El Dubois que conocimos

Al día de hoy, mucha gente que recién conoce el sitio o que no está muy relacionada con el mundo del ascenso, nos sigue preguntando quién fue Darío Dubois, ese tipo al que mencionamos en muchas oportunidades. Lo más simple, en esos casos, es recomendar el artículo que ilustra su historia, pero a veces eso termina siendo insuficiente.

No es que nos interese el golpe bajo ni mucho menos, pero a 6 a√Īos de su muerte, bien vale entonces un homenaje para recordar c√≥mo era Dar√≠o, el Loco, aquel que nos toc√≥ conocer.

Nuestro primer contacto con √©l fue en abril de 2007. Le quer√≠amos hacer una nota, pero no sab√≠amos c√≥mo ubicarlo. Finalmente lo conseguimos por intermedio de Daniel Console, periodista e integrante del Forito de En Una Baldosa. Encontrarlo a Dar√≠o, de todas maneras, no fue f√°cil. Algunas veces nos atend√≠a la madre y nos ped√≠a que llam√°ramos m√°s tarde o al d√≠a siguiente. Otras veces nos atend√≠a √©l, pero la comunicaci√≥n se cortaba. As√≠ estuvimos algunos d√≠as, hasta que finalmente pudimos coordinar una entrevista telef√≥nica en la Rock & Pop Beach de Mar del Plata. ¬ŅEl resultado? Lo que escuchan ac√°:

[audio:http://www.enunabaldosa.com/audios/notadubois.mp3]

Unos meses despu√©s lo volvimos a contactar porque se nos ocurri√≥ que pod√≠a ser una buena idea tenerlo de invitado en el 3¬ļ Encuentro Baldosero. Claro que arreglar tampoco fue sencillo. De nuevo tuvimos que llamar varias veces, hasta finalmente encontrarlo y explicarle qu√© carajo era lo que quer√≠amos hacer. “¬ŅJugar al f√ļtbol? Mir√° que estoy lesonado, eh, pero voy igual”, nos dijo, sin entender demasiado de qu√© se trataba En Una Baldosa.

No podr√≠amos describir hoy lo entusiasmados que est√°bamos en la previa a ese encuentro del 1¬ļ de diciembre de 2007. Pens√°bamos hasta en pintarnos la cara al mejor estilo Dubois, pero finalmente decidimos hacer unas remeras con su imagen. Y fue un acierto.

Ni bien lleg√≥ al Complejo Catalinas, en Buenos Aires, pregunt√≥: “¬ŅAc√° es la Rock & Pop Beach?”, desatando los primeros aplausos, risas y caras de incredulidad entre los presentes. Al toque, nos presentamos y se dio cuenta de que su imagen aparec√≠a en nuestras remeras. Ah√≠ nom√°s se emocion√≥: ¬°¬ŅEse soy yo?!, sin comprender demasiado el por qu√© tanta admiraci√≥n.

Una vez en la cancha, fue figura junto al otro gran invitado de la jornada, el Flaco Lamadrid. Ambos marcaron la diferencia por ser jugadores profesionales (y sobre todo porque nosotros √©ramos unos muertos), pero adem√°s dejaron todo lo que ten√≠an. Sobre todo Dar√≠o, que cargaba por entonces con una lesi√≥n de ligamentos y no dud√≥ en tirarse al piso (alfombra) cada vez que la situaci√≥n lo requer√≠a. De hecho, sinti√≥ un dolor en la rodilla y tuvo que salir, porque a√ļn esperaba recuperarse para volver al f√ļtbol de los s√°bados.

Despu√©s del partido vino lo mejor. El post-encuentro en el buffet, donde Dar√≠o habl√≥ de pol√≠tica, de f√ļtbol (ni sab√≠a que Olimpo estaba en Primera Divisi√≥n) y de la vida en general. Fue un grato momento en el que fue uno m√°s de nosotros y eso quiz√°s era lo que lo hac√≠a m√°s querible.

Unos meses más tarde nos desayunamos con la terrible noticia de que el Loco había sido baleado en un episodio no demasiado claro. Intentamos comunicarnos con él, dimos con la familia y con algunos allegados, pero la cosa no era sencilla. Darío estaba en grave estado, internado en el hospital Paroissien.

Una noche, casi sin imaginarlo, sonó el teléfono. Era una persona que nos decía que Darío quería hablar con nosotros. Fue así que después de algunos llamados, pudimos dar con él. Todavía estaba internado, pero un poco mejor. Se lo notaba herido, con pocas fuerzas físicas, pero mentalmente fuerte. Nos dijo que estaba mal, pero que se iba a recuperar. Y nos pidió, sobre todas las cosas, que difundiéramos su estado, él quería que se supiese que lo habían querido matar y que estaba grave. Preguntamos las razones, queríamos saber detalles de aquel episodio violento en el que había resultado baleado, pero nos contestó que no podía, que otro día nos iba a contar la historia. No pudo.

Hoy la historia, su historia, la contamos nosotros. La del Dubois que conocimos, El Loco.

Tiene Letchkov de preso

En 1994, además de la amputación de piernas a Maradona, hubo un equipo que sorprendió a todos. Y no hablo de Suecia. Ese equipo fue Bulgaria. De la mano de su emblema, su Majestad, Hristo Stoitchkov, terminó saliendo cuarto. Un equipo que se dio el lujo de eliminar a Alemania y de tener contra las cuerdas a Italia que salió toreando de la mano del Codino Baggio. La idea no es recordar a Stoitchkov, ese jugador tan crack como mala leche que desparramó su talento en el Mundial y hasta se dio el lujo de dejarle marcados los tapones en el pecho de gusto a un griego. Tampoco a Krassimir Balakov, del que se rumoreó que podía venir a Boca, ni a Kostadinov y sus goles que dejaron afuera a Francia en las eliminatorias en el mismísimo Parque de los Príncipes. Mucho menos a Trifon Marimov Ivanov, El Lobo, el jugador con más cara de psicótico de la historia. El hombre a recordar es uno de los artífices de la victoria histórica: Yordan Letchkov.

Si m√°s o menos eras consciente en aquella √©poca, recordar√°s a Yordan Letchkov. Pelado, con un mech√≥n redondo en el medio de la frente, como si fuera un tercer ojo. Su gol de palomita fue el que puso el 2 a 1 definitivo que dej√≥ afuera a la Alemania de Matthaus, Klinsmann y Hassler, vigente campeona por aquel entonces. Los hinchas b√ļlgaros lo siguen haciendo tirarse de palomita para recrear la gesta (dato no chequeado). Ten√≠a s√≥lo 27 a√Īos en aquel entonces, pese a que por su calvicie incipiente aparentaba ser parte de una publicidad de una AFJP. Por aquellos a√Īos jugaba en Hamburgo, luego se fue al Olympique de Marsella. Pas√≥ por el Besiktas y luego al CSKA Sof√≠a, para terminar retir√°ndose en el equipo de su ciudad, el OFC Sliven, en 2004.

Hijo dilecto de Sliven, la octava ciudad b√ļlgara (famosa por sus hajduks, guerreros a lo Robin Hood que viv√≠an en los bosques y enfrentaron al Imperio Otomano), Letchkov no tard√≥ demasiado en convertirse su alcalde. Fue elegido dos veces entre 2003 y 2011. S√≠, estaba en actividad como futbolista mientras ejerc√≠a su cargo pol√≠tico.

En enero de 2013 fue condenado a 2 a√Īos de prisi√≥n por malversaci√≥n de fondos y abuso de poder durante sus dos mandatos. ¬ŅEl principal motivo? Haber presionado a agentes fiscales para evitar el control de determinadas empresas y firmar un contrato sobre gesti√≥n de aguas que provoc√≥ p√©rdidas de 572.000 leva (292.000 euros). Como si fuera poco, ya ten√≠a dos condenas previas por 3 a√Īos cada una en suspenso por los mismos cargos.

Desde ac√°, un homenaje a aquel gran h√©roe de USA ’94 ca√≠do en desgracia.

No Somos Nadie

Hoy pasamos por el estudio de No Somos Nadie (Metro 95.1) y hablamos sobre El Veraz del F√ļtbol con Juan Pablo Varsky, que cont√≥ c√≥mo nos conoci√≥, entre otras cosas. Pueden escuchar la nota completa ac√°.

El Veraz del F√ļtbol se consigue en

DígitoA. Senillosa 6, Caballito, Capital Federal.

Consultas por envios a todo el país

Mail: enunabaldosa@digitoa.com.ar
TW: @DigitoA
FB: facebook.com/elverazdelfutbol

¬°Llegaron!

Nuestro querido f√ļtbol argentino, eterno generador de momentos de gloria, tambi√©n esconde un lado B, m√°s precario y sin tanto √©xito, pero no menos interesante. Durante diez a√Īos, en este sitio nos encargamos de desenterrar todas esas historias que conmueven a los futboleros de verdad, para finalmente resumirlas en este libro, un ejemplar imprescindible para aquellos que se viven preguntando: ¬ŅQu√© habr√° sido de la vida de‚Ķ?

En esta lista negra con formato de diccionario, ustedes van a encontrar nombres como el Doctor Khumalo, Naohiro Takahara, Abelardo Vallejos, y cientos de jugadores m√°s que pasaron por Primera Divisi√≥n en las √ļltimas tres d√©cadas, arrancando insultos y carcajadas entre los hinchas. Todo eso desde una √≥ptica distinta, contado de una manera diferente, actualizada y con datos in√©ditos.

Adem√°s, El Veraz del F√ļtbol contiene varias secciones dedicadas al universo baldosero, que incluyen partidos ins√≥litos, camisetas raras, transferencias truncas, la historia del sitio, los encuentros, sus referentes, sus comentaristas y una selecci√≥n de los mejores tuits.

La presentación será el viernes 21 de marzo en el barrio de Floresta (Buenos Aires) por la tardenoche. Para aquellos que quieran reservar sus lugares, obtener más información sobre el evento o comprar ejemplares, escribir a enunabaldosa@digitoa.com.ar. ¡Nos vemos ahí!

En Malvinas

¬°Gracias, Nato!

Ver también: La remera baldosera por el mundo.

 Page 4 of 551  « First  ... « 2  3  4  5  6 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse