Mal Pase: Maradona al Corinthians (1993)

malpasemaradonacorinthians1993

No existe brasileño que no haya soñado alguna vez con Diego Armando Maradona. Para mal, después de esa habilitación celestial al Cani en Italia 1990, o para bien, con la ilusión de verlo vistiendo la casaca de su equipo en algún partido del Brasileirão. En 1993, tras el fracaso de Palmeiras la temporada anterior, fue otro gigante paulista, Corinthians, el que tuvo la puerta entreabierta para intentar alguna aproximación con el Diez.

En agosto de ese año, Mário Sérgio (recientemente fallecido en el accidente de la delegación del Chapecoense) se había hecho cargo de la dirección técnica del Timão y no perdía las esperanzas de tener en su plantel al Diegote, a quien había conocido durante su brevísimo paso por Rosario Central a fines de los setenta.

“Primero tengo que decidir lo más importante, que es volver a jugar. Después, tengo un compromiso con un amigo, que lo saben todos, que es el Bambino Veira. Y si esto no se da, bueno, tendré la posibilidad, si es que me decido a jugar, de Corinthians”, decía Maradona ante los micrófonos de la Rede Bandeirantes, en Montevideo, mientras se sometía a un tratamiento intensivo para bajar de peso tras su salida del Sevilla español.

Si bien algunas diferencias con Fernando Miele lo alejaron de Boedo del Bajo Flores cuando todo parecía arreglado, el destino del Diego tampoco estuvo en São Paulo, sino en Rosario, donde defendió los colores del club de sus amores: Newell’s Old Boys.

Casi una década después de haberse retirado de la actividad, en 2006, el más grande de todos los tiempos pudo cumplir su viejo anhelo de vestir la camiseta de la Canarinha en una publicidad de gaseosa. ¡Caramba, que pesadelo!

Gracias Rashid Ali García

Mal Pase: José Luis Chilavert y Ricardo Rocha a Boca (1997)

malpasechilaboca1997

“Si traemos a Ricardo Rocha, a los mellizos Barros Schelotto, a José Luis Chilavert y a Martín Palermo tendremos un gran plantel”. Lo dijo Diego Armando Maradona a mediados de 1997, mientras se preparaba con Ben Johnson para su enésima vuelta al fútbol, tras un año inactivo para recuperarse de su adicción a las drogas. El Diegote quemaba su último cartucho con la camiseta del xeneize y quería irse a lo grande, con un título, ese que se le negaba al cuadro azul y oro desde 1992. Para eso necesitaba armar un dream team (de verdad, no como el de Bilardo de 1996) que estuviera a la altura del River multicampeón de Ramón Díaz. Poco le importaba tener que compartir equipo con uno de sus enemigos públicos: José Luis Félix Chilavert González.

“Si queremos un gran equipo debemos traer al Mono Navarro Montoya. Si él no viene porque está jugando en España, hay que conseguir a Chilavert. Él puede ser el arquero de Boca, más allá de que tengamos cosas que hablar. Por Chilavert hay que romper el chanchito”, repetía Diego, en un claro mensaje al cartonero Báez a Mauricio Macri. “Quiero que venga el paraguayo. No quiero que cambie lo que opina de mí. Que tenga en claro que viene a darle una mano a Boca. No lo quiero para que sea mi amigo”, aseguraba el Diez, que contaba con el aval del entrenador, Héctor Rodolfo Veira.

malpasechilaboca1997-2

Del otro lado, Chila también dejaba de lado sus diferencias y, desesperado por ponerse el buzo de Boca, hasta le tiraba flores a Maradona: “(Diego) se convirtió en un grande de verdad, que quiere lo mejor para Boca y se está poniendo mejor que diez puntos. Sentándonos a hablar podríamos entendernos. Somos personas adultas”. Sin embargo, la oferta económica no alcanzó: el Fortín pedía cuatro millones de dólares limpios y desde la Ribera llegaron a ofrecer tres (y, ante la negativa del Manteca Martínez y Sebastián Rambert, hasta se habló de incluir a algún juvenil en el negocio: César La Paglia, Pablo Islas o un tal Juan Román Riquelme). La respuesta de Raúl Gámez, mandamás de los de Liniers, fue tajante: “No”.

malpasericardorochaboca1997

Más allá del paragua, otro que dejaba loco al Die era el defensor central brasileño Ricardo Rocha, que a sus 35 años, y tras un 1996 flojo entre Olaria y Fluminense, había tenido un muy buen Torneo Clausura ‘97 con la camiseta de Newell’s Old Boys de Rosario, que había pagado medio millón de dólares para quedarse con su pase. Es más, el mejor de todos los tiempos hasta se animaba a dar su once titular: “Debería ser Chilavert; Solano, Rocha o Traverso, Fabbri, Arruabarrena o Pineda; Toresani, Berti, Gustavo Barros Schelotto -es la salida que necesitamos, a Riquelme todavía le falta un poco-, yo; Caniggia y Palermo.

Durante varias semanas, los dirigentes de Boca, con Mauricio Macri a la cabeza, negociaron con Eduardo López para cumplir los últimos caprichos del Diego. “Rocha no se va de Rosario. Es intransferible. Si por ejemplo viene alguien con dos millones de dólares, no le alcanzan ni para empezar a hablar”, repetía el presidente leproso.

Según Luis Conde, el vice bostero, el pase llegó a estar abrochado en un 90 por ciento, aunque al final el pernambucano optó por quedarse en Rosario: “Diego me quiso en Boca. Me llamó y todo, pero no podía traicionar a la hinchada de Newell’s por el cariño que me tenían”, esgrimió el brasileño, que se retiró en 1998, tras un semestre deslucido en Flamengo, al lado de uno de sus grandes amigos: el Chapulín Romário.

Finalmente, sin José Luis Chilavert ni Ricardo Rocha, los que pintaron por La Bombonera fueron Óscar Córdoba y Jorge Bermúdez. Cansado de tantas vueltas extradeportivas, Maradona se retiró del fútbol en el entretiempo del clásico ante River del Torneo Apertura 1997, aquel que el xeneize perdió por un punto (45 a 44) a manos de su eterno rival. Un año más tarde, tras la llegada de Carlos Bianchi a la dirección técnica del club, los colombianos más el mellizo Guillermo y Martín Palermo se convirtieron en la columna vertebral de uno de los ciclos más exitosos de la historia de Boca. El resto es historia conocida.

Mal Pase: Ortega al Al Ain (2008)

ortegaaemiratos_

Momentos agridulces para Ariel Ortega, allá por el 2008. Aún conservaba su categoría y podía plasmarla de vez en cuando con la camiseta de River Plate, pero sus faltas de profesionalismo y el hecho de no tener los minutos de juego que se merecía como ídolo, lo hacían chocar con el Cholo Simeone, su entrenador. Sin embargo, no era contra lo único que chocaba el Burrito.

Después de haber dado la vuelta olímpica en el Torneo Clausura, el destino del jujeño comenzó a ser una incógnita que encontró su desenlace de una manera poco decorosa. El 1º de agosto de aquel año, Ortega fue noticia por habérsela puesto contra un surtidor de nafta. Y lo curioso además, es que ahí había una cámara registrando todo. ¿Casualidad o mala leche?

ortega2008

Ese hit extrafutbolístico sirvió de excusa para que el DT millonario justificara decisiones pasadas…y futuras. La dirigencia encontró el motivo para deshacerse temporalmente del jugador, con la supuesta intención de ayudarlo a superar su problema con el alcohol. Las soluciones eran dos. Una, que se quedara haciendo una rehabilitación al mismo tiempo que cobraba su sueldo, pero sin jugar. La otra, que se fuera a algún lugar. En lo posible, bien lejos.

Fue así como, tres días más tarde, se anunció que Ortega se iría a préstamo al Al Ain de Emiratos Árabes Unidos, por 10 meses. Dos millones de dólares de contrato para el futbolista y medio palo verde para el club de Núñez. Les cerraba a todos, incluso a Ariel, que no quería tratarse y prefería perderse en el desierto. Parecía un golazo, pero el Burrito siempre hizo una finta de más.

No pasaron ni 48 horas hasta que el mismo jugador cambió de idea, gracias a un plan seductor de Independiente Rivadavia de Mendoza, que le ofrecía la 10 y todas las facilidades para que se sintiera a gusto. Y lo curioso no era que la oferta viniera de la tierra del buen vino, sino que detrás de todo eso estaba Daniel Vila, el dueño del canal que días antes lo había escrachado en la estación de servicio. ¿Casualidad o mala leche?

Mal Pase: Maradona al Flamengo (1991)

maradonaflamengo

“Maradona, Flamengo te ama. Hoy y siempre”. El trapo azul y amarillo con el que los jugadores del rubronegro entraron el 8 de mayo de 1991 a La Bombonera, para enfrentar a Boca Juniors por los cuartos de final de la Copa Libertadores, escondía dobles intenciones. Por un lado, buscaban meterse en el bolsillo a La 12, famosa por su hostilidad hacia los visitantes. Por el otro, era un mensaje directo a Diego Armando Maradona, viejo anhelo de la dirigencia del cuadro más popular de Brasil.

El primer objetivo prácticamente se cumplió. Cuando Gilmar, Wilson Gottardo, el veterano Júnior, Zinho, Gaúcho y compañía llegaron al círculo central, cambiaron los silbidos de la previa por tibios aplausos, acompañados de un “Olé, olé, olé, olé, Diego, Diego” que bien podría confundirse con un “Olé, olé, olé, olé, Mengo, Mengo”, típico grito de aliento al conjunto carioca. La bandera, incluso, esa misma noche y durante buena parte de los meses siguientes, se colgó en el lugar donde se ubica La 12.

No se trataba de algo improvisado, claro. La idea había partido del departamento de Marketing del Flamengo, siempre un paso adelante en estas cuestiones, que pretendía que sus muchachos sintieran lo menos posible el desprecio de los argentinos en un duelo en el que se jugaban la continuidad en la Libertadores. También era un guiño para Maradona, que estaba viviendo días complicados tras la sanción de 15 meses por doping positivo y su posterior detención en el confuso episodio del departamento de la calle Franklin en Caballito.

Algún tiempo antes de esa serie de malas noticias, dirigentes del Mengão se habían contactado con Marcos Franchi, por aquel entonces representante del Diez, para que el astro jugara por lo menos un año en Río de Janeiro, previo a su regreso al club de sus amores. Sin embargo, los problemas extra futbolísticos de Diego atentaron una vez más contra la continuidad del negocio y así nos perdimos la chance de ver al mejor de todos con la mítica Camisa 10 da Gávea que consagró a Zico.

Gracias Imborrable Boca

Mal Pase: Severino al DIM (2010)

severinoaldim

Su gran capacidad goleadora (máximo anotador de la D en 2005) y su participación en el reality “Atlas, la otra pasión”, lo llevaron a ser un jugador identificable del mundo del ascenso, aún para los que no siguen el under nacional. ¿Quién no conoce a Wilson Severino? ¡Si hasta a Colombia llegó su fama!

Corría el año 2010 cuando al Negro le ofrecieron ir a probarse al Deportivo Independiente Medellín. Parecía una locura que un jugador de una quinta división pasara a una Primera de un salto, pero todo era posible en el universo del programa que iba por su séptima temporada y necesitaba generar contenidos nuevos para no aburrir.

Fue así que Severino, con 30 años recién cumplidos, aprovechó sus vacaciones de empleado ferroviario y viajó a Colombia para medir sus condiciones durante 10 días en el ámbito internacional. El DIM, que en ese entonces era dirigido por Leonel Álvarez, participaba de la Copa Libertadores y ya tenía armado su plantel, pero aún así le dio lugar al argentino.

Algo que de entrada emocionó al goleador, fue el hecho de compartir entrenamientos con Choronta Restrepo, ídolo del DIM y dueño de uno de los mejores apodos de la historia. Pero ojo, porque también valoraba a su reconocido DT.

“Un visto bueno de Leonel sería lo máximo, pero si no quedo acá esta experiencia no me la quitará nadie y se la contaré a todos mis amigos y compañeros del Atlas”, repetía Wilson, con humildad y sabiendo que él era una pieza más en la movida marketinera del programa.

Los días de evaluación terminaron de acuerdo a lo imaginado. Le dieron las gracias por todo, pero no lo aprobaron. Wilson armó el bolso y volvió a la Argentina para seguir trabajando en el ferrocarril. Hace 10 años que tanto él como Atlas viven cosas inimaginables, pero nunca se fueron de la D.

[Baldosa Olímpica] Mal Pase: Julio Velasco al Milan (1996)

Ya que estamos bien al pedo (?), hagamos el siguiente pasatiempo. Pensemos en las palabras: “Director + Técnico + Argentino + Prestigioso + Unánimemente + Incuestionable” y esperemos que nuestro cerebro envíe una orden en forma de nombre propio hacia nuestras cuerdas vocales, en primer término…

¿Sale alguno? ¡Ni en joda! Alguno va a argumentar que Bilardo es un esquizo, Menotti un chamuyero, Basile un choborra, Bielsa un enfermo, Pekerman un autista, Bianchi un abuelito y el resto unas mentiras… epíteto más, epíteto menos, tal el grado de inteligencia y tolerancia que gustamos manejar los futboleros. Al menos, los de estas tierras…

Sin embargo, existió y existe un Director Técnico Argentino Prestigioso Unánimemente Incuestionable, quien estuvo durante años escondido del gran público ya que trabajaba en un deporte mayormente periférico y por que -dato no menor- sus primeras demostraciones de capacidad en la Argentina las hizo hace aproximadamente 35 años, mucho antes de las trasmisiones de calidad, los canales deportivos, las redes sociales y el gusto por otra disciplina que no sea el fútbol ¿Su nombre? Julio Velasco, de profesión entrenador legendario de vóley…

velascoitalia

Resulta que el fulano éste (?), nacido en La Plata en 1952, fue entrenador de Ferrocarril Oeste entre 1979 y 1982 (ganó las cuatro ligas que disputó), estuvo como segundo entrenador de la Selección Argentina (1981/83) y luego se marchó a dirigir clubes de Italia, donde no solo duró mucho más tiempo que Menotti, Bianchi y Passarella, sino que además ganó sucesivas ligas y copas.

Estos éxitos deportivos sumados a un gran carisma personal, a su probada inteligencia, a una inquebrantable ética de trabajo y al lograr que uno vea al mundo como un lugar bello con tan solo decirte tres palabras (?) lo depositaron como cabeza de la archicompetitiva selección italiana, con la cual fue Medalla de Plata en Atlanta  ’96 y donde además ganó los Mundiales de 1990 y 1994, como para que Bilardo lo invite a su exclusiva mesa con Victorio Pozzo y Franz Beckenbauer…

Fue en ese momento -mediados de 1996- cuando ese señor que descubrió la joda de viejo, llamado Silvio Berlusconi, se vio en la encrucijada por la partida de Fabio Capello como entrenador de fútbol del AC Milan y no estaba convencido sobre el sucesor que le ofrecía el resto de la junta directa: El Maestro Oscar Washington Tabárez. Y ahí  en un yacuzzi con un par de gemelas suecas al Cavalieri se le ocurrió la extravagancia…

“Para suceder a Capello no hay nadie mejor que Julio Velasco… Él es el elegido. Es el mejor italiano (sic) para tal puesto. Y seguirá mejor que nadie con la filosofía que comenzó Arrigo Sacchi”. Por supuesto, la prensa futbolera se indignó de mala manera y lo consideró, entre otras cosas, “una broma de mal gusto”, tal el caso de La Gazzetta Dello Sport.

Pero además, Cesare Maldini, un símbolo del Milan quien siempre había aspirado a tal puesto sin conseguirlo hasta ese momento, puso su mejor cara de póker ante la insólita idea y murmuró: “Velasco es un gran personaje, pero los entrenadores de fútbol no se inventan. No basta ser un ganador para vencer en todas las disciplinas deportivas”.

Finalmente y luego de un par de semanas de rumores, fue el propio Julio Velasco quien tumbó la idea de dirigir a Roberto Baggio, Baresi, Maldini, Boban, Albertini, Weah, Desailly y Davids, entre otros, y de paso tranquilizó a los más puristas de la península: “Tengo otro concepto de las cosas. Berlusconi piensa que alguien capaz y con carisma -como él o como yo- puesto en determinadas condiciones, funciona. Yo creo en la especialización: si no sabés del asunto, el carisma se diluye”.

Velascointer

Ahí fue cuando murió el sueño que teníamos de ver a un argento dirigiendo por primera vez en la historia al AC Milan. Pese a eso, Julio Velasco se vincularía más adelante al fútbol siendo Director Deportivo del Inter y de la Lazio, donde ganaría varios títulos de fútbol. Después volvió al voley, claro, y nunca jamás se cayó su halo.

Sólo podemos concluir que debe ser muy lindo ser un Director Técnico Argentino Prestigioso Unánimemente Incuestionable… pero debe ser mucho más lindo llamarse Silvio Berlusconi.

Mal Pase: Veira al Palmeiras (1976)

malpaseveirapalmeiras76

Para inicios de 1976, Héctor Rodolfo Veira ya estaba en cualquiera. No, todavía no se le había dado por invitar gente a su departamento para firmarle un autógrafo. Con apenas 29 años, ya en el ocaso de su carrera y diezmado por las lesiones, llegó a Brasil para vestir la camiseta de uno de los clubes más populares de ese país: el Palmeiras, que se había consagrado campeón del Brasileirão en 1972 y 1973 y del Paulistão en 1972 y 1974, y buscaba reforzarse en posiciones clave para mantener su hegemonía.

El Bambino venía de un par de temporadas en las que se había dedicado más a recaudar algunos billetes que a otra cosa. Prueba de eso fueron los pasos con un sabor amargo por el Sevilla español y el Comunicaciones de Guatemala. Lejos habían quedado los años dorados, repletos de goles defendiendo los colores de San Lorenzo y Huracán, entre otros.

Consciente de que las chances de llevarse un fiasco eran bastante altas, el Verdão, dirigido por el ex Boca Dino Sani, le propuso entrenar durante unos días, jugar un puñado de amistosos y recién ahí confirmar si contaría o no con sus servicios. El Bamba no puso objeciones. Actuar en Brasil, además, le daría la oportunidad de reencontrarse con un viejo conocido, el Loco Narciso Doval, que ese año había abandonado el Flamengo para pasar a su archirrival, Fluminense.

El primer test fue el 28 de enero, en Anápolis, en el estado de Goiás, ante el ignoto Anapolina. Ese día, Veira fue titular y compartió equipo con figuras como el arquero Emerson Leão o el eterno Ademir da Guia. El cuadro paulista se impuso por 2 a 0 y el delantero marcó el segundo gol a los 20 minutos del complemento, dejando una buena imagen.

Tres días más tarde, Palmeiras derrotó por 1 a 0 al Araçatuba, del interior de São Paulo, y Veira fue nuevamente parte del once inicial. Al igual en su debut extraoficial, tuvo una digna actuación y en la segunda etapa fue reemplazado por Erb.

Cuando parecía que la historia tendría un final feliz y que el Bambino vestiría la casaca verde durante el campeonato paulista, apareció Vicente Matheus. ¿Quién? Unos de los históricos presidentes del Corinthians, club que para ese entonces arrastraba una larga sequía de más de 20 temporadas sin títulos. Lo cierto es que Matheus llegó con los billetes uno arriba del otro (50 mil dólares) y se quedó con el pase del argentino, a quien siempre llamó “Vieira”, dejando pintado a su eterno rival.

bambinocorinthians1976

¿Qué pasó en 1976? Palmeiras fue campeón estatal otra vez, Veira jugó poco y nada en el Timão (apenas convirtió 4 goles en 20 encuentros, ante equipos de nombres inverosímiles como Madrugada, Pato Branco y la selección de Cuiabá -capital del estado de Mato Grosso-) y hasta se llevó una tontísima expulsión por sacarse la camiseta para festejar luego de una asistencia, siete minutos después de haber ingresado en un partido del Brasileirão contra Operário de Campo Grande. Tras rescindir su contrato en enero de 1977, terminó emigrando a la Universidad de Chile, antes de retirarse con los colores de Oriente Petrolero en 1978.

Mal Pase: Romagnoli al Bahia (2014)

romagnolibahia

Después de décadas y décadas de habérsele negado por las más insólitas cincunstancias, la obtención de la Copa Libertadores por parte de San Lorenzo descolocó a propios y extraños. Y eso incluyó a los protagonistas, que ni siquiera imaginaron lo que se les vendría.

El caso más emblemático es el de Leandro Romagnoli, ídolo y referente del Ciclón, que en enero de aquel 2014 había firmado un pre contrato con el Esporte Clube Bahia de Brasil para ir a quemar sus últimos cartuchos a los 33 años. El futuro prometía clima tropical, playas, capoeira (?). Pero no todo salió de acuerdo a lo planeado.

El 13 de agosto, San Lorenzo ganó finalmente su primera Libertadores. El Pipi, capitán y máximo ganador en la historia de la institución, levantó el trofeo, festejó y…se dio cuenta de que podía cumplir otro sueño: jugar el Mundial de Clubes. Claro que antes tenía que resolver su temita con el Bahia, que lo esperaba para entrenar.

Apenas 5 días después, Romagnoli llegó a Salvador con la intención de desvincularse del equipo brasileño. Lástima que los hinchas no pensaban lo mismo, así que lo recibieron como a una verdadera estrella: le pusieron la camiseta y le hicieron sentir el calor de la torcida. ¿Te vas a quedar o no?

Unas horas más tarde y ya sin morenos en los alrededores, el Pipi habló con los dirigentes y les comunicó su firme decisión de volverse a la Argentina. Los popes del Tricolor Baiano, sin demasidas opciones, cobraron la multa de 500 mil dólares y dejaron ir al argentino, pero antes le hicieron grabar un mensaje para los hinchas, no fuera a ser cosa de que le prendieran fuego la sede (?).

En diciembre de ese año, Romagnoli jugaría en Marruecos ante el Real Madrid (casi se lo pierde por una lesión en el codo), en “un partido digno” que le hizo sentir que nada fue un error. Bueno, algo capaz que sí.