Combinado de Formosa 2 – Argentina 4 (1981)

Esteban Laureano Maradona fue un médico que durante varias décadas prestó sus servicios en Estanislao del Campo, una remota localidad de Formosa. En honor a su trabajo, todos los 4 de julio, fecha de su nacimiento, se conmemora el Día Nacional del Médico Rural.

Este era el Maradona más famoso que había pisado esa provincia hasta 1981, cuando Diego Armando llegó junto a sus compañeros de la Selección Argentina. ¿El motivo? Disputar un amistoso frente a un Combinado de Formosa, y de paso inaugurar el Estadio de la Liga Formoseña de Fútbol, años más tarde bautizado como “Don Antonio Romero”.

En una tarde fría y lluviosa, pero con las tribunas colmadas, el equipo de Cesar Luis Menotti salió a la cancha con Fillol; Olguín, Luis Galván, Passarella, Tarantini; Barbas, Gallego, Maradona; Patricio Hernández, Ramón Díaz y Ferrero. Luego ingresaron Olarticoechea, Valencia, Brailovsky y Van Tuyne.

El dueño de casa estaba formado mayormente por jugadores de la liga local, destacándose la presencia de Raúl de la Cruz Chaparro, quien al año siguiente sería convocado por el Flaco y estaría en la preselección para el Mundial de España.

Los goles del triunfo argentino fueron convertidos por Maradona (en dos ocasiones), Ramón Díaz y Valencia, mientras que Ricardo Chamorro y el mencionado Chaparro descontaron para los formoseños.

Argentinos Juniors con números plateados (2007)

Comenzaba el Torneo Clausura 2007 y Argentinos Juniors estrenaba atuendo. Después de 2 años y medio, la banda blanca volvía al frente de la camiseta, aunque eso no era lo más llamativo.

A la gente de Signia le pareció buena idea meterle números plateados, tanto en la espalda como en el pantalón: Sergio Escudero y Néstor Ortigoza atestiguan el hecho (?) en la imagen. El problema es que la identificación de cada futbolista está para verse, no para camuflarse. Y así, era muy difícil.

Las quejas de espectadores y periodistas por tener que ver a un equipo de Caruso Lombardi adivinar a los jugadores fue escuchada, y a partir de la 5ª fecha el equipo de La Paternal comenzó a utilizar su numeración en azul.

¿Lección aprendida? No tanto: un año después, el Bicho estrenó camiseta (esta vez confeccionada por Diadora) con números dorados, repitiendo el inconveniente. Lo que se dice tropezar dos veces con la misma piedra. Y eso que hacía mucho que no jugaban contra Platense (?).

Voy Al Arco: Ramón Arias (2015)

Faltaban 5 minutos para que termine el partido en el que el Morelia vencía como visitante al Puebla, por la Jornada 12 del Torneo Apertura de la Liga MX.

Con el local en búsqueda del empate, llegó un contraataque para La Monarquía encabezado por el colombiano Jefferson Cuero. Mano a mano con Cristian Campestrini, el arquero fue al piso y el contacto se tornó inevitable. Penal y tarjeta roja para el argentino. Al no haber más cambios disponibles, el uruguayo Ramón Arias tomó su lugar.

El inexperto portero adivinó el disparo del veterano Juan Pablo Rodríguez (que no era el ex mediocampista de All Boys, sino un mexicano de larga trayectoria en su país), pero no pudo detenerlo.

Con pocos minutos de juego restantes, el marcador no se volvió a modificar, quedando como resultado final el 3 a 1 en favor de la visita.

Esta no fue la única vez que el ex defensor de San Lorenzo tuvo que ponerse los guantes: en 2016 lo hizo nuevamente, y terminó festejando. Ya habrá tiempo para contar esa historia…

Updateando: El retiro puede esperar

Este verano, las llegadas de Ignacio Scocco y Maximiliano Rodríguez a Hughes FC, y la de Leonardo Ponzio a Williams Kemmis, revolucionaron al fútbol del interior. Sin embargo, no fueron las únicas incorporaciones que sumaron los clubes que están lejos del ruido (?).

– Por ejemplo, ahí anda Franco Cángele, que volvió al Deportivo Mac Allister. En esta institución de Santa Rosa había jugado en divisiones inferiores antes de llegar a Boca Juniors. Tiene 37 años y no compite desde 2016.

– El Porvenir del Norte también reforzó su delantera, al llegar a un acuerdo con José Vizcarra. El Chino, que hace poco inauguró un local dedicado a la venta de artículos de repostería y panificación, podría hacer dupla con Federico Laurito. El equipo de San Jerónimo Sud también sumó a Lucas Lazo y a Cristian Cuffaro Russo, con antecedentes en Rosario Central. Un verdadero Dream Team.

– En el fútbol metropolitano, también hay nombres interesantes: Brian Sarmiento (San Miguel), Juan Mercier (Fénix) y Lucas Licht (Villa San Carlos) quieren demostrar lo suyo en la Primera B. Lo mismo intentarán los veteranos Cristian Tula, Leandro Caruso y Gustavo Oberman, quienes continúan en Dock Sud.

– Una categoría mas abajo, buscarán destacarse Pablo Migliore (Deportivo Español), Diego Rivero (Atlas), Sebastián Ereros (San Martín de Burzaco), Franco Niell (Berazategui) y Felix Orode (Excursionistas). La Primera C promete. No sabemos exactamente que cosa, pero algo promete (?).

– Uno que colgó los botines fue Laureano Tombolini. Sí, porque el ex arquero de Rosario Central y Colón seguía jugando. En diciembre del año pasado fue campeón de la Liga Venadense con Juventud Unida de Santa Isabel y, a los 45 años, aprovechó para ponerle punto final a su carrera. Aunque hayan pasado un par de meses, valía la pena destacarlo.

– ¿En qué andará Gino Clara? Hace tiempo que no hay noticias suyas. Por lo menos, sobre lo que haga adentro de la cancha, porque afuera está ocupado. Ahora, acaba de embargar a Independiente por una vieja deuda que el club de Avellaneda tiene con él. Ojalá que no tenga ningún accidente con un camión en los próximos días (?).

– ¿Recuerdan a la Pantera Leal? El portugués con pasado en Newell’s está vistiendo una nueva camiseta: la del Guabirá, de Bolivia. El arranque del delantero en su nuevo club no fue bueno, al ser sancionado tras una fiesta en la que terminó alcoholizado. Sin embargo, fue perdonado y ya tuvo minutos en el comienzo del torneo doméstico.

– ¡Nuevos colores para Sebastían Abreu! Tranquilos: el uruguayo ya no juega, ahora es director técnico. Está al mando de Always Ready, que jugará la Copa Libertadores. ¿Volverá a ponerse los cortos? Con el Loco, nunca se sabe.

– El de la imagen es Arley Dinas, un ex defensor colombiano que llegó a jugar un par de partidos en Boca Juniors, en 2002. Hace unos días, dio una entrevista contando sus penurias: se tuvo que retirar por una lesión a los 29 años, su representante lo estafó y hoy se gana la vida en una ladrillera.

– Por último, la mala noticia del mundo baldosero: el fallecimiento de Gustavo Mhamed. El ex jugador de Huracán, que en los últimos tiempos había sido ayudante de campo de Eduardo Domínguez y de Facundo Sava, luchaba contra un cáncer de colon. Que en paz descanses, Turco.

Valencia 1 – Huracán 0 (1978)

Casi dos meses después de levantar la Copa del Mundo, Mario Alberto Kempes y René Houseman se rencontraban dentro de una cancha. Esta vez, no lo hacían defendiendo la misma camiseta, sino que cada uno llevaba la cinta de capitán de su equipo. El Matador, la del Valencia. Y el Loco, la de Huracán.

El motivo del partido era una nueva celebración del Trofeo Naranja, un torneo amistoso organizado por el cuadro español en cada pretemporada.

En aquella edición también participó el Ajax, a quien el Globo vencería un día más tarde. Pero esa es otra historia.

La noche del 21 de agosto de 1978, el local, que también tenía en sus filas al argentino Darío Felman, se impuso por 1 a 0. El único gol del encuentro fue anotado por el alemán Rainer Bonhof, y llegó gracias a un dudoso penal.

No importa el año ni el continente: los árbitros siempre están cagando a Huracán.

Banfield (2011/12)

Un equipo que consiguió algo único y prácticamente irrepetible: irse al descenso con un promedio que incluía una campaña de campeón. Lo del Taladro fue tan malo que, a pesar de haber dado la vuelta olímpica en el Apertura 2009, apenas dos años y medio después se aseguró su lugar en el Nacional B.

El desastre se produjo en su última temporada en Primera División, que arrancó con Banfield en una cómoda posición con respecto a otros equipos más comprometidos. Los del sur del GBA aspiraban a otros objetivos, por eso se reforzaron con nombres como Walter Acevedo, Juan Eluchans y Rodrigo López, entre otros. Además, regresaron al club hombres campeones como Cristian Lucchetti, Ariel Broggi y Maximiliano Laso.  

El comienzo del Apertura 2011 no podría haber sido peor: 5 derrotas seguidas le pusieron fin al ciclo de Sebastián Méndez y al interinato de Raúl Wensel. Sin embargo, se viviría un renovado aire de optimismo con la llegada del nuevo DT: Ricardo La Volpe.

Lo del Bigotón estuvo lejos de ser bueno. No solo por los flojos resultados (Banfield terminó último ese torneo), sino también por la tirante relación que tuvo con el plantel.

Como no podía ser de otra manera, se fue criticando a dirigentes y jugadores, especialmente a Ezequiel Carboni, quién había dicho que no era un técnico motivador y no tenía la mejor forma de hablarle a los jóvenes. El entrenador le respondió con uno de sus habituales dardos: «no me falta energía para motivar, les preguntaría a varios si saben lo que es jugar una Eliminatoria, un Mundial… el verso siempre existe cuando el jugador es mediocre».

El paso del Kelly por el club también terminó de manera abrupta. Aunque nunca escondió ser hincha de Banfield, en diciembre de 2011 fue fotografiado comprando camisetas de Lanús para sus hijos. Esto desencadenaría en su desvinculación y posterior retiro del fútbol. Años más tarde, confesó: «yo quería que, además de jugar ahí, ellos fueran hinchas del Granate».

Para 2012, hubo un cambio en la indumentaria: se fue Mitre y llegó Kappa. Arribaron Agustín Alayes y Roberto Brum. ¿El encargado de formar al equipo? Jorge Da Silva. ¿Cuánto duró? Sólo 3 partidos. La curiosidad es que dejó el cargo tras su única victoria, ya que decidió aceptar una propuesta de Peñarol.

Un nuevo interinato de Wensel le allanó el camino a otro uruguayo: Eduardo Acevedo, quien no podría evitar una pésima performance. Apenas 1 triunfo, 4 empates y 9 derrotas dejaron al equipo otra vez en el fondo de la tabla, concretándose el descenso con una derrota 3 a 0 ante Colón.

La crisis no solo fue futbolística. En medio del caos político, institucional y económico, el presidente Carlos Portell presentó la renuncia, dejando una deuda millonaria. Y una campaña de campeón que no pudo evitar la debacle.

Fuera de stock: las copas de los 90’s

Fue en la última década del siglo XX, que la CONMEBOL estrenó una serie de competiciones internacionales que prometían quedarse, pero que no lograron afianzarse en la historia.

Tras el éxito de la Supercopa Sudamericana, en 1992 empezó a jugarse el torneo que llevaba el nombre de la entidad. Sí, la famosa Copa Conmebol, que terminaría consagrando a equipos como Rosario Central, Lanús y Talleres de Córdoba. Pero eso no iba a ser todo. A partir de ese año, también se pondrían en marcha otros certámenes continentales.

Estas novedosas competencias premiaban a campeones de otros torneos, por lo que solían enfrentarse equipos con mucha historia. Además, había jugosos premios en dólares. Sin embargo, nunca pudieron atrapar al público.

A pesar de que los formatos cambiaban en cada edición y se jugaban cuando había un hueco en el calendario, todas sumaron una estrella oficial.

Copa Máster de Supercopa

La idea original era que en la Máster se enfrentaran los campeones de la Supercopa, que a su vez era un torneo que enfrentaba a los campeones de la Libertadores. Esto sucedió solo en 1992, cuando participaron Racing, Boca, Olimpia y Cruzeiro. Todos los partidos se jugaron en la cancha de Vélez Sarsfield.

En las semifinales, el Xenieze venció al equipo paraguayo, y los brasileños hicieron lo propio con la Academia. El 31 de mayo, se disputaron el inservible partido por el tercer puesto y, a continuación, la final.

En el encuentro definitivo, Boca se quedó con el triunfo. Se festejó, pero de manera muy moderada: ni siquiera hubo una vuelta olímpica. El Beto Márcico reconoció tras el partido el valor de ese título: “esto es un pequeño regalo para la gente, pero sabemos que ellos quieren un campeonato”. Boca llevaba ya casi 11 años sin dar la vuelta olímpica en Argentina.

El escaso interés que despertó la Máster, hizo que en la siguiente edición (que se iba a jugar en 1994, pero se llevó a cabo en marzo de 1995), varios equipos desistieran de participar. Solo Cruzeiro y Olimpia dieron el presente, enfrentándose en partidos de ida y vuelta. Los de Belo Horizonte resultaron vencedores gracias a un penal cobrado por Javier Castrilli.

Copa de Oro Nicolás Leoz

En 1993, se disputó por primera vez este homenaje al presidente de la entidad madre del fútbol sudamericano. Participaron los campeones de la Copa Libertadores, la Supercopa, la Copa Conmebol y la Copa Máster del año anterior. O sea, una Recopa a todo trapo (?).

Aunque la idea estaba buenísima (?), las desprolijidades se hicieron presentes desde el inicio. En el debut del torneo, de un lado se jugó una semifinal entre Boca y San Pablo en partidos de ida y vuelta. Por la otra llave, se enfrentaron Atlético Mineiro y Cruzeiroen un único encuentro. En las finales, un gol de Carlos Mac Allister le otorgó una nueva conquista a Boquita.

En 1994, no hubo Copa de Oro, sin que ninguno de sus posibles participantes reclamara la posibilidad perdida de bordarse una estrella en el escudo.

Al año siguiente, el mamarracho sería mayor: Vélez e Independiente rechazaron la invitación alegando falta de fechas y priorizando otros compromisos, por lo que solamente Cruzeiro y San Pablo fueron de la partida.

Como ambos equipos se tenían que enfrentar por los cuartos de final de la Supercopa, CONMEBOL determinó que el ganador de ese cruce (finalmente fue Cruzeiro) se quedaría también con la Copa de Oro. Qué trucazo, ¿no?

Así llegamos a la última vez de este certamen, en 1996. Tuvo las complicaciones habituales, claro. Una vez más, Independiente (campeón de la Supercopa 1995) se dio de baja, y fue reemplazado por Flamengo, el subcampeón. Rosario Central, Gremio y San Pablo también fueron de la partida.

El formato volvió a cambiar: las dos semifinales y la final se jugaron en Manaos, entre el 13 y el 16 de agosto. El Mengão se quedó con el campeonato.

Copa Máster de Conmebol

Se puso en juego por única vez en 1996, participando los campeones de las cuatro primeras ediciones de la Copa Conmebol. Todos los partidos fueron disputados en Cuiabá, Brasil, entre el 8 y el 12 de febrero.

En semifinales, San Pablo venció por 7 a 3 al Botafogo, y Atlético Mineiro eliminó a Rosario Central. En el choque decisivo, el equipo paulista se llevó la victoria.

Conclusión (?)

La falta de interés de la opinión pública, la ausencia de sponsors y las dificultades propias de un calendario atestado de compromisos, llevó a que ninguna de estas competencias tuviese el éxito que imaginaron los dirigentes.

A pesar de esto, tampoco es cuestión de avergonzarse por tener una Máster o una Nicolás Leoz al lado de una Libertadores. Al fin de cuentas, todo suma estrella.

Voy Al Arco: Sandoval (2019)

El 28 de enero de 2019, Diego Dabove debutaba como DT de Argentinos Juniors con algunas dudas que iría puliendo a lo largo de los próximos meses. Por ejemplo, el puesto del arquero titular, que se encontraba en puja entre Federico Lanzillota y Lucas Chávez. En el arranque, el primero parecía ganar la pulseada, aunque su chance duraría menos de 90 minutos.

La cita era en Santa Fe, ante Colón, un rival que también presentaba a un nuevo entrenador (Julio Comesaña) y a su flamante jugador franquicia (?): Luis Miguel Rodríguez.

Justamente, el tucumano sería la figura del encuentro al marcar un gol, dar una asistencia y generar la expulsión del guardameta del Bicho.

Esto último ocurrió cuando aún quedaban 20 minutos para el final del juego. El equipo visitante había realizado los tres cambios y tuvo que improvisar en el arco: ese lugar fue ocupado por Jonathan Sandoval.

Con el resultado 2 a 0 y Argentinos jugando con 9 (Fausto Montero también había visto la tarjeta roja), el Sabalero tuvo códigos: sacó el pie del acelerador y se dedicó a que pase el tiempo… salvo por el Pulga, que probó con una definición de lujo devuelta por el travesaño.

De esta manera, el primer paso de Dabove en el club de La Paternal fue negativo: flojo rendimiento, dos expulsados y derrota inapelable. Aunque sirvió para algo: luego de esta caída, el Pochi Chávez se adueñó de los tres palos, siendo vital para la obtención de mejores resultados.