TOP 10 de posts por categor√≠a [#10A√ĪosBaldoseros]

No s√≥lo de baldoseros vive el hombre. Adem√°s de estos, la savia vital de nuestra industria (?), la pagina principal del sitio se alimenta de diferentes categor√≠as, que engloban un poco de todo, o mucho de algo, depende como se lo mire. Con motivo de este aniversario de aluminio (!) hemos seleccionado una decena de relatos de diferentes secciones (ojo, no est√°n todas) que, seg√ļn nuestra consideraci√≥n, son de los m√°s representativos:

¬ŅC√≥mo te dicen?: ‚ÄúFacebook‚ÄĚ Men√©ndez
Una categoría que tiene poco tiempo de vida y ya parece estar destinada al ostracismo. Con el objetivo de rescatar apodos curiosos, explicando sus orígenes y sus porqués, nos topamos con el ex delantero de Independiente y una infortunada historia producto de su errado manejo de las redes sociales.

DT Error: Ramón Díaz en el Oxford United (2004/05)
Si muchos futbolistas son acusados de ladrones, ¬Ņpor qu√© la misma acusaci√≥n no puede caer sobre los t√©cnicos? Eso s√≠: es necesario que lo hagan bien lejos, como para que no nos demos cuenta. Aqu√≠ recordamos los pasos sin suerte (salvo para sus bolsillos, claro) de entrenadores en equipos del exterior. No se salv√≥ ni Ram√≥n. Je.

Especiales: Katorosz Orestes
Todo lo que no sabemos d√≥nde mandarlo termina ac√°. Baldoseros pero no tanto, informes exclusivos (?), personajes curiosos. El primer texto de esta secci√≥n, all√° por junio de 2004, estuvo dedicado a quien, sin saberlo, se convertir√≠a en el padrino del sitio y autor del pr√≥logo de El Veraz del F√ļtbol, nuestro libro. No nos equivocamos.

imagen01

Fuera de stock: ‚ÄúLa jornada est√° aqu√≠‚ÄĚ
El lugar para los nostálgicos. Objetos de culto, modas pasajeras, personajes olvidados, rarezas, curiosidades, prácticas que quedaron en el olvido. Todo sirve. Nos costó elegir, pero terminamos quedándonos con un post que no nos cansamos de releer. Si no lo conocen, hágannos caso. Se van a encontrar con una joya.

osovioleta2.jpg

Juira Bicho: El Oso Violeta de la Nueva Seguros
Con la misi√≥n de publicitar una marca, sacarles una sonrisa a los ni√Īos, o distraer a la multitud mientras vuelan piedras de tribuna a tribuna; las mascotas son otro de los condimentos del f√ļtbol. Y nosotros las homenajeamos. Eso s√≠: siempre con respeto. No nos olvidemos que abajo del disfraz, hay un boludo una persona.

Ring Ring Balvorín: La Bestia Romero
Hace un a√Īo agrandamos el kiosquito y nos animamos a meter historias de boxeadores baldoseros, o con alguna vinculaci√≥n al f√ļtbol. En realidad, el que se anim√≥ fue Calala, nuestro especialista en la materia. En su debut, nos trajo la historia de un tipo que cuando no ten√≠a puesto los guantes, sal√≠a a meter ca√Īo. T√≠pico caso del noble deporte de los pu√Īos (?).

Son decisiones: El no gol de Bustos contra Racing (2008)
Con el objetivo de recopilar jugadas y situaciones insólitas que quedaron grabadas a fuego en nuestro inconsciente, abrimos este rincón allá por agosto de 2013. La idea gustó y los lectores se prendieron recordando momentos que marcaron un antes y un después en nuestras vidas. Por ejemplo, el yerro de Bustos en la Promoción 2008. Que lo digan los hinchas de la Academia, sino.

Turrismo Aventura: Camboya
Para el baldosero que no tiene donde caerse muerto sepa adonde parar, ideamos esta guía en la que proponemos los más variados destinos para que demuestre de que está hecho. Clubes insólitos, nombres absurdos y chistes obvios por doquier.

Under Ladrón: Romeo Kede
No s√≥lo los argentinos roban en el exterior: tambi√©n los de afuera vienen a hacerse unos mangos ac√°. Si tienen que pasear por el conurbano, no le hacen asco a las canchas del ascenso. Ni mucho menos a las del interior. Sino preg√ļntenle a este camerun√©s, que la pas√≥ b√°rbaro cuando estuvo en Mendoza.

Especiales: Tyson Caballero, un baldosero en Highbury

Hoy, con los preciosos ojos de los marplatenses y de los otros que tambi√©n osan llamarse como argentinos posados en Londres, donde el arquero Dami√°n Emiliano Mart√≠nez hace sus primeros cagadones palotes en el arco del Arsenal, vamos a recordar la historia de N√©stor Fabi√°n Caballero, aquel olvidado primer paraguayo argentino en firmar para los ‚ÄúGunners‚ÄĚ.

Nacido el 31 de enero de 1978 en Posadas (Misiones), este delantero comenz√≥ a sobresalir desde purrete por dos condiciones destacables: su potencia letal en el √°rea y su ce√Īo fruncido como quien est√° permanentemente olfateando un tanque atmosf√©rico. Esto le vali√≥ el apodo que lo acompa√Īar√° hasta el √ļltimo de sus d√≠as: ‚ÄúTyson‚ÄĚ.

Surgido en Guaran√≠ Antonio Franco, donde lleg√≥ a la Primera local siendo apenas un adolescente, Estudiantes de La Plata fue su pr√≥ximo destino, siguiendo los pasos de su coterr√°neo estrella: El Yerbatero Gonz√°lez. La historia de ninguno de los dos atacantes misioneros con El Pincha prosper√≥ y fue as√≠ como Caballero desembarc√≥ en su patria por adopci√≥n: Paraguay, para jugar en primer t√©rmino en Tembetary (1997) y luego en Cerro Porte√Īo (1997/98).

Sin ser nada del otro mundo, la correcta labor del Tyson en aquel Azulgrana que lleg√≥ a las semifinales de la Libertadores ¬ī98 sumado a un mercado ingl√©s que se estaba despertando de la siesta tras la sanci√≥n de la Ley Bosman, m√°s la decisi√≥n dirigencial por piratear otros tercermundistas que no fuesen solo africanos, alinearon los planetas y el d√≠a menos pensado Fabi√°n Caballero le estaba dando la mano a Arsene Wenger, el franc√©s m√°s afrancesado‚Ķ

Una vez en Londres, El Tyson se desayun√≥ con dos malas noticias. La primera: el ninguneo de su patria, que no le hab√≠a dado la m√°s m√≠nima relevancia a su haza√Īa. La segunda: la futura llegada de Nelson Vivas, mal sindicado ‚Äďhasta el debut de Dibu Mart√≠nez- como ‚Äúel √ļnico argentino en jugar en el Arsenal‚ÄĚ.

Tras algunas buenas actuaciones en el equipo reserva, donde lleg√≥ a anotar 8 goles, el 11 de noviembre de ese a√Īo, El Tyson hizo su debut como Gunner por la Cuarta Fase de la Copa de la Liga ‚Äďllamada en ese momento Whortington Cup- en un partido que qued√≥ grabado a fuego en el folclore ingl√©s, si es que eso existe: ‚Äúel inolvidable Arsenal contra Chelsea de 1998‚ÄĚ.

Aquella noche memorable en Higbury, el Arsenal formó con: Alex Manninger; Grondin, Vivas, Grimandi y Upson; Garde (Méndez), Huges, Ljumberg y Louis Boa Morte; Wreh y Bergkamp (Caballero). Por su parte, los dirigidos por Gianluca Vialli alinearon a: Kharine; Dan Petrescu, Lebouef (Lambourde), Duberry y Celestine Babayaro; Roberto Di Matteo, Goldbaek (Percassi), Gustavo Poyet y Nicholls (Clement); Tore Flo y el propio Gianluca Vialli.

¬ŅEl resultado? Un aplastante 5 a 0 a favor del Chelsea con un gol de Frank Lebouef, 2 de Gustavo Poyet y 2 de Gianluca Vialli. ¬°Si! ¬°El t√©cnico rival les marc√≥ dos tantos! La historia para Caballero arrancaba, cuanto menos, con demasiado olor a baldoseo.

Org√°smico cuando el relator nombra a “Cobaiero”.

Pese al revés inicial, el 29 de noviembre Caballero hizo su debut por la Premier League al ingresar a los 74 minutos por Fredrik Ljumberg en un empate 1 a 1 frente al Middlesbrough que contaba con Gary Pallister, el colombiano Hamilton Ricard y ese genio incomprendido llamado Paul Gascoigne, entre otros.

Inicia la jugada del gol y abraza a Anelka. Ojo, eh.

La √ļltima oportunidad para demostrar algo de nuestro ‚ÄúLucio Filomeno a la brit√°nica‚ÄĚ fue el 4 de enero de 1999, cuando vencieron como visitantes por 4 a 2 al Preston North End por la Tercera Fase de la F.A Cup e ingres√≥ en el minuto 70 por Alberto M√©ndez. Ah, y adem√°s le dio un pase gol a Emmanuel Petit para el tercer tanto de su equipo. Tras aquello, de vuelta a la reserva y a final de temporada pasaje de regreso al Paraguay‚Ķ

Tras un buen a√Īo en Sol de Am√©rica (1999/2000), donde marc√≥ algunos tantos y fue el centro de an√©cdotas del vestuario, el hecho de poseer la firma ‚ÄúArsenal‚ÄĚ en su curr√≠culum le allan√≥ el laburo a su representante, quien lo llev√≥ de vuelta a Gran Breta√Īa. Aunque esta vez no a Inglaterra sino a su liga sat√©lite (?): Escocia, donde form√≥ parte de aquel Dundee F.C con demasiado sabor a mate, dulce de leche y tango (2000 a 2005).

Si bien comparti√≥ plantel con Claudio Caniggia, no lleg√≥ a jugar con El P√°jaro por un peque√Īo detalle (?): durante unas vacaciones en Encarnaci√≥n, El Tyson recibi√≥ una paliza de una patota a la salida de un boliche que lo dej√≥ al borde de la muerte y, obviamente, sin jugar durante m√°s de un a√Īo.

Cuando Caballero volvi√≥ a las canchas, Caniggia ya hab√≠a puteado hasta al √°rbitro del Argentina ‚Äď Suecia (?). Igual, a lo largo de los a√Īos comparti√≥ estadios y whiskies con pr√≥ceres como El Beto Carranza, Juan Manuel Sara, el espa√Īol Javier Artero, El Beto Naveda, el rolinga Juli√°n Speroni y el rasta trinite√Īo Brent Sancho, entre tantos otros.

M√°s all√° de alg√ļn golazo y de una lesi√≥n que lo dej√≥ afuera de las canchas durante la temporada 2003/04, lo m√°s destacable de su estad√≠a en la tierra de El Jardinero Willie fue que el Dundee F.C debi√≥ vender su estadio para pagarle lo adeudado a Caballero y a otros valores del plantel. Sus √ļltimos partidos en aquella Liga fueron jugando el Torneo Relegation 2005 ¬ŅQu√© es eso? Algo as√≠ como nuestra vieja y querida Promoci√≥n. ¬ŅEl resultado? Descenso y el regreso de nuestro h√©roe a Am√©rica. Y mir√° que no cualquiera desciende en Escocia, eh‚Ķ

A todo esto, el tiempo compartido con uno de los baluartes de La Banda del Gol y El Toque, fueron toda una revelación y se ve que inspiraron a El Tyson, quien ahí mismo inició un betocarranceo feroz que lo llevó con pena y sin gloria por: Olimpia (2005), Tacuary (2006) Daejon Citizen de Corea (2007), Alki de Chipre (2007), Provincial Osorno de Chile (2008), Panachaiki Patras de Grecia (2009), Nacional de Paraguay (2010), Municipal de Guatemala (2011) y otra vez por Tacuary (2012).

Desde mediados de 2012, ‚Äúel segundo argentino que jug√≥ en el Arsenal pero al que nadie conoci√≥ ni conoce‚ÄĚ, forma parte del Deportivo Recoleta de la Tercera Divisi√≥n guaran√≠, donde hace las veces de jugador y t√©cnico, emulando lo que a finales del siglo pasado le vio hacer a Gianluca Vialli. ¬ŅY quien te dice que no le vaya bien imitando a aquel tano? Despu√©s de todo, Vin Diesel hizo lo mismo y hoy en d√≥lares sigue nadando.

De León Adrián

Adrián Javier De León

“Oy oy oy oy, oy oy oy oy, es el Cangrejo De Le√≥n”, cant√°bamos en los Encuentros Baldoseros de hace algunos a√Īos, extasiados por la aparici√≥n de Esteban De Le√≥n, alias CrotoRosarino, un hincha de Rosario Central bastante particular que en apenas tres semanas revolucion√≥ al Forito, gracias a sus comentarios xen√≥fobos y agresivos, llenos de furia e ignorancia.

Su figura fue tan importante, que en aquel momento le dedicamos un blog, le hicimos canciones, creamos personajes que interactuaron con √©l durante meses (tuvo sexo virtual, se cit√≥ a pelear con uno, recibi√≥ una propuesta de Farinella para trabajar en Ol√©), lo llamamos por tel√©fono a Funes (su pueblo), chateamos con sus compa√Īeros de rugby, le hicimos saber lo mucho que lo quer√≠amos, pero bolud√©andolo. No porque nos gustara hacer eso, sino porque se lo merec√≠a.

Todo eso pasó entre 2008 y 2009. Cangrejitis aguda, nos autodiagnosticamos. Estábamos enfermos y lo sabíamos. No podíamos parar de relacionar todo con el Cangrejo. Y justo cuando nos estábamos curando, en octubre de 2009, debutó en Rosario Central un tal Adrián De León. No era Esteban, pero compartían el apellido y la camiseta. Ese fue el clímax de nuestro fanatismo, pero también el comienzo del fin. Por suerte.

Su estreno en el Canalla se produjo en la victoria 2 a 0 ante Independiente del Torneo Apertura, cuando ingres√≥ por Gonzalo Castillejos. Rubio, derecho y parecido a De Narv√°ez, el sue√Īo de CrotoRosarino, parec√≠a hecho a prop√≥sito. Para colmo, jugaba de delantero y no la met√≠a nunca, como el mism√≠simo virgen de Funes.

Aunque un d√≠a, finalmente la coloc√≥ (el futbolista, obvio). Con el muslo, casi sin propon√©rselo, en su partido n√ļmero 20, hizo un gol en la victoria 2 a 1 ante Boca, en La Bombonera. ¬°Por fin!

A Adri√°n no le dec√≠an Cangrejo, le dec√≠an Pocho. Incluso ten√≠a un grupo de facebook llamado “xq le tenemos f√© a Adri√°n POCHO de Le√≥n”, que por supuesto nos encargamos de invadir. “Vamos Pochoo! q gol q metiste frente a boca”, fue la √ļltima publicaci√≥n. Ah√≠ se termin√≥ todo.

El pibito de Central jugó otros 5 partidos, pero no volvió a tener suerte. Es más, se fue a la B y nunca más pudo subir, haciendo mucho más complejo el seguimiento de su carrera, que recién estaba arrancando.

A fines de 2011, con pocas apariciones en la B Nacional, recibi√≥ una oferta para irse al f√ļtbol de Grecia, pero finalmente termin√≥ firmando con Uni√≥n de Mar del Plata (2012), equipo del Argentino A. ¬ŅLe fue bien ah√≠? Claro que no, pero enseguida pas√≥ a El Linque√Īo de Lincoln (2012/13), donde pudo jugar con su hermano Lucas, arquero formado en Central.

En el Argentino B, Adri√°n De Le√≥n hizo algunos goles y hasta se fue expulsado, pero a mediados del a√Īo pasado su equipo tuvo que dejar de participar en el torneo por problemas econ√≥micos. Toda la suerte, toda.

Desde hace un tiempo, ya no tenemos noticias del Pocho, pero tampoco sufrimos Cangrejitis, estamos m√°s tranquilos. Se√Īal de que todos maduramos, ¬Ņno?

Especiales: El hijo trucho del Palomo Usuriaga

16 octubre 2014

Carlos Albeiro Usuriaga

Esa brillante generaci√≥n de jugadores colombianos que hizo historia sin ganar nada en la primera mitad de los a√Īos 90, escupi√≥ hijos futbolistas que, dos d√©cadas m√°s tarde, intentaron y siguen intentando hacer su propio camino, incluso tomando el f√ļtbol argentino como trampol√≠n. No es casualidad, claro. La nuestra es la tierra del 5 a 0, aquel gran hit cafetero que nos marc√≥ para siempre. A nosotros, pero principalmente a ellos.

José Valencia, el hijo del Tren, pasó por Olimpo y actualmente viste los colores de Rosario Central. Sebastián Rincón trata de seguir los pasos de su papá, Freddy, con la camiseta de Tigre. Alan Valderrama se probó en Racing y en Platense, gracias al apellido de su padre; mientras que Carlos, otro descendiente del Pibe, juega en Colombia y luce la misma porra de rizos rubios. Y ni hablar de todos los parientes del Tino Asprilla que se han dedicado a esto, aprovechando el lazo familiar.

Otros hijos de cracks colombianos noventosos, como Luis Alberto Perea, Leo Stefano √Ālvarez, Santiago Tr√©llez y Aldair Valenciano, tambi√©n juegan al f√ļtbol en su pa√≠s y en el exterior, aunque no han pisado suelo argentino. Todav√≠a…

All√° por el 2009, lleg√≥ a Avellaneda un jugador jovencito al que nadie conoc√≠a, pero que f√≠sicamente hac√≠a recordar a Albeiro Usuriaga, aquel talentoso delantero que fue vital para esa camada (meti√≥ el gol de la clasificaci√≥n a Italia ’90), aunque no pudo disputar ning√ļn Mundial. El parecido, por supuesto, no era casualidad. El muchacho aseguraba ser hijo del Palomo, tenia casi el mismo nombre e incluso llevaba el mismo peinado. S√≥lo le faltaba triunfar en Independiente.

Fue as√≠ como el Palomito lleg√≥ al Rojo, en busca de revivir todo eso que hab√≠a conseguido Albeiro: un t√≠tulo local, una Supercopa y una Recopa. Pero lo que se encontr√≥, principalmente, fue el cari√Īo de la gente, que recordaba (y sigue recordando) los goles y las gambetas del Usuriaga mayor, asesinado por sicarios en 2004, por involucrarse sentimentalmente con la ex mujer de un delincuente.

‚ÄúEl es muy reconocido, hizo una historia muy grande aqu√≠ y me gustar√≠a repetirla. Me siento muy orgulloso de √©l, y quiero que √©l se sienta orgulloso de m√≠ all√° arriba, jugando en Independiente‚ÄĚ, declaraba Carlos Albeiro, que se paraba de 9 y ven√≠a de hacer inferiores en Deportivo Cali, hasta que un contacto lo ubic√≥ en la Argentina.

De entrada, lo hicieron practicar con la Tercera, dirigida por Cayetano Rodr√≠guez, aunque su sue√Īo era integrar el plantel del Tolo Gallego y que lo llamaran Palomito.

Después de dos semanas, en Independiente se dieron cuenta de que el pibe no era tan bueno como decía. De hecho, el parecido con el Palomo sólo se remitía a lo físico. No gambeteaba, no desbordaba, no metía goles, nada de nada. Muchas gracias y hasta pronto.

Hasta que un d√≠a, a alguien se le ocurri√≥ investigar un poco m√°s all√° de lo que sal√≠a en los diarios, para encontrar la verdad: no se trataba del hijo de Usuriaga…¬°Era el sobrino! Un estafador.

El Palomo tuvo una vida muy intensa, en la que le sucedió de todo, pero no tuvo hijos. Sí sobrinos, como Carlos Albeiro Ríos Usuriaga, fanático de su tío, al punto de querer imitarlo en todo y llegar a decir que era su hijo, sapo que la prensa argentina se comió sin dudar.

El 5 de noviembre de 2011, el Palomito fue asesinado en circunstancias similares a las de su t√≠o. Una tragedia que pas√≥ desapercibida en el mundo del f√ļtbol, pero que de alguna manera lo termin√≥ emparentando a su falso padre. Quiso repetir la historia y lo logr√≥.

 Page 3 of 569 « 1  2  3  4  5 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse