Del vestuario al camión: ¿Qué fue de Quique Seccafien?

¿Cómo es retirarse con apenas 33 años y cambiar de rubro, después de una vida dedicada al fútbol? La cuarentena nos dio tiempo para charlar con Enrique Quique Seccafien, aquel volante creativo de Morón, Rosario Central y Aldosivi, entre otros, que hoy se gana la vida como camionero.

“Me costaba ir a entrenar, físicamente no estaba de la mejor forma, y anímicamente tampoco porque estaba atravesando momentos familiares duros, como la muerte de mi mamá. Entonces, no dudé mucho. Aunque me querían ofrecer a otros clubes, no estaba motivado”, recuerda Quique, de último paso por Barracas Central en la B Metro.

A mediados de 2018, dejó de ser jugador para transformarse en chofer profesional de camiones y así continuar con el legado de su papá Juan Carlos, con quien hoy comparte el oficio. “Mi viejo tiene ya 75 años y estuvo con algunos temas de salud, al principio no quería que subiera al camión porque él me tenía idealizado como el jugador de fútbol, después lo aceptó porque ya no le quedó otra”, dice Secaffien, que actualmente tiene 35 años .

Las primeras experiencias no fueron las más agradables arriba del camión: desde chocar en la ruta 29, hasta mandarse por la avenida Luis María Campos de Buenos Aires, sin reparar en la altura máxima permitida para transitar y poner en peligro el acoplado.

Al margen de esas anécdotas, el oriundo de Morón destaca la solidaridad que existe entre los compañeros de ruta y remarca la diferencia entre el camión y el fútbol: “No te aburrís. Acá, no tengo horarios, podés salir por un viaje a las 2 de la tarde de un día y volvés a las 5 de la madrugada del siguiente”.

Después de dejar el fútbol, a contramano de lo que suele suceder, pudo salir de la depresión y cambiar el ánimo: “Muchos amigos y familiares me dicen que me ven mucho mejor que en mis últimos tiempos de jugador”.

Su momento futbolístico

“Recuerdo que en la época en que nos dirigió Darío Franco en Aldosivi, veníamos muy mal peleando el descenso en la B Nacional, pudimos salvarnos y terminamos jugando muy bien. El entrenador sacó lo mejor de mí, porque me hacía jugar pero también marcaba, porque veía que todos los hacían. Nos exigía atacar y defender a los 11. Esa temporada recuerdo que marqué un lindo gol, puse el pie a lo Riquelme, contra Almirante Brown en Mar del Plata”.

La pandemia

“El futbol es parte de la burbuja en la que estábamos antes de que pasara todo esto. Lo que vemos en las primeras categorías del fútbol mundial es el negocio en su máxima expresión. Que a un jugador lo paguen 200 millones de dólares es un despropósito. Antes los deportistas tenían cierta rebeldía ante los dirigentes, se le plantaban, pero ahora ya no y eso es por la plata. Hoy, son una parte más del circo. El negocio es por los jugadores, la TV y la publicidad, pero en un mundo en el que hay muchas necesidades, es una locura que se manejen estos números”.

Respecto a la situación de ex compañeros de clubes de ascenso, Seccafien remarca que los jugadores están a la buena de Dios. “Hay jugadores que no cobran sueldos desde diciembre. Es delicada la situación, tal vez con la solidaridad de algunos jugadores que cobran buenas sumas y están al día, se podrían pagar sueldos de algunos planteles del ascenso que están atrasados”.

Martín Zelaya

Especiales: Franco Robledo, el alcanzapelotas colorado de San Lorenzo

Franco Robledo

Hay momentos de la vida en los que no queda otra que aferrarse desesperadamente a cualquier cosa que sea. Y vaya si una pandemia pelear el descenso no es uno de ellos.

Ricardo Caruso Lombardi, partícipe más que necesario de esta historia, asumió la dirección técnica de San Lorenzo de Almagro el 4 de abril de 2012, cuando todavía quedaban 11 fechas para el final de la temporada. El Ciclón tenía la soga al cuello: estaba antepenúltimo en la tabla de posiciones, apenas por encima de Lanús y Olimpo de Bahía Blanca, otro candidatazo en la lucha por mantener la categoría.

Luego del empate ante Racing Club, el Cuervo debía enfrentar como local a Godoy Cruz de Mendoza por la décima jornada del torneo Clausura. Pero el temporal que azotó a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires a principios de abril de aquel año había causado estragos en las tribunas del Pedro Bidegain, por lo que el encuentro debió mudarse a La Bombonera.

Fue en ese partido que Caruso Lombardi descubrió a Franco Robledo, un chico de 16 años que jugaba como lateral por izquierda en las divisiones inferiores de San Lorenzo y solía desempeñarse como alcanzapelotas los fines de semana. Esa tarde, el Ciclón goleó al Tomba por 3 a 0 con goles del Puma Emmanuel Gigliotti y el Negro Cristian Chávez. Empezaba la levantada.

El laburo silencioso de Robledo comenzó a tomar protagonismo en la fecha 12, cuando el cuadro de Boedo recibió a Arsenal de Sarandí en el Bajo Flores. Aquel día, el Colo dio una clase magistral de cómo hacer tiempo que sacó de quicio a Cristian Campestrini, que terminó al borde de la expulsión. Los de Caruso volvieron a sumar de a 3, gracias a los tantos del uruguayo Juan Manuel Salgueiro y Gigliotti. “El Colo toca la pelota, la bautiza y se la tira a los arqueros. Es creer o reventar, pero metió dos victorias en dos partidos y estamos a un paso de salir de la Promoción”, se ilusionaban puertas para adentro.

Contra Olimpo de Bahía, dos semanas más tarde, se jugaban mucho más que 3 puntos. El gol de Martín Rolle, promediando el primer tiempo, parecía que iba a arruinar todo. Pero sobre la hora, Franquito la acomodó en el córner y Gigliotti, después de un pinball en el área, marcó el empate agónico. Había que seguir creyendo.

La masterpiece del Colorado, sin embargo, fue ante Newell’s Old Boys de Rosario, por la fecha 16. La Lepra ganaba 2 a 0 con goles de Pablo Pérez y Fabián Muñoz, pero en el segundo tiempo San Lorenzo lo dio vuelta gracias al doblete de Gigliotti y un tanto del yorugua Carlos Bueno.

En la previa, el ballboy, a esta altura ya toda una celebridad, se había abrazado con Sebastián Peratta, el uno de los rosarinos: “Lo fui a saludar y le dije “suerte”, le di la mano, vino y me abrazó. Vino y me tocó la cabeza, me dio un beso en la cabeza y se fue”, contó después del partido.

A pesar de hilvanar una serie de resultados positivos, San Lorenzo llegó en zona de descenso directo a la última fecha. Para aspirar a jugar la Promoción, debía ganarle a San Martín de San Juan, también comprometido con el promedio, y esperar a lo que pasara con Banfield, Atlético Rafaela, Tigre y Unión de Santa Fe, los demás complicados.

El ultrasudado 3 a 1 (doblete de Carlos Bueno y uno de Walter Kannemann, tras arrancar perdiendo) le dio una vida extra al Cuervo y, gracias a una combinación de resultados, también a los sanjuaninos. Ambos debían revalidar su condición de equipos de Primera División ante Instituto y Rosario Central, respectivamente. El Taladro, de inexplicable pésima campaña, se fue a la B sin escalas junto con Olimpo de Bahía Blanca.

Los libros de historia de fútbol dirán que el Ciclón ganó 2 a 0 en Córdoba (otro doblete de Bueno) y que empató 1 a 1 en el Bajo Flores (Néstor Ortigoza, de penal) y que todo terminó como correspondía: con Franco Robledo, el amuleto de la suerte, paseando en andas de Ricardo Caruso Lombardi.

Casi un año más tarde, cuando Newell’s volvió al Nuevo Gasómetro, Robledo fue a saludar a Peratta, pero la historia terminó de otra manera: “Lo fui a saludar porque la otra vez tuvimos buena onda. Y no sé qué pasó, pero me escupió. Era para agradecerle la buena onda que me había tirado en el partido anterior”, explicó el chico. Dicho sea de paso, los de Rosario ganaron 1 a 0, con gol de Maximiliano Rodríguez.

Poco después, los días de fama del Colorado se diluyeron y, tras un breve paso por las inferiores de General Lamadrid, colgó los botines: “Tuve muchas lesiones en el camino. Me corté el tendón de cuádriceps y después tuve una lesión jodida en los meniscos. Hoy en día tengo los pies hechos pelota y sólo tengo 23 años. El fútbol te hace percha”, decía a fines del año pasado en una entrevista al diario Olé, que le daba respuesta a una pregunta que nos hacíamos todos: ¿qué habría sido de su vida?

Por estos tiempos, Franco Robledo es uno de los choferes que trasladan a los juveniles de San Lorenzo, siguiendo el negocio familiar tras el fallecimiento de su padre: “Mi viejo manejó el transporte escolar durante 35 años. Hoy me encargo con mis hermanos de llevar al colegio a los pibes que juegan en San Lorenzo y después los llevo hasta el club”, contaba sin ponerse colorado.

El clan Robledo

Facundo Robledo (Locurri)

El mayor de la dinastía Robledo (categoría ’91, y el único no colorado) jugaba como delantero, también en San Lorenzo, y llegó a actuar en la Reserva, bajo la dirección técnica de José María Martínez, a mediados de 2011. Sin embargo, nunca pudo afianzarse y quedó libre a principios de 2012.

“Hice todas las inferiores en San Lorenzo. Arranqué en septiembre del 99, cuando tenía 8 años, y jugué hasta febrero de este año, cuando me dejaron libre, sin margen de tiempo para ir a probarme a otro club”, repetía a fines de ese año. “Yo en junio cumplía mi ciclo como jugador amateur y debía firmar contrato o quedar libre. El año pasado tuve la suerte de formar parte del plantel de Primera, cuando estaba el Turco Asad, donde debuté en Reserva de la mano de él, Pacha Cardozo y mi querido Negro Martinez, que en paz descanse”.

En paralelo a su carrera en cancha de 11, desarrolló una interesante trayectoria en el futsal, primero en Juventud de Tapiales, el club donde también jugaron todos sus hermanos, y luego en Jorge Newbery y Atlanta, entre otros.

Lucas Robledo (El Colo)

Los que lo vieron jugar de chico en la categoría ’94 aseguran que este volante por derecha era crack en serio. A los 14 años, el Torino se lo quiso llevar por la patria potestad y poco tiempo después llamó la atención del Real Madrid, Catania y Milan. En simultáneo, daba sus primeros pasos en la Selección con la Sub 15, en compañía de Juan Musso, Alexis Zárate, Federico Andrada, Lucas Ocampos, Leandro Paredes, Francesco Celeste y Gaspar Iñíguez, entre otros.

En 2010, cuando actuaba en la séptima división, San Lorenzo le hizo contrato por 3 años. Por esos días estaba en la cresta de la ola. Si hasta Francisco, el hijo de Marcelo Tinelli, lo tenía como jugador fetiche y convenció al Cabezón de que tenía que verlo con sus propios ojos: “Tanto a mí como a mis compañeros nos sorprende lo que pasó. Es que hay tantos jugadores para ver y que Marcelo y su hijo elijan ir a ver a mi equipo y a mí es fuerte, más que nada por todo lo que él significa”, contaba.

En 2013 quedó libre y se fue a buscar suerte a Europa, pero regresó rápido. En 2014, bajo la atenta mirada de Bernardo Romeo, volvió a firmar como juvenil en San Lorenzo, aunque en uno de los primeros partidos en Cuarta sufrió una fractura de peroné que lo marginó durante varios meses. Así y todo, formó parte del plantel campeón de su categoría.

En 2015 sumó algunos minutos en la Reserva dirigida por el Pampa Claudio Biaggio que se quedó con el título, al lado de Gonzalo Prósperi, Marcos Senesi, el Chimy Ezequiel Ávila, Robertino Insúa, Facundo Quignon, Alan Ruiz, Juan Ignacio Cavallaro, Bautista Merlini, Tomás Conechny, Germán Berterame y Nicolás Reniero, entre otros.

Lejos del Ciclón, continuó su carrera con escasísima suerte en el ascenso, con los colores de Laferrere (2019).

Tejeda y Figueroa, dos mexicanos sueltos en La Plata

A mediados de 2010, Gimnasia y Esgrima La Plata, dirigido por aquel entonces por Diego Cocca, realizó una misteriosa pretemporada en Cancún (México), en la que enfrentó a Santos Laguna, Atlante y Toluca. A la vuelta, a las típicas chucherías que se consiguen en recovecos de las tierras aztecas como Mercado 28 se le sumaron dos chamacos de dudoso prontuario que venían a ver qué onda de este lado del mapa. Repasemos qué fue de Omar Tejeda y Marco Antonio Figueroa.

Omar Alejandro Tejeda López (Pacho / El Gordo)

Volante ofensivo de profesión, no era la primera vez que este chico nacido en Veracruz en agosto de 1988 sonaba para un equipo argentino. Unos años antes, había estado en el radar de Colón de Santa Fe, más precisamente cuando el Sabalero era comandado por un viejo conocedor del fútbol mexicano, Antonio Mohamed. Es que el Turco había sido el responsable de hacerlo debutar en la A con los Tiburones Rojos de Veracruz (3 partidos en 2007), luego de haber pasado por Linces de Xalapa y la filial de Tiburones Rojos de Coatzacoalcos (2006).

Desde entonces y hasta su llegada a La Plata, alternó entre segunda y tercera, pasando por Tiburones Rojos de Córdoba (2008, 2009 y 2010), Tiburones Rojos de Coatzacoalcos (2008), Tampico Madero (2009) y Tiburones Rojos de Veracruz (2009/10).

“Estoy contento de ya haber firmado y ya más tranquilo. Fue un tanto complicado porque teníamos la incertidumbre de si nos íbamos a quedar o no, pero se cerraron bien las negociaciones. A nosotros nos tocó hacer nuestra parte en el campo y nos fue bien en los partidos. Eso fue muy importante para ser parte de esta plantilla”, repetía el azteca, que se había destacado en un amistoso ante Defensa y Justicia en el que reemplazó al uruguayo Álvaro Navarro.

“No he hablado con el técnico, apenas se firmó ayer y ya vamos a platicar con él para ver qué es lo que piensa y lo que necesita para trabajar en ello. Somos los primeros mexicanos en Gimnasia y vamos a tratar de hacer las cosas bien, mostrarnos y jugar lo más que se pueda”, se ilusionaba el Gordo. “Necesitamos el pase desde México y yo creo que hasta la próxima fecha estaríamos habilitados para jugar acá”.

Si bien Cocca decidió su fichaje en el marco de un acuerdo de colaboración entre el Lobo y los Tiburones Rojos, Tejeda y Figueroa nunca pudieron debutar en Primera ni Reserva porque no contaban con la visa de trabajo. Apenas tuvieron que conformarse con ir al banco de suplentes de la Reserva del Indio Ortiz, por ejemplo, contra Tigre.

La rápida despedida de Cocca tras el pésimo arranque de Gimnasia -derrota en el clásico incluida-, y el posterior desinterés de Pablo Morant se encargaron de marcarles el camino de salida a los mexicanos, que siguieron entrenando sin chances hasta mediados de noviembre.

De nuevo en México, sumó algunos minutos en la B con la camiseta del Veracruz (2011) y luego se transformó en uno de los máximos referentes del Lobos BUAP (2011 a 2018), contribuyendo en 2017 para su primer ascenso a la A en 50 años de historia.

Con poca acción en la Liga MX, a comienzos de 2018 se fue a préstamo al Melgar de Perú, donde fue figura. En la mitad de la temporada, a pedido del técnico Paco Palencia, regresó a Lobos BUAP, aunque no contó con muchas chances.

Desde 2019 el Gordo es uno de los titulares indiscutidos de los Correcaminos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas de la Liga de Ascenso.

Marco Antonio Figueroa Valle

El +1 del combo. Después de batallar largo y tendido en la tercera división con las camisetas de Guerreros de Tabasco (2007/08), Soccer Manzanillo (2008) y Tiburones Rojos de Córdoba (2009/10), el lateral derecho Marco Antonio Figueroa llegó a segunda en 2010, con la casaca de los Tiburones Rojos de Veracruz. Fueron apenas 3 partidos ante Cruz Azul Hidalgo, Atlante UTN y Dorados de Sinaloa, pero le bastaron para tomar el envión necesario para probar suerte en Argentina.

Casi un año y medio más joven y de perfil más bajo que Tejeda, el oriundo de Ayutla (en el estado de Jalisco) también actuó en aquel amistoso ante Defensa y Justicia, en el que reemplazó a Ariel Agüero, sin demasiado para destacar.

En el poco tiempo que permaneció en el Lobo, a diferencia de su compatriota, prácticamente no participó de entrenamientos con los profesionales. Apenas se lo recuerda integrando el banco de suplentes de la Reserva frente a Tigre, con el dorsal número 13, al lado del arquero Yair Bonnin, Jorge Vidal, Franco Mussis y Tejeda.

Lejos de la ciudad de las diagonales, y siempre en su país, jugó en La Piedad (2011), Tecamachalco (2011/12), Cuautitlán (2012/13), Alebrijes de Oaxaca (2013 y 2014), Teca Universidad Tecnológica de Nezahualcóyotl (2014) y Potros de la Universidad Autónoma del Estado de México (2014 a 2017). Se desconoce a qué se dedica actualmente.

Especiales: Sponsors campeones

Hace un poco más de tres décadas,  empezamos a naturalizar que los equipos del fútbol argentino tuvieran publicidad en sus camisetas. De ahí, a tenerle algo de cariño a una marca por haber estado en algún momento feliz de nuestra institución, hay un solo paso.

Con el reciente título de Racing en la Superliga, la cuenta llega a 60 equipos campeones que, al momento de sumar estrella por un título de Primera División, tuvieron su camiseta manchada. Así que acá están, estos son, los sponsors del campeón.

Borrachos de alegría

La cerveza y el fútbol, una rendidora combinación. Si se hace un ranking de marcas ganadoras, las de birra lideran con comodidad. El premio mayor se lo lleva Quilmes, con 10 vueltas olímpicas: entre 1996 y 2000 estuvo presente ininterrumpidamente en los festejos de Vélez, River y Boca. También fue protagonista de varios descensos del club de su ciudad de origen, pero eso es otra historia. No fue la única firma del rubro que se consagró: Budweiser sumó 3 títulos con el Millonario (2002, 2003 y 2004) y Bieckert lo hizo con Estudiantes (2006).

Campeones en dos ruedas

Otro segmento de mercado que ha tenido éxito en el balompié nacional es el de las motocicletas, aún con la desventaja de no apoyar a los equipos más poderosos. Además, supo celebrar en diferentes épocas: desde Zanella con Rosario Central en 1987, hasta Yamaha con Lanús en 2016. En el medio, se suma también Yamaha con Newell’s (1991 y 1992), Mondial con Vélez (2009 y 2011) y Motomel, con la Lepra en 2013 y Huracán en 2009.

Yo te banco

En los últimos años, las entidades financieras pisaron fuerte y sumaron varios títulos. BBVA lo hizo con Boca (2015, 2017 y 2018) y River (2014), Banco Ciudad con San Lorenzo (2013) y Banco Hipotecario con Racing (2014). Este último se destacó por una particularidad: el nombre de la compañía estaba en la espalda de la camiseta, y al frente se leía el eslogan “Dueños de una pasión”.

En las buenas y en las malas

Hay casos especiales, en donde una publicidad es recordada tanto por un momento de felicidad como por uno de tristeza. Son los casos de Petrobras, Liderar y Bingo Lomas. Estas marcas fueron campeonas y años más tarde descendieron con el mismo equipo: los artífices de semejantes logros fueron respectivamante River, Argentinos Juniors y Banfield. El Taladro tiene una curiosidad más: es la única institución que ganó un título con dos sponsors al frente de su camiseta. El otro era Megacrédito, que ya no estaba al momento de la caída al Nacional B.

Pesos al costado

El primer ganador de un torneo con una casaca con publicidad fue Argentinos Juniors, vencedor en el Metropolitano 1984 y en el Nacional 1985, con 7up. River lo siguió en 1986, consagrando también a Fate. El detalle es sus logos aparecían de manera reducida y no a la altura de la panza, sino que ocupaban el lugar del escudo. Esta tendencia se repitió con Lotería Santa Fe en la pilcha de Newell’s (1988), Peugeot y Credencial, ambas con River (1990 y 1991). A partir de ese momento, todos los sponsors que acompañaron al campeón estuvieron en el centro de las prendas, dejando de ser un actor de reparto en la indumentaria.

In Memoriam

Una empresa que ya no está entre nosotros y Racing. Dos cosas diferentes, aunque no parezca (?). La referencia es a Sky TV, el acompañante de la Academia en su inolvidable desahogo mientras el país se caía a pedazos en 2001. La jodita le iba a salir cara a esta operadora de televisión satelital: apenas unos meses más tarde cerró sus oficinas en Argentina, para nunca más volver. Algo que solo podía ser provocado por Racing campeón una profunda crisis económica.

¿Friendly sponsor? ¿Qué es eso?

Tantas veces protagonista de luchas por la permanencia, en 2012 La Nueva Seguros tuvo su momento de gloria. Fue gracias a Don Julio Arsenal, cuando festejó en aquel Torneo Clausura. Sin dudas, este es el caso de camiseta arruinada por una publicidad más notoria entre todos los campeones. El emblema amarillo y violeta sobre una prenda celeste y roja no dejan margen para discusiones.

El logo no se mancha

Aunque ni siquiera los más poderosos están a salvo de los caprichos de los que ponen el dinero. Por ejemplo, Boca fue campeón con una camiseta con rojo y blanco. Aunque un poco sacada de contexto, esta frase no deja de tener algo de cierta: el Xeneize celebró el Apertura 2011 llevando el distintivo de LG con sus colores originales.

Y los demás…

Para ir terminando con el repaso, la hacemos fácil: agarramos los casos aún no mencionados y los metemos a todos dentro de una misma bolsa. Ojo, se puede decir que tienen algo en común: son publicidades que no molestaban en la camiseta, y hasta la hacían más linda, o más reconocible. Por orden cronológico, ellos son: Mita con Independiente (1989), Parmalat con Boca (1992), Sanyo con River (1993 y 1994), Samsung con Vélez (1993 y 2012), Ades con Independiente (1994), CableVisión con San Lorenzo (1995 y 2001), Mazola con Vélez (1995), Taranto con Independiente (2002), Pepsi con Boca (2003), Transatlantica con Newell’s (2004), Pirelli con Vélez (2005), Megatone con Boca (2005, 2006 y 2008), Walmart con San Lorenzo (2007), Bingo Lanús con Lanús (2007) y RCA con Estudiantes (2010) y Racing (2019).

La tabla historica (1984-2019)


Continuar leyendo

Especiales: Lucas Márcico

Lucas Márcico

Entre 1986 y 1992, Alberto José Márcico dejó su huella imborrable en el fútbol francés. Fue durante su estadía en el Toulouse, en 1988, que nació su hijo Lucas, quien varios años más tarde dejaría Europa para llegar a la Argentina y tratar de seguir los pasos de su padre, casi al pie de la letra.

Tras pasar por las divisiones inferiores del Toulouse, a la hora de pegar el salto el pibe se sumó a las juveniles de Ferro Carril Oeste. Así lo vendía el Beto a mediados de 2007: “Juega bien, yo creo que va a llegar, porque le gusta y porque está en un club lindo, que es Ferro. Se tiene que adaptar al fútbol argentino, él hizo todas las inferiores en Toulouse. Juega de enganche, de nueve, un poquito como yo. Está en la Cuarta, el año que viene tiene que ir golpeando la puertita de Primera”.

Pero quizás el cuadro de Caballito, cada vez más alejado de sus días de gloria, no era el lugar indicado. A mediados de 2009, al momento de firmar el primer contrato y sin haber sumado ni un minuto entre los grandes, le dieron el pase libre. Al menos se dio el gusto de coincidir en un par de entrenamientos con Franco Armani, Gonzalo Castellani o Christian Chimino.

El siguiente destino estaba cantado. Con su bolsito a cuestas, el Betito apareció en la sede social de la calle 4 al 900, entre 51 y 53, dispuesto a pasar la revisación médica de Gimnasia y Esgrima La Plata. “Realmente estoy feliz, quiero mucho a Gimnasia y sé que tratan muy bien a los chicos. Estoy muy agradecido al Club, y para mí todo esto es muy especial porque Gimnasia es donde terminé mi carrera y ahora se da la posibilidad de Lucas para venir a jugar”, tiró el Beto. El vástago se sumó enseguida al grupo de la Reserva, dirigido por el Pirata Adrián Czornomaz, y hasta participó de la pretemporada de 2010 con la Primera del Lobo, al mando de Diego Cocca. Sin embargo, cuando tenía que demostrar volvió a quedarse sin nafta.

Antes de bajarle por completo la persiana al sueño del profesionalismo, de nuevo en su tierra natal, estuvo probando suerte en el Avenir sportif Béziers (2010), por aquel entonces en la cuarta división gala, pero tampoco tuvo éxito.

Cansado de rebotar por todos lados, se dedicó entonces a despuntar el vicio en el tradicional fútbol de los sábados con amigos. En equipos como Torito o Atlético San Martín, vistió, al menos de forma amateur, las camisetas de Talleres de Córdoba, Vélez Sarsfield, Manchester United o la selección de Francia. Algo es algo.

Hoy, con un bajísimo perfil, se dedica a viajar por el mundo y mostrarnos su vida a través de su cuenta de Instagram.

¡Y de repente llegó Tito! ¡Qué cagada!

En este contexto histórico que vive la República Argentina, en el que la Honorable Cámara de Diputados dio su media sanción para la, llamada popularmente, Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y en donde en medio de la eufórica ebullición de quienes soñaron, militaron y pusieron el cuerpo para la concepción de dicho resultado, justo les arrancó un Mundial; vamos a recordar a aquellas noticias que la Copa del Mundo FIFA relegó totalmente de plano.

Con esto no queremos decir que la causa de les verdes contra les celestes haya quedado en el ostracismo ni que durante el Mundial no se pueda pensar más que en pegarle a Martín Arévalo. Nadie es tan cabeza de tacho, ni de un lado ni del otro… Bah, no sé con el temita de Arévalo…

Sin embargo, en el inconsciente colectivo popular siempre se instaló que, ni bien arranca a rodar la pelota, nuestros gobernantes nos meten la falange bien en el ano… “¿Juegan Suecia – Escocia? Nos aumentaron los impuestos un 50%”; “¿Arrancó Arabia – Sudáfrica? Largaron a 50 genocidas”; “¡Nada me importa más que este Portugal – Irán! El dólar se fue a 5000 pesos”. Y así con cada situación cotidiana catástrofe a los ojos de Doña Rosa.

Como punto de partida vamos a tomar el Mundial de 1998; así que si recuerdan alguna situación, posterior o ulterior, que en apariencias el fútbol tapó para siempre, ahí están los comentarios. Mientras, por supuesto, esperamos que el Senado dé su media sanción positiva para hacer realidad la esperada Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

tito01

Francia ’98, los eliminados por un asesino de sangre fría

Nueve de junio de 1998. Ese deplorable ser llamado Jorge Rafael Videla –presidente de facto entre 1976 y 1981- se encontraba plácidamente en su casa de Belgrano en la Capital Federal dispuesto a encarar una nueva jornada de su activa vida social. Indultado de múltiples causas de lesa humanidad en diciembre de 1990 por el entonces presidente Carlos Saúl M*n*m, se movía entre la gente con la impunidad de quien sabe que nunca jamás podrán tocarle el orto. Peeeeeeroooo…

Sorpresivamente por no estar en la agenda periodística mediata, el Juez Federal de San Isidro, Roberto Marquevich, ordenó la detención del Militar por ser sospechoso de la apropiación ilegal de cinco bebes nacidos en cautiverio y eso movilizó a diversos organismos de derechos humanos, medios informativos y también a miembros de la Justicia; ya que a la postre nos enteraríamos que Marquevich no tenía competencia para tomar dicha decisión y todo se trataba de una maniobra política.

Como sea, fue en ese momento, con gran parte de la población feliz por ver a éste carcamán tras las rejas y con la sensación que esta vez sí habría justicia, cuando de repente TU INSTINTO NATURAL VENCER A TU RIVAL/ TIENES QUE PELEAR POR UNA ESTRELLA / CONSIGUE CON HONOR LA COPA DEL AMOR / PARA SOBREVIVIR Y LUCHAR POR ELLA / LUCHAR POR ELLA / LUCHAR POR ELLA / DO YOU REALLY WANT IT? (YEAH!) / DO YOU REALLY WANT IT? (YEAH!)

TARAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

TARAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

TARAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA                    TAN TAN

TITO02

Una vez Didier Deschamps levantó la Copa del Mundo volvimos a la oscura realidad para caer en cuenta que Jorge Rafael Videla estuvo preso tan solo 38 días y luego, amparado en su edad, dispuso de prisión domiciliaria; beneficio que gozó hasta 2008 cuando fue trasladado a Campo de Mayo y luego a la cárcel de Marcos Paz.

Allí recibió otra condena de prisión perpetua por fusilamientos (2010) y otros 50 años por sustracción, retención y apropiamiento de niños y neonatos (2012). Murió en 2013, sentado en el inodoro, con los pantalones bajos y salpicado de mierda. La justicia poética en su máxima expresión.

Desde aquí, el recuerdo a algo que, ya sea por edad o displicencia, nos importó cero, amparados en la obligación patriótica de seguir a la Selección de Passarella. A casi todos nosotros, excepto claro, a las víctimas del terrorismo de Estado y a sus familiares. A ellos hace rato les habían cortado las piernas…

tito03

Corea – Japón 2002, el uruguayo que le chingó

El país en medio de una crisis feroz, las instituciones degradadas como nunca antes y El Gráfico que dejaba de ser una publicación semanal. En medio de tantas pálidas, solo teníamos al Mundial como única vía de escape. Y no porque lo que acontecía a nivel nacional nos chupase un huevo, sino que eran tantos los vaivenes que era casi imposible adentrarse en la realidad y reconocer o recordar a todos los actores políticos.

Con la esperanza en alto luego de derrotar por 1 a 0 a Nigeria en el primer encuentro del torneo, una noticia de ribetes chaplinescos nos pasó por el costado: el entonces presidente uruguayo, Jorge Batlle, atendía a los argentinos –a todos los argentinos- con declaraciones que, en cierta medida, hablaba de como gran parte de los uruguayos veían a los nacidos de este lado del charco; confirmando aquella vieja máxima que reza “nosotros los queremos más a ellos que lo que ellos nos quieren a nosotros”.

En una entrevista para la cadena Bloomberg, el primer mandatario charrúa dejaba una catarata de frases grabadas para la posteridad: “¡Qué enfermedad tienen estos tipos! ¿Qué tengo que ver yo con la Argentina?”. “…estimado amigo (refiriéndose al periodista), en el 2001 la situación argentina, con los problemas argentinos. ¡Una manga de ladrones del primero al último! ¿Entiende? (…) Ahora, no compare Argentina con Uruguay, ¿o usted es ignorante?”. “¿Pero cómo le voy a plantear a Duhalde (presidente argentino) nada, querido? No tiene fuerza política, no tiene respaldo, no sabe a dónde va”.

Aquellas declaraciones un poco molestaron, pero tampoco para tanto. Tal vez por la poca autoestima que teníamos como nación en aquel momento o tal vez porque algunos sentíamos que el presidente del paisito algo de razón tenía. O tal vez porque estábamos en medio de una Copa del Mundo y nada nos podía distraer. Como sea, algunos cuantos optimistas juraron la venganza en el Mundial; ya que se iba a dar el cruce si Argentina ganaba el Grupo A y Uruguay se consagraba escolta del Grupo B. Algo totalmente posible, claro. Pero…

Si bien Uruguay empató a puro coraje un encuentro contra Senegal que iba perdiendo por 3 a 0, el resultado no le alcanzó y quedó eliminado en Primera Ronda, para alegría de algunos cuantos rencorosos argentinos. Además, todos recordamos el cabezazo que El Chengue Morales erró en el último instante del partido y que, de haber sido gol, los habría metido en Octavos de Final. “¡Qué le vas a hacer, Batlle! ¡Metete las declaraciones en el orto, papá”.

Veinticuatro horas después, los eliminados éramos nosotros… Y otra vez a mirar La Cornisa.

tito04

Alemania 2006, la última función de un talento irrepetible

Para los futboleros mayores de 30 años, el último gran equipo argentino que mereció ganar un Mundial fue el que concurrió a Estados Unidos. Los menores a esa edad, sin embargo y sin que los más viejos lo compartamos, tienen otra visión. Para ellos, el último Seleccionado Nacional en ver frustrado su sueño de campeón no fue el de USA ’94 ni el que perdió la final en Brasil 2014, sino el que nos representó en Alemania 2006. ¿Habrá sido para tanto?

Dirigidos por José Pekerman, en ese equipo había una conjunción de talento como casi nunca se vio antes: Juan Román Riquelme, Javier Saviola, Pablo Aimar, Hernán Crespo, Roberto Ayala, Juan Pablo Sorin, Javier Mascherano y un niño llamado Lionel Messi, entre otros.

En rigor de verdad, jugaron de manera sobresaliente frente a Serbia y Montenegro, y le ganaron con lo justo a Costa de Marfil y a México, amén del soporífero empate con Holanda. Así llegaron a Cuartos de final para enfrentar a Alemania.

tito05

Un día antes del crucial encuentro frente a los teutones una noticia pasó desapercibida para el gran público en general, excepto los cinéfilos: el director Fabián Bielinsky fue encontrado muerto en una habitación de hotel en Río de Janeiro a causa de un infarto de miocardio. Con dos auténticas obras de arte en su haber como única producción (Nueve Reinas y El Aura), a los amantes del cine les quedó para siempre la frustrante sensación de pérdida por películas en teoría geniales que ya nunca iríamos a ver. Un confuso espiral hacia la nada misma, como siempre que muere un gran artista.

Un día después de la, para algunos sectores, anónima muerte de Bielinsky, la Selección Argentina era eliminada por Alemania, inaugurando una dolorosa e ininterrumpida trilogía. Y eso llevo, claro, a que una generación entera se pregunte, para siempre, que hubiera pasado si seguía en la cancha Juan Román Riquelme, que hubiera pasado si entraba Lionel Messi y que hubiera pasado si teníamos mejor puntería en los penales. Un confuso espiral hacía la nada misma, como siempre que queda eliminada una gran generación de futbolistas.

tito06

Sudáfrica 2010, un juego suicida

Ya lo sabemos todos, Maradona se resfría y el planeta estornuda. Maradona hace magia y el planeta queda obnubilado. Maradona le pega a Rocío Oliva y el planeta mira hacia otro costado. Como sea, todo lo que hace Diego Armando Maradona conlleva nuestra atención. Y la Copa del Mundo del 2010 no fue la excepción.

Con su histórico magnético atractivo a cuestas más las inolvidables declaraciones que había dejado durante las Eliminatorias, ninguno podía más que solo prestar atención a las desventuras del Diegote en la tierra de Mandela, más allá que en el equipo también se encontraban Lionel Messi y Martín Palermo.

Tal es así que nadie reparó que en la provincia de Salta, más precisamente en la ciudad de Rosario de La Frontera, se estaba registrando un sucesión de suicidios adolescentes como nunca antes habían acontecido en la historia de esta nación.

tito07

Durante el transcurso del Mundial, se habían suicidado ocho jóvenes -tanto varones como mujeres- y al menos quince habían fallado en el intento. Por esta razón fue detenido un joven de 18 años acusado de ser el instigador y el proveedor de un juego de internet que tenía el acto de quitarse la vida como ultima “misión”.

El detenido, luego absuelto por falta de evidencias físicas, fue señalado como una especie de gurú magnético que lograba que las masas hicieran lo que a él le venía en ganas. Que loco todo ¿No?

El último suicidio data del día previo a que Diego Maradona ponga ese planteo fatal con el que Alemania nos despachó del Mundial por 4 a 0. Tristes historias que nadie quisiera recordar…

tito08

Brasil 2014, salir a tocar

Antes del Mundial en tierras cariocas, la confianza del público argentino sobre su seleccionado estaba en alza a raíz de las buenas anque confiables producciones del cuarteto de ataque: Messi, Di María, Higuaín y Agüero despertaban la ilusión y sembraban la expectativa de brindar un concierto de fútbol. Toque, toque, toque y gol. El fútbol que le gusta a la gente, papá…

Sin embargo, tras una victoria no del todo cómoda frente a Bosnia y luego de una sucesión de lesiones y contratiempos, el equipo de Alejandro Sabella mutó de “los cuatro fantásticos” a “Mascherano y diez más”. De esa manera fue como se llegó a la Final. Así que nada de caras largas, acá lo que importa es el resultado, viejo.

El día anterior a la gran final frente a Alemania, una noticia de alto impacto conmocionó a… nadie. ¡Facundo Arana dejaba de lado la actuación y nos mostraba su faceta de músico rockero! Si, así como escuchan. Esto pasó, fue verdad. No se boleteen…

tito09

Y fue así que en todos los medios salieron sucesivas notas al blondo bonachón contándonos sus novedades musicales: estrenaba un disco llamado “Salir a Tocar” versionando clásicos del rock, prometía una gira nacional y afirmaba sorprenderse tanto por sus grandes dotes vocales como por su innata habilidad ejecutando el saxo. ¡Sacá del medio, Kenny G!

Si bien a los ojos de muchos Argentina jugó su mejor partido frente a Alemania, cayó derrotada con aquel tanto del “cara de mandarina” Mario Goetze y así perdió la primera de sus tres finales consecutivas. Es más, hasta el día de hoy –junio de 2018- jamás volvió a enamorar al público ni a ser sinónimo del buen futbol de toque.

Para tocar, de buena manera, mejor llamalo a Facundo Arana…

Especiales: Estadios campeones

En esta oportunidad, vamos a hacer un raconto de los estadios argentinos donde se han dado las vueltas olímpicas del fútbol grande de AFA. Sí, esas moles de cemento donde los futbolistas quedan en calzoncillos con remeras de pésimo estampado dedicadas a familiares y en donde abundan vírgenes de Luján, que vaya uno a saber que tienen que ver con la pelota.

Vamos a tomar, como punto de partida, la implementación de los hoy añorados torneos cortos, allá por la Temporada 1991/92. Aquella vez que los queridos Julio Grondona y Fernando Miele salieron de un cónclave y dijeron “dos campeones por año para todos, papá”. ¿Les gusta la idea? Ah ¿no? Me importa cero, hoy vamos a hablar sobre esto.

estadiovuelta01

Estadio José Amalfitani

¿Querés salir campeón? ¡Andá a la cancha de Vélez, viejo! Es que allí no solo son felices las seguidoras de Luis Miguel, sino que, además, en ese estadio acontecieron nada más y nada menos que once vueltas olímpicas. El máximo número de nuestro listado.

El mayor beneficiado fue el propio dueño de casa, quien allí se consagró ganador del Clausura ’96 (0 a 0 con Independiente), del Clausura ’98 (1 a 0 a Huracán), del Clausura ’05 (3 a 0 sobre Estudiantes), del Clausura ’09 (1 a 0 a Huracán) y del Inicial ’12 (2 a 0 a Unión). Un total de cinco conquistas. Notable (?).

Al Fortín lo sigue River Plate con tres vueltas olímpicas en ese terreno: Clausura ’97 (2 a 0 a Vélez), Apertura ‘97 (sospechosísimo 1 a 1 con Argentinos) y Clausura ’00 (3 a 0 a Ferro).

Con tan solo una consagración se ubican Racing en el Apertura ’01 (1 a 1 con los locales, la tarde de gloria de Loeschbor y Chirumbolo), Estudiantes de La Plata en el Apertura ’06 (2 a 1 en la final sobre el Boca de Lavolpe) y San Lorenzo de Almagro en el Inicial ’13 (0 a 0 con Vélez).

Por lo folclórico de las definiciones, por lo bien que allí se ve el fútbol o por las ganas que le dan a uno de colgarse de esos alambrados; un gran lugar para dar la vuelta olímpica.

estadiovuelta02

Estadio Antonio Vespucio Liberti

El Monumental es el estadio escolta de nuestro listado. Allí sucedieron ocho definiciones de campeonato, con la particularidad que el dueño de casa nunca mordió el polvo, aunque hubo un ganador que no fue River Plate, claro.

Los Millonarios dieron la vuelta en su cancha en siete oportunidades: Apertura ’91 (derrota 1 a 0 con Argentinos, festejo antes del encuentro), Apertura ’93 (1-1 con El Bicho de La Paternal), Apertura ’96 (3 a 0 a Vélez), Clausura ’02 (5 a 1 a Argentinos), Clausura ’04 (1 a 1 con Atlético de Rafaela), Clausura ’08 (2 a 1 a Olimpo) y Final 2014 (5 a 0 a Quilmes).

El otro que salió campeón en El Gallinero fue Lanús, quien allí le ganó por 4 a 0 a San Lorenzo la Final del Torneo de Primera División 2016; en un histórico match que, además de un título, definía el prestigio de dos ignotos ex jugadores de Deportivo Español llamados Jorge Almirón y Pablo Guede.

Para uno, el ser considerado un joven entrenador de avanzada, para el otro ser tildado de chantapufi con métodos poco fiables ¿Y qué pasó? A Guede hace poco lo echaron del Colo Colo de Chile. Saquen sus propias conclusiones.

estadiovuelta03

Estadio Camilo Cichero / Alberto J. Armando

En La Bombonera se dieron siete vueltas olímpicas en estos últimos 27 años. Boca Juniors, como era de esperar, es el que más las dio con cinco consagraciones: Apertura ’92 (1 a 1 con San Martín de Tucumán), Apertura ’98 (0 a 0 con Independiente), Apertura ’00 (1 a 0 a Estudiantes), Apertura ’11 (3 a 0 a Banfield) y Primera División 2015 (1 a 0 a Tigre).

Los clásicos rivales del sur son los otros equipos que salieron campeones en La Ribera: Lanús ganó allí el Apertura ’07 (1 a 1 con Boca) y Banfield se consagró campeón del Apertura ’09 (derrota 1 a 0 con los Xeneizes).

También se podría sumar a la lista a los Back Street Boys y a Joaquín Sabina, quienes allí también se consagraron en la Argentina. Totalmente dados vuelta…

estadiovuelta04

Doble Visera / Libertadores de América

En la cancha del Rojo acontecieron cinco vueltas olímpicas. La primera la dio el propio Independiente de Avellaneda, quien allí ganó el Clausura ’94 venciendo por 4 a 0 al Huracán de Cúper en una matemática final que se dio por azar.

Vélez ganó allí el Apertura ’95 (3 a 0 sobre los locales) y en ese escenario Newell’s se adjudicó el Apertura ’04 (derrota 2 a 0 con Independiente). El máximo ganador es Boca Juniors, quien dio la vuelta en el Clausura ’99 (derrota 4 a 0 con El Rojo) y también en el Clausura ’06 (2 a 0 sobre los dueños de casa).

Vale aclarar que desde que tiene su nombre actual allí no se definió ningún campeonato. Se dio, eso si, algún que otro descenso. Pero eso es otra historia.

estadiovuelta05

Estadio Pedro Bidegain

Antes de comenzar, vamos a acabar con una leyenda urbana: este Estadio nunca se llamó Fernando Miele, sino que fue una especie de chanza del relator Marcelo Araujo, quien llamaba así a esta construcción en la previa a cada populosa transmisión noventosa. Durante un tiempo se instaló y se creyó, pero solo era una humorada de Lázaro. Ahora si, los campeones.

El River Plate de Aimar, Saviola y Ángel fue el primer equipo en dar una vuelta olímpica en este escenario en toda la historia, ya que allí se adjudicó el Apertura ’99 (2 a 2 con Los Cuervos). San Lorenzo es el máximo ganador con dos consagraciones: Clausura ’01 (2 a 1 a Unión) y Clausura ’07 (4 a 2 a Arsenal). En El Nuevo Gasómetro, el Independiente de Ducatenzeiler dio la vuelta olímpica del ya añejo Apertura ’02 (3 a 0 a los locales).

El Estadio Fernando Miele Pedro Bidegain es el único de estos escenarios que ve amenazada su existencia. O, mejor dicho, su razón de ser. Eso, por supuesto, si San Lorenzo finalmente vuelve a Boedo ¿O será que eso no va a pasar nunca?

Estadio Presidente Perón

La cancha de La Academia se ubica en el sexto lugar con dos consagraciones para Boca Juniors y una para el propio dueño de casa. Los Xeneizes ganaron allí el Apertura ’03 (2 a 1 a Arsenal) y también el Apertura ’08 (derrota 0 a 1 con Tigre en el triangular que compartían con San Lorenzo).

El Racing de Milito, Bou y Cocca ganó allí el Transición 2014 y solo podemos decir una cosa: las hijas de Blanco, hermano…

estadiovuelta07

Estadio Tomás Adolfo Ducó

La cancha del Globo vio felices a Argentinos Juniors en el Clausura ’10 (2 a 1 a Huracán) y a Vélez en el Clausura ’11 (2 a 0 sobre los locales). Y también, claro, tiene el inédito mérito de ser el único estadio mundial en poseer un Premio Oscar de la Academia de Hollywood. Un gran orgullo para Huracán…

estadiovuelta08

Estadio Roberto Carminatti

Sorpresivamente, la cancha de Bahía Blanca se cuela en nuestro ranking con dos consagraciones: una para River Plate en el Clausura ’03 (2 a 0 a Olimpo) y otra para Boca Juniors en el Apertura ’05 (2 a 1 sobre los locales), dando las claras que una cancha de mierda también puede albergar un histórico momento inolvidable.

Con una sola vuelta olímpica en estos últimos 27 años, insistimos, se ubican:

  • el Estadio Ciudad de Vicente López con la consagración de Newell’s en el Clausura ’92 (1 a 1 con Platense).
  • El Jorge Luis Hirschi de Estudiantes, donde Vélez se coronó en el Clausura ‘93 (1 a 1 con El Pincha, gol de Chilavert incluido).
  • El Gigante de Arroyito de Rosario Central, donde San Lorenzo ganó el Clausura ’95 (1 a 0 al Canalla)
  • El Estadio Centenario de Quilmes vio a Estudiantes ganar el Apertura ’10 (2 a 1 sobre Arsenal)
  • El Julio Humberto Grondona de Sarandí fue testigo del único titulo en Primera de Arsenal, el Clausura ’12 (victoria 1 a 0 a Belgrano) y Nélida no lo pudo ver.

estadiovuelta10

Por televisión

Hay, además, algunos equipos que salieron campeones sin estar presentes en un estadio. Por supuesto, esto se dio por resultados ajenos que beneficiaron a dichos ganadores y nos privaron de la tensión y espontaneidad de una consagración en el campo de juego. Esto en Europa no pasa (?).

  • En este limbo se encuentran: River Plate en el Apertura ‘94 (que salió campeón a mitad de semana ya que su escolta, San Lorenzo, dejó puntos en un partido postergado).
  • Newell’s Old Boys, quien se coronó campeón del Final 2013 mirando TV en Resistencia (donde tenía que jugar contra Talleres por Copa Argentina, ya que su perseguidor, Lanús, cayó frente a Estudiantes de La Plata por 2 a 0).
  • Y finalmente el último campeón, Boca Juniors, quien se adjudicó el Torneo de Primera División 2016/17 en la concentración; ya que el único equipo que lo podía alcanzar, Banfield, cayó 1 a 0 con San Lorenzo, 24 horas antes a que jueguen los Xeneizes su partido.

estadiovuelta11

Misceláneas

  • Con 4 estadios diferentes, Boca Juniors y  River Plate son los equipos que dieron la vuelta en el mayor número de escenarios. Los Xeneizes lo hicieron en La Bombonera, en La Doble Visera, en el Presidente Perón y en Olimpo. Los Millonarios, por su parte, lo lograron en El Monumental, en Vélez, en El Nuevo Gasómetro y en Bahía Blanca. Además, una vez cada uno se consagró mirando el codificado.
  • El Fortín de Liniers también ostenta cuatro estadios diferentes (Estudiantes, Independiente, Vélez y Huracán). Le falta, eso si, el honor de salir campeón mirando la tele.
  • En cinco ocasiones los equipos campeones pechearon y perdieron sus encuentros consagratorios: River en el Apertura ’91; Boca en el Clausura ’99 y en el Apertura ’08; Newell´s en el Apertura ’04 y Banfield en el Apertura ’09.
  • En tres ocasiones los partenaires fueron sacados de sus estadios por los futuros campeones con meros fines recaudatorios: Argentinos Juniors por River Plate en el Apertura ’97; Ferrocarril Oeste por Los Millonarios en el Clausura ’00 y Arsenal de Sarandí por Boca Juniors en el Apertura ’03.
  • Hubo un triangular que se definió en Racing y lo ganó Boca (Apertura ’08) y dos finales: la del Apertura ’06 que ganó Estudiantes en Vélez y la del Torneo 2016 que ganó Lanús en el Monumental.
  • ¿Rivalidad moderna? En cuatro ocasiones el partido definitorio fue River – Argentinos, y en tres oportunidades se trató de un Vélez – Huracán y de un Boca Juniors – Independiente. En todos los casos, el campéon siempre fue el primero de los menciondos.
  • Huracán e Independiente son los equipos a los que le dieron más vueltas olímpicas “In Your Face” con cinco ocasiones. El Globo tienen en su haber tres de Vélez, una de Independiente y una de Argentinos Juniors. Por su parte, en el récord del Rojo hay tres de Boca Juniors, una de Vélez Sársfield y una de Newell’s. Argentinos Juniors se ubica un peldaño más abajo con 4 vueltas en contra (todas de River).
  • Andá  a la cancha, bobo…

Especiales: del Siglo pasado (parte 1)

Transcurridas casi dos décadas del corriente milenio y con el reciente anuncio del inminente retiro del Rolfi Montenegro, vamos a recordar a aquellos jugadores que participaron en Primera División durante el Siglo pasado y que se han convertido en venerables señores que aún corren detrás de una pelota en pantaloncitos cortos en relativo primer nivel.

Por tal razón, vamos a obviar a aquellos jugadores que despuntan el vicio en ligas regionales o del ascenso profundo. También a aquellos baldoseros que militan en equipos de Quinta, Sexta o Séptima División de algún país europeo. No habrá espacio ni consideración para quienes hace años se retiraron, pero que aún no se dieron cuenta. Habrá, por supuesto, algunos cuantos ladris. Pero de finísimo guante blanco…

siglopasado01

Pablo Horacio Guiñazú (39)

El más antiguo en debutar, ya que lo hizo el 3 de noviembre de 1996 en Newell´s Old Boys, jugando nada más y nada menos que un clásico rosarino como visitantes. Fue un empate 1 a 1 en uno de esos encuentros típicos entre estos dos equipos en el que ninguno quiere arriesgar. De esos que abundan en todas las décadas. ¿los goles? Mauro Gerk marcó para La Lepra e igualó El Tano Facciuto para El Canalla.

El Cholo ingresó a los 57 minutos por El Piojo Manso y mirá si pasó el tiempo que sus compañeros Bruno Gimenéz y Walter Luján todavía no se llamaban Bruno Marioni y Walter Samuel, respectivamente. Y claro, al arquero rival, Roberto Abbondancieri, todavía no se le había cruzado por la cabeza cambiar la “C” de su apellido por una “Z” para conseguir un pasaporte europeo. Fueron de la partida, entre otros, Ricardo Rocha (55), Fabián Basualdo (54), Larry Saldaña (50) y El Polillita Da Silva (50).

En el año 2000, Guiñazú pasó al Perugia de Italia y luego hizo historia en Independiente (2001 a 2003), otra vez Newell´s (2003), FC Saturn de Rusia (2004), Libertad de Paraguay (2004 a 2007), Inter de Brasil (2007 a 2012), de nuevo Libertad (2013), Vasco da Gama (2013 a 2015) y Talleres de Córdoba, donde llegó en el año 2016 y convirtió el tanto que devolvió al Matador a Primera División.

Hoy, aunque es el principal depositario del mayor porcentaje de “viejo choto” recibidos en el fútbol grande de AFA, todos nos preguntamos porque juega cada vez mejor…

siglopasado02

Fabián Alberto Cubero (39)

El 17 de noviembre de 1996 se escribía la primera página de una historia importante en Vélez Sarsfield. Ese día, en una derrota 2 a 0 frente al Estudiantes del Profe Córdoba, El Poroto jugó el primero de sus más de 600 encuentros con La V Azulada (y contando).

En aquella jornada compartió cancha con algunos históricos, como Pablo Cavallero, Flavio Zandoná, Omar Asad y El Lobo Cordone. Y también con una constelación de baldoseros que incluía, entre otros, a: Leonardo Williams, Rubén Rivero, Mauro Cantoro, Ariel Ércoli y Diego Trotta. En una muestra invaluable de noventismo, Sergio Goycoechea ocupó el banco de suplentes del Fortín.

Con un intervalo de dos años en Tigres de México (2006 a 2008), Cubero hizo el resto de su carrera en Vélez, donde ya se lo considera parte del mobiliario (?). Cuando hizo su debut, por ejemplo, no habían nacido sus actuales compañeros: César Rigamonti, Brian Cufré, Lucas Robertone ni Agustín Delgadillo. Además, jugó con los tres Zárate, con Asad padre e hijo, con Compagnucci padre e hijo, y lo dirigieron casi todos, ya que por suerte para él zafó de Ricardo Lavolpe.

El 1 de enero de 2001, cuando comenzó el corriente Siglo, El Poroto ya contaba con 80 partidos para Vélez. Sus novias eran normalitas y aún no se había hecho la depilación definitiva.

siglopasado03

Cristian David Luchetti (39)

Un par de horas después del debut de Cubero, el juvenil arquero de Banfield hacía su presentación en la elite en un encuentro histórico que lo tuvo como protagonista ¿por lo que atajó? En parte sí, pero más que nada porque aquel fue el último partido de Carlos Fernando Navarro Montoya en el arco de Boca Juniors. Y Luchetti tuvo alguna injerencia.

Antes del match, el mítico guardameta Xeneize alentó y le dio ánimos al Laucha, de apenas 18 años, desobedeciendo aquella bien habida máxima (?) que reza “al contrario hay que pisarlo”. No conforme con eso, tras la victoria 3 a 1 de aquel condenado Taladro sobre el “Dream Team”, El Mono le obsequió su buzo Nike, el cual, junto al resto de la pilcha de Boca, Carlos Salvador Bilardo había tasado esa semana en 30.000 dólares. Ese fue el fin. Y fue también lo que hizo inolvidable el debut de Luchetti.

Histórico de Banfield, donde atajó en tres periodos y ganó el Apertura ’09, pasó por Santos Laguna de México (2003/04), Racing Club (2004/05) y le arruinó la despedida de La Bombonera a Martín Palermo (2010/11). Desde 2012 ataja en Atlético Tucumán, donde consiguió varios hitos. Hoy se encuentra lesionado. Por su edad, veremos si puede volver a ser titular o se retira. Ojalá el cuerpo le deje de dar Batalla (?).

siglopasado04

Daniel Gastón Montenegro (39)

El 6 de abril de 1997, en un mundo sin celulares, Wi-Fi ni Netflix, aparecía El Rolfi en Primera División, reemplazando a Emiliano Romay a los 15 minutos de la victoria 3 a 1 sobre Vélez y causando una grata impresión. Es más, tras un impresionante apilada quedó mano a mano con Chilavert, pero el paraguayo se le tiró encima y casi lo retira del fútbol ese mismo día.

Para tomar dimensión de lo antiguo que nos queda el asunto, aquel día jugaron junto a él: El Turco García sin rehab, un oficinista llamado Pedro Barrios y La Anguila Gutiérrez, quien esa semana había confirmado su ruptura sentimental con Graciela Borges.

El Rolfi comprobó que Europa no era lo suyo (Olympique Marsella, Zaragoza y Osasuna de España, Saturn de Rusia), estuvo en México y pasó por dos periodos en River Plate, cuatro en Independiente y tres en Huracán, donde afirma retirarse a mediados de 2018 ¿Será? ¿O llegado el momento dará marcha atrás con esta decisión?

Por lo pronto, desde acá pedimos un partido homenaje y que El Rolfi no sea antipibe e invite a ese hermano que le obsequió la vida llamado Juan Krupoviesa. Total, el recuerdo lo va a acompañar hasta el último de sus días. Quiera o no…

siglopasado05

Leandro Desábato (39)

Beneficiado por un Profe Córdoba gustoso de experimentar con los pibes de inferiores, El Chavo hizo su aparición el 13 de julio de 1997 en un vertiginoso empate 3 a 3 de su Estudiantes contra Unión en Santa Fe. El defensor entró por El Potro Fúriga para disputar los últimos nueve minutos y no vio mucha acción. Eso sí, compartió cancha con jugadores exóticos como La Araña Maciel, el ghanés Nii Lamptey, el esa semana travestido Martín Palermo, el quilomberísimo Nicolás Tagliani o Christian La Grottería.

Volvió a ver acción recién en el año 2000 y poco a poco cambió su imagen de jugador limitado o, como se dice en la jerga, de burro, hacía confiable patrón de estancia con inequívoca mentalidad ganadora. Bueno, cambiamos todos, hermano. Ya que muchos aplaudimos cuando Desábato le dijo “Macaco” y “Negro” al brasileño Grafite y hoy pedimos perdón hasta por decirles viejos a nuestros padres. Crecimos.

Tras un largo derrotero, por supuesto, El Chavo sigue en la defensa del Pincha y no sabemos cuando dará las hurras. Como tampoco sabemos que se pensó popularmente cuando hizo mención a la adicción de Ariel Ortega ni si Daniel Osvaldo finalmente lo juna o no…

siglopasado06

Rodrigo Braña (39)

Si bien debutó en 1997 jugando el Nacional B para Quilmes y recién apareció en Primera en el año 2001 con la camiseta de Unión de Santa Fe, nadie puede negar que El Chapu es un tipo que lleva 21 temporadas ininterrumpidas al máximo nivel. Al menos, a nivel vernáculo.

Un paso por el Mallorca B (1998/99), uno por El Tatengue (2001), cuatro por El Cervecero y dos por Estudiantes de La Plata signan la vida de este incansable del mediocampo, quien además jugó el Sudamericano Sub-20 de 2001 y estuvo en las selecciones dirigidas por Maradona y Sabella. Un gran producto de consumo nacional que nos hará sentir más viejo el día que de las hurras.

siglopasado07

Adrián Jesús Bastía (39)

Hubo un tiempo, les juro, en que El Polaco fue un sex simbol que enloquecía a las doncellas. Esto ocurrió ni bien el por entonces rubio carilindo hizo su presentación en la elite, allá por el 11 de abril de 1998, en una victoria de Racing Club por 2 a 0 sobre Ferro durante el Clausura.

Bastía hizo historia de la grande al ser el volante central titular del Racing campeón después de 35 años. Al mismo tiempo que iba dejando jirones de sex appeal, continuó su carrera por Espanyol de Barcelona (2003), Saturn de Rusia (2004, al igual que los longevos Guiñazú y Montenegro, por lo cual suponemos que allá algo les dieron) Estudiantes de La Plata (2004 a 2006), otra vez Racing (2005 a 2008), Asteras Tripolis de Grecia (2008 a 2011) y luego regresó al país para meter una segunda adolescencia en Colón de Santa Fe (2011 a 2013), Atlético de Rafaela (2013 a 2015) y de nuevo El Sabalero (2016 / actualidad).

siglopasado08

Esta última etapa de El Polaco está signada por haber atajado un penal y por ser partícipe necesario en el agigantamiento de una de las mejores leyendas urbanas que haya oído nuestra generación. Y que ahora nos hace ver como cavernícolas, bien del siglo pasado…

siglopasado09

Javier Marcelo Gandolfi (37)

El actual defensor de Talleres de Córdoba debutó para River Plate en el Apertura ’98, con tan solo 17 años. Y no fue en cualquier encuentro, sino en uno de los más controversiales del Millonario en aquella década ¿Por qué razón? Porque fue en una derrota por 3 a 2 frente a Gimnasia, en El Bosque, en la cual Los Borrachos del Tablón deseaban la derrota de su equipo y festejaron cada penal o gol a favor del Lobo. Si, así como lo leen.

La posibilidad de un campeonato ganado por Boca Juniors era demasiado para la menemista institución de Núñez; por tal razón, el entrenador, Ramón Díaz, optó por darle franco a varios de sus jugadores y decidió poner suplentes e inexpertos para enfrentar a Gimnasia.

Con el encuentro igualado en 2 y pese a la buena labor de su equipo, El Riojano decidió sacar a Carlos Javier Netto a los 32 del segundo tiempo e incluir al joven Gandolfi para que jugase de volante por derecha. O por lo menos para que lo intente.

No conforme con eso, al minuto sacó a Juan Pablo Ángel e hizo ingresar al baldosero sin homenaje propio Luciano Beutler. A los 38 del segundo tiempo, Mariano Messera marcó el 3 a 2 final gracias a un sospechoso obsequio de Roberto Bonano y de esa manera salvó de un debut vergonzoso a Franco Costanzo, Gabriel Pereyra y Carlos Diego Escudero, quienes aguardaron en el banco de suplentes.

siglopasado11

Gandolfi recién jugó algunos partidos más para River Plate una vez llegado el Siglo XXI. Luego pasó por Talleres de Córdoba y tuvo dos períodos en Arsenal de Sarandí. En medio de eso tuvo un poco recordado retorno al Millonario, donde jugó apenas un puñado de encuentros. La madurez de su carrera la alcanzó en México, donde defendió los colores de Jaguares y Tijuana.

Hoy, en Talleres de Córdoba, sigue demostrando que ningún jovencito va a poder sacarle el lugar ni desplazarlo de su bien merecido apelativo de “Cobija”; el cual se lo puso El Cabo Sarabia ¿Por qué? Ya saben, boludos. Por el tamaño de su pija, sin (?).

siglopasado10

Leandro Atilio Romagnoli (37)

Última jornada del Apertura ’98. Todos mirando al Boca de Bianchi campeón y nadie se percató que en el estadio de Racing Club estaba debutando el máximo ídolo histórico de San Lorenzo de Almagro (victoria de La Academia por 3 a 2).

Habilidoso, talentoso, cerebral. Hay muchos sinónimos para definir al Pipi. Y si vamos a las frías estadísticas, debemos decir que es el jugador más ganador de la historia de Los Cuervos. Es más, ganó tres torneos internacionales con la institución. Algo, hasta su debut, inédito para San Lorenzo.

Hoy por hoy, dicen que sigue jugando. Y seguramente nadie, jamás, va a poder empardar su más logrado hito: en 2016 escribió el prólogo de El Método Bauza, la biografía del señor ese que, acompañado por Lionel Messi, le va a llevar la Copa del Mundo al Papa Francisco después de Rusia 2018. Ahí nos vemos…