evita, m√°s precisamente el 10 de diciembre de 1995, Diego Antonio Duarte (13/03/1975) hizo su aparici√≥n en la primera de Rosario Central en un empate 0 a 0 ante Argentinos Juniors en Arroyito. El Canalla -que ante la inminente final de la Copa Conmebol puso suplentes de suplentes y hasta fue dirigido por N√©stor Manfredi y no por El Viejo Zof- aquella tarde form√≥ con: El Pato Abbondancieri; Luis D√≠az, Rub√©n Ch√°vez, Percy Olivares y Mario Gori; Duarte, Diego Oyola, Sergio Fern√°ndez y Chistian Colusso; Humberto Biazotti y Marito Pobersnik.

Una semana despu√©s, contra San Lorenzo en el Nuevo Gas√≥metro por la √ļltima fecha de aquel Apertura ¬ī95, Diego Duarte volvi√≥ a ser titular y hasta tuvo su momento de fama al marcar el 2 a 2 final a falta de un minuto para el t√©rmino del encuentro, luego de ir perdiendo por 2 a 0.

Tras un a√Īo y medio enterrado en la CGT afuera de todo registro, este volante derecho reci√©n reapareci√≥ el 14 de mayo de 1997 ‚Äďtambi√©n como titular- en una derrota por 2 a 1 ante Independiente en La Doble Visera y luego, cuatro d√≠as despu√©s, ingres√≥ a los 73 minutos de un partido que Rosario Central le ganaba por 3 a 0 a Gimnasia de La Plata y que El Chirola Romero igual√≥ en la jugada final.

¬ŅY despu√©s? Nada. Ni un dato en Rosario Central. Ni alguno en el ascenso y tampoco en el exterior. No se encuentra nada en ninguna red social y ning√ļn hincha Canalla parece recordarlo. Desde ac√°, en este √≠ntimo acto, damos por finalizada la b√ļsqueda de su paradero y archivamos su legajo de manera definitiva, ya que bajar los brazos parece ser mejor alternativa a seguir con un rastreo est√©ril y frustrante. ¬ŅQui√©n sabe? Por ah√≠ Diego Duarte fue a probarse al Inter o al AC Mil√°n y est√° enterrado en el Cementerio General con otro nombre.

El misterio sigue recubriendo al apellido Duarte…

 Page 1 of 19  1  2  3  4  5 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse