Indulto Navideño

Llega la navidad y nada mejor que poner la foto de un árbol nos ponemos buenos, algo que sucede muy pocas veces al año, por no decir nunca. Es por eso que estamos todos aquí reunidos (?) para el clásico indulto navideño, ese que perdona a aquellos que están injustamente homenajeados en el sitio.

Después de evaluar varios reclamos, decidimos indultar al que, creemos, más méritos había hecho en el último tiempo. El Flaco Hernán Boyero, incluído alguna vez acá por su corto paso en Primera y sus excelentes declaraciones, ganó cotidianeidad con su regreso al país, de la mano de Caruso Lombardi. Como si fuera poco, tuvo un semestre bastante bueno, con 6 tantos en 16 partidos.

Es cierto que su historia de vida y el bondi 133 lo convierten en un jugador clase B, pero pesa mucho más su actualidad, esa que va en contra de los cánones del sitio. Con un tipo haciendo goles en Primera, el “Uh, ¿te acordás de…?” pierde vigencia. Indulto para Boyero.

Pueden sugerir otros nombres durante las próximas horas. A lo mejor el calor del 24 nos da otra sorpresa. ¿Quién sabe?

Indulto Navideño

Un clásico de todos los años. Llega la navidad, se nos afloja el corazón (?) y hacemos el indulto navideño, ese que perdona a aquellos que están injustamente homenajeados en el sitio. Arrancamos con uno al que le debíamos este trámite hace rato. Pueden sugerir otros nombres durante las próximas horas. Eso no quiere decir que les demos bola. Como habrán visto en el video, muchas veces el regalo de navidad no es lo que esperamos (?). ¡Felicidades!

Sergio Plaza: demasiados partidos en Primera y en el ascenso. Un jugador regular que pasó por varios equipos. Perfil bajo, pero no baldosero.

Puden sugerir otros indultos durante las próximas 48 hs. Quizás sumemos alguno a la lista. ¡Feliz navidad!

Indulto navideño

Lo de siempre. Llega la navidad y nos ponemos más maricones que de costumbre. En apenas un día pretendemos ser lo bondadosos que no fuimos en el resto del año. Y bueno, como resultado aparece el perdón a aquellos que están injustamente homenajeados en el sitio. El indulto.

Matías Urbano: Dos goles de rabona que dieron la vuelta al mundo abrieron la polémica. Por un lado, están los que dicen “con esos golazos merece que lo saquen de la página“. Por el otro, aquellos que sostienen que esas jugadas reafirmaron su condición de baldosero. Así de extremistas. Y la verdad es que ni una cosa ni la otra. El hecho puntual de una rabona (o dos) no decide su baldoserosidad, pero la acumulación de partidos y momentos de fama lo alejan del concepto que alguna vez lo incluyó en este espacio. Se lo ganó con el tiempo. Fuera.

Diego Rivarola: En Argentina no hizo demasiado, es cierto. Pero detrás de la Cordillera hizo más de 100 goles con la Universidad de Chile. Su condición de ídolo, pero fundamentalmente su extensa carrera en el extranjero, le sacan peso para considerarlo baldosa. Chau.

Puden sugerir otros indultos durante las próximas 48 hs. Quizás sumemos alguno a la lista. ¡Feliz navidad!

Pedí lo que quieras

gordodenavidad

Un clásico del sitio: el indulto navideño. Hay algunos jugadores que están injustamente homenajeados en la Baldosa, por eso aprovechamos la fecha para otorgarles el perdón de Santa Closs (?). Con ustedes, los nuevos indultos:

Rodrigo Marangoni: si bien es cierto que su carrera en la Primera División de Argentina fue insignificante, hay otros factores que lo salvan de la condena. Sumó varios partidos en el ascenso y, como si fuera poco, marchó al exterior y la rompió, con el Atlético Huila y el Deportes Tolima. Fuera de aquí (?).

Matías Pérez García: un típico jugador del ascenso que incluso ahora demuestra su talento en la máxima categoría. Estuvimos mal en postearlo. Lo reconocemos. No nos peguen (?).

Puden sugerir otros indultos durante las próximas 48 hs. Quizás sumemos alguno a la lista. ¡Feliz navidad!

Brinde con Marchant, festeje con Tuca (?)

indultonavidad2009

Una costumbre para esta época del año. Nos ponemos sensibles, nos dejamos llevar por el clima festivo/pelotudísimo de la navidad y terminamos perdonando a aquellos que están injustamente homenajeados en el sitio. Con ustedes, los nuevos indultos, que tampoco son taaaantos:

Julio Marchant: Símbolo del tipo que pudo reinventarse. Parecía que su carrera estaba acabada, luego de sus pasos poco afortunados por Racing, Unión, Portugal y México. Pero explotó en Uruguay y regresó a la Primera División de la Argentina, donde fue campeón con Banfield. Hasta le perdonamos el gol que erró ante Newell’s. No, mentira, eso no. Pero el Sapo ya no es baldosero.

Mauricio Risso: Si bien no fue un crack, el Tuca tuvo una carrera aceptable que luego, a fuerza de betocarranceo feroz, terminó empañando un poco la imagen que supo dar en Colón. No es baldosa.

Puden sugerir otros indultos durante el día. Igual no prometemos nada. ¡Feliz navidad!

Indulto VIII

carusoudinese

Esta nueva entrega de los indultos trae algunas buenas noticias para los viejos seguidores que siempre tienen el reclamo en la punta de los dedos (?). En primer lugar, no vamos a borrar los posts de los jugadores perdonados, sino que pasarán a formar parte de la categoría “indultos” para que las generaciones futuras tengan memoria y no comentan los errores del pasado (?). En segundo termino, abrimos la pendiente causa Walter Gastón Coyette y nos sigue generando tantas dudas que decidimos iniciar una compulsa popular. Ahora ustedes, mouse en mano, tendrán la posibilidad de elegir durante una semana el destino del ex Huracán. ¿Se queda en la baldosa o se va?

coyettewalter

encuestacoyette

RESULTADO: Coyette es baldosero.

Ahora sí, los indultos:

Leandro Caruso: ya venía acumulando méritos desde hace tiempo. Volvió a la Primera División y en buen nivel, consiguiendo una transferencia al Udinese de Italia. Chau, Leandro. La rompiste.

Pedro Perico Ojeda: su posteo se produjo ante la ausencia de uno de los admins más severos (?), que nunca se enteró (o no se quiso enterar) de tamaña publicación. A propósito de Perico…¿alguien sabe cómo le fue en las elecciones?

El Colo Zuleta: le pifiamos, hay que reconocerlo. Jugador de ascenso, sin fama ni demasiado recorrido en primera. No es baldosa.

Jorge Cruz Cruz: Mas allá de su exceso de partidos, anduvo bastante bien y marcó muchos goles. Lo dejábamos en la página por una cuestión melancólica, porque no hay muchos registros del Negro en la web. Pero ahora que decidimos no eliminar los posteos, ya no tiene sentido seguir negando el indulto.

Indulto merecido

indultomariscal

Empezó casi como un juego. Lo posteamos en diciembre de 2007 y él, lejos de enojarse con el sitio, se enorgulleció de su homenaje y prometió seguir peleando para ganarse el indulto.

A mediados de 2008 se incorporó a Unión de Mar del Plata, equipo que recién había ascendido al Torneo Argentino B. Pocos creían que ese mismo grupo de pibes, más el aporte de Di Bártolo y la eterna cuota goleadora de Leo Serfaty, podía llegar a lograr el segundo ascenso en apenas un año.

En los últimos meses intercambiamos algunos mensajes con Juan Di Bártolo, a quien le hicimos una promesa: si ascendía al Argentino A lo indultábamos. Él cumplió, nosotros también. Las ganas, el sacrificio y sobre todo la buena onda, hicieron posible este caso inédito en la historia de la baldosa. No se crean que a partir de ahora vamos a indultar así nomás por pedido de los jugadores. Eso se gana en la cancha, como lo hizo El Mariscal.

Próximo indulto general: a fin de mes. Pueden sugerir nombres. Ahórrense el de Leandro Caruso porque ya lo tenemos agendado.

Zuleta Juan Carlos

indultado.png

zuleta.jpg

Juan Carlos Zuleta (el Colorado)

Importantes (?) y detallados estudios hechos en el Viejo Continente plantean la posibilidad de que alguien que sienta culpa pueda regresar al lugar del crimen. Seguramente lo único que faltó para poder asegurar ésto con todas las letras es revisar un poquito la carrera futbolística de Juan Carlos Zuleta.

Volante ofensivo de 1,63 de altura, nuestro homenajeado nació el 28 de febrero de 1980 en Florencio Varela y se inició en el fútbol defendiendo los colores de Defensa y Justicia (1998/2002) en la B Nacional. Esos cuatro años se le fueron volando al momento de encontrarse con una oportunidad impensada. Es que una oferta para incorporarse a préstamo por seis meses al FC Kärnten de Austria cayó a la velocidad de un rayo y lo obligó a tomar una rápida decisión. El 21 de mayo de 2002 se cerró la operación y el 31 ya estaba instalado y entrenándose con el resto del plantel.

La experiencia fue enriquecedora pero una opción de compra de 250.000 dólares le puso freno al sueño europeo del Colorado. A su regreso al país recaló en Arsenal (2003/2004). Allí, de la mano de Burruchaga como director técnico, jugó sus únicos 7 partidos en la Primera División del fútbol argentino. El debut fue el 2 de agosto de 2003, cuando por el Apertura el Arse empató con Talleres 1-1 en cancha de Racing. Su ingreso reemplazando cerca del final al argentino que brilla en EEUU y analiza a Beckham marcó una constante en su paso por los de Sarandí. Ya que poniéndonos rigurosos, lo de que jugó siete partidos es una forma de decir porque siempre entró en los instantes finales para completar un total de 103 minutos en cancha. Sin embargo, la alegría de haberse enfrentado en un campo de juego con jugadores de Boca, River e Independiente no se la quita nadie.

Tras dejar atrás a compañeros de ruta como Martín Vilallonga, Víctor Molina y Matías Manrique reincidió en Defensa y Justicia (2004/2005). Pero la vida le puso nuevamente la oportunidad de emigrar. Y, obviamente, agarró viaje. Se fue a Deportivo Quito de Ecuador (2005). Su llegada fue muy bien recibida por el entrenador argentino Julio Assad: “…es chiquito, pero cómo corre…”.

Allí, el Colo no escatimó palabras en sus primeros días en Ecuador: “…creo que Dios nos ha compensado a los bajos de estatura con la habilidad y me parece que yo soy uno de ellos”. Pese a todo bajó a tierra al decir “…quiero retribuir la confianza que ha puesto la gente del Quito en mí. Sé que es un club que no ha llegado al campeonato hace varios años. Hay que agarrar confianza, recién me estoy instalando en esta ciudad. De a poco uno adquiere su nivel…”. Sin embargo toda la expectativa puesta en él no lo estresó mucho que digamos: “…me gusta jugar al tenis. Aunque no hay tiempo por esta profesión, uno se da modos para quitarse la presión y, a veces, se va a raquetear. Por supuesto, no lo hago profesionalmente como el fútbol…”.

A la hora de los bifes (?) hay que reconocer que futbolísticamente la cosa fue floja. Por eso se volvió a la Argentina para insistir con un tercer ciclo en Defensa y Justicia (2005/2006). Luego pasó por Almirante Brown (2006), hizo dos goles y se topó con una jugosa oferta para formar filas una vez más en el FC Kärnten (2007). Habían pasado cerca de cinco años, pero no lo pensó dos veces y regresó a Austria: “…ya hablé con los dirigentes de allá y está todo acordado. Me ofrecieron un contrato de un año, pero en principio voy a firmar por seis meses y después veré qué hago. La oferta es muy buena, además Austria es una vidriera importante, ya que estoy cerca de países como Suiza y Francia…”.

Jugó algunos pocos partidos y comprobó que, como vidriera, el fútbol austríaco deja bastante que desear. No le quedó otra que pegar la vuelta y cayó en el Sarmiento (2007) de Jorge Ginarte, manteniéndose en Junín hasta la fecha. Siempre y cuando no vuelvan a la carga los dirigentes del FC Kärnten de Austria.