Montes Alberto

Eduardo Alberto Montes

Este planeta esta lleno de hechos incoherentes o absurdos: la hija de Shakespeare era analfabeta, Thomas Edison, inventor de la bombilla el√©ctrica, le ten√≠a miedo a la oscuridad y el ferrocarril Roca, muy de vez en cuando, funciona con una demora menor a 15 minutos. El f√ļtbol no es ajeno a estos acontecimientos que carecen de toda l√≥gica, sino no se explica como N√©stor Lorenzo jug√≥ una final de un Mundial, el Ogro Fabbiani cobr√≥ un sueldo como futbolista profesional o un hombre que no sab√≠a hablar ingl√©s fue durante a√Īos vicepresidente de una gigantesca multinacional. A todos estos sucesos carentes de l√≥gica y, por qu√© no, de justicia, se le puede agregar el Caso Montes (?), otra muestra de la mezcla de generosidad e incoherencia del noble deporte del balomp√¨√©.

Este arquero hizo su debut en Primera Divisi√≥n el 28 de febrero de 1982, cuando River Plate visit√≥ a Gimnasia de Jujuy. Montes tuvo una correcta actuaci√≥n, respondiendo a la confianza otorgada por Alfredo Di St√©fano. Sin embargo, s√≥lo se mantuvo en el arco Millonario por 3 partidos: el 7 de marzo, en el cl√°sico, Boca le propin√≥ cinco goles y ese fue el prematuro final para el guardameta en el club de Nu√Īez Belgrano, perdiendo el puesto a manos de Jorge Ferrero (el Pato Fillol estaba con el seleccionado que jugar√≠a el Mundial’ 82).

En 1983 se march√≥ a V√©lez Sarsfield, donde Pumpido era titular indiscutido. Las oportunidades fueron tan pocos que apenas disput√≥ un partido y, en busca de continuidad, se march√≥ a Bolivia (estuvo en Universitario de Sucre). Cuando peg√≥ la vuelta, lo hizo para jugar en San Telmo, Atlanta (ascendi√≥ al Nacional B en 1990, pero luego terminar√≠a perdiendo el puesto a manos de Bernardo Ragg y descendiendo a la Primera B) y Defensa y Justicia. En 1998 su nombre volvi√≥ a aparecer en los diarios, cuando se lo mencion√≥ como una conexi√≥n entre River y un club barrial para efectuar la transferecia de un pibe de ¬°9 a√Īos!

A partir de 2005 se sum√≥ a las divisiones inferiores del Millonario. Lleg√≥ 2012, Almeyda dej√≥ la direcci√≥n t√©cnica del equipo de Primera Divisi√≥n y asumi√≥ Ram√≥n Diaz. ¬ŅY qu√© tiene que ver esto? Que entre la gente que tra√≠a el Pelado no hab√≠a ning√ļn entrenador de arqueros. ¬ŅY quien ocup√≥ ese lugar? Alberto Montes. El mismo sitio en el que alguna vez estuvieron mundialistas como Fillol y Roa, pero tambi√©n ex porteros como Alejandro Saccone o Javier Sodero, lo ocup√≥ entonces un tipo con un pu√Īado de partidos (o menos que eso) en ese arco gigante. Un nuevo ejemplo de lo loco e irracional de este mundo.

Cometto Walter

Walter Daniel Cometto

Se ofrec√≠a a jugar, siempre. Se mostraba disponible, con ganas. Y, por si quedaban dudas de sus intenciones, hasta llegaba a gui√Īar un ojo. Pero nada. No lo entendieron. Por una letra en el apellido, no lo entendieron. Fueron limpios, decentes, se movieron dentro de las leyes. Y no le dieron lugar. Entonces, tuvo pocas oportunidades.

Delantero oriundo de Santo Tomé, provincia de Santa Fe, hizo sus inicios en Unión, donde llegó a jugar 18 partidos en Primera División en la temporada 1991/92, convirtiendo una sola vez (fue en la 9ª fecha del Clausura 91, en un empate frente a Estudiantes).

Siguió en el Tatengue para jugar en el Nacional B, pero las chances de mostrarse escaseaban. Y probó más abajo. En el mapa futbolero, y en el geográfico también. Apareció jugando el Torneo Argentino A para Deportivo Patagones (1996/97), y más tarde en Junin, con los colores de Mariano Moreno (1998), en ese caso disputando el Torneo Argentino B.

Y no hay mucho m√°s. Ah√≠ se le perdi√≥ el rastro. Mala suerte. Si su apellido terminaba en otra vocal, y se cruzaba con alg√ļn DT de barba candado (?), su historia podr√≠a haber terminado de una manera diferente. No hubo caso. El f√ļtbol, en este caso, fue honesssssto.

Gracias, undécima edición

El novedoso horario vespertino permiti√≥ una concurrencia abultada y bastante puntual en el 11¬ļ Encuentro Baldosero realizado el domingo pasado en la cancha de Independiente el impecable Complejo Municipal Club Malteria Hudson. Mientras varios putitos se juntaban en Constituci√≥n y desde all√≠ part√≠an en tren, otros ya se encontraban en el predio y empezaban a patear, d√°ndose el gusto de jugar en una cancha sin pozos ni desniveles, hecho que en un primer momento perjudic√≥ claramente al equipo del Staff.

Luego de los primeros partidos de carácter no oficial (?), llegó el turno de la batalla de los quinchos: más de 50 tipos transpirados (¡y una minita!) agolpándose por un pedazo de carne. Una escena dantesca que terminó creando el mito del #PatySinPan: una hamburguesa envuelta en servilleta, que fue devorada sin asco por alguno de los parroquianos.

Antes de que caiga el sol, la cancha nos recibi√≥ una vez m√°s para darle la bienvenida a Gustavo Oberman, un amigo de la casa. Bajo su atenta mirada, se realizaron sorteos con variados premios: desde camisetas baldoseras hasta bolsas de caf√©, pasando por el √ļltimo ejemplar de El Veraz del F√ļtbol y un cosito de la nariz.

Y entonces s√≠, la frutilla del postre: el f√ļtbol. Varios partidos, un solo ganador: el equipo del Staff, que para colmo fue claramente perjudicado por los (inexistentes) arbitrajes. Un penal no cobrado, jugar en inferioridad num√©rica y el eterno tiempo de descuento no fueron trampas suficientes para arrebatarle el t√≠tulo. Campeones, una vez m√°s. Y que la cuenten como quieran.

10 Encuentros Baldoseros [#10A√ĪosBaldoseros]

Una vez por a√Īo, los que hacemos este sitio bajamos a la Tierra para encontrarnos con los simples mortales, en un acto de extrema generosidad y humildad (?). Aprovechando la cercan√≠a de la pr√≥xima reuni√≥n, y continuando con la dilatada celebraci√≥n por esta d√©cada baldoseada, realizamos en los siguientes p√°rrafos un repaso por los 10 encuentros anteriores.

1¬ļ Encuentro Baldosero (2005)

Caritas de nenes en Villa Crespo rodeando al primer invitado de lujo, que nos invit√≥ una cerveza pagada con un billete de $20 falso: Orestes Katorosz. El primer personaje del f√ļtbol que nos dio bola se convertir√≠a en el padrino del sitio y en el autor del pr√≥logo de nuestro libro. S√≠, varios de esos que aparecen ah√≠ sacaron un libro 10 a√Īos despu√©s. Pa√≠s generoso.

2¬ļ Encuentro Baldosero (2006)

El 18 de noviembre del a√Īo en el que Messi se qued√≥ en el banco de suplentes viendo como la Selecci√≥n Argentina no pasaba los cuartos de final en el Mundial de Alemania, se produjo la goleada del siglo: el equipo conformado por integrantes y amigos de EUB venci√≥ a su par de La-Red√≥ por‚Ķ 35-3. Una masacre irrepetible.

3¬ļ Encuentro Baldosero (2007)

Nos mudamos a Retiro y juntamos a dos glorias: el Flaco Lamadrid y Dar√≠o Dubois. Este √ļltimo se lesion√≥ en pleno partido y el equipo del staff termin√≥ perdiendo sobre el final del partido. No ser√≠a la √ļltima vez.

4¬ļ Encuentro Baldosero (2008)

La popularidad del sitio iba en aumento, tanto que para esta edici√≥n se tuvieron que armar 4 equipos. Bajo la atenta mirada de Orestes Katorosz, terminamos a pura bondiola en la Costanera. Nos dimos cuenta que con la pelota no √≠bamos a llegar muy lejos, y el morfi empezaba a ser m√°s importante que el f√ļtbol.

5¬ļ Encuentro Baldosero (2009)

A medida que pasan los a√Īos y se suman participantes, el nivel es decreciente, los partidos son cada vez m√°s feos y todos esperan el post-partido para morfar. Este a√Īo no fue la excepci√≥n: lo coronamos con unas pizzas y la compa√Ī√≠a del Flaco Lamadrid‚Ķ y su camisa

6¬ļ Encuentro Baldosero (2010)

Las canchitas de papi f√ļtbol nos quedaban chicas, as√≠ que nos mudamos a Catalinas Sur. Del calor de la parrilla al calor del campo de juego, hubo an√©cdotas, sorteos y algo parecido a la pr√°ctica del balompi√©.

7¬ļ Encuentro Baldosero (2010)

Unos d√≠as despu√©s de la habitual tertulia (?) en Buenos Aires, se llev√≥ a cabo esta edici√≥n especial en Mar del Plata. ¬ŅLo m√°s destacado? La presencia de Sandro Guzm√°n, que nos deleit√≥ con su m√ļsica en un inolvidable show en vivo.

8¬ļ Encuentro Baldosero (2011)

Desde temprano le copamos los quinchos a Comunicaciones. Hamburguesas, f√ļtbol y dos presencias estelares: #ElChanchodeEUB (cuando el Mundial 2014 era todav√≠a un sue√Īo lejano) y… ¬°una minita! (algo que ni siquiera estaba en nuestros sue√Īos)

9¬ļ Encuentro Baldosero (2012)

Una cantidad monstruosa de participantes en Comunicaciones, más Gustavo Oberman, más Hugo Lamadrid, menos (?) Claudio Benetti: el ex Boca estaba invitado pero llamó avisando que no iba a llegar porque tuvo un problemita con la Ley. Histórico.

10¬ļ Encuentro Baldoero (2013)

Nos animamos a cruzar la General Paz y juntamos un buen n√ļmero de putitos en Villa Udaondo. A pesar de varios inconvenientes (postergaciones, cortes de luz, piquetes) hubo hamburguesas, gaseosas y f√ļtbol o algo as√≠. ¬°Que se repita!.

Próximo Encuentro Baldosero: 21/12 en Berazategui.

Maldonado Hern√°n

Hern√°n Diego Maldonado

Cuando escuchamos (o decimos) que perder un partido por goleada, irse al descenso o caer humillados frente al clásico rival es una verdadera tragedia, no tenemos una clara noción de lo que significa esa expresión. La calentura del momento, tal vez, es lo que nos lleva a no tener real conciencia de lo que estamos hablando. Cuando sucede algo realmente grave, nos damos cuenta.

Hernán Maldonado fue un defensor que generalmente actuaba como lateral derecho. Hizo su debut por el Apertura 1998 con la camiseta de Vélez Sársfield, en una victoria 5 a 3 frente a Platense. Entre torneos locales y Copa Mercosur llegó a disputar 15 partidos en el Fortín hasta el Clausura 2001, en los que no convirtió goles y vio la tarjeta roja en una oportunidad.

El 30 de junio de 2001 fue dejado libre por la entidad de Liniers y reci√©n volvi√≥ a competir un par de a√Īos m√°s tarde en el Cartagena FC, del ascenso profundo de Espa√Īa. En 2005, volvi√≥ al pa√≠s, para jugar el Torneo Argentino A con Atl√©tico Tucum√°n. Lamentablemente, su estad√≠a en el Decano ser√≠a muy breve.

Tras un demorado estreno debido a la demora en la llegada del transfer internacional, Maldonado se hizo r√°pidamente de un lugar en el costado de la defensa del equipo tucumano y, por su entrega, se gan√≥ el cari√Īo de los hinchas. El 15 de octubre jug√≥ su √ļltimo partido (derrota 2 a 1 frente a Gimnasia y Esgrima, en Concepci√≥n del Uruguay, donde se fue expulsado). Unos d√≠as despu√©s, recibi√≥ la visita de su novia, Daniela, que resid√≠a en Buenos Aires. Y el s√°bado 22 de octubre de 2005 se producir√≠a la tragedia.

Despu√©s de compartir un almuerzo con su amigo y compa√Īero An√≠bal Roy Gonz√°lez y su familia, la pareja fue al departamento que habitaba Maldonado. Ambos sintieron un fuerte malestar y mareos, por lo que Daniela se fue a recostar al dormitorio, mientras que Hern√°n se qued√≥ en el living mirando televisi√≥n. Al levantarse, la joven se encontr√≥ con su novio tirado en el piso, con s√≠ntomas de haber vomitado. Desesperada, de inmediato llam√≥ a Roy Gonz√°lez y luego a un centro m√©dico de urgencia. Pero era demasiado tarde: un escape de gas hab√≠a desembocado en la muerte del futbolista, asfixiado por mon√≥xido de carbono.

Desde aquí, nuestro respetuoso recuerdo para él. Y un pedido para todos: si perdemos un partido o si nos vamos al descenso, tengamos cuidado con lo que decimos. Porque una tragedia es otra cosa.

 Page 1 of 14  1  2  3  4  5 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse