Steinert Damián

Héctor Damián Steinert (El Cachafaz)

Recién levantado de la siesta. Así parecía estar siempre Damián Steinert, un delantero paranaense que despertó entusiasmo y terminó envuelto en las sábanas de su propia pesadilla, babeando la almohada y posponiendo una y otra vez la alarma de su consagración.

Joven promesa, formó parte de una selección sub 17 de Tocalli y debutó con la camiseta de Newell’s Old Boys en el Clausura 2004, con apenas 18 años.  Y no solo eso: en el semestre siguiente pudo salir campeón de la mano del Tolo Gallego, en aquel equipo de Villar, Ré, Belluschi, Marino, Capria y Jardel (?).

Nunca pudo ser titular en ese torneo, pero de todas maneras se las arregló para disputar 10 encuentros y marcar un gol, en la victoria 3 a 0 ante Instituto. Fue su estreno como goleador. Y por supuesto que se emocionó.

Encarador por las puntas y habilidoso, no se destacó precisamente por su poder de gol. Apenas la metió 5 veces en 72 partidos en la Lepra (2004 a 2009), aunque también anotó 3 veces en la Copa Libertadores de 2006.

La poca eficacia, sin embargo, no fue el único factor que le jugó en contra a Steinert, ya que también sufrió lesiones de todo tipo a lo largo de su carrera. Desde distensiones, fatigas musculares y desgarros, hasta una operación en uno de sus hombros.

Después de su última temporada en Newell’s donde sólo jugó ¡1 partido!, extraño fue verlo como refuerzo de Racing (2009/2010), pedido por Ricardo Caruso Lombardi, que ya lo había dirigido en Rosario.

Jugar en La Academia, de todos modos, no se le hizo sencillo. Hizo su aparición, ingresando por Lucas Castromán, en la derrota 2 a 1 ante Independiente. En ese mismo Apertura 2009, ingresó en los segundos tiempos de otros dos partidos, ante River y Chacarita, pero otra lesión lo tuvo al margen el resto del campeonato. Muy pobre.

Pareció revivir en el verano de 2010, cuando finalmente pudo jugar 90 minutos en un clásico ante el Rojo, en el que metió 2 caños e hizo una rabona. Y aunque se sintió bien, tampoco se ilusionó demasiado, teniendo en cuenta sus antecedentes: “Cuando aparecí en Primera se habló muchísimo de mí. Y yo no estaba bien parado. No soportaba la situación, la presión. No era fácil. Yo recién meduré a los 21 años. Y al mes me jodí el pie y estuve casi ocho meses parado. Tuve una fractura en el escafoide y debí aguantarme siete meses sin jugar. Antes me habían operado de un hombro, después tuve lumbalgia y pubialgia. Fueron factores que me complicaron mucho cuando estaba en mi mejor momento. Llegué a pensar que nunca me iba a levantar”.

Y de hecho, no se levantó. Entró, como manotazo de ahogado, en 4 encuentros del Apertura 2010, pero nada pudo hacer para cambiar el destino de ese Racing de Claudio Vivas, que terminó siendo reemplazado por Miguelito Russo.

El siguiente destino de Steinert, créase o no, fue Bursaspor (2010), el campeón turco que se preparaba para jugar la Champions con otros argentinos como Leonardo Iglesias, Leonel Núñez, Federico Insúa y Pablo Batalla. La experiencia del ex  atacante leproso, no obstante, fue dura y se limitó sólo a la liga local, donde apenas disputó 3 partidos.

Ya para 2011 andaba medio perdido, pero lo volvimos a encontrar cuando se sumó a las filas de 3 de Febrero de Paraguay. Incluso, jugó un amistoso de pretemporada ante Newell’s, en el que hizo dupla ofensiva con Erwin Ávalos. Lo de ofensiva fue una exageración, por supuesto.

Cuando ya casi nadie preguntaba por él, en agosto de 2012 acordó de palabra su incorporación a Central Córdoba de Rosario, para jugar con Franco Costanzo en la Primera C, pero finalmente ninguno firmó.

Por último, a fines de 2014 lo buscó Atlético Paraná para formar parte del plantel de la B Nacional, pero no le interesó el proyecto.

A esta altura, ya nos hizo bostezar bastante. Verlo de nuevo en una cancha, hoy nos parece un sueño.

Futbolistas Argentinos Agremiados 3 – Asociación de Futbolistas Españoles 2 (1980)

faa

¿Maradona y Bochini jugando juntos? Se vio en el Mundial 1986, por ejemplo, pero también antes, en 1979, cuando Argentinos Juniors festejó su 75ª Aniversario y el Bocha fue invitado a formar parte del equipo de Diego. Apenas un año después, se volvieron a encontrar: fue en un amistoso entre un equipo de Futbolistas Argentinos Agremiados y la Asociación de Futbolistas Españoles.

Se enfrentaron el 24 de junio de 1980, en el estadio de Vélez, y los de acá vencieron a los de allá por 3 a 2, quedándose con la Copa Segundo Aniversario Mundial ’78. En la imagen, el primer gol del partido: pared Maradona – Bochini – Maradona, y a sacar del medio.

Argentinos Juniors celeste con sponsors brasileños (2011)

argentinosceleste2011

El regreso de Argentinos Juniors a la Copa Libertadores, después de 25 años, dejó varias perlitas en aquella edición de 2011. Podríamos mencionar la épica plantada de Sánchez Prette ante los brasileños del Fluminense, pero preferimos abordar lo que sucedió en el partido de ida, en Río de Janeiro, donde el Bicho utilizó una curiosa indumentaria celeste.

La camiseta, que había sido elegida por los hinchas como segunda alternativa, remitía a un modelo del mismo color que había sido usado en 1959 y 1960. Pero eso no era lo más llamativo.

Aquella noche en el estadio João Havelange, ante el Flu, el team de La Paternal lució dos publicidades extras, gracias al aporte de empresas locales que aprovecharon la ocasión. Una era una óptica, propiedad de Arione Diniz, un tartamudo que comenzando de la nada misma llegó a convertirse en el principal vendedor de lentes de Brasil. Tre tre tre tremendo emprendedor (?).

El otro anunciante fue una escuela de inglés dirigida por Fabiano Castro, un tipo que comenzó a estudiar el idioma para tener una salida laboral y terminó enseñándole lo que había aprendido a todo el país, a través de sus franquicias.

Fue así como Argentinos salió a la cancha: con dos parches gigantes de Óticas Diniz en el frente y el chivo de Minds English School en la espalda. Todo eso, sumado a los sponsors que el cuadro argentino ya contaba de antemano, hicieron de esa casaca celeste una pieza única.

fluminenseargentinos

Tanto es así, que en la revancha los auspiciantes extranjeros volvieron a aparecer, pero en la indumentaria blanca ya no tuvieron el mismo impacto. Y hablando de impacto…

Mal Pase: Bieler a Argentina (2010) y Ecuador (2012)

bielerecuatoriano

Ignorado por el pueblo futbolero argentino y comprobando aquello de que uno no es profeta en su tierra, el delantero Claudio Bieler tuvo que irse al exterior ganar prestigio. Después de un breve paso por Chile, desembarcó en Ecuador, el país le dio la posibilidad de hacerse un nombre a nivel internacional, cosechando títulos y distinciones con la Liga de Quito, entre 2008 y 2009.

Todos hablaban de Bieler, el 9 campeón de la Libertadores y goleador de la Sudamericana, pero pocos recordaban sus inicios en Colón y Atlético de Rafaela. Ahhh, ¿era argentino? Mirá vos.

bielerecuador

En Ecuador, mientras tanto, los medios comenzaban a preguntarse si era posible nacionalizar al atacante santafesino, que a sus 25 años miraba el Mundial de Sudáfrica 2010 como la gran oportunidad de su carrera: “Si existe la propuesta, aceptaría con honor porque en Argentina se vuelve complicado encontrar un espacio. Por eso, si me dan la oportunidad, aceptaré nacionalizarme”.

bielerracing

En enero de 2010, Racing sacudió el mercado de pases y contrató a Bieler para que tuviese su revancha en la Argentina. Le tiraron la 9 en un clásico de verano ante Independiente y respondió con un gol, justo cuando ya empezaban los murmullos. Ya con la 16 en la espalda, debutó oficialmente y marcó ante Rosario Central, en la 1º fecha del Clausura 2010. A esa altura, La Academia era Holanda del ’88 y Bieler era Marco van Basten. Pocos días después, perdieron con Colón y se comieron 4 con Arsenal, en el Cilindro. A Bieler ya lo puteaban.

Sin embargo, en esa mágica semana también sucedió algo insólito: para el amistoso preparatorio ante Jamaica, en Mar del Plata, Diego Maradona convocó a 18 jugadores, de los cuales 4 (Clemente Rodríguez, Enzo Pérez, José Sosa y Mauro Boselli) no podían jugar porque estaban disputando la Copa Libertadores. Bueno, un error, le puede pasar a cualquiera (?).

El DT de la Selección entonces llamó a otros 4: Ignacio Canuto, Jesús Méndez, Patricio Toranzo y…Juan Pablo Pereyra, que estaba lesionado. Había que reemplazar al lungo y la solución fue…convocar a Bieler, que por esos días ya no tenía ganas de ponerse ninguna casaca albiceleste  y seguía esperando un mensaje desde Ecuador. Sospechosamente, horas más tarde fue desafectado del seleccionado argentino por una lesión en el tobillo, aunque eso no le impidió seguir jugando en Racing.

Tras un breve y poco productivo paso por Newell’s, en julio de 2011 regresó a la Liga de Quito, con un plus: ya estaba nacionalizado, así que no ocupaba plaza de extranjero.  Esto, sumado a sus buenas actuaciones, puso nuevamente sobre la mesa el tema de su convocatoria al seleccionado tricolor, aunque el DT Reinaldo Rueda decía que el argentino aún estaba flojo de papeles: “Desafortunamente Claudio no ha estado en el proceso con nosotros, no tiene pasaporte, ni cédula ecuatoriana y además tiene un impedimento de reglamento”.

En realidad, el impedimento era por parte de la FIFA, que le exigía al jugador 5 años de residencia en el país adoptivo. De esa manera, el delantero se perdió de jugar un amistoso ante Chile, en los Estados Unidos, en agosto de 2012.

bielersueñoecuador

No obstante, el Taca sí viajó a USA al año siguiente, para sumase a las filas del Kansas City. Y desde ahí, siguió mandando señales para ser llamado de una buena vez a la Selección que siempre llevó en su corazón. ¿Le dieron bola? Claro que no (?), por eso ahora, mientras juega en Quilmes, se da cuenta de que la onda no pasa por ser argentino ni ecuatoriano…

Real Madrid 2 – River 3 (1961)

real madrid river

A mediados de 1961, el Real Madrid venía de coronarse como campeón de Europa, y ostentaba un largo invicto en su estadio Santiago Bernabeu. Allí llegó River, inmerso en una gira por el viejo continente que también incluiría partidos frente a Barcelona, Inter, Juventus y varios equipos más.

El 14 de junio de aquel año, el Millonario obtuvo un resonante triunfo al vencer a los Merengues por 3 a 2. El local formó con Alonso (Rogelio Domínguez); Miche, Santamaría, Casado; Pachín Vidal (Ruiz), Mateos, Herrera, Del Sol, Di Stéfano, Puskas y Gento. El visitante alineó a Carrizo; Rodríguez, Ramos Delgado, Echegaray; Varacka, Schneider, Pérez (Villagarcía), Moacir, Pepillo, Delem (Sarnari) y Roberto (Rojas).

En las imágenes, los tres goles de River: un par del brasileño Roberto y uno de su compatriota Delem, de penal. Para los de Madrid, marcó Alfredo Di Stéfano en dos oportunidades.

¡Ganate la camiseta de la selección!

camiseta-argentina-2015

En este campeonato, P&G, a través de las marcas Gillette, Ariel y Head & Shoulders, proveedoras oficiales de la Selección Argentina, celebra la pasión que los argentinos sentimos por nuestra camiseta y nuestros colores. Por eso, te regalamos la camiseta de la selección.

En los comentarios, contanos por qué te la merecés. El mejor comentario se la lleva.

* Válido solamente para Argentina

¿Querías más?

Gillette hizo una campaña que se llama “La Bandera de la Hinchada” en donde los hinchas mandaron sus mensajes de aliento para la selección y Gillette los imprimió en banderas gigantes de Argentina y los puso en la cancha durante el partido de despedida de la Selección que se hizo en San Juan. Además, grabaron un video viral del Kun Agüero respondiendo los mensajes de una manera muy copada, pateando con una pelota en un teclado gigante. ¡Miralo!

Y el ganador de la camiseta es…

mejorcomentariopyg

Gracias a todos por participar.