Amor a la Guita: Lutz Pfannenstiel

27 mayo 2014

Lutz Pfannenstiel tal vez sea el arquero m√°s delincuente de la historia del f√ļtbol. Y no es que nos hayamos olvidado de Migliore, pero el alem√°n, adem√°s de haber estado preso, ostenta un r√©cod dif√≠cil de superar: jug√≥ en 25 equipos diferentes de los 5 continentes. Como si fuera poco, tambi√©n visti√≥ el buzo de su Selecci√≥n. ¬ŅMundiales? Tambi√©n fue a uno, aunque en su rol de comentarista para la televisi√≥n. Conozcamos un poco m√°s a este fen√≥meno.

Nacido el 12 de mayo de 1973 en la Alemania Occidental, Lutz mostr√≥ desde muy peque√Īo condiciones para el arco, pero sobre todo para el chamuyo, ese que le permit√≠a caer bien en todos lados y ganarse la confianza del entorno. Fue as√≠ que, a finales de los 80, lo convocaron al seleccionado juvenil de su pa√≠s, donde disput√≥ 5 partidos. 

Su primer club oficial fue el Bad K√∂tzting (1991 a 1993), pero r√°pidamente peg√≥ una transferencia al extranjero, la primera de tantas que tuvo su trayectoria. A saber: Penang de Malasia (1993/94); Wimbledon (1994), Nottingham Forest (1995, 1996 y 1997/98), Bradford Park (2001 y 2002/03) y Huddersfield Town (2001/02) de Inglaterra; Sint-Truidense (1995) de B√©lgica, Hamrun Spartans (1995) de Malta; Orlando Pirates (1996) de Sud√°frica; Sembawang Rangers (1997) y Geylang United (1999/2000) de Singapur; TPV Tampere (1997), FC Haka (1997) y PK Islami de Finlandia; Dunedin Technical (2001, 2002 y 2003) y Otago United (2004 a 2006) de Nueva Zelanda; ASV Cham (2002/03) de Austria; KS Vllaznia Shkod√ęr de Albania (2006/07); B√¶rum SK (2007), FK Fl√ły (2008/09) y Manglerud Star (2009) de Noruega; Vancouver Whitecaps (2007) de Canad√°; Atl√©tico Aichinger (2008) de Brasil; y Ramblers (2009 a 2011) de Namibia, donde colg√≥ los botines. En su pa√≠s, adem√°s, actu√≥ para el Wacker Burghausen (1998/99).

¬ŅContaron bien? Veinticinco equipos en veinte a√Īos de carrera. Cinco continentes y seis confederaciones. Y por algunos clubes pas√≥ m√°s de una vez. Incre√≠ble, pero esperen que a√ļn falta.

En su periplo por Singapur conoci√≥ los extremos. En lo futbol√≠stico le fue muy bien y enseguida eso repercuti√≥ en su vida personal, donde le empezaron a surgir oportunidades de todo tipo. De repente, pas√≥ a ser una celebridad local, haciendo campa√Īas como modelo y hasta teniendo un programa de televisi√≥n propio. 

Parec√≠a vivir un sue√Īo, hasta que un d√≠a ocurri√≥ lo l√≥gico: lo metieron en cana, aunque no por su prontuario como futbolista, cosa que hubiese estado bien (?), sino por haber sido acusado de arreglar partidos, algo que la justicia nunca pudo comprobar y entonces le dio la libertad, luego de 101 d√≠as de prisi√≥n. Imag√≠nense que en todo ese tiempo debe haber fichado para 4 √≥ 5 pabellones en los campeonatos internos.

Pero la historia del máximo exponente de Amor a la Guita no se detiene. Desde 2007 también se ha dedicado a trabajar desde el costado del campo de juego en diferentes roles: técnico interino, ayudante, entrenador de arqueros, mánager y visor internacional (?). ¡No le hace asco a nada!

Tratando de sobrevivir, pas√≥ por el Bentonit Ijevan de Armenia; Flekker√ły IL y Manglerud Star de Noruega; la Seleci√≥n de Cuba; Ramblers y la Selecci√≥n de Namibia; TSG 1899 Hoffenheim de Alemania y…Antartica XI. ¬°El equipo de la Ant√°rtida! Cerremos todo. 

Su incre√≠ble carrera de trotamundos, hasta 2009, est√° contada en su autobiograf√≠a (s√≠, porque tambi√©n tuvo tiempo de escribir), titulada Unhaltbar – Meine Abenteuer del als Welttorh√ľter (Pirata Czornomaz, vos tambi√©n la ten√©s adentro). Es el segundo libro m√°s baldosero de la historia, detr√°s de El Veraz del F√ļtbol.

Después de haber comentado el Mundial 2010 para la TV alemana, se prepara para analizar Brasil 2014 desde la BBC y a través de su cuenta de Twitter: @1_LPfannenstiel. Todo eso si no aparece otro canal y se lo lleva en estos días. Ya sabemos que Lutz es de culo inquieto (?).

Fuera de Stock: Las pantallas de realidad virtual en Japón (2002)

La seducci√≥n, por lo general, conlleva una alta dosis de sanata y desesperaci√≥n en quienes, a veces a su pesar, se encuentran obligados a asumir el rol activo. Todos en alg√ļn momento lo hicimos. Ya sea para conseguir un laburo, un agujero, dos agujeros (?) o hasta para gitanear algunos pesitos…

Lo pat√©tico y lastimoso del asunto es cuando alguien ofrece, a cara de piedra, brindar labores o servicios de los que no est√° plenamente convencido. Y m√°s a√ļn, cuando se anima a redoblar la apuesta cuando ya todo est√° perdido.

En el afán por recibir el privilegio de ser el primer país organizador de la Copa del Mundo FIFA en suelo asiático, promediando la década de los noventa, Japón se animó a prometerle al mundo un novedoso sistema de realidad virtual que, en teoría, iba a ser un antes y un después en la manera de presenciar los espectáculos deportivos.

Todo comenzó cuando el entonces Presidente de la FIFA, Joao Havelange, propuso a Japón como candidato a organizar el Mundial de 2002 y hasta dio por descontada su segura elección, tras lo cual varios segundones dentro del organismo se encolumnaron detrás de él.

Además de asegurar una catarata de dólares y de poseer una liga en crecimiento, el viejecito afirmaba que los nipones iban a sorprender al planeta con un innovador adelanto tecnológico. Pero mejor que hable el crack del waterpolo:

‚ÄúSi Jap√≥n hace el Mundial va a ser algo espectacular. Tiene nueve estadios aprobados por la FIFA. La Final, por ejemplo, se puede realizar en Yokohama. Nos quedar√≠an ocho estadios para 80.000 personas. En cada uno de ellos van a poner pantallas de 100 por 32 metros, por que se va a filmar en tercera dimensi√≥n, permiti√©ndose ver el partido como si se estuviese en la cancha. O sea que dentro del estadio habr√≠a en realidad 800.000 personas‚Ķ Esto, Argentina no lo puede hacer. Tampoco Brasil ni nadie en Europa‚Ķ‚ÄĚ

¬ŅSe entendi√≥, no? De movida, sonaba raro. Y aunque alguno se ilusion√≥ con el proyecto y en esa √©poca se imaginaba a los japoneses como gente que vive trabajando, comiendo arroz y haciendo artefactos electr√≥nicos, el tema parec√≠a, cuanto menos, improbable. M√°s a√ļn, en un tiempo donde apenas hab√≠a Internet, nadie ten√≠a una webcam y faltaban m√°s de 15 a√Īos para que aparezca James Cameron con Avatar y el 3D.


Un héroe de Anime y Saburo Kawaguchi, el padre de las pantallas

As√≠ y todo, los dirigentes japoneses se vieron obligados a seguir el tocu√©n hasta las √ļltimas consecuencias. Por ejemplo, con objetivos promocionales, durante el Preol√≠mpico de Mar del Plata ¬ī96 apareci√≥ por La Feliz una comitiva encabezada por el fundador de la Japan League, Saburo Kawaguchi, quienes, adem√°s de hacer descender la poblaci√≥n de perros de toda la zona Puerto, insistieron con el temita de las pantallas.

El affaire de la realidad virtual en el f√ļtbol lleg√≥ a su mayor grotesco en mayo de 1996 ¬ŅQu√© pas√≥? Los dirigentes con voto de Europa, √Āfrica y Asia se le dieron vuelta a Havelange y le dieron su apoyo a Corea, que en ese momento ya ve√≠a al Mundial de 2002 como una causa completamente perdida.

Desesperados por no perder lo que en su momento hab√≠an conseguido, los japoneses prometieron llevar a bajo costo su realidad virtual a todos los confines del globo. O sea que desde la cancha de Platense, la Tacita de Plata de Jujuy o La Cantera de Aldosivi se iba a poder ver el tiro libre de Svensson como si se estuviese in situ ¬°Y todo a las tres de la ma√Īana! Adem√°s desde el Luna Park podr√≠amos ver NBA, desde el Buenos Aires Lawn Tenis ver Roland Garros y bla, bla, bla‚Ķ

Finalmente y como √ļltima medida para evitar una votaci√≥n que lo pusiera de rodillas, el propio Havelange propuso un Mundial compartido entre Jap√≥n y Corea para, en silencio, ceder algo del poder que terminar√≠a entregando dos a√Īos despu√©s.

Los coreanos festejaron una victoria impensada y los japoneses un empate sobre la hora, para luego guardar en algunos diskettes de la Federación el proyecto más delirante y baldosero que dio alguna Copa del Mundo en toda la historia…

Em Uma Lajota: Bruno


Bruno Fernandes de Souza

No hay peor lugar en el mundo para ser arquero suplente que Brasil. Ni hablar cuando uno es la tercera opci√≥n. Pueden pasar campeonatos, a√Īos, d√©cadas, siglos enteros y el mismo reserva estar√° siempre ah√≠, sentadito en el banco, esperando que el titular se fracture una pierna, se coma 18 goles boludos (porque con uno solo no alcanza, ya est√° comprobado) o, en el peor de los casos, lo parta al medio un rayo. La perpetuidad de los goleiros en el arco es alarmante. Sobran los casos como los de Rog√©rio Ceni (que a los 41 sigue hasta hoy en S√£o Paulo), Marcos (en Palmeiras), Clemer (en Internacional), Harlei (en Goi√°s) o Danrlei (en Gremio) y siguen los nombres.

Fue justamente gracias a una suspensi√≥n de Danrlei (que hab√≠a pasado a Atl√©tico Mineiro tras una d√©cada en el conjunto de Porto Alegre y ¬°un mes! en Fluminense) y una convocatoria de Diego Alves ‚Äďel sustituto inmediato- al Sub 20 brasile√Īo que Bruno pudo hacerse un hueco en el once inicial del Galo de Minas Gerais en 2005. Y no sali√≥ m√°s.

La revista Placar, la versión local de El Grafic*, lo eligió como el segundo mejor arquero del Brasileirão, hecho que llamó la atención de los clubes más importantes del país. En 2006, Bruno pasó al Corinthians paulista, aunque algunos desentendimientos con los dirigentes provocaron su salida, incluso sin haber debutado, pocos meses después.

Tras un breve per√≠odo de inactividad, la empresa MSI (del pol√©mico Kia Joorabchian y due√Īa de su pase) le ofreci√≥ ir al Flamengo (2006), que necesitaba un reemplazante para Diego, que estaba lesionado. Luego de un inicio de 2007 irregular, se consagr√≥ en la final del carioca, en el cl√°sico ante Botafogo, cuando ataj√≥ dos penales y se convirti√≥ en el √≠dolo de la torcida rubronegra.

Su rendimiento en alza provoc√≥ que MSI intentara ubicarlo en el f√ļtbol europeo, algo que no cay√≥ bien entre los directivos del Fla, que bajaron la orden de marginarlo del equipo titular. Una vez acordada su permanencia, recuper√≥ el puesto. En 2008, para evitar problemas, el club de R√≠o de Janeiro decidi√≥ comprarle m√°s del 90% de sus derechos econ√≥micos.

En 2009 volvió a ser clave en la final del torneo estadual. Otra vez ante Botafogo, tapó tres penales (uno durante el partido y dos en la definición) y el Mengão consiguió el tri.

El castillo de naipes comenz√≥ a desmoronarse r√°pidamente en junio de 2010, cuando un hecho policial sacudi√≥ a toda la opini√≥n p√ļblica. La modelo y actriz porno Eliza Samudio, ex amante y madre de uno de sus hijos, hab√≠a desaparecido. Con el paso de los d√≠as, todas las miradas apuntaron a Bruno, que no resisti√≥ demasiado y fue detenido a comienzos de julio, con prisi√≥n preventiva.

Reci√©n el 6 de marzo de 2013, el arquero admiti√≥ la muerte de Samudio (cuyo cuerpo jam√°s apareci√≥ y habr√≠a sido comido por rottweilers) y culp√≥ a su primo, apodado Macarr√£o, como autor material. Dos d√≠as despu√©s, Bruno fue condenado a 22 a√Īos y tres meses de prisi√≥n, acusado de secuestro, homicidio calificado y posterior ocultamiento del cad√°ver. Por confesar le redujeron tres a√Īos de pena, y luego recibi√≥ un aumento de seis meses por haber sido el autor intelectual.

Por estos d√≠as (y por unos cuantos m√°s) lava sus culpas en el penal Nelson Hungria, de la localidad de Contagem, en Minas Gerais. All√≠, tras un fallido intento de suicidio, aguarda el traslado a Montes Claros, donde firm√≥ un contrato por cinco temporadas para volver al f√ļtbol con los colores del Montes Claros FC, equipo que disputa la tercera divisi√≥n del campeonato mineiro.

En una extensa entrevista, publicada por Placar en abril de este a√Īo, Bruno confes√≥ su sue√Īo: “Jugar de nuevo en el Mineir√£o, escuchar a la torcida gritando mi nombre. So√Īar no cuesta nada, ahora depende de los jueces. Errar es humano. Yo me equivoqu√© y estoy pagando muy caro mi error. Estoy arrepentido, pero no dejo de pelearla. Quiero pagar mi equivocaci√≥n y dar vuelta las cosas. Es momento de empezar de nuevo”.

Deformaciones: Corea del Norte (2010)

Seamos realistas, las chances de Corea del Norte de avanzar a los octavos de final del Mundial de Sudáfrica 2010, si es que alguna vez existieron en la mente del fanático más retorcido, quedaron sepultadas cuando el sorteo los mandó al grupo de Brasil, Portugal y Costa de Marfil.

Incluso la clasificación ya había sido ajustada, tras compartir el segundo puesto de la tabla con Arabia Saudita, detrás de Corea del Sur. Aquella vez, los norcoreanos se adjudicaron el cupo por mejor diferencia de gol: +2 contra 0 de los árabes.

Sin grandes nombres (bueno, en realidad con todos nombres muy parecidos entre sí, pero ninguno muy conocido), los asiáticos llegaron a Sudáfrica y enseguida dejaron entrever algunos ribetes bizarros. En un intento por hacer más ofensivo a su equipo, el entrenador Kim Jong-Hun, defensor a ultranza del 4-5-1, convocó al delantero Kim Myong-won en lugar del tercer arquero. Cuando la FIFA se enteró de esta maniobra, solamente autorizó a Myong-won a actuar como guardameta, tal como había sido inscripto. La lista de 23 jugadores también incluía a Ahn Young-hak y Jong Tae-se, japoneses de nacimiento pero norcoreanos por adopción.

En lo futbolístico, Corea del Norte mostró su mejor versión en el debut ante Brasil. Perdió, obvio, pero hasta pudo convertir un gol sobre la hora. El 2-1 en contra ilusionó a todos de cara al segundo encuentro, ante Portugal.

Sin embargo, seis d√≠as m√°s tarde, la fortaleza norcoreana se derrumb√≥ como un jenga. Tras el 1 a 0 mentiroso con el que se fueron al vestuario, los lusitanos se destaparon en el segundo tiempo. El arquerito Ri Myong-guk la fue buscar seis veces m√°s. El 7 a 0 acab√≥ con el sue√Īo de la clasificaci√≥n y la paciencia del dictador Kim Jong-Il, que lo miraba por TV.

Tan solo para cumplir, Corea del Norte cayó 3 a 0 en su despedida ante Costa de Marfil.

De vuelta en casa, se vino lo peor. Kim Jong-Il conden√≥ a los jugadores a recibir seis horas de insultos de pie ante el Palacio de la Cultura Popular. El t√©cnico tambi√©n se llev√≥ su parte: fue enviado a realizar trabajos forzados a una cantera pr√≥xima a la capital, Pyongyang, “por haber traicionado la confianza del Gran L√≠der”.

Apenas dos integrantes del plantel se salvaron del escarnio p√ļblico, que luego ser√≠a desmentido: la figura Jon Tae-se, que llor√≥ durante el himno en el √ļltimo partido, y Ahn Young-hak, que regres√≥ directamente desde Sud√°frica a Jap√≥n, donde actuaba para el Omiya Ardija.

 Page 4 of 559  « First  ... « 2  3  4  5  6 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse