Fuentes Brian

Brian Diego Fuentes
Su parecido a Batistuta es apenas un aspecto casual, porque en nada se parece. Realiz√≥ las inferiores en Banfield pero nunca logr√≥ debutar y qued√≥ libre en 1997. Pas√≥ al Deportivo Italiano (37 partidos 5 goles) que por ese entonces estaba en la B Nacional. All√≠ tuvo buenas actuaciones que lo llevaron a Arsenal de Sarand√≠. Pero la suerte fue distinta, ya que marc√≥ apenas un gol en toda la temporada. En el 1999-2000 pas√≥ a Nueva Chicago donde volvi√≥ a resurgir un poco con 6 goles en 24 partidos. En total en el ascenso hizo 16 goles en 76 partidos. Para la temporada 2000-2001 llev√≥ sus goles a Italia donde firm√≥ con el Foggia, junto con su primo Sebasti√°n Fuentes (ex Deportivo Espa√Īol) donde solo lleg√≥ a jugar 10 partidos y marcar apenas dos conquistas. Su pase se debi√≥ m√°s al parentesco que a las propias cualidades. No dur√≥ mucho y se fue a M√©xico, pero a pelearla, porque cay√≥ en la segunda, m√°s precisamente al Cruz Azul Hidalgo (2001) donde jug√≥ solo 8 juegos y marc√≥ en dos oportunidades.
Pero tuvo su revancha. Sigui√≥ viajando por el mundo y fich√≥ para River (2002), aunque de Uruguay donde infl√≥ siete veces las redes en 15 encuentros. La vuelta a Europa estaba signada. Pas√≥ al Uniao da Madeira (2003) del ascenso de Portugal donde seg√ļn algunos jug√≥ en varias posiciones ajenas a la de delantero neto, ya sea como enganche u otras posiciones en el medio y cumpliendo buenas actuaciones, inclusive marcando un gol desde mitad de cancha.
Para la segunda mitad de 2003 se uni√≥ al Us Ariano Calcio de la serie D italiana junto con varios argentinos m√°s donde no anduvo mal pero tampoco brill√≥. En 2004 lleg√≥ al Selangor de Malasia donde ah√≠ si pudo descollar (en alguna parte del mundo ten√≠a que robarla) con 22 goles en 24 partidos. Pero lo curioso es que fue en la segunda divisi√≥n!!!! Declar√≥ que all√°, “si te va bien, sos rey. Apenas llegu√©, me alojaron en un hotel seis estrellas. Ten√≠a cancha de golf, sauna, lo que quisieras. Parec√≠a un jugador del Manchester United. Despu√©s me consiguieron una casa buen√≠sima para traerme a toda mi familia. Y el presidente del club, como hago goles, me adora. Y √©l es como el gobernador de toda esa zona de Malasia, as√≠ que vivo bien. Igual, tienen costumbres muy, pero muy diferentes. Para comer, ponen arroz en una mano, pollo en la otra, y se los mandan. Parecen monos, eructan en la cara, y para ellos es normal. Me pas√≥ con un dirigente, est√°bamos hablando y de repente me eruct√≥ en la cara. Lo mir√© sin entender y √©l sigui√≥ como si nada. Pero un d√≠a yo me son√© la nariz y todos me miraron como si fuera algo raro. Y mis compa√Īeros no se ba√Īan tras los entrenamientos y paran las pr√°cticas cada vez que deben rezar. Antes de los partidos desayunan huevos fritos con ketchup”.
En un f√ļtbol donde idolatraron a Juan Ar√≥stegui, Fernando Spinelli y Bruno Martelotto, todo puede suceder. En tierra de ciegos, el tuerto es rey.

Cucu

Ledzianiou Vitali

Vitali Ledzianiou

El regalo m√°s fant√°stico que nos dej√≥ la temporada de Hurac√°n de Tres Arroyos en Primera. Una historia plagada de particularidades y cosas fuera de lo com√ļn. En primer lugar, un Ruso en el f√ļtbol argentino es bastante llamativo. Pero m√°s curioso a√ļn es si se tiene en cuenta que su llegada al pa√≠s tuvo ribetes c√≥micos. A mediados de 2004, el Globo buscaba refuerzos para afrontar el Torneo Apertura. A contramano de todos los clubes y fuera de t√©rmino, desaprovech√≥ la chance de incorporar jugadores de nivel dentro del plazo que otorgaba la AFA. Sin embargo, el representante Flavio Rein acerc√≥ a dos jugadores a la instituci√≥n. Uno fue el Pipa Leonel Gancedo, que tuvo que bancarse medio a√Īo sin jugar para recalar definitivamente en Tres Arroyos. Y el otro fue Vitali Ledzianiou, un ignoto centrodelantero ruso que ten√≠a como antecedente varias convocatorias para la seleci√≥n sub 17 y sub 20 de su pa√≠s. Adem√°s, con su club – El D√≠namo de Minks – hab√≠a participado de la Copa Intertoto. El hombre, que por aquel entonces ten√≠a 24 a√Īos, acept√≥ la propuesta y vol√≥ hacia la Argentina. Pero con tanta mala suerte que a su llegada a Ezeiza tuvo unos problemas que le impidieron bajar del avi√≥n. Sin pisar suelo argentino, volvi√≥ a Espa√Īa. Reci√©n despu√©s de solucionar sus inconvenientes pudo regresar a Buenos Aires. Ni tuvo tiempo de entrenar. Lleg√≥ al club y a las pocas horas viaj√≥ a Capital para jugar ante Almagro, en un partido amistoso de reserva (ya que Hurac√°n no participaba del torneo oficial). La idea del t√©cnico Chavo Anzarda era probarlo en el partido para ver si pod√≠an incorporarlo para el Clausura 2005. Y el ruso no desepcion√≥. Entr√≥ en el segundo tiempo y marc√≥ dos goles para la victoria 4 a 3 del Globo. Despu√©s de semejante actuaci√≥n, muchos imaginaron que se quedar√≠a o que alg√ļn equipo del ascenso lo tentar√≠a para jugar. Sin embargo, a los pocos d√≠as Ledzianiou desapareci√≥ del mapa.
Hace unos meses, el Indio Gustavo Guevara (ex HTA, hoy en Platense) me confirm√≥ que “el rusito jugaba bien, pero no entend√≠a nada“.

Juan Pordiosero

Sergio Manoel

Sergio Manoel Junior

Cuando la noticia se hizo oficial, desde √©ste blog aventuramos que no hab√≠a otra opci√≥n: Si o si, el brasile√Īo Sergio Manoel integrar√≠a la larga lista de futbolistas chorros que pasaron por la Argentina con mucha m√°s pena que gloria. Todo el mundo lo presum√≠a. Todos sab√≠an que no cab√≠a otra posibilidad que el rotundo fracaso. Sin embargo, algunos dirigentes de Independiente antepusieron sus negociados y lo trajeron para el Apertura 2004. Ni siquiera el Pato Pastoriza (en sus √ļltimos d√≠as, DT de ese equipo) dio el visto bueno. Pretend√≠a un enganche de nivel, no un mamarracho tra√≠do de Brasil.
Sergio Manoel lleg√≥ con 32 a√Īos a Avellaneda. Antes hab√≠a realizado un culto a “amor a la guita” en su pa√≠s y en Oriente. Debut√≥ en el Santos (1989 a 1993) y pas√≥ Fluminense (1993), Botafogo (1994-95 y 1998-2000), Cerezo Osaka de Jap√≥n (1996-97), Gremio (1997), Cruzeiro (2000-02), Coritiba (2002), Portuguesa (2003), Am√©rica de R√≠o de Janeiro (2003) y Figueirense (2004). Tambi√©n hab√≠a disputado 5 partidos para su selecci√≥n. En su paso por Cruzeiro hab√≠a tenido la oportunidad de convertirle un gol al Rojo (de penal) , por la Copa Mercosur.
Cuando aterriz√≥ en Independiente, dej√≥ en claro que no sab√≠a d√≥nde estaba. El Diario Ol√© le mostr√≥ una foto de Bochini y √©l se atrevi√≥ a decir “lo vi en una p√°gina del club como un gran referente, pero no s√© el nombre“. Ignoraba qui√©n era el Bocha. Eso presagiaba un futuro oscuro.
Jug√≥ varios amistosos antes del estreno en el campeonato. En algunos tuvo un nivel aceptable que esperanz√≥ a los hinchas. Pero s√≥lo qued√≥ en eso. D√≠as antes de debutar oficialmente (ante Quilmes), fallec√≠o Pastoriza. Lleg√≥ Daniel Bertoni, que tuvo un poco m√°s cordura, y le demostr√≥ que no ten√≠a nivel para jugar con la N¬ļ 10. Ap√©nas disput√≥ 4 partidos incompletos en ese torneo (d√≥nde el Pocho Ins√ļa fue titular).
Antes de fin de a√Īo rescindi√≥ su contrato y volvi√≥ a Brasil. Pas√≥ por el Maril√≠a y ahora est√° de nuevo en el Figueirense.
Juan Pordiosero

Calvo Luis

Luis Calvo

Un rebelde sin el talento necesario para acompa√Īar esa rebeld√≠a. Le falt√≥ temperamento en la cancha y le sobr√≥ fuera del campo. Especialista en pelearse con los entrenadores, no arrug√≥ a la hora de plantearle su disconformidad a Carlos Bilardo, uno de sus t√©cnicos en su paso por Boca. Hab√≠a debutado en la primera de los Xeneizes en 1995 (bajo el mando de Marzolini). El Narig√≥n lleg√≥ al a√Īo siguiente y no le dio demasiadas chances al volante. √Čsto provoc√≥ ira en el jugador, que se tuvo que conformar con entrenar con la cuarta. Tras la ida del ex DT de la selecci√≥n, Calvo volvi√≥ a integrar el plantel (primero con Pancho S√° y despues con el Bambino Veira) y no perdi√≥ la oportunidad para dedicarle su regreso a la elite. Luego de un partido veraniego ante Independiente, encar√≥ a las c√°maras de televisi√≥n y le ofrend√≥ su “pase-gol” a Carlos Salvador, con un par de palabras que demostraban rencor. Aquellas declaraciones irritaron a un palad√≠n de la linea bilardista, como Fernando Niembro, que aprovech√≥ cada una de sus apariciones en los medios para tildar de inmaduro e irrespetuoso al f√ļtbolista.
Calvo hab√≠a logrado su cometido. Conmovi√≥ al establishment del f√ļtbol argentino y pretendi√≥ crear, a partir de eso, una carrera plagada de √©xitos. El resultado es evidente: Luis Calvo no triunf√≥. En Boca totaliz√≥ 17 encuentros oficiales y ning√ļn gol. Cansado de esperar oportunidades, vol√≥ a Rosario para jugar en Central. S√≥lo disput√≥ 7 encuentros y marc√≥ una vez.
Con el antecedente de haber ganado el Sudamericano Sub 20 de Chile 1997, baj√≥ de categor√≠a para empezar de cero. En Banfield estuvo un a√Īo (1999-2000). Se fue a Grecia y pas√≥ por dos equipos (AEK Athenas y Kalamata). En la 2001-02 volvi√≥ al pa√≠s para sumarse a Independiente Rivadavia de Mendoza. Lo √ļltimo que se supo es que se estuvo haciendo el loquito en el Jorge Wilsterman de Bolivia.
Juan Pordiosero

Castellón Roberto

Roberto Castellón (El Chivo)

Un s√≠mbolo de Flandria que tuvo sus minutos de gloria en Primera Divisi√≥n. Se puso la casaca de San Lorenzo de Almagro en 9 oportunidades (1993-94 y 1996). En su √ļltima etapa lleg√≥ a alternar el puesto con el Perro Arbarello. En esos 9 cotejos no convirti√≥. Y no marcar para un delantero suele ser decisivo. En la temporada 1996-97 se fue a Argentinos Juniors e integr√≥ el plantel que gan√≥ el ascenso a la m√°xima divisi√≥n. Un a√Īo m√°s tarde baj√≥ a la Primera B para jugar en Leandro N. Alem. Pero dur√≥ poco. Una sola temporada le bast√≥ para darse cuenta de que necesitaba volver a su primer amor, Flandria, d√≥nde hab√≠a jugado a comienzos de la d√©cada del ’90. En 1998 volvi√≥ al Canario y pas√≥ por varias jodidas, especialmente por su mala leche con las lesiones. La m√°s grave la sufri√≥ hace m√°s de dos a√Īos, cuando se fractur√≥ la tibia. Los m√©dicos tuvieron que colocarle una varilla de aleaci√≥n de titanio en la pierna para que pudiese seguir jugando. La soluci√≥n fue temporaria. Ya que con el tiempo comenz√≥ a sentir molestias originadas por la varilla, que rozaba con un tend√≥n y no le permit√≠a jugar o entrenar con facilidad. Lo operaron y apuraron su retorno. √Čste a√Īo volvi√≥ a las canchas (en su cuarto regreso) para la felicidad de la hinchada de Flandria.
También intentó triunfar afuera, ya que jugó en Wanderers de Montevideo (Uruguay).
Juan Pordiosero
 Page 501 of 578  « First  ... « 499  500  501  502  503 » ...  Last » 
Necesit√°s Flash Player 8
Necesit√°s Flash Player 8



Powered by Wordpress   |   Lunated es un diseño de ZenVerse