Voy al Arco: Passucci (1988)

Tan marcado quedó Roberto Passucci con su juego aguerrido y aquella patada a Ruggeri para vengar el orgullo xeneize en el clásico ante River, que poco se habla de otros aspectos coloridos de su trayectoria, como su insólito retiro en el ascenso de Suiza o su afición por el arco, que demostró más de una vez.

Ya recordamos cuando le tocó ponerse el buzo de Gatti en un partido de 1983, pero años más tarde volvería a hacerlo, aunque defendiendo a otra institución.

El 9 de octubre de 1988, Unión de Santa Fe recibió a Banfield, por la novena fecha del Nacional B. Ambos equipos venían de descender de la Primera División y estaban en el plan de retornar lo más pronto posible. El Tatengue lo terminaría logrando al final de aquella temporada 1988/89, con aquellas recordadas finales del reducido ante Colón. El Taladro tardaría 4 años en hacerlo, también ganándole un desempate al Sabalero. Pero volvamos a 1988.

Ese tarde, Passucci se hizo cargo del arco en los minutos finales (el arquero titular era Tognarelli), y pese a que tuvo algunas buenas intervenciones (según el recuerdo de algunos hinchas), no pudo evitar la caída de su equipo 1 a 0 ante Banfield, con gol de Daniel Toribio Aquino.

Premios Baldoseros 2020

Después de una semana de urnas abiertas para nuestros lectores, llegó el turno de dar a conocer a los ganadores en las distintas categorías de la Encuesta Baldosera 2020.

Premio “Claudio Benetti” al baldosero de 2020

Efmamj Jasond Gonzáles (24%)

Por segundo año consecutivo, Almanaque fue el más votado, superando por escaso margen a Nahuel Gallardo. Sin embargo, pocos lo vieron jugar: en San Lorenzo solo disputó partidos en Reserva antes de ser cedido a All Boys, donde ya tuvo minutos y hasta convirtió un gol.

Premio “Beto Carranza” al jugador que más betocarranceó durante 2020

Daniel Osvaldo en Banfield (40%)

«Mi familia tenía ganas de verme en una cancha y yo quiero darle una alegría a mi viejo que es hincha del club». Esos deseos fueron suficientes para que Julio Falcioni le haga un lugar a Dani Stone en el Taladro. Después de una eterna puesta a punto, alcanzó a jugar 61 minutos antes de que las lesiones, la pandemia y sus reiterados faltazos a los entrenamientos le pongan un freno a su regreso.

Premio “Matías Almeyda” al Mal Pase de 2020

Ronaldinho a Gimnasia (44%)

A los 40 años, habiéndose retirado en 2015 y mientras cumplía prisión domiciliaria, la llegada del brasileño al Lobo no pasó más allá de un deseo de Diego Maradona. En 2016, el mismo jugador también había sido el más votado por su posible llegada a… Gimnasia.

Premio “Fibronazo” a la camiseta más fea de 2020

Huracán globo gigante (49%)

Aburridos por tener que hacer algo tan simple como una camiseta blanca con detalles rojos, los diseñadores de TBS le metieron mucha magia a la nueva vestimenta del Globo. Muchísima. Demasiada. Se les fue la mano.

Encuesta Baldosera 2020

Fue un año de mierda, pero así y todo alcanzamos a recolectar material para nuestra tradicional encuesta. Como siempre, apuntamos al costado baldosero del fútbol y dejamos de lado lo que seguramente, por estos días, se cansarán de ver en todos lados. ¡A votar, que todavía no está la vacuna y se acaba el mundo!

Leonardo Marchi: Después de una eterna carrera en inferiores y reserva, a los 24 años pudo debutar en la primera de Arsenal. Es hijo de Sergio, el Secretario General de Futbolistas Argentinos Agremiados.

Feyiseitan Asagidigbi: Apodado «el Neymar africano», se trata de un nigeriano de 21 años que está en el plantel de Banfield. Aún no debutó.

Dany Cure: Venezolano que pasó sin pena ni gloria por Central Córdoba. Jugó 6 partidos, convirtió un gol y se fue a Boston River.

Mauro Da Luz: Uruguayo que pasó desapercibido por Colón. Solo jugó 2 partidos en 2020 antes de retornar al River de su país)

Nahuel Gallardo: Borrado de River por su propio padre, busca continuidad en Defensa y Justicia. Aún no la encuentra.

Claudio Paul Spinelli: No pudo ser el Caniggia que necesitaba Diego. De hecho, no se puso la camiseta de Gimnasia en todo el año y se fue sin hacer un gol con esa camiseta. Ahora está en Eslovenia.

Jonathan Agudelo: Delantero colombiano que apenas duró un semestre en Gimnasia. Ahora está en el Hapoel Beer Sheva de Israel.

Efmamj Jasond Gonzáles: Almanaque (su nombre tiene las iniciales de todos los meses del año) dejó San Lorenzo para sumarse a All Boys, en la Primera Nacional, donde anotó su primer gol.

Mauricio Del Castillo: A los 24 años, pudo debutar en Independiente. Es el hermano del Kun Agüero, pero nadie puede decir que juega por el apellido.

Ousmane Ndong: Vistiendo la camiseta de Lanús, se convirtió en el primer futbolista senegalés en jugar en Argentina. Se hace llamar “Papa Ramos” a raiz de su idolatría por Sergio Ramos.

Jorge Zules Caicedo: Colombiano que desde enero forma parte del plantel de Unión, aunque aún no debutó. Hay que darle tiempo: solo tiene 29 años.

Tobías Zárate: El hijo de Roly debutó en Vélez, rapiñando minutos en varios partidos y fue cedido al FC Famalicão de Portugal. Por lo menos dejó un mejor recuerdo que su tío.

Piero Hincapié: Gran nombre gran, para este central ecuatoriano que llegó a Talleres de Córdoba y siempre fue al banco de suplentes. Nunca entró.

AVISO: La encuesta quedará abierta hasta las 23:59 del 29 de diciembre. Si alguna de tus respuestas no está entre las opciones, podés hacerla llegar a través de los comentarios.

El Diego y la Baldosa

Ya pasaron varios días desde aquel 25 de noviembre y todavía no caemos. No lo podemos creer. ¿Cómo se va a morir el Diego? Cerramos los ojos y tratamos de pensar en otra cosa, como si hacernos los distraídos fuera a cambiar las cosas. Pero no.

Tal vez, pasar a palabras algo de toda esa sensación de vacío nos haga reducir la agustia. Porque Diego, el futbolero lo entiende, era más que el mejor jugador del mundo. Era la bandera del pueblo, sí, pero también era un familiar más. Por eso lo sentimos tan cercano y nos duele.

El primer posteo de este blog, allá por el 2004, fue dedicado a él. No sabíamos ni para dónde arrancar (lo de los jugadores olvidados vendría días después), pero sentíamos la necesidad de tener al Diego como base, como sostén, como protector. Con la copa y en la cima del mundo. En una época donde le pegaban de todos lados y parecían olvidarse de quién estábamos hablando y de todo lo que nos había dado. Así queríamos Empezar.

Luego vendrían mil y una historias de jugadores, partidos, camisetas y rarezas, muchas veces teniendo al Diez de protagonista. Si hasta tuvo una sección propia (Usala 10) y otra bautizada con una de sus míticas frases (Segurola y Habana).

Un día, incluso, nos dimos el lujo de homenajearlo como baldosero. No faltaron las puteadas, claro, hasta que se dieron cuenta de que era 28 de diciembre. Inocencia fue la que tuvimos ese día, pero también la que perdimos con la partida de Diego.

Adiós infancia, adiós juventud, adiós una manera de vivir.

Dejamos acá, algunas las historias del Diego que publicamos en todos estos años:

Especiales: Las piernas de Maradona.

Especiales: Los otros Maradona.

Especiales: Es compañeros de Maradona en actividad.

Especiales: Diego Maradona Jr.

Fútbol con Bigote: Diego Maradona.

Mal Pase: Maradona al Barcelona de Ecuador.

Mal Pase: Maradona al Corinthians.

Mal Pase: Maradona al Flamengo.

Mal Pase: Maradona al Palmeiras.

Mal Pase: Maradona al Santos.

Mal Pase: Maradona al Santos.

Mal Pase: Maradona al Arsenal.

Mal Pase: Maradona a Peñarol.

Mal Pase: Maradona a Nacional.

Mal Pase: Maradona al Bolívar.

Mal Pase: Maradona a Las Palmas.

Mal Pase: Maradona a Deportes Temuco.

Mal Pase: Maradona al Portsmouth.

Mal Pase: Maradona al Birmingham.

Mal Pase: Maradona al PJM de Japón.

Mal Pase: Maradona a Deportivo Español.

Mal Pase: Maradona a River.

Mal Pase: Maradona Independiente.

Mal Pase: Maradona a San Lorenzo.

Mal Pase: Maradona a All Boys.

Fuera de Stock: La marca Dieguito Maradona.

Fuera de Stock: Diego Maradona, el cómic.

Fuera de Stock: La AIFP de Maradona.

Fuera de stock: Maradona en el fútbol rápido.

Bottinelli: Los Mizuno de Maradona.

Ring Ring Balvorín: Laciar Vs. Maradona.

Chivo Peinado: Diego Maradona.

Voy al arco: Maradona.

Son Decisiones: Los 108 convocados de Maradona.

Bielsa a la Lazio (2016)

«Una nueva locura de Bielsa». ¿Cuántas veces leímos y escuchamos esa frase en los medios de comunicación? Miles. Y no es necesario que el DT argentino realice un acto insensato o demencial para que un portal titule de esa manera, claro. Alcanza con que se queme con un café al sentarse en su heladerita, que vaya a la playa en Francia o que pida permiso para ir al baño en un radio uruguaya. Todo lo que haga Marcelo Bielsa será calificado como una nueva locura.

Después de haber abandonado al Olympique de Marsella porque los dirigentes querían cambiarle las condiciones del contrato, muchos clubes aparecieron en el abanico del DT, pero el que avanzó rápidamente en las negociaciones fue Lazio, seduciéndolo con un proyecto que incluía varios jugadores solicitados por el rosarino.

Fue así como el 6 de julio de 2016, el club romano publicó un comunicado, oficializando el comienzo de la era Bielsa…que terminaría mucho antes de lo planeado.

Apenas dos días después de haber firmado y sin siquiera haber dirigido una práctica, Marcelo Bielsa renunció con un comunicado que, entre otras cosas, decía: «Después de cuatro semanas de trabajo en común con ustedes, no pudimos lograr ninguna de las siete incorporaciones previstas en el ‘Programa de Trabajo’ expresamente aprobado por el presidente, Claudio Lotito. Teniendo en cuenta que también se consideró la salida de 18 jugadores que actuaron en la temporada anterior, la llegada de los refuerzos resultaba necesaria de acuerdo a los plazos programados«.

Lotito, el presidente de la Lazio, tragó saliva y soportó los insultos y manifestaciones de los hinchas que se habían ilusionado, pero unos días más tarde reveló algunos detalles de su relación con Bielsa: «Él vive en la pampa sin límites, pero aquí, en cambio, existen las normas, los reglamentos. Se equivocó. No voy a dar cifras, pero había un montón de cláusulas. El sueldo lo quería en dólares y las variaciones del cambio debían estar a cargo mío. También había que hacerse cargo de las cargas fiscales en Italia. Y había que darle varios pasajes aéreos en primera clase para Argentina, para cinco personas, a lo largo de la temporada. Además, pidió cinco teléfonos celulares para todo su cuerpo técnico».

¿Más? Claro que sí: «Me dijo: ‘Claudio, yo necesito hablar dos o tres veces al día a Argentina, por lo cual había que contratar un abono ilimitado’. También requirió un hotel cinco estrellas para vivir en Roma. Otra exigencia, pidió la compra de siluetas alemanas para simular la barrera en los entrenamientos y le pregunté por qué, que aquí había las italianas, y me dijo que porque eran mejores, y costaban tres veces más».

De esa manera, Lazio tuvo que recurrir nuevamente a Simone Inzaghi como DT, mientras que Bielsa continuó sin trabajo hasta comienzos de 2017, cuando firmó con el Lille francés.

Burgos con jogging de entrenamiento

Se apagaba la dorada década del 90 y también perdía fuerza la dictadura de Daniel Passarella al mando de la selección argentina. Aquella regla no escrita de tener el pelo corto para poder vestir la camiseta albiceleste, ya había sido vencida por Gabriel Batistuta y Claudio Caniggia, dos próceres que tenían espaldas suficientes para desafiar al DT. Pero había más.

Otra imposición estética del Kaiser para los jugadores convocados tenía que ver con la indumentaria de los arqueros: no quería que vistieran pantalones largos. Y así fue como sucumbieron dos adeptos y referentes de esa prenda, como Chiquito Bossio y Nacho González. Ambos usaron cortos en la Selección.

Sin embargo, hubo uno que transgredió la norma. Y ese fue Germán Adrián Ramón Burgos. Y lo hizo poco antes del Mundial de Francia.

El 22 de abril de 1998, el equipo del Dániel salió a la cancha en Dublin, para jugar un amistoso ante Irlanda. ¿La formación? Burgos; Ayala; Vivas, Sensini; Simeone, Almeyda, Verón, Ortega, Berti; López y Batistuta.

Ganó Argentina 2 a 0, con goles de Bati y el Burrito, pero el dato llamativo estuvo en el arco, ya que el Mono se atrevió a utilizar pantalones largos con las botamangas adentro de las medias. Y claro, no eran los típicos achupinados y reforzados que solían (y suelen) utilizar de los arqueros, sino que se trataban de unos adidas de entrenamiento que incluso tenían el logo del sponsor: Coca Cola. Algo prohibido por la FIFA.

Burgos no fue titular el en el Mundial y el verano francés tampoco nos regaló a Roa usando esos lompas, pero habría un segundo capítulo, aunque ya sin Passarella.

Y si hablamos de joggins, ¿cómo no caer en Bielsa? Bajo la dirección técnica del Loco, otra vez Burgos usó pantalones largos de entrenamiento. Fue en el amistoso ante Italia, el 28 de febrero de 2001.

Esa noche, en el frio romano, la Selección formó con Burgos; Vivas, Ayala, Samuel; Zanetti, Simeone, Sorín; Verón, Aimar; Crespo y Cristian González.

Y pese a que el Mono recibió un gol de caño por parte de Stefano Fiore, Argentina terminaría ganando 2 a 1, gracias a los goles del Kily y Valdanito.

¿Los pantalones largos? Nuevamente con las botamangas adentro de las medias. Eran de algodón, de la marca Reebok y también tenían el logo de la gaseosa. Otro jogging de entrenamiento usado en un amistoso FIFA.

Por todo esto, Burgos también fue siempre un distinto.

Voy al arco: Quinteros (2002)

Mientras un fotógrafo apura el paso para tratar de tener una buena posición en el festejo de gol del Mago Capria, otro colega de espíritu baldosero se queda con la no tan atractiva imagen, que nunca será tapa, de un arquero improvisado, vencido y resignado.

La foto corresponde al descenlace de Unión 3 – Rosario Central 2, una noche de noviembre de 2002, en Santa Fe, en la que el Sargento Giménez cobró 2 penales para el local y expulsó a 3 jugadores visitantes en los últimos 6 minutos del encuentro. Sí, todo eso en 6 minutos, en un duelo clave en la lucha por no descender.

Con el partido totalmente desmadrado, fue el volante Daniel Quinteros el que tuvo que ponerse el buzo del Rifle Hernán Castellano, que había recibido la roja y curiosamente no estando en el banco de suplentes (?).

¿Qué llegó a hacer Quinteros? Poco y nada. Adivinó la punta en el último penal de Capria (pateó los dos iguales, misilazos al ángulo superior izquierdo), pero no pudo evitar la derrota la hora de su equipo. Al menos le queda la foto de recuerdo.

Créditos por la imagen a Carlos Durhand.