Osvaldo a Sud América (2015)

Una valija, la bandera uruguaya, un par de monitores y tres personas. La foto estilo paparazzi tiene como protagonista a Daniel Osvaldo, en su brevísima estadía del otro lado del charco en julio de 2015. Aunque la imagen parezca la de una oficina de migraciones, se trata de una reunión en la que el ex de Jimena Barón estuvo cara a cara con directivos del país vecino. ¿Su objetivo? Acordar su traspaso a la Institución Atlética Sud América.

Luego de su paso por Boca Juniors, el atacante había rescindido con el Southampton, quien era dueño de su ficha, quedando con el pase en su poder. De esta manera, visitó fugazmente las oficinas de la Asociación Uruguaya de Fútbol para pedir su pase a Sud América, el equipo que alguna vez usó la camiseta y el escudo de Chacarita.

Obviamente, Dani Stone no tenía intenciones de jugar en el paisito: buscaba generar una triangulación para terminar actuando en Europa.

¿Qué tan legal era esto? Vicente Celio, ex presidente de Chaca y en ese momento mandamás del humilde club montevideano, aseguraba que operaciones de ese estilo estaban reconocidas por la FIFA, pudiendo un futbolista estar fichado en tres equipos por temporada, y jugar en dos. “Al jugador lo beneficia porque nosotros le conseguimos club y por esa gestión cobramos”, aunque aclaraba: “los ingresos de esta transacción van completamente para Sud América”.

A los pocos días, Osvaldo acordó su llegada al Porto, donde apenas disputaría 12 partidos antes de volver a Boca y ponerle punto final (por un tiempo) a su carrera. ¿Dónde sucedió esto? En Montevideo, tras un partido contra Nacional en el que Guillermo Barros Schelotto encontró al delantero fumando en el vestuario. Ahí nomás, el Mellizo le bajó el pulgar para siempre. Al final, los gordos de traje lo trataron mejor.

Deformaciones: Los Andes (2010/11)

Algo anda mal cuando el arquero es el jugador de menor estatura entre los que posan parados para la foto. Y si además resulta ser uno de los pocos que se destacan en toda una temporada, las señales son claras: ese equipo no funciona. Walter Cubito Cáceres, de él se trata, fue una fija en el arco de Los Andes por varios años, incluyendo el nefasto campeonato de Primera B 2010/11. Claro que el ex Racing no fue el único culpable de esa pésima campaña.

La pretemporada del Milrayitas hacía soñar a sus hinchas con el ascenso: hubo victoria en un amistoso ante San Lorenzo y se sumaron refuerzos como José Luis Pitu Gómez, Roberto Vissio, Pablo Solchaga, Federico El Poeta García y Pablo Alcides Villalba Fretes, un delantero paraguayo con escaso poder de gol. ¿Otros nombres que formarían parte de ese plantel? Marcelo Burzac, Diego Churín, Jonathan Tridente y Alexis Mendoza, un colombiano que se retiraría del fútbol antes de los 30 años para ser ayudante de campo de su padre, un histórico entrenador en el fútbol de su país.

El torneo arrancó muy bien para los de Oscar Blanco: en la primera fecha vencieron con baile a Sportivo Italiano. Pero, inesperadamente (o no), este resultado no se volvería a repetir hasta la segunda rueda. Sí, transcurrieron más de 6 meses para que los de Lomas de Zamora volvieran a sumar de a tres. En el medio, hubo un período de 23 partidos sin triunfos, la peor racha negativa en la historia del club. De ilusionarse con la vuelta al Nacional B, a preocuparse por los promedios.

Ya con Mario Rizzi con el buzo de DT (después de la lógica salida de Cachín Blanco habían pasado sin éxito Néstor Coqui Ferraresi y Ricardo Negro Rodríguez), el equipo consiguió algunas victorias que le dieron aire, pero otro mal momento sobre el final del torneo (no obtuvo triunfos en los últimos 8 partidos) dejaron a Los Andes en el fondo de la tabla y en el 21° lugar sobre 22 conjuntos en los promedios. Como sólo uno descendía directamente, el Milrayitas tuvo que jugar la promoción para evitar la Primera C.

Sin Rizzi en el banco (renunció al final del campeonato y su lugar fue ocupado por Damián Timpani), la historia tuvo final feliz: la permanencia quedó asegurada con un par de victorias ante Central Córdoba. Lo más destacado de estos partidos sucedió al final del encuentro de ida, cuando Cubito Cáceres discutió con un alcanzapelotas, el pibe acusó un golpe y el arquero terminó declarando en una comisaría de Rosario. Poderoso el chiquitín.

Temperley de lila (2015)

Hay clubes que no tienen una tradicional camiseta alternativa, por lo que puede entenderse que en una temporada se vistan con un determinado tono, en la siguiente con otro, y así (?). Real Madrid, por ejemplo, ha pasado por toda la paleta de colores conocida y por conocer; y nadie hizo un escándalo por eso. Lo opuesto sucede con las instituciones que tienen una o más tonalidades habituales, como el caso de Temperley, que, cuando no usa la casaca celeste, se podría vestir de blanco, negro o azul. Sin embargo, más de una vez sorprendieron con otro matiz por fuera de los que debería tener permitido usar.

El Gasolero ha jugado a lo largo de su historia con camisetas aurinegras, rojas, grises, albiazules, amarillas. Así que no debería extrañar que en un partido frente a Patronato por la Copa Argentina 2015 se haya vestido de lila, aunque para muchos sea violeta.

Aguirre, Boggino, Bojanich, Grbec, Di Lorenzo, Oroná, Terzaghi, Aprile, Esparza, Chimino y Dinenno, entre otros, celebran la clasificación a 16avos de final luciendo la extraña prenda que tuvo debut y despedida la tarde del 19 de marzo, en la cancha de Arsenal.

Cosas del marketing, que a esta altura ya no sorprenden. ¿Está bien? ¿Está mal? Cada uno tendrá su criterio. Peor es meter al Real Madrid y a Temperley en el mismo párrafo y quedar totalmente impune.

Sand con Islas Malvinas “al revés” (2015)

En 1569 se produjo un hecho al que hoy no le damos importancia, ya que lo vemos como algo habitual, pero que a partir de ese momento estableció una manera de pensar en todo el planeta. Se trató de la elaboración de un mapa por parte del geógrafo y cartógrafo Gerardus Mercator, que fijaba el norte como la parte superior.

¿Por qué así y no al revés, o de cualquier otra forma? Aunque hasta el día de hoy los astrónomos sostienen que no existe un “arriba” o “abajo” en el espacio, parece imposible cambiar esta percepción cada vez que miramos un mapa.

Teniendo esa referencia, tal vez lo que hizo Kappa en la camiseta de José Sand haya sido un acto de justicia y no un error en el estampado. En abril de 2015, al cumplirse un nuevo aniversario del desembarco argentino en las Islas Malvinas, el homenaje en la casaca del delantero de Aldosivi le llevaba la contra a lo establecido por Mercator cuatro siglos y medio antes.

El correntino jugó un par de partidos con las islas “al revés”, e incluso convirtió un gol. En el equipo marplatense terminó redondeando un rendimiento mejor al esperado, tras flojos pasos por Racing, Tigre, Argentinos y Boca Unidos. Eso, sí: una vez desvinculado del club, lo inhibió por un dinero que le había quedado por cobrar. Típico del buen Pepe.

Islas con medias de Racing /Argentina (1994)

Luisito, como varios arqueros, siempre fue un vanguardista con el tema de la indumentaria. Buzos particulares, gorras exclusivas y hasta el diseño del número 1 como marca personal lo definieron como un adelantado en esta cuestión. Pero con las medias fue demasiado lejos. Tanto, que en un clásico apareció con la misma prenda que su rival.

El meme de Spiderman se hizo presente en la 3ª fecha del Torneo Apertura. Racing, vestido por Adidas, jugó con medias blancas con tres tiras celestes… idénticas a las de Luis Islas. El guardameta de Independiente usaba las que había heredado del Mundial 1994, en su último paso por la Selección Argentina. Así que estaba justificado: los calcetines (?) no eran técnicamente los de la Academia, sino los del conjunto nacional. Misma marca, mismo diseño, pero con un espíritu diferente.

Voy al Arco: Maicon (2016)

El San Pablo estaba sacando un empate en La Paz. Este resultado les aseguraba la clasificación. Quedaban pocos minutos para terminar el partido. El director técnico era Edgardo Bauza. Teniendo en cuenta estos parámetros, no es difícil imaginar cómo estaba parado el equipo: todos en campo propio para defender como sea ese puntito. Y el “como sea” era precisamente eso: a no ponerse colorado si había que hacer tiempo alevosamente, aunque esto pudiera tener consecuencias. Y las tuvo.

El 21 de abril de 2016, en el choque frente al The Strongest, a los del Patón se les fue la mano a la hora de demorar el juego. Lo del arquero Dénis fue tan grotesco que terminó recibiendo una tarjeta amarilla cuando ya estaba amonestado, dejando a su equipo con uno menos, sin posibilidades de realizar cambios y encerrados en su propia área.

El zaguero Maicon ocupó su lugar, teniendo un par de ventajas. Por un lado, ya se jugaba tiempo de descuento. Además, los bolivianos no contaban con una salida al mar claridad en ataque que pusiera el marcador en riesgo. En consecuencia, el improvisado goleiro apenas tuvo que descolgar un par de centros frontales y esperar al final.

Un desenlace que no decepcionó: con los brasileños festejando y los locales frustrados, fue cuestión de segundos para que se arme la necesaria (?) tangana: empujones, corridas, alguna patadita y un argentino expulsado (Jonathan Calleri). Una típica noche de Copa Libertadores.

Especiales: Sponsors campeones

Hace un poco más de tres décadas,  empezamos a naturalizar que los equipos del fútbol argentino tuvieran publicidad en sus camisetas. De ahí, a tenerle algo de cariño a una marca por haber estado en algún momento feliz de nuestra institución, hay un solo paso.

Con el reciente título de Racing en la Superliga, la cuenta llega a 60 equipos campeones que, al momento de sumar estrella por un título de Primera División, tuvieron su camiseta manchada. Así que acá están, estos son, los sponsors del campeón.

Borrachos de alegría

La cerveza y el fútbol, una rendidora combinación. Si se hace un ranking de marcas ganadoras, las de birra lideran con comodidad. El premio mayor se lo lleva Quilmes, con 10 vueltas olímpicas: entre 1996 y 2000 estuvo presente ininterrumpidamente en los festejos de Vélez, River y Boca. También fue protagonista de varios descensos del club de su ciudad de origen, pero eso es otra historia. No fue la única firma del rubro que se consagró: Budweiser sumó 3 títulos con el Millonario (2002, 2003 y 2004) y Bieckert lo hizo con Estudiantes (2006).

Campeones en dos ruedas

Otro segmento de mercado que ha tenido éxito en el balompié nacional es el de las motocicletas, aún con la desventaja de no apoyar a los equipos más poderosos. Además, supo celebrar en diferentes épocas: desde Zanella con Rosario Central en 1987, hasta Yamaha con Lanús en 2016. En el medio, se suma también Yamaha con Newell’s (1991 y 1992), Mondial con Vélez (2009 y 2011) y Motomel, con la Lepra en 2013 y Huracán en 2009.

Yo te banco

En los últimos años, las entidades financieras pisaron fuerte y sumaron varios títulos. BBVA lo hizo con Boca (2015, 2017 y 2018) y River (2014), Banco Ciudad con San Lorenzo (2013) y Banco Hipotecario con Racing (2014). Este último se destacó por una particularidad: el nombre de la compañía estaba en la espalda de la camiseta, y al frente se leía el eslogan “Dueños de una pasión”.

En las buenas y en las malas

Hay casos especiales, en donde una publicidad es recordada tanto por un momento de felicidad como por uno de tristeza. Son los casos de Petrobras, Liderar y Bingo Lomas. Estas marcas fueron campeonas y años más tarde descendieron con el mismo equipo: los artífices de semejantes logros fueron respectivamante River, Argentinos Juniors y Banfield. El Taladro tiene una curiosidad más: es la única institución que ganó un título con dos sponsors al frente de su camiseta. El otro era Megacrédito, que ya no estaba al momento de la caída al Nacional B.

Pesos al costado

El primer ganador de un torneo con una casaca con publicidad fue Argentinos Juniors, vencedor en el Metropolitano 1984 y en el Nacional 1985, con 7up. River lo siguió en 1986, consagrando también a Fate. El detalle es sus logos aparecían de manera reducida y no a la altura de la panza, sino que ocupaban el lugar del escudo. Esta tendencia se repitió con Lotería Santa Fe en la pilcha de Newell’s (1988), Peugeot y Credencial, ambas con River (1990 y 1991). A partir de ese momento, todos los sponsors que acompañaron al campeón estuvieron en el centro de las prendas, dejando de ser un actor de reparto en la indumentaria.

In Memoriam

Una empresa que ya no está entre nosotros y Racing. Dos cosas diferentes, aunque no parezca (?). La referencia es a Sky TV, el acompañante de la Academia en su inolvidable desahogo mientras el país se caía a pedazos en 2001. La jodita le iba a salir cara a esta operadora de televisión satelital: apenas unos meses más tarde cerró sus oficinas en Argentina, para nunca más volver. Algo que solo podía ser provocado por Racing campeón una profunda crisis económica.

¿Friendly sponsor? ¿Qué es eso?

Tantas veces protagonista de luchas por la permanencia, en 2012 La Nueva Seguros tuvo su momento de gloria. Fue gracias a Don Julio Arsenal, cuando festejó en aquel Torneo Clausura. Sin dudas, este es el caso de camiseta arruinada por una publicidad más notoria entre todos los campeones. El emblema amarillo y violeta sobre una prenda celeste y roja no dejan margen para discusiones.

El logo no se mancha

Aunque ni siquiera los más poderosos están a salvo de los caprichos de los que ponen el dinero. Por ejemplo, Boca fue campeón con una camiseta con rojo y blanco. Aunque un poco sacada de contexto, esta frase no deja de tener algo de cierta: el Xeneize celebró el Apertura 2011 llevando el distintivo de LG con sus colores originales.

Y los demás…

Para ir terminando con el repaso, la hacemos fácil: agarramos los casos aún no mencionados y los metemos a todos dentro de una misma bolsa. Ojo, se puede decir que tienen algo en común: son publicidades que no molestaban en la camiseta, y hasta la hacían más linda, o más reconocible. Por orden cronológico, ellos son: Mita con Independiente (1989), Parmalat con Boca (1992), Sanyo con River (1993 y 1994), Samsung con Vélez (1993 y 2012), Ades con Independiente (1994), CableVisión con San Lorenzo (1995 y 2001), Mazola con Vélez (1995), Taranto con Independiente (2002), Pepsi con Boca (2003), Transatlantica con Newell’s (2004), Pirelli con Vélez (2005), Megatone con Boca (2005, 2006 y 2008), Walmart con San Lorenzo (2007), Bingo Lanús con Lanús (2007) y RCA con Estudiantes (2010) y Racing (2019).

La tabla historica (1984-2019)


Continuar leyendo

Casalinuovo Damián

Damián Leandro Casalinuovo

Dicen que las cosas aparecen cuando no se buscan, y el caso de este delantero podría valer como ejemplo: sin insistir con ser futbolista profesional, pudo dedicarse a un trabajo envidiado por millones de personas. Como si fuera poco, aunque apenas pisó los campos de juegos de nuestro país, llegó a jugar en Europa… ¡y hasta en la Selección Argentina!

Una historia así de rara tiene que tener un origen poco convencional. Y el Country Banco Provincia cumple con los requisitos (?). Allí vivía Casalinuovo, quien jugaba en una liga local donde también se prendían ex jugadores. Recién a los 16 años saltó a las inferiores de Vélez Sarsfield. “Me costó mucho, tuve que cambiar mi forma de juego”, contó a El Gráfico. Y agregó: “Tuve la chance de comenzar a los 12 años, pero mi familia decidió que lo mejor era que termine los estudios. No me arrepiento, porque no dejé de hacer cosas típicas de los adolescentes, como mi viaje de egresados y las vacaciones con amigos”.

Si la precuela (?) ya había escapado de lo habitual, el debut en Primera División continuaría con esa tónica: “Fue muy raro porque ni siquiera estaba en el plantel. Yo estaba en la Cuarta, había un interinato porque había renunciado La Volpe. Entonces, el viernes se acercó Pedro Larraquy y me dijo que había un puesto de delantero vacante para el partido del domingo y que iba a concentrar. No me lo imaginaba. Llegué al banco y vi que era el primer delantero suplente”. Con 20 años cumplidos, ingresó por Fernandes Francou en una derrota frente a Huracán, por la 19° fecha del Apertura 2007. “Recién cuando estuve de vacaciones, con mis amigos, comencé a caer de lo que había pasado. Se había dado todo muy rápido”.

Su segundo y último partido con los de Liniers lo jugaría exactamente una rueda más tarde: última jornada del Clausura 2008, otra vez contra el Globo, y un puñado de minutos para despedirse de la máxima categoría. La temporada 2008/09 lo encontró haciendo lo que podía en el Nacional B, donde formó parte de un flojísimo equipo de Platense que estuvo cerca del descenso.

Los vaivenes que provoca una vida laboral tan inestable como la del futbolista, lo mandaron directamente desde el Calamar a una liga de mediano nivel europea, pero europea al fin. Firmó contrato con el Dundee United de Escocia, aunque rápidamente fue descartado porque se dislocó el hombro. Necesitado de minutos, recaló gracias a un préstamo de emergencia (una particular modalidad de traspasos de jugadores en el fútbol británico) en el Raith Rovers, donde debutó en el clásico frente al Dunfermline Athletic, anotando un gol con la mano, lo que le valió críticas del periodismo. “No estoy orgulloso, por supuesto, pero estas cosas suceden. Soy un jugador joven, mi carrera recién está empezando y ser llamado un tramposo tan pronto no es bueno”, se defendió en ese momento.

De vuelta en el Dundee United, se hizo acreedor (?) de una buena racha en la que toda pelota que tocaba, terminaba en gol. Esto no fue suficiente para asegurad su continuidad en el club, ya que luego pasó por el Hamilton Academical y volvió al Raith Rovers hasta que, debido a una recurrente lesión en la espalda, optó por dejar el fútbol, volver a Argentina y comenzar a trabajar como contador. La decisión de no ponerse más los botines no tendría marcha atrás… pero a la pelota no la iba a dejar tan fácil.

De regreso en el país, tuvo otra oportunidad inesperada: volver al deporte de manera más o menos competitiva. Pero esta vez, sobre la arena. Y en el fútbol playa no le fue tan mal: llegó a representar a la Selección Argentina en la Copa América 2016.

El equipo quedó afuera en primera ronda, pero eso es lo de menos. De los intercountries, a ponerse la misma camiseta que usaron Batistuta, Crespo o Higuaín. Si la vida está hecha de sorpresas, Damián Casalinuovo vino adentro de un huevo Kinder.