Turrismo Aventura: Atlético Lagunero

Institución creada en 1996 que supo alcanzar la Segunda División del fútbol mexicano (o sea, la tercer categoría en importancia). Los comienzos del Atlético Lagunero fueron duros: además de tener otro nombre (en un principio llevaba la denominación “Tecos Cataluña”) no poseía estadio propio y recién en enero de 1998 se afianzó en el bajo Flores la ciudad de Gómez Palacio, al norte de México. Lo curioso es que lo hizo en un campo de béisbol, que fue especialmente refaccionado para que se pudiera jugar el deporte de Arriaga y Arriaga II (?). Ese año Los Lecheros consiguieron el ascenso a Segunda. Y de ahí no se movieron, alternando buenas y malas campañas. Apareciendo y desapareciendo de los primeros planos. O sea, laguneando.

Es menester que sea rock quede claro de qué hablamos cuando decimos “lagunero”. Nos referimos, en líneas generales, a aquellos vaivenes que tiene la vida, lo que hace que lo bueno aparezca en cuentagotas dentro de la monotonía diaria. Futbolisticamente hablando, entendemos el término como una manera de definir a jugadores con gran capacidad a la hora de tener la pelota en sus pies, pero que juegan cuando se les da la gana, mezclando unas pocas talentosas apariciones con largos pasajes de ostracismo.

Para ser más concretos, tenemos los ejemplos de Giovanni Hernández y su tocayo Moreno, exponentes puros de lo que es ser un jugador lagunero. Jugar de 10 en la Selección Colombia (?) es exclusividad de este tipo de futbolistas, si hasta el Pibe Valderrama podría llegar a incluirse dentro de estos. Polémico (?).

Argentinos que hacen o hicieron turrismo: El único compatriota que vistió sus colores fue Walter Ariel Vera, un delantero que acreditó un paso previo por Luján. También tuvo un entrenador de nuestras tierras: Guillermo Gómez Pereyra.

Probabilidades de baldosear en ese club: 0%, por una lógica razón: en 2009 el club fue desafiliado por una deuda con la Federación Mexicana de Fútbol y, aunque les correspondía volver a Tercera División, directamente desaparecieron. Esa costumbre tan típica del los equipos mexicanos y de Racing (?).

Jugadores que se hubiesen adaptado al perfil del club: hubiesen andado bien Rubén Capria, el Caño Ibagaza, Bichi Borghi, Damián Manso, Daniel Garnero, Máquina Giampietri, Equi Gonzalez, Leandro Gracián, Martín Morel, Darío Cabrol, Matute Morales, el Mago Ramírez el Rifle Pandolfi, Franco Cángele y siguen las firmas.

 

La Guía del Viaje Baldosero II: Camboya

Porque hay muchos destinos inexplorados aún por esos Robinson Crusoe que se dedican a chorear jugar alrededor del mundo, es que llega una nueva entrega de la Toedtli Planet, la guía del viaje del baldosero para que puedan analizar nuevos lugares donde desarrollar su arte.

Así es que llegamos a Camboya, un país asiático en el cual no hay argentinos desarrollando su actividad. Un país que fue marcado a fuego por Pol Pot (no es el tenor británico), donde sus Jemeres Rojos se cargaron en un genocidio a 2.000.000 de camboyanos -un cuarto de la población- en sólo cuatro años, entre 1975 y 1979, para ir logrando una sociedad más apta al comunismo y trasladando a todos los que vivían en las ciudades al campo hasta que tuvieron que huir hacia la selva y las ruinas que hay en Camboya.

Pol Pot se dedicó a asesinar a todos aquellos intelectuales, que para él eran básicamente todos los que sabían leer y escribir. ¿Datos de color sobre el dictador? Tenía un mapa de Camboya hecho todo de cráneos humanos. En Phnom Pehn, la capital camboyana, está “El Arbol de los Niños”. Eso que pareciera ser el nombre de un espectáculo infantil de Panam o de Piñón Fijo, era un realidad un árbol en el cual los Jemeres Rojos usaban a los bebés recién nacidos como bates de béisbol contra su corteza y arrojaban sus cadáveres a unas fosas. Un demente.

Ya han pasado varias décadas desde que Pol Pot cayó y después de una serie de golpes, amnistías y demás, Camboya es hoy una monarquía con democracia representativa y parlamentaria, en donde un rey y un Primer Ministro gobiernan el país. La moneda es el Rial que tiene el valor de un huevo duro. Un monzón suele azotar a Camboya cada seis meses como si fuera Alicia Muñiz. El 70% de los camboyanos tienen menos de 25 años, lo que deja ver a las claras que la están poniendo todos a lo bestia y que las mujeres son tan difíciles como hacer que la defensa de Boca pare a alguien.

Allá en Camboya es que está La Meftone C-League (Meftone es una compañía de celulares camboyana), torneo de fútbol formado por 10 equipos. Consiste en una primera fase donde juegan, ida y vuelta, todos contra todos. Los 2 últimos al descenso. Los 4 primeros pasan a la segunda fase, donde se enfrentan en partidos de muerte súbita y los ganadores juegan la final por la gloria: una copa íntegramente hecha de caramelos (este dato no habría sido chequeado).

Los equipos que integran la liga son:

Seguir leyendo

La guía de viaje del baldosero, volumen I

Tanto hemos lucrado con ellos que decidimos brindar un servicio a la comunidad baldosera informando de plazas aún no exploradas por nuestros jugadores que quieren seguir quemando cartuchos alrededor del mundo cuando se les cierran todas las puertas y no quieren resignarse al retiro.

En varios de estos destinos es probable que uno no cobre fortunas ni mucho menos y que las botineras no sean del todo agraciadas y tengan menos dientes que la Chimoltrufia, pero lo más importante es que van a conseguir la gloria de poder ser verdaderos Marco Polo del fútbol, abriendo nuevos mercados a sus compatriotas para que puedan seguir jugando, ganándose el pan, correteando botineras, conociendo otros objetos contundentes y recibiendo insultos en otros idiomas.

Alguna vez el Cholo Simeone dijo que había que jugar con el cuchillo entre los dientes, y nuestra primera plaza se trata de un lugar donde se juega con el machete entre los dientes y que produjo una matanza entre hutus y tutsis durante la década del ’90: la Rwanda Premier League. No será la liga inglesa ni la rusa pero al menos te va a servir para chapear con alguna botinera en Esperanto, diciendo que jugás en la Premier.

Lo mejor del fútbol ruandés es el juego limpio

La Premier League de Ruanda hace años que es dominado por APR FC que fue fundado en 1993 y desde 1995 hasta la fecha ganó 13 ligas´y 6 Copas de Rúanda desde el 2002 a la fecha convirtiéndose en el Boquita de Ruanda. APR quiere decir “Armada Patriótica de Ruanda” (Armeé Patriotique Rwandaise FC). Fue formado durante las negociaciones de paz por la guerra civil a principios de los 90’s por los miembros del Frente Patriótico de Ruanda (el RPF), un grupo de tutsis refugiados en Uganda. Los tutsis son una minoría que representa el 15% de la población de Ruanda a la cual los belgas le dio el poder al momento de la descolonización. La diferencia entre hutus y tutsis que generó un genocidio infernal fue hecha por cuestiones administrativas por la forma de la nariz y la altura de los ruandeses. Los belgas son los reyes mundiales de hacer cagadas en África. Después del genocidio del ’94 , el RPF liberó el país e metieron a Paul Kagame (al fin un político honesto… con su apellido) como Presidente en elecciones muy reñidas con el neoliberal Paulo Vicio que gritaba a los cuatro vientos que para que le alcance a gobernar el país necesitaba una bolsa. A partir de ahí pudieron jugar al fútbol tranquilamente.
Continuar leyendo

Turrismo aventura: Club Bochófilo Bochazo

No sabemos qué tenía en la cabeza quien le puso el nombre, tampoco sabemos qué tenía en la cabeza el socio número uno, ni el dos, ni los miles de socios que tiene a lo largo y ancho de la ciudad de San Vicente, en Santa Fe. Pero lo que sí tenemos es la necesidad de homenajear semejante idea con una pequeña semblanza de la historia del club.

Desde 2001, y tras una fusión con la escuelita de fútbol Sarmiento, el Bochófilo Bochazo comenzó a disputar oficialmente partidos de la Liga Rafaelina junto a equipos de la talla de Unión y Libertad de Sunchales o Deportivo Susana (!).

Actualmente juega en Grupo B de la Zona 4 y le va bastante bien, encabeza las posiciones en una zona muy disputada junto a Tiro Federal de Moisesville, La Hidraúlica y Deportivo Tacural. No tenemos puta idea para qué sirve ganar la zona, ni luego el grupo, ni siquiera la Liga.

¿Cuál es la ventaja comparativa entre jugar en el Club Bochofilo Bochazo o hacerlo en Deportivo El Soberbio, el Boching Club General San Martín de Angélica o en Tre Penne de San Marino? Los entrenamientos, sin dudas.

Pasamos a detallar un día en el Bochazo:

  • 8.00 AM      Suena el despertador. Ringtone: Bochín tirado desde metro sesenta.
  • 8.30 AM      Desayuno en la concentración. Mate cocido con bizcochitos, frente a la cancha de bochas mientras Don Asencio, Aristóbulo y Agapito discuten por centímetros (!).
  • 10.00 AM  Trote liviano. Entrenamiento con pelota, “no vale chumbar”, solo tirar un bochazo largo.
  • 14.00 PM   Tras una ducha colectiva los jugadores duermen una siesta reparadora. Algunos juegan a la play, pero el juego preferido de la mayoría es el Cerebrófilo magichazo.
  • 17.00 PM   No hay presupuesto para merienda, dos paquete de Pepas Futuro de kilo para la muchachada y a entrenar.

El técnico, filomenottista, les prohibe tirar bochazos. La comisión directiva tiembla. La barra, filoborrachista del tablonazo, interrumpe la práctica al grito de “jugadooooooores”, quienes empiezan a revolearla sin miedo, total su futuro está ligado al primer socio, aquel que puso la piedra basal de un porvenir lleno de pelotazos, rechazos, puntinazos y todo azo posible. Eso sí, con amor.

Argentinos que hacen o hicieron turrismo: Todos. También hay santafesinos (?), pero son los menos.

Probabilidades de baldosear en ese club: 0%. En el Bochófilo se bochacea o como mucho se bochofilea (?).

Jugadores que se adaptan al perfil del club: Sino decimos Ponce, Bochini y Maschio se va a llenar de comentaristas ad hoc. Mauro Laspada, Walter Luján y Walter Samuel, Alexis Ferrero y Mefístoles Páez no pueden faltar.

Turrismo aventura: CD Parrillas One

Alberto Chirola Rodríguez podría ser, tranquilamente, amo y señor de este maravilloso equipo hondureño, dueño de todas las miradas en los terceros tiempos y concentraciones, apasionados por el metegol, ping pong y torneos interclubes de truco y cualquier otro tipo de competencia de fuste, entre las que se encuentran, sin dudas, los campeonatos de morrón asado y choribailarín.

La historia del Club Deportivo Parrillas One es intrascendente, salvo por el casiascenso a la máxima categoría a fines de 2010. Los periódicos hondureños dan cuenta de un tejemaneje grondonesco en la designación de quienes juegan en la A y en la B (Dani, no, no te podés mudar de continente) y quizás en este temporada no actúe en primera (o sí, hay que preguntarle al ferretero).

El estadio Francisco Morazán, donde juegan de prestado, albergó grandes conciertos de artistas internacionales tales como Daddy Yankee, Marco Antonio Solís o Vilma Palma e Vampiros (!) y los partidos de los Racing e Independiente hondureños: Marathón y Real España. Para poner blanco sobre gris (porque el fobal hondureño no llega a tanto) uno de los máximos goleadores de la historia es Danilo Tosello y el equipo clasificó a dos mundiales; en Sudáfrica logró un punto al igualar con Suiza y tan solo perdió 0-2 con el luego campeón, España. A nivel continental, los clubes hondureños tienen dos copas de la Concacaf (ambas veces ganó Olimpia) y están por debajo de Surinam (!) y El Salvador.

Luego de este prefacio intrascendente, hablaremos de algo muy útil a la hora de pensar en buscar destino (turístico) para un jugador con poco espacio para mostrar sus cualidades: el fútbol hondureño, y en especial el Parrillas One.

Evidentemente el club fue fundado, no sabemos cuando, pero poco importa a la hora de cobrar en lempiras, comerte una baleada y poder viajar a conocer los Cayos Cochinos (?). Por ahora, y hasta que el presidente deje de patearle el escritorio al mandamás de la Avenida Roble (!), el club parrillero permanecerá en la segunda división. No hay datos sobre argentinos que hayan defendido los colores del equipo matarife (!), pero sí un valiente colega que juega en el ascenso, Patricio Negreira quien se desempeña en el Unión Ajax y puede ayudar a la adaptación, porque un chulengo patagónico no es facilmente reemplazable y el trenzado de un chinchulín a mil metros de altura no es lo mismo que hacerlo en un galpón de Los Polvorines.

Argentinos que hacen turrismo: Por suerte la bandera nunca se manchó (!).

Jugadores que se adaptan al perfil del club: Antes de escribir esto fui a confesarme tres veces, recé seis Idishe Mame, me comí 12 horas de meditación budista y leí los 7 libros de Stamateas; igualmente no pude resistirme. Cristian Fabbiani tiene un busto en la puerta con la inscripción “Gracias por mostrarnos el camino”. También podrían ir de cabeza Joselito Vaca, Claudio el novillo García, Marcelo Gordo Vega. Aclaración: el que hace un chiste con Ronaldo se come un bife (?).

Técnicos que se adaptan al perfil del club: Américo Rubén Gallego, Antonio Mohamed, Víctor Púa y Marcelo Bielsa.

Periodistas con posibilidades de cubrir los entrenamientos: Cecilia Bonelli. Y sí, lomo, nalga y pechito. All inclusive (!).

Probabilidades de baldosear en este club: Las mismas que comerte un paty en la Estación Km 34 del Tren Temperley-Haedo y no terminar hospitalizado.

Turrismo aventura: Tio Sam Esporte Clube

¿A quién se le puede ocurrir ponerle Tio Sam a un club de fútbol? Evidentemente a un tipo que está mal del marote, borracho o a un brazuca vende patria… y encima arleco.

La institución está ubicada en la ciudad de Niteroi, la hermana pobre y tonta de Rio de Janeiro, esa ciudad medio chota que está cruzando un puente (onda Neuquén y Cipoletti, pero con la diferencia que acá una tiene playa, historia, clubes de verdad y minas en bolas) y que parece la calle Warnes, pero a lo brasileño.

Fundado en 1990 tras la huída de sus dirigentes desde una favela carioca hacia la ciudad que los alberga actualmente, se llamó inicialmente Helénico y además de dedicarse al fóbal, vendían algunas sustancias actualmente prohibidas en casi todo el mundo, incluso esas inofensivas que consume Archubi.

Niteroi los recibió con los brazos abiertos y en breve comenzaron a destacarse; en 1995 ganaron el torneo de cuarta división estatal y al año siguiente el de tercera, pero se autodesafiliaron por problemas presupuestarios y por una grata sorpresa: en el futsal hacían capote. Ganaron consecutivamente los torneos estaduales de 1993 al 97 y repitieron en 2004.

Según el famoso (?) bloggero Harrison74 el Tio fue de los primeros clubes serios en materia de fulbito en cancha de mentirita, con concentración, gimnasio y hasta una chica para brindar servicios especiales a los jugadores. Pero parece ser que se cortó todo después del 11 de septiembre de 2001, cuando la embajada yanqui dejó de tirarles unos mangos, una coke y papas McCain. Los socios propusieron cambiarle el nombre, pero ningún gobierno aceptó darle guita a un club por ponerse “Chilotes”, “Paragua” o “Polacos roñosos”.

El equipo de los vendepatrias no tiene web, tampoco correo electrónico, pero sí un teléfono de uno de los fundadores, así que si ya no estás para correr 90 minutos, ni 100 metros de largo pero aguantás dos tiempos de 20 y la movés un poco, te pasamos el phone (21) 2628-0492 ¡Call US!.

Ah, ¿por qué le pusieron Tio Sam además de por vende patria y garcas? Porque según el grupete de fundadores, a los yanquis les va re bien, y les iba a traer suerte (!).

Argentinos que hacen turrismo: Algún hippie que se volvió caminando de Bahía, tras quedarse sin una tuca ni canutillos para las pulseritas.

Jugadores que se adaptan al perfil del club: Puff. Pablo Mastroeni a la cabeza; Mariano Pernía; Lucas Barrios; Mauro Camoranesi; Verón no, dólares no acepta.

Técnicos que se adaptan al perfil del club: Bora Milutinovic.

Probabilidades de baldosear en este club: La CIA no brinda esta información.

Turrismo Aventura: Hospitalet de España

Y acá nos tienen otra vez, como siempre, laburando para nuestros mejores amigos, los futbolistas (?). En esta oportunidad les traemos, a modo de muestra gratis, la radiografía de una institución que se adecua perfectamente a las nececidades de los jugadores con tendencia a lesionarse fácilmente. Con ustedes, el Centre d’Esports L’Hospitalet.

Situado en la ciudad catalana de Hospitalet de Llobregat, el club fue fundado en 1957 y desde entonces es un paciente ambulatorio de la Segunda División B Española, ya que bastante seguido baja hasta la Tercera e incluso hace mucho tiempo estuvo haciéndose atender en Segunda.

La camiseta, como no podía ser de otra manera, es blanca como un ambo (?) y tiene una banda roja, porque ponerle una cruz hubiese sido muy evidente. Igual está en el escudo, para los enfermos de los detalles.

Para que este parte sea lo más certero posible, nos tuvimos que infiltrar, claro. Y después de haberlo visto desde adentro podemos afirmar que el Hospitalet (pequeño hospital en catalán) cuenta con un modesto pero moderno estadio, en el que se destaca, más allá de los vestuarios y el resto de las instalaciones, su completa sala médica provista de todo lo necesario para el jugador afectado: medicamentos, hielo, gasa, vendas, bolsa de cebollas vacías para los jugadores que se lastiman la cabeza, la gotita, aerosol, pichicatas, rodilleras, tobilleras, musleras y hasta una silla de Rueda.

A la hora de las operaciones, el Hospitalet no duda. Hace un diagnóstico de la situación y llama a licitación para contratar lo que hace falta: arqueros que estén constantemente en guardia, hombres con las defensas bajas, volantes con asistencia y delanteros pacientes. En fin, si dejan pasar esta oportunidad son unos muertos.

Argentinos que hacen turrismo: los hermanos Juan Manuel y Lucas Viale Ochoa.

Jugadores que se adaptan al perfil del club: Cristian Bardaro, Luciano Figueroa, el Leche La Paglia, Julián Téllez y Gonzalo Rodríguez, entre otros.

Técnicos que se adaptan al perfil del club: no sabemos si se dedicó a la dirección técnica, pero el Chacho Claudio Cabrera sería bien visto.

Probabilidades de baldosear en este club: 95%, debido a las pocas chances de jugar con regularidad.

Turrismo Aventura: Tauro F.C. de Panamá

En esta olvidada sección que se resiste a morir, volvemos a la recopilación de chistes fáciles y lugares comunes para ocuparnos de un club perdido en el mundo y de paso robar un post.

En este laberinto de las instituciones aptas para baldoseros, nos encontramos con el Tauro Fútbol Club de Panamá y lo primero que se nos viene a la mente es la leyenda del Minotauro, pero a esta altura hacer chistes con animales y futbolistas sería muy sencillo, si hasta Leo Montero jode a Fabbiani. Entonces, dejemos a los que saben (?).

Después se nos ocurrió relacionarlo con los signos del zodíaco, de los cuales sólo sabemos que son 12 y el nombre de 5 ó 6. Casi empezamos a poner que en Gemini FC hubiesen andado bien los hermanos Ciglic y los Belforti; en Virgo F.C. algun hincha de Gimnasia y Esteban de León de Belgrano; en Libra F.C. Verón; y así hasta llegar a Cáncer F.C., donde se iría todo a la mierda. No hace falta.

Otra forma de encarar el post hubiese sido hablando de Los Caballeros del Zodíaco, pero acá lo que nos caga es el almanaque: no tenemos ni la puta idea de la historia como para robar una o dos oraciones. ¡Aguante Mazinger!

Entonces vamos a lo seguro. Dando a entender que Tauro Fútbol Club, fundado en 1984 y con el original apodo de “Los toros” es uno de los equipos más importantes de Panamá. La camiseta es similar a la de Juventus porque el fundador era fanatico de la vecchia signora y su clásico rival es Plaza Amador. Con esto es suficiente, terminó el post. Ah no, falta poner “tomar el toro por las astas” en algun lado, pero no sabemos dónde podria ir. Bueno, ya está.

Argentinos que hacen o hicieron turrismo: Seguramente alguno jugó acá. Matias Bernal (?) figura en wikipedia. También tienen un colombiano con el nombre Varcan Sterling. Muy groso.

Jugadores que se adaptan al perfil del club: Eduardo Tuzzio.

Técnicos que se adaptan al perfil del club: Diego Simeone.

Probabilidades de baldosear en ese club: Muchas menos de las probabilidades de que te empiecen a decir “cornudo”. Igual son bastantes.

Chistes obvios que nos quedaron por hacer: 0.