Noriega Raul

Ra√ļl Noriega (El Pavo)

La t√≠pica historia del futbolista que es figura en su pa√≠s y que intenta probar suerte en una liga extranjera que le queda grande. Eso sucedi√≥ con el ecuatoriano Noriega, un jugador bien conceptuado en su tierra que sin embargo no logr√≥ el mismo respeto en la Argentina. Fue contratado por Boca, en 1994 , para jugar la Copa Libertadores y el torneo local. Y lo hizo, pero no en un buen nivel. Roz√≥ lo correcto, pero con eso no le alcanz√≥. Hab√≠a ilusionado a los hinchas en el torneo de verano que se jug√≥ en Mendoza, d√≥nde se destac√≥ tibiamente. Luego, a la hora de los bifes, √©ste marcador central no rindi√≥ a la altura de los acontecimientos (como muchos de los jugadores bancados por Menotti). Por el torneo local jug√≥ 16 partidos y no convirti√≥ goles. Hab√≠a llegado desde Barcelona de Guayaquil, d√≥nde alcanz√≥ la categor√≠a de √≠dolo que le vali√≥ un puesto en su Selecci√≥n. En el Barcelona estuvo en varias etapas (1987-89, 1991-92 y 1994-2002). Adem√°s de su paso por Boca, tambi√©n visti√≥ las camisetas del Audax Octubrino (1990) y el Deportivo Cuenca, d√≥nde a√ļn contin√ļa (enfrent√≥ a los Xeneizes en la Libertadores de √©ste a√Īo). Fue campe√≥n varias veces en su pa√≠s, pero en su traves√≠a por el exterior patin√≥, y eso lo hace merecedor de √©ste homenaje.

Juan Pordiosero

Maiorani Javier

15 junio 2005

Javier Mario Maiorani (Tyson)
Naci√≥ en 1978 y se form√≥ como arquero en las inferiores de V√©lez. Intent√≥ aparecer durante la √©poca de esplendor de Jos√© Luis Chilavert (en el plantel tambi√©n estaban Cavallero y Goycoechea), y obviamente tuvo pocas chances de jugar por lo que comenz√≥ a buscar nuevos horizontes, sobre todo porque De La Fuente y Bernachia tambi√©n lo dejaron detr√°s. No obstante, en 1997 Marcelo Bielsa lo inscribi√≥ con la camiseta nro 25 para la Supercopa de ese a√Īo.
Tyson, como le dec√≠an en la pensi√≥n que compart√≠a junto a Caruso, Valdemar√≠n, Maxi Pellegrino, √Črcoli, Falc√≥n y Cubero entre otros viaj√≥ a Espa√Īa a pr√©stamo para formar parte del plantel del Atl√©tico Madrid B (1998-1999). Pero muy joven y solo decidi√≥ volver para Argentina. V√©lez lo dej√≥ libre y tiempo despu√©s firm√≥ con Olimpo de Bah√≠a Blanca (2000-2001) en el Nacional B. Tapado entre otros por el guardameta Roberto Cabrera, y no tenido en cuenta por los entrenadores Gustavo Echaniz primero y Dar√≠o Tempesta despu√©s, tampoco tuvo suerte. Al tiempo apareci√≥ en Independiente de R√≠o Colorado (2002). Sali√≥ campe√≥n de la liga zonal y se march√≥ a la CAI de Comodoro Rivadavia. De all√≠ cedido a la CAI de Trelew (2003) y termin√≥ jugando en Deportivo Roca (2004) el Argentino B.
Sin lugar a dudas, que haya tenido a tantos arqueros encima en la época de Vélez no era el motivo por el que no jugaba, sino sus condiciones. De lo contrario no se explica como jamás consiguió alguna otra oferta.

Cucu

¬ŅQu√© es En Una Baldosa?

LA G√ČNESIS
Para aquellos que por primera vez nos visitan y no entienden los par√°metros que utilizamos para definir a los jugadores que se incluyen en este sitio, decidimos esclarecer el panorama, aunque para muchos (incluso nosotros mismos) termine siendo totalmente in√ļtil.
En Una Baldosa naci√≥ el 1¬į de Mayo de 2004 con la simple intenci√≥n de experimentar en el mundo de los blogs. No hab√≠a un rumbo definido y mucho menos una expectativa de vida muy larga. Tem√≠amos, desde un principio, a ser devorados por ese mal tan com√ļn de los blogs: el abandono total o parcial a pocas horas de haber visto la luz.
Sin embargo, repentinamente surgió una idea que con los días se fue puliendo: homenajear a los futbolistas olvidados. Aquella experiencia, tan primitiva como placentera, era simple y despreocupada. Sólo había que conseguir una foto y adornarla con un par de líneas de texto. Con eso alcanzaba. Así fue que se homenajeó al Doctor Khumalo, ícono de lo que después entendimos como concepto del sitio.
Lo curioso es que a continuaci√≥n de ese post tambi√©n recordamos a Tony Meola y a Tony Cascarino, dos futbolistas que tambi√©n nos generaban nostalgia aunque no tuvieran nada que ver con nuestra idiosincrasia. Fue all√≠ que se plante√≥ el primer “punto y aparte”. S√≥lo se rendir√≠a tributo a los futbolistas con pasado o actualidad en nuestras tierras. Haber pasado por el f√ļtbol argentino se convirti√≥ de esa manera en el primer requisito no expl√≠cito y hasta el d√≠a de hoy se mantiene.

LOS REQUISITOS
Con los meses se fue sumando gente y dejó de ser una práctica individual. Se acercaron amigos y desconocidos para colaborar y comenzaron a llegar mails de todas partes, lo que provocó la confección de la primera lista de parámetros para evitar solicitudes insólitas (llegaron a pedir a Gabriel Batistuta y a Diego Latorre). Así nacieron los históricos requisitos que sirvieron como filtro, pero que con el tiempo fueron perdiendo relevancia y tomaron un alto grado de relativismo:

* Haber sido o ser futbolista.
* Haber tenido 15 minutos de gloria.
* Haber robado en el exterior.
* Haber sido tildado de “pechofr√≠o” o “fracasado”.
* Tener nombre, apellido o apodo Inolvidable.

Con el correr de los meses y los homenajes nos dimos cuenta de que esas condiciones caprichosas no siempre abarcaban las caracter√≠sticas de los futbolistas que desfilaban por la p√°gina. Sent√≠amos la imperiosa necesidad de recordar a cualquier jugador olvidado de los 90′s, aunque no hubiese tenido 15 minutos de gloria, ni fama de pechofr√≠o, y ni el tr√°mite iniciado para sacar el pasaporte. Nos dimos cuenta de que lo principal era el apellido. Esa m√°gica conjunci√≥n de letras que nos trasladaba y nos sigue trasladando a formaciones le√≠das en diarios y revistas de hace una d√©cada. Recordar un nombre que ten√≠amos alojado en la memoria por haberlo escuchado como suplente de un equipo de Primera durante nuestra ni√Īez o adolescencia, nos provoca una sensaci√≥n √ļnica. La vieja pregunta de “¬ŅTe acord√°s de…?” √≥ “¬ŅQu√© sera de la vida de…?”, fue y sigue siendo el principal motor de b√ļsqueda.

Con ese objetivo como estandarte, surgieron otros casos que no podíamos obviar. El rigor investigativo se fue haciendo más fuerte y dejamos de publicar un par de líneas de texto para hacer un informe completo y minucioso de la carrera de los homenajeados. Para ello tuvimos que dedicarle mas tiempo y si se quiere, profesionalismo, aunque hasta el día de hoy sigue siendo un hobbie que se toma con responsabilidad.
Al intensificar el laburo, descubrimos historias incre√≠bles y nos pareci√≥ conveniente destacar, por ejemplo, la trayectoria de un tipo que jam√°s hab√≠a disputado un encuentro del f√ļtbol grande pero que se hab√≠a pintado la cara para jugar en la D.
Tambi√©n le abrimos las puertas a los desconocidos. A aquellos que jugaron un pu√Īado de partidos en Primera y de los cu√°les ser√≠a imposible acordarse si no fuera por los recortes de diarios o las viejas revistas deportivas. Y seguimos con los extranjeros paracaidistas, los parientes de grandes jugadores y los famosos con pasado en el f√ļtbol.

SER BALDOSERO
La gente se fue identificando con los jugadores y as√≠ como de la nada, se impuso el t√©rmino “baldosero”. Jam√°s lo planeamos y eso es lo interesante.
Es complicado expresar verbalmente (o por escrito) qu√© es ser “baldosero”. Lo primero que podemos decir es que no necesariamente son jugadores malos. Muchos poseen condiciones excelentes y no las han podido llevar a cabo por diferentes cuestiones. Existen muchas zonas grises que son imposibles de delimitar. Sabemos internamente qu√© jugadores responden a lo que pretendemos, pero es casi una utop√≠a indicar mediante l√≠mites los requisitos que deben cumplir. Es algo que incluso genera conflicto entre nosotros, porque muchas veces es dif√≠cil estar de acuerdo sobre un jugador que transita esas zonas grises a las cu√°les hac√≠amos referencia.

LAS SECCIONES
Como la idea original nos restring√≠a a dedicarnos exclusivamente a esa clase de jugadores, decidimos ampliar un poco m√°s el pa√Īo y abarcar otros aspectos que nos interesan en diferentes apartados.

EN EL PLACARD: Refleja la indumentaria bizarra o in√©dita que se ha utilizado en el f√ļtbol argentino. Ya sea por colores, dise√Īos, marcas o anunciantes extravagantes.

AMOR A LA GUITA: Yendo en contra de la cl√°sica frase de “amor a la camiseta”, exponemos los casos de aquellos que han defendido a 7 o m√°s clubes.

DEFORMACIONES: Equipos olvidados y grandes fracasos colectivos.

MAL PASE: Transferencias truncas o incorporaciones que quedaron en la nada.

RE PARTIDOS: Encuentros inimaginables pero reales.

FOTOGOL: Imágenes de la gente con sus ídolos (o no tanto).

LINKS DE F√ďBAL: Sitios futboleros para visitar.

√ĀREA CHICAS: Relaciones amorosas que salieron en los medios.

COMUNIDAD BALDOSERA
Las visitas fueron aumentando y comenzaron a llegar los reconocimientos. Los comentarios de los visitantes ayudaron a que el blog se perfeccione y gane en calidad. Existe un nivel de discusi√≥n , basado en el conocimiento y en el respeto, que es dif√≠cil de lograr y lo valoramos. Internet es un √°mbito muy propicio para el agravio an√≥nimo y que la gente participe educadamente en el tag, el foro o los comentarios, es algo para destacar. Aquel que hace uso o abuso de los insultos o de la t√≠pica rivalidad tribunera (Ej: “eh, vos sos de la B y no exist√≠s”) es repudiado inmediatamente por el resto de la gente que participa activamente en el sitio.
El Foro fue la vía adecuada para darnos cuenta de que había personas con ganas de participar. Y gracias a eso pudimos armar el primer encuentro baldosero, en noviembre de 2005.

LA ACEPTACI√ďN DE LA GENTE DEL F√öTBOL
Con la realizaci√≥n del primer encuentro tambi√©n lleg√≥ el padrinazgo de Orestes Katorosz. Ese primer contacto con un t√©cnico baldosero nos permiti√≥ tener mas certezas sobre lo que hac√≠amos. Descubrimos en √©l una persona que entendi√≥ que todo lo hacemos con un gran respeto y sentido del humor. Podemos ser duros en algunos conceptos y hasta sarc√°sticos a la hora de hablar de las condiciones de alg√ļn jugador, pero siempre dejando en claro que es una simple opini√≥n que admite cr√≠ticas u objeciones. Eso, en general, es lo que la gente del f√ļtbol ha entendido. Y recibimos varios saludos de jugadores o ex jugadores que se divierten con el sitio.

CONCLUSI√ďN
Como habrán visto, es imposible definir EN UNA BALDOSA en pocas palabras. Podríamos extendernos más sin hallar las palabras exactas. Y nos agrada que eso suceda. Hay una buena relación entre lo que nos gusta y lo que no podemos explicar.

EN UNA BALDOSA

Bordi Gabriel

Gabriel Miguel Bordi (El Tanque)
Cordob√©s nacido en 1975. Delantero potente comenz√≥ a romper las redes en Instituto. Ya en la temporada 1996-1997 fue su √ļltimo a√Īo pues All Boys (1997-1999) se lo llev√≥. Las grandes luces de la Capital no lo encadilaron y junto al Facha Bartelt se cans√≥ hacer goles (40 goles en 62 partidos). Y as√≠ fue que el Tanque cumpli√≥ un sue√Īo, y se fue a Napoli de Italia (1999-2000). En ese entonces River Plate lo hab√≠a inscripto junto con Gonzalo Del Bono, ambos de Mascardi, pero el cordob√©s se neg√≥ y parti√≥ a Europa. A priori una buena decisi√≥n pues con Saviola, Angel, Cardetti, Castillo y Rambert no iba a jugar nunca. Un a√Īo antes en el ex equipo de Maradona hab√≠a fracasado Jos√© Luis Calder√≥n y ahora le tocar√≠a a √©l. Pr√°cticamente no jug√≥ (Galletti tampoco) y ni siquiera fue tentado por alg√ļn equipo de primera del f√ļtbol Argentino. Fue directamente a Quilmes en condici√≥n de libre, lo que enoj√≥ a la gente de All Boys porque cre√≠an que deb√≠an cobrar un porcentaje. En el cervecero fue baluarte de algunas de las finales perdidas (todo un r√©cord) junto al Chori Dom√≠nguez y el M√°quina Giampietri entre otros.
Tan vertiginoso fue su ascenso que muy dura sería la caída. El Defensor Sporting de Uruguay (2001) confió en el pero su paso fue efímero y apenas convirtió 4 goles. Resistido por los hinchas, volvió al viejo continente, aunque con menos pretensiones y aspiraciones que en la primer oportunidad.
Lleg√≥ al Poli Ejido de Espa√Īa (2001-2002) y luego al Sporting Braga de Portgual (2002-2003) donde le quedaron adeudando 5 meses. Hay que tener mucha mala suerte para ir a Europa y que a los dirigentes no les alcance para pagar, no sucede muy seguido. Con el conflicto en pie retorn√≥ a Espa√Īa y pas√≥ al Logro√Ī√©s (2003-2004). De ah√≠ al Linares de la tercera divisi√≥n donde a√ļn se encuentra (2004-2005). Su gran obra fueron dos cortes de manga durante un partido contra el Talavera luego de convertir un gol a minutos de haber ingresado. Pero la mayor curiosidad es que se los hizo a su entrenador. Claro, fue expulsado, debi√≥ soportar algunas jornadas afuera y con una multa econ√≥mica. Pidi√≥ disculpas pero se mando una muy grossa creyendo que la noticia no llegar√≠a por estas latitudes. “El corte de mangas en mi pa√≠s no es un insulto, en Argentina, un corte de mangas no tiene una significaci√≥n tan despectiva como aqu√≠, no es un insulto. Esto ha tomado una dimensi√≥n inesperada para m√≠” declar√≥.
La presidenta del club aclar√≥ que “no me gusta que nadie se salga del tiesto, el a√Īo pasado ya hice una criba en diciembre porque mis jugadores cerraban las discotecas en Ja√©n y se iban a entrenar sin dormir. No me tiembla el pulso. Aun as√≠, me sorprende lo de Bordi, porque es un buen chico. Cuando firm√≥ por el Linares lleg√≥ gordo y me dijo que eso iba a cambiar. Y lo hizo. Aun as√≠, de la sanci√≥n no se va a librar”. El Tanque Bordi…un grande, baldosero de ley.

Cucu

Areso Rubén

Rubén Darío Areso
Naci√≥ en 1967 y arranc√≥ en 1988 atajando para el hist√≥rico Douglas Haig, “el Milan de Pergamino” hasta 1994. Pas√≥ luego a Atl√©tico Rafaela donde permaneci√≥ hasta 1997 y luego s√≠, desembarc√≥ en Banfield (1997-1999) donde alguna vez integr√≥ un equipo m√°s que interesante para la B Nacional con: Areso, Craviotto, A.Peralta, Sanguinetti, C.Enrique; Camoranesi, J.Jim√©nez, C.Ruffini; G.Reinoso; Glar√≠a y Leeb. All√≠ tuvo interesantes actuaciones lo que llam√≥ la atenci√≥n de clubes grandes. Sin embargo el Taladro descendi√≥ y baj√≥ de categor√≠a. Permaneci√≥ en la √©poca que Reebok apost√≥ fuerte en el club para volver a la A, pero no se logr√≥.
Tiempo despu√©s recal√≥ en Quilmes (1999-2000), √©pocas duras para el cervecero. Cuando lleg√≥ el “Chulo” Rivoira incorpor√≥ a los arqueros Marcelo Elizaga y Nilton Pardal por lo que debi√≥ dejar la instituci√≥n. Tambi√©n se fueron Humberto V√°ttimos, Marcos Barlatay, Adri√°n Czornomaz, Walter Paz, Maximiliano Castano, Daniel L√≥pez, Jorge Rozzi, Balanda y Sergio De Bonis. Ten√≠a 33 a√Īos y nunca m√°s se supo de √©l. Se agradecer√° a quien pueda aportar datos.

Cucu

 Page 501 of 570  « First  ... « 499  500  501  502  503 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse