Mal Pase: Denílson a Newell’s y River (2007 y 2008)

A mediados de 2007, el nombre de Denílson, campeón mundial con Brasil en Corea/Japón 2002, sonó con fuerza en el mercado de pases del fútbol argentino. Libre tras su salida del Al-Nassr de Arabia Saudita (2006/07), el jugador más caro del mundo en 1997 coqueteó con Newell’s Old Boys y, según medios locales, hasta llegó a reunirse con Eduardo López, el presidente del Leproso, y Hugo Promanzio, un intermediario que en su momento había acercado al defensor Ricardo Rocha y al delantero Mário Jardel.

Caída la chance de sumarse al cuadro rosarino, Héctor Enrique lo ofreció a River Plate, aunque el entrenador Daniel Alberto Passarella desestimó su contratación, y el brasileño terminó en el FC Dallas de Estados Unidos.

Sin embargo, seis meses más tarde, el Millonario buscaba desesperadamente un volante por izquierda y, en medio de la danza de nombres, un agente FIFA volvió a sugerir al paulista. Esta vez, la idea entusiasmó a unos cuantos. El propio José María Aguilar se encargó de confirmarlo: “Hay muchas ofertas en este mercado. Y a River le llegan un montón por día. Ya nos pasó con los técnicos que nos ofrecían permanentemente y a montones, y esto es igual. En ese contexto, un agente FIFA reconocido por River nos ofreció a Denílson”.

La decisión ahora quedaba en manos del nuevo DT, Diego Pablo Simeone, que no parecía muy convencido del pasado reciente de Denílson Show y pidió ver algunos videos para evaluar cómo estaba física y futbolísticamente. Al final, y pese a su intención de jugar en Argentina, el brasileño terminó actuando en buen nivel en el Palmeiras, donde conquistó el campeonato estatal de 2008.

Mal Pase: Cascini a River y Betis (2001)

A mediados de 2001, Raúl Alfredo Cascini venía de un paso con más pena que gloria por el Toulouse francés, con el que descendió a la Ligue 2. Lleno de deudas, el club galo fue condenado a disputar la temporada 2001/02 en el Championnat National, la tercera categoría, y todos sus jugadores quedaron libres.

Con el pase en su poder, estaba todo dado para que el Mosquito cumpliera un viejo sueño: vestir la camiseta de River Plate. “Puede ser que se cumpla un anhelo de Ramón Díaz, pero ahora el que eligió fui yo. En ese momento (estaba en Independiente y el riojano lo había pedido) me prohibieron venir a River. Hasta el día de hoy tengo una oferta de España, pero River me seduce mucho y tengo la posibilidad de sacarme las ganas de venir. Resigné plata por venir a jugar a River”, decía ante los medios.

Si bien el Millonario ya tenía varias alternativas para su posición en la mitad de la cancha (Leonardo Astrada, el Lobo Ledesma, Guillermo Pereyra y el Cuchu Cambiasso), Cascini se veía con chances y hasta se animaba a chicanear al eterno rival: “Contra Boca me fue bien. Con Estudiantes le gané las dos veces que jugamos y con Independiente le ganamos bastante. No sé si lo tengo de hijo, pero hay algo especial; me gusta mucho jugar contra Boca”.

Sin embargo, cuando estaba casi todo abrochado surgieron los problemas. Primero, Independiente pidió su inhabilitación por una deuda de 500 mil dólares que tenía el Toulouse. Después, algunos directivos de River le bajaron el pulgar. Y así empezó a tomar fuerza la oferta del Betis español, que había vuelto a Primera tras una temporada en el ascenso. “Lo de Cascini se cayó porque el Betis actuó rápido. A nosotros nos faltaba la aprobación de la Comisión Directiva. Y la situación de Cascini, como la del Turu Flores, Matías Lequi y Sebastián Cobelli, recién se iba a tomar el lunes a las 18, cuando se reúna el bloque oficialista”, decía Rodolfo Fito Cuiña, integrante del Consejo de Fútbol del cuadro de Núñez.

“Quedan horas para definir todo. No me interesa presionar, quiero quedarme en River pero en España me esperan. Tengo pasaje para mañana, ojalá no deba usarlo… Claro, no quiero quedarme sin club, hay posibilidades que no hay que dejar pasar”, comentaba el Mosquito, que se moría por ponerse la banda: “Pasé la revisión médica perfecto. Me operaron hace tres años y desde entonces jugué 150 partidos. Lo que pasa que en el ambiente del fútbol siempre hay gente que dice mentiras porque quiere voltear a un jugador para colocar a otro suyo… Me quedé con ganas de ir a River hace dos años. Si a un jugador le mostrás esa camiseta y otra, elige la de River”.

Finalmente, Carola Cascini no se subió al avión. “Es una decisión que tiene que tomar él. No viajó a Sevilla y está pensando esperar hasta el lunes para ver lo que definen los dirigentes de River. Aunque tampoco hay que descartar que en el fin de semana decida irse”, esgrimía su representante, Daniel Comba.

Cuatro días después de esa declaración, el mediocampista firmó su incorporación a préstamo por un año… a Estudiantes de La Plata, donde había actuado en la temporada 1995/96. “La culpa es mía. River está viviendo un clima político difícil, y eso me perjudicó. Yo tenía todo arreglado con el Betis, pero un dirigente me aseguró que el pase se haría. Ahora tengo el contrato en mi casa. A mí me usaron, y nadie me dio una explicación. Igualmente, le estoy agradecido al cuerpo técnico, porque no tuvo nada que ver y siempre me trató muy bien”, aseguraba.

Un año más tarde, terminó jugando en Boca Juniors (2002 a 2005), donde ganó cuatro títulos, uno local y tres internacionales, incluida la Intercontinental 2003.

Mal Pase: Wallyson a San Lorenzo (2015)

El pase del delantero brasileño Wallyson a San Lorenzo fue una de las novelas del verano 2015. Verdugo inesperado del debut cuervo en la Copa Libertadores 2014, cuando en pleno Maracanã y con la camiseta de Botafogo clavó un fierrazo desde lejos, entró en la órbita del Ciclón, que buscaba refuerzos en su camino hacia el bicampeonato continental.

“Wallyson la rompió contra nosotros, llegaría a préstamo con opción”, sentenció Matías Lammens, presidente del cuadro de Boedo, que parecía no tener en cuenta un detalle. Si bien el club argentino llegó a un rápido acuerdo económico con el futbolista de 25 años, los problemas surgieron por el dueño de sus derechos federativos, el siempre turbio Deportivo Maldonado de Uruguay. “El arreglo es complicado porque su pase es muy discutido”, repetía Gilberto de Nadai, el representante del brasileño. ¿Cómo estaba dividida la cuestión? 50% HAZ Sports Agency, 30% Cruzeiro, 10% un empresario de Natal y 10% el propio jugador.

HAZ (que no es otra cosa que la combinación de la primera letra de los apellidos de Fernando Hidalgo, Gustavo Arribas y Pini Zahavi) había comprado la ficha de Wallyson en 2010, luego de que se destacara en ABC y Atlético Paranaense, y lo había vinculado al conjunto charrúa, gerenciado por el empresario Juan Figer y reconocido mundialmente por ser utilizado a la hora de las triangulaciones. Desde entonces, lo habían prestado a Cruzeiro (donde fue goleador de la Libertadores 2011 junto a Roberto Nanni), São Paulo, Bahía y Botafogo. En el Fogão había arrancado bárbaro, pero una lesión lo marginó de las últimas fechas y los cariocas se fueron al descenso.

Después de muchísimas vueltas, Wallyson terminó actuando a cuentagotas en Coritiba. Hoy, todavía ligado al Deportivo Maldonado, juega poco y nada en el Vila Nova, de la segunda división brasileña.

Mal Pase: Belluschi y Garay a Boca (2005)

La consagración de Newell’s Old Boys como campeón del torneo Apertura 2004 tuvo en Fernando Belluschi a uno de sus puntos más altos. Al mismo tiempo, el cierre de ese campeonato marcó el debut de Ezequiel Garay, de apenas 18 años, catalogado hasta entonces como una de las principales promesas de las divisiones inferiores de la Lepra. Sobre ellos, y como una inversión a futuro, posó sus garras Boca Juniors. La buena onda en la relación entre Mauricio Macri y Eduardo López se encargó del resto, aunque la negociación tuvo algunos ribetes extraños.

El Xeneize compró el 50 % de los derechos económicos de ambos jugadores en dos millones de dólares, aunque, en principio, ninguno de los dos vestiría la camiseta azul y oro antes de junio de 2006. Incluso, existía la chance de que nunca lo hicieran: si Newell’s recibía una oferta interesante antes del 30 de junio de 2005, podía venderlos y el monto de esa transferencia se dividiría de la manera acordada con Boca.

Finalmente, Garay dejó Rosario a comienzos de 2006, tras solo 13 partidos, con destino al Racing de Santander español. El mediocampista, por su parte, hizo lo propio un semestre más tarde… pero a River Plate.

Enseguida, los dirigentes del club de la Ribera salieron con los tapones de punta e iniciaron acciones legales contra el cuadro rosarino por un total de tres millones y medio de dólares. El único que se opuso fue Macri. “Yo respeto la posición de los dirigentes que tomaron esa postura, pero no estoy de acuerdo con la vía judicial a la que recurrió Boca. No hay ninguna chance de que el pase de Belluschi a River se caiga. No tengo nada que hablar con Aguilar porque él arregló con Newell’s y Newell’s arregló con nosotros… Y López nos va a cumplir como siempre”, decía el presidente. Y agregaba: “Vimos a Belluschi como una apuesta a futuro. Pero ahora nos dimos cuenta de que Neri Cardozo va a dar más que Belluschi”.

Todo un visionario, Mauricio.

Mal Pase: Vallés a Independiente Rivadavia (2015)

valles

Llevaba casi 11 meses sin jugar y cargaba con una rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda. Jorge Almirón, su entrenador en Independiente de Avellaneda, le había comunicado que no iba a ser tenido en cuenta. Fue así que quedó libre, razones suficientes para que Gabriel Vallés cambiara de aire a mediados de 2015.

La oferta más firme le llegó desde Independiente Rivadavia, equipo que transitaba la intrascendencia en el Nacional B.

Sin mucho que analizar, el ex lateral derecho del Rojo enfiló para Mendoza, su provincia natal. Sin importarle demasiado su anterior paso por Godoy Cruz, posó con la camiseta de la Lepra y el jueves 20 de agosto de 2015 firmó el contrato que lo uniría con el club durante un año. Al día siguiente, lo esperaban para su primer entrenamiento… pero no apareció. ¡Y le rescindieron el contrato!

La versión más fuerte de la caída del pase ponía en el centro de la escena a los dueños de los derechos del jugador, quienes no quisieron ceder el 20% de una futura venta. Así, el pobre Vallés se quedaría sin jugar hasta que en 2016 apareció en Juventud Unida de San Luis y unos meses más tarde fue rescatado por el Santa Cruz de Brasil.

Mal Pase: Maradona a Nacional (1993)

En agosto de 1993, algunas semanas después de haber rescindido su contrato con el Sevilla español, y con su futuro incierto, Diego Armando Maradona viajó a Montevideo para someterse a un rápido tratamiento para bajar de peso en una clínica especializada. En medio de esa travesía, Ceferino Rodríguez, presidente de Nacional, aprovechó la presencia del Diez en el estadio Centenario, donde había ido a ver Uruguay – Ecuador por las eliminatorias a Estados Unidos 1994, para tratar de convencerlo y llevárselo al Bolso.

Si bien Diego no podría jugar el campeonato uruguayo por cuestiones reglamentarias, la posibilidad de por lo menos disputar algunos encuentros amistosos con la casaca del Tricolor era más que tentadora. “Vamos a juntarnos y luego decidirá si firma con Nacional o no. Si la reunión no se puede hacer en Montevideo, yo viajaré a Buenos Aires para encontrarme con él”, aseguraba Rodríguez, ilusionado con la chance de tener al más grande de todos en su plantel.

Finalmente, el Diez, hincha confeso de Peñarol, que analizaba una propuesta de San Lorenzo y hasta le había abierto las puertas a una eventual negociación con el Corinthians brasileño, terminó en Newell’s Old Boys de Rosario.

Mal Pase: Ponzio a Olimpia (2002)

Mientras Eduardo López, presidente de Newell’s Old Boys de Rosario, juraba públicamente que lo de Leonardo Ponzio a Boca Juniors era pescado podrido, le abría las puertas a otra negociación que, a priori, parecía delirante, pero que estuvo cerca de concretarse.

A mediados de 2002, Olimpia de Paraguay había derrotado en la final de la Copa Libertadores al São Caetano de Brasil, ganándose el derecho de definir la Copa Intercontinental frente al Real Madrid de Los Galácticos en Japón. Para ese partido, los de Nery Pumpido necesitaban refuerzos y el nombre que sonó con más fuerza fue el del propio Ponzio. Según medios locales e internacionales, ese sería el paso previo a su llegada al Xeneize.

Al frente de las tratativas estuvo Alfredo Mendoza, ex delantero leproso de la década del noventa, que por aquel entonces trabajaba como manager del club paraguayo. A López, que no dejaba de negar ni un minuto el acuerdo con Boca, le interesaba el negocio para utilizarlo como vidriera: “El tema es muy serio. Me lo planteó Mendoza y quedamos en conversar. Con Boca no hay nada, ya dije varias veces lo mismo y me lo siguen preguntando. Lo único serio es esta posibilidad de que Ponzio juegue la final de la Intercontinental y considero que puede ser un buen negocio para Newell’s”, decía el hombre que hizo lo que quiso durante catorce años al frente del cuadro del Parque Independencia.

“Si me lo piden es porque se podrá. No es un tema que se le haya ocurrido a Newell’s”, repetía López sobre la chance de que el volante central oriundo de Las Rosas vistiera la camiseta franjeada solo por una noche. Tampoco se hacía mucho problema por el dinero: “Es lo que menos importa, el valor pasa por mostrarle a Ponzio al mundo, incluido al Real Madrid, que será el rival de turno. En este caso, la plata por un partido no cuenta”.

Finalmente, las tratativas no llegaron a buen puerto y el mediocampista continuó jugando en el rojinegro. Tiempo después, Ponzio reconoció el acercamiento: “Llamaron a Newell’s, preguntaron por mí, me comentaron que podía darse y al final se cortó. Hubiera estado lindo enfrentar al Madrid de Los Galácticos”.

Finalmente, pudo sacarse las ganas un año y medio más tarde, en marzo de 2004, aunque con la camiseta del Zaragoza español y por la final de la Copa del Rey. Esa noche, los Maños se quedaron con la victoria y el título por 3 a 2.

Mal Pase: Donald Trump a San Lorenzo (2015)

Una de las ventas de humo más interesantes de los últimos años tuvo como protagonista al actual presidente de los Estados Unidos de América, el siempre polémico Donald Trump.

En su edición del viernes 28 de agosto de 2015, el New York Post, uno de los diarios más importantes de ese país, publicó una nota, firmada por el periodista Brian Lewis, que hablaba del supuesto interés del multimillonario empresario por comprar al equipo del Papa Francisco, San Lorenzo de Almagro, en un intento por quedarse con el voto católico de cara a su candidatura a presidente por el Partido Republicano en las elecciones de 2016.

Según el tabloide, algunas semanas antes Trump y su socio, el italiano Alessandro Proto, habrían ofertado 100 millones de dólares por el Atlético Nacional de Colombia, pero la propuesta había sido rechazada por los dirigentes, que pidieron 50 palos verdes más.

“Nacional quiere 150 millones para vender el club. Para nosotros esa propuesta es inaceptable. Quizás se piensan que somos estúpidos”, habría dicho el hombre de cabello naranja en un comunicado. “Ofrecimos 100 millones. Era una oferta importante. No vamos a ofrecer más. Para nosotros es un caso cerrado. Ahora vamos a evaluar otros clubes de Colombia”.

Ese plan presuntamente no funcionó y tuvieron que ir a buscar algo más al sur del continente. El primero en desmentir todo fue Matías Lammens, mandamás del Ciclón, que le respondió directamente al autor de la nota: “Estimado Brian, deberías cambiar tus fuentes”. Otro que se prendió fue el vice, Marcelo Tinelli, que tuiteó “Pobre Donald. Me quedo con el Pato, que es más serio”.

La respuesta de Trump no tardó en llegar: “Esa historia de que estoy interesado en comprar un equipo de fútbol en Argentina es falsa. Nunca escuché hablar de ese club. ¡No me interesa!”, escribió desde su cuenta oficial en la red social del pajarito.