Malano Santiago

Santiago Malano

Uno de los ítems de nuestro decálogo podría decir: “Si sos goleador histórico de las inferiores, sos baldosero”. Puede haber excepciones, por supuesto, pero en general los que la meten mucho desde pendejos, terminan secándose para toda la cosecha. Y eso le pasó a Malano.

Nacido en la localidad bonaerense de Mercedes, Malanito pronto se convirtió en un referente de los juveniles del Racing Club de Avellaneda, donde formó parte de la categoría 1987 que terminaría ganando el campeonato de Cuarta División en 2004, con figuras como Sergio Romero, Gabriel Mercado, Dardito García, Claudio Yacob, Matías Sánchez, y Maxi Moralez, entre otros.

¿De profesión? Goleador. Sus estadísticas lo convirtieron rápidamente en una necesidad para el plantel de Primera, así que en 2005 tuvo su estreno cuando ingresó por el chileno José Luis Villanueva en una derrota 2 a 1 ante San Lorenzo. No convirtió ese día y tampoco en los otros 3 partidos que disputó ese año.

En el verano de 2006, las cosas pintaron mucho mejor. Convirtió goles en el torneo de verano (uno ante Boca, el día que La Academia usó números dorados en el comienzo de Nike) y además lo convocaron a la Selección sub 20.

Su situación, sin embargo, no cambió demasiado en los partidos por los puntos. En el Clausura de ese año siguió sumando minutos en otros 6 encuentros, pero no pudo marcar.

Menos participación tuvo en el Apertura, donde solo disputó 2 encuentros y tampoco pudo festejar.

Ya en 2007, volvió a convertirle en el verano a Boca, pero pasó otro torneo sin meterla (3 partidos en el Clausura), hasta que finalmente se pudo desquitar en el Apertura, con la camiseta 17 y después de 17 partidos y ninguna flor, hizo el primer gol oficial de su carrera en un 2 a 0 San Martín de San Juan, minutos después de que el Piojo López hubiera abierto el marcador.

Ya en el Clausura 2008, ese que desembocó en la Promoción ante Belgrano, Malano también pudo disputar dos encuentros: ante Tigre (entró por el Choro Navia) y ante Argentinos Juniors (reemplazó al Chanchi Estévez). No hizo goles, para variar.

El cartel de máximo goleador de las inferiores era un peso, por supuesto, pero el mayor condicionante de su etapa en Primera División fue la poca cantidad de minutos en la cancha. Generalmente, lo metían sobre el final para que salvara a un equipo prendido fuego, haciendo el tanto del empate o del triunfo. Y eso nunca sucedía.

Ya para la temporada 2008/09, lo prestaron a Atlético de Rafaela, en la B Nacional, donde tuvo más protagonismo y logró convertir 5 tantos en 30 partidos. Eso le dio chapa en La Legión Mercedina (?), ese selecto grupo de futbolistas nacidos en la ciudad bonaerense, como Lucas y Cristian Biglia, Matías Silvestre, Emanuel Culio y Martín Minadevino, entre otros.

Su regreso a Racing fue entre las sombras. En más, casi nadie lo recuerda, pero jugó un partido, y como titular, en la temporada 2009/10: fue en la derrota 2 a 0 ante Chacarita. ¿El técnico que le dio la confianza? Claudio Vivas.

Después de estar un semestre sin equipo, en 2011 inició el camino del futbolista errante, pasando por Cúcuta de Colombia, para luego aterrizar en Chile. Aunque no de la mejor manera…

A su llegada, le hicieron dos preguntas clave:


¿Tenías alguna referencia del técnico Omar Labruna?

Sí, yo sé que estuvo en Colombia en el Deportivo Cali y le fue muy bien, así que espero poder cumplir con lo que me pida. Además ha hecho un muy buen trabajo en Audax Italiano desde que asumió.

Vienes a reemplazar a un referente de Audax Italiano como lo fue Mauro Olivi, ¿Te pesa eso de alguna manera?

No me lo tengo que tomar como una presión, sino que vengo tratar de dejar mi marca y siempre va a ser un lindo desafío.


La segunda pregunta, lo puso más o menos en contexto. Tenía la difícil y pesada tarea de hacer olvidar a Mauro Olivi (?). La primera, sin embargo, terminó siendo la más importante. Porque ese “lo que me pida”, en referencia al entrenador, dio para múltiples interpretaciones.

En 2013, el Presidente del Sifup (Sindicato del Futbolistas Profesionales), Carlos Soto, acusó a Labruna a cobrarle una comisión al delantero para ponerlo en el equipo.

Luego, Soto tuvo que retractarse al enterarse que el propio jugador le había pedido disculpas al DT, delante de sus compañeros y de la dirigencia del club. Pero el quilombo ya había explotado.

Malano continuó jugando en la Primera B chilena, con las camisetas de Deportes Temuco (2013 a 2015) y Rangers (2015/2016), antes de marchar a la isla de Malta para vestir los colores del Valletta FC (2016 hasta la actualidad), junto a otros argentinos: Leandro Aguirre, Juan Cruz Gil y Federico Falcone (se sumaría también Miguel Alba).

Ahí, en un país con escasas canchas y con un nivel parecido al de una tercera o cuarta división de alguna potencia europea, el ex Racing tuvo la chance de ganar varios títulos locales y disputar fases previas de Champions y Europa League.

Evidentemente, encontró su lugar en el mundo.

Athletic de Bilbao 2 – Huracán 1 (1978)

Nacido en 1961 como Trofeo Internacional Costa del Sol, el torneo amistoso organizado por el Málaga se convirtió en un clásico del verano español, del que participaron varios equipos argentinos e incluso la Selección. Acá, la vez que le tocó a Huracán.

En agosto de 1978, el Globo contaba en su plantel con un par de recientes campeones del mundo (ya se había ido Ardiles al Tottenham, pero continuaban Baley y Houseman). Representando a nuestro fútbol, era favorito en las apuestas frente a los europeos.

Invitados por los malagueños, los de Parque Patricios interrumpieron su andar en el Torneo Metropolitano y partieron a la aventura en el Viejo Continente, para participar del cuadrangular junto a los locales, el Athletic de Bilbao y Talleres de Córdoba, el otro convidado argentino.

Tras ganale al Málaga por 2 a 0, los Quemeros jugaron la final frente a los Vascos, en la Rosaleda. Huracán formó ese día con Baley; Cheves, Longo, Ojeda y el Polaco Daulte; Úbeda, De Marta y Babington; Houseman, Cabrera y Ferrero.

Las crónicas del encuentro dicen que Huracán estuvo muy cerca de quedarse con el trofeo, ya que arrancó ganando con un gol del Inglés Babington, pero el Athletic se lo terminó dando vuelta en la prórroga.

El conjunto vasco terminó posando con la gran copa veraniega e incluso algunos lo hicieron con las camisetas del Globo que habían intercambiado.

Después, el cuadro argentino seguiría con la mini gira, participando del Trofeo Naranja, otro torneo amistoso organizado por el Valencia. Y a la vuelta, claro, continuaría el torneo Metropolitano como si nada. Terminó 15º, a sólo 7 puntos del descenso.

Boca de rosa (2013/2014)

Después de rendirle un homenaje al pasado con la camiseta negra y blanca a bastones utilizada en el verano de 2012 y de meter un sold out con aquel experimento violeta doce meses más tarde, a mediados de 2013 Nike redobló la apuesta y presentó el nuevo uniforme alternativo de Boca Juniors: íntegramente rosa. Un supuesto guiño a la historia, que aparentemente no era tal.

Si bien con el tiempo se convertiría en uno de los outfits favoritos de las chicas que frecuentan las tribunas de Brandsen 805, aquel atuendo generó el repudio y la indignación de los hinchas más pasionales, que lo consideraban una traición a la historia xeneize.

“Dirigente$: si usamos la rosa, el partido no se juega. Boca es azul y oro”. Así amaneció una de las paredes cercanas a La Bombonera en la previa de la fecha 11 del torneo Inicial contra Rosario Central, que suponía el estreno de la nueva pilcha. Finalmente, por razones que nunca quedaron del todo claras, y en detrimento del reglamento, desde la AFA le comunicaron a Boca que debía jugar con la vestimenta tradicional y el Canalla haría lo propio con la suplente. Todo porque la rosa iba a estar acompañada por pantalones azules, iguales a los que habitualmente utiliza el cuadro rosarino.

Finalmente, tras las idas y vueltas, la casaca rosa salió a la cancha por primera vez en la despedida del Inicial 2013, ante Gimnasia y Esgrima La Plata en La Bombonera, acompañada de shorts y medias azules. El encuentro, apenas para marcar tarjeta, terminó 1 a 1 con goles de Franco Mussis y Emmanuel Gigliotti.

La polémica indumentaria volvió a aparecer, ya para despedirse, en el primer partido del verano 2014, curiosamente ante otro rival platense, Estudiantes. Esta vez, un conjunto minado de juveniles (Joel Rodríguez, Gonzalo Escalante, Francesco Celeste, Franco Fragapane, Joel Acosta, Guido Vadalá y Mauro González, entre otros) cayó por 1 a 0, con un tanto de Gastón Gil Romero.

Apenas un puñado de días después, la marca de la pipa presentaría la tercera camiseta de aquella temporada, que volvería a generar comentarios negativos entre los hinchas, historia que desarrollaremos en otra ocasión.

Ojeda Lucas

Lucas Ramón Ojeda

Desde que Sergio Agüero dejó el fútbol argentino para triunfar en Europa, los hinchas de Independiente no han hecho otra cosa que desear su regreso, muchas veces alimentados por las sucesivas declaraciones del propio Kun, quien ha deslizado diferentes fechas retorno, siempre con algún horizonte no muy claro.

Las apuestas bonos sobre su vuelta han sido de lo más variadas desde entonces: que el Kun vuelve el año que viene, que en 2018, que después del Mundial, que antes de los 31, que ni bien se termine el contrato con el Manchester City. Y así hasta que quizás, el día que se termine la pandemia menos pensado, termine pegando la vuelta y ganemos un billete en apuestas deportivas Chile. La ilusión está (?).

Lo que muchos han olvidado, y lógicamente después de 14 años, es la última actuación del delantero con la camiseta roja. Y es ahí donde se mezcla su historia con la del baldosero homenajeado en el día de hoy.

En mayo de 2006, Agüero ya había dado muchas credenciales de sus condiciones, con apenas 17 años. Su venta al Atlético Madrid era un hecho y su representante no quería exponerlo en los últimos partidos del Clausura para no embarrar las cosas. Sin embargo, Agüero sí quería despedirse de su gente y por eso disputó los 8 minutos pendientes de un partido ante que había sido suspendido unos meses antes por agresión de los plateístas al Gatito Leeb. Independiente no puedo evitar la derrota 2 a 1 y quedó con pocas chances de entrar a las copas. Ese fue su adiós en la Doble Visera, pero aún faltaba su última función.

Unos días más tarde, el equipo de Falcioni visitó Rosario para enfrentar a Central, con esta formación: Ustari; Pautasso, Méndez, Abraham y Lorgio Álvarez; Machín, Herrón, Biglia y Armenteros; Agüero y Lucas Ojeda. Sí, el último compañero de ataque del Kun en el Rojo fue un pibe formoseño de 20 años, que había debutado un par de semanas antes.

Poco pudieron hacer juntos. El Rojo fue peloteado por Central, que ganó 2 a 0 y dejó a los de Avellaneda sin clasificación a la Sudamericana. ¿Sería acaso ese encuentro una especie de traspaso de mando entre las jóvenes promesas? Mmh, esperemos, pero apostaríamos que no (?).

Ya más o menos conocemos lo que fue la carrera del autor de la frase “cuando nos estemos más, nos van a extrañar”, pero lo que nos interesa es saber qué fue de la vida de su dupla aquel día.

A sus únicos 3 partidos en ese torneo (había jugado algunos minutos ante Olimpo y Boca), le sumó otro frente a Colón en el Apertura de ese mismo año, que sería el último en su paso por Independiente, ya que después se lesionó y no fue tenido en cuenta. Así, le diría adiós a la máxima categoría.

A partir de ahí, su derrotero incluyó paradas en Tigre (solo jugó amistosos), San Martín de Tucumán (2007), Atlanta (2008), Gimnasia y Esgrima de Entre Ríos (2008/09 y 2013); algunos años en Chile con pasos por Rangers (2009 y 2012), O’Higgins (2010), Iquique (2011) y Magallanes (2015); Universitario de Sucre (2016) en Bolivia; y un retorno a su Formosa para actuar en Sol de América (2016), Defensores de Formosa (2019) e Independiente de Fontana (2017, 2018 y 2020), donde volvió a vertir la camiseta roja.

Y el Kun, ¿para cuándo?

DT Error: Capria en Atlanta (2014)

Elegante, vistoso y con una gran facilidad para llegar al gol. Si Rubén Capria hubiera aplicado algunas de sus buenas cualidades como futbolista en su etapa como entrenador, quizás lo hubiésemos visto mucho más tiempo con el buzo puesto. Pero no.

Retirado en 2007 luego de su experiencia en Peñarol, el Mago se tomó unos buenos años para largarse a la aventura de ser entrenador. Primero, retomó aquel viejo laburo de panelista (había estado en los comienzos de El Equipo de Primera) en la mesa de Hablemos de Fútbol, con Quique Sacco, el Ruso Verea y el Patrón Bermúdez, entre otros. Allí, se floreaba destacando lo lindo de este deporte, representando la corriente del lirismo. Pero claro, una cosa es opinar en un programa (o desde una computadora, como nosotros) y otra cosa es plasmar esa idea en la cancha.

El 20 de julio de 2014, sorpresivamente arregló con Atlanta para debutar finalmente como director técnico en la Primera B, reemplazando a Carlos Mayor, que había abandonado el barco para irse a Godoy Cruz.

Y el ex 10 de Racing y Estudiantes se ilusionaba. “Creo que el fútbol se basa en convicciones y el desafío es llevarlas adelante. Es un linda chance, y todo lo que yo pienso del fútbol, lo que digo públicamente en la tele, son convicciones”, decía Capria en una entrevista a Sentimiento Bohemio, al lado de sus ayudantes, José Luis Calderón y Adrián González.

Con un novedoso sistema 3-4-1-2 e intérpretes como Pablo Santillo, Federico Sardella y el Cebolla Sciorilli, el Bohemio del Mago se estrenó en el torneo con una derrota 1 a 0 ante Fénix. Pero bueno, los nervios de la primera vez (?), además fue de visitante, podía pasar. Avancemos.

En la segunda fecha, los de Villa Crespo cayeron 2 a 1 de local, nada menos que contra Chacarita. Pero bueno, era el clásico, partido chivo, se entiende (?). Pasemos al siguiente.

En la tercera jornada, perdió 3 a 1 con Almirante Brown. Pero bueno, quiénes somos para juzgarlo, nadie sale invicto de Casanova (?). Next.

En su cuarto compromiso, los de Ruben cayeron 1 a 0, como local, ante Estudiantes de Caseros. Pero bueno, el Pincha venía de ganar 3 seguidos en una racha estupenda (?). Además, el Mago había pasado a jugar con línea de 4 en el fondo. Seamos comprensivos, aguantemos una fecha más.

En la quinta jornada, llegó la caída 2 a 0 ante Brown de Adrogué e inexplicablemente lo echaron. Por apenas 5 derrotas consecutivas, 2 goles a favor y 9 en contra. No le dieron tiempo, después quieren resultados (?).

No está de más aclarar que fue la única experiencia de Capria como DT.