Coccimano Fernando

Fernando Javier Coccimano

Lo podr√≠an haber apodado “el mudo”. Vaya uno a saber si hablaba o no en la cancha. De lo que estamos seguros, es que no gritaba. Por lo menos goles, no gritaba. Ni propios, ni de sus compa√Īeros: en Primera Divisi√≥n jug√≥ 4 partidos (todos por el Clausura 1992) y su equipo nunca convirti√≥ con √©l en la cancha.

Surgido de las inferiores de Quilmes, debut√≥ en ese equipo el 26 de abril de 1992, unos d√≠as despu√©s de haber cumplido 21 a√Īos, frente a Rosario Central. Aquella tarde, el Cervecero form√≥ con Mulet; Leonardo Morales, Grelak, Cocimano, Kalujerovich; Sergio Albornoz, Alberto Rodriguez, Mart√≠n Di Diego (Antonio Dabundo), Colombo; Latrechina y V√≠ctor Hugo √Āvalos. Nuestro homenajeado sali√≥ reemplazado en el entretiempo por Leonardo Alessi. Y el Canalla se impuso por 1 a 0.

Los siguientes partidos de este defensor central tambi√©n terminaron en derrota: por la 10¬ļ fecha, Racing venci√≥ a Quilmes 2 a 0; por la 11¬ļ, Gimnasia lo despach√≥ por 3 a 0. La despedida de la A la vivi√≥ en la 15¬ļ jornada, con un empate frente a Ferro que, obviamente, termin√≥ 0 a 0. En resumen: 315 minutos (su medio partido en el debut, m√°s tres encuentros como titular) sin abrir la boca para emitir esa palabra que empieza con G, tiene una O en el medio y termina con L. Salvo para comentar ocasionalmente con un compa√Īero el nuevo auto de Volkswagen (?).

Habiendo dejado atrás su efímero paso por el equipo más importante de la ciudad, supo deambular por otros clubes de la zona sur del Gran Buenos Aires. Primero, vistió los colores de Argentino de Quilmes (1993). Al poco tiempo, apareció en El Porvenir (1993), donde jugó un solo partido. Quiso afianzarse en Los Andes (1994) pero no lo logró: apenas cuatro presentaciones en los del Lomas. Duró más tiempo en Defensa y Justicia (1995/96), donde fue dirigido por su hermano Rubén.

Las influencias del mayor de los Coccimano tambi√©n le sirvieron para llegar a Ecuador, sum√°ndose la Liga Deportiva Universitaria de Portoviejo (1996). Sin embargo, una vez retirado hizo su propio camino y, nadie sabe c√≥mo, apareci√≥ como entrenador en las divisiones inferiores del Lugano, de Suiza. Y si no es √©l, es alguien con su mismo nombre. Por las dudas, lo felicitamos. La verdad, pasar de ‚Äúmudo‚ÄĚ a dar indicaciones en italiano, no es para cualquiera.

Dalmao Franco

11 septiembre 2014

Franco Gaspar Dalmao

La imagen bien podr√≠a pertenecer a la apertura de alg√ļn programa ‚Äúteen‚ÄĚ de Cris Morena. Ah√≠, siempre bajo el sol que les pertenece, un pu√Īado de j√≥venes relucientes y eternos contrastan su rozagante felicidad con la sombr√≠a y l√ļgubre existencia del telespectador. En primer plano vemos al p√≠caro petisito encargado de hacer las delicias del grupo; al sexy grandote rudo y de pocas pulgas pero de buen coraz√≥n; al moreno castigado por la vida que sale adelante gracias al cari√Īo de sus amigos y al joven aspirante a profesional de buena familia, probablemente el protagonista de la tira.

Nada de eso, claro, es real. La foto nos muestra, b√°sicamente, el ABC de la confecci√≥n de cualquier plantel profesional del f√ļtbol argentino: un presunto baldosero, un jugador de proyecci√≥n internacional, un baldosero hecho y derecho m√°s un t√≠pico producto de consumo interno… As√≠ es que rodeado por Patricio P√©rez, Jon√°s Guti√©rrez y Leandro Somoza, se encuentra, queridos amigos, Franco Gaspar Dalmao (21/02/1984). El baldosero. El √ļnico que a nosotros nos interesa‚Ķ

Volante de tono defensivo e hist√≥rico integrante de las divisiones inferiores de V√©lez S√°rsfield, su nombre empez√≥ a sonar para el mainstream futbolero cuando integr√≥ la Selecci√≥n Argentina Sub 20 que particip√≥ del Torneo Esperanzas de Toulon de 2003. En aquel torneo, Hugo Tocalli se vio imposibilitado de llevar a todas sus precoces figuras y gracias a ello Dalmao se uni√≥ al plantel donde se destacaban Javier Mascherano, Jonathan Bottinelli, El Pitu Barrientos, Lucas Molina, Jes√ļs M√©ndez, El Coty y La Gata Fern√°ndez. Y donde tambi√©n estaban pibes de otra cala√Īa como Joel Barbosa, Emanuel Rivas, Federico Almerares, Pablo Monsalvo y Marcos Charras, entre otros.

Así las cosas, en el debut frente a Japón (victoria por 1 a 0) Dalmao ingresó a los 26 minutos del segundo tiempo por Casigol Herrera. Luego se quedó en el banco en la histórica victoria Argentina por 8 a 0 sobre Inglaterra y reapareció, también como relevo, en la derrota con baile que les propinó Portugal por 3 a 0. Y ahí, su humanidad se erigió al reino de los cielos al ser el primer argentino en cagar de una patada a Cristiano Ronaldo y recibir una tarjeta amarilla como premio. Un precursor. Un verdadero adelantado.

Nuestro homenajeado no volvi√≥ a ver acci√≥n en ese torneo (donde Argentina finaliz√≥ en Tercer Lugar) y tampoco fue convocado al Mundial de la categor√≠a en los Emiratos √Ārabes ¬ŅY qu√© hizo? Se dedic√≥ a aparecer en el plantel de El Fort√≠n en todas las gu√≠as de Ol√©, Clar√≠n y La Naci√≥n, donde su estad√≠stica siempre permanec√≠a en cero. Y as√≠ estuvo durante m√°s de tres a√Īos.

Finalmente, Miguel √Āngel Russo se apiad√≥ y en el verano de 2006 lo hizo debutar con La V Azulada. ¬ŅEn el campeonato? ¬ŅEn un Torneo de Verano? ¬ŅEn la Copa Libertadores? No, en un amistoso contra Atlanta (0-0) que sirvi√≥ para que El Bohemio celebrara la reapertura de una de sus tribunas y que finaliz√≥ con una gresca con heridos por la Avenida Juan B. Justo.

Cansado de esperar, a mediados de 2006 Dalmao se fue a pr√©stamo al Nacional B, m√°s precisamente a Ferro, donde fue suplente en una decena de partidos de aquel equipo del Tata Brown que jug√≥ la Promoci√≥n por el descenso frente a Estudiantes de Caseros y en donde ‚Äúbrillaban‚ÄĚ Maxi Cuberas, Juli√°n Kmet, Mariano Chirumbolo, Emanuel De Porras y unos incipientes Federico Fazio y Gonzalo Castellani.

Tras recibir la libertad de acci√≥n por parte de V√©lez y tras no superar una prueba en Nueva Chicago, Dalmao se fue a Deportivo Roca del Argentino B gracias a la gesti√≥n de su ex compa√Īero Pablo Batalla, oriundo de la Capital rionegrina. En enero de 2008, tras someterse a otra evaluaci√≥n, se uni√≥ al Jorge Wilstermann de Bolivia. Sin embargo, Los Aviadores le rescindieron el contrato a los dos meses para poder sumar a Renato Riggio. Todo dicho.

Tras entrenarse el resto de 2008 con Defensores de Belgrano de Villa Ramallo ‚Äďde onda, sin pertenecer al plantel- a principios de 2009 volvi√≥ al Argentino B para sumarse a Racing de Olavarr√≠a junto a los ex Academia de Avellaneda: Gast√≥n Harguindeguy y Juan Manuel Bordaberry, pero la experiencia dur√≥ poco y un par de meses despu√©s estaba entrenando con los jugadores libres de Agremiados.

Para sumarle un poco de emoci√≥n a su vida, en 2010 se fue al Fk Okimpik Sarajevo de Bosnia, donde lo m√°s destacable fue que vivi√≥ en una pensi√≥n multi√©tnica junto al tambi√©n ex V√©lez, Juan Pablo Kresser. Tras aquella aventura en Europa del Este y aunque en Internet hay falsa informaci√≥n sobre pasos suyos por Vila Nova y Sao Caetano de Brasil, desde principios de 2011, Franco Gaspar Dalmao forma parte del plantel del Social Tres Algarrobos que participa de la Liga de F√ļtbol del Oeste.

Desde ac√°, nuestro recuerdo al argentino que casi frustra la venta de Cristiano Ronaldo al Manchester United.

Fuera de stock: La Copa Libertad, f√ļtbol de tres (1993)

8 septiembre 2014

Hace algunos a√Īos, en esta misma secci√≥n, recordamos los torneos de 45 minutos que intentaron revitalizar el f√ļtbol de principios de los a√Īos 90. La aparici√≥n de im√°genes casi in√©ditas de aquellos extra√Īos triangulares de pretemporada, nos obliga a reabrir el tema para seguir recolectando pruebas hasta que se haga justicia (?). Con ustedes, la Copa Libertad de 1993.

El torneo, organizado por la empresa Telemarket y transmitido por Canal 9 Libertad, bajo el slogan de “F√ļtbol de tres”, tuvo dos episodios en aquel verano. En la cancha de Hurac√°n, el local recibi√≥ Newell’s y a Nacional de Montevideo. Los uruguayos, despu√©s de igualar en cantidad de puntos con los rosarinos, se terminaron quedando con la copa gracias a ¬Ņlos penales? No, gracias a los c√≥rners sin arquero. El √ļnico que convirti√≥ fue Wilson N√ļ√Īez.

El otro cap√≠tulo de aquel experimento lo protagonizaron Racing, San Lorenzo y Pe√Īarol de Montevideo, el 24 de enero por la noche, en el estadio Jos√© Amalfitani. Un m√©nage √† trois futbol√≠stico desde el vamos, sobre todo visualmente, ya que los tres equipos salieron a la cancha de forma simult√°nea. S√≠, se√Īor, 33 jugadores. Aunque siempre quedaban 22 adentro y los restantes 11 (m√°s los suplentes) esperaban afuera.

La Academia, en primer turno, venci√≥ a Pe√Īarol por 3 a 0, con un gol de Ademir y dos de Claudio El Piojo L√≥pez, que ser√≠a destacado como la relevelaci√≥n del certamen. Un rato m√°s tarde, El Cicl√≥n derrotar√≠a a los charr√ļas por 2 a 1, clasificando para la final, que contar√≠a con algunas particularidades.

El reglamento decía que si Racing y San Lorenzo igualaban en el encuentro de 45 minutos, el desempate debía hacerse mediante ejecuciones de arco a arco (?). De persistir la paridad, la cosa de trasladaba a los tiros desde la esquina. Y si después de todo ese quilombo los hijos de puta seguían sin sacarse ventajas (?), la definición se hacía con remates desde la mitad de la cancha, con la salvedad de que la pelota no podia picar antes de entrar. Todo esto sin arquero, claro.

Finalmente, todos esos pasos quedaron sin efecto, porque el partido lo ganaría Racing por 1 a 0, con gol de Ruben Paz. Y sí, como en muchos torneos amistosos, el cuadro de Avellaneda gritó Dale campeooooo, Dale campeooooo.

M√°s de 20 a√Īos han pasado desde aquella vieja Copa Libertad y el f√ļtbol ha cambiado mucho. Aunque pens√°ndolo bien, siguen transmitiendo el Bambino Pons y Fernando Niembro. Dejen, no dijimos nada.

Bottinelli: los Puma King blancos de Tchami

3 septiembre 2014

Alphonse Tchami no fue el precursor de los botines blancos en la Argentina, ni muchos menos, ya que el Indio Gómez los había usado bastante en la década del 70, jugando para Quilmes. Sin embargo, el camerunés llamó la atención de todos en los 90, cuando nadie se atrevía a utilizar un calzado que saliera de lo tradicional. Rareza y sensación por ser un jugador de raza negra, el delantero fue modelo de la empresa Puma, que aprovechó el contexto y lo mandó a la cancha con los Puma King blancos. La historia del contraste.

Era otra Argentina, por supuesto. En 1995, se ignoraba la pobreza y la desocupaci√≥n, pero se valoraba lo ex√≥tico, lo despampanante. Dinero hab√≠a, gracias al 1 a 1. Por eso daba lo mismo comprar una camisa de Versace o un futbolista africano. Fue as√≠ como, ese a√Īo, llegaron al pa√≠s algunos valores como el Doctor Khumalo, Memory Mucherahowa y Ernest Mtawalli, entre otros. Todos al mismo tiempo. Y tambi√©n Tchami.

A Alphonse, que ven√≠a de jugar en Dinamarca, enseguida lo se√Īalaron por ser negro. Y ser negro, en esa √©poca, era un arma de doble filo. Como tambi√©n lo es ahora. Los aplausos, en los primeros partidos, est√°n asegurados. Un negro que encara, levanta una platea. Un negro que hace un gol de entrada, comienza a ser √≠dolo. Ahora bien, si el negro demuestra no tener nivel o (peor) si al equipo le va mal con √©l dentro de la cancha, enseguida pasar√° a ser un muerto de hambre, un vendedor de oro al que rescataron de Pompeya. S√≥lo por ser de una raza que en nuestro pa√≠s fue aniquilada.

Tchami tuvo la suerte de entrar con el pie derecho. Debut√≥ bien en un partido ante Banfield y en su segundo partido, ante Newell’s, hizo un gol en La Bombonera. Ovaci√≥n, “ol√©, ol√©, ol√©, negr√≥, negr√≥”, y futuro prometedor. Despu√©s las cosas no le salieron del todo bien, porque aquella pol√≠tica de comprar jugadores como si fueran camisas, lo terminar√≠a perjudicando. La llegada de un plantel casi nuevo, con Carlos Bilardo, lo fue relegando, sobre todo por la presencia de Maradona, que prefer√≠a a otros compa√Īeros de ataque.

Sin embargo, el camerun√©s no se priv√≥ de disfrutar de su momento de fama. Sali√≥ en la tapa de varias revistas deportivas, fue de invitado a algunos programas por fuera del √°mbito futbol√≠stico y trajo a su hermano a probarse a la Argentina. ¬ŅAlgo m√°s? S√≠, tuvo unos botines que despertaron asombro por aquel entonces, porque eran bien diferentes a todos.

No eran ni m√°s ni menos que los cl√°sicos Puma King, pero en su versi√≥n white. Totalmente blancos (hasta los tapones), con su cl√°sica curva negra. ¬ŅY c√≥mo le fue a Alphonse con esos botines? Para nada bien, a tal punto que los abandon√≥ enseguida y volvi√≥ a ponerse los oscuros, con los que hizo todos sus goles en Boca.

El marketing no siempre funciona. A veces, termina jugando en contra.

 Page 5 of 567  « First  ... « 3  4  5  6  7 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse