Boca violeta (2013)

enelplacardbocavioleta2013

Siguiendo la tendencia iniciada doce meses antes con aquel atuendo negro y blanco a bastones, en 2013 Boca Juniors aprovechó el torneo de verano para presentar en sociedad su nueva tercera camiseta en dos tonalidades del color violeta: más oscuro del lado izquierdo y más claro del costado derecho, con pequeñas líneas verticales invertidas, cuello y puños azules, y medias haciendo juego. Un adefesio, propuesto por Nike y aprobado por una dirigencia ávida de billetes frescos, que provocó un sinfín de cargadas con el dinosaurio Barney y el teletubbie Tinky Winky.

No era la primera vez que un equipo argentino se animaba a jugar al de violeta, claro. Antes ya lo habían hecho, entre otros, Ferro Carril Oeste, Banfield, Los Andes y River Plate, también el Bambino Veira y Cristian Aldana. Sin embargo, nada tenía que ver con la historia del Xeneize. Bueno, casi nada.

enelplacardbocavioleta20131

Confeccionada con poliéster reciclado de botellas de plástico (?), la casaca se conseguía solamente en versión match (la que usan los jugadores, más ajustada al cuerpo) por la módica suma de 649 pesos, unos 130 dólares de aquella época, y fue un boom de ventas: en pocas semanas se agotaron las 14 mil unidades disponibles y la marca del swoosh facturó más de 9 millones de pesos.

enelplacardbocavioleta20132

La pilcha salió por primera vez a la cancha el 13 de enero, en el debut de la Copa Centenario Liga Marplatense de Fútbol, ante Racing, en La Feliz. Esa noche, Carlos Bianchi, en el inicio de su tercer ciclo al frente del club de la Ribera, paró a Oscar Ustari; Emiliano Albín, Claudio Pérez, Dino Castagno y Fernando Evangelista; Guillermo Pol Fernández, Cristian Erbes y Nicolás Colazo; Cristian Pochi Chávez; Lucas Viatri y Nicolás Blandi. Luego ingresaron Damián Escudero y Sebastián Palacios.

Como era de esperarse ante semejante deformación, la Academia se impuso por 2 a 1, con tantos de Gabriel Hauche y Sebastián Saja, de penal. Lucas Viatri había marcado el empate transitorio.

enelplacardbocavioleta20133

Trece días después, en el cierre del cuadrangular ante Independiente, la camiseta violeta volvió a aparecer, aunque para despedirse definitivamente. Esta vez con mayoría de titulares (Agustín Orion -Sebastián D’Angelo-; Franco Sosa, Lisandro Magallán, Matías Caruzzo y Clemente Rodríguez; Ribair Rodríguez –Pol Fernández-, Leandro Somoza y Walter Erviti; Leandro Paredes -Federico Bravo-; Juan Manuel Martínez -Lautaro Acosta- y Santiago Silva), Boca goleó al Rojo por 3 a 0, con doblete del Burrito y uno del Pelado.

Un puñado de meses más tarde, el Xeneize y Nike volverían a revolucionar el mercado, pero esa ya es otra historia.

Argentinos Juniors con y sin publicidad (2014)

En el segundo semestre de 2014 y con Juan Román Riquelme como figura principal, Argentinos Juniors renegoció las publicidades de su camiseta para empezar a transitar su nuevo camino en el Nacional B. ¿Cómo lo arrancó? Sin sponsors, pero luego se irían sumando.

Promediando aquel Torneo de Transición, aparecieron dos. Volvió Liderar, compañía de seguros que había finalizado el vínculo poco tiempo antes, y se sumó Provincia.Net. El tema es que no todo estuvo muy coordinado.

Para el primer partido en La Paternal, contra Guaraní Antonio Franco de Misiones, parece que no tuvieron tiempo de estampar ambos chivos en todas las camisetas y el colombiano Reinaldo Lenis salió a jugar el primer tiempo con una distinta a la de sus compañeros. Para el complemento, terminaron con la discriminación (?) y le consiguieron otra con las dos publicidades.

Racing con diferentes camisetas (1986)

Así formó Racing en la previa de un partido amistoso frente a Talleres, jugado en la cancha de Ferro, en julio de 1986. A simple vista, parecen estar vestidos todos con la misma indumentaria, pero no. Algunos, como Néstor Fabbri, llevaban el logotipo de adidas en negro, sobre uno de los bastones blancos. Otros, como Hugo Lamadrid, lucían solo el clásico trefoil en blanco, sobre fondo celeste. Y los más radicales (?), como Gustavo Costas, directamente no tenían símbolo alguno que identificara a la marca alemana. Camisetas similares, pero de distintos juegos.

Sin embargo, esta fue una desprolijidad menor ante lo sucedido unos minutos después, cuando el árbitro detuvo el partido y obligó a uno de los equipos a cambiar sus casacas. ¿Qué pasó? Algo que ya fue contado en este sitio. Así que hacé click acá y te enterás, purrete (?).

Palermo con nombre y número dorado (2011)

palermonumerodorado

No fue su partido homenaje. Ni siquiera fue su último partido como profesional. Pero sí fue la última actuación oficial de Martín Palermo en La Bombonera y eso motivó la creación de una camiseta con toque de distinción, incluso fuera de reglamento.

En aquel primer semestre de 2011, el Titán había experimentado miles de sensaciones. Como si hubiese mal asimilado que el Clausura era su torneo despedida, superó su peor racha y estuvo 953 minutos sin convertir. Luego de sacarse la mufa ante Huracán, metió una seguidilla que incluyó un gol en el Superclásico que le daría un empujón más a River en su camino a la B Nacional. En ese momento de recuperación, muchos pensaron que Martín seguiría unos meses más. Pero el final ya tenía fecha.

palermocapa

En la jornada 18, el Xeneize de Falcioni recibió a Banfield. Terminó 1 a 1. Fue un partido de verdad, por los puntos, pero por momentos pareció un amistoso para homenajear al goleador. Y no sólo por las plaquetas, la capa y el arco de regalo, sino también por la indumentaria.

Gracias a un pedido especial del club a la AFA, la camiseta de Palermo pudo ser diferente al resto de sus compañeros de campo, algo que por reglamento no está contemplado. Fue así que Martín pudo lucir el 9 y el apellido en dorado, distinguiéndose por sobre sus compañeros, que usaron los dorsales en blanco como era habitual en ese entonces.

palermogimnasia2011

Unos días más tarde y sin la casaca especial, por fin llegaría el adiós definitivo del Loco, nada menos que en La Plata, ante el Gimnasia de Guillermo Barros Schelotto. Ese día, Palermo le vio hacer dos goles a Cellay y entendió que había decidido bien, era momento de irse.

Barracas Bolivar homenaje a Kirchner (2011)

¿Sportivo Barracas, en qué te han transformado?, podrían haberle tirado tranquilamente al Arrabalero en un debate presidencial. Ya en 2003 había perdido sus colores tradicionales (del albiazul pasó al rojo) y hasta había agregado el Bolívar a su nombre, gracias al gerenciamiento del periodista Enrique Sacco. Pero aún faltaba.

sportivobarracas2011

En 2011, la agrupación Segundo Centenario de Hernán Letcher impulsó la creación de una camiseta homenaje a Néstor Kirchner, fallecido unos meses antes. Rodolfo Paverini, Presidente del club, dio el visto bueno y en marzo de ese año se presentó la indumentaria en un acto al que asistió el Ministro de Economía Amado Boudou, por suerte no con La Mancha de Rolando (?).

La casaca, en dos tonos de naranja y con mangas grises, se estrenó en la victoria 3 a 0 sobre Victoriano Arenas, en la Primera D. Lucía la imagen de Néstor en el frente, junto al nombre de la agrupación. Lo curioso además era que la ropa no tenía ninguna marca. La suplente era idéntica, pero con el blanco en reemplazo del naranja más suave.

barracasnestor

Unos meses más tarde, Sportivo Barracas Bolívar continuó el homenaje, usando otra imagen de Kirchner en su nueva camiseta naranja de la empresa Kappa. Duró poco, porque año año siguiente se terminaría el gerenciamiento y el club recuperaría su nombre y colores originales.

(Gracias a Piel de ascenso).

Atlético de Rafaela copia de Chelsea (2012/13)

chelsearafaela

Acostumbrado a vestir camisetas que están inspiradas en modelos de otros clubes, Atlético de Rafaela fue por más en la temporada 2012/13 y presentó una casaca alternativa que decididamente era un robo al away kit que el Chelsea inglés había estrenado un año antes.

chelseachampions

Con esa ropa negra con vivos celestes en la parte superior, el equipo de Londres había disputado parte de la Champions League que terminaría en sus vitrinas, gracias al desempeño de jugadores como Petr Čech, David Luiz (no confundir con Fontanini), Frank Lampard y Tito Drogba.

chelsearafaela2

La Crema, sin ningún tipo de pudor, se subió a al éxito ajeno y en julio de 2012 mostró en sociedad su nueva casaca suplente, que en realidad nada tenía de novedoso, porque el diseño de Reusch era un calco del de adidas.

Con Sancor en lugar de Samsung y con Sebastián Carrera como referente en lugar de John Terry (?), el cuadro rafaelino empató 1 a 1 con Quilmes, igualó 0 a 0 con River, perdió 3 a 1 con Belgrano y cayó 2 a 1 con All Boys. Evidentemente, no era el Chelsea.

Especiales: Apellidos en las camisetas

“El pibe ese que juega de 3”, “el 9 matungo”, “el petiso que la mueve”. Estas y otras denominaciones sirvieron durante décadas para referirnos a los jugadores que no conocíamos. Para los rivales, sobre todo, pero también para los nuevos valores que aparecían de un día para el otro defendiendo la camiseta de nuestro club. Y no es que ahora esas expresiones se hayan extinguido, para nada, pero la aparición de los apellidos en las espaldas de los futbolistas fueron aclarando un poco el panorama, aunque sea para la TV. ¿Cuándo fue que las camisetas empezaron a tener nombre?

ribolzi1978

Fue Boca Juniors el primer equipo argentino en tener apellidos en su indumentaria. Y todo gracias a la innovación de Oscar Tubío, que en 1978 diseñó una casaca especial para que el Xeneize disputara la Copa Intercontinental ante el Borussia Monchengladbach. El modelo, que también contaba con números en las mangas y las famosas cuatro estrellas con la sigla CABJ, fue utilizado en el 2 a 2 que abrió la serie en La Bombonera, pero también en los tres enfrentamientos ante el América de México, por la Interamericana. Después de perder ese trofeo ante las Águilas, los dirigentes de Boca archivaron para siempre la camiseta y no fue usada en el partido de vuelta frente a los alemanes.

valderramadorsal

En otras ligas había antecedentes. Como en la estadounidense, donde los apellidos se venían usando desde la década del 60, adoptando el estilo de la NFL. Es más, muchas de esas casacas tenían el número gigante en la parte de adelante. Cosas bien yanquis que de alguna manera marcarían el destino, porque fue justamente en USA ’94 donde aparecieron por primera vez los apellidos en los mundiales, cuarenta años después del debut de los números fijos.

ferrer

Antes de eso, las selecciones olímpicas lo habían experimentado en Barcelona ’92. Y mucho antes de eso, habíamos visto al Diego lucir el MARADONA en su espalda en un amistoso de la UNICEF, en 1986. Lo que no tenía nombre es lo que corrió ese día (?).

astradaboksic

Luego llegaría el turno de las grandes competiciones de clubes. La Champions League incorporó los apellidos en 1995 (recordemos a Kluivert mostrando su dorsal en la final). Al año siguiente, se acoplaría la Copa Intercontinental y ahí pudimos ver por primera vez a River con nombres. ¿Pero quién fue el pionero en nuestro fútbol?

bocanob1995

Fue Newell’s el que abrió el juego en un torneo local de Primera División, más precisamente en el Clausura 1995. Durante algunos partidos de ese torneo, el equipo rosarino identificó las camisetas de sus jugadores con letras bien grandes, como para que no quedaran dudas de que la 10 la usaba Ernest Mtawalli.

nob97camisetas

Lo que sí dejó dudas es lo que sucedió con las camisetas leprosas de 1997. Mientras Fernando Crosa llevaba su apellido real, a su hermano Diego le encajaron un “Crossa” que tuvo que usar de todos modos. Y eso que para entonces se había implementado la numeración fija en el fútbol argentino, simplificando la tarea de los utileros que no tenían que estampar camisetas todos los fines de semana.

independienteapellidos97

Aquel buen equipo de Independiente al que Menotti dejó en banda en 1997, también nombró a sus futbolistas en el dorso de la recordada camiseta de los diablitos. Años más tarde, el apellido Burruchaga volvería a aparecer en la pilcha del Rojo, aunque en el frente y no con el mejor de los modelos (?).

huracan1998

Por Parque Patricios también aprovecharon la ocasión. El Globo de 1998 no tenía ni publicidad en su camiseta, pero sí le agregaba detalles para hacerla única: Huracán es de Primera en el frente y los apellidos en la espalda.

estudiantesbilardo

Hacia comienzos del nuevo siglo, esta modalidad se hizo cada vez más frecuente y fue Independiente, en el Apertura 2002, el primer equipo en consagrarse campeón local con los dorsales personalizados. En esa época, Montenegro había pasado a ser Rolfi.

Hoy en día, los apellidos no son obligatorios en el fútbol argentino, pero la mayoría de los clubes los luce debajo del número, dejándole el mejor lugar del dorso al anunciante de turno. Necesidad mata buen gusto.

Independiente con pantalones albinegros (1972)

independientepantalones1972

Sin lugar a dudas, los pantalones más ridículos de la historia de Independiente. Pero más curioso aún es que no fueron utilizados en un amistoso cualquiera, sino en un trascendente choque sudamericano.

Aquel grito de la moda tuvo lugar en la primera final de Copa Libertadores de América de 1972, en Lima. El Rojo capitaneado por el Chivo Ricardo Pavoni iba en búsqueda de su tercer gran trofeo continental ante el sorprendente Universitario de Perú, con su emblema Héctor Chumpitaz. La foto del intercambio de banderines es una de las pocos testimonios nítidos de aquel partido que terminó 0 a 0.

independiente72libertadores

Por aquel entonces, en el fútbol argentino había explotado la moda de los pantalones adidas medio campo, que se distinguían por tener un color adelante y otro atrás, pero nada parecido a los que presentó el club de Avellaneda esa noche: ¡a mitades blancas y negras, con tres tiras rojas a los costados!

Ya para el partido de vuelta, Independiente volvió a sus shorts rojos y se quedó con la Libertadores tras vencer 2 a 1 a los peruanos.