Gonz√°lez David

David Gonz√°lez Giraldo (El Rockerito)

Existen los baldoseros dudosos, esos que dejan lugar para la interpretaci√≥n, generan discusi√≥n y hasta logran, con el tiempo, el merecido indulto. Pero est√°n tambi√©n los baldoseros de pies a cabeza, esos que nacen con esa caracter√≠stica y no la abandonan nunca. Es m√°s, la refuerzan con los a√Īos. A esta √ļltima raza pertenece David Gonz√°lez, un arquero colombiano que se tom√≥ muy en serio la baldoseridad. A las pruebas nos remitimos.

Surgido en las inferiores de Independiente Medell√≠n, en 2002 pudo ser campe√≥n de Primera Divisi√≥n con apenas 20 a√Īos y repiti√≥ la conquista en 2004. Fue justo en ese momento que eligi√≥ festejar sus dos estrellas con unas vacaciones en el Caribe, donde conocer√≠a a Cara, una joven inglesa que se terminar√≠a convirtiendo en su esposa. Derechito a √Ārea Chicas.

Bien considerado en el √°mbito local, peg√≥ un pase al Deportivo Cali en 2006, donde sigui√≥ prometiendo, hasta que le toc√≥ la chance de pasar al f√ļtbol europeo y, de paso, reencontrarse con su novia, con la que s√≥lo manten√≠a una relaci√≥n virtual. Digan que, siendo arquero, sab√≠a jugar con las manos. Al estilo Voy Al Arco.

Pese a que no jug√≥ mucho, un a√Īo en el Rizespor de Turqu√≠a (2007/08) le sirvi√≥ para ganar experiencia y regresar a Sudam√©rica para demostrar todo lo que hab√≠a aprendido. ¬ŅSu destino? Rosario, m√°s espec√≠ficamente Newell’s Old Boys. Sin embargo, el t√©cnico que hab√≠a aprobado su contrataci√≥n, Ricardo Caruso Lombardi, se pele√≥ con los referentes y se tuvo que ir. Una mala noticia para el arquero colombiano, que se qued√≥ sin club, pero tambi√©n una buena, porque no le comieron el 15 % (?). Ni m√°s ni menos que un Mal Pase.

Fue entonces que apareci√≥ en su vida Hurac√°n de Parque Patricios (2008/09). Con √öbeda como DT, apenas fue al banco en un partido del torneo Apertura (victoria 3 a 0 ante V√©lez). Pero en el segundo semestre surgieron Los √Āngeles de Cappa y entonces sus chances crecieron: fue suplente en 11 encuentros de aquel Clausura donde el Globo fue campe√≥n moral. ¬ŅJugar? Oficialmente, nunca. Pero s√≠ lo pudo hacer en un amistoso ante el Deportivo Italia de Venezuela. Re Partidos, claro est√°.

Con el objetivo de estirar un poco las piernas despu√©s de un a√Īo de estar sentado, se cas√≥ y se fue de luna de miel, pero en el medio recibi√≥ el llamado del suegro, para decirle que se dejara de atornillar a la hija ten√≠a un contacto para probarse en un equipo ingl√©s. Lo que menos imagin√≥ Gonz√°lez es que el club era de la Premier League. Y mucho menos de un poderoso como el Manchester City (2010 a 2012).

Despu√©s de pasar la avaluaci√≥n y firmar el contrato, al colombiano no le dieron oportunidades de jugar en el primer equipo y apenas si le quedaron algunos recuerdos de su paso por el Etihad Stadium de Manchester: “Lo mejor son los palcos en los que est√°n los jugadores que no juegan pero que est√°n convocados al partido. Son palcos que tienen todas las instalaciones de un hotel y hasta comida incre√≠ble. Lo √ļnico malo que se me ocurre en este momento ser√≠a el tr√°fico terrible a la salida de los partidos. Te toca salir 10 minutos antes de que acabe el partido porque si no te quedas por lo menos 1 hora atrancado en el carro”.

Para no tenerlo todo el tiempo morfando en el palco, lo cedieron sucesivamente a Leeds United (apenas 2 partidos en el primer semestre de 2011, estando detr√°s del hijo de Peter Schmeichel), y al Aberdeen de Escocia (14 encuentros en la segunda mitad del a√Īo), donde alcanz√≥ la cifra m√°gica de 7 clubes en su carrera. Los necesarios para ingresar al universo de Amor a la Guita.

De nuevo en Inglaterra, en 2012 pasó por el Brighton and Hove Albion y el Barnsley (ambos del ascenso), donde prácticamente no jugó y entonces entendió que ya era hora de pegar la vuelta a su tierra.

A comienzos de 2013 regres√≥ a Colombia para ocupar el arco del Deportivo Pasto, pero con tanta mala leche que se fractur√≥ un tobillo en un partido amistoso disputado en Per√ļ. Tras varios meses de recuperaci√≥n, pudo volver a las canchas, pero apenas se puso el buzo en 4 oportunidades. Al menos tuvo tiempo de entrar a la galer√≠a de F√ļtbol con bigote.

En este 2014, David Gonz√°lez firm√≥ con el Itag√ľ√≠, instituci√≥n donde planeaba asentarse y dejar de ser el Rockerito (le pusieron as√≠ poque tocaba la guitarra), ya pisando los 32 a√Īos. Lo que menos se esperaba era que el Presidente del club se peleara con el Alcalde de la ciudad. ¬ŅResultado? El equipo pas√≥ a llamarse √Āguilas Doradas y se tuvo que mudar a Pereira. Otra vez a armar el bolso.

Desde ac√°, celebramos la existencia de un jugador de estas caracter√≠sticas y esperamos que su carrera se extienda por muchos a√Īos. No por √©l, sino por nosotros. Todav√≠a le quedan pendientes algunas secciones del sitio (?).

Especiales: Hugo Moyano futbolista

No se vayan a creer que todo lo hace por la guita o por el poder pol√≠tico. Mucho antes de convertirse en el mandam√°s de Alvarado, Comunicaciones, Barracas Central, Camioneros Independiente de Avellaneda, el sindicalista Hugo Moyano tuvo una estrecha relaci√≥n con el f√ļtbol. Y no como dirigente, sino como jugador amateur. Desarrollemos su breve y desconocida historia dentro de un campo de juego.

Nacido en La Plata en 1944, pero radicado en Mar del Plata, Hugo Antonio Moyano se empez√≥ a interesar por los deportes desde muy chico. Mientras sus amiguitos jugaban a los autitos, √©l jugaba a los camioncitos (?) so√Īaba con presentarse en estadios repletos de gente. Y quieran o no, lo logr√≥.

Primero, claro, corri√≥ las despobladas canchas marplatenses, jugando en las inferiores de Uni√≥n de Mar del Plata, donde compartir√≠a jornadas con Julio Santella, un buen lateral izquierdo que luego de pasar por Estudiantes y el Deportivo Espa√Īol, se rompi√≥ los ligamentos y entonces se dedic√≥ a la preparaci√≥n f√≠sica, funci√≥n en la que consiguir√≠a un singular √©xito acompa√Īando a Carlos Bianchi.

¬ŅY Moyano? A comienzos de los a√Īos 60 lleg√≥ a ser suplente en la Primera Divisi√≥n del Celeste, cuando ya era delegado gremial en una empresa de transportes. Cuentan que era un wing flaquito que jugaba por derecha. Y a diferencia de lo que suceder√≠a una d√©cada m√°s tarde, no marcaba a nadie.

También en su juventud, el líder camionero se dedicó al boxeo, pero recién empezó a pegar fuerte en los 70, cuando se hizo cargo de la Juventud Sindical Peronista en la Regional de Mar del Plata. Algunas publicaciones de la época dan cuenta de que la LJP se dedicaba a identificar y a capturar a los subversivos. Más específicamente a los integrantes de la agrupación Montoneros.

Con los a√Īos, Moyano fue acomod√°ndose a la coyuntura de los gobiernos de turno. A veces en la misma vereda, a veces en la de enfrente. Pol√≠tica, ni m√°s ni menos que eso. Lo mismo que, luego de haber intentado en varios clubes del ascenso, tratar√° de hacer en Independiente. ¬ŅQui√©nes somos nosotros para juzgarlo? Si comete alg√ļn error, ya sabemos lo que tenemos que hacer.

Bottinelli: los Mizuno de Maradona (1995)

No es muy difícil relacionar a Diego Armando Maradona con una merca marca deportiva. Gran parte de su carrera futbolística la hizo vistiendo Puma e incluso bajo esa firma alemana supo tener una línea propia de indumentaria. Lo que muy pocos recuerdan es que el Dié también supo calzarse unos botines fabricados por una empresa bastante desconocida en esta parte del hemisferio. Con ustedes, los Mizuno de Maradona.

Las fotos de aquel partido ante Talleres de Córdoba, en 1976, nos muestran que el Diego debutó en Primera División con unos botines adidas. Sin embargo, muy rápidamente se convertiría en un jugador Puma. Algo similar a lo que sucedería décadas más tarde con Leonel Messi, que arrancó con Nike y al poco tiempo pasó a ser un hombre de las tres tiras.

El v√≠nculo entre el pibe de Fiorito y Puma tuvo algunas interrupciones, pero fue tan fuerte que casi no se recuerda a la competencia. Desde la suspensi√≥n por d√≥ping en Italia hasta el Mundial de Estados Unidos ’94, Maradona no tuvo los pies sponsoreados. De hecho, en ese per√≠odo (Sevilla, Newell’s y la Selecci√≥n) generalmente us√≥ calzado adidas, pero ocultando las tiras con pomada para no hacer publicidad gratuita.

Recien en 1995, en su ansiado regreso con la camiseta de Boca Juniors, el Diego volvió a mostrar una marca de botines, aunque no la que todo el mundo esperaba.

Mizuno, una empresa japonesa que hist√≥ricamente se hab√≠a dedicado confeccionar art√≠culos para actividades como el judo, el v√≥ley o el atletismo, tambi√©n quiso pisar fuerte en el f√ļtbol a nivel internacional. Y para eso, claro, necesitaba jugadores de categor√≠a.

La primera gran figura que tuvo la firma nipona, a finales de los 80, fue el brasile√Īo Careca, compa√Īero de Maradona en el N√°poli. El goleador tuvo hasta un modelo propio, llamado “Careca 9″, que se destacaba por los vivos verdes y amarillos. Toda una apuesta en una √©poca donde los botines eran siempre negros con detalles blancos.

La segunda apuesta de Mizuno fue la Japan Soccer League (luego denominada J. League), con la sponsorización de los equipos más importantes. De hecho, muchos empezamos a reconocer el logo recién con la explotación comercial de la imagen de Zico, que por los tempranos 90 jugaba en el Kashima Antlers.

El Pel√© blanco, sin embargo, no fue hombre Mizuno como s√≠ lo fueron otros compatriotas. Casi todos los jugadores de la verdeamarela que participaron del Mundial de Italia, tuvieron el modelo de botines “Brazil”. Incluso, algunos como Paulo Silas extendieron su contrato con la marca japonesa por varios a√Īos.

En 1995, Maradona anunci√≥ su vuelta a Boca Juniors y pocos repararon en el detalle del calzado. Para su primer partido oficial, el Diego no se puso de acuerdo con ninguna marca y entonces sali√≥ a La Bombonera utilizando el viejo recurso del bet√ļn (tambi√©n lo hab√≠a hecho en el amistoso ante Corea). Botines negros y a esperar…

Para su segundo partido, frente a Argentinos Juniors, aparecieron los botines Mizuno, toda una rareza en la trayectoria del Di√©. Con esos le marc√≥ un golazo de tiro libre a Argentinos Juniors, jug√≥ el supercl√°sico ante River y hasta amenaz√≥ con colgarlos, luego de un encuentro ante el Deportivo Espa√Īol.

Ya para 1996, Puma recuper√≥ a Maradona como figura, y para congraciarse le hizo una l√≠nea especial de ropa (Puma 10), demostr√°ndole su amor y acompa√Ī√°ndolo hasta el final de sus d√≠as como futbolista. Todo muy rom√°ntico, pero nosotros no olvidamos aquella vieja aventura japonesa.

Deformaciones: Argentina con Nacho Gonz√°lez de 10 (1997)

2 junio 2014

“Ahora viene lo m√°s lindo”, dec√≠a Daniel Passarella all√° por junio de 1997, entusiasmado por el triunfo de Argentina ante Per√ļ que la reubicaba como protagonista en las Eliminatorias para el Mundial de Francia. El tema es que, tres d√≠as m√°s tarde de aquella victoria, la Selecci√≥n comenzaba su participaci√≥n en la Copa Am√©rica de Bolivia, a la que pr√°cticamente el Kaiser le neg√≥ su atenci√≥n, dejando todo en manos de su ayudante, un tal Alejandro Sabella. Tan menospreciado fue aquel equipo, que un arquero termin√≥ usando la camiseta n√ļmero 10. Recordemos la historia.

 

A diferencia de lo que fue moneda corriente en la era Passarella, aquel plantel albiceleste no estuvo plagado de jugadores de River Plate (aunque tambi√©n los tuvo, claro). Conformado de manera paralela al que disputaba las eliminatorias, el equipo muleto de la Copa Am√©rica se nutri√≥ de futbolistas de V√©lez, el otro club ganador de los noventa. ¬ŅCu√°les fueron los nombres?

1 Christian Bassedas (Vélez)
2 Eduardo Berizzo (River)
3 Sergio Berti (River)
4 José Luis Calderón (Independiente)
5 Rodolfo Cardoso (Hamburgo)
6 Ra√ļl Cardozo (V√©lez)
7 Julio Cruz (River)
8 Marcelo Delgado (Racing)
9 Marcelo Gallardo (River)
10 Ignacio Gonz√°lez (Racing)
11 Claudio Husaín (Vélez)
12 Gustavo López (Zaragoza)
13 Jorge Martínez (Independiente)
14 Roberto Monserrat (River)
15 Marcelo Ojeda (Tenerife)
16 Mauricio Pellegrino (Vélez)
17 Mauricio Pineda (Boca)
18 Martín Posse (Vélez)
19 Carlos Roa (Lan√ļs)
20 Pablo Rotchen (Independiente)
21 Nelson Vivas (Boca)
22 Gustavo Zapata (San Lorenzo)

Como bien se observa en la lista, el sistema de numeraci√≥n escogido fue el alfab√©tico, el mismo que en 1978 y 1982 nos permiti√≥ ver al Beto Alonso y a Osvaldo Ardiles, respectivamente, con la camiseta n√ļmero 1. Ac√° esa suerte la corri√≥ Bassedas, pero no fue el volante del Fort√≠n el que m√°s desenton√≥.

 

El destino quiso que el n√ļmero 10, el mismo de Kempes y Maradona, cayera en la espalda de Nacho Gonz√°lez, el hombre que cuidaba el arco de Racing. Y el D√°niel, que estaba totalmente en otra, no hizo nada para evitar que un arquero terminara usando la 10 de la Selecci√≥n.

El 11 de junio de 1997, Argentina debutó ante Ecuador, en Cochabamba, con estos once: Ignacio González; Martínez, Rotchen, Pellegrino y Cardozo; Zapata, Husaín y Cardoso; Gustavo López, Delgado y Cruz.

 

¬ŅC√≥mo anduvo el diez? Bien, mantuvo el cero en su valla para rescatar un empate. Tres d√≠as despu√©s, ya con Ojeda como titular, el team nacional derrot√≥ 2 a 0 a Chile, para finalmente conseguir el segundo puesto del grupo empatando 1 a 1 con Paraguay. ¬ŅQui√©n ataj√≥ ese d√≠a? Carlos Roa. Se notaba que la Copa Am√©rica se usaba como experimento.

 

El Lechuga continu√≥ en el puesto hasta los cuartos de final, instancia en la que apareci√≥ Per√ļ y termin√≥ con el sue√Īo de aquella Argentina B. ¬ŅY qu√© quer√©s? Si jugamos sin el 10 (?).

En El Placard: Alemania con medias verdes (1978)

31 mayo 2014

En estas épocas, donde la FIFA apuesta a los uniformes monocromáticos o al contraste total entre las selecciones, no es raro ver a la Argentina combinando su camiseta titular con un pantalón blanco, a Italia haciendo lo propio con un pantalón azul o a Francia dejando de lado sus clásicas medias rojas para reemplazarlas por unas azules. Pero no siempre fue así.

Hasta no hace mucho tiempo, los seleccionados solían respetar la tradición a la hora de vestirse y apenas se salían de lo clásico cuando la situación lo ameritaba verdaderamente.

Fue bastante extra√Īo, entonces, lo que sucedi√≥ en el Mundial de 1978 en el partido entre Alemania y M√©xico, correspondiente al Grupo 2. Ese d√≠a, los germanos sorprendieron, en el Estadio Ol√≠mpico de C√≥rdoba, al salir al campo de juego con una combinaci√≥n in√©dita: camiseta blanca, pantal√≥n negro…¬°y medias verdes!

 
El verde, por entonces, era el color alternativo para la camiseta de los europeos. Lo raro era que apareciera en el uniforme titular. Y lo curioso, también, es que enfrente estaba México, que en 1978 usaba medias verdes para su kit habitual, pero ese día salió con las blancas.

El orden de los factores, sin embargo, no alteró el producto. Los alemanes, como marca la historia, terminaron ganando. Y con un contundente 6 a 0, para que no quedaran dudas de que Alemania, vestido de cualquier forma, siempre es Alemania.
 Page 1 of 236  1  2  3  4  5 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse