Bottinelli: los Puma King blancos de Tchami

Alphonse Tchami no fue el precursor de los botines blancos en la Argentina, ni muchos menos, ya que el Indio Gómez los había usado bastante en la década del 70, jugando para Quilmes. Sin embargo, el camerunés llamó la atención de todos en los 90, cuando nadie se atrevía a utilizar un calzado que saliera de lo tradicional. Rareza y sensación por ser un jugador de raza negra, el delantero fue modelo de la empresa Puma, que aprovechó el contexto y lo mandó a la cancha con los Puma King blancos. La historia del contraste.

Era otra Argentina, por supuesto. En 1995, se ignoraba la pobreza y la desocupación, pero se valoraba lo exótico, lo despampanante. Dinero había, gracias al 1 a 1. Por eso daba lo mismo comprar una camisa de Versace o un futbolista africano. Fue así como, ese año, llegaron al país algunos valores como el Doctor Khumalo, Memory Mucherahowa y Ernest Mtawalli, entre otros. Todos al mismo tiempo. Y también Tchami.

A Alphonse, que venía de jugar en Dinamarca, enseguida lo señalaron por ser negro. Y ser negro, en esa época, era un arma de doble filo. Como también lo es ahora. Los aplausos, en los primeros partidos, están asegurados. Un negro que encara, levanta una platea. Un negro que hace un gol de entrada, comienza a ser ídolo. Ahora bien, si el negro demuestra no tener nivel o (peor) si al equipo le va mal con él dentro de la cancha, enseguida pasará a ser un muerto de hambre, un vendedor de oro al que rescataron de Pompeya. Sólo por ser de una raza que en nuestro país fue aniquilada.

Tchami tuvo la suerte de entrar con el pie derecho. Debutó bien en un partido ante Banfield y en su segundo partido, ante Newell’s, hizo un gol en La Bombonera. Ovación, “olé, olé, olé, negró, negró”, y futuro prometedor. Después las cosas no le salieron del todo bien, porque aquella política de comprar jugadores como si fueran camisas, lo terminaría perjudicando. La llegada de un plantel casi nuevo, con Carlos Bilardo, lo fue relegando, sobre todo por la presencia de Maradona, que prefería a otros compañeros de ataque.

Sin embargo, el camerunés no se privó de disfrutar de su momento de fama. Salió en la tapa de varias revistas deportivas, fue de invitado a algunos programas por fuera del ámbito futbolístico y trajo a su hermano a probarse a la Argentina. ¿Algo más? Sí, tuvo unos botines que despertaron asombro por aquel entonces, porque eran bien diferentes a todos.

No eran ni más ni menos que los clásicos Puma King, pero en su versión white. Totalmente blancos (hasta los tapones), con su clásica curva negra. ¿Y cómo le fue a Alphonse con esos botines? Para nada bien, a tal punto que los abandonó enseguida y volvió a ponerse los oscuros, con los que hizo todos sus goles en Boca.

El marketing no siempre funciona. A veces, termina jugando en contra.

Predator Instinct: Despertá tu instinto

adidas presentó los botines Predator Instinct, la última encarnación del icónico botín de fútbol Predator que fue lanzado originalmente hace 20 años.

El Predator, famoso por haber sido utilizado por jugadores como David Beckham y Zinedine Zidane, ha sido relanzado en un diseño que celebra la herencia del botín al lado de los instintos animales de los jugadores que lo usan.

La mayor innovación viene de la mano de un control revolucionario que se extiende alrededor del botín y hacia abajo en la parte delantera del pie, garantizando un perfecto nivel de agarre, tacto y control de la pelota. Materiales diseñados con precisión, incluyendo una nueva almohadilla de gel y el material HybridTouch proporcionan un control óptimo y cómodo, mientras que la nueva suela de TPU garantiza una mayor flexibilidad de movimiento.

El diseño de la gama Predator Instinct está inspirado en los animales depredadores que utilizan su instinto para cazar. Estos atributos se reflejan en los jugadores que usan Predator quienes hacen a la anticipación, al tacto y a la visión características fundamentales para controlar el juego. El nuevo ‘Predator Instinct’ es una encarnación física de estas cualidades en el fútbol.

Descubrilos en www.adidas.com/predator

Bottinelli: los Mizuno de Maradona (1995)

No es muy difícil relacionar a Diego Armando Maradona con una merca marca deportiva. Gran parte de su carrera futbolística la hizo vistiendo Puma e incluso bajo esa firma alemana supo tener una línea propia de indumentaria. Lo que muy pocos recuerdan es que el Dié también supo calzarse unos botines fabricados por una empresa bastante desconocida en esta parte del hemisferio. Con ustedes, los Mizuno de Maradona.

Las fotos de aquel partido ante Talleres de Córdoba, en 1976, nos muestran que el Diego debutó en Primera División con unos botines adidas. Sin embargo, muy rápidamente se convertiría en un jugador Puma. Algo similar a lo que sucedería décadas más tarde con Leonel Messi, que arrancó con Nike y al poco tiempo pasó a ser un hombre de las tres tiras.

El vínculo entre el pibe de Fiorito y Puma tuvo algunas interrupciones, pero fue tan fuerte que casi no se recuerda a la competencia. Desde la suspensión por dóping en Italia hasta el Mundial de Estados Unidos ’94, Maradona no tuvo los pies sponsoreados. De hecho, en ese período (Sevilla, Newell’s y la Selección) generalmente usó calzado adidas, pero ocultando las tiras con pomada para no hacer publicidad gratuita.

Recien en 1995, en su ansiado regreso con la camiseta de Boca Juniors, el Diego volvió a mostrar una marca de botines, aunque no la que todo el mundo esperaba.

Mizuno, una empresa japonesa que históricamente se había dedicado confeccionar artículos para actividades como el judo, el vóley o el atletismo, también quiso pisar fuerte en el fútbol a nivel internacional. Y para eso, claro, necesitaba jugadores de categoría.

La primera gran figura que tuvo la firma nipona, a finales de los 80, fue el brasileño Careca, compañero de Maradona en el Nápoli. El goleador tuvo hasta un modelo propio, llamado “Careca 9″, que se destacaba por los vivos verdes y amarillos. Toda una apuesta en una época donde los botines eran siempre negros con detalles blancos.

La segunda apuesta de Mizuno fue la Japan Soccer League (luego denominada J. League), con la sponsorización de los equipos más importantes. De hecho, muchos empezamos a reconocer el logo recién con la explotación comercial de la imagen de Zico, que por los tempranos 90 jugaba en el Kashima Antlers.

El Pelé blanco, sin embargo, no fue hombre Mizuno como sí lo fueron otros compatriotas. Casi todos los jugadores de la verdeamarela que participaron del Mundial de Italia, tuvieron el modelo de botines “Brazil”. Incluso, algunos como Paulo Silas extendieron su contrato con la marca japonesa por varios años.

En 1995, Maradona anunció su vuelta a Boca Juniors y pocos repararon en el detalle del calzado. Para su primer partido oficial, el Diego no se puso de acuerdo con ninguna marca y entonces salió a La Bombonera utilizando el viejo recurso del betún (también lo había hecho en el amistoso ante Corea). Botines negros y a esperar…

Para su segundo partido, frente a Argentinos Juniors, aparecieron los botines Mizuno, toda una rareza en la trayectoria del Dié. Con esos le marcó un golazo de tiro libre a Argentinos Juniors, jugó el superclásico ante River y hasta amenazó con colgarlos, luego de un encuentro ante el Deportivo Español.

Ya para 1996, Puma recuperó a Maradona como figura, y para congraciarse le hizo una línea especial de ropa (Puma 10), demostrándole su amor y acompañándolo hasta el final de sus días como futbolista. Todo muy romántico, pero nosotros no olvidamos aquella vieja aventura japonesa.

¡En Brasil, Samba! (?)

Colección de botines Samba

Para esta colección adidas se inspiró en Brasil. Desde las playas de Bahía hasta el carnaval de Rio de Janeiro, SAMBA llega con colores nunca antes vistos en un botín de fútbol.

El lanzamiento de la colección Samba es nuestro primer paso en el camino hacia la Copa Mundial de la FIFA 2014 y agregará una explosión de color en las canchas que no te vas a querer perder.

En los botines Samba vas a poder ver el color en su máxima intensidad y los mejores jugadores del mundo como Leo Messi van a brillar con toda la energía y el color de esta colección.

Cada uno de estos botines, como el adizero F50, Predator, Nitrocharge y 11pro representa un estilo de juego y una actitud dentro de las canchas.

Con la tecnología de punta presente en cada botín de fútbol adidas, el dinámico diseño y los colores vibrantes, tu juego no va a pasar inadvertido. ¡Próxima parada, Brasil!

Información provista por adidas. Más info, acá.

Bottinelli: Lotto Stadio

En esta oportunidad vamos a recordar a aquellos botines que significaron el desembarco definitivo de la tradicional empresa italiana por estas tierras.

Esa hasta entonces desconocida marca con olor a sábados por la mañana de finales de los ochenta, que llamaba la atención de quienes nos hacemos los pendejos pintamos canas por vestir al Milán, a la Juventus, a Ruud Gullit y a la Selección de Holanda, entre tantos otros enemigos del Pelusa.

Hoy: los primeros “scarpe” Lotto Stadio, llamativos calzados que estuvieron presentes en la transición de Diego Armando Maradona a Ariel Arnaldo Ortega, finalmente nunca consumada desde lo futbolístico.

Lanzamiento: Principios de 1994, anticipando “El Mundial de las Marcas”.

Particularidad: La empresa Lotto había ganado fama en su país por proveer los botines al legendario Dino Zoff, pero estaba lejos de pisar fuerte en Europa, donde aún mandaban Adidas y Mitre. Por tal razón, sus diseñadores optaron por contrastar el negro habitual de aquella época con un verde fosforescente extravagante, lo cuál funcionó perfectamente a la vista de todos los televidentes y sentó jurisprudencia para las ridiculeces que vemos hoy en día.

Modelos Oficiales: Ruud Gullit (ausente en U.S.A ’94), Gheorghe Hagi, Demetrio Albertini y Claudio Taffarel. Aunque nadie llegó tan lejos como la Selección de Suiza, con sus 22 jugadores calzados con los clásicos Lotto Stadio.

Retiro del Mercado: Los botines Stadio se modificaron por primera vez en 1996 aunque la franquicia sigue, con ligeros cambios y segundos nombres, hasta el día de la fecha. De hecho, con este calzado Davor Suker salió goleador de Francia ’98 y Cafú levantó la Copa de Corea – Japón 2002.

Calce, Estabilidad, Sensibilidad y Durabilidad: No sé, nunca me los puse (que van a mandar…)

La de Cal: Cumplieron su objetivo promocional a la perfección ya que, además de estar presentes en exactamente los 52 partidos del torneo, fueron elegidos como los más lindos del Mundial por la revista inglesa FourFourTwo.

Además, nobleza obliga y aunque nos duela, Gheorghe Hagi hizo magia con estos botines, exhibiendo un nivel pocas veces vistos por un jugador en una Copa del Mundo y elevando su nivel de muy buen volante europeo a leyenda futbolística de la década del noventa.

Por si eso fuera poco, Claudio Taffarel también los inmortalizó en su detención del penal de Daniele Massaro. Así es, el héroe máximo de la final de Estados Unidos usaba los Lotto Stadio.

La de Sand: En aquel plantel nacional, que tan bien se llevaba con los kiosquitos, apenas tres actores de reparto utilizaron los Stadio: Sergio Goycoechea, Ariel Ortega y Ramón Medina Bello, los tres abducidos de Adidas (aunque El Mencho comenzó a usar Lotto un año antes). Así que los argentinos jamás los pudimos vincular con la felicidad (?).

Además pocos jugadores del fútbol argentino los usaron, destacándose la última etapa de la carrera de Leonardo Astrada (quien usaba Nike), cuando su figura se asoció más a las páginas policiales que a las deportivas.

Como si aquello no alcanzara, en 1996 los creativos a cargo de promocionar los Nike Air Rio en nuestro país utilizaron una foto de Ariel Ortega en U.S.A ´94 y con un photoshopeo descarado pretendieron hacer olvidar el paso del Burrito por las filas de Lotto. Demasiado vagos. Le hubieran sacado otra foto. Total, si buscaban por Pachá, El Cielo o Caix de seguro lo ubicaban…

Bottinelli: Reebok Men’s Soccer Shoes

En esta oportunidad vamos a recordar a aquellos primeros botines de la entonces firma inglesa (hoy Yankee) que se vieron masivamente por estas tierras.

Esos mismos calzados que engalanaron los pies del máximo referente de una etapa gris de nuestra Selección el cual, a través de sus goles e imagen, fue el principal fundamento para un acuerdo millonario entre la AFA y Reebok en 1996: Gabriel Omar Batistuta. Hoy, los Men’s Soccer Shoes.

Lanzamiento: A principios de 1992, cuando llegaron para reemplazar a aquellos anteriores modelos tan similares a las botitas de rugby.

Particularidad: Tanto la línea predecesora de este calzado como los dos modelos que le sucedieron tenían el mismo nombre: Men´s Soccer Shoes. En el Mundial ’94 se utilizaron dos modelos: uno clásico (el de Batistuta) y otro al que podríamos denominar de luxe (el de Salenko). Si bien cada uno de ellos era fácilmente reconocible a los ojos, en las casas de deportes sólo se diferenciaban por el código que cada empresa le asignaba en gana. Unos genios publicitarios los de Reebok…

Retiro del Mercado: fueron reemplazados en la época de la Copa América de Uruguay 1995, pero no se trató de una estrategia de marketing. En aquellos tiempos las empresas no miraban mucho para este lado. Solo fue una coincidencia…

Modelos Oficiales: Gabriel Batistuta, Ryan Giggs, Dennis Bergkamp, Martin Dahlin, Kenneth Andersson y, por supuesto, después se subieron a la fama que Oleg Salenko se ganó solito.

Calce, Estabilidad, Sensibilidad y Durabilidadad: No sé, nunca me los puse (Que van a mandar, que van a mandar…).

La de Cal: Gabriel Batistuta se convirtió en Hombre Reebok y usó por primera vez estos botines en la temporada 1993/94, año en el que su equipo, Fiorentina, se encontraba en la Serie B.

A partir de ese momento, El Bati comenzó a ganar fama mundial como goleador serial, salió campeón de la Segunda División italiana y, con 16 tantos, se ubicó tercero en la tabla de artilleros de ese campeonato, detrás de Massimo Agostini (Ancona) y Oliver Bierhoff (Ascoli).

La firma Reebok se hizo muy popular en el país y sus botines –al igual que la extinta remera Viola de los de Florencia- comenzaron a proliferar tanto en las canchitas como en los campos semi profesionales. Esto permitió la rubrica de un contrato de 80 millones de dólares entre la empresa y Grondona para equipar a las selecciones Argentinas durante el periodo 1999 – 2006. Y todo comenzó con los ojos verdes del Bati

Sin embargo, quien ganó todavía más fama y se convirtió directamente en leyenda fue el delantero ruso Oleg Salenko, quien comenzó el Mundial ’94 como suplente y con 6 tantos en 3 partidos se hizo acreedor al Botín de Oro de esa copa (galardón compartido con el búlgaro Hristo Stoitchkov). Además, el cosaco ostenta otros dos récords: único jugador en ser goleador de un Mundial siendo eliminado en Primera Ronda y mayor cantidad de tantos anotados en un mismo partido ¿Quién no recuerda sus cinco goles ante Camerún? Y todo, gracias a Reebok (?)…

La de Sand: el popular acuerdo entre la AFA y Reebok murió a fines de 2001, cuando Adidas adquirió el contrato por 10 millones de dólares anuales hasta el año 2006. Aunque en su momento el enroque de indumentarias fue ampliamente festejado, el cabulero promedio nacional no dejó de sentirse amenazado por este cambio en el equipo de Bielsa, que nunca más volvió a jugar como hasta entonces. Además, los botines Reebok no pegaron mucho entre los futbolistas, siendo sólo Adrián Guillermo la única estrella nacional a futuro cooptada…

Pero ojo, que El Escobillón no fue el único jugador arruinado por los Reebok (?). Una vez transformado en una celebridad mundial, el ruso Oleg Salenko no volvió a tener, ni por asomo, el mismo nivel que mostró en USA ´94.

Tras el Mundial, Salenkito pasó luciendo pena por el Valencia de España (1994/95), por el Glasgow Rangers de Escocia (1995), por el Istanbulspor de Turquía (1996/98), por el Córdoba de la Segunda de España (1999/00) y por el Pogon Szczecin de Polonia (2000/01).

Durante esos siete años lució sus botines Reebok en menos de 75 partidos, donde anotó 25 goles. Además, sufrió 4 operaciones en sus piernas ¿Algo más? Si, nunca volvió a jugar para la Selección de Rusia donde, sorprendentemente, apenas disputó 8 partidos y sólo marcó esos 6 goles en el Mundial…

Tras pasar por el Fútbol Playa, Salenko volvió a ser novedad a mediados de 2010, cuando la crisis económica, el divorcio y una vida bien vivida lo llevaron a la imperiosa necesidad de vender su Botín de Oro. Tras rechazar una oferta de medio millón de dólares de un jeque árabe, el ex delantero recibió un subsidio de la Federación rusa y hasta le dieron laburo como analista en la televisión. De momento pudo mantener el Botín de Oro, pero intuimos que eso no le alcanzó para parar la olla…

Bottinelli: Adidas Questra


Lanzamiento: 1992 con motivo de la implementación de la Línea “Adidas Questra” (que incluía el balón oficial) a utilizarse en el Mundial USA ´94.

Retiro del Mercado: 1996 cuando, por la realización de la Eurocopa en Inglaterra, Adidas decidió volcar todas sus fichas al desarrollo y comercialización de la línea Predator. Con el tiempo y, claro esta, con notables diferencias, salieron otros exponentes de esta franquicia entre los que se destacan: los Questra Lii MG, los Questra Traxion, los Questra III TRX FG Mens y hasta una línea de zapatillas.

Modelos oficiales: Fernando Redondo, Ronald Koeman, Paul Ince, Jürguen Klinsmann y Thomas Hässler.

Calce, Estabilidad, Sensibilidad y Durabilidadad: No sé, nunca me los puse (Que van a mandar, que van a mandar…).

La de Cal: Esta línea vino a romper con la hegemonía de los clásicos y aburridos modelos World Cup, Copa Mundial, Profi y Kaizer 5. Además fue la primera vez que, con objetivos promocionales, una marca hizo una contratación masiva de jugadores a escala mundial. En el aviso vemos a Fernando Redondo vendiéndolos con… ¡un par de World Cup puestos! Se me chispoteó decía Gómez Bolaños.

Los Questra fueron los primeros en los que se modificaron las clásicas tres tiras. También fueron los últimos en ser fabricados íntegramente con cuero de ternera (por si alguien no lo sabia, cada vez que vemos a alguien patear con un botín Adidas hay un pedazo de canguro recubriendo el pie del jugador). Además, tras su lanzamiento, el resto de las empresas redoblaron sus esfuerzos tanto en desarrollo como en marketing y calidad. Luego de los Questra, “el juego” cambió para siempre.

La de Sand: Adidas se encargó, desde siempre, en proveer el equipamiento a la selección de su país de origen: Alemania. Teniendo a todo el plantel dentro de su escudería, los encargados de marketing eligieron a Hässler, Klinsmann, Bodo Illgner y Rudi Völler para utilizar ¿los Questra? No, algo peor (?).

Los jugadores antes mencionados fueron utilizados como conejillos de indias de la primitiva nueva línea Predator, aún en etapa de desarrollo. De hecho, se sindicó a este experimento como uno de los causantes del pálido juego exhibido por los teutones hasta octavos de final.

Entonces, argumentando poca estabilidad, falta de precisión en los remates y sin mediar aviso a los encargados de Adidas, los players cambiaron sus botines para el encuentro ante Bulgaria por Cuartos de Final. Otra vez los viejos y queridos Questra.

Y ahí los vemos a todos en el gol de Stoitchkov que los dejó afuera del Mundial. Völler y Klinsmann saltaron antes de tiempo, Hässler se escondió detrás de la barrera e Illgner se quedó completamente atornillado al suelo. Al final, se hubieran quedado con los Predator, che…

Bottinelli: Nike Tiempo Premier 94

En esta ocasión recordamos a aquellos preciados objetos del deseo que, entre otras proezas, llevaron a Bebeto, Romario & Co a la conquista del Tetra, a Nwankwo Kanú a descoserla en los JJ.OO. de Atlanta ´96 y a Ronaldo parecer de otro planeta en aquella temporada con el Barcelona.

Ese mismo calzado que, cuando no se conseguían en la Argentina, únicamente lucían los mellizos Guillermo y Gustavo, beneficiados por que el padre de ambos viajaba con frecuencia a los Estados Unidos. Malditos nenes bien (?). Hoy: los Nike Tiempo Premier 94.

Lanzamiento: Mediados de 1993 en la previa al Mundial de Estados Unidos ´94.

Particularidad: los fabricantes creyeron que el mundo no anglosajón aún no asociaba al logo con la marca, por lo cual agregaron por primera vez en un calzado la palabra Nike bien grande en el talón.

Retiro del Mercado: dejaron de fabricarse en 1997, cuando fueron reemplazados por los Nike Tiempo Legend, aunque en el año 2009 la empresa norteamericana sacó una edición especial de 1994 pares que, si bien tienen algunas diferencias, son una auténtica pieza de colección.

Modelos Oficiales: Eric Cantoná, Bebeto, Romario, Paolo Maldini, Jorge Campos y Ronaldo.

La de Cal: En 1971 la firma Nike creó sus primeros botines para fútbol: Mystic. Aquellos eran de uso interno yankee o, a lo sumo, se veían con poca frecuencia en la liga inglesa. Luego salió una línea dedicada al rugby y al fútbol americano: Est. 1984. Ambos calzados estaban íntegramente diseñados con cuero de vaca, razón por la cuál duraban poco y se les filtraba el agua. Aunque eran baratos, claro.

Con la premisa de dar pelea en el Mundial que se iba a realizar en su tierra, los popes de la marca decidieron innovar con unos nuevos botines diseñados con piel de canguro y hasta crearon un departamento destinado al Soccer logrando, de esta manera, algo que antes no podían por una sencilla razón: estaban totalmente abocados a Michael Jordan.

Tras darse cuenta que 50 futbolistas de elite equivalían un MJ y que además estos salían más baratos y traían menos problemas (?), se dispusieron a contratar jugadores por todo el mundo, con la consecuente apertura de nuevos mercados inexplorados hasta entonces. Finalmente, había vida mas allá de Texas (?).

Aparte de hacer cotidiano al famoso “Swoosh” (nombre oficial del logo que muchos denominan La Pipa) en países como la Argentina, con los Tiempo Premier 94 se innovó en materia de publicidad televisiva gracias a los recordados comerciales “Wall” y “Evil vs Good”, ambos dirigidos por David Fincher (Seven, Fight Club, The Social Network). Igualmente y a los bifes, el premio mayor fue tener a 10 jugadores con estos botines en la final del 17 de julio de 1994 en el Rose Bowl de Pasadena.

La de Sand: fue tardía su aparición en Sudamérica, con la excepción de Brasil. Cuando mirábamos a los Tiempo Premier 94 en las casas de deportes, de chiquilines con la ñata frente al vidrio, ESPN nos mostraba a los jugadores luciendo los modernos Tiempo Legend. Además, comprarse un juego de estos botines era equivalente a adquirir 3 pares de los Adidas Predator. Había desesperación, pero tampoco el abuso (?).

Lo peor y más imperdonable de estos botines es que, desde que se los puso, Eric Cantoná descubrió su faceta artística y se olvidó de jugar a la pelota. No clasificó con Francia al Mundial ´94, dejó de hacer goles en el Manchester y, con los Tiempo Premier como arma (?), le metió la famosa patada voladora a un hincha que le valió 9 meses de suspensión y 120 horas de servicio comunitario. Aunque claro, tras ese episodio es la cara más representativa de Nike hasta el día de la fecha. Al final salió ganando…