DT Error: Gustavo Alfaro en el Al-Alhi de Arabia Saudita (2009)

11 marzo 2014

Miren si habrá sido ladri el andar de Gustavo Alfaro por Arabia Saudita, que ni siquiera es mencionado en su elogiosa ficha en Wikipedia. Acá un breve repaso de uno de los tantos casos de técnicos argentinos que se pusieron el turbante a cambio de un buen fajo de petrodólares.

Con 46 a√Īos y casi dos d√©cadas sobre el lomo dirigiendo equipos modestos y molestos, all√° por el 2009 Gustavo Alfaro decidi√≥ que era momento de pegar el salto de calidad. Le hab√≠a ido bien en equipos chicos como Olimpo, Quilmes y Arsenal, consiguiendo con este √ļltimo la Copa Sudamericana. En cambio, hab√≠a decepcionado en San Lorenzo y Rosario Central, dos equipos m√°s populares. La prueba de fuego, entonces, deb√≠a ser en uno de los m√°s poderosos.

Tras varios d√≠as en los que se lo mencion√≥ como firme reemplazante de Carlos Ischia en el banco de Boca Juniors, en julio de 2009 se supo la noticia: Alfaro iba a dirigir un grande…pero de Arabia Saudita.

El Al-Ahli Saud√≠ Football Club, mejor conocido como el ōßŔĄō£ŔáŔĄŔä ōßŔĄō≥ōĻŔąōĮŔä (?) puso un jugoso contrato sobre la mesa y se llev√≥ los sue√Īos de gloria del entrenador rafaelino, que ni lento ni perezoso llam√≥ a sus colaboradores y los mand√≥ para la ciudad de Jeddah, mientras √©l se quedaba en el pa√≠s para terminar de arreglar uno papeles.

Fue as√≠ como unos d√≠as m√°s tarde Alfaro lleg√≥ a Arabia y se encontr√≥, adem√°s de una cultura totalmente diferente, un plantel lleno de tipos con barba que se llamaban Mohammed (?). ¬ŅSoluci√≥n? Mandar a contratar a un par de viejos conocidos del √°mbito argentino. Uno de los principales refuerzos fue el colombiano Jossimar Mosquera, uno de sus dirigidos en el Arse.

Otro en caer fue el delantero Javier Toledo, goleador con Chacarita en la B Nacional.

Además, se incorporaron Sebastián Rusculleda y el paraguayo Jorge Torales, ex Chaca. Todo mediopelo para la Primera División de nuestro país, pero suficiente para tratar de ser protagonista en el torneo árabe o jugar de titular en Arsenal.

Tras una pretemporada en Alemania, el Al-Alhi del Lechuga debut√≥ en la liga con una victoria 1 a 0 ante el Al-Raed. Parec√≠a que todo iba a ir muy bien en la temporada, pero el experimento no tardar√≠a en dar error. Ya para noviembre de 2009, Alfaro se dio cuenta de que hab√≠a recaudado lo suficiente y lleg√≥ a un acuerdo con la dirigencia para dejar de ser el DT. En su lugar, parad√≥jicamente se lo nombr√≥ a Carlos Ischia, pero finalmente lleg√≥ el brasile√Īo Sergio Farias.

Pese a que los datos sobre la campa√Īa son escasos y que no existe mucho material sobre este hecho delictivo, ac√° estamos para recordar eso que el mismo Alfaro prefiere olvidar: aquel tiempo en el que no par√≥ de mirar la hora en Arabia Saudita.

Reserv√° tu lugar, topu

El viernes 21 de marzo estaremos presentando nuestro libro, El Veraz del F√ļtbol, en Capital Federal (lugar a develar (?), alrededor de las 20 h en el barrio de Floresta). Aquellos que deseen confirmar su participaci√≥n, s√≥lo deben mandar un mail a enunabaldosa@digitoa.com.ar. Ese d√≠a van a poder ver el libro, tocarlo, olerlo, comprarlo (?), y compartir un rato con algunos de los invitados del universo baldosero. Los esperamos.

M√°s info en:

Mail: enunabaldosa@digitoa.com.ar
TW: @DigitoA
FB: facebook.com/elverazdelfutbol

Son decisiones: Castellano corriendo a Lunati (2007)

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, ¡seis minutos de descuento! marcó el cartel electrónico del cuarto árbitro, Mauro Biasutto, cuando se cumplieron los noventa reglamentarios. En el Monumental, y ante un sol que rajaba la tierra, River Plate y Rosario Central empataban 2 a 2 por el Apertura 2007.

¬ŅEra para tanto? En el segundo tiempo solo hubo dos cambios (ambos en la visita y antes de la reanudaci√≥n del juego) y si bien es verdad que los jugadores del Canalla pasaron un buen rato tirados en el piso, seis minutos parec√≠a un exceso.

Para esa altura, todo Rosario Central estaba re caliente con la actuación del juez, el Loco Pablo Lunati, reconocido hincha de la banda, que había obviado un clarísimo penal de Nicolás Sánchez, que desvió el balón con la mano en su propia área.

El que tenía la pelota era el local, pero el que se puso en ventaja, a los 94, fue Central, gracias a un gol de Ronald Raldes. Para aguantar el resultado, Carlos Ischia, DT de los rosarinos, llamó a Juan Manuel Azconzábal para que entrara en lugar de Martín Arzuaga. Pero Lunati hizo oídos sordos a los gritos de todo el banco canalla y siguió el partido como si nada.

Faltaban segundos para que se cumpliera el tiempo adicionado y River se ven√≠a al frente como una tromba. Con un c√≥rner a favor del Millonario, el Rifle Castellano (¬Ņcu√°ndo no?) explot√≥ y reclam√≥ el ingreso del defensor con algunas palabras que no le gustaron del todo al refer√≠. “Est√° loco este, es es un loquito”, exclam√≥ el arquero ante las c√°maras, y la sigui√≥ “Sos un loquito, sos un delincuente”. El √°rbitro se acerc√≥ al banco visitante y, una vez m√°s, expuls√≥ al eterno suplente. Ah, adem√°s adicion√≥ dos m√°s.

El partido siguió y a los ¡98 y medio!, Radamel Falcao García clavó el 3 a 3. Castellano, que no había abandonado el terreno, salió disparado a buscar a Lunati, pero lo frenaron justo. En el medio de ese caos, el Loco Pablo informó por exabruptos al preparador físico, Diego Rousse, y el DT de la reserva, Angel Celoria. En cambio, y pese a lo comentado en la transmisión de TV, no mencionó al Pejerrey Gonzalo Belloso, quien aparentemente le habría arrojado un golpe al colombiano Falcao.

Cuando retornó la calma, al menos dentro del campo de juego, el encuentro ya estaba en tiempo recontra cumplido. Sin embargo, Lunati lo hizo seguir hasta los 101 minutos. Tras el pitazo final, el Rifle metió un pique tremendo para cruzarse con el árbitro. Mientras tanto, un grupo de hinchas de Central empezó a romper las butacas de la Centenario alta y a arrojarlas hacia abajo. Uno de los hierros que une los asientos golpeó en la bandeja inferior a un hincha de River, que sufrió fractura de clavícula y un corte en la cabeza.

¬ŅQu√© dijo el Loco Pablo? “Me qued√© corto con los seis minutos; despu√©s pens√© que tendr√≠a que haber dado ocho o m√°s”. O lo que en la jerga se conoce como ‚Äúhasta que lo gane River‚ÄĚ.

Especiales: Botero Joaquín


Joaquín Botero Vaca (El Chacal)

Tres goles en aquel recordado 6 a 1 de Bolivia a la selecci√≥n argentina de Diego Maradona en la Paz convirtieron a Joaqu√≠n Botero en el enemigo p√ļblico n√ļmero uno de 40 millones de personas. No era la primera vez que el delantero se transformaba en el verdugo de los argentinos, ni mucho menos. Tres a√Īos atr√°s hab√≠a hecho sapo categ√≥ricamente con la casaca del Cicl√≥n.

“Es un jugador interesante al que conozco mucho”, dijo el cometero t√©cnico Oscar Alfredo Ruggeri cuando todos se preguntaban qui√©n era ese boliviano que ven√≠a a reforzar el sector verduler√≠a del Carrefour de avenida La Plata vestir la camiseta de San Lorenzo en el segundo semestre de 2006. Su llegada, a pr√©stamo por un a√Īo (y gratis porque ven√≠a con el pase en su poder), se sumaba a la del peruano Roberto Malingas Jim√©nez en ese paquete de contrataciones falopa latinoamericanas que arm√≥ el actual panelista estrella de #elprogramadeFantino.

Para ese entonces, y si bien era casi un desconocido por estas tierras, el Chacal, un delantero de raza, nacido en diciembre de 1977, llevaba un buen rato en la selección y acumulaba pasos en su país por el Mariscal Braun (1997), Club Deportivo Municipal de La Paz (1998), Bolívar (1999 a 2003, en 2002 había sido el goleador a nivel mundial) y por México en los Pumas de la UNAM (2003 a 2006), aunque su carrera ya pintaba en declive.

“Soy un delantero con mucha movilidad, que corre much√≠simo, que le gusta y vive del gol. Soy un oportunista del gol”, se present√≥ ante los que no lo ubicaban y dej√≥ un par de perlitas como “El t√©cnico, los dirigentes, los jugadores y los jefes de la hinchada (sic) me recibieron muy bien” y “Tengo 10 hermanos: mi pap√° ten√≠a tan buena punter√≠a como yo”. Eso s√≠, ya adelantaba que lo iban a tener que esperar un ratito: “Todav√≠a no estoy para jugar. Hace un mes que estoy parado. Pero calculo que la adaptaci√≥n ser√° bien r√°pida”. Y s√≠, en los entrenamientos se lo ve√≠a bastante regordete.

Debutó casi un mes más tarde, todavía visiblemente fuera de forma física, el 18 de agosto, ante Belgrano en Córdoba (empate 2 a 2). Esa noche, el Boli reemplazó al peruano Malingas Jiménez y tuvo una actuación discreta, tirando a floja. Es más, sobre el final del partido, con Germán Montoya -el arquero del Celeste- ya vencido, se perdió lo que hubiera sido el triunfo del Ciclón. Mala suerte.

Reapareci√≥ cuatro d√≠as m√°s tarde, ahora como titular, ante Banfield por la Copa Sudamericana, conformando la dupla de ataque con Malingas. Ese d√≠a, San Lorenzo gan√≥ 2 a 1 y Boterito rindi√≥ bien hasta que sali√≥ reemplazado por el Pocho Ezequiel Lavezzi. Parec√≠a que se le iban a abrir un par de puertas, pero…

Misteriosamente, Ruggeri lo mandó al freezer. Recién volvió a jugar en la revancha ante el Taladro, el 12 de septiembre. El partido terminó 0 a 0 y Botero se fue reemplazado por Leandro Ulloa (con todo lo que eso significa). En las instancias siguientes de la Sudamericana, ante Santos y Toluca, reemplazó a Adrián González, pero siempre pasó desapercibido.

La despedida qued√≥ para la fecha 13, ante V√©lez en Boedo Almagro el Bajo Flores, cuando le toc√≥ ingresar por Ulloa. M√°s all√° de que entr√≥ con un 0-2 abajo y se fue con el encuentro empatado 2 a 2, tuvo otra noche olvidable. Y as√≠ jam√°s volver√≠a a vestir la camiseta azulgrana. Ese torneo, el Cicl√≥n tuvo un desempe√Īo discreto y termin√≥ noveno, aunque no le fue tan mal en cuanto a goles convertidos. Pese a contar con Peirone, Botero y Ulloa entre sus delanteros, meti√≥ 30 tantos. Apenas cinco menos que el campe√≥n, Boca Juniors Estudiantes de La Plata.

Sin espacio, y decepcionado con el Cabez√≥n, se march√≥ antes del final del Apertura. “Ruggeri me pidi√≥ y despu√©s no me dio muchas chances. Habr√° que preguntarle a √©l porque no jugu√©”, argument√≥ el Chacal, que reconoci√≥ que lleg√≥ muy fuera de forma y eso le jug√≥ en contra. Solo 6 partidos (nunca la meti√≥, obvio) alcanzaron para conocerlo y pedirle un rem√≠s que lo regresara a su casa.

Lejos de Buenos Aires, siguió su derrotero por Deportivo Táchira de Venezuela (2007), Bolívar (2008) y Correcaminos de la UAT de México (2009). Quizás, esa tarde iluminada ante la Argentina le sirvió para viajar por el mundo en 2010. Primero jugó en Al Arabi de Kuwait y luego pasó al Henan Jianye Football Club de China.

En 2011, claro, ya estaba de nuevo en Bolivia, defendiendo los colores del San Jos√©, aunque se tuvo que marchar a los pocos meses por las constantes lesiones. A comienzos de 2012 surgi√≥ la posibilidad de ir a robar disputar la liga de la India con otras figuras del f√ļtbol boliviano, como Joselito Vaca y Limberg Guti√©rrez, pero todo qued√≥ en la nada.

A mediados de 2012, Bol√≠var, donde es √≠dolo, lo tent√≥ para volver, pero no hubo acuerdo. En enero de 2013, cuando todo parec√≠a indicar que regresaba al conjunto celeste tras casi un a√Īo y medio de inactividad, los dej√≥ de garpe y se fue a Sport Boys de Warnes, en la segunda divisi√≥n del altiplano, donde al cierre de la temporada consigui√≥ el ascenso a la m√°xima categor√≠a con goles en los partidos importantes.

Castigado por las lesiones, pas√≥ los √ļltimos seis meses relegado el banco de suplentes, viendo c√≥mo su lugar era ocupado por el eterno Bichi Fuertes. Ah, s√≠, todav√≠a ni piensa en retirarse.

Em Uma Lajota: Leandro Z√°rate


Leandro Sebasti√°n Z√°rate (La Chancha)

Después de romperla en la B Nacional con la camiseta de Unión de Santa Fe, Leandro Zárate sintió que era el momento justo para pegar el salto y hacerse conocido en el exterior. El Botafogo (2008/09), uno de los equipos más grandes de Río de Janeiro, aparentaba ser la vidriera perfecta para eso.

Pero su llegada gener√≥ desconfianza entre los torcedores del Fog√£o, que miraban con recelo su curr√≠culum plagado de clubes del ascenso (y apenas un pu√Īado de encuentros en Primera en baj√≠simo nivel con la casaca de Argentinos Juniors), bien lejos de la jerarqu√≠a e historia del conjunto carioca que alguna vez honraron figuras como Garrincha, el Pipa Est√©vez o Alexis Ferrero.

Para colmo, el d√≠a de su presentaci√≥n muchos se sorprendieron con su contextura f√≠sica. Es que apenas un semestre atr√°s se hab√≠an llevado el chasco del a√Īo con la contrataci√≥n del ex Boca Luis Miguel Escalada, al que los medios locales apodaron r√°pidamente Gordinho, que estaba a a√Īos luz de su condici√≥n atl√©tica ideal y result√≥ ser un fracaso.

Cuando a las sospechas de los hinchas y el exceso de peso del propio Zárate se les sumaron algunas complicaciones contractuales, el combo fue letal. El delantero tuvo que esperar casi dos meses para debutar oficialmente y las dudas se incrementaron todavía más la noche de su estreno, ante Náutico de Recife, por el Brasileirão.

La Chancha jugó solamente 20 minutos, pero tuvo una actuación olvidable y se fue silbado por su propia gente. El técnico, al mejor estilo Bambino Veira, lo marginó del plantel hasta que se pusiera en forma y recién reapareció varios encuentros más tarde.

Ni siquiera el gol en el triunfo ante el Vit√≥ria, por la fecha 29 del campeonato local, calm√≥ un poco los √°nimos. Tampoco el tanto que marc√≥ en el empate ante Atl√©tico Paranaense, en la pen√ļltima jornada.

La novela siguió durante el resto del torneo y tuvo sus momentos más turbulentos en el arranque de 2009, cuando Zárate viajó a la Argentina sin avisar, alegando problemas familiares y justificándose en el atraso de los sueldos.

Las idas y venidas, los faltazos y las multas continuaron durante todo el primer semestre de 2009. Finalmente, la Chancha regres√≥ a nuestro pa√≠s, donde, fiel a su estilo, contin√ļa deambulando por el f√ļtbol de los s√°bados con suerte dispar y kilos de m√°s.

 Page 5 of 551  « First  ... « 3  4  5  6  7 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse