Humor inglés

malvestitticorbatas1.jpg

Con estas corbatas estamos para dirigir en Italia “, bromeó Marchetta. “¿Te parece, Negro? Yo te veo mejor en Venezuela“, contestó Babington. “¿Venezuela?“, se asombró el hombre de jean. “Sí, vos sos ideal para la vinotinto“, completó el ex 10 de Huracán.

Los números de Gimnasia

gimnasianumeroscolores.jpg

A lo largo de su historia, las empresas que confeccionaron la ropa deportiva de Gimnasia y Esgrima La Plata se han visto en verdaderas encrucijadas a la hora de elegir el color con el cual estampar los números en la espalda. El hecho curioso radica en la notoria oposición de tonalidades que presentan sus dos colores tradicionales, por lo que se intentó resaltar los números con colores que no fuesen ni el azul ni el blanco. Así pasaron por la espalda de los jugadores, en desorden cronológico, el verde (Foto 1), el amarillo (Foto 2), el rojo (Foto 3), el plateado (Foto 4) y el celeste (Foto 5) sin lograr darle un toque de buen gusto a la casaca tripera. Algunas empresas intentaron simplificar este problema suprimiendo la franja en la espalda, pero prontamente chocaron con la oposición de los hinchas, que reclamaban el respeto a la camiseta original, que indicaba que la franja debía cruzar tanto el pecho como la espalda.

Buz Jeremías

buzjeremias.jpg

Jeremías Emmanuel Buz
Mediocampista surgido en las divisiones inferiores de San Lorenzo de Almagro, pero que contó con sus escasos minutos en la Primera división de nuestro país en la vereda de enfrente, defendiendo los colores de Huracán de Parque Patricios.
Tuvo su bautismo de fuego el 24 de noviembre de 2002, cuando en la fecha 18 del torneo Apertura, ingresó faltando cinco minutos ante Gimnasia y Esgrima La Plata en lugar de Ramón Ortiz, y se ganó la tarjeta amarilla. Con el Globo sumergido en el fondo de la tabla y poco después de perder el clásico ante el Ciclón, el Inglés Babington había otorgado licencia a la gran mayoría del plantel y decidió apostar con los pibes de las inferiores en las últimas dos jornadas. Fue así que ante el Lobo platense salieron a la cancha Martín Rios, Juan Zalazar, Darío Pranich, Ramón Pedro Ortiz, Cristian Fernández, Alejandro Alonso, Pablo Monsalvo, Ramón Antonio Ortiz, Diego Cochas, el paraguayo Francisco López Rojas y Emanuel Villa. Luego ingresaron el Lagarto Juan Ramón Fleita y los debutantes Buz y Paolo Goltz, quienes ni siquiera habían jugado en Reserva. Sin ver acción se quedaron el malogrado Sergio Schulmeister y Sebastián Lipo. Aquella tarde, con el arbitraje de Juan Pablo Pompei, los pibes del Quemero aguantaron el cero en su valla y se fueron aplaudidos por los 3200 hinchas que habían llegado hasta el Palacio Tomás Adolfo Ducó.
Una semana más tarde, ante Olimpo de Bahía Blanca (derrota por 2 a 0), la formación fue la misma, pero Buz se quedó esperando los noventa minutos en el banco de relevos.
Ya en la B Nacional alternó entre la Primera y la Reserva, aunque la nota la dio cuando se lo vinculó sentimentalmente con Lissa Vera, integrante del grupo musical (?) Bandana.
En 2004 quedó en libertad de acción y siguió su carrera en otro Huracán, el de Comodoro Rivadavia, en el Argentino B. Allí se dio el gusto de lograr el ascenso a mediados de 2005 al lado del gigante Silverio Penayo y el descenso un año más tarde. Tras dos temporadas en el Sur decidió irse un poco más arriba y tras fracasar en una prueba en Temperley, partió a Atlético Juventud Alianza de San Juan (2006), en lo que sería el paso previo a su experiencia europea.
En 2007, arribó a Hungría, donde anduvo por el Diosgyor, y posteriormente en el poderoso Ferencvárosi Torna Club, más conocido como Ferencvaros. Desde entonces su figura no volvió a aparecer en una cancha de fútbol.