Viewing Category : Baldoseros

Solari David

18 noviembre 2014


David Eduardo Solari (El indiecito)

Sin la calidad t√©cnica de Santiago ni la capacidad goleadora de Esteban, el menor de la dinast√≠a Solari ‚Äďhasta la aparici√≥n de su primo Augusto, actualmente en River- intent√≥ llevar el apellido de la manera m√°s digna posible, aunque, por lo visto, precis√≥ de alg√ļn que otro ayud√≠n familiar en el camino.

Por esas cosas del destino, a David le toc√≥ nacer en Colombia en 1986, mientras su padre Eduardo daba sus primeros pasos como entrenador del Junior de Barranquilla, e iniciar su carrera profesional, a√ļn en la adolescencia, bien lejos de casa. En el ascenso italiano, visti√≥ las camisetas del Venezia ‚Äďpor aquel entonces minado de argentinos, tras la debacle econ√≥mica de 2001- y el Chioggia Sottomarina.

En 2006, ya con 19 a√Īos en el lomo, y claro, por recomendaci√≥n de su viejo, este delantero se tom√≥ el primer vuelo con destino a Buenos Aires y arrib√≥ a Independiente. ‚ÄúTengo un juego m√°s parecido a Santiago, porque mi otro hermano ‚Äďpor Esteban- es 9, grandote y cabecea bien. Pero m√°s me gusta jugar por afuera, aunque no hay drama si me piden hacerlo por el medio‚ÄĚ, esgrimi√≥ ante la prensa local, que lo desconoc√≠a por completo. A decir verdad, su descripci√≥n personal era una s√≠ntesis perfecta, porque no era ni una cosa ni la otra.

Solari hab√≠a llegado al Rojo para actuar en cuarta divisi√≥n, pero a las pocas semanas ascendi√≥ al plantel profesional, donde tendr√≠a la chance de debutar oficialmente en septiembre de 2006, ante Rosario Central, de la mano de Jorge Luis Burruchaga. En total, fueron 4 partidos durante aquel torneo Apertura, en el que su mejor an√©cdota fue una apurada que se comi√≥ de parte de Antonio Barijho. Una ma√Īana, el Indiecito entr√≥ al vestuario y encontr√≥ pegado en la pared un poster de su hermana, Liz, bastante ligera de ropas. Cuando pregunt√≥ qui√©n hab√≠a sido el gracioso, el Chipi se hizo cargo y el pibe no tuvo otra opci√≥n que quedarse en el molde.

Con apenas un pu√Īado de minutos en el verano y en la Reserva durante el primer semestre de 2007, lo devolvieron al Chioggia italiano, aunque la revancha vendr√≠a m√°s temprano que tarde. A comienzos de 2008, Olimpo de Bah√≠a Blanca anunci√≥ con bombos y platillos la contrataci√≥n del delantero goleador Esteban Solari. S√≠, leyeron bien. Sin embargo, el que arrib√≥ al conjunto bahiense fue David, que volv√≠a m√°s maduro, dispuesto a llevarse el mundo por delante.

¬ŅY? ¬ŅLa rompi√≥? Ni cerca. En la primera fecha entr√≥ en tiempo de descuento para aguantar el empate ante Racing y reapareci√≥ siete d√≠as m√°s tarde, contra V√©lez, cuando los de Liniers ya estaban arriba en el marcador. A pesar de ponerle mucha voluntad (hizo expulsar al defensor Gast√≥n D√≠az), no convenci√≥ y tuvo que esperar varias semanas para volver a figurar. Su tercera y √ļltima participaci√≥n con la casaca aurinegra ser√≠a ante Tigre, por la quinta jornada, pero tampoco la aprovech√≥. Roberto Saporiti, que prefer√≠a improvisar con otros atacantes, lo colg√≥ y en abril, con Olimpo √ļltimo en la tabla de posiciones y la del descenso, rescindi√≥ su contrato.

Pero no iba a pasar mucho tiempo libre. Eduardo Solari levantó el teléfono, llamó a su viejo amigo Salvador Ragusa y pocos días después, David estaba en el Espoli de Ecuador (2008). En 2009, el propio Ragusa se lo llevó al Deportivo Azogues, de la segunda división ecuatoriana, para hacer dupla con otro baldosero, la Bala Jorge Drovandi.

Al parecer, la sociedad funcionaba a la perfecci√≥n dentro del verde c√©sped y much√≠simo mejor afuera. Entre Solari y Drovandi hicieron varios goles, en la cancha y en los boliches. Seg√ļn Juan Cantos Ormaza, presidente del Azogues, los muchachos ‚Äúprefer√≠an las discotecas en lugar de ir a los entrenamientos‚ÄĚ, por lo que sufrieron una multa del cincuenta por ciento de sus salarios. Disconformes con la sanci√≥n, los argentinos forzaron su salida del club.

En el verano de 2010, tras un per√≠odo de prueba, se uni√≥ al Deportivo T√°chira de Venezuela, donde tampoco estuvo mucho. A mitad de a√Īo ya defend√≠a los colores del AEP Paphos de Chipre (2010/11), donde una de las principales figuras de la liga era ¬°s√≠, su hermano Esteban! En ese pa√≠s europeo, tambi√©n actu√≥ en el Alki Larnaca (2011).

Desde 2012, juega con cierto √©xito en Israel. Primero, fue parte del hist√≥rico campeonato del Hapoel Ironi Kiryat Shmona en la temporada 2011/12 (por primera vez en casi 30 a√Īos un equipo que no fuera de Tel Aviv, Jerusal√©n y Haifa se qued√≥ con el t√≠tulo) y desde julio de 2013 defiende los colores del FC Ashdod, donde hace goles al mejor estilo Ronaldinho.

Crisanto Wilmer

10 noviembre 2014

Wilmer Crisanto Casildo (Congo)

No son muchos los jugadores centroamericanos que hicieron una carrera digna en nuestro pa√≠s: el hondure√Īo Eduardo Bennett y los hermanos paname√Īos Dely Vald√©s rindieron inesperadamente bien en nuestras tierras. Pero hay otros, como Paulo Wanchope, que llegaron con un gran cartel y no estuvieron a la altura de lo imaginado, m√°s all√° de alg√ļn gol importante. Ni hablar de otro grupo, mucho m√°s grande, conformado por jugadores de Centroam√©rica que pasaron inadvertidos por el f√ļtbol argentino, como los casos del guatemalteco Rojas, el hondure√Īo Arnold Cruz, el paname√Īo Fernando Bol√≠var, el tico Berny Scott o el actual Ministro de Cultura y Deportes de Guatemala, Dwight Pezzarossi.

Mientras esperamos que Armando Cooper y Jerry Bengtson se decidan por alguna de estas vertientes, recordamos el caso de Wilmer Crisanto, el hijo de Bubba (?).

Nacido el 24 de junio de 1989 en La Ceiba, Honduras, el Congo Crisanto super√≥ una infancia dura, en la que no le falt√≥ una pelota para demostrar sus primeras habilidades, pero s√≠ le falt√≥ la presencia paterna, esa que a veces es tan necesaria para despertar el amor por el f√ļtbol.

Wilmer ten√≠a apenas 11 a√Īos cuando su pap√°, Don Mariano Crisanto, parti√≥ en un barco en busca del sue√Īo americano. El Crisanto padre tambi√©n hab√≠a sido futbolista (es √≠dolo en el Xelaj√ļ de Guatemala, donde hizo el gol del campeonato en 1996). Pero en el Norte, all√° en los Estados Unidos, no le qued√≥ otra que remarla de abajo. ¬ŅSu actividad? Los camarones Las langostas.

“Todos los d√≠as me levanto a las 2:30 am para estar ya listo a las 4:00 am en el trabajo. Me subo al bote, nos vamos, entramos al mar y regresamos a las 12:00, mi papel es hacer que las langostas entren a la trampa, a diario sacamos entre 2 mil y 3 mil libras y se venden bien, a veces 4 d√≥lares o 5, depende del cliente”, cuenta Don Mariano, que actualmente vive en Boston.

De m√°s est√° decir que el viejo de Wilmer sabe hacer las langostas en barbacoa, hervirlas, asarlas, cocerlas o saltearlas. Tambi√©n prepara langostas empanizadas, fritas o a la parrilla, pinchos de langostas, langostas criollas, guiso de langostas, langostas con pi√Īa, con lim√≥n, con coco, con chile. Adem√°s le gusta la sopa de langostas, el caldo de langostas, estofado de langostas, la ensalada de langostas, papas y langostas, la hamburguesa de langostas, y el s√°ndwich de langostas…

“Yo s√© que algunos me dir√°n que fui mal padre, pero esa decisi√≥n la tom√© porque ten√≠a que velar por el bienestar de ellos, ahora todos tienen su educaci√≥n y han salido adelante”, explica el ex jugador, mientras agrega: “Los dej√© peque√Īos, Wilmer era el hijo mayor, le dije que me iba de viaje, aunque no revel√© para d√≥nde. No les quise decir que me ven√≠a mojado”.

“Pese a la distancia, Dios me premi√≥ con un hijo obediente, educado y disciplinado. Cuando √©l ten√≠a 14 a√Īos regres√© a mi pa√≠s, y me di cuenta que estaba en la Selecci√≥n Sub-15 de Honduras en Bolivia, qued√© sorprendido. Es un orgullo para m√≠, aunque en la selecci√≥n lo he visto jugar, solo por televisi√≥n”.

En efecto, su hijo tuvo buenos rendimientos en sus épocas como juvenil y eso le permitió debutar en la Primera División de su país, con la camiseta del Victoria (2007/08). Con muy pocos partidos en el lomo, el destino quiso que este lateral derecho llegara a la Argentina, gracias a la recomendación del arquero mendocino Diego Vázquez, que puso en contacto a su representante, Cristian Vargas (ex hombre de Godoy Cruz), con el Gato Oldrá, técnico del Tomba en aquel entonces.

Las cosas, sim embargo, no fueron sencillas. Su vuelo hizo escalas en El Salvador, Per√ļ y Chile, para finalmente arribar a la Argentina y darse cuenta de que le hab√≠an perdido el equipaje. Bastante cansado a esa altura, se sum√≥ al plantel de Godoy Cruz (2008), pero no lo llevaron a la pretemporada. De todos modos, no se hizo mucho drama.

‚Äď¬ŅHas comenzado a adaptarte a la provincia?

‚ÄďDe a poquito, ya que nunca hab√≠a venido. Lo m√°s rico que he probado es un asadito. Las chicas son muy lindas. En Honduras tambi√©n hay chicas bonitas, pero ac√° tienen lo suyo.

‚Äď¬ŅC√≥mo podr√≠as definirte como jugador?

‚ÄďSoy un 4 que subo, bajo y soy muy atrevido. Espero que la gente pueda ser feliz con lo que hago.

Como si se hubiera tratado de un simple negociado (?), Wilmer Crisanto s√≥lo fue utilizado en algunos partidos de Reserva y al a√Īo siguiente ya estaba de nuevo en Honduras, donde volvi√≥ a ponerse la camiseta del Victoria (2009 a 2013).

A mediados del a√Īo pasado, denunci√≥ que sus compa√Īeros pasaban hambre y a los pocos meses se incorpor√≥ al Motagua, a pedido de un entrenador argentino. Adivinen qui√©n. S√≠, Diego V√°zquez, el mismo que lo hab√≠a colocado en Mendoza.

Ya más tranquilo desde lo económico, Wilmer ahora dice que su nuevo equipo también tiene hambre, pero de gloria. Porque el hambre en serio, ya sabemos, se combate con langostas.

Maldonado Hern√°n

30 octubre 2014

Hern√°n Diego Maldonado

Cuando escuchamos (o decimos) que perder un partido por goleada, irse al descenso o caer humillados frente al clásico rival es una verdadera tragedia, no tenemos una clara noción de lo que significa esa expresión. La calentura del momento, tal vez, es lo que nos lleva a no tener real conciencia de lo que estamos hablando. Cuando sucede algo realmente grave, nos damos cuenta.

Hernán Maldonado fue un defensor que generalmente actuaba como lateral derecho. Hizo su debut por el Apertura 1998 con la camiseta de Vélez Sársfield, en una victoria 5 a 3 frente a Platense. Entre torneos locales y Copa Mercosur llegó a disputar 15 partidos en el Fortín hasta el Clausura 2001, en los que no convirtió goles y vio la tarjeta roja en una oportunidad.

El 30 de junio de 2001 fue dejado libre por la entidad de Liniers y reci√©n volvi√≥ a competir un par de a√Īos m√°s tarde en el Cartagena FC, del ascenso profundo de Espa√Īa. En 2005, volvi√≥ al pa√≠s, para jugar el Torneo Argentino A con Atl√©tico Tucum√°n. Lamentablemente, su estad√≠a en el Decano ser√≠a muy breve.

Tras un demorado estreno debido a la demora en la llegada del transfer internacional, Maldonado se hizo r√°pidamente de un lugar en el costado de la defensa del equipo tucumano y, por su entrega, se gan√≥ el cari√Īo de los hinchas. El 15 de octubre jug√≥ su √ļltimo partido (derrota 2 a 1 frente a Gimnasia y Esgrima, en Concepci√≥n del Uruguay, donde se fue expulsado). Unos d√≠as despu√©s, recibi√≥ la visita de su novia, Daniela, que resid√≠a en Buenos Aires. Y el s√°bado 22 de octubre de 2005 se producir√≠a la tragedia.

Despu√©s de compartir un almuerzo con su amigo y compa√Īero An√≠bal Roy Gonz√°lez y su familia, la pareja fue al departamento que habitaba Maldonado. Ambos sintieron un fuerte malestar y mareos, por lo que Daniela se fue a recostar al dormitorio, mientras que Hern√°n se qued√≥ en el living mirando televisi√≥n. Al levantarse, la joven se encontr√≥ con su novio tirado en el piso, con s√≠ntomas de haber vomitado. Desesperada, de inmediato llam√≥ a Roy Gonz√°lez y luego a un centro m√©dico de urgencia. Pero era demasiado tarde: un escape de gas hab√≠a desembocado en la muerte del futbolista, asfixiado por mon√≥xido de carbono.

Desde aquí, nuestro respetuoso recuerdo para él. Y un pedido para todos: si perdemos un partido o si nos vamos al descenso, tengamos cuidado con lo que decimos. Porque una tragedia es otra cosa.

De León Adrián

22 octubre 2014

Adrián Javier De León

“Oy oy oy oy, oy oy oy oy, es el Cangrejo De Le√≥n”, cant√°bamos en los Encuentros Baldoseros de hace algunos a√Īos, extasiados por la aparici√≥n de Esteban De Le√≥n, alias CrotoRosarino, un hincha de Rosario Central bastante particular que en apenas tres semanas revolucion√≥ al Forito, gracias a sus comentarios xen√≥fobos y agresivos, llenos de furia e ignorancia.

Su figura fue tan importante, que en aquel momento le dedicamos un blog, le hicimos canciones, creamos personajes que interactuaron con √©l durante meses (tuvo sexo virtual, se cit√≥ a pelear con uno, recibi√≥ una propuesta de Farinella para trabajar en Ol√©), lo llamamos por tel√©fono a Funes (su pueblo), chateamos con sus compa√Īeros de rugby, le hicimos saber lo mucho que lo quer√≠amos, pero bolud√©andolo. No porque nos gustara hacer eso, sino porque se lo merec√≠a.

Todo eso pasó entre 2008 y 2009. Cangrejitis aguda, nos autodiagnosticamos. Estábamos enfermos y lo sabíamos. No podíamos parar de relacionar todo con el Cangrejo. Y justo cuando nos estábamos curando, en octubre de 2009, debutó en Rosario Central un tal Adrián De León. No era Esteban, pero compartían el apellido y la camiseta. Ese fue el clímax de nuestro fanatismo, pero también el comienzo del fin. Por suerte.

Su estreno en el Canalla se produjo en la victoria 2 a 0 ante Independiente del Torneo Apertura, cuando ingres√≥ por Gonzalo Castillejos. Rubio, derecho y parecido a De Narv√°ez, el sue√Īo de CrotoRosarino, parec√≠a hecho a prop√≥sito. Para colmo, jugaba de delantero y no la met√≠a nunca, como el mism√≠simo virgen de Funes.

Aunque un d√≠a, finalmente la coloc√≥ (el futbolista, obvio). Con el muslo, casi sin propon√©rselo, en su partido n√ļmero 20, hizo un gol en la victoria 2 a 1 ante Boca, en La Bombonera. ¬°Por fin!

A Adri√°n no le dec√≠an Cangrejo, le dec√≠an Pocho. Incluso ten√≠a un grupo de facebook llamado “xq le tenemos f√© a Adri√°n POCHO de Le√≥n”, que por supuesto nos encargamos de invadir. “Vamos Pochoo! q gol q metiste frente a boca”, fue la √ļltima publicaci√≥n. Ah√≠ se termin√≥ todo.

El pibito de Central jugó otros 5 partidos, pero no volvió a tener suerte. Es más, se fue a la B y nunca más pudo subir, haciendo mucho más complejo el seguimiento de su carrera, que recién estaba arrancando.

A fines de 2011, con pocas apariciones en la B Nacional, recibi√≥ una oferta para irse al f√ļtbol de Grecia, pero finalmente termin√≥ firmando con Uni√≥n de Mar del Plata (2012), equipo del Argentino A. ¬ŅLe fue bien ah√≠? Claro que no, pero enseguida pas√≥ a El Linque√Īo de Lincoln (2012/13), donde pudo jugar con su hermano Lucas, arquero formado en Central.

En el Argentino B, Adri√°n De Le√≥n hizo algunos goles y hasta se fue expulsado, pero a mediados del a√Īo pasado su equipo tuvo que dejar de participar en el torneo por problemas econ√≥micos. Toda la suerte, toda.

Desde hace un tiempo, ya no tenemos noticias del Pocho, pero tampoco sufrimos Cangrejitis, estamos m√°s tranquilos. Se√Īal de que todos maduramos, ¬Ņno?

Burella Roque

14 octubre 2014

Roque Germ√°n Burella

Su momento de gloria no lo tuvo de joven. Fue mucho después de compartir equipo con Diego Simeone en las inferiores de Vélez Sarsfield. Ni siquiera lo vivió cuando apareció como un temible goleador en las canchas de la Primera C. Después de cansarse de romper redes en Luján y Leandro N. Alem a principios de los 90’s, dejó los potreros del ascenso para irse a una liga más competitiva.

Pero all√≠ tampoco alcanzar√≠a su cl√≠max. Y eso que no le fue tan mal: en Chile debut√≥ con la camiseta del Provincial Osorno (1995) donde fue entrenado por Cacho Malbernat y disfrut√≥ como compa√Īeros a Jos√© Daniel Mor√≥n, Mario Vanemerak y Pedro Gonz√°lez. Tuvo un correcto desempe√Īo, siendo incluso elegido como el mejor jugador de la 15¬™ fecha por la prestigiosa revista Don Bal√≥n. Pero todav√≠a lo aguardaba algo mejor. Aunque a√ļn faltaban varios a√Īos.

En O’Higgins (1996) tambi√©n alcanz√≥ un aceptable rendimiento personal, jugando al lado del Tata Martino, Walter Paz, Ariel Cozzoni, y Fernando Calcaterra. ¬ŅBuen plantel? El √ļltimo puesto que conden√≥ el equipo al descenso dice lo contrario. Ya vendr√≠an tiempos mejores.

Definitivamente, para llegar al goce absoluto ten√≠a que triunfar en su pa√≠s. Y los goles cosechados del otro lado de la cordillera le dieron una gran oportunidad: a los 27 a√Īos jugar√≠a por primera vez en la Primera A de Argentina: fueron 12 partidos en Deportivo Espa√Īol (1998). Convirti√≥ un par de tantos pero no fueron suficientes: el equipo termin√≥ en el fondo de la tabla y descendi√≥ de categor√≠a.

Sin embargo, se quedaría en el Gallego en busca de la revancha. Jugó en el Nacional B un par de temporadas, una de ellas con Villa Mitre (1999/00), sin destacarse. Su carrera se había estancado, pero llegaría EL día.

Tantos sacrificios dar√≠an su recompensa. Ya retirado, cuando la calvicie le estaba ganando la batalla, llegar√≠a su momento de gloria: mientras resid√≠a en Espa√Īa, se tom√≥ una foto con Quique Wolff. El destino quiso que reci√©n ah√≠ su existencia registrara un instante inolvidable, que quedara grabado para siempre. Y, s√≠: la vida es caprichosa.

 Page 1 of 340  1  2  3  4  5 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse