López Claudio

Lopez Claudio

Claudio Manuel López

Que hizo historia, no caben dudas. Y para eso no necesitó hacer un gol en el Maracaná ni tirarle centros a los Jumbo. Ni siquiera precisó ser mayor de edad, o dedicarse al fútbol de manera profesional. Exactamente, fue el conflicto de los jugadores de River con los dirigentes en 1983, lo que le permitió quedar en los libros: con sólo 16 años, 4 meses y 24 días, se convirtió en el futbolista más joven en debutar con La Banda.

Dicho acontecimiento se produjo el 10 de julio de aquel año (derrota 3 a 0 frente a Unión), en el primer partido en el que los pibes pusieron la cara. Y así lo recordó años más tarde: “Pensar que con edad de Séptima estuve en Primera… y lo más llamativo es que era mi segunda temporada en el club. La distancia en el juego fue tremenda y en lo físico, aún mayor. Es que no trabajábamos en el gimnasio con complementos de pesas. En una me agarró Pablo de la Mercedes Cárdenas y me pegó un manotazo que me sacó como si nada”. Esos chicos eran verdaderos desconocidos. Tal es así, que regresaron a sus hogares por sus propios medios: “Cuando me fui a tomar el 28 para volverme a casa, mucha gente me preguntaba si era el que recién había usado la 7.”

Aquel fue el único partido de López en el Millonario. Tampoco volvería a jugar en la máxima categoría. “Cuando uno es chico y está en un club como River, lo primero que piensa es en estar en la Primera. A mí me tocó enseguida, no sé si fui consciente de lo que significaba”, relató. “Quizás hubiese sido mejor ir subiendo escalón por escalón. Encima, al año siguiente tuve otro golpe anímico: quedé afuera de la Selección que en el 85 iba a viajar al Sudamericano Sub 20 de Paraguay. Estos tropezones me pegaron fuerte.” A esa altura, su ciclo de vida en el club estaba por concluir: “En el 86, cuando estaba por firmar contrato, River tenía casi 40 profesionales, ¿cómo hacíamos los de abajo para llegar?”.

Como volante de creación, tuvo una trayectoria más extensa en el ascenso, donde jugó el Nacional B para Nueva Chicago (1992/93, 31 partidos y 6 goles) y Talleres de Remedios de Escalada (1993/94, 24 partidos). También pasó por la Primera B Metropolitana, vistiendo las camisetas de Estudiantes de Buenos Aires (1991/92), Deportivo Armenio (entre 1996 y 1999 y 2001/02) y Almirante Brown (1999/2000). No solo recorrió el conurbano: también sumo millas jugando en Palestino (Chile), Ararat Erevan (Armenia) y Olmedo (Ecuador).

Una vez que colgó los botines, se dedicó a la dirección técnica. Aunque en su CV ya no puede poner que sea dueño de un récord: el 10 de diciembre de 2006 Mateo Mussachio, con 16 años, 3 meses y 14 días, hizo su debut con La Banda y lo destronó. Y así, Claudio López, a pesar de haber sido una leyenda (?) en su momento, pasó a ser un NN más en la historia de River.

¡No te retires nunca, Tweety!

aalgcarrariook

Sabiendo que íbamos a tener a Silvio Carrario en Arroban, decidimos completar su post en Amor A La Guita, ese que habíamos empezado a hacer en el 2006, imaginando que ya estaba por colgar los botines. ¡Ilusos!

Los últimos años de su carrera fueron tan movidos como en su etapa de esplendor. No sólo se dedicó a la dirección técnica, sino que además tuvo tiempo de seguir jugando, tanto a nivel profesional como en el ámbito amateur. Acá va la actualización que nos debíamos.

carrario3

De paso, dejamos el programa de ayer, con el Tweety de invitado. Su carrera, sus goles, sus camisetas y una duda: ¿va a seguir jugando?. Lo ves acá:

Carrario en Arroban.

Especiales: La marca del descenso

descensocentral

¿Qué es lo peor que le puede pasar a tu equipo? Descender. Aún cuando se acerque ese momento y salga el DT de turno, en general Cappa, a decir que “un descenso no es la muerte de nadie”, para cualquier hincha en parte lo es, desde lo deportivo, claro está.

Pero no sólo para el hincha lo peor es el descenso. Para los responsables de las marcas, que visten a ese club domingo a domingo  sabiendo que el próximo año será sábado a sábado, el descenso es algo que no se olvida más. Porque es tu marca la que seca las lágrimas del jugador emblema que vino a salvar al club y no lo logró. Es tu marca la que aparece en el mutante (?) de turno tirando cuanto objeto pueda a la cancha para expresar su repudio. Es tu marca la que quedará grabada en la mente del hincha que tiene todas las camisetas de su club en un placard.

descensohuracan

En definitiva, las marcas también descienden un poco cuando los clubes que visten conocen el ocaso. Es por eso que decidimos tomar como referencia los últimos 20 años del fútbol argentino (1994-2014), teniendo en cuenta que a partir de los primeros años de los 90 el mercado de las camisetas se abrió y el portfolio de marcas pasó a ser mucho mayor, e hicimos una tabla estadística con la cantidad de descensos de cada sponsor técnico y su club.

En este repaso, nos dimos cuenta de que hay marcas que, no conformes con vestir una vez a un club descendido, repiten, tal es el caso de Lotto con Quilmes, Balonpie con Olimpo y Mitre con San Martín de San Juan.

descensosanmartinsanjuan

En estos 20 años, descendieron dos gigantes del fútbol argentino, equipos que nadie imaginaba que podían descender. Y los que menos lo imaginaban, lógicamente, eran sus sponsors técnicos. Fue así como River se fue a la B con adidas, su compañero de casi toda la vida. Y pasó lo mismo con Independiente, que bajó de categoría con Puma.

descensoriver

Y si hablamos de la empresa del felino (?), tenemos que decir que ostenta el récord de ser la marca con más descensos en estas dos décadas, con 7 equipos vestidos, entre los que también aparecen grandes del interior, como Talleres y Rosario Central.

Y si mencionamos las luces y las sombras de las marcas, podemos decir que de los equipos que descendieron y volvieron a salir campeones en Primera División en los últimos 20 años, sólo River con adidas repite firma de indumentaria, ya que Estudiantes salió campeón con Topper, Argentinos Juniors con Diadora y Banfield con Mitre.

descensoindependiente

La tabla histórica (1994-2014):

Puma: 7 (Español, Platense, Gimnasia de Jujuy, Unión, Talleres, Rosario Central e Independiente).
adidas: 5 (Estudiantes, Mandiyú, Argentinos Juniors, Huracán Corrientes y River).
Mitre: 5 (San Martín SJ x 2, Olimpo, Chacarita y Belgrano).
Lotto: 4 (Quilmes x 2, Banfield y Gimnasia y Tiro).
Penalty: 3 (Gimnasia LP, Nueva Chicago y Talleres).
Kappa: 3 (Banfield, Huracán y San Martín de Tucumán).
Signia: 3 (Belgrano, Huracán y Los Andes).
TBS: 3 (Unión, Chacarita y Nueva Chicago).
Balonpie: 3 (All Boys y Olimpo x 2).
Topper: 2 (Gimnasia y Tiro y Atl. Tucumán).
Umbro: 2 (Colón e Instituto).
Envión: 2 (Argentinos Juniors y Huracán).
Joma: 1 (Argentinos Jrs).
Dunlop: 1 (Gimnasia de Jujuy).
Athix: 1 (Godoy Cruz).
Athletic: 1 (Tiro Federal).
Mebal: 1 (Almagro).
Le Coq Sportif: 1 (Belgrano).
Sport 2000: 1 (Almagro).
Atlantic Sport’s: 1 (Huracán de Tres Arroyos).
Brisa: 1 (Atlético Rafaela).
New Balance: 1 (Ferro).
Diadora: 1 (Instituto).

descensogimnasiajujuy

Los descensos (1994-2014)

2014: Argentinos (Joma), All Boys (Balonpie) y Colón (Umbro).
2013: Unión (TBS), Independiente (Puma) y San Martín de San Juan (Mitre).
2012: Olimpo (Balonpie), Banfield (Kappa).
2011: Quilmes (Lotto), Huracán (Kappa), River (adidas) y Gimnasia LP (Penalty).
2010: Atlético Tucumán (Topper), Chacarita (TBS) y Rosario Central (Puma).
2009: Gimnasia de Jujuy (Dunlop) y San Martín (Kappa).
2008: Olimpo (Mitre) y San Martín de San Juan (Mitre).
2007: Quilmes (Lotto), Belgrano (Signia), Godoy Cruz (Athix) y Chicago (TBS).
2006: Tiro Federal (Athletic), Instituto (Umbro) y Olimpo (Balonpie).
2005: Huracán de Tres Arroyos (Atlantic Sport’s) y Almagro (Sport 2000).
2004: Chacarita (Mitre), Chicago (Penalty), At. Rafaela (Brisa) y Talleres (Puma).
2003: Unión (Puma) y Huracán (Signia).
2002: AAAJ (Envión) y Belgrano (Mitre).
2001: Almagro (Mebal) y Los Andes (Signia).
2000: Ferro (New Balance) , Gimnasia Jujuy (Puma) e Instituto (Diadora) .
1999: Huracán (Envión) y Platense (Puma).
1998: Español (Puma) y Gimnasia y Tiro (Lotto).
1997: Banfield (Lotto) y Huracán Corrientes (adidas).
1996: Belgrano (Le Coq) y Argentinos (adidas).
1995: Talleres (Penalty) y Mandiyú (adidas).
1994: Estudiantes (adidas) y Gimnasia y Tiro (Topper).

Por @AlfreMontes.

Islas gay friendly (1992)

islas1992

Un adelantado en todo sentido: en su puesto, en la moda y en la noble lucha contra la discriminación. Allá por 1992, Luis Islas defendía el arco de Independiente con un polémico y personalizado atuendo celeste con las tres tiras de adidas, que se destacaba por dos cosas: su apellido escrito de forma artesanal y la bandera LGBT (o bandera del arcoíris), símbolo del orgullo gay desde los años 70.

Cada color, por supuesto, tenía un significado. El rojo (vida), el naranja (salud), el amarillo (luz solar), el verde (naturaleza), el azul (serenidad) y el violeta (espíritu), hacían de Luisito el arquero más completo del país. Y aunque parezca mentira, metérsela se hacía difícil.

Salvatierra Roberto

salvatierraroberto

Roberto Hernán Salvatierra (Pimpo)

Bolívar, ese desconfiable pedazo de tierra bonaerense que tanto aportó para la simbiosis del ser nacional contemporáneo, también contribuyó obsequiando su granito de arena para el éxito rotundo e incuestionable de esta página (?). Hoy, a pedido de nadie, el homenaje a Roberto Salvatierra (28/10/1984), alguna vez sindicado como la mayor promesa futbolística jamás surgida de la ciudad a la que hizo famosa Enrique Sacco (?).

Volante central como así también volante derecho o lateral por la misma banda, El Pimpo se inició en su ciudad natal jugando tanto para Boca Juniors como para Empleados de Comercio. Siendo la vedette a encamar (?) por varios cazatalentos de esos “que te llevan a probar a Buenos Aires”, a nadie le extrañó cuando, de buenas a primeras, el pibe recayó en las divisiones juveniles de Banfield.

Su aparición en Primera División ocurrió el 23 de abril de 2006, cuando El Gatito Leeb lo puso como titular en una victoria por 2 a 0 sobre Instituto en el Florencio Solá. En El Taladro y al cabo de un año y medio, Salvatierra pudo meter 35 partidos en los que convirtió un gol (a Independiente, victoria 2 a 1), beneficiado por la partida de Christian Leiva al Anderletch de Bélgica. Además, participó tanto de la Copa Sudamericana como de la Libertadores. Hasta ahí, tudo bom – tudo legal (?). Por tal razón, no se entendió cuando la dirigencia de Carlos Portell le entregó el pase en su poder. Aunque, pensándolo bien, tal vez fue por su parecido físico con José Chatruc, que inesperadamente le generó una ovación en la cancha de Racing.

En libertad de acción y tras un breve coqueteo con Estudiantes de La Plata, Salvatierra convenció al Pacho Maturana y se unió a Gimnasia y Esgrima (2007/08) a préstamo por un año. En El Lobo arrancó con todo, tal es así que en sus primeros 4 partidos convirtió 2 goles. Pero después se contagió de la irregularidad de aquel equipo de Falcioni y, tras una expulsión frente a Vélez, arrancó el Clausura 2008 como suplente y jamás volvió a ser titular. Su vínculo con El Tripero, obviamente, no se prorrogó, pero al menos se dio el gusto de irse expulsado por una patada criminal al tobillo de Enzo Pérez en el último minuto del clásico (victoria Pincha por 2 a 1).

Sus números finales en Primera dan 35 partidos (con 1 gol) en Banfield y 24 encuentros (con 3 tantos) en Gimnasia, que hacen un total de 59 apariciones y 4 gritos en la elite. A partir de ahí, El Pimpo comenzó con un derrotero irregular por el ascenso que lo llevó por Olimpo (2008/09) Sportivo Italiano (2009/10) y Ferro (2010/13), donde jugó poco durante el primer año y luego sufrió dos operaciones (rodilla y meniscos) que lo alejaron definitivamente de las canchas.

Y así, tras no superar una prueba de Caruso Lombardi en Argentinos Juniors, Roberto Salvatierra anunció su adiós de la práctica profesional del fútbol y añadió una nueva frustración para la condenada ciudad de Bolívar en su intento de redención con el resto de la Argentina. Es que, por más que se esfuerce y envié a sus mejores especímenes, a esa tierra no la salva nadie…