Z√°rate Cristian

Cristian José Zárate (El Mago)

Se la hicieron dif√≠cil. Y no es que √©l no le haya puesto voluntad o ganas. Para nada. A mediados de 2000, el querido y querible Daniel Garnero iniciaba su tercera etapa en Independiente, trayendo consigo su talento, mucho amor por la camiseta y tambi√©n un inmaculado y envidiado r√©cord personal: ‚ÄúPor partidos oficiales nunca perd√≠ contra Racing‚ÄĚ.

¬ŅY El Rojo que le ofreci√≥ a uno de sus hijos dilectos? La desconfianza de Osvaldo Piazza, quien no lo hab√≠a pedido, la indiferencia de los hinchas y la desagradable sorpresa que su hist√≥rica camiseta n√ļmero 10 se la hab√≠an dado a Sebasti√°n Rozental, qui√©n lleg√≥ a Villa Dom√≠nico dos semanas despu√©s que El Dany. Adem√°s, el pobre Garnero tuvo que entrenar con baldoseros quienes, cual zombies, intentaban tocarlo para contagiarlo y as√≠ transformarlo en uno de ellos. Esa era la √ļnica meta que ten√≠an gente como Walter Le√≥n Bustos, Leandro √Āvila y el protagonista de este post: Cristian Jos√© Z√°rate, quien hasta se anim√≥ a competirle por el puesto en la cancha a Garnero.

Nacido el 29 de septiembre de 1979 en la localidad cordobesa de Isla Verde, este (en teoría) talentoso volante, enganche o mediapunta, sufrió un síntoma que puede ser -como el colesterol- o demasiado bueno o excesivamente malo: el representante prematuro. Y así, tras formarse en Renato Cesarini, a mediados de 1997 apareció en el Sion de Suiza, donde llegó a entrenarse un tiempo con el primer equipo. Sin embargo, su apoderado, La Tota Rodríguez, no pudo arreglar la compra de su pase y así Zárate le dijo adiós a la tierra de Joseph Blatter.

Tras frustr√°rsele -seg√ļn sus palabras- una prueba en Boca y otra en un equipo italiano, El Mago estuvo un a√Īo entren√°ndose s√≥lo en su pueblo y conoci√≥ las mieles del trabajo posta laburando en una metal√ļrgica hasta que, en junio de 1999, Rodr√≠guez lo acerc√≥ a Defensa y Justicia, donde en una temporada del Nacional B meti√≥ 16 partidos con un gol y se convirti√≥ en una codiciada promesa. Esto le allan√≥ el camino a su representante, quien se lo enchuf√≥ a Independiente como parte de la letra chica del √ļltimo pr√©stamo de Cristian Domizi.

En El Rojo, Z√°rate debut√≥ el 6 de agosto de 2000 en el empate 1 a 1 con Almagro por la segunda fecha del Apertura (aunque posteriormente jugar√≠a por la primera jornada ante Belgrano y de ah√≠ la confusi√≥n de algunas bases de datos) cuando ingres√≥ a los 72 minutos por Fram Pacheco. Por la acumulaci√≥n de figuras venidas a menos en su puesto y por la p√©sima campa√Īa del equipo, El Mago s√≥lo jug√≥ 6 partidos por campeonato siendo titular en apenas uno de ellos. Aunque pudo mostrar su mejor versi√≥n, al igual que Piazza como t√©cnico de Independiente, en 5 partidos de la Copa Mercosur de aquel a√Īo.

En enero de 2001, los dirigentes le solicitaron a su representante que baje la opci√≥n de compra ‚Äďfijada en dos palos y medio d√≥lar- y, tras la negativa, as√≠ finalizaron los d√≠as de Cristian Z√°rate en Primera Divisi√≥n. Luego de entrenarse seis meses en El Rojo sin ser tenido en cuenta, a mediados de ese a√Īo se uni√≥ al Alverca de Portugal, donde pas√≥ sin pena ni gloria. En junio de 2002 firm√≥ con San Mart√≠n de Mendoza, donde fue uno de los puntos altos del equipo que lleg√≥ a jugar la Promoci√≥n contra Talleres de C√≥rdoba. Esa aceptable campa√Īa lo deposit√≥ en el Algeciras de la Segunda Divisi√≥n Espa√Īola, donde jug√≥ 23 partidos con 2 goles y comparti√≥ asados con Mariano Armentano y Juan Pablo Vojvoda.

Tras la desabrida experiencia ibérica, volvió a San Martín de Mendoza (2004/05), donde se evaporó el buen recuerdo que había dejado en su primera etapa. Sindicado como una promesa que jamás iba a explotar y ya sin un representante que le dicte sus errantes pasos, Zárate se convirtió en un trotacategorías (?) que enamoraba y decepcionaba jornada tras jornada. En el Nacional B también pasó por: Juventud Antoniana (2005), San Martín de Tucumán (2006/07), Atlético de Rafaela (2007/08) y San Martín de San Juan (2008/09).

El Argentino A lo tuvo usando los colores de: San Martín de Tucumán (2006), Unión de Sunchales (2009/10), Talleres de Córdoba (2011), Santamarina de Tandil (2011/12) y Unión de Mar del Plata (2013). Además, en 2012 tuvo un paso fugaz por Jorge Wilstermann de Bolivia. Casi todas esas inestables experiencias tuvieron como hilo conductor la rescisión de contrato de manera anticipada. Una lástima.

Durante el √ļltimo semestre de 2013, se despidi√≥ del f√ļtbol con un paso simb√≥lico por, cuando no, San Mart√≠n de Mendoza, su lugar en el mundo que ya se encontraba en el Argentino B. Desde comienzos de 2014, Cristian Z√°rate forma parte del cuerpo t√©cnico del Yagui Forestello, encontrando algo de estabilidad pero ya muy lejos de aquel pibe que entren√≥ una temporada con Daniel Garnero, quien lejos de guardar un grato recuerdo aquella caterva de baldoseros, termin√≥ retir√°ndose del f√ļtbol perdiendo 1 a 0 contra Racing en la Doble Visera con un gol de penal del Chanchi Est√©vez. Y bueno, los r√©cords est√°n para romperlos (?)‚Ķ

Fuera de stock: Pepsi F√ļtbol

All√° por 1997, los ni√Īos y no tan ni√Īos de nuestro pa√≠s se vieron tentados e invadidos por Pepsi F√ļtbol, una apuesta masiva y marketinera de la empresa de gaseosas experta en segundos puestos, que contrat√≥ a las m√°s grandes figuras del √°mbito local para explotar la imagen comercial. Recordemos aquella movida.

Bajo el nombre de “Promo Locura“, la divisi√≥n F√ļtbol de Pepsi intent√≥, promediando los a√Īos 90, adue√Īarse de un mercado que promet√≠a, pero que a√ļn no hab√≠a sido debidamente aprovechado. Los pibes de aquel entonces estaban acostumbrados a juntar figuritas, pero no exist√≠a una enfermedad por las licencias oficiales, como existe actualmente con los productos de Panini. Es m√°s, en nuestro pa√≠s ni siquiera hab√≠a echado ra√≠ces el concepto de las trading card, ni m√°s ni menos que tarjetas coleccionables, parecidas a las figuritas, pero con m√°s informaci√≥n de los protagonistas en el dorso.

Para su desembarco en el f√ļtbol argentino, Pepsi arm√≥ un equipo con las figuras m√°s importantes de cada equipo, exceptuando a algunas estrellas demasiado caras, como Maradona y Caniggia, que adem√°s prefer√≠an la coca.

¬ŅQui√©nes integraban el plantel de Pepsi F√ļtbol? Jugadores de la talla de Franc√©scoli, Chilavert, Ruggeri, Gorosito, Palermo, Capria, Bonano y Mancuso, entre otros. Adem√°s, se reforzaba con algunos players de la Selecci√≥n que actuaban en el exterior, como Almeyda, Ortega y Simeone.

El álbum (que venía con el diario Olé) se completaba con otros futbolistas, sin tanto renombre, que rellenaban las canchas de Argentina. Así es como nos podíamos encontrar con un Pacha Cardozo, un Colorado Mac Allister o un Morrón Rotchen.

Las figuritas (o tarjetas) se consegu√≠an en los kioscos a cambio de tapitas, que en la parte superior ten√≠an la imagen de alg√ļn jugador. Debajo de las tapas, adem√°s, pod√≠an tocar fabulosos premios, aunque generalmente tocaba un p√≥ster. Como mucho, una remera. Lo de fabuloso quedaba para otra oportunidad.

Otro pilar fundamental de la Promo Locura fueron los vasos de pl√°stico con fotos de los jugadores. Es m√°s de una casa, hoy por hoy, debe haber un ejemplar de 1997. Pasaron 17 a√Īos y Riquelme sigue trotando jugando.

La campa√Īa inicialmente fue exitosa y en 1998 tuvo una segunda edici√≥n, con algunos cambios. La camiseta del equipo de Pepsi no alter√≥ sus colores (azul y celeste), pero s√≠ el formato: dej√≥ la banda de lado y pas√≥ a tener bastones. Los p√≥sters ya no s√≥lo mostraban a los jugadores pateando una pelota, sino que se le agregaban guerreros, animales y efectos especiales, d√°ndole tintes √©picos a la escena.

Adem√°s, se sumaron m√°s figuras del extranjero. Como si fuera poco, se moderniz√≥ el contenido de los sobres, con la inclusi√≥n de tazos y tarjetas 3D. S√≠, hologramas que representaban alguna jugada importante, como el gol de Palermo a River del Apertura ’97.

Después de un paréntesis (a mediados del 98 el que pisó fuerte fue Coca Cola), a comienzos de la década del 2000 Pepsi volvió a la carga (no solamente en Argentina), con más promociones y más articulos de merchandising. No tuvo el mismo éxito.

Sin el Pacha Cardozo como figura, ya nada fue igual.

Gonz√°lez David

David Gonz√°lez Giraldo (El Rockerito)

Existen los baldoseros dudosos, esos que dejan lugar para la interpretaci√≥n, generan discusi√≥n y hasta logran, con el tiempo, el merecido indulto. Pero est√°n tambi√©n los baldoseros de pies a cabeza, esos que nacen con esa caracter√≠stica y no la abandonan nunca. Es m√°s, la refuerzan con los a√Īos. A esta √ļltima raza pertenece David Gonz√°lez, un arquero colombiano que se tom√≥ muy en serio la baldoseridad. A las pruebas nos remitimos.

Surgido en las inferiores de Independiente Medell√≠n, en 2002 pudo ser campe√≥n de Primera Divisi√≥n con apenas 20 a√Īos y repiti√≥ la conquista en 2004. Fue justo en ese momento que eligi√≥ festejar sus dos estrellas con unas vacaciones en el Caribe, donde conocer√≠a a Cara, una joven inglesa que se terminar√≠a convirtiendo en su esposa. Derechito a √Ārea Chicas.

Bien considerado en el √°mbito local, peg√≥ un pase al Deportivo Cali en 2006, donde sigui√≥ prometiendo, hasta que le toc√≥ la chance de pasar al f√ļtbol europeo y, de paso, reencontrarse con su novia, con la que s√≥lo manten√≠a una relaci√≥n virtual. Digan que, siendo arquero, sab√≠a jugar con las manos. Al estilo Voy Al Arco.

Pese a que no jug√≥ mucho, un a√Īo en el Rizespor de Turqu√≠a (2007/08) le sirvi√≥ para ganar experiencia y regresar a Sudam√©rica para demostrar todo lo que hab√≠a aprendido. ¬ŅSu destino? Rosario, m√°s espec√≠ficamente Newell’s Old Boys. Sin embargo, el t√©cnico que hab√≠a aprobado su contrataci√≥n, Ricardo Caruso Lombardi, se pele√≥ con los referentes y se tuvo que ir. Una mala noticia para el arquero colombiano, que se qued√≥ sin club, pero tambi√©n una buena, porque no le comieron el 15 % (?). Ni m√°s ni menos que un Mal Pase.

Fue entonces que apareci√≥ en su vida Hurac√°n de Parque Patricios (2008/09). Con √öbeda como DT, apenas fue al banco en un partido del torneo Apertura (victoria 3 a 0 ante V√©lez). Pero en el segundo semestre surgieron Los √Āngeles de Cappa y entonces sus chances crecieron: fue suplente en 11 encuentros de aquel Clausura donde el Globo fue campe√≥n moral. ¬ŅJugar? Oficialmente, nunca. Pero s√≠ lo pudo hacer en un amistoso ante el Deportivo Italia de Venezuela. Re Partidos, claro est√°.

Con el objetivo de estirar un poco las piernas despu√©s de un a√Īo de estar sentado, se cas√≥ y se fue de luna de miel, pero en el medio recibi√≥ el llamado del suegro, para decirle que se dejara de atornillar a la hija ten√≠a un contacto para probarse en un equipo ingl√©s. Lo que menos imagin√≥ Gonz√°lez es que el club era de la Premier League. Y mucho menos de un poderoso como el Manchester City (2010 a 2012).

Despu√©s de pasar la avaluaci√≥n y firmar el contrato, al colombiano no le dieron oportunidades de jugar en el primer equipo y apenas si le quedaron algunos recuerdos de su paso por el Etihad Stadium de Manchester: “Lo mejor son los palcos en los que est√°n los jugadores que no juegan pero que est√°n convocados al partido. Son palcos que tienen todas las instalaciones de un hotel y hasta comida incre√≠ble. Lo √ļnico malo que se me ocurre en este momento ser√≠a el tr√°fico terrible a la salida de los partidos. Te toca salir 10 minutos antes de que acabe el partido porque si no te quedas por lo menos 1 hora atrancado en el carro”.

Para no tenerlo todo el tiempo morfando en el palco, lo cedieron sucesivamente a Leeds United (apenas 2 partidos en el primer semestre de 2011, estando detr√°s del hijo de Peter Schmeichel), y al Aberdeen de Escocia (14 encuentros en la segunda mitad del a√Īo), donde alcanz√≥ la cifra m√°gica de 7 clubes en su carrera. Los necesarios para ingresar al universo de Amor a la Guita.

De nuevo en Inglaterra, en 2012 pasó por el Brighton and Hove Albion y el Barnsley (ambos del ascenso), donde prácticamente no jugó y entonces entendió que ya era hora de pegar la vuelta a su tierra.

A comienzos de 2013 regres√≥ a Colombia para ocupar el arco del Deportivo Pasto, pero con tanta mala leche que se fractur√≥ un tobillo en un partido amistoso disputado en Per√ļ. Tras varios meses de recuperaci√≥n, pudo volver a las canchas, pero apenas se puso el buzo en 4 oportunidades. Al menos tuvo tiempo de entrar a la galer√≠a de F√ļtbol con bigote.

En este 2014, David Gonz√°lez firm√≥ con el Itag√ľ√≠, instituci√≥n donde planeaba asentarse y dejar de ser el Rockerito (le pusieron as√≠ poque tocaba la guitarra), ya pisando los 32 a√Īos. Lo que menos se esperaba era que el Presidente del club se peleara con el Alcalde de la ciudad. ¬ŅResultado? El equipo pas√≥ a llamarse √Āguilas Doradas y se tuvo que mudar a Pereira. Otra vez a armar el bolso.

Desde ac√°, celebramos la existencia de un jugador de estas caracter√≠sticas y esperamos que su carrera se extienda por muchos a√Īos. No por √©l, sino por nosotros. Todav√≠a le quedan pendientes algunas secciones del sitio (?).

Especiales: Hugo Moyano futbolista

No se vayan a creer que todo lo hace por la guita o por el poder pol√≠tico. Mucho antes de convertirse en el mandam√°s de Alvarado, Comunicaciones, Barracas Central, Camioneros Independiente de Avellaneda, el sindicalista Hugo Moyano tuvo una estrecha relaci√≥n con el f√ļtbol. Y no como dirigente, sino como jugador amateur. Desarrollemos su breve y desconocida historia dentro de un campo de juego.

Nacido en La Plata en 1944, pero radicado en Mar del Plata, Hugo Antonio Moyano se empez√≥ a interesar por los deportes desde muy chico. Mientras sus amiguitos jugaban a los autitos, √©l jugaba a los camioncitos (?) so√Īaba con presentarse en estadios repletos de gente. Y quieran o no, lo logr√≥.

Primero, claro, corri√≥ las despobladas canchas marplatenses, jugando en las inferiores de Uni√≥n de Mar del Plata, donde compartir√≠a jornadas con Julio Santella, un buen lateral izquierdo que luego de pasar por Estudiantes y el Deportivo Espa√Īol, se rompi√≥ los ligamentos y entonces se dedic√≥ a la preparaci√≥n f√≠sica, funci√≥n en la que consiguir√≠a un singular √©xito acompa√Īando a Carlos Bianchi.

¬ŅY Moyano? A comienzos de los a√Īos 60 lleg√≥ a ser suplente en la Primera Divisi√≥n del Celeste, cuando ya era delegado gremial en una empresa de transportes. Cuentan que era un wing flaquito que jugaba por derecha. Y a diferencia de lo que suceder√≠a una d√©cada m√°s tarde, no marcaba a nadie.

También en su juventud, el líder camionero se dedicó al boxeo, pero recién empezó a pegar fuerte en los 70, cuando se hizo cargo de la Juventud Sindical Peronista en la Regional de Mar del Plata. Algunas publicaciones de la época dan cuenta de que la LJP se dedicaba a identificar y a capturar a los subversivos. Más específicamente a los integrantes de la agrupación Montoneros.

Con los a√Īos, Moyano fue acomod√°ndose a la coyuntura de los gobiernos de turno. A veces en la misma vereda, a veces en la de enfrente. Pol√≠tica, ni m√°s ni menos que eso. Lo mismo que, luego de haber intentado en varios clubes del ascenso, tratar√° de hacer en Independiente. ¬ŅQui√©nes somos nosotros para juzgarlo? Si comete alg√ļn error, ya sabemos lo que tenemos que hacer.

 Page 4 of 562  « First  ... « 2  3  4  5  6 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse