DT Error: Ricardo Gareca en Palmeiras (2014)

dterrorgarecapalmeiras

El año del centenario del Palmeiras brasileño no había arrancado de la mejor manera. La sorpresiva eliminación en semifinales del campeonato paulista en manos del ignoto Ituano y un inicio flojo en la Copa do Brasil pusieron a Gilson Kleina, entrenador del Porco, contra las cuerdas.

Ya bien atrás habían quedado los dorados noventa de gloria deportiva y bonanza económica, producto de una exitosa alianza con la compañía láctea Parmalat, que hasta alguna vez soñó con contratar a Diego Armando Maradona. Con la debacle de la multinacional y sin sus valiosos billetes, el cuadro de la colectividad italiana conoció las penurias de la segunda división en 2002. Volvió rápido, sí, pero desde entonces, y hasta el título de 2016, había tenido que conformarse con campañas que oscilaban entre la mitad y la parte baja de la tabla.

palmeirasdescenso2012

En 2012, con Luiz Felipe Scolari como DT, Palmeiras conquistó la Copa do Brasil, pero apenas un puñado de meses más tarde, ya sin Felipão, sufrió el mazazo de su segundo descenso. No tardó mucho en regresar a la Serie A. La temporada siguiente, con Kleina en el banco, garantizó el ascenso y el título varias fechas antes del final.

Pero en el centenario no alcanzaba con estar en Primera. Había que pelear campeonatos. La decepción del estatal y la derrota ante el humilde Sampaio Corrêa por la Copa do Brasil encendieron todas las alarmas. El pésimo arranque en el Brasileirão (3 puntos de 9 posibles, producto de un triunfo agónico frente al débil Criciúma y sendas caídas contra Fluminense y Flamengo) se cargó a Kleina, que estaba en el ojo de la tormenta.

dterrorgarecapalmeiras1

Con el Mundial a la vuelta de la esquina, el Verdão anunció rápidamente la contratación de Ricardo Gareca, que venía de un muy buen paso por Vélez. Richard pidió varios refuerzos (Pablo Mouche, Fernando Tobio, Agustín Allione y Jonatan Cristaldo como prioridades) y solo se haría cargo del conjunto paulista luego de la Copa del Mundo. Entretanto, el interino Alberto Valentim le puso el pecho a las balas y anduvo más que bien: de los 7 encuentros que dirigió, ganó 4 (Goiás, Sampaio Corrêa, Vitória y Figueirense), empató 1 (Grêmio) y perdió 2 (Chapecoense y Botafogo).

Oficialmente, Gareca asumió el jueves 17 de julio, cuando los brasileños todavía festejaban el triunfo de la Alemania del Morro sobre Argentina en el Maracanã. Aquella noche en la Vila Belmiro frente al Santos por la décima rodada, plantó en la cancha a Fábio; Wendel, Fernando Tobio, Wellington y Marcelo Oliveira; Josimar, Renato, Wesley y Bruno César; Diogo y Leandro. En el segundo tiempo ingresaron el paraguayo William Mendieta, Erik y Juninho. Con goles de Bruno Uvini y Alison, el Peixe se impuso sin sobresaltos por 2 a 0.

dterrorgarecapalmeiras2

Segure o tchan, amarre o tchan, segure o tchan tchan tchan tchan tchan (?)

Enseguida, Palmeiras encaró la seguidilla de la muerte: Cruzeiro (1-2), el clásico ante Corinthians (0-2), Bahía (1-1), Atlético Mineiro (1-2), São Paulo (1-2) y Sport Recife (1-2). Con apenas un punto sobre 21 posibles, los hinchas empezaron a mirar a Gareca tiene cáncer, se tiene que morir con desconfianza. La victoria por 1 a 0 frente a Coritiba por la fecha 17 le dio un poco de aire, pero no iba a ser suficiente.

En el medio, por la tercera ronda de la Copa do Brasil, el Porco eliminó al Avaí de Santa Catarina (2-0 en la ida, con doblete de Felipe Menezes, y 1-0 en la vuelta, gol de Pablo Mouche). Ya en octavos de final, con el Tigre en coma cuatro, cayó nuevamente ante Atlético Mineiro y quedó al borde de la eliminación.

dterrorgarecapalmeiras3

El golpe de gracia se lo propinó Internacional de Porto Alegre, algunos días más tarde, por la jornada 18 del campeonato nacional, con una derrota por 1 a 0. Gareca fue despedido el 1 de septiembre, apenas un mes y medio después de debutar, tras dirigir 13 partidos, con apenas 4 triunfos (uno extraoficial, contra la Fiorentina, por la Copa Euroamericana), 1 empate y 8 caídas, y con Palmeiras en zona de descenso otra vez.

¿Qué pasó al final? Luego de la salida del argentino, Dorival Júnior quedó al frente del Verdão. Pese a amagar una levantada, hilvanó una serie de tropezones al hilo y llegó a la última fecha con respirador artificial. En su nueva casa, debía vencer al Atlético Paranaense para no depender de nadie.

El clima se cortaba con cuchillo cuando Ricardo Silva puso el 1 a 0 para el rubronegro. Diez minutos más tarde, de penal, Henrique marcó el empate para Palmeiras, que fue una bola de nervios todo el encuentro y no pudo cumplir su parte. La permanencia solo estuvo asegurada cuando el gol de Thiago Ribeiro le dio la victoria al Santos, sobre la hora, ante Vitória, que ocupó el décimo séptimo lugar y se fue a la B junto con Bahía, Botafogo y Criciúma.

El cuadro paulista salvó el pellejo con apenas 40 unidades en 38 partidos. Hasta entonces, nunca un equipo había mantenido la categoría con un puntaje tan bajo.

Voy al Arco: Polter (2013)

Bundesliga 2013/04, fecha 11. El Augsburg, que venía de tres caídas en fila, recibía al Mainz 05, que solo había ganado un partido de los últimos siete. El duelo entre estos equipos necesitados se lo terminaría llevando el local, que supo aprovechar las adversidades por las que pasó el visitante.

El primer tiempo se desarrolló con normalidad alemana: miles de rubios festejaban el 1 a 0 parcial para el dueño de casa mientras se bajaban dos litros y medio de cerveza por cabeza. Al comienzo de la segunda etapa, el arquero de la visita, Heinz Müller, fue reemplazado por lesión, ingresando en su lugar Christian Wetklo.

El nuevo guardamenta recibió el segundo gol del Augsburg. Pero eso no era lo único que iba a recibir: faltando un par de minutos para el cierre del partido, con su equipo 2 a 1 abajo en el marcador, vio la tarjeta roja por una infracción al borde del área. Y un tercer hombre pasó a defender el arco.

En este caso, fue el hasta ese entonces delantero Sebastian Polter quien se puso los guantes y se encomendó a la tarea en la que fracasaron los dos expertos en la posición: evitar recibir goles. Y lo logró, con volada para la foto incluida en un tiro libre que no parecía traer mucho peligro. Sin embargo, ser el único de los porteros que consiguió mantener la valla invicta esa noche no salvó al Mainz de la derrota, ya que el resultado adverso se mantuvo hasta el final.

Organicémonon

Que los campeonatos de AFA son un verdadero entuerto, no es novedad. Medios campeonatos, torneos con zonas, competencias con 30 o más equipos con una revancha, desempates por penales,rondas de perdedores y un campeón de liga de un solo partido, han hecho de un fútbol argentino un divertido pandemónium organizativo.

No es novedad que los campeonatos argentinos tengan una organización caótica. Los dirigentes de la Asociación del Fútbol Argentino han demostrado su originalidad con toda variedad de competencias. Aunque en los últimos se desplegó la variedad histórica, lo cierto es que los torneos de AFA han brillado por su “randomismo” a lo largo de toda su existencia.

Desde que los angloparlantes porteños decidieron refundar la liga en 1893 y junto a ella, lo que hoy es la AFA, los torneos fueron los regulares y tradicionales “todos contra todos, ida y vuelta” (TCTIYV). Sin anomalía alguna, los equipos disputaron sus encuentros ligueros entre los meses de mayo y septiembre, ya que el calendario estaba basado en las costumbres inglesas de jugar en invierno.

Con un máximo de 7 participantes en los primeros 15 años, hubo que entonar algo nuevo para el campeonato de 1906; el calendario apretaba fuerte y ahora había 11 equipos en Primera. La AFA (para ese entonces era la Argentine Football Association), puso en práctica un nuevo formato de competencia, dividiendo a los once equipos en dos grupos (uno de 6, otro de 5), con una final para determinar el campeón.

La solución inmediata para el problema del calendario fue extenderlo hasta noviembre y así se volvió al formato regular, que se sotuvo hasta la escisión de 1912. La Asociación Argentina, acotada por falta de tiempo, puso en marcha el primer campeonato anual sin revanchas. Fue el de 1913, primero de la seguidilla que ganó Racing. También lo utilizaron en 1914, 1915 (a partir de este torneo, con las dos ligas unificadas), 1916, 17, 18 y 1919 inclusive. Racing Club se hizo heptacampeón sin dar revanchas.

Un punto importante de la historia de los campeonatos argentinos está en 1919, en la competencia de la Asociación Argentina. Ese año, con el campeonato en avanzado estado de putrefacción, se produjo la segunda escisión del fútbol argentino. River, San Lorenzo, Independiente y Racing (los clubes más convocantes), junto con otros 10 equipos, crearon la Asociación Amateur de Football (disidente). En la Asociación Argentina quedaron Boca y Huracán (?) como los poderosos, que mantenían la representación de FIFA y CONMEBOL, por ende a la Selección.

 Aún siendo la liga oficial, fue donde más caos se produjo en la historia del fútbol argentino.

boca-1919

El campeonato del 19 no terminó y se consagró campeón a Boca (con justificativo); el de 1923 fue terminado abruptamente en abril de 1924, definiéndose con una final entre Boca y Huracán, que estaban primeros en el momento del corte; el de 1925 tuvo la participación de Boca en tan solo 7 fechas y se definió con un desempate entre el Globo y Chicago. Irónicamente empataron en el desempate, pero como Chicago se negó a jugar tiempo suplementario, le dieron el título a Huracán.

En el de 1926, previo a la unificación, seis equipos abandonaron la Asociación y se pasaron a la Amateurs, Asociación que con buen orden, todos los partidos de todos los campeonatos disputados y con espectáculo en sus tribunas, era la que más poder acumulaba. En el Congreso de la FIFA de Roma, se hizo una revisión reglamentaria, donde ahora permitía rever si la Asociación representativa era merecedora de la afiliación.

Para la unificación de 1926, la Asociación Amateur hizo “TAC” sobre la mesa y dio toda una demostración de poder con la nueva resolución de FIFA: una sola conducción denominada Asociación Argentina Amateurs de Football, incorporó a su primera división a sólo siete equipos de la Asociación Argentina (el resto fue a segunda división), y sentenció que sus equipos solo iban a descender, si ocupaban los últimos lugares por dos años consecutivos. Esa norma, pese a haber unificación, no corría para los ex equipos de la Asociación.

En 1927, con 34 equipos en la Primera División, la liga argentina tenía una gran similitud con la que está en disputa en la actualidad. La excesiva cantidad de participantes comenzó a mostrar aquel viejo problema de 1906, con el calendario corto, nada más que a esta altura se pasaba la línea de los 31 de diciembre y no había más fines de semana para inventar.

gimnasia1929

Aún así, todos los campeonatos finalizaron con normalidad y para el de 1929 se volvió a utilizar el formato con dos zonas y una final, donde Gimnasia y Esgrima La Plata ganó su único título de liga. Para 1930, con las fechas acomodadas, se volvió al torneo de 36 equipos, todos contra todos, sin revanchas. Con el mismo formato se jugó la primera fecha del Campeonato de 1931, pero una vez finalizada esta, los futbolistas entraron en huelga pidiendo por la libertad de sus pases (googlear cláusula candado) y los dirigentes aprovecharon el rio revuelto para crear el tan mentado profesionalismo.

Los pases se liberaron, los clubes más convocantes se quedaron con los mejores jugadores, crearon la disidente Liga Argentina de Football, con sólo 18 de los 36 equipos que había en primera y le dejaron a la Asociación Amateur la afiliación a FIFA, el manejo de la selección y un puñado de clubes con jugadores promedio (?), poquísima convocatoria y algo de pobreza honrada.

Los campeonatos de la Liga se jugaban todos contra todos, ida y vuelta, pero en 1934, con el afán de recaudar más dinero con mayores disputas entre los equipos poderosos, la AFA dio a la luz el más horroroso campeonato de la historia del fútbol argentino. Antes que eso, creó una Segunda División con las reservas de los equipos de Primera, a los que se debían sumar Quilmes y Tigre, porque fueron los que menos recaudaron entre 1931 y 1933. La segunda medida fue mejor aún, ya que obligó a que se fusionaran los equipos de Atlanta y Argentinos (al cual denominaron Unión Atlanta Argentinos) y a Lanús con Talleres de Escalada, denominada Unión Lanús Talleres.

Con 14 participantes se pudo llegar al objetivo de jugar tres (3) ruedas para definir al campeón. Fue una idea moralmente insostenible, que tuvo que ser desactivada de inmediato, porque además volvía a haber una sola Asociación (por segunda vez la disidente absorbió a la oficial), agregándose la mayoría de los equipos de la Amateur a la nueva Segunda División del fútbol argentino. Muchos otros teams murieron cuando se vieron sin chances de nada.

casla1936

Igualmente, en 1936 se modificó nuevamente el formato de la competencia, para darle más a emoción a la cosa. Se crearon dos campeonatos iguales (Copa de Honor y Copa Campeonato), pero con un solo fixture. Por primera vez iba a haber dos (2) campeones de liga en un mismo año. Había nacido el formato que medio siglo más tarde, iba a permanecer por décadas en nuestro fútbol.

A partir de 1937 se empezó a jugar el TCTIYV, perdurando en el tiempo hasta 1967, año en el que comenzaron a disputarse los Nacionales A. ¡Y ahí sí que se inventaron cosas! Se reutilizó el sistema de las ligas de 1906 y 1929, con dos zonas y hasta hubo campeonatos de 4 zonas. Y no sólo eso, los primeros de las zonas iban a jugar semifinales o zona campeonato (otra liga después de la liga), los del medio jugaban un promocional para clasificarse al Nacional (que no era para todos los equipos) y los últimos, la permanencia, donde tenían que hacer valer su lugar en primera con equipos de la B.

rosariocentralcampeon1980

Los Nacionales llegaron a jugarse desde formato de liga sin revanchas, hasta un calco del Mundial ’82, pero con 8 zonas de 4 equipos. El Nacional del ’83 tuvo una primera fase donde fueron eliminados solamente los últimos de cada zona, y luego una segunda fase con 3 equipos, donde también se eliminaba uno por zona. A partir de ahí comenzaban las llaves.

Es extraño que a un campeonato con formato de Copa y llamado Copa Nacional en su fundación, haya sido considerado como segundo título de liga en el fútbol argentino. Pero eso se terminó con el Nacional del ’85 (que tuvo cero eliminado en la primera fase porque había RONDA DE PERDEDORES).

A partir de ese momento se volvía a la regularidad de los campeonatos de liga de TCTIYV (que se intercalaban entre Metropolitanos de formatos con dos zonas), pero ya sin el Nacional (con los del interior ocupando la Segunda División), se adoptaba el calendario europeo para favorecer la venta de jugadores al viejo continente.

penales8889

Cuando la FIFA, por intermedio de Marco van Basten, sugirió hace unas semanas que podrían acabarse los partidos con empates, no estaba siendo original. El Campeonato 1988/89 de Argentina no tuvo empates ya que los equipos que igualaban en los 90 minutos, definían un punto extra por penales. Por primera vez se le daban 3 puntos al ganador de un encuentro y si había empate se dividía 2/1, para el vencedor de los tiros de los doce pasos.

El rotundo fracaso de ese sistema llevó a que una nueva modificación se produjera en 1991, con la incorporación de los Apertura/Clausura, palabras que se escuchaban desde principios de 1989. Un primer experimento, el 90/91, tuvo a un solo campeón, Newell’s, porque el reglamento establecía que los ganadores de ambos torneos (no campeones), tenían que disputar una final.

Desde el Apertura 91 todo marchó sobre ruedas con campeonatos sin revanchas, muy similares a los de la década de 1910 y 1920, iguales al de 1936. Dos campeones por año fue la naturalidad del fútbol argentino hasta 2014 (con cambios de denominaciones en los últimos años), con una mancha enorme en 2013: se consagraron campeones Vélez y Newell’s, pero por el negocio incluyeron una final, que le dio otro título de liga a Vélez, pero de un solo partido.

velez2013

Para aumentar la recaudación llegaron los treinta equipos a Primera División y junto a ello, la misma insostenibilidad que hubo a principios de los años 30, los que provocará que los equipos más débiles vayan a competir prontamente en la Segunda División.

Los ciclos en AFA se repiten con todos los aciertos y la mayoría de los errores. El único objetivo es sumar en las arcas y la próxima Súper Liga (de la cual no se sabe que formato utilizará, de todo el abanico creador de AFA) será una nueva mutación de piel de este hermoso, cruel, injusto y apasionante juego denominado fútbol.

Eduardo Cantaro

Toronto FC 0 (3) – River Plate 0 (4) (2009)

repartidostorontoriver2009

A mediados de 2009, River Plate, dirigido por Néstor Raúl Gorosito, inició una gira por Canadá que incluía encuentros amistosos ante el Toronto FC, Everton de Inglaterra y Montreal Impact. El estreno estaba pautado para el miércoles 22 de julio, ante el Toronto FC, y ponía en juego la Carlsberg Cup.

Esa tarde/noche en el BMO Field, que marcaba el regreso del Millonario al césped sintético después de casi 30 años, Pipo dispuso una formación prácticamente integrada por suplentes y algunos juveniles. De esta manera, salieron a la cancha Leandro Chichizola; Maximiliano Coronel, Mateo Musacchio, Lucas Orban, Rodrigo Archubi; Facundo Affranchino, Nicolás Domingo, Matías Abelairas; Mauro Díaz; Gonzalo Gil y Gustavo Bou. En la segunda etapa ingresaron Augusto Fernández (por Affranchino), el Keko Villalva (por Bou), la Tortuga Gustavo Fernández (por Gil), Erik Lamela (por Díaz) y Germán Pezzella (por Archubi).

El 0 a 0 durante los noventa minutos durmió a los casi 20 mil espectadores y llevó el encuentro a la definición por penales, donde el cuadro argentino se quedó con la victoria por 4 a 3, gracias a las conversiones de Abelairas, Lamela, Domingo y Gustavo Fernández. Augusto Fernández y Daniel Villalva erraron sus respectivas ejecuciones.

Una de las principales curiosidades del partido fue que contó con cambios ilimitados, lo que permitió, por ejemplo, que Pablo Vitti, una de las figuras del Toronto FC, fuera reemplazado al inicio del segundo tiempo y volviera fresquito un rato antes del final… justo para desperdiciar su penal.

Ring Ring Balvorín: OLIVER McCALL

 

La historia del boxeo tiene un sinfín de situaciones increíbles, es por eso que los expedientes Ring Ring Balvorín traen a colación una que quizás sea única e irrepetible. Ocurrió hace 20 años en Las Vegas y estando en juego el título mundial pesado vacante del prestigioso Consejo Mundial de Boxeo.

Oliver McCall nació en Chicago y ya de muy pequeño comenzó a frecuentar los gimnasios de boxeo. Como aficionado fue dos veces campeón guantes de oro y los especialistas lo destacaban como un boxeador con futuro promisorio.
Debutó como profesional en 1985 ante el siempre difícil Lou Bailey (?) ganando por nocaut técnico en el primer asalto. En la primera parte de su campaña, alternó muchas victorias y algunas derrotas. Fuera del ring, muchos problemas de alcohol y drogas, algunos arrestos por vandalismo, conducta desordenada y resistencia a la autoridad.

En Septiembre de 1994 le dieron la oportunidad por el título mundial pesado WBC en Wembley ante el ídolo local e invicto Lennox Lewis, ex campeón olímpico, un monstruo. 1-5 abajo en las apuesta, es claro que a Oliver lo llevaron a Reino unido para que ponga la cabeza ante Lewis y sus manejadores, de paso, llevaron una bandera norteamericana bien grande como para envolverlo por si lo tenían que regresar a Chicago en la bodega del avión. En los papeles, no tenía chances. Pero como suele suceder y contra todos los pronósticos, en el segundo round lo cruzó a Lewis y lo puso a dormir por toda la cuenta ante la mirada perpleja de la Reina Isabel.

lewislona

En un año, hizo una defensa ante Larry Holmes en el Hilton y volvió a Wembley siendo el campeón para perder con Frank Bruno y quedarse sin el título mundial. Todo muy rápido.

El título quedó vacante en 1997 y Don King rápido de reflejos organizó Lewis Vs. McCall II, la revancha entre los dos ex campeones en el Hilton de Las Vegas. Dos millones rúcula para Lewis, tres millones para Mc Call, televisación en directo de HBO. Negocio redondo.

Oliver en esa época vivía medicado para controlar sus adicciones y visitaba frecuentemente centros de rehabilitación por sus problemas con el alcohol. Había sido arrestado por violencia social y drogas en varias oportunidades en los últimos tiempos.

Los directivos de HBO, ante este panorama, dudaban seriamente de la condición mental de Oliver cuando se enteraron que había sido detenido en un hotel de Nashville por arrojar un árbol de navidad (?). HBO, rápida de reflejos, buscó un reemplazante en Zeljko Mavrovic de Croacia, garantizando que McCall enfrentará al ganador, pero el WBC se negó. Evidentemente algo se veían venir y Oliver cumplió con las expectativas.

La pelea que tenía fecha para el 11 de enero, finalmente se aplazó para el 7 de febrero. Lewis era favorito nuevamente, esta vez 4-1. En el Hilton, 4500 espectadores esperaban la revancha con ansiedad.

La pelea fue dirigida por Mills Lane, una especie de Loco Pablo del boxeo. Los primeros dos asaltos fueron normales, con predominio de Lewis de línea boxística más prolija y precisa. Pero todo se empezó a complicar a partir del tercero.

Cuando finalizó la tercera vuelta, McCall inesperadamente ni se acercó al rincón para que lo atiendera su equipo. De manera inexplicable, solo caminó alrededor del ring ignorando el llamado de su gente que miraba la escena casi con resignación.

lewismccall1997

El cuarto round fue increíble, mientras Lewis intentaba boxear ante una bolsa, McCall continuaba sin mirar a su rival y desentendido por completo del combate. Apenas en algunas oportunidades levantaba las manos para evitar los golpes del inglés que quería arrancarle la cabeza.

Promediando la mitad del cuarto round, el árbitro paró la pelea y pidió tiempo para consultarle a McCall si quería seguir o abandonar. Oliver asintió puchereando (?), pero hasta el final de la vuelta solo caminó el ring sacando un solo golpe.

Cuando sonó la campana, otra vez comenzó a deambular por el ring sin acercarse a su rincón, pero esta vez llorando desconsoladamente. El árbitro casi que lo llevó a su rincón y lo obligó a sentarse en el banquito. Nadie entendía nada. Ignoraba las indicaciones, no aceptaba el agua y miraba la nada. Tuvo la misma actitud en el quinto round, solamente que Mills Lane solo aguantó 55 segundos y lo descalificó. Inédito.

mccallpierde

En la conferencia de prensa posterior al combate, McCall argumentó que lo suyo era una estrategia…Estrategia o no, la bolsa del combate le fue retenida y además le aplicaron una multa de 250 mil dólares.

Dos meses después del combate, Oliver McCall fue internado en un psiquiátrico después de una denuncia de su esposa. Fue evaluado por los expertos, que determinaron que estaba mentalmente enfermo. No obstante, su carrera no terminó allí, siguió peleando hasta 2014 ganando la mayoría de sus combates y luchando contra sus adicciones. Eso sí, nunca más volvió a tener una chance mundialista.

“Supongo que peleé más de 300 rounds con Tyson y nunca me derribó”, contó el propio Oliver alguna vez, hablando sobre sus comienzos como sparring de  Mike. Como para no quedar loco.