Fuera de stock: M*n*m futbolista

“Él puede no haber hecho todo, pero que hizo mucho nadie puede negarlo”. El spot que sonaba hasta el hartazgo en la radio y la tele a fines de los noventa (y que parecía más un sketch del Show de Videomatch o Todo por dos pesos) enaltecía una serie de mentiras logros tras una década de m*n*m*sm* puro y duro, ese castillito de naipes atado con alambres que se desmoronaría apenas 24 meses después.

El emperador de Anillaco no se privó de nada. Hizo y deshizo a gusto y piacere, y tuvo en el fútbol su cable a tierra. Aquí, un repaso de algunas historias que lo tuvieron como partícipe necesario protagonista dentro de una cancha.

Estaban todos. O casi. El 21 de julio de 1989, la selección nacional enfrentó a un combinado de Futbolistas Argentinos Agremiados en un encuentro amistoso, denominado “Partido de la solidaridad”, que se disputó en el José Amalfitani ante alrededor de 40 mil personas.

Aquella noche fría, Carlos Pachamé (en reemplazo de Carlos Salvador Bilardo) mandó a la cancha a Nery Pumpido, Sergio Batista, José Horacio Basualdo, José Luis Brown, Néstor Fabbri, Claudio Paul Caniggia, Ricardo Giusti, Julio Olarticoechea, Diego Armando Maradona y Carlos Alfaro Moreno. De esos diez, ocho fueron a Italia 1990 (se quedaron afuera el Tata y el Beto). En el banco de suplentes esperaban Julio César Falcioni, Pedro Damián Monzón, Diego Simeone, Hugo Maradona, Pedro Troglio y Roque Alfaro.

El lugar restante en el once inicial lo ocupó un hombre patilludo de 59 años que un par de semanas antes había asumido la presidencia de la nación: sí, con el número 5 y el brazalete de capitán, el doctor C*rl*s S**l M*n*m.

El rejunte de enfrente, comandado por la dupla técnica Jorge Solari / Carlos Aimar, contaba también con algunos nombres interesantes: Hugo Orlando Gatti, Luis Malvárez, Gerardo Rojo, José María Bianco, Guillermo Ríos, Carlos Ischia, Gerardo Martino, Rubén Darío Insúa, Norberto Ortega Sánchez, Marcelo Reggiardo y Carlos Ereros. ¿Los reservas? Ubaldo Matildo Fillol, Gabriel Batistuta, Gerardo Reinoso y Carlos Carrió.

Por aquellos días, el papi de Zulemita ya empezaba a saborear las mieles de la impunidad que lo acompañarían a lo largo de toda la década. Cada intervención suya era ovacionada por una tribuna de la que bajaban cantitos contra los radicales, sonaba la marcha peronista y un hoy inimaginable “M*n*m, querido, el pueblo está contigo”. El Turco hacía lo que quería: no lo marcaban y le dejaban bastante espacio para maniobrar. Según la crónica del diario español El País, hasta “se permitió un par de virguerías (?) que demostraron su buena técnica futbolística”. ¡Bien, Don Carlos!

El partido terminó 1 a 0 a favor del combinado albiceleste, con un gol de tiro libre de Diego Maradona.

Algunos meses después, de una imagen extraída de un picadito en la quinta de Olivos saldría uno de los mejores textos de la historia. Escrito (aunque sin firmar) por Aldo Proietto y publicado en la recientemente desaparecida revista El Gráfic* a fines de 1990, “M*n*m no arruga jamás” era un espaldarazo repugnante al riojano, que veía cómo su popularidad iba en picada mientras indultaba genocidas a troche y moche. Los pormenores del asunto los describió el periodista Fabián Mauri para la revista Un Caño.

Otros clásicos del Carlos en la mitad de los noventa fueron su participación en la selección argentina que se preparaba para los Juegos Panamericanos de Mar del Plata en 1995 (historia que ya repasamos en este sitio) o los encuentros a cara de perro en la quinta del entonces gobernador de la provincia de Buenos Aires Eduardo Duhalde (que jugaba de puntero, con la 7) en Banfield, en Los Caudillos (de Hugo Toledo en Ezeiza), o en La Celia, propiedad del bigotón Alejandro Granados, hombre fuerte de Ezeiza.

Ya en la curva descendente de su mandato, el presi siguió haciendo de las suyas. La primera mitad del torneo Clausura 1999 tuvo a Boca Juniors y San Lorenzo de Almagro peleando cabeza a cabeza. Tras 12 fechas, el Xeneize lideraba con 32 puntos sobre 36 posibles. El Ciclón, con 28 unidades, no le perdía pisada, aunque dependía de un tropezón de los de azul y oro.

Por la jornada 13, el equipo de Carlos Bianchi no le pudo ganar a Estudiantes de La Plata. El 1 a 1 en la ciudad de las diagonales les daba a los de Boedo la chance de llegar a la punta. Primero debían derrotar como local a Gimnasia y Esgrima de Jujuy y siete días después hacer lo propio con su hijo de toda la vida en La Bombonera. A priori, un trámite.

Aquel domingo 16 de mayo, promediando la segunda mitad, el cuadro norteño ganaba por 2 a 0. Fue entonces que comenzaron a llover los insultos para M*n*m. ¿Por qué? Un puñado de días antes, el 11 de mayo, Fernando Miele, mandamás del Ciclón, lo había nombrado miembro honorario del club. ¿Más? El Turco se dio el gusto de jugar un picado en el Nuevo Gasómetro junto a viejas glorias. El daño ya estaba hecho.

Finalmente, el Lobo jujeño se quedó con la victoria por 3 a 2 y dejó a San Lorenzo a 6 puntos de Boca, que una semana más tarde le dio una paliza: 3 a 0, con tantos de Walter Samuel, Martín Palermo y Guillermo Barros Schelotto.

¡Ay, Carlitos!

Honduras 2 – Boca Juniors 0 (2012)

A mediados de 2012, Boca Juniors trataba de recomponerse después de haber caído ante el Corinthians en la final de la Copa Libertadores. Ya sin Juan Román Riquelme, los de Julio César Falcioni emprendieron una gira por Colombia y Venezuela, en la que enfrentaron a Millonarios, Independiente Santa Fe, Deportivo Anzoátegui… ¡y All Boys!

De regreso en Argentina, y en medio del torneo Inicial 2012, al Xeneize aún le quedaba pendiente un amistoso ante la selección de Honduras, el miércoles 15 de agosto, en el Sun Life Stadium de Miami. Tras los inconvenientes con los vuelos al regreso de Centroamérica, Falcioni fue más pillo y determinó enviar a un mix de suplentes y juveniles con poco rodaje, dirigido por Néstor Omar Píccoli.

¿Lo que nadie tuvo en cuenta? No se trataba del combinado sub 23 hondureño que se había destacado en los Juegos Olímpicos de Londres, como repitieron hasta el hartazgo los medios locales, sino que era nada menos que el team principal, que se preparaba para los duelos ante Cuba por las eliminatorias para Brasil 2014. La bronca por la decisión del club argentino no tardó mucho en estallar y, ante la escasa venta de entradas, los organizadores del partido estuvieron a punto de cancelar el encuentro, que ni siquiera fue televisado.

Finalmente, esa noche Boca formó con Sebastián D’Angelo; Alan Aguirre (Cristian Jopito Álvarez), Christian Cellay, Guillermo Burdisso (Brian Flores) y Fernando Evangelista; Diego Rivero, Cristian Erbes, Guillermo Pol Fernández y Nicolás Colazo (Orlando Gaona Lugo); Leandro Paredes (Exequiel Benavídez); Nicolás Blandi.

Enfrente, Luis Fernando Suárez mandó lo mejor que tenía: Noel Valladares (José Mendoza); Víctor Bernárdez, Osman Chávez (Juan Carlos García), Mauricio Sabillón (Roger Espinoza) y Maynor Figueroa (José Velásquez); Wilson Palacios (Brayan Beckeles), Edder Delgado (Luis Garrido), Oscar Boniek García (Mario Berríos) y Mario Martínez; Jerry Bengtson (Marvin Chávez) y Georgie Welcome (Juan Ramón Mejía).

Apenas unos pocos privilegiados pudieron ver in situ los goles de Jerry Bengtson, a los 23’, y Marvin Chávez, a los 89’, con los que el seleccionado hondureño se impuso 2 a 0 ante los de azul y oro, que tuvieron alguna chance para descontar, pero que chocaron con el travesaño y algún ayudín del árbitro estadounidense Armando Villarreal, de floja actuación.

Son Decisiones: Leguizamón cambiando camiseta con Verón (2007)

Que Estudiantes le gane un clásico a Gimnasia, no es noticia en los tiempos que corren. La novedad siempre radica en cuál va a ser la humillación, que vaya más allá de un simple resultado. Puede ser una goleada histórica, un gol sobre la hora o un suceso en particular que quede en la memoria de propios y extraños. La victoria del Pincha por 1 a 0 producida el 4 de noviembre de 2007, quedará en el recuerdo de todos por dos protagonistas: Luciano Leguizamón y Juan Sebastián Verón. ¿El hecho? Un intercambio de camisetas. ¿El instante? Al finalizar el primer tiempo. ¿El contexto? El Lobo ya estaba perdiendo, y Germán Herrera había errado un penal. Peor lugar, peor momento, imposible.

La escena no pasó inadvertida en la tribuna de Gimnasia: si algo le faltaba a su sufrido público, era ver como uno de los suyos se despojaba de una prenda propia para quedarse con una del rival de toda la vida. ¡Y justo con la del máximo referente! Así las cosas, apenas los protagonistas regresaron para jugar el segundo tiempo, desde la cabecera tripera sonó: “sacalo al ocho, la puta que te parió, sácalo al ocho la puta que te parió”. Para que Falcioni no tenga dudas sobre a quién se referían, La Banda del Loco Fierro fijó su posición con “Leguizamón, Leguizamón, andá a la puta, que te parió”. Sutil y pegadizo.

Unos 26 minutos después, Leguizamón (a esta altura rebautizado como Leguitraidor) salía reemplazado por Antonio Piergüidi. Final del partido, resultado previsible y a los vestuarios. El hombre más buscado no realiza declaraciones, pero esto no iba a queda en la nada. La calentura de los dirigentes se percibía en el aire, y las consecuencias serían inminentes: el jugador fue suspendido, apartado del plantel y ya no se volvería a poner esa camiseta (la de Gimnasia, la de Verón sí la podía usar).

Pasaron las horas, y por fin llegó la palabra del delantero: “No pensé que por un cambio de camisetas iba a haber tanto lío, no me lo imaginé. Entiendo que hinchas estén molestos pero no quise hacer mal a nadie.” Incluso el histórico mediocampista de la Selección inglesa argentina lo respaldó: “No creo que él haya querido faltarle el respeto ni nada de eso a la gente de Gimnasia. Hoy se vive en esta locura y se agarran de cosas como esta para justificar tanto una derrota como una victoria”. Demasiado tarde.

Lo más cómico (?) es que, según Leguizamón, él no le pidió la camiseta a la Bruja, sino que fue el propio Verón quien requirió el intercambio: “Antes de empezar el partido me dijo que tenía un ahijado que era hincha de Gimnasia, y que por culpa mía se había hecho hincha del club porque era su ídolo. Me dijo si podíamos intercambiar las casacas y le dije que sí, pero a la finalización del partido… pero cuando terminó el primer tiempo, Verón me llamó y me pidió el cambio, y sin darme cuenta me la saqué y se la dí”. Insólito. ¿Qué Verón quisiera cambiar camisetas? No, que su ahijado tuviera de ídolo a Leguizamón.

Russo Roberto

Roberto Emilio Russo

Sus escasas imágenes con la camiseta del Rojo son a los pies de Ricardo Centurión, tratando inútilmente de sacarle la pelota en aquel tempranero clásico que ganó Racing en 2012, con dos goles (los únicos en La Academia) de José Sand. Eso resume la carrera de Roberto Russo.

Nacido en 1982, fue en La Plata donde hizo inferiores: primero en el Club Gonnet y después en Estudiantes (2003), donde llegó hasta Reserva y lo dejaron libre. La peleó en La Plata FC (2004 a 2007), después en Cambaceres (2007/08), Deportivo Morón (2008/09) y Nueva Chicago (2009/10). Esos días en el Argentino y en la Primera B lo hicieron conocido en el under y entonces le llegó la chance de mostrarse en la máxima categoría.

Con la camiseta número 3, pero habitualmente actuando como lateral por derecha, Russo completó 2 años con los colores de Godoy Cruz Antonio Tomba, en los que incluso metió participaciones en Sudamericana y Libertadores. En total, jugó 53 partidos y metió 1 gol (a Boca, generando otro oasis en la cabeza de Marcelo Araujo). Eso despertó el interés de un grande.

Fue el Independiente de Cristian Díaz el que lo incorporó a comienzos de la temporada 2012/13, en un combo digno de Cocoon que le pondría la guillotina a su futuro: Luciano Leguizamón, Claudio Morel Rodríguez, Cristian Tula, Jonathan Santana, Víctor Zapata y Paulo Rosales, entre otros.

Su debut oficial sería el 19 de agosto de 2012, por la 3º fecha del Torneo Inicial. ¿El rival? Racing. ¿El estadio? El Cilindro de Avellaneda. Situación inmejorable para romperla y ganarse a la gente. O todo lo contrario…

Ese día, a Russo le pasaron todas. En el primer tiempo, se resbaló adentro del área y permitió el primer gol de Sand. En el segundo, se convirtió, sin saberlo, en la primera gran victima (futbolística) de Ricardo Centurión. El Caco lo bailó (a él y varios de sus compañeros) sobre el margen izquierdo de la cancha, dejándolo en ridículo más de una vez. Si hasta le tiró un tackle para intentar frenarlo. Nada le alcanzó.

Después de semejante actuación, no se esperaba nada de él en el Rojo. Volvió a ser titular unos días más tarde, en aquel recordado 3 a 3 en La Bombonera que eliminó a Boca de la Sudamericana. Y cerró esa semana jugando desde el arranque en la derrota 2 a 0 ante Arsenal, con un gol en contra de Tuzzio. Fueron sus únicos 3 partidos en Independiente. Y todo en apenas 7 días.

Luego de haber perdido el puesto con Vallés y de que le anunciaran que no sería tenido en cuenta, a fines de 2012 Russo pensó bien una idea que venía elaborando y declaró: “Brindemos por Independiente, porque lo va a necesitar” (?). Por supuesto que se tuvo que buscar club.

Después de pasar 6 meses a préstamo en Nueva Chicago (2013) y ya con el Rojo en la B Nacional, el lateral rescindió para el segundo semestre y se fue a jugar a otro equipo de la misma categoría: Villa San Carlos (2013). Sin embargo, ahí tampoco obtendría continuidad. Apenas disputó 6 partidos, pero al menos conoció a Gino Clara.

Su peor momento, de todas maneras, lo pasaría en 2014 y no por haber jugado en Guaraní Anotonio Franco. Ese año fue denunciado por abuso sexual y robo, aunque luego los medios aclararon que se trataba de un error. El propio jugador publicó en Facebook:

Hola a todos! Para los que no saben les comento que los medios de comunicación me están incriminando por un hecho de abuso y robo… y por todos lados sale mi carita con algún titulo violento y desagradable…
Una tal Vanesa Caamaño dijo que un tal Roberto Emiliano Russo abuso de ella el domingo por la noche en la zona de caballito.
Ante mi aparición en los medios decidi junto a mis abogados realizar un descargo de manera inmediata y voluntaria (ya que no tuve notificación de la justicia) corroborando que no soy la persona relacionada con el suceso.
Yo soy Roberto EMILIO Russo, mi auto no es el que esta mina declaro, mi celular tampoco, asi con mi Facebook y mi domicilio y el domingo por la noche estuve en el cumpleaños de mi amigo Guido Rancez en La Plata.
Ahora en que sociedad de mierda vivimos… una falsa denuncia o datos insolitos en un segundo involucran a mi persona con actos delictivos. Los argentinos somos jodidos hagámonos cargo. Todos consumimos la mierda de los medios y encima la creemos. BASTA!
Pero hay algo que me deja tranquilo… se que soy un buen tipo… mi celular exploto de mensajes, mas de 90 ventanas abiertas de whatsapp con apoyo incondicional… llamados y mensajes de texto sin parar…. Gracias gracias y gracias… gracias a mi familia que estuvo como pudo cerca mio… gracias a mi ex novia y abogada carlita balicchia (no esta de mas decir estas en lo mas profundo de mi alma) por ser mi seguridad en este momento… gracias a mis amigos y gracias a todos los que se preocuparon por mi…
Los quiero y voy a dar pelea… no me van a ganar.
Saludos

Después de ese episodio, era de esperar que terminase en Olmos. Aunque no en el penal, sino en Unidos de Olmos, un modesto equipo de la Liga Amateur Platense.

Fidel Castro con pechera (2015)

No, no hablamos del líder cubano. Hacemos referencia al arquero uruguayo de Unión, Matías Fidel Castro, que allá por agosto de 2015 intentó continuar una revolución que habían llevado adelante Fabián Assman y tantos otros: atajar con una pechera.

Nacido en Canelones en 1987, Castro atajó en Liverpool (2009 a 2013), antes de recalar en el Tatengue, donde consiguió el ascenso a Primera y jugó algunos pocos partidos en Primera, a la sombra del histórico Nereo Fernández.

Fue así que, aprovechando esa fugaz titularidad, sacó su chapa de su estilo revolucionario y se puso una pechera amarilla para actuar ante Tigre, por la fecha 21 del torneo de 2015. ¿Las razones? Su camiseta azul se confundía con la del Matador. Y la que llevaba abajo, una roja, no se diferenciaba de la de sus compañeros. ¡Ni número le pusieron!

Con esa prenda, Castro no pudo impedir la victoria local por 2 a 1 y tiró la bronca, dejando en claro que no había sido idea suya: “Los árbitros se ponen celosos con la indumentaria y no le convencía que atajase con la roja o con la azul que tenemos de alternativa. No lo entendí a Rapallini y se lo hice saber”.

Así fue como volvió al banco, esperando tiempos mejores y repitiendo como un mantra la frase del Fidel original: “Si salgo, llego; si llego, entro; si entro, triunfo”.

Vancouver Royals 0 – Racing 4 (1968)

El afiche corresponde al raro enfrentamiento entre Racing y el Vancouver Royals, un equipo canadiense que por ese entonces participaba de la NASL, la liga profesional del fútbol estadounidense. ¿Cómo fue que llegaron a cruzarse en aquel 1968?

La Academia de Juan José Pizutti venía de obtener la Copa Intercontinental y se presentaba como el Campeón del Mundo, con sus figuras que luego se convertirían en leyenda: Mario Cejas, Alfio Basile, Roberto Perfumo, Humberto Maschio y el Chango Cárdenas, entre otros.

Los Reales (?) de Vancouver, en cambio, estaban armándose desde cero, ya que un año antes habían participado de la United Soccer Association, con el plantel completo del Suderland inglés. Además, enfrentaban a otros equipos camuflados, como el Cagliari de Italia o Cerro de Uruguay.

Ya para 1968, los canadienses estaban afiliados a la nueva NASL y bajo las órdenes del mítico Ferenc Puskás, crearon un team cosmopolita, con jugadores de Estados Unidos, Inglaterra, Chipre, Holanda, España, Hungría, Yugoslavia, China, Grecia, Suecia, Alemania, Francia, Luxemburgo y…Canadá. Sí, algún local tenían que tener.

Esa feria de las colectividades recibió a Racing, el 3 de marzo de 1968. ¿Cómo salieron? Se dio la lógica y los argentinos se impusieron por 4 a 0, ante unas 10 mil personas.

Laumann Roberto

Roberto Alejandro Laumann (Carucha)

Algún domingo remoto de mediados de 2002. Tarde, oscuridad, lluvia. Con poco ánimo y estima, me debatí entre las únicas tres opciones que me seducían desde el horizonte: pegarme un corchazo por la suerte –mala, poca, chota– que corrió la Selección Argentina en el recientemente fenecido Mundial de Japón / Corea; ahorcarme por tener que trabajar durante diez horas un feriado en un renombrado supermercado marplatense luego de habérmela puesto en la pera en un boliche o cortarme las venas por lo que habían hecho con ese fraternal amigo semanal de la juventud llamado El Gráfico, ahora devenido en olvidable publicación mensual.

Tras mucho analizarlo, decidí descartar la pistola, la soga y la navaja, y finalmente compré la revista, número en el cual aparecía en portada la reciente gran aparición de nuestro fútbol –Andrés D’Alessandro- y que, oh sorpresa, contenía de regalo una guía del Torneo Apertura 2002, próximo a comenzar. Vale aclarar que, en ese momento, me encontraba sumergido en una profunda depresión post Mundial, sensación en donde uno no sabe qué jugador sigue en su club, ni quien se fue al exterior, ni a qué equipo. Así que la guía venía como anillo al dedo.

Subí al colectivo con El Gráfico debajo del brazo y me dirigí hasta los asientos del fondo para desparramarme con mayor comodidad, no sin antes escuchar a dos jovencitas piropearme y verlas hacerme ojitos y tirarme sonrisitas… porque podría haber estado ojeroso y de resaca, pero siempre fui un diablillo (?).

Y ahí me dispuse a analizar, con detenimiento, a la guía y, por supuesto, también a las dos pibas: “de las dos, la morocha está mejor, lejos”. Último Top de Boca: Carlos Tévez; El que se viene: César González. “Como me enloquece cuando las minas se hacen rodete, puta madre”. Último Top de Colón: Hugo Ibarra; El que se viene: Marcelo Long. “Mirá como me mira y se sonríe. ¿Le digo algo ahora o espero a llegar al puerto?”. Último Top de Independiente: Gabriel Milito; El que se viene: Emanuel Rivas. “La rubia está también… No te digo que me pongo de novio, pero le acabo adentro y después me borro (?)”. Último Top de Newell’s: Maxi Rodríguez; El que se viene: Gustavo Rodas.

Lo que siguió fue oscuridad, completa, hasta que de golpe escucho: “¡Uh, sale con baba!” y como un acto reflejo me desperté y tragué mi saliva ante la cara de asco y condescendencia de las dos flacas, quienes ya se disponían a bajarse del colectivo.

Lamentándome por una impensada oportunidad perdida, me dispuse a continuar con lo único que podría sacarme la bronca e impedir que me duerma otra vez y termine bajándome en Miramar: La Guía del Apertura. Cuando agaché la mirada, vi, como un recordatorio eterno, una espesa y grumosa mancha de baba sobre un nombre: Roberto Laumann. Y a esa persona no la pude olvidar jamás. Pero, ¿dé quien se trataba?

laumann02

Lateral derecho o zaguero central nacido en 1979, Laumann debutó en la primera fecha del Apertura ’02, cuando Olimpo regresó a Primera División y fue derrotado por el debutante absoluto Arsenal con un gol del Tano Piersimone. Por algunas lesiones y la llegada de Dario Marra, nuestro protagonista no volvió a jugar ni a ir al banco durante el resto del torneo. Reapareció en el Clausura ’03, donde sólo jugó en una derrota por 0-3 frente a Nueva Chicago, en Bahía Blanca.

El siguiente torneo –Apertura ‘03- fue el más productivo para el defensor: 2 partidos. El encuentro completo frente a Lanús (2-2) y 18 minutos frente a Nueva Chicago (1-1). Se despidió con una derrota por la mínima contra Arsenal por el Clausura ’04 con gol, otra vez, del Tano Mauricio Piersimone. Carrera capicúa (?).

¿Y que siguió a todo eso para Carucha Laumann? Ascenso profundo y regional con las camisetas, por ejemplo, de Villa Mitre y Unión de Bahía Blanca o de Unión de Tornquist. Demasiado poco para quien fue sindicado como La promesa a seguir de Olimpo por la prestigiosa revista El Gráfico. Una promisoria carrera que se diluyó como una asquerosa mancha de saliva en una página…