San Miguel con pecheras (2016)

Si un equipo de camiseta verde y blanca se enfrenta a otro de camiseta verde y blanca, uno de los dos debería usar una prenda alternativa. Esta norma, basada tanto en el reglamento como en el sentido común, se puede romper si el partido es válido por un torneo de ascenso, la dimensión donde todo es posible.

Para disputar su encuentro por la 7º fecha del campeonato de la Primera C, tanto San Miguel como Laferrere solo contaban con su clásico atuendo, de colores y diseño similares. Lo que en un país de verdad (?) hubiese sido tomado como un bochorno, en Argentina no pasó de una situación curiosa. Y de rápida solución: el local se vistió con unas pecheras rojas, apenas cortadas por la marca que lo vestía, sin escudo ni números (para diferenciar a los jugadores alcanzaba con los del pantalón).

De esta manera, el Trueno Verde jugó los 90 minutos, en los que consiguió un triunfo valioso. Para horror de los cabuleros, las pecheras no volvieron a aparecer como vestimenta de juego. No fueron necesarias: en esa misma campaña, los de Los Polvorines obtendrían el ascenso a la Primera B Metropolitana, ya vistiendo sus colores habituales.

Son Decisiones: Leguizamón cambiando camiseta con Verón (2007)

Que Estudiantes le gane un clásico a Gimnasia, no es noticia en los tiempos que corren. La novedad siempre radica en cuál va a ser la humillación, que vaya más allá de un simple resultado. Puede ser una goleada histórica, un gol sobre la hora o un suceso en particular que quede en la memoria de propios y extraños. La victoria del Pincha por 1 a 0 producida el 4 de noviembre de 2007, quedará en el recuerdo de todos por dos protagonistas: Luciano Leguizamón y Juan Sebastián Verón. ¿El hecho? Un intercambio de camisetas. ¿El instante? Al finalizar el primer tiempo. ¿El contexto? El Lobo ya estaba perdiendo, y Germán Herrera había errado un penal. Peor lugar, peor momento, imposible.

La escena no pasó inadvertida en la tribuna de Gimnasia: si algo le faltaba a su sufrido público, era ver como uno de los suyos se despojaba de una prenda propia para quedarse con una del rival de toda la vida. ¡Y justo con la del máximo referente! Así las cosas, apenas los protagonistas regresaron para jugar el segundo tiempo, desde la cabecera tripera sonó: “sacalo al ocho, la puta que te parió, sácalo al ocho la puta que te parió”. Para que Falcioni no tenga dudas sobre a quién se referían, La Banda del Loco Fierro fijó su posición con “Leguizamón, Leguizamón, andá a la puta, que te parió”. Sutil y pegadizo.

Unos 26 minutos después, Leguizamón (a esta altura rebautizado como Leguitraidor) salía reemplazado por Antonio Piergüidi. Final del partido, resultado previsible y a los vestuarios. El hombre más buscado no realiza declaraciones, pero esto no iba a queda en la nada. La calentura de los dirigentes se percibía en el aire, y las consecuencias serían inminentes: el jugador fue suspendido, apartado del plantel y ya no se volvería a poner esa camiseta (la de Gimnasia, la de Verón sí la podía usar).

Pasaron las horas, y por fin llegó la palabra del delantero: “No pensé que por un cambio de camisetas iba a haber tanto lío, no me lo imaginé. Entiendo que hinchas estén molestos pero no quise hacer mal a nadie.” Incluso el histórico mediocampista de la Selección inglesa argentina lo respaldó: “No creo que él haya querido faltarle el respeto ni nada de eso a la gente de Gimnasia. Hoy se vive en esta locura y se agarran de cosas como esta para justificar tanto una derrota como una victoria”. Demasiado tarde.

Lo más cómico (?) es que, según Leguizamón, él no le pidió la camiseta a la Bruja, sino que fue el propio Verón quien requirió el intercambio: “Antes de empezar el partido me dijo que tenía un ahijado que era hincha de Gimnasia, y que por culpa mía se había hecho hincha del club porque era su ídolo. Me dijo si podíamos intercambiar las casacas y le dije que sí, pero a la finalización del partido… pero cuando terminó el primer tiempo, Verón me llamó y me pidió el cambio, y sin darme cuenta me la saqué y se la dí”. Insólito. ¿Qué Verón quisiera cambiar camisetas? No, que su ahijado tuviera de ídolo a Leguizamón.

Premios Baldoseros 2017

Después de 10 días de urnas abiertas para nuestros lectores, llegó el turno de dar a conocer a los ganadores en las distintas categorías de la Encuesta Baldosera 2017.

Premio “Claudio Benetti” al baldosero de 2017: 32%

Luifa Galesio

El ganador de la edición 2016 de Gran Hermano aprovechó una prueba de jugadores libres en Arsenal, armó el bolso y se mandó. Los que lo vieron jugar dijeron que tenía condiciones y le levantaron el pulgar, lo que indica el nivel que tuvieron este año los dirigidos por Humberto Grondona. Sin embargo, el cuñado de Mauro Icardi (está de novio con su hermana Ivana) no quedó fichado para que no tape a los juveniles del club, entre los que está Ryduan Palermo.

Premio “Gordo Kenig” al jugador más excedido de peso de 2017: 40%

Jonatan Cristaldo

Se había ido en 2010 como un delantero hábil, escurridizo y veloz. Volvió así.

Premio “Casigol Herrera” a la jugada más baldosera de 2017: 53%

Nelson Vivas rompiéndose la camisa (Estudiantes Vs. Boca)

Una reacción intensa dentro de un año intenso para el ex DT de Estudiantes y Defensa y Justicia, que contaba con antecedentes como para dudar de su estabilidad mental. Lamentablemente para todos (menos él mismo, claro) acaba de anunciar su retiro de la dirección técnica. Ojalá se arrepienta y vuelva pronto.

Premio “Beto Carranza” al jugador que más betocarranceó durante 2017: 25%

Sebastián Abreu (Bangú, Central Español y Puerto Montt)

El uruguayo arrancó el año jugando para el Bangú en el Campeonato Carioca, con el que marcó el gol número 400 en su carrera, volvió a su país para transitar las canchas del ascenso con Central Español y lo terminó con Puerto Montt, en la Primera B chilena. ¿Piensa seguir jugando? ¡Por supuesto!

Premio “Matías Almeyda” al Mal Pase de 2017:
35%

Alejandro Chumacero a Independiente

“Si no logramos pasar contra Lanús, me voy a Independiente”, declaró el mediocampista, en un claro guiño al conjunto argentino. Sin embargo, desde Avellaneda respondieron con apuro: ahora o nunca. Y fue nunca. El boliviano se quedó a jugar el partido frente al Granate, en el que su equipo fue eliminado de la Libertadores. Y el Rojo terminó siendo campeón de la Sudamericana sin precisar de los servicios de Chumasteiger.

Premio “Sandra Bullock” a la botinera de 2017:
41%

Antonella (de Dybala)

Aunque la relación data de antaño (?) este año tomó mayor relevancia ya que sufrieron un impasse que, según los medios especializados, tuvo que ver en una baja del rendimiento del delantero. Por suerte, hubo reconciliación y el hombre de la Juventus vuelve a estar en alza. Mientras tanto, su novia nos deja alzados (?).

Premio “Fibronazo” a la camiseta más fea de 2017: 49%

Colón con pantalones verdes

El Sabalero rompió con todos los códigos de estética visual apelando a una combinación horrenda por donde se la mire. La explicación estaba en que el la indumentaria titular posee pantalón blanco, mismo color que el que Talleres, su rival, llevó esa tarde a Santa Fe. De todas maneras, es injustificable.

Premio “Negro Marchetta” a la declaración baldosera de 2017: 26%

Enzo Pérez: “Inventaron el Var”

El dolor por la eliminación de la Copa Libertadores se hizo explícito en las palabras del mediocampista de River. En el entretiempo del clásico frente a Boca explotó, dejando una frase histórica, para la posteridad. Vale la pena repasarla completa:“Es muy fácil así, eh, así es muy fácil. Mirá que nos sacaron igual de la Copa. Nos sacaron igual de la Copa. Sí, sí. Inventaron el VAR, eh, eh, sí, es verdad. Porque es verdad. Porque es verdad”.

Premio “Seguro te lo afana El Gráfico” al mejor post de 2017:
13%

Amor a la Guita: Sebastián Abreu [Actualización 2017]

Arrancamos el año actualizando las camisetas que usó el Loco, y para 2018 la historia se debe repetir: acaba de firmar contrato con el Audax Italiano, el que será su 26º club, el del récord: será el futbolista que habrá jugado en más equipos en toda la historia. Pasó el Beto Carranza y dijo que afloje un poco.


Premio “¿Por qué no te hacés un blog?” al comentarista de 2017: 20%

Peter Crouch

El que más y mejor comentó. O por lo menos así lo votaron ustedes, que hicieron ganar a otro uruguayo. Háganse cargo (?).

Premio “FAV a tu vieja” al mejor tuit de @enunabaldosa en 2017: 14%

Llegan siempre a horario. Juegan todos los partidos. No tienen tucumanos. Qué aburrida es la Champions.

No podía faltar un homenaje al mejor partido del año: El Nacional – Atlético Tucumán, por la Copa Libertadores. Un avión demorado, camisetas prestadas, un triunfo épico y Luis Juez. Sensaciones que en Europa no se consiguen.

Voy Al Arco: Haughey (2016)

Una costumbre que algunos clubes del fútbol británico mantienen más allá del paso del tiempo, es la de no incluir un arquero entre los suplentes. Este hábito, que en realidad es totalmente incomprobable a pesar de la seguridad con la que se lo afirmó en la oración anterior (?), fue lo que llevó a Mark Haughey a convertirse en (casi) héroe del Linfield FC la tarde del 27 de febrero de 2016.

Con su equipo derrotando 1 a 0 al Glenavon FC, y faltando menos de 35 minutos para el final del encuentro, el arquero Ross Glendinning fue expulsado cuando cometió una infracción en su propia área. De la situación se hizo cargo Haughey, quien adivinó la intención de Kevin Braniff y mantuvo la victoria… hasta que el árbitro sancionó otra pena máxima cuando se jugaban los últimos instantes del partido. Así llegó el gol del empate, y no hubo tiempo para mucho más.

A pesar del sinsabor de haber perdido un par de puntos fundamentales para acercarse a la cima de la NIFL Premiership (la competencia futbolística más importante de Irlanda del Norte), la actuación del improvisado arquero llamó la atención: con varias atajadas, sostuvo las posibilidades de su equipo. Para él, esto no fue ninguna sorpresa: “El DT me habló sobre la posibilidad de que yo ocupara el arco si alguna vez fuera necesario”, explicó. “Tuve suerte de que adiviné la punta, ese es todo”, agregó con respecto al penal detenido.

Sin embargo, había algo más: la buena actuación de Haughey debajo de los tres palos se podía explicar por su pasado. Es que hasta los 17 años practicó fútbol gaélico, un deporte que combina rugby con soccer (?). En ese momento, tuvo que elegir una de las dos disciplinas, quedándose con la que en su país es menos popular. “Creo que mis experiencias en el fútbol gaélico estuvieron a mi lado: no me sentía fuera de lugar con las bolas cruzadas y tengo una decente coordinación mano-ojo”, concluyó, como para aclarar que su desempeño en el arco no había sido casual.

Etiquetas: Deportivo La Coruña, Celta de Vigo y Deportivo Lugo con Estrella Galicia

Si hay una empresa en todo el territorio español que apoya como ninguna otra a los representantes futbolísticos de su comunidad, esa es Estrella Galicia. Esta firma, hoy por hoy main sponsor (?) de las principales instituciones deportivas de la zona, se instaló en esta región en 1906, expandiéndose de a poco a nuevos mercados. Pero manteniéndose siempre orgullosa de sus orígenes.

El primero de los equipos de Galicia en lucir su nombre fue el Deportivo La Coruña, quien lo lleva impreso en sus colores desde 2008. Sin embargo, esta relación comercial estuvo a punto de finalizar abruptamente en 2011, cuando la Xunta de Galicia profundizó la legislación sobre la publicidad de bebidas alcohólicas, prohibiéndola en espectáculos públicos donde esté prohibida su venta o consumo. Hecha la ley, hecha la trampa: Estrella Galicia agregó un “0,0” debajo de su patrocinio, por lo que técnicamente lo que se estaba publicitando era su cerveza sin alcohol. Gallegos, pero no boludos.

La afinidad entre la marca y los equipos más importantes del noroeste de la península ibérica se afianzó cuando en 2016 llegó al pecho del Celta de Vigo, reemplazando a Citroën, el histórico auspiciante del club desde 1985. La cervecería les abrió las puertas a los jugadores para que celebren el ascenso en 2012 (cuando la automotriz francesa todavía estaba al frente de la camiseta) y para llevar a cabo diferentes actos como firma de autógrafos.

Con la marca instalada a nivel nacional, el siguiente paso fue crear un gran impacto. Para esto, se creó una movida de marketing que tuvo al Deportivo Lugo en el centro de la escena, algo fundamental para llegar al producto final: una camiseta tan llamativa como polémica. Aquella vestimenta alternativa en la temporada 2014/15 se asemejaba a un chop de cerveza. Con la excusa de promover las mercancías locales, la prenda del arquero no se quedaba atrás: su camiseta, negra, incluía el enorme tentáculo de un pulpo, en homenaje a la cocina gallega. Y, aunque combinar pulpo con cerveza no parezca ser el maridaje ideal, nada estaba dejado al azar: business are business.

Voy al Arco: César Delgado (2005)

Acostumbrado a ocupar el arco en los picados informales, César Delgado asumió tal responsabilidad jugando por los puntos en un partido válido por el Torneo Clausura 2005 de la Liga MX. La oportunidad se le presentó cuando Emmanuel Gonzalez, portero del Cruz Azul, fue expulsado sobre el final del encuentro.

El ex delantero de Rosario Central fue el hombre más destacado de los 90 minutos. No por haber demostrado una extraordinaria destreza bajo los tres palos, ya que no tuvo trabajo en el poco tiempo que ocupó ese lugar, sino por haber convertido el único gol con el que su equipo derrotó al Necaxa, anotándose su cuarta victoria en igual cantidad de presentaciones.

“Lo importante era colaborar con el grupo para obtener el triunfo, se presentó la posibilidad de estar en el marco, situación que había deseado desde hace tiempo, aunque en realidad no toqué el balón”, declaró el Chelito al finalizar el juego, aclarando además que lo que más le costó fue armar la barrera en un tiro libre que no le trajo peligro.

Los años pasaron y luego de estar una temporada inactivo a causa de un doping positivo, en 2017 Delgado se incorporó a Central Córdoba de Rosario para ser figura en la Primera C. Como jugador de campo, claro.

River 1 – Milan 1 (1979)

Con las piernas cansadas pero los bolsillos contentos (?), el Milan concluyó su participación en un cuadrangular llamado Copa de Campeones enfrentando a River Plate el 25 de mayo de 1979, coincidiendo con el 78° aniversario de la fundación del club argentino.

Habían pasado cinco días del debut de los italianos frente a Boca, y apenas dos de la visita a Talleres de Córdoba. Aquellos encuentros habían terminado empatados en un gol por bando. Y, para no ser la excepción, la despedida frente al Millonario iba a arrojar el mismo resultado.

Aquella noche patria, los de Ángel Labruna salieron al Estadio Monumental con Landaburu; Saporitti, Pavoni, Horacio Rodríguez, Comelles; Juan José López, Merlo, Alonso; Galletti Carrasco y Commisso. Ingresaría De los Santos y en el banco de suplentes quedaron Héctor Tocalli, Lonardi, Azzolini, Héctor López, Omar Labruna y Ramón Sosa.

Los goles del partido fueron marcados por Commisso y Fabio Capello, mientras Mostaza Merlo, Gianni Rivera y Alberto Minoia vieron la tarjeta roja.

Mal Pase: Vallés a Independiente Rivadavia (2015)

valles

Llevaba casi 11 meses sin jugar y cargaba con una rotura de los ligamentos cruzados de la rodilla izquierda. Jorge Almirón, su entrenador en Independiente de Avellaneda, le había comunicado que no iba a ser tenido en cuenta. Fue así que quedó libre, razones suficientes para que Gabriel Vallés cambiara de aire a mediados de 2015.

La oferta más firme le llegó desde Independiente Rivadavia, equipo que transitaba la intrascendencia en el Nacional B.

Sin mucho que analizar, el ex lateral derecho del Rojo enfiló para Mendoza, su provincia natal. Sin importarle demasiado su anterior paso por Godoy Cruz, posó con la camiseta de la Lepra y el jueves 20 de agosto de 2015 firmó el contrato que lo uniría con el club durante un año. Al día siguiente, lo esperaban para su primer entrenamiento… pero no apareció. ¡Y le rescindieron el contrato!

La versión más fuerte de la caída del pase ponía en el centro de la escena a los dueños de los derechos del jugador, quienes no quisieron ceder el 20% de una futura venta. Así, el pobre Vallés se quedaría sin jugar hasta que en 2016 apareció en Juventud Unida de San Luis y unos meses más tarde fue rescatado por el Santa Cruz de Brasil.