Quisiera ver a Lean para siempre (?)

La apertura y clausura de cada libro de pases nos pone siempre el mismo objetivo: averiguar d√≥nde va a jugar Leandro Depetris, el ex ni√Īo prodigio que supo ser baldosero del a√Īo en 2008 y 2009. Y por suerte, otra vez tenemos novedades.

El pibe que alguna vez fue tapa de Olé gracias a su pase al Milan, firmó su contrato con Alvarado de Mar del Plata y ya está entrenando en el equipo que en un par de semanas debutará en el Torneo Argentino A ante Defensores de Belgrano de Villa Ramallo.

¬ŅPero qu√© estuvo haciendo Depetris en los √ļltimos a√Īos? Repasamos su carrera profesional, ya que estamos: debut√≥ en el Brescia (2005 a 2008), tuvo un regreso poco feliz al pa√≠s para disputar 1 partido en Independiente (2008/09), peg√≥ la vuelta a Italia para sumarse al Gallipoli (2009), luego anduvo por el Chioggia (2010) y el Sanremese (2010/11), retorn√≥ a nuestro pa√≠s para entrenar en Libertad de Sunchales, se prob√≥ en el Quilmes de Caruso Lombardi, conoci√≥ el Argentino A con Sportivo Belgrano de San Francisco (2012), se fue a la quinta categor√≠a tana para ascender con la Unione Sportiva Dilettantistica Calcio Delta Porto Tolle (2012/13), y jug√≥ los primeros meses del 2014 con la Unione Triestina 2012. Casi nada, eh.

Hace poco, un tanto agotado de tanto viaje, volvi√≥ a la Argentina para descansar y buscar un equipo acorde a sus necesidades. Fue entonces que apareci√≥ Alvarado, un club donde, ahora s√≠, promete explotar. Y si no lo hace, de √ļltima, le quedar√° el premio al Baldosero de 2014 servido en bandeja. De √©l depende.

Duarte Diego

Diego Antonio Duarte

Ya dentro de esa dictadura que se dio a conocer como ‚ÄúLa Revoluci√≥n Libertadora‚ÄĚ -cuyo objetivo primario fue derrocar al Presidente Constitucional, Juan Domingo Per√≥n- el 22 de noviembre de 1955, un grupo comando encabezado por el Teniente Coronel Carlos de Moori Koenig secuestr√≥ el embalsamado cad√°ver de la segunda esposa del depuesto mandatario -Mar√≠a Eva Duarte- del edificio de la CGT, el cual, se presum√≠a, ser√≠a la morada transitoria de los restos de La L√≠der Espiritual de la Naci√≥n hasta la construcci√≥n de su mausoleo propio.

Nada de aquello ocurri√≥, claro. Bajo la supervisi√≥n del dictador General Pedro Eugenio Aramburu, el cuerpo de Evita anduvo yirando durante m√°s de un a√Īo tanto por Capital Federal como por el Conurbano profundo. En dep√≥sitos, en casas, en departamentos. Recorriendo Buenos Aires de d√≠a y de noche adentro de una camioneta. El cad√°ver estuvo hasta detr√°s de la pantalla de un cine donde la alta sociedad de la √©poca se reun√≠a a ver los √©xitos del momento.

Una noche cualquiera, cuando el Mayor Arand√≠a hab√≠a llevado el cuerpo a su casa ya que le hab√≠a tocado en suerte la tutela del mismo (?), unos ruidos hicieron montar en paranoia al militar, quien empez√≥ a los tiros suponiendo que lo hab√≠an descubierto los peronistas. Pero claro, nadie estaba en el lugar y la √ļnica depositaria de sus balazos fue su esposa, quien se encontraba embarazada. Tras aquel hecho y ante la creciente superstici√≥n de los lacayos de turno, los altos mandos de facto dispusieron el traslado del cad√°ver de Evita al extranjero‚Ķ

El 23 de abril de 1957 y con la c√≥mplice ayuda log√≠stica de la alta jerarqu√≠a tanto de la iglesia nacional como de El Vaticano (incluyendo al Papa P√≠o XII), se inici√≥ el ‚ÄúOperativo Traslado‚ÄĚ, que termin√≥ -barco mediante- con los restos de Eva Duarte enterrados en la tumba 41 del campo 86 del Cementerio General de Mil√°n, Italia, bajo el nombre de ‚ÄúMar√≠a Maggi de Magistris‚ÄĚ. Y all√≠ permaneci√≥ durante 14 a√Īos, gritando en la consciencia de unos pocos. Ignorado por el resto del mundo.

Casi 40 a√Īos despu√©s del traslado de Evita, m√°s precisamente el 10 de diciembre de 1995, Diego Antonio Duarte (13/03/1975) hizo su aparici√≥n en la primera de Rosario Central en un empate 0 a 0 ante Argentinos Juniors en Arroyito. El Canalla -que ante la inminente final de la Copa Conmebol puso suplentes de suplentes y hasta fue dirigido por N√©stor Manfredi y no por El Viejo Zof- aquella tarde form√≥ con: El Pato Abbondancieri; Luis D√≠az, Rub√©n Ch√°vez, Percy Olivares y Mario Gori; Duarte, Diego Oyola, Sergio Fern√°ndez y Chistian Colusso; Humberto Biazotti y Marito Pobersnik.

Una semana despu√©s, contra San Lorenzo en el Nuevo Gas√≥metro por la √ļltima fecha de aquel Apertura ¬ī95, Diego Duarte volvi√≥ a ser titular y hasta tuvo su momento de fama al marcar el 2 a 2 final a falta de un minuto para el t√©rmino del encuentro, luego de ir perdiendo por 2 a 0.

Tras un a√Īo y medio enterrado en la CGT afuera de todo registro, este volante derecho reci√©n reapareci√≥ el 14 de mayo de 1997 ‚Äďtambi√©n como titular- en una derrota por 2 a 1 ante Independiente en La Doble Visera y luego, cuatro d√≠as despu√©s, ingres√≥ a los 73 minutos de un partido que Rosario Central le ganaba por 3 a 0 a Gimnasia de La Plata y que El Chirola Romero igual√≥ en la jugada final.

¬ŅY despu√©s? Nada. Ni un dato en Rosario Central. Ni alguno en el ascenso y tampoco en el exterior. No se encuentra nada en ninguna red social y ning√ļn hincha Canalla parece recordarlo. Desde ac√°, en este √≠ntimo acto, damos por finalizada la b√ļsqueda de su paradero y archivamos su legajo de manera definitiva, ya que bajar los brazos parece ser mejor alternativa a seguir con un rastreo est√©ril y frustrante. ¬ŅQui√©n sabe? Por ah√≠ Diego Duarte fue a probarse al Inter o al AC Mil√°n y est√° enterrado en el Cementerio General con otro nombre.

El misterio sigue recubriendo al apellido Duarte…

Z√°rate Cristian

Cristian José Zárate (El Mago)

Se la hicieron dif√≠cil. Y no es que √©l no le haya puesto voluntad o ganas. Para nada. A mediados de 2000, el querido y querible Daniel Garnero iniciaba su tercera etapa en Independiente, trayendo consigo su talento, mucho amor por la camiseta y tambi√©n un inmaculado y envidiado r√©cord personal: ‚ÄúPor partidos oficiales nunca perd√≠ contra Racing‚ÄĚ.

¬ŅY El Rojo que le ofreci√≥ a uno de sus hijos dilectos? La desconfianza de Osvaldo Piazza, quien no lo hab√≠a pedido, la indiferencia de los hinchas y la desagradable sorpresa que su hist√≥rica camiseta n√ļmero 10 se la hab√≠an dado a Sebasti√°n Rozental, qui√©n lleg√≥ a Villa Dom√≠nico dos semanas despu√©s que El Dany. Adem√°s, el pobre Garnero tuvo que entrenar con baldoseros quienes, cual zombies, intentaban tocarlo para contagiarlo y as√≠ transformarlo en uno de ellos. Esa era la √ļnica meta que ten√≠an gente como Walter Le√≥n Bustos, Leandro √Āvila y el protagonista de este post: Cristian Jos√© Z√°rate, quien hasta se anim√≥ a competirle por el puesto en la cancha a Garnero.

Nacido el 29 de septiembre de 1979 en la localidad cordobesa de Isla Verde, este (en teoría) talentoso volante, enganche o mediapunta, sufrió un síntoma que puede ser -como el colesterol- o demasiado bueno o excesivamente malo: el representante prematuro. Y así, tras formarse en Renato Cesarini, a mediados de 1997 apareció en el Sion de Suiza, donde llegó a entrenarse un tiempo con el primer equipo. Sin embargo, su apoderado, La Tota Rodríguez, no pudo arreglar la compra de su pase y así Zárate le dijo adiós a la tierra de Joseph Blatter.

Tras frustr√°rsele -seg√ļn sus palabras- una prueba en Boca y otra en un equipo italiano, El Mago estuvo un a√Īo entren√°ndose s√≥lo en su pueblo y conoci√≥ las mieles del trabajo posta laburando en una metal√ļrgica hasta que, en junio de 1999, Rodr√≠guez lo acerc√≥ a Defensa y Justicia, donde en una temporada del Nacional B meti√≥ 16 partidos con un gol y se convirti√≥ en una codiciada promesa. Esto le allan√≥ el camino a su representante, quien se lo enchuf√≥ a Independiente como parte de la letra chica del √ļltimo pr√©stamo de Cristian Domizi.

En El Rojo, Z√°rate debut√≥ el 6 de agosto de 2000 en el empate 1 a 1 con Almagro por la segunda fecha del Apertura (aunque posteriormente jugar√≠a por la primera jornada ante Belgrano y de ah√≠ la confusi√≥n de algunas bases de datos) cuando ingres√≥ a los 72 minutos por Fram Pacheco. Por la acumulaci√≥n de figuras venidas a menos en su puesto y por la p√©sima campa√Īa del equipo, El Mago s√≥lo jug√≥ 6 partidos por campeonato siendo titular en apenas uno de ellos. Aunque pudo mostrar su mejor versi√≥n, al igual que Piazza como t√©cnico de Independiente, en 5 partidos de la Copa Mercosur de aquel a√Īo.

En enero de 2001, los dirigentes le solicitaron a su representante que baje la opci√≥n de compra ‚Äďfijada en dos palos y medio d√≥lar- y, tras la negativa, as√≠ finalizaron los d√≠as de Cristian Z√°rate en Primera Divisi√≥n. Luego de entrenarse seis meses en El Rojo sin ser tenido en cuenta, a mediados de ese a√Īo se uni√≥ al Alverca de Portugal, donde pas√≥ sin pena ni gloria. En junio de 2002 firm√≥ con San Mart√≠n de Mendoza, donde fue uno de los puntos altos del equipo que lleg√≥ a jugar la Promoci√≥n contra Talleres de C√≥rdoba. Esa aceptable campa√Īa lo deposit√≥ en el Algeciras de la Segunda Divisi√≥n Espa√Īola, donde jug√≥ 23 partidos con 2 goles y comparti√≥ asados con Mariano Armentano y Juan Pablo Vojvoda.

Tras la desabrida experiencia ibérica, volvió a San Martín de Mendoza (2004/05), donde se evaporó el buen recuerdo que había dejado en su primera etapa. Sindicado como una promesa que jamás iba a explotar y ya sin un representante que le dicte sus errantes pasos, Zárate se convirtió en un trotacategorías (?) que enamoraba y decepcionaba jornada tras jornada. En el Nacional B también pasó por: Juventud Antoniana (2005), San Martín de Tucumán (2006/07), Atlético de Rafaela (2007/08) y San Martín de San Juan (2008/09).

El Argentino A lo tuvo usando los colores de: San Martín de Tucumán (2006), Unión de Sunchales (2009/10), Talleres de Córdoba (2011), Santamarina de Tandil (2011/12) y Unión de Mar del Plata (2013). Además, en 2012 tuvo un paso fugaz por Jorge Wilstermann de Bolivia. Casi todas esas inestables experiencias tuvieron como hilo conductor la rescisión de contrato de manera anticipada. Una lástima.

Durante el √ļltimo semestre de 2013, se despidi√≥ del f√ļtbol con un paso simb√≥lico por, cuando no, San Mart√≠n de Mendoza, su lugar en el mundo que ya se encontraba en el Argentino B. Desde comienzos de 2014, Cristian Z√°rate forma parte del cuerpo t√©cnico del Yagui Forestello, encontrando algo de estabilidad pero ya muy lejos de aquel pibe que entren√≥ una temporada con Daniel Garnero, quien lejos de guardar un grato recuerdo aquella caterva de baldoseros, termin√≥ retir√°ndose del f√ļtbol perdiendo 1 a 0 contra Racing en la Doble Visera con un gol de penal del Chanchi Est√©vez. Y bueno, los r√©cords est√°n para romperlos (?)‚Ķ

Fuera de stock: Pepsi F√ļtbol

All√° por 1997, los ni√Īos y no tan ni√Īos de nuestro pa√≠s se vieron tentados e invadidos por Pepsi F√ļtbol, una apuesta masiva y marketinera de la empresa de gaseosas experta en segundos puestos, que contrat√≥ a las m√°s grandes figuras del √°mbito local para explotar la imagen comercial. Recordemos aquella movida.

Bajo el nombre de “Promo Locura“, la divisi√≥n F√ļtbol de Pepsi intent√≥, promediando los a√Īos 90, adue√Īarse de un mercado que promet√≠a, pero que a√ļn no hab√≠a sido debidamente aprovechado. Los pibes de aquel entonces estaban acostumbrados a juntar figuritas, pero no exist√≠a una enfermedad por las licencias oficiales, como existe actualmente con los productos de Panini. Es m√°s, en nuestro pa√≠s ni siquiera hab√≠a echado ra√≠ces el concepto de las trading card, ni m√°s ni menos que tarjetas coleccionables, parecidas a las figuritas, pero con m√°s informaci√≥n de los protagonistas en el dorso.

Para su desembarco en el f√ļtbol argentino, Pepsi arm√≥ un equipo con las figuras m√°s importantes de cada equipo, exceptuando a algunas estrellas demasiado caras, como Maradona y Caniggia, que adem√°s prefer√≠an la coca.

¬ŅQui√©nes integraban el plantel de Pepsi F√ļtbol? Jugadores de la talla de Franc√©scoli, Chilavert, Ruggeri, Gorosito, Palermo, Capria, Bonano y Mancuso, entre otros. Adem√°s, se reforzaba con algunos players de la Selecci√≥n que actuaban en el exterior, como Almeyda, Ortega y Simeone.

El álbum (que venía con el diario Olé) se completaba con otros futbolistas, sin tanto renombre, que rellenaban las canchas de Argentina. Así es como nos podíamos encontrar con un Pacha Cardozo, un Colorado Mac Allister o un Morrón Rotchen.

Las figuritas (o tarjetas) se consegu√≠an en los kioscos a cambio de tapitas, que en la parte superior ten√≠an la imagen de alg√ļn jugador. Debajo de las tapas, adem√°s, pod√≠an tocar fabulosos premios, aunque generalmente tocaba un p√≥ster. Como mucho, una remera. Lo de fabuloso quedaba para otra oportunidad.

Otro pilar fundamental de la Promo Locura fueron los vasos de pl√°stico con fotos de los jugadores. Es m√°s de una casa, hoy por hoy, debe haber un ejemplar de 1997. Pasaron 17 a√Īos y Riquelme sigue trotando jugando.

La campa√Īa inicialmente fue exitosa y en 1998 tuvo una segunda edici√≥n, con algunos cambios. La camiseta del equipo de Pepsi no alter√≥ sus colores (azul y celeste), pero s√≠ el formato: dej√≥ la banda de lado y pas√≥ a tener bastones. Los p√≥sters ya no s√≥lo mostraban a los jugadores pateando una pelota, sino que se le agregaban guerreros, animales y efectos especiales, d√°ndole tintes √©picos a la escena.

Adem√°s, se sumaron m√°s figuras del extranjero. Como si fuera poco, se moderniz√≥ el contenido de los sobres, con la inclusi√≥n de tazos y tarjetas 3D. S√≠, hologramas que representaban alguna jugada importante, como el gol de Palermo a River del Apertura ’97.

Después de un paréntesis (a mediados del 98 el que pisó fuerte fue Coca Cola), a comienzos de la década del 2000 Pepsi volvió a la carga (no solamente en Argentina), con más promociones y más articulos de merchandising. No tuvo el mismo éxito.

Sin el Pacha Cardozo como figura, ya nada fue igual.

 Page 5 of 564  « First  ... « 3  4  5  6  7 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse