Segurola y Habana: Sánchez Prette contra Fluminense (2011)

La última fecha del grupo 3 de la Copa Libertadores 2011 prometía emociones fuertes: con 9 puntos, América de México tenía medio pie en los octavos de final. Lo seguían de cerca Argentinos Juniors y Nacional de Uruguay, con 7 unidades (mejor diferencia de gol para el Bicho), y último, pero todavía con chances, aparecía Fluminense, con 5. Aquel miércoles 20 de abril, en Montevideo, el Bolso tenía que ganarle sí o sí a las Águilas para asegurarse el pase a la próxima ronda, mientras que, en Buenos Aires, el equipo de Pedro Troglio jugaba a no perder contra los brasileños, obligados a vencer con cierto margen y esperar a lo que pasara en la vecina orilla.

Las cosas habían arrancado bastante bien para los de La Paternal, que en el debut en el estadio Olímpico de Río de Janeiro les habían sacado un buen empate 2 a 2 a los cariocas. Enseguida, lograron una sólida victoria como local ante el América por 3 a 1, y un valiosísimo triunfo en Uruguay por 1 a 0 contra el Tricolor, que los acomodó en la parte alta de la tabla. Sin embargo, se pincharon a la hora de jugar las revanchas. En el Diego Armando Maradona, Nacional se vengó con un 1 a 0 y, en el DF, los mexicanos hicieron lo propio por 2 a 1.

Mientras al otro lado del río el Bolso y los Cremas no lograban sacarse ventajas, en Buenos Aires, los de Troglio y el Fluzão se sacaban chispas en un partido ultra caliente. La visita se adelantó en el marcador a los 18 minutos por intermedio de Júlio César. Enseguida, el paraguayo Santiago Salcedo, de penal, se encargó de dejar todo igual. A los 40’, Fred volvió a poner en ventaja a los brasileños con un bombazo de lejos, pero Gustavo Oberman, quince más tarde y con algo de fortuna, lo igualó para Argentinos Juniors. A los 68′, el blondo Rafael Moura marcó el 3 a 2 parcial.

Con el 0 a 0 inamovible en Montevideo, América llegaba a las 10 unidades y se aseguraba el primer puesto. Segundo quedaba Nacional, con 8 puntos, al igual que Fluminense, pero con mejor diferencia de gol (0 contra -1), y último el Bicho, con 7. Los cariocas necesitaban un tanto más para que, ante igualdad de saldo, la clasificación pasara a regirse por cantidad de anotaciones, donde arrasaban a los uruguayos (8 a 3, hasta entonces).

A tres del final, Edinho hizo una pared con Araújo y llegando al borde del área chica simuló ser embestido por Nicolás Navarro. El árbitro colombiano Wilmar Roldán compró y señaló el punto penal. Fred la colocó bien arriba a la izquierda, lejos del alcance del arquero, y convirtió el 4 a 2 definitivo.

Lo que siguió al pitazo de Roldán fue un espectáculo digno de un programa de Rolando Graña. Piñas, patadas, arqueros suplentes que aparecen de la nada y la especialidad brasileña, el hit & run (en criollo, pegar y salir corriendo). Las grandes estrellas de ese tercer tiempo improvisado fueron Sergio Escudero (¿cuándo no metido en problemas?) y Cristian Sánchez Prette, que había entrado un ratito antes del final en lugar del defensor Santiago Gentiletti, al que en un momento se lo vio repartiendo a diestra y siniestra contra, por lo menos, cinco rivales cerca del alambrado.

Iba caminando por la cancha muy confiado y de repente me comí un arrebato (?)

El ex Huracán, Estudiantes LP y Newell’s Old Boys, entre otros, se transformó de la noche a la mañana en un héroe nacional, aunque estuvo lejos de demostrar sus condiciones futbolísticas dentro de la cancha. Desde que regresó al Globo en el segundo semestre de 2011, deambuló por diversos clubes del exterior y el ascenso, como Berazategui, en la Primera C.

Bravo Alejandro

Alejandro Bravo

Alejandro Bravo irrumpió en la Primera de Newell’s Old Boys de Rosario en 2002 como uno de los baluartes de la categoría 1981, aquella que compartió con Maximiliano Rodríguez, Guillermo Marino, Mauro Rosales, Luciano Vella y Juan Domingo Sánchez, entre otros. Sus antecedentes invitaban a soñar en grande: con 68 tantos, era uno de los máximos goleadores de las divisiones inferiores del Leproso, apenas por debajo de Lisandro Sacripanti, y seguido de cerca por Maxi Rodríguez (ya afianzado en Primera) e Iván Borghello (que ya había debutado en 2001, pero que estaba estancado en la Reserva).

Debutó oficialmente con Julio Zamora como DT (que había reemplazado al Chocho Juan Manuel Llop tras la derrota frente a Banfield en el estreno), en la cuarta jornada del Clausura 2002, ante Racing en el Parque de la Independencia, cuando le tocó reemplazar a Rosales a veinte del final. Esa fue la táctica que el Negro utilizó en los otros 6 encuentros que el juvenil disputó en ese campeonato (contra Belgrano, Gimnasia LP, Chacarita, Talleres, Huracán y Unión), generalmente ingresando sobre la hora por Rubén Darío Gigena, Elvio Martínez, Cristian Grabinski o Raúl Damiani. ¿Goles? Cero.

Algunos hinchas aún recuerdan con cierto recelo su presencia frente a La T, el día que más jugó (34 minutos), cuando desperdició varias chances claras para marcar. Ojo, no todas fueron pálidas: en el medio, convirtió el tanto del triunfo en el clásico de Reserva ante Rosario Central.

Tapado por la presencia del ascendente Sacripanti, Gigena, Rosales, Mauro Conocchiari y Nicolás Saucedo, Newell’s lo dejó libre a mediados de 2002. Fue así que, junto a otro ex leproso como Diego Bono, se fue al União Desportiva de Leiria de Portugal. Sin embargo, no quedó y terminó en el Tampico Madero (2002/03) del ascenso mexicano. Desde entonces, costó seguirle el rastro.

Casi una década después, lo encontramos en la Liga Interprovincial de Fútbol Dr. Ramón F. Pereyra, defendiendo los colores de Arteaga y Club Atlético Centenario de San José de la Esquina, su pueblo natal. Actualmente, tras haber colgado los botines, es el director técnico de Arteaga.

Mal Pase: Donald Trump a San Lorenzo (2015)

Una de las ventas de humo más interesantes de los últimos años tuvo como protagonista al actual presidente de los Estados Unidos de América, el siempre polémico Donald Trump.

En su edición del viernes 28 de agosto de 2015, el New York Post, uno de los diarios más importantes de ese país, publicó una nota, firmada por el periodista Brian Lewis, que hablaba del supuesto interés del multimillonario empresario por comprar al equipo del Papa Francisco, San Lorenzo de Almagro, en un intento por quedarse con el voto católico de cara a su candidatura a presidente por el Partido Republicano en las elecciones de 2016.

Según el tabloide, algunas semanas antes Trump y su socio, el italiano Alessandro Proto, habrían ofertado 100 millones de dólares por el Atlético Nacional de Colombia, pero la propuesta había sido rechazada por los dirigentes, que pidieron 50 palos verdes más.

“Nacional quiere 150 millones para vender el club. Para nosotros esa propuesta es inaceptable. Quizás se piensan que somos estúpidos”, habría dicho el hombre de cabello naranja en un comunicado. “Ofrecimos 100 millones. Era una oferta importante. No vamos a ofrecer más. Para nosotros es un caso cerrado. Ahora vamos a evaluar otros clubes de Colombia”.

Ese plan presuntamente no funcionó y tuvieron que ir a buscar algo más al sur del continente. El primero en desmentir todo fue Matías Lammens, mandamás del Ciclón, que le respondió directamente al autor de la nota: “Estimado Brian, deberías cambiar tus fuentes”. Otro que se prendió fue el vice, Marcelo Tinelli, que tuiteó “Pobre Donald. Me quedo con el Pato, que es más serio”.

La respuesta de Trump no tardó en llegar: “Esa historia de que estoy interesado en comprar un equipo de fútbol en Argentina es falsa. Nunca escuché hablar de ese club. ¡No me interesa!”, escribió desde su cuenta oficial en la red social del pajarito.

 

Shaffer José

José Alberto Shaffer

“Si el padre es baldosero, el hijo es baldosero”, sería la adaptación de la célebre máxima de Néstor Raúl Gorosito. Letras más, letras menos, José Alberto Shaffer es el hijo de José Antonio Schaffer, oportunamente homenajeado en este sitio.

Producto genuino de las divisiones inferiores de Racing Club de Avellaneda, Shaffer Junior debutó oficialmente en Primera de la mano de Diego Pablo Simeone, el 25 de febrero de 2006, ante Independiente, por la fecha 6 del Clausura. Ese día, en su puesto natural de lateral por izquierda, le tocó compartir la última línea junto con Diego Menghi (luego Julio Barroso), Gustavo Cabral y Claudio Úbeda, y bailar con la más fea. Con un doblete del Kun Agüero, el Rojo se quedó con la victoria por 2 a 0.

Un puñado de días después, el Cholo le ratificó la confianza: fue 0-3 ante Olimpo de Bahía Blanca. También reapareció contra Boca, por la octava jornada, en el Estadio Único (el Cilindro estaba clausurado por incidentes en el clásico) y la suerte no iba a cambiar. Otro 0-3, otro cachetazo. La despedida de su primera etapa en la Academia se dio en la fecha 9, frente a Rosario Central, en Arroyito. Esa tarde compartió la defensa con Barroso, Cabral y Menghi, y por primera vez pudo sumar un punto: fue 1 a 1, con goles de Marco Ruben para el Canalla y Lucas Valdemarín para los de celeste y blanco.

Con el arribo de Mostaza Merlo no sería titular, aunque sí se mostraba como una de las primeras opciones de recambio. No obstante, una propuesta del fútbol europeo le hizo repensar los planes: “Merlo me dijo que hiciera lo que quería. No me quiso cortar la posibilidad de probar algo distinto en mi carrera y me aclaró que, cuando finalizara mi contrato, tenía las puertas abiertas para volver a Racing”. Así fue que armó las valijas y se fue a Suecia. Lo esperaba el IFK Göteborg (2006/07), uno de los clubes más tradicionales de ese país, pero no la iba a pasar nada bien. “Ricardo Prunes, que era mi representante, me abandonó y me dejó tirado sin un mango. Me dijo que en el IFK iba a ganar cierto dinero y en verdad era muchísimo menos. Yo mismo me tuve que pagar el alquiler de la casa, pagarle los pasajes a mi señora y hasta hacerme cargo del nacimiento de mi hija. Ni siquiera me llamaron para ver si necesitaba algo. Allá vivía con lo justo, no me alcanzaba la plata. Suecia es un lindo país y al principio era feliz, pero me quise volver a Racing”, contaba en una entrevista al diario Olé.

De regreso en Avellaneda, no fue tenido en cuenta por Gustavo Alf Costas ni por su reemplazante, Miguel Ángel Micó, que lo conocía de las inferiores. La llegada del Chocho Juan Manuel Llop, en abril de 2008, lo sacó del ostracismo y lo puso de nuevo en el mapa. Primero fue al banco de suplentes contra Arsenal, Lanús y Tigre, hasta que le tocó entrar frente a Rosario Central, en la fecha 13, por la lesión de Gonzalo Dardito García a los seis minutos. “Pensé que iba a jugar mal por la inactividad, pero terminé conforme y mis compañeros me felicitaron. Lástima que perdimos, porque el centro del gol de Sava no lo tiré yo, lo tiró Dios”, decía luego del 2-3 en Arroyito, ya en su nueva fase mística.

“Pedí un milagro y se concretó. Cuando volví del extranjero hasta pensé en dejar al fútbol. Estaba mal porque el técnico (Micó) ni me dirigía la palabra. Tuve problemas. Estaba enojado con todo el mundo, me la agarraba con mi familia y sufría. Gracias a la iglesia conocí a Dios y le pedí volver a vivir, volver a jugar a la pelota. Yo pensaba que era imposible, no me sentía útil y ahora soy otra persona”, relataba en mayo de 2008, en la hora más brava de la Academia en la última década.

A partir de ahí no salió más. Apenas lo hizo por obligación, para cumplir la fecha de suspensión que le dieron después del partido con Boca, y en la última jornada, ante Colón de Santa Fe, cuando, tras la expulsión de Menghi, Llop se decidió a buscar la heroica y mandó a la cancha al Chanchi Estévez en lugar del lateral por izquierda. En el Cementerio de los Elefantes, Racing necesitaba ganar sí o sí para asegurarse la permanencia y evitar la Promoción. Pero Racing es Racing, y perdió sobre la hora con gol del Pirulo Rivarola.

Superado el trauma de tener que revalidar la categoría contra Belgrano de Córdoba, Shaffer fue titular absoluto durante todo el Apertura 2008, generalmente compartiendo la última línea con Franco Sosa, Gabriel Mercado, Franco Peppino y Marcos Cáceres. Sin embargo, la relación con Llop comenzó a tensarse. Los malos resultados en el arranque del Clausura 2009 se devoraron al Chocho, que renunció tras caer en el clásico ante Independiente por 2 a 0. Ahora con Ricardo Caruso Lombardi como entrenador, el defensor cordobés continuaría en buen nivel, aunque no por mucho tiempo más en Avellaneda.

Una oferta de casi dos millones de euros lo hizo regresar a Europa, esta vez para vestir la camiseta del Benfica de Portugal (2009), donde conocería a Javier Saviola, Pablo Aimar, Ángel Di María, el paraguayo Tacuara Cardozo y los brasileños Luisão, David Luiz, Ramires y Keirrison, entre otros. Sin muchas chances en tierras lusitanas por el buen rendimiento de los locales Fábio Coentrão y César Peixoto (apenas disputó 6 partidos, 4 por la Primeira Liga y 2 por copas internacionales), a comienzos de 2010 pasó a préstamo a Banfield.

Con el Taladro pisando fuerte en la primera fase de la Libertadores, y ante las eventuales ausencias del dueño del puesto, Marcelo Bustamante, Shaffer se convirtió en una figurita frecuente en el Clausura, compartiendo tanto la línea de cuatro suplente con Santiago Ladino, Mauro dos Santos y Favio Segovia (a veces Gustavo Toledo y Alejandro Delfino), como ocasionalmente la titular, al lado de Julio Barraza, Jonatan Maidana y Víctor López.

A mitad de año lo esperaba un nueva desafío: aceptó bajar de categoría y se sumó a Rosario Central (2010/11), que venía de descender y soñaba con pegar la vuelta rápido. Allí, además, se reencontraría con un viejo conocido: Reinaldo Carlos Merlo. “Yo creo que va a venir a Central. A mí Shaffer me llamó porque lo conozco de Racing. No soy empresario, por ahora soy entrenador, y las gestiones las hacen el manager, Gonzalo Belloso, y el presidente, pero lo necesitamos por las dudas de que no podamos contar con Diego Braghieri o Guillermo Burdisso”, decía Mostaza. El pase estuvo a punto de caerse por algunas diferencias económicas entre los dirigentes canallas y los del Benfica, pero finalmente se hizo. Sin embargo, Shaffer jugó poco, mal, y acumuló críticas de todos lados.

De nuevo en Portugal, se incorporó a préstamo al União Desportiva de Leiria (2011/12), donde disputó 15 encuentros y convirtió dos goles -los únicos de su carrera-, uno fue un bombazo tremendo contra el Beira-Mar, que estuvo entre los mejores del campeonato.

Tras rescindir su contrato con el Benfica (le restaban todavía doce meses), estuvo casi un año inactivo hasta que a mediados de 2013 llegó a Talleres de Córdoba. “Estoy disfrutando de nuevo de estar en un club después de mucho tiempo. Estoy feliz por eso. Aprovecharé la pretemporada. Mi negociación se complicó un poco, pero ahora solamente pienso en dejarle todo a Talleres, como lo hizo mi viejo. Él hizo mucha fuerza por estar. Yo también la hice”, decía el Peladito.

Ese año la T había vuelto a la B Nacional tras un par de temporadas en el Argentino A y, a priori, era uno de los principales candidatos para regresar a Primera. Sin embargo, descendió de nuevo. En el medio, Shaffer, que había arrancado como titular, terminó perdiendo el puesto con Elías Bazzi y fue uno de los más apuntados por la barrabrava por bajo rendimiento.

En 2014 volvió a emigrar, ahora a Chile, para actuar en Unión La Calera. “Mi paso por Chile fue muy bueno. Hicimos un gran campeonato. Cuando llegué, el club estaba en la zona de descenso y terminamos jugando la Liguilla para entrar a la Sudamericana. La verdad, nos fue muy bien a todos”, contaba. De todos modos, algunos cortocircuitos con su representante lo terminaron marginando: “El representante que me llevó era el agente del entrenador. Tuve un problema con él y por eso mismo decidieron dejarme afuera. La gente quería que me quede. Estoy agradecido a los hinchas de La Calera, porque me brindaron todo su cariño”.

Otra vez en Argentina, a fines de 2015 estuvo entrenándose con la Reserva de Racing en el predio Tita Mattiussi, con la esperanza de quedarse: “Es lo que más deseo. De todas maneras, no soy yo quien tomará la decisión. Por el momento, le agradezco al club que me abrió las puertas para poder entrenar, y me quedo con la imagen de haber dejado a Racing en Primera División”.

Durante el primer semestre de 2016, vistió los colores de Gimnasia y Esgrima de Mendoza en la B Nacional, pero apenas jugó 5 partidos y quedó libre. Desde comienzos de este año, integra el plantel de El Porvenir, que deambula por la mitad de la tabla en la Primera C.

Mal Pase: Ponzio a Boca (2003)

A mediados de 2002, la permanencia de Riquelme en Boca Juniors era insostenible. Con el Diez en gran nivel y el Barcelona al acecho desde hacía un año, la transferencia ya era un hecho. Todos en La Ribera se preguntaban quién sería el reemplazante de Román. Bueno, casi todos.

Mauricio Macri, por aquel entonces mandamás del Xeneize, parecía tener la respuesta: “El día que venda a Riquelme, compro a Leonardo Ponzio. El pibe de Newell’s Old Boys de Rosario, de apenas 20 años, era un viejo anhelo de Macri, que le había echado el ojo varios meses antes y en octubre de 2002 llegó a asegurar: “En enero o junio próximo, Ponzio se pondrá la azul y oro. Sólo es cuestión de tiempo”.

Aparentemente, todo se había cocinado unos días después del empate en uno entre bosteros y leprosos por el Apertura 2002, aunque ambos presidentes negarían públicamente cualquier tipo de acuerdo. Boca pagaría un millón y medio de dólares por el 50% del pase y sólo una oferta superior a los seis millones dejaría a los xeneizes sin el jugador, aunque con tres palos verdes en sus cofres.

Incluso, a fines de 2002, José Anunciado Cirillo, secretario técnico de Boca, decía: “Macri está haciendo una gestión con el presidente de Newell´s para que Ponzio llegue seis meses antes y esperamos inscribirlo para la Copa Libertadores”.

“Ojalá que se dé. Sentí orgullo cuando Macri me elogió, pero hoy quiero pensar en Newell’s. Mientras no haya nada oficial…”, repetía Ponzio, y agregaba: “No es fácil abstraerse de todo lo que se habla. Que Boca se fije en mí me ilusiona”. Aquella confesión le costó una estruendosa silbatina de la parcialidad rojinegra en un duelo frente a Olimpo de Bahía Blanca: “En su momento dije que me gustaría jugar en un equipo grande de la Argentina, sin desmerecer el lugar en que estaba, pero cayó mal en la gente y en un partido contra Olimpo, levantaron el cartel N° 5 para el cambio, yo empecé a salir de la cancha, aunque el cambio era para el 5 de Olimpo, y ahí me silbaron como nunca. No me gustó, fue feo”.

Varios años más tarde, en una entrevista para la revista El Gráfico, el mediocampista contó que “López nunca nos dijo nada, pero se generó como que estaba todo hecho y al final se cayó. No sé”.

Hace algunas semanas, el hoy presidente de la nación, aseguró: “La verdad, me quedé con la frustración de no haber podido traer a Ponzio, que era un jugador para Boca. Con López era muy difícil, no pude enganchar la forma”.

Finalmente, a mediados de 2003, mientras Román enfilaba hacia Villarreal tras una temporada opaca en el Barça, Ponzio pasó al Zaragoza, a cambio de poco más de dos millones de dólares, y una década después se convertiría en uno de los emblemas de… River Plate.