Atlético de Rafaela con cuello gigante (2013/14)

Tal vez, el peor cuello que hayamos visto alguna vez en una camiseta de fútbol. Es que ni siquiera parecía un cuello, sino más bien simulaba ser un babero o un pañuelo blanco, que de alguna manera rompía una simple camiseta alternativa de Atlético de Rafaela.

¿Antecedentes? Pocos. Aquella casaca de Gales (2006/07) que usaron Giggs y Bale tenía un cuello desproporcionado, pero la de La Crema fue superadora.

La indumentaria, presentada por Reusch en junio de 2013, fue utilizada en varios partidos de la temporada 2013/14, por jugadores como el Polaco Bastía, Juan Eluchans, Viruta Vera y Lucas Albertengo. La figura que inmortalizó esa camiseta, sin embargo, fue otra.

Aquel plantel rafaelino tuvo que afrontar un partido desempate ante Colón de Santa Fe, para definir cual de los dos se iba al descenso. Ese día, en la cancha de Central, Depetris le dio la salvación a los azules y el que terminó en andas fue el Chino Garcé, que se despedía del fútbol y no pudo aguantar las lágrimas. A llorar a la iglesia.

Schiavi con nombre y número dorado (2012)

Estaban hechos el uno para el otro. Rolando Carlos Schiavi tenía 28 años cuando Boca Juniors se lo compró a Argentinos Juniors en 900 mil dólares para reemplazar al colombiano Jorge Bermúdez. El Flaco llegó y en su debut extraoficial ante la Roma la rompió y los tanos quisieron llevárselo.

Actuó con la camiseta azul y oro hasta fines de 2005. En el medio, escribió el manual de cómo debe defender el 2 de Boca. Se marchó siete títulos después, dos locales y cinco internacionales. Pasó por Hércules de España, Grêmio de Brasil, Newell’s Old Boys y Estudiantes LP, y regresó a su casa a mediados de 2011 para consagrarse campeón invicto.

Rolo le puso punto final a su carrera en el Xeneize ante Godoy Cruz, en La Bombonera, por la última fecha del torneo Inicial 2012. Esa tarde, el equipo de Julio César Falcioni derrotó al Tomba por 2 a 1 (goles de Pol Fernández y Nicolás Blandi; Armando Cooper había puesto en ventaja a los mendocinos) y Schiavi vistió una casaca con un detalle: el número 2 y su apellido en dorado, tal como lo había hecho Martín Palermo con el 9 un año y medio antes.

Pese a que en un principio había anunciado su retiro del fútbol, semanas más tarde, el oriundo de Lincoln se incorporó al Shanghái Shenhua de China, donde jugó algunos meses dirigido por el Checho Batista, hasta que en octubre de 2013 se despidió de las canchas para sumarse al cuerpo técnico del Titán.

Aldosivi Piel de Tiburón (2015)

Recién llegado a Primera División y con la expectativa de hacer mucho ruido, al menos desde lo estético, allá por mayo de 2015 Aldosivi de Mar del Plata presentó su nueva indumentaria, compuesta por su tradicional casaca titular, una suplente blanca y amarilla, una tercera negra, y una cuarta denominada Piel de Tiburón por la gente de Kappa. ¿Qué pasó con esa casaca?

En un principio, muchos pensaron que ese inédito diseño que rendía homenaje al apodo del conjunto del Puerto sólo sería utilizado por el arquero. Es más, el 1 Pablo Campodónico fue el modelo en su presentación. Claro que no fue el único.

Unos meses más tarde, específicamente el 9 de noviembre de ese año, la pilcha gris salió a la cancha por primera y última vez en la grama bahiana de Misiones, ante el descendido Crucero del Norte. Con la Piel de Tiburón, los marplatenses ganaron 2 a 0 en la última fecha de aquel torneo de 30 equipos.

Vélez con besos (2012)

La década había arrancado bien para Vélez Sársfield. Venía de meter el título del Clausura 2011 y semifinales en dos torneos internacionales: Libertadores y Sudamericana. Había material para seguir ganando cosas. El Fortín estaba dulce. Demasiado. Tanto, que empalagaba.

A comienzos de 2012, a la gente de Topper se le ocurrió lanzar una movida marketinera para enamorar a sus hinchas. ¡¿Qué?! La idea consistía en que los fanáticos de la V azulada ingresaran al sitio miamorporvelez.com para estampar un beso virtual (?) a la camiseta. ¡¿Cómo?! Así como leen. A través de una webcam, los hinchas podían besar sus colores con la ilusión de ser una de las 11 bocas (?) seleccionadas para salir a la cancha, con nombre y todo, en la semana de San Valentín.

La propuesta, bastante llamativa para el ambiente del fútbol, no tardó en tener repercusión en las redes sociales, aunque no de la manera esperada por la marca. En Twitter, los simpatizantes de los demás equipos se burlaron del cuadro de Liniers con el HT #LaBandaDelLabial y la acción quedó en la nada.

La camiseta de los besos nunca fue utilizada y a San Valentín se le rompió el corazón.

Racing turquesa (2011)

¿De qué color es la camiseta alternativa de Racing? Si nos basamos en su historia, diríamos que azul marino es el color que más lo representa. Sin embargo, ha tenido casacas con predominio del azul francia, el celeste, el blanco, el negro y otras combinaciones que incluyeron el amarillo o el rosa. Ninguna como la casaca utilizada en 2011.

En diciembre de ese año, La Academia presentó una tercera equipación en diferentes tonos de turquesa, para diferenciarse de la titular albiceleste y la suplente azul. La idea de la marca Olympikus, como suele ocurrir en estos casos, era que la camiseta se utilizara en competencias paralelas al torneo de Primera División. Lo único extra que disputaba Racing en ese entonces era la Copa Argentina, así que ahí se produjo el estreno.

En San Juan, el equipo del Cholo Simeone salió a la cancha vestido de turquesa para enfrentar a El Porvenir, por los 32º de final de la Copa Argentina. Y a pesar de haber debutado con un triunfo (2 a o, con dos goles de Teo Gutiérrez), la casaca no volvió a usarse.

Huracán genérica (2014)

Corría julio de 2014. Huracán venía de perder la posibilidad de ascender a Primera en un duelo ante Independiente, pero seguía subido a esa ola de partidos a todo o nada que lo tendrían caminando en la cornisa durante los próximos tres años, disputando finales y sufriendo con el promedio. Todo al mismo tiempo.

En el inicio de esa etapa, el Globo cambió de proveedor de indumentaria. Dejó de usar Joma y firmó un nuevo convenio con TBS, empresa que se tomó un tiempo lógico para presentar la nueva ropa. Pero claro, para ese Huracán que jugaba casi todos los días, el tema era algo urgente.

El 27 de julio, el equipo de Parque Patricios salió al Bicentenario de San Juan completamente vestido de blanco, sin marca, ni sponsor en su pecho. Apenas unos pocos detalles en rojo, para dar la pauta de que estábamos en presencia de un Huracán clásico, que sorprendió a varios eliminando de la Copa Argentina al Boca de Bianchi.

La pilcha casi inmaculada (tenía las mangas vendidas) se usó en algunos partidos más del torneo Transición de la B Nacional, hasta que en la cuarta fecha debutó la casaca TBS en el duelo ante Patronato de Paraná. Con esa marca, el Globo ascendería, ganaría dos títulos, llegaría a la final de la Sudamericana y daría la vuelta en Venezuela.

Tristán Suárez homenaje a Kirchner (2012/13)

Si algo bueno tuvo esta década que todavía estamos transitando, eso ha sido la recuperación de la Copa Argentina, un torneo que se había jugado fugazmente (en 1969 y 1970) y que reapareció para darnos alegrías entre semana.

Nada como ver a los consagrados jugadores de los equipos grandes sudando la gota gorda ante empleados de supermercados, remiseros y panaderos que visten camisetas del sufrido ascenso. Aún con sus imperfecciones, la Copa Argentina se destaca por eso, por poner en igualdad de condiciones a pobres y poderosos. Menos en la final, claro, donde hay otros intereses (?).

Uno de los hitos de la competencia, fue la eliminación de Racing a manos de Tristán Suárez. El Lechero, que participaba de la B Metropolitana, dejó afuera a La Academia de Luis Zubeldía en los 16º de final de la edición 2013, desatando la ira de algunos experimentados, como el caso de Mauro Camoranesi, que metió una patadita para irse a las duchas antes de tiempo.

Para agregarle morbo al asunto, la camiseta de Tristán homenajeaba a Tristán Néstor Kirchner. Sí, el ex Presidente de la Nación, hincha de Racing, en la camiseta del rival. ¿Por qué? Una larga relación del club de los Granados con el Peronismo, que derivó en la creación de la casaca estrenada unos meses antes en un match ante San Telmo.

Para que el tributo fuese completo, los jugadores mostraron el cheque obtenido para que Néstor contemplara desde arriba. Ni que fuera la Copa Suiza (?).

Arsenal salmón (2009)

Si hay un equipo que ha sufrido las más variadas experimentaciones en su uniforme alternativo, ese es Arsenal. No importa la marca, tampoco la época. Siempre es buen momento para que el conjunto del Viaducto presente ropa polémica. Como muestra, lo que sucedió en 2009.

Por aquel entonces, el equipo de Sarandí era vestido por Mitre, marca que no tuvo problemas en confeccionar una camiseta titular sin demasiadas sorpresas: celeste con una banda roja. Hasta ahí, todo bien. El tema fue la suplente.

La otra casaca del Arse estaba bien lejos de sus colores históricos. Según los especialistas, era una camiseta salmón (sí, salmón) con vivos negros y blancos. Para los más básicos, era una camiseta naranja en degradé. Usted decide.

La camiseta fue utilizada ante Atlético Tucumán (Apertura 2009) y Tigre (Clausura 2010), antes de ser archivada, junto a otras extrañas prendas, en el particular placard de la familia Grondona.