Viewing Category : Fuera de stock

Fuera de stock: los cabezones de Francia ’98

Con motivo de la XVI Copa Mundial de F√ļtbol, en 1998 la empresa Coca Cola lanz√≥ una promoci√≥n en Argentina que ten√≠a como protagonistas a los jugadores de la Selecci√≥n. No a ellos en s√≠, sino a unas figuras de cabeza prominente que los caricaturizaban. Hoy recordamos a los Cabezones de Francia ’98.

Para entender el fen√≥meno de los Cabezones nos tenemos que remontar hacia mediados de la d√©cada del 90, cuando surgieron en Inglaterra los Headliners, unas figuras que personificaban a los mejores hombres de la Premier League. El √©xito se acentu√≥ mucho m√°s a finales de esa d√©cada, cuando la empresa ProStars lanz√≥ los mu√Īequitos de 7 cent√≠metros llamados Corinthian, que hasta el d√≠a de hoy dominan el mercado mundial. En la Argentina, esa rama del coleccionismo nunca goz√≥ de demasiada popularidad, a excepci√≥n de lo que sucedi√≥ en el Mundial de 1998 con la propuesta de Coca Cola.

  

La promoci√≥n de la gaseosa era bastante sencilla: hab√≠a que conseguir una tapita con la leyenda “1 Gol” y agregarle 75 centavos para que en los comercios habilitados nos dieran un mu√Īequito de Argentina. Eso s√≠, nada nos aseguraba tener un jugador mundialista, porque de los 16 cabezones albicelestes fabricados, un par no hab√≠an ingresado a la lista oficial confeccionada por Daniel Passarella, DT de la Selecci√≥n. 

 
En la foto podemos ver todos los mu√Īecos que formaron parte de la colecci√≥n. Arriba: Astrada, Ver√≥n, Gallardo, Berti, Ortega, Claudio L√≥pez, Crespo y Delgado. Abajo: Simeone, Burgos, Cavallero, Ayala, Chamot, Sensini, Berizzo y Hern√°n D√≠az.

Todo muy lindo, salvo por el detalle de que la Hormiga D√≠az y el colorado (?) Berizzo no llegaron a integrar el plantel nacional en Francia. 

Algunos jugadores como la Brujita Ver√≥n, el Burrito Ortega, el Rat√≥n Ayala  y el Mono Burgos estaban bastante bien logrados, aunque tal vez por carater√≠sticas f√≠sicas bien reconocibles y no tanto por talento del escultor (?). El resto, por lo general, s√≥lo eran identificados al leer el apellido en la base de la figura. El Negro Astrada todav√≠a le debe estar jurando a sus hijos que ese cara de nada es √©l . Y tambi√©n que fue al Mundial (?).

Además, se perdieron de tener su propio cabezón otros futbolistas que sí acudieron a la cita mundialista, como Roa, Vivas, Pineda, Pablo Paz, Almeyda, Balbo y Zanetti. Tal vez por no tener carisma, vaya uno a saber.

Lo que no se explica es la omisión de Gabriel Batistuta. O sí, a lo mejor los derechos de imagen fueron los culpables de que Bati no apareciera en la colección.

Despu√©s de la eliminaci√≥n a manos de Holanda, nuestro pa√≠s volvi√≥ a la normalidad y en las calles se dej√≥ de hablar de f√ļtbol internacional, aunque en las repisas, estantes, bibliotecas, heladeras y televisores de miles de hogares argentinos permanecieron durante a√Īos los cabezones de Francia ’98, fieles testigos de otro sue√Īo que termin√≥ en Cuartos de Final.

Fuera de stock: las camisetas sin publicidad en Japón

12 noviembre 2013

Durante m√°s de dos d√©cadas los argentinos nos acostumbramos a ver por televisi√≥n a algunos clubes de nuestro pa√≠s disputando trofeos internacionales en Jap√≥n. La primera situaci√≥n extra√Īa que experiment√°bamos, por supuesto, era la de ver a San Lorenzo madrugar para poder ver un partido. La diferencia horaria, claro, nos obligaba a adelantar el desayuno y a llegar tarde al colegio o al trabajo.

La otra rareza que siempre nos dejaron los encuentros en Asia, fue la ausencia de publicidad en las camisetas de los dos equipos. Y no es que no hubiera interesados en mostrar su marca en semejante acontecimiento. El tema radicaba en el patrocinador oficial, que al poner toda la teca necesaria, se daba el lujo de no permitir otros anunciantes en la indumentaria de los equipos.

El primer cuadro argentino en llegar a Tokio fue Independiente, en 1984, aunque en ese caso no hubo necesidad de hacer modificaciones en la camiseta, que hasta ese momento segu√≠a virgen de chivos. Reci√©n al a√Īo siguiente comenzar√≠an a usar Mita.

En 1985 el que disputó la Intercontinental, luego de haber ganado la Libertadores, fue Argentinos Juniors. El Bicho, que por esos días usaba el auspicio de 7Up, debió utilizar una camiseta genérica de adidas, que ni siquiera tenía escudo. Para consuelo del team de La Paternal, algunos jugadores de Juventus terminaron levantando la copa con esas casacas.

Un a√Īo despu√©s ser√≠a el turno de River Plate. El conjunto que dirig√≠a el Bambino Veira gan√≥ su primer t√≠tulo mundial ante el Steaua Bucarest, ateni√©ndose a las reglas de la competici√≥n. De esa manera, la empresa de neum√°ticos Fate se tuvo que quedar con las ganas de salir a la cancha.

Despu√©s de 8 a√Īos, V√©lez fue el que tom√≥ la posta de los argentinos en Tokio. Con los goles de Asad y Trotta, El Fort√≠n derrib√≥ el imperio del Milan en 1994 y se mostr√≥ ante el mundo con su casaca limpia, sin la firma Samsung en el pecho.

Para la Intercontinental de 1996, adidas sacó a la venta la nueva casaca de River. Claro que la versión que se conseguía en las tiendas, no era la misma que el Millonario terminaría estrenando ante la Juventus. La diferencia estaba en la ausencia de la marca Quilmes.

En la Recopa

La Recopa Sudamericana también adoptó la modalidad de las camisetas limpias. No en su primera versión, pero ya sí en la segunda, la que disputaron Boca y Atlético Nacional de Colombia, en Miami, allá por 1990. En ese entonces, El Xeneize lucía el sponsoreo de Fiat, pero no lo pudo exhibir ese día.

En 1995, Independiente y Vélez tuvieron que viajar hasta Japón para tratar de conseguir un trofeo perteneciente al continente sudamericano. Una cosa insólita, pero no menos real. Allí el Rojo (ganador de la Supercopa) venció 1 a 0 al Fortín (ganador de la Intercontinental), en otro duelo de equipos sin anunciantes: ni Ades, ni Mazola.

Un a√Īo m√°s tarde Independiente volvi√≥ a salir a la cancha con la camiseta sin auspicio, en la derrota 4 a 1 ante Gremio, en Kobe. Y en 1997 fue V√©lez el que obtuvo el t√≠tulo en Jap√≥n, venciendo por penales a River. Y el logo de Quilmes no apareci√≥.

Hacia finales de siglo, la costumbre qued√≥ en desuso. Real Madrid y Vasco Da Gama, en la Intercontinental de 1998, fueron los √ļltimos clubes en jugar una final despojados de la publicidad, sepultando una era que a√ļn extra√Īamos, aunque nos haya hecho levantar temprano.

Fuera de Stock: Argentinos Juniors local en Miami (1995)

12 septiembre 2013

Que la d√©cada del ’90 ha dejado m√°s sinsabores que alegr√≠as no es ninguna novedad. Aquel simpatizante de Argentinos Juniors que sobrevivi√≥ a todo lo acontecido entre 1993 y 1996 puede darse por satisfecho. Y ponemos especial √©nfasis en estos tres a√Īos porque ocurri√≥ de todo. Desde salvarse del descenso ante River, en la √ļltima fecha del Clausura ’93 (situaci√≥n en la que Argentinos no estaba desde 1982), hasta terminar perdiendo la categor√≠a a mediados de 1996, habiendo pasado por ser locales en la provincia de Mendoza durante un a√Īo. En el medio est√° el oasis del Apertura 94, donde se estuvo cerca de la haza√Īa.

El inicio de la temporada 95/96, como ya era costumbre en aquellos tiempos, para Argentinos se dividía en el torneo local y la competencia internacional que correspondía a la Supercopa Joao Havelange, torneo creado en 1988 y que disputaban todos los campeones de la Copa Libertadores de América. En las primeras tres ediciones Argentinos tuvo tareas destacadas, siendo la mejor la de 1989 donde llegó hasta semifinales. A partir de 1991 ya no se le dio la importancia que merecía y la consecuencia fue permanentes eliminaciones en primera fase hasta 1996, inclusive. Esta copa se dejó de jugar tras la edición de 1997.

Vaya si no era prioridad para Argentinos, que la edición de 1995 decidió cambiar de escenario para hacer las veces de local. En esos momentos el club no contaba con terreno propio de juego, pero nada hacía suponer que se iba a recibir a Atlético Nacional de Medellín en Estados Unidos. El partido se disputó en el Estadio Orange Bowl de Miami y las cosas comenzaron bien ya que a poco de iniciado el partido Argentinos se puso en ventaja con este gol de Víctor Hugo Ferreyra.

Si bien las im√°genes no son las mejores, se puede apreciar claramente las l√≠neas de f√ļtbol americano, un terreno mucho m√°s angosto que el del f√ļtbol que solemos ver en canchas argentinas. En el complemento Atl√©tico Nacional de Medell√≠n se hizo due√Īo de las acciones y dio vuelta el marcador gracias a los tantos anotados por Aristiz√°bal, Mosquera y √Ālvarez.

Aquella tarde de sábado, el Argentinos dirigido por el Pato José Omar Pastoriza alineó a Damián Maltagliatti; Fernando Batista, Sebastián Pena, Rolando Schiavi y José Manuel Fernández; Juan José Cardinal, Leonel Gancedo (reemplazado a la media hora del segundo tiempo por Sergio López), Leonardo Asencio y Leonardo Mas; Víctor Hugo Ferreyra (promediando el complemento ingresó Cristian Zermattén) y Eduardo Bennett (faltando 10 minutos lo reemplazó Rubén Bernuncio).

Tras la derrota, Pastoriza se mantuvo un partido más en el cargo de DT para luego renunciar e irse a dirigir a la Selección de Venezuela. Se hizo cargo del plantel -en su tercer ciclo en el club- Roberto Marcos Saporiti, pero no pudo dar vuelta la historia, ni en el torneo local, donde a Argentinos las cosas le fueron bastante mal para terminar en la antesala del descenso, ni en el torneo internacional que disputaba, ya que la revancha en tierras colombianas finalizó 2 a 1 a favor de Atlético Nacional.

Publicado originalmente en ¬ŅTe Acord√°s, Bicho?

Fuera de stock: Maradona en el F√ļtbol R√°pido (1994-1995)

Mucho antes de que el Showbol le diera la oportunidad de seguir siendo idolatrado dentro de un rect√°ngulo de juego, Diego Armando Maradona fue part√≠cipe de otro espect√°culo en espacios reducidos: el F√ļtbol R√°pido. Su experiencia fue corta, pero no menos interesante. Repasemos el paso del Di√© por esa especialidad.

Hab√≠a terminado el Mundial de USA ’94 y el futuro de Maradona, como muchas otras veces, era bastante incierto. Adem√°s de las piernas, le hab√≠an cortado la posibilidad de jugar profesionalmente al f√ļtbol durante 15 meses. Demasiado tiempo para un tipo que ven√≠a de demostrar que a√ļn le quedaba algo m√°s de cuerda.

A pocas semanas de haber sido sancionado, el Diego reapareci√≥ en el programa Ritmo de la Noche, actuando para Argentina en los t√≠picos partidos de 4 contra 4. ¬ŅEl rival? Nada menos que el Brasil de Taffarel, Branco, Dunga y Bebeto, que ven√≠an de levantar la Copa del Mundo.

Ese partido le hizo ver a Diegote que pod√≠a seguir en actividad, aunque s√≥lo fuese jugando partidos amistosos y en otro formato. Por supuesto que la exigencia era otra. ¬ŅPero qu√© mejor para un jugador que a esa altura buscaba m√°s privilegios y menos obligaciones?

Durante el segundo semestre de ese a√Īo, Maradona hizo de todo. Adem√°s de disputar partiditos en varias partes del mapa, tambi√©n se hizo tiempo para debutar como director t√©cnico en Mandiy√ļ de Corrientes. Y al mismo tiempo, casi, le surgi√≥ la posibilidad de participar de otro Mundial ’94.

La FIFRA (Federaci√≥n Internacional de Futbol R√°pido) se hab√≠a fundado un par de a√Īos antes por la negativa de la FIFA a la hora de incorporar un f√ļtbol sobre c√©sped sint√©tico y sin laterales ni c√≥rners. Fue as√≠ como se plane√≥, para 1994, el primer Mundial de la especialidad en Pachuca, M√©xico. ¬ŅHab√≠a algo mejor que tener a Maradona para promocionarlo? S√≠, dos Maradona.

Tanto Diego como su hermano Lalo formaron parte del elenco nacional, que utilizaba la misma camiseta adidas pero con el escudo de la Federaci√≥n Argentina de F√ļtbol R√°pido. Adem√°s, el plantel contaba con otras viejas glorias, como Carlos Randazzo y Juan Amador S√°nchez. Equipazo (?).

Pese a las lucidas victorias ante Suiza (6 a 3) e Ir√°n (6 a 4), el conjunto albiceleste cay√≥ 4 a 3 ante Brasil en el √ļltimo partido y el Diego vio c√≥mo otro Mundial se le escap√≥ de las manos. Para calmar tanto dolor (?), termin√≥ poni√©ndose el buzo de director t√©cnico de Racing.

En abril de 1995, el novedoso deporte volvi√≥ a aparecer en la vida del Diez, cuando la selecci√≥n argentina particip√≥ de la Copa de las Am√©ricas en Coconor, con transmisi√≥n de Canal 9. Tras haber apabullado a Uruguay (9 a 2) y haber derrotado a Estados Unidos (9 a 3), el equipo nacional cay√≥ ante M√©xico por 4 a 3 y sum√≥ otro fiasco, el √ļltimo de Maradona en la especialidad.

Al f√ļtbol r√°pido, ni hay que aclararlo, se le escap√≥ la tortuga.

Fuera de stock: Patoruz√ļ futbolista

Puede llegar a pasar que entresemana, mientras mir√°s un partido de competiciones sudamericanas, Mariano Closs alg√ļn relator pierda la cordura ante cierto voluntarioso jugador al grito de: ‚Äú¬ŅQu√© le pasa a Bilos fulanito? ¬ŅSe cree Patoruz√ļ?‚ÄĚ, lo cual genera la autom√°tica desorientaci√≥n de los Niembros miembros de la familia con menos de dos d√©cadas de vida. As√≠ y todo ¬Ņde d√≥nde surge el concepto de creerse Patoruz√ļ?

Primero y principal, Patoruz√ļ es un personaje de historietas argentino creado en 1928 por Dante Quinterno. Sindicado como El √öltimo de los Tehuelches, representaba a la justicia a ultranza, a la bondad y a la ingenuidad todo en un mismo envase, casi como Pepe Romero. Su primera aparici√≥n fue como personaje secundario en la tira Las Aventuras de Don Gil Contento publicada, ese mismo a√Īo, por el desaparecido Diario Cr√≠tica.

Con varios cambios en la est√©tica y en la personalidad del personaje, y tras pasar por los diarios La Raz√≥n y El Mundo, Quinterno se llev√≥ al Indio al semanario Mundo Argentino, junto a su otra gran creaci√≥n: Juli√°n de Montep√≠o, despu√©s rebautizado como Isidoro Ca√Īones (El Padrino).

Brillando con luz propia y con varios hitos en su haber, como por ejemplo anuarios recopilatorios desde 1937, una pel√≠cula en 1942 (“Upa en Apuros”) y la aparici√≥n de “The Adventures of Patoruz√ļ” en el diario P.M de New York, en el a√Īo 1956 “Las Andanzas de Patoruz√ļ” se convirti√≥ en una tira mensual y luego, a ra√≠z de su popularidad exponencial, se transform√≥ en una publicaci√≥n quincenal.

Y as√≠ fue como en 1964, El Cacique incursion√≥ por primera vez en el ambiente del f√ļtbol. En el n√ļmero 116 y bajo el t√≠tulo de ‚ÄúLa Copa del Mundo‚ÄĚ, Patoruz√ļ protagoniz√≥ una historia que iba a quedar grabada a fuego en el inconsciente futbolero colectivo nacional.

Simb√≥licamente, los personajes principales eran invitados a unirse a la delegaci√≥n argentina. Patoruz√ļ como jugador, su hermano Upa como mascota Garc√© como dealer y El Padrino como aguatero. En una historia repleta de intrincados misterios y emulando a Branco, los jugadores argentinos beb√≠an del saboteado bid√≥n de Isidoro y ca√≠an todos intoxicados quedando una sola opci√≥n de recambio: ¬°El mism√≠simo Indio, Canejo!

Enfrent√°ndose √©l s√≥lo al equipo rival y encima sin aditivo, nuestro h√©roe consegui√≥ una c√≥moda victoria por 23 a 0. Pero adem√°s de atajar, gambetear y tocarle la concha a Florencia Raggi marcar goles de todos los colores, Patoruz√ļ cre√≥ un t√©rmino que se iba a trasladar, s√ļbitamente, de la tinta a la tribuna: Tirar los centros e irlos a cabecear. Aquella figura ilustrativa naci√≥ en las p√°ginas de esta historieta.

Hacía principios de los 70, Dante Quinterno se tiró a chanta cansó de hacer guiones originales y todo lo que se publicó de ahí en más fueron reediciones de las historias de los 60, por lo cual la aventura futbolera volvió a ver la luz infinidad de veces más aunque, obviamente, con un sutil cambio de títulos.

‚Äú!!Superfutbol!!‚ÄĚ (1979), ‚Äú¬°Tatatata! ¬°Goooool!‚ÄĚ (1989) y ‚ÄúGoleada Tehuelche‚ÄĚ (1994) eran la misma historia con peque√Īos cambios en los di√°logos y en los dibujos, la cual lleg√≥ a la casa de los Closs las diferentes generaciones de argentinos.

Una menci√≥n especial merece la historia ‚ÄúEl F√ļtbol del Demonio‚ÄĚ, en donde Patoruz√ļ se meti√≥ con el flagelo de la violencia en las canchas. Aunque us√≥ sus pu√Īos para dirimir cuestiones de tabl√≥n y pareci√≥ salir victorioso, esa cruzada El Indio la perdi√≥ por goleada.

Obvio, los golpes no conducen a nada. Hubieras probado inventando una tarjeta de dudosa utilidad y oscura subvenci√≥n para censar y reconocer a los barrabravas. Aunque pens√°ndolo bien, insinuar en acabar con la violencia con un simple padr√≥n es un gui√≥n de lo m√°s berreta e inveros√≠mil. Amalaya…

 Page 1 of 12  1  2  3  4  5 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse