Cigno Luciano

Luciano Leonel Cigno (Lucho)

Del barrio de Liniers a playas paradisiacas. De compartir vestuario con Barovero, Cubero, Otamendi, y el Roly Zárate, a hacerlo con completos desconocidos. De viajar amontonado en el Sarmiento a despreocuparse si la puerta no se cerró con llave. La vida del futbolista es imposible de predecir. Y el caso de este mediocampista, sirve de ejemplo.

Surgido de las inferiores de Vélez Sarsfield, hizo su debut en la última jornada del Apertura 2008, en la derrota por 3 a 0 ante Huracán. Para su segundo y último partido en el Fortín tuvo que esperar casi un año y medio: fue en la victoria ante Tigre por el Clausura 2010.

Sin más oportunidades en el club que lo vio desarrollarse, fue prestado al AC Bellinzona de Suiza (2011), aunque no llegó a jugar por problemas con su visa. Esa fue su primera vez en un sitio poco habitual para un futbolista argentino, algo a lo que se acostumbraría en el futuro.

En 2012, fue cedido a Almagro por un semestre. Volvió a Vélez, no fue tenido en cuenta y retornó al Tricolor, donde se quedó durante todo 2013. No obstante, la vida se empeñaba en llevarlo a lugares donde le costara encontrar compatriotas. Fue así que viajó a Panamá.

A pesar de que realizó la pretemporada en el país centroamericano, algo falló: “No me cumplieron con lo que me habían prometido y volví a Argentina”, comentó. Tras este inconveniente, se incorporó a Dock Sud (2014/15).

La búsqueda de un nuevo lugar lejano para desarrollar su profesión se concretó en la siguiente temporada, cuando lo cobijó la Segunda División de Israel. ¿Su nuevo equipo? El Maccabi Ahi Nazareth. ¿Su día de gloria? El 30 de noviembre de 2015, cuando le convirtió al Hapoel Nazareth para ganar el clásico de la ciudad y sentirse más popular que Jesús (?).

Al año siguiente, cumpliría su sueño: jugar al lado su hermano Fernando, un volante central que la venía peleando en el ascenso pero que, a diferencia de Luciano, nunca pudo hacerlo en Primera División (fue parte del plantel de Nueva Chicago en 2006 pero solo jugó en Reserva).

Los Cigno lograron reunirse en Tarija, gracias al interés de Ciclón (2016/17). Allí aprovecharon para fotografiarse junto al Burrito Ortega, presente en un amistoso por el bicentenario de la ciudad.

A su experiencia por las canchas del ascenso boliviano le siguieron pasos por Sacachispas (207/18) y El Porvenir (2018/19), antes de emprender un nuevo viaje. Esta vez, con un rumbo mucho más original.

Antigua y Barbuda, una pequeña nación caribeña, le abrió las puertas para que los hermanos se reencontraran y se convirtieran en los primeros argentinos en jugar en ese país, un récord para nada despreciable (?). El Old Road FC (2019/20) tuvo el honor de recibirlos.

A pesar de que la vara de encontrar lugares insólitos para continuar sus carreras estaba altísima, Luciano y Fernando hallaron otra isla en donde pudieron seguir con lo suyo. Esta vez fue unos kilómetros más al sur, en Barbados. Allí usaron por unos meses la camiseta del Empire Club, hasta que la llegada del COVID-19 le puso fin a sus peripecias.

En mayo de 2020 quedaron “atrapados” por el cierre de las fronteras aéreas mundiales, y fueron devueltos a su país gracias a la intervención de la Embajada Argentina. “Se logró hacer una gestión con una empresa de cruceros que tenía tripulantes argentinos que iban a ser repatriados, y pudimos volver en ese vuelo”, comentó Lucho una vez que la aventura había terminado.

Por culpa de la pandemia, los hermanos estuvieron varios meses inactivos hasta que en agosto de 2021 se sumaron al Union Sportive et Culturelle de Bananier, de Guadalupe, otra isla del Caribe. ¿Terminará acá esta historia? Difícil: al Cigno Team aún le quedan muchos países exóticos por visitar.

Especiales: baldoseando en Francia

Ante la llegada de Lionel Messi al PSG, los medios han aprovechado para llenar páginas evocando a otros argentinos que jugaron en la tierra del croissant y la baguette. Y En Una Baldosa, obviamente, no iba a ser la excepción. Aunque en este caso, no se encontrarán apellidos inolvidables como Bianchi, Heinze, Pastore o Lavezzi. Los que no tuvieron un paso trascendente por el fútbol francés, también merecen su mención.

Los que saben cuánto pesa

Haber vestido la camiseta de la Selección Argentina nunca aseguró el éxito en el viejo continente. Y hay varios campeones del mundo que pueden dar fe de esto. En total, fueron 8 los que pasaron por Francia antes o después de alcanzar la gloria con la albiceleste.

Algunos lograron establecerse varios años, como Alberto Tarantini (Bastia y Toulouse) y José Luis Cuciuffo (Nîmes Olympique). Otros, alcanzaron cierta continuidad, como el Tata Brown (Stade Brest), Julio Olarticoechea (Nantes) y el Chino Tapia (Stade Brest). Sin embargo, también existieron casos de pasos efímeros.

El Beto Alonso, por ejemplo, llegó con gran ilusión al Olympique de Marsella en 1976. No obstante, por culpa de las lesiones, jugó poco y decidió regresar para no perderse la oportunidad de formar parte del equipo que se quedaría con el Mundial 1978.

Uno de sus compañeros en el mediocampo de aquel conjunto de Menotti era Osvaldo Ardiles, que en 1982 fue prestado por el Tottenham al PSG. Con la Guerra de Malvinas recién finalizada, tuvo una breve estadía en el club parisino, donde mostró un flojo rendimiento. “Mentalmente estaba destruido”, reconoció el Pitón. “El país en donde había nacido estaba en guerra contra el que me había adoptado. Muy difícil estar en el medio”

Un párrafo aparte merece Jorge Burruchaga. Si bien fue el que más jugó (entre 1985 y 1993 lo hizo para Nantes y Valenciennes), su final fue abrupto, al ser acusado de “corrupción pasiva” (o sea, de ir para atrás). Burru recibió una sanción de dos años de inhabilitación, luego reducida a 18 meses. Peor la pasó el presidente de su club, que terminó preso.

¿Atajar? ¿Para qué?

Son arqueros que tienen varias similitudes. Íconos de la Selección, fueron subcampeones del mundo, nunca se pudieron afianzar en el arco de un club y ambos vivieron en suelo galo.

Sergio Goycochea lo hizo en el segundo semestre de 1991. Llegó para sustituir a Bernard Lama en el Stade Brest, pero solo pudo disputar 11 partidos, ya que la institución fue sancionada por sus deudas, decretándose su descenso administrativo. Y Goyco retornó a Sudamérica, para jugar en Cerro Porteño.

Así y todo, tuvo más participación que Sergio Romero, quien formó parte del Mónaco en 2013/14. Chiquito se puso los guantes en sólo 9 encuentros, siendo suplente la mayor parte de la temporada. Una constante en su carrera.

Exportación de baldoseros

¿Qué tienen en común Sergio Comba, Juan Manuel Barrientos y Gino Pádula? Todos ellos contaron con una breve experiencia en la Primera División del fútbol argentino, y apenas tuvieron oportunidades en Francia.

Entre los que engrosan las páginas de En Una Baldosa y su filial francesa (?), también se pueden sumar Andrés Grande (Bastia y FC Gueugnon), Pablo Calandria (Olympique de Marsella y Lens), Emiliano Romay (Niza) y Mariano Córsico (LB Châteauroux), entre otros. Si no se consolidaron acá… ¿por qué tendrían que haberlo hecho allá?

Andá a chequearlo…

Aunque se afianzaron en nuestras canchas, a duras penas alcanzaron a jugar algún que otro partido en los estadios franceses. Para nosotros, y para ellos, también existieron pasos totalmente incomprobables por la Ligue 1.

Este es el caso de Daniel Montenegro. En 1999, el Olympique de Marsella lo adquirió por 6.000.000 de dólares. Una cifra enorme para lo poco que jugó: apenas 9 encuentros. “Cuando llegué fue todo bien. Jugué un par de partidos y hasta convertí un gol. Pero después de las vacaciones echaron al técnico y al que vino parece que no lo convencí porque a veces ni siquiera concentraba”, relató el ex mediocampista.

Y si se menciona al Rolfi, también hay que hablar de Juan Krupoviesa, su némesis (?). Curiosamente, el tucumano también tuvo un paso discreto por el mismo club: en 2008 vivió durante un semestre su única experiencia en el exterior, aunque solo disputó 8 cotejos. “Al principio era titular, pero después llegó un africano y se decidieron más por él porque era jugador del club. Igual a mí me sirvió, sobre todo por lo económico”, contó sin ponerse colorado.

Entre fines del Siglo XX y principios del XXI, se siguieron sumando compatriotas al país de Brigitte Bardot. Entre los que no alcanzaron a jugar una decena de partidos se encuentran Darío Cabrol (Toulouse, 2000), Mariano Herrón (Montpellier, 2000), Sebastián Chirola Romero (Toulouse, 2001), Hernán Medina (Lorient, 2001/02), Gabriel Loeschbor (Rennes, 2002/03), Juan Esnaider (Ajaccio, 2003) y Nacho Piatti (Saint Ettiene, 2006).

En tiempos más cercanos, nuevos nombres se sumaron a la costumbre de pasar fugazmente por aquel suelo, como Hugo Colace (Auxerre, 2012) o Nicolás Gaitán (Lille, 2020).

Pero lo más destacado fue lo del Metz, que tras haber contratado a dos delanteros argentinos que se fueron del club sin anotar un solo gol (Federico Andrada en 2014/15 y Juan Cruz Kaprof en 2015/16), insistió con Brian Fernández (2017). El ex jugador de Racing disputó 7 encuentros, siempre entrando en el segundo tiempo (todas fueron derrotas). Tampoco convirtió, pero al menos se dio el mismo lujo que Di María, Paredes e Icardi: compartir el campo de juego con Neymar.

Porcari Matías

Matías Sebastián Porcari

Prometedor enganche que, a pesar de haber ilusionado con sus condiciones técnicas, no pudo soportar el peso de ser el generador de fútbol de Belgrano. Ni de otros conjuntos.

Corría la temporada 2003/04 del Nacional B cuándo, con solo 18 años, tuvo una rutilante aparición en el Pirata, le otorgaron la responsabilidad de ser la manija del equipo y el entrenador Marcelo Bonetto declaró que iban a ser “Porcari y 10 más”, como para que al pibe le quedara claro que la posibilidad del ascenso dependía pura y exclusivamente de él.

El joven oriundo de Oncativo no aguantó la presión y se fue desinflando hasta despedirse del club en 2007, dejando la sensación de que podría haber sido mucho más de lo que fue.

Antes de eso, se dio el lujo de anotar su único gol en Primera División, en un 3 a 0 sobre Vélez Sarsfield. Fue la misma tarde en la que el Gato Sessa le pidió a un alcanzapelotas que juntara cinco palos verdes para poder conversar con él.

Luego de un préstamo en la CAI (2007/08), cruzó el Río de la Plata para jugar en Fénix, donde tuvo dos etapas (2008/09 y desde 2010 hasta 2012), teniendo además un paso por Danubio (2009/10). Sus habituales cambios de colores recién estaban arrancando.

A principios de 2012 viajó hasta Hungría y se puso la camiseta del Budapest Honvéd, uno de los cuadros más populares de ese país. Sin embargo, casi todas sus apariciones fueron en el equipo filial.

En 2013 volvió a Montevideo, donde tuvo un breve paso por Progreso antes de tener una nueva chance en el este europeo. Esta vez, el destino fue Serbia. ¿Quién lo eligió? El FK Radnički 1923. En su nuevo club jugó apenas 4 partidos y fue dejado en libertad de acción antes de que terminara el semestre.

Tras una prueba no superada en el S.P.A.L. (Italia), Porcari regresó a Uruguay. Esta vez, se puso la camiseta de Juventud de Las Piedras (2014). Allí sufrió una luxación de clavícula que le hizo conocer las bondades de la medicina uruguaya (?).

Inesperadamente, en 2015 tuvo una nueva oportunidad en Primera División, al sumarse al plantel de Olimpo. Junto a Joel Amoroso, fue uno de los primeros refuerzos que tuvo el conjunto de Bahía Blanca. Alfredo Dagna, su presidente, los recibió declarando ante un medio partidario: “son dos jugadores que vienen a sumar. Ahora nos meteremos de lleno en los de más renombre.”

¿Y qué dijo el futbolista? “Cuando salió el fixture, lo primero que hice fue fijarme cuando enfrentábamos a Boca, River y Belgrano”. Porcari sumó 6 minutos contra el Xeneize, se quedó entre los suplentes en el encuentro frente al Millonario y no estuvo entre los convocados ante su ex equipo. En total, fue parte de 11 partidos con el Aurinegro. Un paso con más pena que gloria.

En 2016 vivió su última experiencia en el exterior, al usar los colores de los Potros de Barinas, en la Segunda División de Venezuela. Y así, a los 30 años, le puso fin a su carrera profesional. “El entorno del fútbol me cansó. Tomé la determinación de salir de ese ambiente”, comentó unos años después.

Sin embargo, al año siguiente el Pulga Ríos lo convenció para que siguiera despuntando el vicio en 9 de Julio (Río Tercero), jugando la liga local y el Regional Amateur.

En un ambiente más relajado, aprovechó para estudiar Marketing y reflexionar sobre su paso por Belgrano. “Ojalá hubiera tenido a los 20 años la cabeza que tengo hoy. En mi caso, parecía que ya estaba quemado, que ya me habían dado mil chances, que ya no podía mejorar. Cuando lo normal es que a esa edad un chico recién se esté afianzando en Primera”.

Además, destacó los beneficios de jugar sin dinero de por medio. “Eso hace que se disfrute de muchos rituales, como comer un asado”, indicó. “Un asado comprado, hecho con sacrificio. No es ir a un restorán y que te den todo servido. Acá te lo ganás”.

Buen provecho, Matías. Vos te lo ganaste

Villafañe Santiago

Santiago Hernán Villafañe

Lateral derecho que antes de cumplir 20 años ya había ganado la Copa Libertadores y jugaba en el Real Madrid. Sí, esto es tan cierto como la necesidad de leer aquí para tener los mejores consejos en apuestas. Justamente, esta palabra se puede aplicar a los inicios de la carrera de Villafañe: pintaba bien, era tentador ponerle una fichita.

Nacido en Mar del Plata el 19 de mayo de 1988, se incorporó en 2001 a las inferiores de Boca Juniors junto a su hermano mellizo Nicolás. Sin embargo, Santiago sería el único que jugaría en la Primera del Xenieze.

Esto ocurrió en 2007, cuando disputó 4 partidos del Torneo Clausura. Al mismo tiempo, los de Miguel Ángel Russo se adueñaban de la competencia sudamericana más codiciada. Aunque el aún juvenil defensor no había disputado ni un minuto de aquel certamen, festejó igual. ¿Vale? Recontra vale.

Con Hugo Ibarra y Clemente Rodríguez como alternativa en su puesto, las posibilidades de ganarse minutos entre los grandes no eran muchas. Entonces, Villafañe hizo lo que haría cualquiera: irse al Real Madrid.

Lo acompañó Juan Forlín, que jugó poco por conflictos con su pasaporte. Obviamente, no compartieron vestuario con Raúl, Robinho o Sergio Ramos; sino que se limitaron a jugar en el equipo filial, en la Segunda División B.

Tras un par de años en el Castilla, regresó a Boca para ganar un nuevo título. ¿Otra Libertadores? ¿Un torneo local? No, ni cerca. Fue campeón con la Reserva al lado de Josué Ayala, Enzo Ruiz, Guillermo Pol Fernandez, Jonatan Philippe y Nicolás Blandi, entre otros. En aquella temporada 2009/10 disputó sus últimos 3 encuentros con la azul y oro. Desde ese momento, se dedicó a sumar experiencia en distintas ligas y categorías.

En 2011 tuvo un corto paso por el FC Utrecht (Holanda), al que le siguieron unos meses en Independiente Rivadavia (2012). Jugó la Europa League con el FC Midtjylland (2012/13) y fue cedido un semestre al Lyngby BK (2013), ambos de Dinamarca.

Tras volver a su anterior club, entre 2014 y 2015 jugó en el ascenso de Grecia. Esto lo hizo con tres instituciones diferentes: el AOT Alimos, el Panthrakikos FC y el OFI Creta.

En 2016, tuvo una última oportunidad en la máxima categoría del fútbol argentino, cuando firmó contrato con Colón. Su paso por el Sabalero fue muy breve: apenas disputó 7 partidos antes de continuar con sus viajes por Europa.

A mediados de aquel año, se sumaría al RNK Split. “Nunca pensé que jugaría en Croacia. Sin embargo, me hablaron muy bien de la liga y del club. Es un equipo joven, con perspectiva, así que decidí venir”, declaró al llegar.

¿Cómo terminó esta historia? Con el mismo futbolista contando unos meses después que “por problemas económicos del club, me tuve que ir y hacer la denuncia en la FIFA. Lamentablemente en muchos sitios de Europa del Este pasan estas cosas”. Sin embargo, no se fue de la región: siguió sumando vivencias en el PFC Montana de Bulgaria (2017), el Ruch Chorzów de Polonia (2017/18) y el Thesprotos FC de Grecia (2019).

En aquella época, sufrió una enorme pérdida personal: el fallecimiento de su hijo de tres meses, lo que lo alejó un tiempo de las canchas.

En 2020, se produjo su último regreso al país. Desde entonces defiende los colores de J. J. Urquiza, en la Primera B Metropolitana. Allí, puede contarles a sus compañeros que defendió las camisetas de dos de los clubes más populares del mundo. Y no va a estar mintiendo.

Ojeda Juan Carlos

Juan Carlos Ojeda

Convertir un gol en el debut. No son muchos los futbolistas que pueden darse este lujo. En el Siglo XXI se pueden mencionar a Mariano Chirumbolo, Maximiliano Flotta, Gonzalo Rovira, Juan Carlos Toja, Jerónimo Morales Neumann y Milton Galiana, entre otros. Todos tuvieron algo en común: una carrera que pintaba para mucho más de lo que terminaría siendo. El caso de Juan Carlos Ojeda no escapa a este patrón.

Mediocampista creativo, zurdo, con una interesante pegada y buen recorrido, realizó las divisiones inferiores en Estudiantes, pero su presentación la hizo jugando para Argentinos Juniors, en el Clausura 2009.

Claudio Vivas lo mandó a la cancha por primera vez el 22 de febrero y el pibe respondió con un gol, en lo que sería empate frente a San Martín de Tucumán. El DT lo conocía por su paso por el Pincha, donde había sido coordinador del fútbol amateur.

Sin embargo, apenas totalizó 3 partidos con la camiseta del Bicho antes de regresar a La Plata, a la espera de nuevas oportunidades…que nunca tendría.

Tras un breve paso por Central Córdoba de Santiago del Estero (2010), hizo el ckeck in para vivir su gran experiencia internacional: fue cuando llegó a Jorge Wilstermann de Bolivia para jugar la Copa Libertadores… y el Nacional B. Es que, como le sucedió a Tigre en 2020, el equipo boliviano había clasificado por un lado y descendido por el otro (?). De esta manera, Ojeda enfrentaba a Inter de Porto Alegre, Chiapas y Emelec por TV en vivo para todo el continente, mientras que los fines de semana chocaba con rivales tales como Universidad Cruceña o Club Vaca Díez.

Luego del lógicamente flojo papel del equipo en el torneo continental (1 ganado, 1 empatado y 4 derrotas), el Aviador se concentró en la búsqueda del ascenso, objetivo que conseguiría el 28 de mayo de 2012. Esa fue la noche de gloria de Juan Carlos Ojeda: marcó el gol del triunfo en el partido definitorio ante Guabirá, poniéndole fin al calvario de uno de los equipos más importantes del país. Fue el 28-M, la resurrección (?).

Sin embargo, al igual que Trezeguet después de haber sido héroe frente a Almirante Brown, los mejores días de Ojeda ya habían pasado. Lesiones y problemas personales fueron machacando su carrera. Se sabe que probó suerte en Australia y que volvió al ascenso boliviano para jugar en el Municipal Tiquipaya (2013/14). También que Aurora, del mismo país, preguntó por él en 2015, pero no lo contrató porque tenía el cupo de extranjeros completo.

Triste final para una trayectoria que fue de mayor a menor. De un debut con gol, a desaparecer del mapa futbolístico en pocos años. Moraleja: nunca hay que mostrar lo mejor en la primera vez. Sirve para el fútbol, sirve para la vida.

Pirchio Marcos

Marcos Emiliano Pirchio (El Tanque)

Casilda, esa localidad santafesina ubicada a 56 kilómetros de Rosario, siempre fue tierra fértil para el surgimiento de notables personalidades relacionadas al quehacer (?) del fútbol. Desde Jorge Griffa hasta Franco Armani, son muchos los nombres que emergieron de este lugar para desarrollar su actividad por el país y, en algunos casos, por el mundo. Este es el caso de Marcos Pirchio, quien no dejó de viajar en casi una década y media de profesión.

Fue una prueba en Estudiantes lo que le abrió las puertas a este trabajo. Presentado como una joven promesa de Alumni, convenció con goles, subió categorías, se adaptó a la vida en la ciudad de las diagonales y debutó entre los grandes. Su primera vez fue el 7 de mayo de 2006, en un empate frente a Rosario Central, cuando Jorge Burruchaga lo mandó a la cancha para que juegue unos minutos.

No volvió a tener participación hasta un año más tarde, por lo que se privó de ser parte del plantel campeón del Torneo Apertura. En 2007, el Cholo Simeone lo rescató de la Reserva y le dio algo más de rodaje. Sin embargo, cuando Roberto Sensini asumió el mando en 2008 sus chances para afianzarse en el equipo fueron escasas, y los días del Tanque en La Plata se fueron terminando. Entre competencias nacionales e internacionales, jugó 16 partidos y convirtió un solo gol: fue ante Lanús, por Copa Sudamericana.

Tras una temporada en el Nacional B con la camiseta de Olimpo (2008/09), su carrera pegó un gran salto al llegar al Deportivo Quito (2009/10). Allí fue campeón de la Serie A de Ecuador, jugó Copa Libertadores y formó una hermosa amistad con Franco Niell y el Memo Borghello.

A esto le siguieron breves pasos por Unión (2010) y Everton (2011), donde llegó por expreso pedido de Diego Osella. Por los malos resultados, el DT dejó el cargo antes de que termine el torneo, y a Pirchio no le quedó otra que irse de Chile.

En su vuelta al país, se dio el lujo de enfrentar a River Plate, Sportivo Desamparados y Almirante Brown, entre otros. Durante ese apasionante Nacional B 2011/12 vistió la camiseta de Gimnasia y Esgrima de Jujuy. Antes de que termine el torneo ya estaba haciendo las valijas otra vez: Macará (Ecuador) sería su destino, aunque solo por unos meses.

A principios de 2013, apareció una chance para jugar en la MLS, y eligió probar. Cambiando el verano casildense por el invierno de Denver, se preparó para jugar en el el Colorado Rapids, en una liga donde se destacaban Marco Di Vaio, Robbie Keane y Thierry Henry, entre otros. Sin embargo, las cosas no salieron como había imaginado: por un problema con su visa de trabajo solo pudo entrenar y estar en algunos partidos de pretemporada. “Estaba tan mal por no poder jugar que hasta me invitaron a conocer Aspen para esquiar, pero no quise ir.” Un bajón.

Tras un segundo ciclo en Macará en el que fue suspendido por cuatro meses por realizar gestos obscenos a una hinchada rival (luego reducirían su castigo), aceptó una propuesta para instalarse en la otra punta del globo terráqueo. Tras un frustrado intento por sumarse a un equipo malayo, en 2014 firmó contrato con el Khatoco Khánh Hoà FC. Todo eso (?) es un club de Vietnam, donde recogió las mejores anécdotas de su vida. Unos años después, contó algunas en una extensa entrevista con un medio de Casilda.

Uno de los aspectos culturales a los que no se pudo adaptar fue el de los partidos arreglados (?). “Un día perdimos 5 a 1 y después me enteré que mis compañeros habían ido para atrás. Los únicos que no sabíamos éramos los extranjeros: un rumano y yo. En ese partido hice un gol y me hicieron un penal. Lo iba a patear yo pero me la sacó uno de los vietnamitas, hizo que se patinaba y la tiró afuera. Con el rumano nos volvimos locos, queríamos pelearlos a todos”.

Además, tuvo que lidiar con el idioma. “Yo no entendía nada, ni siquiera al traductor. Me explicaban todo en una tablet. Una vez me hicieron decirle unas palabras en vietnamita al DT: resulta que sin saberlo lo insulté. ¡Se armó un quilombo! Los tipos eran terribles y me agarraron a mi para la joda”.

En su nuevo regreso a Argentina vistió los colores de Guaraní Antonio Franco (2014) y All Boys (2015), donde se sumó al listado de víctimas de las locuras del Gato Sessa. En su caso, le tocó recibir un pisotón del arquero. “No me pidió disculpas, tampoco las quiero. Fue algo malintencionado, pero ya pasó. No soy rencoroso”, declaró luego.

Sus siguientes experiencias por nuestro continente le presentaron fuertes contrastes: mientras que en 2016 fue campeón en Bolivia, con el Jorge Wilstermann, en 2017 vistió los colores del Ayacucho FC (Perú), donde no la pasó tan bien. “Disfruté un montón en Cochabamba, es un lugar hermoso, para quedarse a vivir. En cambio, Ayacucho es horrible, encima ahí me fracturé el peroné y quería dejar todo”.

Después de varios meses de recuperación, en 2018 tuvo su último paso por el fútbol extranjero, con la camiseta del Royal Parí (Bolivia). Otra lesión (esta vez fueron los meniscos de su rodilla derecha) lo trajo de vuelta por última vez a su casa. Allí se instalaría para ponerle punto final a su carrera.

Superando sus problemas físicos, se dio el gusto de retornar al club que lo vio nacer, Alumni. Su nombre forma parte de la historia de la institución de Casilda, que en su momento homenajeó a aquellos que hicieron tanto por el balompié nacional. Y de paso, también incluyeron a Sampaoli.

Fredrich Elvio

Elvio Epifanio Fredrich

Zurdo, alto, de tranco largo y extraordinario nombre de pila. Semejante combo le sirvió para plantarse en un sector de la cancha donde la competencia puede ser escasa: volante por izquierda, a veces marcador de punta por el mismo costado, tuvo el agrado de haber sido protagonista de un hecho histórico del fútbol argentino.

Dicho acontecimiento se produjo el 18 de septiembre de 2008, en un partido jugado entre Los Andes y Chacarita. El momento en cuestión se dio específicamente a los 8 minutos del segundo tiempo, cuando el árbitro Luis Álvarez marcó un tiro libre favorable al local. En ese lugar, en ese instante, se utilizó por primera vez el aerosol para marcar la distancia entre la pelota y los rivales más cercanos. Elvio Fredrich se hizo cargo de la pelota parada. Tomó carrera. Soltó el pie izquierdo. Su remate dio en la barrera.

Antes y después de esa jornada mágica (sobre todo para Chaca, que ganó 3 a 1), este blondo mediocampista tuvo una carrera con más sombras que luces. Entre 2005 y 2008 disputó 14 encuentros con el Lobo, entre ellos el último clásico en el viejo estadio de 1 y 57 (victoria 1 a 0 para Estudiantes).

Tras ser prestado a Almagro (2006/07) y e irse al descenso con Los Andes (2008/09), se marcharía al club donde alcanzó su mejor rendimiento, en el que volvería a estar en el centro de la escena. Es que no cualquiera le convierte un gol a River, en el Monumental y con la camiseta de Boca… de Boca Unidos. En el Aurirrojo jugó el Nacional B en las temporadas 2009/10 y 2011/12.

En el medio, tuvo su única experiencia en el exterior, al jugar en el Manta de Ecuador (2010/11). Allí tuvo continuidad hasta que una lesión en los meniscos y la salida de Gabriel Perrone, el DT que lo había llevado, le marcó el camino de regreso a Corrientes.

Aquel festejo ante el Millonario le sirvió como una vidriera para tener una nueva oportunidad en Primera División. All Boys lo cobijó en 2012/13 para que dispute 24 partidos, aunque solo 7 veces jugó los 90 minutos.

Sin pena ni gloria se fue a Talleres (2013/14). Ese año, La T perdió la categoría y muchos hinchas atribuyeron la presencia de Fredrich en el plantel a la amistad que mantenía con el goleador del equipo, Gonzalo Klusener (ambos son oriundos de Santa Rita, Misiones). Un gol a Independiente fue lo más destacado de su paso por Córdoba: lo hizo de tiro libre, demostrando que ya estaba adaptado al spray (?).

En 2014, Tristán Suarez le ofreció ser parte del Dream Team de la Primera B. Darío Capogrosso, Marcos Brítez Ojeda, Cristian Trombetta, Hernán Boyero y Facundo Diz, entre otros, formaron parte de ese equipo que, entrenado por Caruso Lombardi, estuvo a punto de conseguir el ascenso. El objetivo no se cumplió: Villa Dálmine los derrotó en la final del reducido.

Las cosas no mejorarían en 2015: un semestre en Gimnasia y Esgrima (Mendoza) le alcanzó para sumar su tercer descenso, aunque cuando se produjo este hecho Fredrich ya no estaba en el club: su contrato había sido rescindido por bajo rendimiento.

Lejos de las grandes luces, sus últimas apariciones se dieron en Atlético Uruguay (2016/17) y Centro Juventud Agrario (2019). En este pequeño club de Corralito, una localidad a unos 100 km de la ciudad de Córdoba, se consagró campeón de la Liga Riotercerense de Fútbol.

Allí, a los 34 años, aún era el dueño de las pelotas paradas. Su experiencia con el aerosol lo avalaba.

Brítez Ezequiel

Ezequiel David Brítez

Fue campeón en Primera División, supo ser protagonista de un descenso insólito, también fue parte de un esperado ascenso, jugó torneos internacionales y otros rodeados de amateurs, se le animó a un destino exótico. Este defensor central nacido en Rosario el 25 de junio de 1985 las pasó todas.

Fichado por Estudiantes de La Plata en la época de Claudio Vivas como coordinador de las divisiones inferiores, Ezequiel Brítez hizo su debut el 17 de febrero de 2006 (victoria ante Racing, el día del retiro del Cholo Simeone).

Siendo pieza de recambio ante las ausencias de Agustín Alayes, Juan Cáceres o Fernando Ortiz, disputó 10 partidos ese año y anotó su nombre entre los campeones del Torneo Apertura.

En 2007, dejó de ser tenido en cuenta por Simeone y solo jugó en Reserva. A mediados de ese año fue prestado a Nueva Chicago, donde tampoco encontró oportunidades. Entonces regresó a La Plata, donde, para sorpresa de nadie, ni siquiera formó parte del plantel. Era hora de comenzar a viajar.

Su primer desafió en el exterior fue en México, donde disputó la Liga de Ascenso con el Irapuato (2008/09). Su siguiente destino fue Chile, para ponerse la camiseta del Rangers (2009). Allí estuvo involucrado en el bochorno más grande de la historia de este centenario club. Se jugaba la última fecha y los de Talca estaban cerca de cumplir su objetivo: evitar el descenso. Sin embargo, la salvación no pudo ser posible por un grave error del DT Oscar del Solar: puso en cancha a seis extranjeros, excediendo la cantidad permitida por el reglamento. Por supuesto, Britez estaba entre ellos. El castigo fue un descuento de puntos que mandó al equipo a la Primera B.

Las siguientes temporadas lo encontrarían nuevamente con los colores del Irapuato, donde tal vez alcanzó su mejor nivel. Fue campeón del Clausura 2011 con el sinsabor de estar ausente en la definición del torneo por una grave lesión en su brazo izquierdo. Por este motivo también se perdió la final por el ascenso, donde sus compañeros cayeron ante el Tijuana.

Durante el primer semestre de 2012, Millonarios de Colombia le dio un lugar en su plantilla. Disputó solo 4 partidos y los de Bogotá finalizaron en un triste 13º puesto.

De regreso en Argentina, se puso la camiseta de Talleres de Córdoba (2012/13) en el Torneo Argentino A. En esta división consiguió la continuidad que precisaba… hasta la 7ª fecha, cuando se lesionó en el clásico frente a Racing. En la foto, la cara del médico lo decía todo: Britez se había roto el tendón de Aquiles y tuvo que ver desde afuera la vuelta del equipo al Nacional B. Para colmo, antes de que arrancase ese campeonato sufrió una fractura en el pie derecho. De esa manera, sus días en Córdoba terminaron.

Nuevo año, nuevo país, nuevos colores, nueva competencia. En 2014, le tocó viajar a Perú, ya que Real Garcilaso lo tentó para jugar la Copa Libertadores. Su debut fue inolvidable: resultó ser un triunfo histórico ante el Cruzeiro con gol propio. Sin embargo, los siguientes 5 partidos terminaron en derrotas y quedaron afuera en primera fase. Para colmo, no pudo disputar el torneo local ya que el cupo de jugadores foráneos estaba cubierto. No fuera a ser cosa que se repitiera lo de Chile.

Su gira volvió a México, para jugar en Estudiantes de Altamira (2014) y Cafetaleros de Tapachula (2015/16). En 2017, como ya se había acostumbrado a los aviones, metió 38 horas de viaje hasta la otra punta del mundo. Su nuevo club era el Da Nang FC de Vietnam, donde le sobrarían anécdotas, como la que relató al Diario La Capital:

“Uno de los primeros días estaba en la concentración y el traductor me dice: ‘My friend, motorbike’, me da la llave y me señala un montón de motos. ¿Qué hago con esto?, pensé. ¡Yo no sabía andar en moto! Veo que mis compañeros se empiezan a ir y me quedo solo, ahí en la concentración, sin comida y con la moto”. Según contó el zaguero, un vietnamita entendió sus señas y lo llevó a un local de KFC. Compró lo suficiente para esa noche y la mañana siguiente. “Fue el pollo que más disfruté en mi vida.”

La aventura en el Sudeste Asiático terminó ese mismo año. En diciembre, entró al campo de juego del estadio Marcelo Bielsa con la camiseta de Newell’s. ¿Iba a jugar en la Lepra? No, solo fue a acompañar a su hermano Brian Sarmiento en el banderazo que los hinchas hicieron previo al clásico.

Distanciado de la gente que lo representaba, quedó un año colgado hasta que apareció la chance de jugar en ADIUR (2019), un club de su ciudad natal que disputaba el Torneo Regional Federal Amateur, misma competencia que encaró con Atlético Carcarañá (2020). Posiblemente, su carrera haya terminado acá, aunque no hay que descartar que encuentre algo más abajo o algún nuevo país que le abra las puertas.

Tampoco olvidemos que un día desayunó pollo frito: quedó demostrado que no le hace asco a nada.