Under Ladrón: Jorge Herrera

Jorge Enrique Herrera (El Mono)

Para ser colombiano y rubio, ten√©s que ser crack. O al menos tener el peinado del Pibe Valderrama. No es el caso de Jorge Herrera, alias El Mono, un bogotano nacido en 1980, que desde muy peque√Īo tuvo bien en claro su vocaci√≥n: ¬Ņser futbolista? No, ser torero (?).

“Siempre acompa√Ī√°bamos a mi padre a la corridas de toros y en una ocasi√≥n, en Florencia, cuando √©l estaba toreando, uno de estos animales le peg√≥ una cornada muy fuerte y eso fue un trauma para m√≠ que me alej√≥ de los toros. De peque√Īo siempre so√Īaba con ser torero, tuve mi traje y todo lo necesario para aprender este oficio, pero a ra√≠z del accidente de mi pap√°, dije no a los toros”, declar√≥ alguna vez.

Ya con la pelota en los pies, se form√≥ en el club Fair Play (de ah√≠ salieron Falcao y √Ālvarez Balanta), para luego pasar a equipos de Primera Divisi√≥n, como Independiente Santa Fe (2001 a 2003), Atl√©tico Nacional (2003) y Deportes Quind√≠o (2004), instituciones que le dieron rodaje en la mitad de la cancha, para pegar el salto al exterior.

A mediados de 2004 desembarc√≥ en Parque Patricios para sumarse a una prueba en Hurac√°n, junto a otros dos compatriotas. El t√©cnico Omar Labruna s√≥lo se entusiasm√≥ con las condiciones de Herrera, al que apodaban Mono como a aquel delantero con el mismo apellido que hab√≠a pasado por Argentinos Juniors. Este Herrera jugaba de volante por derecha, aunque en el Globo lleg√≥ a usar el n√ļmero 2.

Su debut se produjo en el Duc√≥, cuando ingres√≥ por Mauro Milano en la victoria 4 a 1 sobre Racing de C√≥rdoba. Pis√≥ la cancha a los 31 minutos del segundo tiempo y a los 36′ lo expulsaron. S√≠, s√≥lo dur√≥ 5 minutos en la cancha. Suficiente para ganarse este homenaje. Y para que el DT lo freezara, obvio.

Al a√Īo siguiente, volvi√≥ a tener una chance en un partido ante San Mart√≠n de Mendoza, pero ya con el Turco Mohamed sentado en el banco. Es m√°s, fue titular en una de las finales por el segundo ascenso, ante Gimnasia de Jujuy.

Su √ļltimo match fue en la Promoci√≥n ante Instituto, en C√≥rdoba. Jug√≥ los 90 minutos, pero no pudo hacer nada para evitar la derrota. Momento de marchar y hacer una an√°lisis sobre su experiencia: “Los argentinos sienten el f√ļtbol de una manera incre√≠ble, all√° cada compromiso se vive a muerte en el campo de juego y en las tribunas”.

Tras regresar a su pa√≠s para actuar brevemente en Millonarios (2005/06), pas√≥ por Guaran√≠ de Paraguay (2007) y luego encontr√≥ su lugar en el mundo, bien alejado de las exigencias del f√ļtbol h√≠per profesional: la USL, una categor√≠a bien profunda del f√ļtbol norteamericano. ¬ŅEl equipo? Charlotte Eagles, donde jug√≥ m√°s de 100 partidos y anot√≥ varios goles, entre 2007 y 2012.

En 2012, el Mono volvi√≥ a Colombia y se puso la camiseta del Atl√©tico Huila en un pu√Īado de encuentros, pero al a√Īo siguiente retorn√≥ al Charlotte Eagles (2013/04) para seguir jugando en buen nivel y gan√°ndose el cari√Īo de la gente. Tanto es as√≠ que los due√Īos de la franquicia mandaron al equipo a la Premier Development League (Cuarta Divisi√≥n), pero al Mono lo dejaron en el Charlotte Independence (2015), que vendr√≠a a ser el mismo equipo, pero en Tercera.

Todo este quilombo porque no pudo cumplir su sue√Īo de chico. Y ya sabemos que para ser torero, hay que poner el alma en el ruedo, no importa lo que se venga, pa que sepas que te quiero como un buen torero, me juego la vida por t√≠ (?).

Fuera de stock: Bielsa con traje

Si uno tiene que imaginar a Marcelo Bielsa vestido (no vamos a ser tan hijos de puta de imaginarlo desnudo), no cabe otra posibilidad que imaginarlo en jogging, joggineta, equipo de gimnasia, pantal√≥n de buzo (?) o como quieran decirle. La asociaci√≥n no es caprichosa. En las √ļltimas d√©cadas, al DT lo hemos visto empilchado de esa manera. C√≥modo, deportivo, casi de entrecasa. Aunque claro, existen algunas excepciones que quiz√°s expliquen esta conducta.

No son muchas las im√°genes del Loco como futbolista. Algunas pocas en Newell’s, algunas menos en Instituto y Argentino de Rosario. Siempre serio, no muy bien predispuesto a la gilada esta de inmortalizarse (?). De su √©poca de juventud, ha circulado en los medios una foto de los a√Īos 70, camisa y saco de solapa ancha, bien de esos a√Īos. Como el pelo largo, antes de que llegaran los milicos.

Ya m√°s grande, siendo entrenador de La Lepra, el rosarino lleg√≥ a dirigir en camisa, en una inusual muestra de formalidad, que tirar√≠a a la mierda (?) cuando se subi√≥ a caballito de uno y exclam√≥ ¬°Newell’s, Carajo!

La camisa también la utilizó en su paso por México, pero después ya decididamente se volcó por la ropa deportiva. Remeras, buzos, camperas. Una chomba, a lo sumo, podía ser lo más elegante de Bielsa. Así lo vimos en Vélez, Espanyol, la selección argentina, Chile, Athletic de Bilbao u Olympique de Marsella.

De convicciones firmes, el DT argentino ha llegado a negociar su vestimenta, quedando a mitad de camino entre lo que le gusta a él y lo que el contexto indica. Fue así como pudimos verlo de saco y remera en su presentación oficial como técnico de la Selección, allá por 1998. Y repitió la fórmula en 2011, cuando fue presentado en el Athletic de Bilbao, aunque esa vez prefirió una chomba para usar debajo del saco.

¡Qué tragedia!

Existe, sin embargo, una mancha en el historial informal del Loco. El 14 de noviembre de 1999, el seleccionado argentino jug√≥ un amistoso ante el Espanyol de Barcelona. No era un d√≠a m√°s para los Periquitos. Celebraban su centenario (en realidad, cumplir√≠an 100 a√Īos en 2000) en el estadio Ol√≠mpico de Montju√Įc, por eso se vistieron de gala para recibir a los nuestros. Todos, desde el presidente del club, hasta el t√©cnico Miguel √Āngel Brindisi. Adentro de la cancha, otros argentinos como Pablo Rotchen, Mauro Navas y el Cholito Posse mostraban la nueva indumentaria blanquiazul.

Esa noche, Marcelo Bielsa no pudo escapar al protocolo y tuvo que trajearse por completo. Fue la √ļnica vez que lo vimos con corbata, aunque en un tramo del partido lleg√≥ a ponerse la campera del traje. Para colmo, Argentina jug√≥ muy mal, nos emboc√≥ Posse, Ortega le peg√≥ una pi√Īa a Rotchen y gan√≥ el Espanyol 2 a 0. Y aunque se trataba s√≥lo de un amistoso, fue la excusa perfecta para que Bielsa volviera a la simpleza del jogging.

Under Ladrón: Carlos López Rubio

Carlos Aurelio López Rubio

¬ŅUn arquero mexicano en el f√ļtbol argentino? S√≠, algo que s√≥lo puede pasar en Talleres de C√≥rdoba, un club que est√° acostumbrado a deleitarnos con sus rarezas y extravagancias, sobre todo a partir de sus lazos con el pa√≠s del norte: primero con Carlos Ahumada como gerenciador, luego con Andr√©s Fassi como presidente. ¬°√ďrale, g√ľey!

Carlos L√≥pez Rubio naci√≥ en 1991 en Le√≥n de Guanajuato y se form√≥ en las fuerzas b√°sicas del Le√≥n, donde no lleg√≥ a debutar en Primera Divisi√≥n. Siendo un nene de 17 a√Īos, en 2008 le lleg√≥ la extra√Īa posibilidad de ser transferido a la Argentina. Le contaron que Talleres era un grande del interior. Aunque claro, nunca le habr√°n aclarado que el equipo estaba por irse al Argentino A.

El pibito llego a la Docta de la mano del entrenador de aqueros N√©stor Benedetich y form√≥ parte del plantel como segundo reemplazo. S√≠, siempre le toc√≥ ser tercer portero, fuese quien fuese el titular. ¬ŅPara qu√© lo llevaron? Nunca nadie lo supo responder.

Paralelamente, Carlitos fue convocado a la Selección sub 20. En México, algunos medios informaban que el joven estaba atajando bien en Talleres y eso de alguna manera explicaba su convocatoria. Nadie chequeaba nada, por supuesto.

Despu√©s de vegetar durante 3 a√Īos en C√≥rdoba, decidi√≥ volver a sus pagos, aunque en ese momento surgi√≥ un conflicto legal que involucraba a los Tigres de Nueva Le√≥n y a Las √Āguilas del Am√©rica. Finalmente, el destino de L√≥pez Rubio se inclin√≥ para el lado azulcrema y all√≠ estuvo, desde 2011 a 2014. ¬ŅJugando? Casi nada. Tan solo 2 encuentros por la Copa MX. Como para decirle: toma, chavito.

En 2014, nuestro homenajeado pas√≥ al Monarcas de Morelia, donde apenas disput√≥ 1 encuentro y sigue comiendo banco. Ojo, todav√≠a es joven. Le queda tiempo para mejorar…o empeorar.

Juira Bicho: el perro Globito de Hurac√°n

Muchos son los perros que han hecho historia en el f√ļtbol, obviando a aquellos jugadores que reconocemos como tal. Canes de verdad, como el m√≠tico Boneco o aquel que mordi√≥ a Navarro Montoya, supieron dejar su huella en este deporte, pero ninguno caus√≥ tanta ternura como Globito, un simp√°tico cachorrito al que terminaron acusando de mufa. ¬°Qu√© mundo cruel!

La historia de esta mascota comenz√≥ en el verano de 2002, cuando el plantel de Hurac√°n que dirig√≠a Miguel √Āngel Brindisi se encontraba haciendo la pretemporada en la costa atl√°ntica, m√°s precisamente en Ostende, en el Partido de Pinamar.

Un d√≠a de fr√≠o y lluvia, mientras los jugadores hac√≠an ejercicios para sacarse la dureza (?), apareci√≥ de la nada un perrito de pocos d√≠as de vida, tiritando y con claros signos de debilidad. ¬ŅC√≥mo hab√≠a llegado ah√≠? Nadie lo sab√≠a, pero el plantel quemero no tard√≥ en hacerse cargo del animal, al que abrigaron inmediatamente. Bah, el que lo abrig√≥ con su propio buzo fue Gabriel Lobos, quiz√°s marcando el destino del pobre pichicho.

Finalizada esa práctica, uno de los referentes de aquel equipo, el uruguayo Sebastián Morquio, decidió que llevarían al perro al hotel seguir teniéndolo cerca y de paso para que lo viera el médico del club un veterinario. Awwwww (?).

Tras constatar que no tuviese rabia, moquillo ni ébola (?), los hombres del Globo lo adoptaron como uno más. Y como eran muy originales, le pusieron Globito. A las pocas horas, la mascota ya andaba rompiendo las bolas por el hotel y cagando por todos lados, como era de esperar.

El siguiente paso fue la vuelta a Buenos Aires, con Globito incluido. El perro se morf√≥ las horas en micro como un campe√≥n, pero despu√©s se peleaban por ver a qu√© casa iba. Que llevatelo vos, que mejor que te lo quedes, que esto, que lo otro. Hasta se lo quisieron encajar al kinesi√≥logo, porque el hijo se hab√≠a encari√Īado, pero r√°pido de reflejos contest√≥: “No puedo. Mi mujer es al√©rgica a los animales. Es m√°s, mis hijos tuvieron una tortuga y se les muri√≥” (?).

Ya en la ciudad, el rope pudo cumplir el sue√Īo. No el suyo, que quiz√°s hubiese sido seguir viviendo en la playa, sino el de los jugadores, que lo sacaron al campo de juego para que les diera suerte. Y en un principio, la cosa pareci√≥ funcionar.

Hurac√°n debut√≥ oficialmente ese a√Īo, cumpliendo su compromiso postergado de la √ļltima fecha del Apertura 2001. Jug√≥ en La Plata y le empat√≥ a Gimnasia sobre la hora, con un gol de Patota Morquio, justo el que m√°s se hab√≠a encari√Īado con Globito. ¬ŅEl otro tanto quemero? Del debutante Emanuel De Porras, que ese d√≠a hab√≠a sido el encargado de cargar en brazos al animal. ¬ŅCasualidad?

Para alimentar la condición de amuleto del cachorro, en la fecha siguiente el conjunto de Parque Patricios le ganó a Chaca, en San Martín. Parecía que la buena racha se iba a extender por un buen rato, pero no. Veamos lo que nos cuenta el sitio Dale Huracán:

Con el correr de las fechas, Hurac√°n inici√≥ una racha negativa, Globito fue tildado de mufa por la gente y dejo de salir con el primer equipo. Despu√©s de eso, Hurac√°n alcanz√≥ el cuarto puesto en el Clausura 2002. El perro tard√≥ casi un a√Īo en volver a las canchas, fue en un partido del Clausura 2003 contra Rosario Central. Al principio, con el gol de Alejandro Alonso parecia que Globito cambiaba su suerte, pero en el segundo tiempo el equipo rosarino lo dio vuelta. Ni el retorno del pichicho alcanz√≥ para que el Globo de C√©lico ganase un partido.

Finalmente, Hurac√°n descendi√≥ y seg√ļn afirma el mismo blog quemero, la mascota sigui√≥ viviendo, junto a 12 gatos y otros 8 perros, en la casa del Poli Ram√≥n Pedro Ortiz, el mismo que a√Īos m√°s tarde denunciar√≠a por acoso a la Presidenta de San Mart√≠n de Formosa. Qu√© perra (?).

As√≠ se terminaron los d√≠as de f√ļtbol en la vida del pobre Globito, un perro al que estigmatizaron por no darle suerte a Hurac√°n. Hay que ser malo, eh.

 Page 1 of 302  1  2  3  4  5 » ...  Last » 

Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse