[A la inversa] Voy al Arco: Sidão (2008)

Figurita repetida por sus frecuentes errores bajo los tres palos, como hace algunos meses cuando falló feo en un partido entre su equipo actual, Vasco da Gama, y Santos, y fue elegido irónicamente en una votación vía internet como el Craque do jogo, el arquero brasileño Sidão también supo hacer de las suyas en el área rival.

Por la primera fecha de la Série A3 del campeonato paulista de 2008, el Força Esporte Clube recibía al União Mogi, que no pasaba por su mejor momento económico. Con apenas 13 jugadores en el plantel, dos de ellos arqueros, y un lesionado, el entrenador de la Serpiente del Tietê, como se conoce al conjunto de la localidad de Mogi das Cruzes, no tuvo otra opción que poner a Sidão entre los titulares.

“Fui de delantero para no perjudicar tanto en la marca. Hubo una jugada en la que Nandinho entró en diagonal, vi que el arquero salía, y le pedí la pelota, pero me quedó para la zurda. La tiré por arriba”, recordó años después. Las imágenes registradas en video dejan poco para la imaginación.

El goleiro devenido en atacante jugó los 90 minutos y poco pudo hacer para evitar la derrota de su equipo por 1 a 0. Más o menos como en su puesto natural.

Voy al Arco: Maicon (2016)

El San Pablo estaba sacando un empate en La Paz. Este resultado les aseguraba la clasificación. Quedaban pocos minutos para terminar el partido. El director técnico era Edgardo Bauza. Teniendo en cuenta estos parámetros, no es difícil imaginar cómo estaba parado el equipo: todos en campo propio para defender como sea ese puntito. Y el “como sea” era precisamente eso: a no ponerse colorado si había que hacer tiempo alevosamente, aunque esto pudiera tener consecuencias. Y las tuvo.

El 21 de abril de 2016, en el choque frente al The Strongest, a los del Patón se les fue la mano a la hora de demorar el juego. Lo del arquero Dénis fue tan grotesco que terminó recibiendo una tarjeta amarilla cuando ya estaba amonestado, dejando a su equipo con uno menos, sin posibilidades de realizar cambios y encerrados en su propia área.

El zaguero Maicon ocupó su lugar, teniendo un par de ventajas. Por un lado, ya se jugaba tiempo de descuento. Además, los bolivianos no contaban con una salida al mar claridad en ataque que pusiera el marcador en riesgo. En consecuencia, el improvisado goleiro apenas tuvo que descolgar un par de centros frontales y esperar al final.

Un desenlace que no decepcionó: con los brasileños festejando y los locales frustrados, fue cuestión de segundos para que se arme la necesaria (?) tangana: empujones, corridas, alguna patadita y un argentino expulsado (Jonathan Calleri). Una típica noche de Copa Libertadores.

[A la inversa] Voy al Arco: Pepe Reina (2006)

El 29 de julio de 2006, el Liverpool de Inglaterra disputó su último amistoso antes de comenzar la temporada oficial de la Premier League. ¿El rival? El Kaiserslautern de Alemania. ¿Lugar? Eschen, Liechtenstein. ¿Resultado? Victoria del equipo germano, por 3 a 2. Por supuesto que este hubiese sido un partido más, de no ser por una rareza ocurrida en su desarrollo.

Para analizar el caso, pongámonos en contexto: era un encuentro final de preparación, jugaban muchos suplentes, nadie quería arriesgar a los titulares: ideal para agarrar una computadora, ver cómo venían las apuestas y tipear new betting site Moplay’s free bet courtesy of OLBG.com para hacerse unos pesos de ariba. Tratándose de un encuentro de esas características, el entrenador Rafa Benítez optó por probar alternativas en algunos puestos. Una prueba de ello era la presencia del ex Banfield Gabriel Paletta entre los convocados. Apenas disputó 8 encuentros oficiales con The Reds, pero ese día fue titular.

Ojo que no fue el único en sorprender en esa alineación: otro de los zagueros fue un joven de 17 años llamado Jack Hobbs, quien al terminar el encuentro sería señalado como el culpable de la derrota, al haber cometido fallas importantes en los goles (“es un niño que aprenderá de esto”, dijo el director técnico luego del juego). Y medio que lo enterró, porque Hobbs recién hizo su debut oficial un año después y luego se convirtió en un nómade del ascenso inglés. El camino de un verdadero baldosero.

El otro hecho insólito que le da vida a esta historia, ocurrió cuando faltaban unos 15 minutos para el final de aquel encuentro ante el Kaiserslautern. ¿Qué pasó? Veamos:

El Liverpool ya no tenía jugadores de campo entre sus suplentes. Fabio Aurelio y Luis García se habían lesionado y tuvieron que dejar la cancha, por lo que hubo que buscar a dos hombres dispuestos a reemplazarlos para que el equipo no terminara con 9 futbolistas.

Uno de ellos, gracias a la buena voluntad del rival, fue el atacante Robbie Fowler, quien había salido unos minutos antes. Sí, entró después de haber salido, como en un picado de barrio.

El otro, quizás, fue el menos esperado. Rafa Benítez miró hacia el banco y solo quedaba Pepe Reina, arquero de profesión. No quedó otra. Le hizo una seña para que entrara y el ex Villarreal se tuvo que cambiar de apuro, ya que no se imaginaba pasar por esa situación.

El arquero que sería campeón del Mundo con España en Sudáfrica 2010 (sin jugar, por supuesto), se paró en la mitad de cancha y hasta estuvo cerca de anotar un gol, cuando quedó de frente al arquero rival y sacó un remate que salió desviado. Por lo menos, el peligro lo generó en el arco de enfrente…

“Aunque no es normal que un portero juegue de centrocampista, yo me vi obligado a hacerlo”, declaró luego del partido.  “Me gusta jugar de vez en cuando en los entrenamientos, pero prefiero estar bajo los palos. Estuve cerca de marcar, pero no hubo suerte”, agregó el pelado.

Las risas luego de la malograda situación de gol marcaban el estado de ánimo del equipo con respecto al español, quien un par de meses antes había sido el héroe en la obtención de la FA Cup, al detener tres penales en la victoria sobre el West Ham. Y así, se salvó de los reproches.

Voy al Arco: Howells (1998)

Por la segunda fecha de la Premier League, el Charlton Athletic recibía al Southampton, en lo que se presumía un duelo importante en la lucha por la permanencia en la máxima categoría. Ojo: duelo importante no es igual a partido definitorio. Por eso, lo que ocurrió la tarde del 22 de agosto de 1998 no iba a tener gran relevancia en el resto de la temporada, a pesar del abultado resultado final del encuentro.

Todo iba más o menos normal hasta los 25 minutos del segundo tiempo, cuando el equipo local, ganando 2 a 0, tuvo un penal a su favor que fue mucho más que eso: el combo incluyó la expulsión del arquero galés Paul Jones con el detalle que el visitante ya había realizado los tres cambios, el último de ellos en la jugada anterior. No está chequeado, pero al parecer tenían un hincha de Gimnasia infiltrado en la tribuna (?).

David Howells, mediocampista que había ingresado unos minutos antes, ocupó el lugar de su compañero, sin poder evitar el tercer gol del Charlton, que también convertiría un par más sobre el final, demostrando una total falta de códigos, derribando los mitos de la galantería inglesa y avergonzando a los gentleman presentes (?).

Con el marcador 5 a 0, el campeonato mostraba un muy buen comienzo para uno, y uno muy malo para el otro. Pero esta tendencia se iría modificando con el correr de las fechas, hasta terminar con el Charlton descendiendo al ocupar el 18º lugar y el Southampton celebrando la supervivencia en la Premier, apenas un escalón por encima de su rival. Y así, aquella tarde en Londres resultó un recuerdo no tan amargo.

[A la Inversa] Voy al Arco: Marchesín y Álvarez (2016)

Jugaban Puebla y Santos Laguna, por el Apertura 2016 de la Liga MX. Los arqueros venían siendo fundamentales para que el marcador estuviera igualado sin goles, hasta que faltando unos 10 minutos para el final, una jugada pudo haber cambiado el curso del encuentro: Agustín Marchesín intentó algo no muy recomendable: despejar un centro con un dedo (?). El resultado de tal maniobra fue la luxación del anular de su mano derecha.

Imposibilitado de seguir atajando, y con todos los cambios hechos, la opción tomada fue intercambiar uniformes con el defensor Kristian Álvarez. Aunque el argentino no se quedó en esa posición: se mandó a jugar de delantero, como en los picados. Para esto, tuvo que cambiarse la camiseta (usó una sin número), el pantalón (luciendo el 20 perteneciente a Andrés Murillo, uno de los suplentes) y hasta las medias. Todo esto con la colaboración de sus compañeros, ya que los médicos le habían realizado un vendaje que le inmovilizaba su mano lastimada.

Con el mismo entusiasmo que muestra un caniche de departamento cuando lo sacan a jugar a la plaza, Marchesín se movió por todo el frente tratando de presionar la salida del rival. Y de que no le pasen la pelota, obvio. Al final del partido, el público agradeció el esfuerzo del jugador, despidiéndolo con aplausos.

kristian-alvarez

Mientras tanto, en el otro lado de la cancha, Álvarez cumplía con un sueño propio: “toda mi infancia fui portero, desde los cuatro hasta los doce años”, explicaba luego. Cumplió con la tarea sin necesidad de sufrir el puesto, ya que el Puebla no remató al arco ni una vez durante el rato que se hizo el enroque. Y, como también iba a ser difícil que el Santos Laguna convierta con un arquero jugando de 9, el 0 a 0 final fue inevitable.

Voy Al Arco: Haughey (2016)

Una costumbre que algunos clubes del fútbol británico mantienen más allá del paso del tiempo, es la de no incluir un arquero entre los suplentes. Este hábito, que en realidad es totalmente incomprobable a pesar de la seguridad con la que se lo afirmó en la oración anterior (?), fue lo que llevó a Mark Haughey a convertirse en (casi) héroe del Linfield FC la tarde del 27 de febrero de 2016.

Con su equipo derrotando 1 a 0 al Glenavon FC, y faltando menos de 35 minutos para el final del encuentro, el arquero Ross Glendinning fue expulsado cuando cometió una infracción en su propia área. De la situación se hizo cargo Haughey, quien adivinó la intención de Kevin Braniff y mantuvo la victoria… hasta que el árbitro sancionó otra pena máxima cuando se jugaban los últimos instantes del partido. Así llegó el gol del empate, y no hubo tiempo para mucho más.

A pesar del sinsabor de haber perdido un par de puntos fundamentales para acercarse a la cima de la NIFL Premiership (la competencia futbolística más importante de Irlanda del Norte), la actuación del improvisado arquero llamó la atención: con varias atajadas, sostuvo las posibilidades de su equipo. Para él, esto no fue ninguna sorpresa: “El DT me habló sobre la posibilidad de que yo ocupara el arco si alguna vez fuera necesario”, explicó. “Tuve suerte de que adiviné la punta, ese es todo”, agregó con respecto al penal detenido.

Sin embargo, había algo más: la buena actuación de Haughey debajo de los tres palos se podía explicar por su pasado. Es que hasta los 17 años practicó fútbol gaélico, un deporte que combina rugby con soccer (?). En ese momento, tuvo que elegir una de las dos disciplinas, quedándose con la que en su país es menos popular. “Creo que mis experiencias en el fútbol gaélico estuvieron a mi lado: no me sentía fuera de lugar con las bolas cruzadas y tengo una decente coordinación mano-ojo”, concluyó, como para aclarar que su desempeño en el arco no había sido casual.

Voy Al Arco: Leonardo Massoni (2014)

Insólito lo que pasó durante la definición por penales en este partido correspondiente a la segunda ronda de la Copa Italia 2014/15 entre Modena y Monza.

Con la serie igualada en uno (pueden adelantar el video de arriba hasta el minuto 1:45), Andrea Beduschi tenía la chance de poner en ventaja al Monza. El tano, al mejor estilo Abreu, no tuvo mejor idea que picarla y gritarle el gol en la jeta al arquero rival. Terminó expulsado. Eso sí, 2 a 1 arriba.

Enseguida, el ghanés Boadu Maxwell Acosty lo empató para el Modena. Sergio Viotti, el uno del Monza, reclamó con el juez de línea y fue amonestado. Hasta ahí, nada raro. Unos minutos más tarde, luego de que Monza errara su tercera ejecución en los pies de Marco Perini, el uruguayo Pablo Granoche adelantó al Modena. Viotti se cabreó y reventó la bocha a la tribuna donde estaban los modenenses. Amarilla más amarilla es roja y se tuvo que ir a las duchas en plena definición.

Con la serie 3 a 2 para Modena, la responsabilidad recayó en el defensor Leonardo Massoni por duplicado. Primero, tendría la oportunidad de igualar parcialmente para Monza. ¿Qué hizo? La mandó a las nubes. Después, ahora como arquero, fue en busca de la redención. Y le salió bien porque se quedó con el disparo de Alessandro Gatto.

La fiesta no fue completa solo porque Igor Radrezza falló la quinta ejecución del Monza, dándole la clasificación al Modena, que terminaría eliminado en la cuarta ronda frente al Cagliari.

Voy Al Arco: Harry Kane (2014)

Difícilmente Harry Kane pueda olvidar la noche del 23 de octubre de 2014. En el White Hart Lane de Londres, Tottenham Hotspur goleó 5 a 1 al Asteras Tripolis griego en un duelo clave por la tercera fecha del Grupo C de la Europa League 2014/15 con un hat-trick suyo y un doblete de Erik Lamela (uno de rabona).

El descuento del Asteras llegaría sobre la hora y por intermedio de otro viejo conocido nuestro: Jerónimo Barrales, que la mandó a guardar de tiro libre, ante un improvisado… Harry Kane. ¿Cómo? Sí, el delantero inglés había tomado la posta dos minutos antes, tras la expulsión del francés Hugo Lloris, y no le puso mucha resistencia al remate de ex Banfield y Huracán, que se le coló mansito por debajo del cuerpo ante la incrédula mirada de los espectadores.

Con esa victoria, el Tottenham logró enderezar un camino que había arrancado torcido con dos empates consecutivos (Beşiktaş y Partizan, que completaban el grupo), mientras que el cuadro griego sumaba 4 unidades, producto de un empate ante los turcos y un triunfo frente a los serbios.