Mal Pase: Roselli a Boca (2009)

malpaseroselliboca

Los vaivenes de las negociaciones por la renovación del contrato de Hugo Benjamín Ibarra hicieron que, a medidos de 2009, los dirigentes de Boca Juniors tuvieran que salir como locos a rastrear un posible reemplazante para el lateral derecho. El apuntado fue Nahuel Roselli, que llevaba varias temporadas destacándose en Aldosivi de Mar del Plata. La intención era buscar un jugador joven sin demasiado cartel y potenciarlo, algo similar a lo que el club de la Ribera había hecho a principios del milenio con Clemente Rodríguez, que había llegado desde Los Andes.

“No sé nada, no me quiero ilusionar porque si se cae yo quiero seguir a muerte en Aldosivi. Veremos qué pasa estos días”, decía el defensor de 23 años, que, sin embargo, se moría por pasar a Boca: “Sería un gran sueño cumplido. Hugo Ibarra es un futbolista que admiro y ya es un orgullo que se mencione como una posibilidad para pelear ese puesto en Boca”.

malpaseroselliboca1

La falta de acuerdo entre los dirigentes del Xeneize y el Tiburón, la continuidad del Negro Ibarra y el arribo del juvenil uruguayo Adrián Gunino llevaron al fracaso las tratativas y Roselli terminó a préstamo en Newell’s Old Boys, donde jugó apenas doce meses. Tras esa experiencia trunca en Rosario, el lateral se convirtió en una golondrina del ascenso, registrando breves pasos por Quilmes, nuevamente Aldosivi, Atlético Tucumán, Temperley, Talleres de Córdoba y, luego de haber anunciado su retiro del fútbol profesional, Banfield de Mar del Plata, donde se desempeña actualmente en el Federal C.

Boca violeta (2013)

enelplacardbocavioleta2013

Siguiendo la tendencia iniciada doce meses antes con aquel atuendo negro y blanco a bastones, en 2013 Boca Juniors aprovechó el torneo de verano para presentar en sociedad su nueva tercera camiseta en dos tonalidades del color violeta: más oscuro del lado izquierdo y más claro del costado derecho, con pequeñas líneas verticales invertidas, cuello y puños azules, y medias haciendo juego. Un adefesio, propuesto por Nike y aprobado por una dirigencia ávida de billetes frescos, que provocó un sinfín de cargadas con el dinosaurio Barney y el teletubbie Tinky Winky.

No era la primera vez que un equipo argentino se animaba a jugar al de violeta, claro. Antes ya lo habían hecho, entre otros, Ferro Carril Oeste, Banfield, Los Andes y River Plate, también el Bambino Veira y Cristian Aldana. Sin embargo, nada tenía que ver con la historia del Xeneize. Bueno, casi nada.

enelplacardbocavioleta20131

Confeccionada con poliéster reciclado de botellas de plástico (?), la casaca se conseguía solamente en versión match (la que usan los jugadores, más ajustada al cuerpo) por la módica suma de 649 pesos, unos 130 dólares de aquella época, y fue un boom de ventas: en pocas semanas se agotaron las 14 mil unidades disponibles y la marca del swoosh facturó más de 9 millones de pesos.

enelplacardbocavioleta20132

La pilcha salió por primera vez a la cancha el 13 de enero, en el debut de la Copa Centenario Liga Marplatense de Fútbol, ante Racing, en La Feliz. Esa noche, Carlos Bianchi, en el inicio de su tercer ciclo al frente del club de la Ribera, paró a Oscar Ustari; Emiliano Albín, Claudio Pérez, Dino Castagno y Fernando Evangelista; Guillermo Pol Fernández, Cristian Erbes y Nicolás Colazo; Cristian Pochi Chávez; Lucas Viatri y Nicolás Blandi. Luego ingresaron Damián Escudero y Sebastián Palacios.

Como era de esperarse ante semejante deformación, la Academia se impuso por 2 a 1, con tantos de Gabriel Hauche y Sebastián Saja, de penal. Lucas Viatri había marcado el empate transitorio.

enelplacardbocavioleta20133

Trece días después, en el cierre del cuadrangular ante Independiente, la camiseta violeta volvió a aparecer, aunque para despedirse definitivamente. Esta vez con mayoría de titulares (Agustín Orion -Sebastián D’Angelo-; Franco Sosa, Lisandro Magallán, Matías Caruzzo y Clemente Rodríguez; Ribair Rodríguez –Pol Fernández-, Leandro Somoza y Walter Erviti; Leandro Paredes -Federico Bravo-; Juan Manuel Martínez -Lautaro Acosta- y Santiago Silva), Boca goleó al Rojo por 3 a 0, con doblete del Burrito y uno del Pelado.

Un puñado de meses más tarde, el Xeneize y Nike volverían a revolucionar el mercado, pero esa ya es otra historia.

[A la inversa] Voy al Arco: David James (2005)

Última fecha de la Premier League 2004/05. Manchester City y Middlesbrough se le jugaban mano a mano: los dos buscaban la 7ª ubicación en la tabla de posiciones: ese era el último lugar que clasificaba a un equipo inglés a la Copa UEFA. Sólo la victoria les servía a los Ciudadanos, que arrancaron perdiendo gracias un gol de Jimmy Floyd Hasselbaink. En el segundo tiempo, Kiki Musampa le daba el empate al local, pero esto no era suficiente. Y, en la desesperación por buscar la victoria, valía todo. Incluso lo que intentó el DT, Stuart Pearce.

Es común que en estos casos, algún defensor central vaya a jugar como centro delantero, buscando bajar algún pelotazo aprovechando su altura. Lo que no es habitual (o mejor dicho: lo que nunca pasa) es que ésto lo haga el arquero del equipo. Como pasó esa vez.

Faltando un par de minutos para el final, ingresó el guardameta suplente Nicky Weaver, dejando la cancha el mediocampista Claudio Reyna. Y David James, el hombre que defendía los tres palos, se calzó una camiseta con el 1 y se fue a buscar la heroica entre los defensores rivales. Calamity no consiguió ni siquiera un tiro al arco, pero sí cometió varias faltas en ataque, como para que quedase en claro que ese lugar no era el suyo. Bueno, el arco tampoco.

Y ya lo ve, es para ellos que laburan en TV (?)

Mientras algunos se desesperan pidiendo que vuelva el fútbol, nosotros les contamos que el fútbol volvió y a lo grande. Hace unos días comenzó el Federal C, un torneo hecho a medida para En Una Baldosa.

El SATSAID (Sindicato Argentino de Televisión) promete darnos muchas satisfacciones este año. En su debut, el equipo dirigido por Maxi Blanco derrotó 3 a 0 a Sportivo Pilar, en un partido que por supuesto fue televisado. Luego, en su segunda presentación, cosechó un empate ante Presidente Derqui.

El plantel del conjunto de la tele tiene valores como Cristian Tavio, Ariel Franco, Rodrigo Mannara, Manuel Rodas y Paolo Frangipane. Todos por encima de los 37 años. Para que no digan que les falta experiencia.

fuertes2017

– También en el Federal C se produjo el estreno de Esteban Fuertes con la camiseta de Escuela Deportiva Junín (Mendoza). Con 44 años, el Bichi anotó un gol en el empate 2 a 2 ante Social Tupungato. Eh, gato (?).

– Otro gran team a seguir en este torneo es el Club Mercedes, con el Rulo Romero, Román Díaz y Cristian Biglia, más conocido como el Biglia malo. En el estreno cayeron nte Trocha, el otro equipo mercedino. ¿Se recuperaron en la segunda fecha? Para nada, perdieron 2 a 1 con San Miguel de Las Heras.

florescoronel2017

– ¿Qué fue de la vida de Sebastián Flores Coronel?, una pregunta que alguna vez hemos respondido en este blog y que ahora tiene una gran actualización, gracias a la nota publicada en el diario La Capital, donde el ex rapidito de Rosario Central cuenta cómo son sus días arriba de un camión recolector de residuos.

Coudannes Lionel

coudanneslionel

Lionel Coudannes (El Chino)

Producto genuino de las divisiones inferiores de River Plate, el hijo del recordado Jorge Pedro asomó su (ya no tan) blonda cabellera en la Primera de Argentinos Juniors a mediados de la década pasada, aunque, a diferencia de su padre, siempre se mantuvo alejado de las primeras planas.

Nacido en Buenos Aires el 4 de agosto de 1984, en las juveniles del Millonario este volante central había compartido tardes y viajes con tipos que después desarrollaron una carrera interesante, como Javier Mascherano, Juan Pablo Carrizo, Jesús Méndez, Maximiliano López, Rubens Sambueza o Federico Higuaín. También con otros que hicieron lo que pudieron, claro, como Martín Asencio, Matías Argüello, Gastón Spampinato y el japonés Masakatsu Sawa. Así y todo, al cumplir 21 años le dieron las gracias y lo dejaron libre.

Fue Argentinos Juniors el club que lo rescató y Gregorio Pérez el técnico que lo subió al plantel profesional y le dio la chance de ir al banco de suplentes en la última fecha del Apertura 2005, en Santa Fe, ante Colón. Tras el pésimo inicio del Bicho en el Clausura 2006, el uruguayo dio un paso al costado y Adrián Domenech, por aquel entonces al frente de la Reserva, se hizo cargo del primer equipo.

El debut oficial llegaría el 2 de abril de 2006, por la fecha 13, en la victoria por 2 a 0 ante Racing. Esa tarde, acompañó en el mediocampo a Facundo Pérez Castro, el Lobo Cristian Ledesma y Nicolás Gianni. La fórmula se repitió casi como un mantra hasta el final del campeonato, con suerte dispar: 3 victorias, 2 empates y 2 derrotas. La irregularidad siguió siendo una constante del cuadro de La Paternal durante el Apertura 2006, en el que cosechó 5 triunfos, 5 igualdades y 9 caídas. El Chino sumó otras 6 presencias a su currículum, generalmente desde el arranque, aunque sin mucho para destacar.

coudanneslionelmza

Tras varios torneos relegado a la Reserva, aceptó la oferta de Independiente Rivadavia (2008/09) y se fue a buscar la heroica a la B Nacional. El conjunto mendocino tenía a Ariel Ortega y pintaba para ser una de las revelaciones de la temporada. Si bien Coudannes actuó con bastante regularidad (disputó 31 encuentros, con algún que otro incidente), el Burrito estuvo a años luz de su mejor versión y el 11° puesto conseguido marcó el ritmo del fracaso de los Vila Boys (?).

El Chino siguió su carrera en All Boys (28 partidos en la 2009/10), que venía de una campaña discreta y soñaba con pelear arriba. El cuarto lugar en la tabla general le aseguró un cupo en la Promoción ante Rosario Central y el batacazo en el Gigante de Arroyito selló el regreso del team de Floresta a la máxima categoría después de 30 años de espera.

coudannesalboascenso

De vuelta en Argentinos Juniors (2010), el panorama era muy diferente. El Bicho, ya sin Claudio Borghi, pero con Pedro Troglio, se preparaba para buscar el bicampeonato. Parecía que Coudannes no iba a ser tenido en cuenta, sin embargo, Troglio sorprendió y lo llevó al banco de suplentes en las primeras fechas, ante Vélez Sarsfield y Arsenal de Sarandí, aunque no ingresó. Tampoco lo haría en la despedida, ante Tigre, en Victoria. Unos días más tarde, Peter lo incluyó en la lista de prescindibles junto con Carlos Recalde, Federico Domínguez, Guillermo Pereyra, Matías Laba, Julián Fernández y Jonathan Páez.

Sin más que hacer en Primera División, el rubio emprendió un derrotero con más pena que gloria por diversas categorías del under nacional. En el Argentino A, por ejemplo, defendió los colores de Deportivo Maipú de Mendoza (7 encuentros en 2011) y, a pedido del Profe Córdoba, de Central Córdoba de Santiago del Estero (12 partidos en 2012).

A mediados de 2012, parecía que tenía todo arreglado para sumarse a Guillermo Brown de Madryn, pero terminó en Deportivo Morón (2012/13), de la B Metropolitana, donde redondeó 29 presencias a lo largo de la temporada, pero no alcanzó para convencer al Gato Daniele de su permanencia.

Tras coquetear con Deportivo Merlo, Atlético Policial de Catamarca (2013/14) le dio asilo en el Argentino B y sería testigo de un hecho insólito: su primer gol oficial, ante Sarmiento de La Banda. Tampoco jugó mucho, eh. Fueron apenas 8 veces, antes de pegar el portazo.

coudanneslionelarmenio

Las últimas fichas las gastó en la B Metro con Deportivo Armenio (2014), donde arrancó bien, pero terminó mal tras una tonta expulsión ante Villa San Carlos, y Camioneros (2015), en el Federal B, club al que arribó de la mano de Guillermo Calleri, el padre de Jonathan, que lo conocía de All Boys.

A mediados de 2016, se lo vio en una prueba masiva de futbolistas en Fénix, donde se encontró con otros jugadores con pasado en Primera como Cristian Tula, Cristian Álvarez y el colombiano José Ramírez Agudelo.

Actualmente, viste la camiseta de Córdoba en el torneo de fútbol interno de River Plate, que tiene como una de sus principales figuras al periodista y entrepreneur (?) Cecilio Flematti. Todo queda en una baldosa.

Mal Pase: Orión al Nápoli (2008)

orionalnapoli

La pelota está en el aire. Agustín Orión hace jueguitos como si estuviera con un globo en un cumpleaños. Pero no, está en el área grande, su área grande. Y no es un cumple, es un partido de Cuartos de final de la Copa Libertadores, la gran obsesión de San Lorenzo. De repente, llega Claudio Bieler y pincha el globo. Liga de Quito se queda con la llave y más tarde con la copa. ¿Orión? Con el odio de todo el pueblo azulgrana, que nunca le perdonó la fatídica jugada ni la pelea por los premios en la previa de esa serie.

Unos meses antes de aquel episodio, el arquero había tenido una gran chance de irse. El Nápoli de Italia vino con una oferta contundente: 4.200.000 euros y un contrato muy jugoso. “Me voy, ya fue”, dijo el 1. Pero las cosas no fueron sencillas. Ramón Díaz, técnico del Ciclón, le pidió que se quedara, recordándole que él le había dado la titularidad (por encima de Saja) y que lo necesitaba para el primer semestre del año. A Orión nada de eso le importó. Entonces el DT habló con los dirigentes para que rechazaran la oferta.

Después de horas de incertidumbre, los tanos (que estaban desesperados por un arquero), terminaron contratando a Nicolás Navarro, que venía prometiendo en Argentinos Juniors, pero que evidentemente la ligó de rebote.

La calentura de Orión no tardó en manifestarse. Por ejemplo, en el cruce ante Radamel Falcao en Mar del Plata, cuando el conflicto por su frustrada transferencia aún estaba en carne viva. Aunque claro, su enojo real era con los dirigentes.

“Tinelli no me atendió el teléfono. Incluso Le dejé mensajes. Yo estuve junto con él y Rafael Savino en Ideas del Sur en el momento que firmé mi contrato y cuando se cayó mi pase al Napoli traté de llamarlo, pero no hubo caso. Quizás tengo mal el teléfono…”.

Pasan los meses. La pelota está en el aire. No es un globo, pero se pincha como el pase al Nápoli. San Lorenzo queda afuera. Orión se pelea con Ramón Díaz. Los hinchas lo acusan de mercenario. Navarro jugó 2 años en Italia.