¬°Llegaron!

Nuestro querido f√ļtbol argentino, eterno generador de momentos de gloria, tambi√©n esconde un lado B, m√°s precario y sin tanto √©xito, pero no menos interesante. Durante diez a√Īos, en este sitio nos encargamos de desenterrar todas esas historias que conmueven a los futboleros de verdad, para finalmente resumirlas en este libro, un ejemplar imprescindible para aquellos que se viven preguntando: ¬ŅQu√© habr√° sido de la vida de‚Ķ?

En esta lista negra con formato de diccionario, ustedes van a encontrar nombres como el Doctor Khumalo, Naohiro Takahara, Abelardo Vallejos, y cientos de jugadores m√°s que pasaron por Primera Divisi√≥n en las √ļltimas tres d√©cadas, arrancando insultos y carcajadas entre los hinchas. Todo eso desde una √≥ptica distinta, contado de una manera diferente, actualizada y con datos in√©ditos.

Adem√°s, El Veraz del F√ļtbol contiene varias secciones dedicadas al universo baldosero, que incluyen partidos ins√≥litos, camisetas raras, transferencias truncas, la historia del sitio, los encuentros, sus referentes, sus comentaristas y una selecci√≥n de los mejores tuits.

La presentación será el viernes 21 de marzo en el barrio de Floresta (Buenos Aires) por la tardenoche. Para aquellos que quieran reservar sus lugares, obtener más información sobre el evento o comprar ejemplares, escribir a enunabaldosa@digitoa.com.ar. ¡Nos vemos ahí!

En Malvinas

¬°Gracias, Nato!

Ver también: La remera baldosera por el mundo.

DT Error: Gustavo Alfaro en el Al-Alhi de Arabia Saudita (2009)

11 marzo 2014

Miren si habrá sido ladri el andar de Gustavo Alfaro por Arabia Saudita, que ni siquiera es mencionado en su elogiosa ficha en Wikipedia. Acá un breve repaso de uno de los tantos casos de técnicos argentinos que se pusieron el turbante a cambio de un buen fajo de petrodólares.

Con 46 a√Īos y casi dos d√©cadas sobre el lomo dirigiendo equipos modestos y molestos, all√° por el 2009 Gustavo Alfaro decidi√≥ que era momento de pegar el salto de calidad. Le hab√≠a ido bien en equipos chicos como Olimpo, Quilmes y Arsenal, consiguiendo con este √ļltimo la Copa Sudamericana. En cambio, hab√≠a decepcionado en San Lorenzo y Rosario Central, dos equipos m√°s populares. La prueba de fuego, entonces, deb√≠a ser en uno de los m√°s poderosos.

Tras varios d√≠as en los que se lo mencion√≥ como firme reemplazante de Carlos Ischia en el banco de Boca Juniors, en julio de 2009 se supo la noticia: Alfaro iba a dirigir un grande…pero de Arabia Saudita.

El Al-Ahli Saud√≠ Football Club, mejor conocido como el ōßŔĄō£ŔáŔĄŔä ōßŔĄō≥ōĻŔąōĮŔä (?) puso un jugoso contrato sobre la mesa y se llev√≥ los sue√Īos de gloria del entrenador rafaelino, que ni lento ni perezoso llam√≥ a sus colaboradores y los mand√≥ para la ciudad de Jeddah, mientras √©l se quedaba en el pa√≠s para terminar de arreglar uno papeles.

Fue as√≠ como unos d√≠as m√°s tarde Alfaro lleg√≥ a Arabia y se encontr√≥, adem√°s de una cultura totalmente diferente, un plantel lleno de tipos con barba que se llamaban Mohammed (?). ¬ŅSoluci√≥n? Mandar a contratar a un par de viejos conocidos del √°mbito argentino. Uno de los principales refuerzos fue el colombiano Jossimar Mosquera, uno de sus dirigidos en el Arse.

Otro en caer fue el delantero Javier Toledo, goleador con Chacarita en la B Nacional.

Además, se incorporaron Sebastián Rusculleda y el paraguayo Jorge Torales, ex Chaca. Todo mediopelo para la Primera División de nuestro país, pero suficiente para tratar de ser protagonista en el torneo árabe o jugar de titular en Arsenal.

Tras una pretemporada en Alemania, el Al-Alhi del Lechuga debut√≥ en la liga con una victoria 1 a 0 ante el Al-Raed. Parec√≠a que todo iba a ir muy bien en la temporada, pero el experimento no tardar√≠a en dar error. Ya para noviembre de 2009, Alfaro se dio cuenta de que hab√≠a recaudado lo suficiente y lleg√≥ a un acuerdo con la dirigencia para dejar de ser el DT. En su lugar, parad√≥jicamente se lo nombr√≥ a Carlos Ischia, pero finalmente lleg√≥ el brasile√Īo Sergio Farias.

Pese a que los datos sobre la campa√Īa son escasos y que no existe mucho material sobre este hecho delictivo, ac√° estamos para recordar eso que el mismo Alfaro prefiere olvidar: aquel tiempo en el que no par√≥ de mirar la hora en Arabia Saudita.

Reserv√° tu lugar, topu

El viernes 21 de marzo estaremos presentando nuestro libro, El Veraz del F√ļtbol, en Capital Federal (lugar a develar (?), alrededor de las 20 h en el barrio de Floresta). Aquellos que deseen confirmar su participaci√≥n, s√≥lo deben mandar un mail a enunabaldosa@digitoa.com.ar. Ese d√≠a van a poder ver el libro, tocarlo, olerlo, comprarlo (?), y compartir un rato con algunos de los invitados del universo baldosero. Los esperamos.

M√°s info en:

Mail: enunabaldosa@digitoa.com.ar
TW: @DigitoA
FB: facebook.com/elverazdelfutbol

Son decisiones: Castellano corriendo a Lunati (2007)

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, ¡seis minutos de descuento! marcó el cartel electrónico del cuarto árbitro, Mauro Biasutto, cuando se cumplieron los noventa reglamentarios. En el Monumental, y ante un sol que rajaba la tierra, River Plate y Rosario Central empataban 2 a 2 por el Apertura 2007.

¬ŅEra para tanto? En el segundo tiempo solo hubo dos cambios (ambos en la visita y antes de la reanudaci√≥n del juego) y si bien es verdad que los jugadores del Canalla pasaron un buen rato tirados en el piso, seis minutos parec√≠a un exceso.

Para esa altura, todo Rosario Central estaba re caliente con la actuación del juez, el Loco Pablo Lunati, reconocido hincha de la banda, que había obviado un clarísimo penal de Nicolás Sánchez, que desvió el balón con la mano en su propia área.

El que tenía la pelota era el local, pero el que se puso en ventaja, a los 94, fue Central, gracias a un gol de Ronald Raldes. Para aguantar el resultado, Carlos Ischia, DT de los rosarinos, llamó a Juan Manuel Azconzábal para que entrara en lugar de Martín Arzuaga. Pero Lunati hizo oídos sordos a los gritos de todo el banco canalla y siguió el partido como si nada.

Faltaban segundos para que se cumpliera el tiempo adicionado y River se ven√≠a al frente como una tromba. Con un c√≥rner a favor del Millonario, el Rifle Castellano (¬Ņcu√°ndo no?) explot√≥ y reclam√≥ el ingreso del defensor con algunas palabras que no le gustaron del todo al refer√≠. “Est√° loco este, es es un loquito”, exclam√≥ el arquero ante las c√°maras, y la sigui√≥ “Sos un loquito, sos un delincuente”. El √°rbitro se acerc√≥ al banco visitante y, una vez m√°s, expuls√≥ al eterno suplente. Ah, adem√°s adicion√≥ dos m√°s.

El partido siguió y a los ¡98 y medio!, Radamel Falcao García clavó el 3 a 3. Castellano, que no había abandonado el terreno, salió disparado a buscar a Lunati, pero lo frenaron justo. En el medio de ese caos, el Loco Pablo informó por exabruptos al preparador físico, Diego Rousse, y el DT de la reserva, Angel Celoria. En cambio, y pese a lo comentado en la transmisión de TV, no mencionó al Pejerrey Gonzalo Belloso, quien aparentemente le habría arrojado un golpe al colombiano Falcao.

Cuando retornó la calma, al menos dentro del campo de juego, el encuentro ya estaba en tiempo recontra cumplido. Sin embargo, Lunati lo hizo seguir hasta los 101 minutos. Tras el pitazo final, el Rifle metió un pique tremendo para cruzarse con el árbitro. Mientras tanto, un grupo de hinchas de Central empezó a romper las butacas de la Centenario alta y a arrojarlas hacia abajo. Uno de los hierros que une los asientos golpeó en la bandeja inferior a un hincha de River, que sufrió fractura de clavícula y un corte en la cabeza.

¬ŅQu√© dijo el Loco Pablo? “Me qued√© corto con los seis minutos; despu√©s pens√© que tendr√≠a que haber dado ocho o m√°s”. O lo que en la jerga se conoce como ‚Äúhasta que lo gane River‚ÄĚ.

 Page 5 of 551  « First  ... « 3  4  5  6  7 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse