Espanyol 3 – Boca 1 (2011)

El Trofeo Ciudad de Barcelona, organizado por el R. C. D. Espanyol, se trataba de un enfrentamiento previo al comienzo de la temporada europea entre el cuadro local y un invitado, generalmente del mismo continente. Algo así como el hermano menor del Joan Gamper.

La edición del 27 de julio de 2011 tuvo como partenaire a un equipo sudamericano, algo que no sucedía desde 1993. Boca Juniors, que iniciaba una gira que lo llevaría a jugar frente al Arsenal y al PSG, era el otro participante de aquel encuentro.

Los Periquitos, entrenados por Mauricio Pochettino, salieron a la cancha con Cristian Álvarez; Galán, Héctor Moreno, Forlín, Dídac; Javi Márquez, Javi López; Luis García, Albín, Verdú y Osvaldo. Luego ingresaron Baena, Sergio García, Dátolo, Víctor Álvarez, Raúl Rodríguez, Thievy y Clerc.

Por su parte, la alineación inicial que propuso Julio Cesar Falcioni fue Orión; Roncaglia, Schiavi, Insaurralde, Clemente Rodríguez; Rivero, Somoza, Erviti; Riquelme; Cvitanich y Viatri. En el segundo tiempo, tuvieron minutos Franco Sosa, Colazo, Araujo y Chávez.

A pesar de que Cvitanich puso en ventaja al Xenieze, el Espanyol lo dio vuelta de la mano de Daniel Osvaldo, la figura de aquella jornada. El argentino inventó un penal y convirtió dos goles (el otro fue de Verdú). En una muestra de su amor por la azul y oro, no gritó sus tantos y hasta pidió perdón.

Años más tarde, vestiría esa camiseta con la que convirtió algunos goles, le rompieron la ilusión a su sobrino, se fue y volvió, hasta colgar los botines (provisoriamente) después de fumarse un cigarrillo en el vestuario. Y todo para que quede en el olvido la noche en la que fue el verdugo del club de su corazón.

Real Madrid 3 – River 1 (1973)

El 28 de agosto de 1973, el Real Madrid presentó a su equipo de cara a la temporada venidera. Las miradas de todos estuvieron puestas en sus dos nuevas incorporaciones: el alemán Günter Netzer y el argentino Oscar Más. Como parte del pago por el pase de este último, River Plate viajó a la capital española para jugar un partido amistoso.

Ante un abarrotado Santiago Bernabéu, el local salió a la cancha con García Remón; Touriño (José Luís), Grosso, Benito (Zunzunegui); Velázquez (Andrés), Verdugo (Rubiñán), Pirri (Del Bosque), Gunther Netzer; Aguilar, Santillana y Oscar Mas (Marañón). El visitante lo hizo con Pérez; Jáuregui, Giustozzi, Dualte, Zuccarini; Avanzi (Coll), Solari, Alonso; Di Meola, Morete (Marchetti) y Ghiso (Carlos López).

Aunque Edgardo Di Mola abrió el marcador para el Millonario, el Merengue se llevó el triunfo gracias a los goles de Santillana, Pirri y Aguilar.

¿Y cómo les fue ese año a los refuerzos del equipo español? Aunque se quedaron con la Copa del Rey Generalísimo 1973/74, tuvieron actuaciones dispares.

Netzer es muy bien recordado en Madrid, en donde se quedó hasta 1976 ganando varios títulos más. En cambio, Pinino no convenció, y en 1975 regresó a River para ganar un par de campeonatos, convertirse en el segundo máximo goleador de su historia y terminar pidiéndole dinero a los padres de los chicos para probarlos en el club.

Estudiantes 0 – Fiorentina 1 (2014)

Aquel invento llamado Copa EuroAmericana, que había tenido su primera edición el año anterior, se repetía en un momento en el que las imágenes del gol de Mario Götze aún estaban frescas.

Habían pasado sólo 13 días desde la final del Mundial, cuando se disputó este amistoso entre un equipo argentino y otro italiano. Nada que ver con lo que había pasado en Brasil, algo ideal para despejar la mente.

Que el árbitro fuera Néstor Pitana, que venía de participar en la Copa del Mundo, era solo un detalle. No podía suceder otro hecho que vinculara un simple partido de pretemporada con el evento futbolístico más importante de todos.

La cuestión es que la tarde del 26 de julio de 2014, Estudiantes salió a jugar con Silva; Jara (Rosales), Ré, Desábato, Goñi; Aguirregaray (Prediger), Gil Romero (Graciani), Román Martinez, Joaquín Correa; Auzqui (Diego Vera) y Carrillo (Juan Manuel Olivera).

Por su lado, la Fiorentina lo hizo con Tatarusanu; Piccini, Roncaglia (Tomovic), Gonzalo Rodríguez, Marcos Alonso; Wolski (Vecino), Joshua Brillante, Borja Valero (Matías Fernández); Juan Manuel Vargas (Pasqual); Bernardeschi (Khouoma) y Mario Gómez.

El encuentro terminó 1 a 0 en favor de los europeos. Sí, se repitió el resultado del Maracaná. Y eso no fue todo: el único gol fue anotado por Mario Gómez, delantero de nacionalidad… alemana. Así, iba a ser difícil soltar.

Liga Chaqueña 2 – Boca 3 (2015)

El polémico desempate contra Vélez para entrar a la Copa Libertadores, la llegada de Daniel Osvaldo, el regreso de Carlos Tévez, la noche del gas pimienta, la vuelta olímpica en el torneo doméstico, el robo a Rosario Central por Copa Argentina. Sin dudas, 2015 fue un año movido para Boca Juniors.

El broche futbolístico de la temporada fue el 27 de noviembre, en Resistencia, donde disputó un amistoso ante el combinado de la Liga Chaqueña. Uno de esos partidos ideales para ganar alguna moneda en las apuestas en fútbol

Con la idea de darle rodaje a futbolistas que no habían tenido tantas chances, el Vasco Arruabarrena mandó a la cancha a Sara (Galván); Fuenzalida (Marín), Magallán (Tobio), Díaz (Rolín), Komar (Colazo); Meli, Bravo (Cubas), Pochettino (Cristaldo); Bentancur (Palacios); Pavón y Chávez.

Su rival estaba formado por jugadores de Sarmiento, Chaco For Ever, Deportivo Fontana y Comercio de Santa Sylvina.

En un atractivo encuentro, el Xeneize se impuso por 3 a 2. ¿La figura? El Comandante Chavez, a quien le cometieron un penal, convirtió un par de goles y casi mete otro desde lejos, pero el travesaño se lo negó. No como otras veces (?).

Marcelo Meli fue el autor del otro tanto del equipo ganador, mientras que para el local (que contó con el ingreso de Juan Manuel Torres) descontaron Daniel Liva y Hugo Brizuela.

Al volver a Buenos Aires, el plantel quedó licenciado hasta el comienzo de la pretemporada. Sin embargo, el agitado 2015 del Mundo Boca no se detenía: todavía faltaban las elecciones, en las que Daniel Angelici fue reelegido como presidente. Y ahí sí, el año bajó la persiana.

Combinado de Formosa 2 – Argentina 4 (1981)

Esteban Laureano Maradona fue un médico que durante varias décadas prestó sus servicios en Estanislao del Campo, una remota localidad de Formosa. En honor a su trabajo, todos los 4 de julio, fecha de su nacimiento, se conmemora el Día Nacional del Médico Rural.

Este era el Maradona más famoso que había pisado esa provincia hasta 1981, cuando Diego Armando llegó junto a sus compañeros de la Selección Argentina. ¿El motivo? Disputar un amistoso frente a un Combinado de Formosa, y de paso inaugurar el Estadio de la Liga Formoseña de Fútbol, años más tarde bautizado como “Don Antonio Romero”.

En una tarde fría y lluviosa, pero con las tribunas colmadas, el equipo de Cesar Luis Menotti salió a la cancha con Fillol; Olguín, Luis Galván, Passarella, Tarantini; Barbas, Gallego, Maradona; Patricio Hernández, Ramón Díaz y Ferrero. Luego ingresaron Olarticoechea, Valencia, Brailovsky y Van Tuyne.

El dueño de casa estaba formado mayormente por jugadores de la liga local, destacándose la presencia de Raúl de la Cruz Chaparro, quien al año siguiente sería convocado por el Flaco y estaría en la preselección para el Mundial de España.

Los goles del triunfo argentino fueron convertidos por Maradona (en dos ocasiones), Ramón Díaz y Valencia, mientras que Ricardo Chamorro y el mencionado Chaparro descontaron para los formoseños.

Valencia 1 – Huracán 0 (1978)

Casi dos meses después de levantar la Copa del Mundo, Mario Alberto Kempes y René Houseman se rencontraban dentro de una cancha. Esta vez, no lo hacían defendiendo la misma camiseta, sino que cada uno llevaba la cinta de capitán de su equipo. El Matador, la del Valencia. Y el Loco, la de Huracán.

El motivo del partido era una nueva celebración del Trofeo Naranja, un torneo amistoso organizado por el cuadro español en cada pretemporada.

En aquella edición también participó el Ajax, a quien el Globo vencería un día más tarde. Pero esa es otra historia.

La noche del 21 de agosto de 1978, el local, que también tenía en sus filas al argentino Darío Felman, se impuso por 1 a 0. El único gol del encuentro fue anotado por el alemán Rainer Bonhof, y llegó gracias a un dudoso penal.

No importa el año ni el continente: los árbitros siempre están cagando a Huracán.

River 3 – Motagua 0 (2016)

Luego de un flojo semestre (terminó 9º entre los 15 equipos de su zona en el torneo local y fue eliminado en octavos de final en la Copa Libertadores), River Plate viajó a Estados Unidos para realizar una nueva pretemporada.

El primer rival de esa gira fue el América de Cali, que por entonces jugaba en la Primera B de su país. A pesar de que del otro lado estaba el último campeón de América, los Diablos Rojos se impusieron por 3 a 1.

Para revertir este mal momento, era necesario volver a ganar, sin tener en cuenta quien estuviese enfrente. ¿Un rival débil, de una liga menor? No importaba, todo venía bien con tal de recuperar la confianza. Así, apareció el Motagua, de Honduras.

Para este amistoso disputado el 13 de julio de 2016, Marcelo Gallardo planteó una formación inicial donde predominaban jugadores de la casa, incluyendo algunos pibes sin experiencia en partidos oficiales. En el segundo tiempo, ingresaron nombres más conocidos.

Esa noche, jugaron Batalla; Casco (Mayada), Montiel, Vega, Olivera; Morán Correa, Nacho Fernández (Domingo), Andrade (Mora); Pisculichi (Gonzalo Martínez); Simeone (Alario) y Driussi (Exequiel Palacios).

Por su parte, el conjunto centroamericano propuso mucho apellido latino (?), incluyendo al argentino Diego Vásquez, su entrenador, que a fines de los 80’s había jugado en las inferiores del Millonario.

River se impuso con goles de Andrade, Mora y Martínez, logrando su primer triunfo del semestre en el coqueto estadio del ESPN Wide World of Sports, un complejo deportivo ubicado en el Walt Disney World, cerca de Orlando.

Visitar la tierra de Mickey Mouse le cambió el semblante a los del Muñeco, que ese año terminarían festejando la Recopa Sudamericana y la Copa Argentina.

Boca 0 – Paris Saint Germain 3 (2011)

Luego de empatar frente al Arsenal, el equipo de Julio Cesar Falcioni cerró su participación en la Emirates Cup presentando una alineación totalmente diferente a la de su debut. Es que solo habían pasado 24 horas desde ese partido, y la rotación era necesaria.

De esta manera, el 31 de julio de 2011, Boca Juniors salió a la cancha con Orión; Roncaglia, Sauro, Caruzzo, Clemente Rodriguez; Chávez, Erbes, Colazo; Gracián; Mouche y Araujo. Una amplia mayoría de los habituales suplentes, a los que luego se sumaron Rivero, Blandi, Gaona Lugo y Viatri.

Del otro lado, el Paris Saint-Germain también puso nombres que pocas veces arrancaban entre los titulares: Aréola; Ceará, N’Goyi, Camara, Tiéné; Maurice (Arnaud), Chantome, Kebano, Nené; Gameiro y Hoarau.

A pesar de la ausencia de jugadores como Maxwell, Thiago Motta, Alex, Matuidi, Sissoko o Pastore, el conjunto francés dominó el encuentro y se impuso con tantos de Maurice, Hoarau y Ceará.

Esta derrota decretó el final de la gira del Xenieze por Europa, en donde no obtuvo victorias. Además, en el duelo ante el PSG, el Tano Gracián sufrió una luxación en su codo izquierdo. Un mal presagio para él, pero no tanto para el equipo, que se adueñaría del Apertura 2011 con una diferencia aplastante sobre sus perseguidores.