Viewing Category : Baldoseros

Omisolo Ariel

19 enero 2015

Ariel Rubén Omisolo

Ser juvenil en los a√Īos 90 era un poquito m√°s complicado que ahora. En general, los planteles estaban conformados por futbolistas entrados en a√Īos y otros de mediana edad que prefer√≠an seguir jugando en la Argentina porque no hab√≠a demasiada diferencia econ√≥mica con las ligas mediopelo del extranjero. En ese contexto, los pibes que reci√©n arrancaban deb√≠an conformarse con alg√ļn que otro partido amistoso, no era nada sencillo ganarse un lugar.

Hab√≠a excepciones, claro, y Newell’s era una de ellas. El cuadro rosarino, acostumbrado a sacar jugadores de su cantera durante la era de Jorge Griffa (1972 a 1995), intent√≥ continuar la l√≠nea cuando el DT formador se fue a Boca (1996 a 2004). Para principios de 1998, La Lepra era dirigida por el croata Mirko Jozińá y ten√≠a algunos jugadores for√°neos como Ricardo Rocha y Josemir Lujambio, pero a su vez contaba con hombres made in casa como Sebasti√°n Cejas, Fernando Crosa, Daniel Fagiani y Dami√°n Manso.

En aquel entonces, la estaci√≥n ideal para mostrarse era el verano. Exist√≠a el tradicional torneo de Mar del Plata, tambi√©n el de Mendoza, pero adem√°s estaba la poco prestigiosa Copa de Necochea, a la que siempre eran convidados los equipos exclu√≠dos de las grandes fiestas estivales. Lan√ļs, Hurac√°n, Gimnasia, Estudiantes, Central y Newell’s, entre otros, fueron protagonistas de pretemporadas en las playas del suave declive.

Fue en la edici√≥n del 98 que Newell’s derrot√≥ a Central por 1 a 0, con gol de Carucha M√ľller, ganando su zona y accediendo a la final del Hexagonal de Necochea, donde se enfrentar√≠a a Gimnasia. Ese duelo, aunque nos parezca extra√Īo a la distancia, hab√≠a generado algo de expectativa en la ciudad costera, pero el rojinegro decidi√≥ abandonar no presentar a los titulares, que se quedaron en Rosario para jugar un amistoso con Argentino que serv√≠a de excusa para inaugurar una bandeja de su remodelado estadio.

Fue de esa manera que se les abrieron las puertas a varios suplentes y juveniles que venían pidiendo pista, como Ariel Omisolo, un volante que apenas llegó a disputar 9 encuentros en Reserva y sólo asomó el cuello en la Primera en aquella olvidada final de la que también participaron baldoseros como Martín Pisonero, Pablo Villar, Sebastián Bodnar y Ariel Ruggeri.

La Lepra se puso 2 a 0 arriba, con goles de Quintanita y Liendo, pero en el segundo tiempo empat√≥ el Lobo, gracias a los tantos de San Esteban y Guglielminpietro. Para definir al ganador del hexagonal, entonces, hubo que recurrir a la definici√≥n desde el punto del penal, un espect√°culo aparte si tenemos en cuenta que se hizo sobre la despoblada popular de Gimnasia (la de Newell’s estaba igual), favoreciendo el papel del micr√≥fono de ambiente, que tomaba con claridad todo tipo de improperio, como “Terremoto, chupame el choto” (?).

Por esas cosas del f√ļtbol, todos fueron convirtiendo hasta que le toc√≥ el turno al Pampa Sosa…que la mand√≥ al Parque Miguel Lillo (?). Oportunidad √ļnica para el pibe Omisolo (que hab√≠a entrado por el uruguayo Alsina) para meter el √ļltimo penal de la serie y darle una copa al club en su primer partido. Sin dudas, estaba tocado por la vara.

Pero claro, por algo estamos contando esta historia en este sitio (?), as√≠ que Omisolo hizo lo que ten√≠a que hacer: patearlo a las manos de Enzo Noce. La definici√≥n se extendi√≥ y termin√≥ ganando Newell’s 7 a 6 en los penales, gracias al gol de Pisonero, que se cruz√≥ toda la cancha para festejar y ocupar el lugar de h√©roe que no hab√≠a conseguido su compa√Īero. De todos modos, tampoco zaf√≥ de aparecer en la Baldosa.

¬ŅQu√© fue de la vida de Omisolo? Al a√Īo siguiente se march√≥ a Argentino de Rosario (1999/2000), para jugar el Nacional B con toda una banda de Newell’s: √Ālvarez, Fretes, Damiani, Pablo Pooli, Ardanza, Bartolucci, Pavlovich, Mauro Gerk, Ariel Ruggeri, Sebasti√°n Bodnar, Mat√≠as Gigli, V√≠ctor Toledo, Pablo Villar, Andr√©s Malvestitti, Dami√°n Teres y Romano.

¬ŅDespu√©s? Poco y nada se supo, pero es evidente que no pudo hacer pie en el f√ļtbol argentino. Ser juvenil en los a√Īos 90 era un poquito m√°s complicado que ahora.

Cometto Walter

17 enero 2015

Walter Daniel Cometto

Se ofrec√≠a a jugar, siempre. Se mostraba disponible, con ganas. Y, por si quedaban dudas de sus intenciones, hasta llegaba a gui√Īar un ojo. Pero nada. No lo entendieron. Por una letra en el apellido, no lo entendieron. Fueron limpios, decentes, se movieron dentro de las leyes. Y no le dieron lugar. Entonces, tuvo pocas oportunidades.

Delantero oriundo de Santo Tomé, provincia de Santa Fe, hizo sus inicios en Unión, donde llegó a jugar 18 partidos en Primera División en la temporada 1991/92, convirtiendo una sola vez (fue en la 9ª fecha del Clausura 91, en un empate frente a Estudiantes).

Siguió en el Tatengue para jugar en el Nacional B, pero las chances de mostrarse escaseaban. Y probó más abajo. En el mapa futbolero, y en el geográfico también. Apareció jugando el Torneo Argentino A para Deportivo Patagones (1996/97), y más tarde en Junin, con los colores de Mariano Moreno (1998), en ese caso disputando el Torneo Argentino B.

Y no hay mucho m√°s. Ah√≠ se le perdi√≥ el rastro. Mala suerte. Si su apellido terminaba en otra vocal, y se cruzaba con alg√ļn DT de barba candado (?), su historia podr√≠a haber terminado de una manera diferente. No hubo caso. El f√ļtbol, en este caso, fue honesssssto.

Charif Omar

24 noviembre 2014

Omar Charif

Nombre artístico, vida de actor. Pero no de esos que protagonizan películas y ganan premios, sino más bien de aquellos que sobreviven a base de bolos en programas de TV que no tienen éxito y son levantados del aire mucho antes de lo esperado. Con ustedes, la carrera de Omar Charif.

Naci√≥ en 1961, justo un a√Īo antes de que se estrenara Lawrence de Arabia, el film que signific√≥ el debut del verdadero Omar Sharif en las grandes ligas. De hecho, gracias a su papel de Pr√≠ncipe Al√≠, el egipcio ser√≠a nominado al Oscar y ganar√≠a dos Globos de Oro.

Ya para 1975, el futbolista argentino ingresaría en las inferiores de Chacarita Junios, al mismo tiempo que Sharif filmaría un cameo para la película La Pantera Rosa ataca de nuevo, interpretando a un asesino que sólo tenía una línea de texto.

Sin haber jugado oficialmente en el Funebrero, en 1981 Omarcito se incorporar√≠a a Estudiantes de La Plata, mientras Sharif hac√≠a de Meno Argenti en la pel√≠cula Hielo Verde. Ninguno de los dos triunf√≥ ese a√Īo, vale aclarar. De hecho, Charif volvi√≥ a quedarse con las ganas de debutar.

En 1982, recal√≥ en el f√ļtbol del interior, poni√©ndose la camiseta del Racing Club de Castex (1982) y sentando las bases de lo que ser√≠a su arribo a otro equipo pampeano: Atl√©tico Santa Rosa. Pasar al equipo de la capital de la provincia le redituar√≠a much√≠simo, ya que tendr√≠a la posibilidad la disputar sus √ļnicos 6 partidos posta en nuestro pa√≠s. ¬°Y nada menos que en Primera Divisi√≥n!

Con el Albo, Charif participó del Torneo Nacional de 1983, compartiendo la zona con San Lorenzo, Rosario Central y Juventud Antoniana de Salta. Siendo parte de la defensa, mucho no pudo hacer para evitar los 24 goles que recibió el equipo, pero al menos eso le dio algo de chapa para salir a conquistar el mundo.

Sabiendo que quiz√°s m√°s adelante no le iban a creer que hab√≠a jugado en Primera, en 1984 parti√≥ con rumbo desconocido, no sin antes pedir el certificado en AFA, que a√Īos m√°s tarde colgar√≠a en su sitio web: alexcharif.com.ar. Y ah√≠ es donde nos damos cuenta de que Omar (as√≠ figura en las formaciones de la √©poca), ¬°se llama Alejandro Sergio!

¬ŅPor qu√© un tipo que se llama Alejandro Sergio Charif juega al f√ļtbol bajo el nombre art√≠stico de Omar Charif? No es muy dif√≠cil darse cuenta de que trat√≥ de aprovechar la popularidad de Omar Sharif, que en aquel entonces interpretar√≠a al Agente Cedric en Top Secret!, protagonizada por Val Kilmer.

Lo que vino despu√©s, por supuesto, fue agotar localidades. Alejandrito (?) sigui√≥ intentando con la pelota en los pies, pero ya no en nuestro pa√≠s. Se march√≥ a los Estados Unidos, para cruzarse a las grandes estrellas del cine. Pas√≥ por San Diego Sockers (1986), Municipal California (1987/88), Cosmos LA (1989), Valley Eagles (1990), South America Club (1991/92) y The Emperors (1993). Todos equipos californianos, cercanos a Hollywood. ¬ŅCasualidad? Nada de eso.

Luego de formarse como entrenador y haber pasado pasado por varios equipos juveniles, en 2013 comenzó a dirigir el equipo sub 23 de Seattle Sounders, un equipo de la MLS que es alentado por la Sound Wave, una verdadera banda de sonido para la vida de película de Omar, Alejandro Sergio, o simplemente Alex Charif.

¬ŅQuer√≠an ficci√≥n? Les dio ficci√≥n.

Solari David

18 noviembre 2014


David Eduardo Solari (El indiecito)

Sin la calidad t√©cnica de Santiago ni la capacidad goleadora de Esteban, el menor de la dinast√≠a Solari ‚Äďhasta la aparici√≥n de su primo Augusto, actualmente en River- intent√≥ llevar el apellido de la manera m√°s digna posible, aunque, por lo visto, precis√≥ de alg√ļn que otro ayud√≠n familiar en el camino.

Por esas cosas del destino, a David le toc√≥ nacer en Colombia en 1986, mientras su padre Eduardo daba sus primeros pasos como entrenador del Junior de Barranquilla, e iniciar su carrera profesional, a√ļn en la adolescencia, bien lejos de casa. En el ascenso italiano, visti√≥ las camisetas del Venezia ‚Äďpor aquel entonces minado de argentinos, tras la debacle econ√≥mica de 2001- y el Chioggia Sottomarina.

En 2006, ya con 19 a√Īos en el lomo, y claro, por recomendaci√≥n de su viejo, este delantero se tom√≥ el primer vuelo con destino a Buenos Aires y arrib√≥ a Independiente. ‚ÄúTengo un juego m√°s parecido a Santiago, porque mi otro hermano ‚Äďpor Esteban- es 9, grandote y cabecea bien. Pero m√°s me gusta jugar por afuera, aunque no hay drama si me piden hacerlo por el medio‚ÄĚ, esgrimi√≥ ante la prensa local, que lo desconoc√≠a por completo. A decir verdad, su descripci√≥n personal era una s√≠ntesis perfecta, porque no era ni una cosa ni la otra.

Solari hab√≠a llegado al Rojo para actuar en cuarta divisi√≥n, pero a las pocas semanas ascendi√≥ al plantel profesional, donde tendr√≠a la chance de debutar oficialmente en septiembre de 2006, ante Rosario Central, de la mano de Jorge Luis Burruchaga. En total, fueron 4 partidos durante aquel torneo Apertura, en el que su mejor an√©cdota fue una apurada que se comi√≥ de parte de Antonio Barijho. Una ma√Īana, el Indiecito entr√≥ al vestuario y encontr√≥ pegado en la pared un poster de su hermana, Liz, bastante ligera de ropas. Cuando pregunt√≥ qui√©n hab√≠a sido el gracioso, el Chipi se hizo cargo y el pibe no tuvo otra opci√≥n que quedarse en el molde.

Con apenas un pu√Īado de minutos en el verano y en la Reserva durante el primer semestre de 2007, lo devolvieron al Chioggia italiano, aunque la revancha vendr√≠a m√°s temprano que tarde. A comienzos de 2008, Olimpo de Bah√≠a Blanca anunci√≥ con bombos y platillos la contrataci√≥n del delantero goleador Esteban Solari. S√≠, leyeron bien. Sin embargo, el que arrib√≥ al conjunto bahiense fue David, que volv√≠a m√°s maduro, dispuesto a llevarse el mundo por delante.

¬ŅY? ¬ŅLa rompi√≥? Ni cerca. En la primera fecha entr√≥ en tiempo de descuento para aguantar el empate ante Racing y reapareci√≥ siete d√≠as m√°s tarde, contra V√©lez, cuando los de Liniers ya estaban arriba en el marcador. A pesar de ponerle mucha voluntad (hizo expulsar al defensor Gast√≥n D√≠az), no convenci√≥ y tuvo que esperar varias semanas para volver a figurar. Su tercera y √ļltima participaci√≥n con la casaca aurinegra ser√≠a ante Tigre, por la quinta jornada, pero tampoco la aprovech√≥. Roberto Saporiti, que prefer√≠a improvisar con otros atacantes, lo colg√≥ y en abril, con Olimpo √ļltimo en la tabla de posiciones y la del descenso, rescindi√≥ su contrato.

Pero no iba a pasar mucho tiempo libre. Eduardo Solari levantó el teléfono, llamó a su viejo amigo Salvador Ragusa y pocos días después, David estaba en el Espoli de Ecuador (2008). En 2009, el propio Ragusa se lo llevó al Deportivo Azogues, de la segunda división ecuatoriana, para hacer dupla con otro baldosero, la Bala Jorge Drovandi.

Al parecer, la sociedad funcionaba a la perfecci√≥n dentro del verde c√©sped y much√≠simo mejor afuera. Entre Solari y Drovandi hicieron varios goles, en la cancha y en los boliches. Seg√ļn Juan Cantos Ormaza, presidente del Azogues, los muchachos ‚Äúprefer√≠an las discotecas en lugar de ir a los entrenamientos‚ÄĚ, por lo que sufrieron una multa del cincuenta por ciento de sus salarios. Disconformes con la sanci√≥n, los argentinos forzaron su salida del club.

En el verano de 2010, tras un per√≠odo de prueba, se uni√≥ al Deportivo T√°chira de Venezuela, donde tampoco estuvo mucho. A mitad de a√Īo ya defend√≠a los colores del AEP Paphos de Chipre (2010/11), donde una de las principales figuras de la liga era ¬°s√≠, su hermano Esteban! En ese pa√≠s europeo, tambi√©n actu√≥ en el Alki Larnaca (2011).

Desde 2012, juega con cierto √©xito en Israel. Primero, fue parte del hist√≥rico campeonato del Hapoel Ironi Kiryat Shmona en la temporada 2011/12 (por primera vez en casi 30 a√Īos un equipo que no fuera de Tel Aviv, Jerusal√©n y Haifa se qued√≥ con el t√≠tulo) y desde julio de 2013 defiende los colores del FC Ashdod, donde hace goles al mejor estilo Ronaldinho.

Crisanto Wilmer

10 noviembre 2014

Wilmer Crisanto Casildo (Congo)

No son muchos los jugadores centroamericanos que hicieron una carrera digna en nuestro pa√≠s: el hondure√Īo Eduardo Bennett y los hermanos paname√Īos Dely Vald√©s rindieron inesperadamente bien en nuestras tierras. Pero hay otros, como Paulo Wanchope, que llegaron con un gran cartel y no estuvieron a la altura de lo imaginado, m√°s all√° de alg√ļn gol importante. Ni hablar de otro grupo, mucho m√°s grande, conformado por jugadores de Centroam√©rica que pasaron inadvertidos por el f√ļtbol argentino, como los casos del guatemalteco Rojas, el hondure√Īo Arnold Cruz, el paname√Īo Fernando Bol√≠var, el tico Berny Scott o el actual Ministro de Cultura y Deportes de Guatemala, Dwight Pezzarossi.

Mientras esperamos que Armando Cooper y Jerry Bengtson se decidan por alguna de estas vertientes, recordamos el caso de Wilmer Crisanto, el hijo de Bubba (?).

Nacido el 24 de junio de 1989 en La Ceiba, Honduras, el Congo Crisanto super√≥ una infancia dura, en la que no le falt√≥ una pelota para demostrar sus primeras habilidades, pero s√≠ le falt√≥ la presencia paterna, esa que a veces es tan necesaria para despertar el amor por el f√ļtbol.

Wilmer ten√≠a apenas 11 a√Īos cuando su pap√°, Don Mariano Crisanto, parti√≥ en un barco en busca del sue√Īo americano. El Crisanto padre tambi√©n hab√≠a sido futbolista (es √≠dolo en el Xelaj√ļ de Guatemala, donde hizo el gol del campeonato en 1996). Pero en el Norte, all√° en los Estados Unidos, no le qued√≥ otra que remarla de abajo. ¬ŅSu actividad? Los camarones Las langostas.

“Todos los d√≠as me levanto a las 2:30 am para estar ya listo a las 4:00 am en el trabajo. Me subo al bote, nos vamos, entramos al mar y regresamos a las 12:00, mi papel es hacer que las langostas entren a la trampa, a diario sacamos entre 2 mil y 3 mil libras y se venden bien, a veces 4 d√≥lares o 5, depende del cliente”, cuenta Don Mariano, que actualmente vive en Boston.

De m√°s est√° decir que el viejo de Wilmer sabe hacer las langostas en barbacoa, hervirlas, asarlas, cocerlas o saltearlas. Tambi√©n prepara langostas empanizadas, fritas o a la parrilla, pinchos de langostas, langostas criollas, guiso de langostas, langostas con pi√Īa, con lim√≥n, con coco, con chile. Adem√°s le gusta la sopa de langostas, el caldo de langostas, estofado de langostas, la ensalada de langostas, papas y langostas, la hamburguesa de langostas, y el s√°ndwich de langostas…

“Yo s√© que algunos me dir√°n que fui mal padre, pero esa decisi√≥n la tom√© porque ten√≠a que velar por el bienestar de ellos, ahora todos tienen su educaci√≥n y han salido adelante”, explica el ex jugador, mientras agrega: “Los dej√© peque√Īos, Wilmer era el hijo mayor, le dije que me iba de viaje, aunque no revel√© para d√≥nde. No les quise decir que me ven√≠a mojado”.

“Pese a la distancia, Dios me premi√≥ con un hijo obediente, educado y disciplinado. Cuando √©l ten√≠a 14 a√Īos regres√© a mi pa√≠s, y me di cuenta que estaba en la Selecci√≥n Sub-15 de Honduras en Bolivia, qued√© sorprendido. Es un orgullo para m√≠, aunque en la selecci√≥n lo he visto jugar, solo por televisi√≥n”.

En efecto, su hijo tuvo buenos rendimientos en sus épocas como juvenil y eso le permitió debutar en la Primera División de su país, con la camiseta del Victoria (2007/08). Con muy pocos partidos en el lomo, el destino quiso que este lateral derecho llegara a la Argentina, gracias a la recomendación del arquero mendocino Diego Vázquez, que puso en contacto a su representante, Cristian Vargas (ex hombre de Godoy Cruz), con el Gato Oldrá, técnico del Tomba en aquel entonces.

Las cosas, sim embargo, no fueron sencillas. Su vuelo hizo escalas en El Salvador, Per√ļ y Chile, para finalmente arribar a la Argentina y darse cuenta de que le hab√≠an perdido el equipaje. Bastante cansado a esa altura, se sum√≥ al plantel de Godoy Cruz (2008), pero no lo llevaron a la pretemporada. De todos modos, no se hizo mucho drama.

‚Äď¬ŅHas comenzado a adaptarte a la provincia?

‚ÄďDe a poquito, ya que nunca hab√≠a venido. Lo m√°s rico que he probado es un asadito. Las chicas son muy lindas. En Honduras tambi√©n hay chicas bonitas, pero ac√° tienen lo suyo.

‚Äď¬ŅC√≥mo podr√≠as definirte como jugador?

‚ÄďSoy un 4 que subo, bajo y soy muy atrevido. Espero que la gente pueda ser feliz con lo que hago.

Como si se hubiera tratado de un simple negociado (?), Wilmer Crisanto s√≥lo fue utilizado en algunos partidos de Reserva y al a√Īo siguiente ya estaba de nuevo en Honduras, donde volvi√≥ a ponerse la camiseta del Victoria (2009 a 2013).

A mediados del a√Īo pasado, denunci√≥ que sus compa√Īeros pasaban hambre y a los pocos meses se incorpor√≥ al Motagua, a pedido de un entrenador argentino. Adivinen qui√©n. S√≠, Diego V√°zquez, el mismo que lo hab√≠a colocado en Mendoza.

Ya más tranquilo desde lo económico, Wilmer ahora dice que su nuevo equipo también tiene hambre, pero de gloria. Porque el hambre en serio, ya sabemos, se combate con langostas.

 Page 1 of 341  1  2  3  4  5 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse