Atlético de Rafaela copia de Chelsea (2012/13)

chelsearafaela

Acostumbrado a vestir camisetas que están inspiradas en modelos de otros clubes, Atlético de Rafaela fue por más en la temporada 2012/13 y presentó una casaca alternativa que decididamente era un robo al away kit que el Chelsea inglés había estrenado un año antes.

chelseachampions

Con esa ropa negra con vivos celestes en la parte superior, el equipo de Londres había disputado parte de la Champions League que terminaría en sus vitrinas, gracias al desempeño de jugadores como Petr Čech, David Luiz (no confundir con Fontanini), Frank Lampard y Tito Drogba.

chelsearafaela2

La Crema, sin ningún tipo de pudor, se subió a al éxito ajeno y en julio de 2012 mostró en sociedad su nueva casaca suplente, que en realidad nada tenía de novedoso, porque el diseño de Reusch era un calco del de adidas.

Con Sancor en lugar de Samsung y con Sebastián Carrera como referente en lugar de John Terry (?), el cuadro rafaelino empató 1 a 1 con Quilmes, igualó 0 a 0 con River, perdió 3 a 1 con Belgrano y cayó 2 a 1 con All Boys. Evidentemente, no era el Chelsea.

Mal Pase: José Luis Chilavert y Ricardo Rocha a Boca (1997)

malpasechilaboca1997

“Si traemos a Ricardo Rocha, a los mellizos Barros Schelotto, a José Luis Chilavert y a Martín Palermo tendremos un gran plantel”. Lo dijo Diego Armando Maradona a mediados de 1997, mientras se preparaba con Ben Johnson para su enésima vuelta al fútbol, tras un año inactivo para recuperarse de su adicción a las drogas. El Diegote quemaba su último cartucho con la camiseta del xeneize y quería irse a lo grande, con un título, ese que se le negaba al cuadro azul y oro desde 1992. Para eso necesitaba armar un dream team (de verdad, no como el de Bilardo de 1996) que estuviera a la altura del River multicampeón de Ramón Díaz. Poco le importaba tener que compartir equipo con uno de sus enemigos públicos: José Luis Félix Chilavert González.

“Si queremos un gran equipo debemos traer al Mono Navarro Montoya. Si él no viene porque está jugando en España, hay que conseguir a Chilavert. Él puede ser el arquero de Boca, más allá de que tengamos cosas que hablar. Por Chilavert hay que romper el chanchito”, repetía Diego, en un claro mensaje al cartonero Báez a Mauricio Macri. “Quiero que venga el paraguayo. No quiero que cambie lo que opina de mí. Que tenga en claro que viene a darle una mano a Boca. No lo quiero para que sea mi amigo”, aseguraba el Diez, que contaba con el aval del entrenador, Héctor Rodolfo Veira.

malpasechilaboca1997-2

Del otro lado, Chila también dejaba de lado sus diferencias y, desesperado por ponerse el buzo de Boca, hasta le tiraba flores a Maradona: “(Diego) se convirtió en un grande de verdad, que quiere lo mejor para Boca y se está poniendo mejor que diez puntos. Sentándonos a hablar podríamos entendernos. Somos personas adultas”. Sin embargo, la oferta económica no alcanzó: el Fortín pedía cuatro millones de dólares limpios y desde la Ribera llegaron a ofrecer tres (y, ante la negativa del Manteca Martínez y Sebastián Rambert, hasta se habló de incluir a algún juvenil en el negocio: César La Paglia, Pablo Islas o un tal Juan Román Riquelme). La respuesta de Raúl Gámez, mandamás de los de Liniers, fue tajante: “No”.

malpasericardorochaboca1997

Más allá del paragua, otro que dejaba loco al Die era el defensor central brasileño Ricardo Rocha, que a sus 35 años, y tras un 1996 flojo entre Olaria y Fluminense, había tenido un muy buen Torneo Clausura ‘97 con la camiseta de Newell’s Old Boys de Rosario, que había pagado medio millón de dólares para quedarse con su pase. Es más, el mejor de todos los tiempos hasta se animaba a dar su once titular: “Debería ser Chilavert; Solano, Rocha o Traverso, Fabbri, Arruabarrena o Pineda; Toresani, Berti, Gustavo Barros Schelotto -es la salida que necesitamos, a Riquelme todavía le falta un poco-, yo; Caniggia y Palermo.

Durante varias semanas, los dirigentes de Boca, con Mauricio Macri a la cabeza, negociaron con Eduardo López para cumplir los últimos caprichos del Diego. “Rocha no se va de Rosario. Es intransferible. Si por ejemplo viene alguien con dos millones de dólares, no le alcanzan ni para empezar a hablar”, repetía el presidente leproso.

Según Luis Conde, el vice bostero, el pase llegó a estar abrochado en un 90 por ciento, aunque al final el pernambucano optó por quedarse en Rosario: “Diego me quiso en Boca. Me llamó y todo, pero no podía traicionar a la hinchada de Newell’s por el cariño que me tenían”, esgrimió el brasileño, que se retiró en 1998, tras un semestre deslucido en Flamengo, al lado de uno de sus grandes amigos: el Chapulín Romário.

Finalmente, sin José Luis Chilavert ni Ricardo Rocha, los que pintaron por La Bombonera fueron Óscar Córdoba y Jorge Bermúdez. Cansado de tantas vueltas extradeportivas, Maradona se retiró del fútbol en el entretiempo del clásico ante River del Torneo Apertura 1997, aquel que el xeneize perdió por un punto (45 a 44) a manos de su eterno rival. Un año más tarde, tras la llegada de Carlos Bianchi a la dirección técnica del club, los colombianos más el mellizo Guillermo y Martín Palermo se convirtieron en la columna vertebral de uno de los ciclos más exitosos de la historia de Boca. El resto es historia conocida.

Vestuario Local: Colorados

Como ya deberían poder recordar, esta sección se dedica a estudiar el estilo de los -tan a veces ninguneados- hinchas del fútbol argentino. Hoy nos convocan los colorados. Seres muchas veces acusados injustamente de ser yeta traer el infortunio a sus respectivos clubes.
Por más que creerlo le de momentáneamente sentido a los fracasos de nuestras vidas, el éxito de nuestro equipo poco tiene que ver con el número de cabezas coloradas en la tribuna.
El post de hoy contiene pelirrojos de varios equipos con diferente nivel de fortuna con la esperanza de desterrar este súper injusto mito.
01boca
La mejor forma de sobrellevar ser el centro de atención de todos cuando te hacen un gol en contra, es tunear lo que Dios te dio para que todos estén ocupados mirando otra cosa -y no el color de tu pelo-. Un par de rastas y una chiva version light de la de Alexi Lalas en los 90 (un experto en esto) deberían funcionar.
 03aaaj
El mejor cambio igual -o el que menos capital requiere- es el cambio anímico. Como si fueras un equipo siendo rescatado del descenso por Caruso Lombardi, creértela y no darle cabida a nadie es el mejor consejo para ser colorado en tiempos de promedios flacos.
06AAAJ.jpg
Si la onda holística “pro-autoestima” te parece una truchada no es lo tuyo, siempre te podes colgar de la tendencia de turno para zafar de los comentarios de los muchachos y, al mismo tiempo, ganarte a la platea femenina.
Hoy día, la dupla barba larga-anteojos Ray Ban es mas letal que Higuaín definiendo una final por penales.
05aaaj
Si sos mujer, el tema barba se te complica. Si te bancas un poquito de amor verbal extra de los pibes, un shorcito es todo lo que necesitás para que lo último que se les ocurra llamarte sea mufa.
05river
Cuando la barba y tu autoestima te fallan, las rastas te excluirían de tu grupo de amigos y no fuiste bendecido con lindas piernas, una visera es una opción rápida y barata para desviar la atención. De paso -como el chico de la foto- no perdés ocasión para profesar tu afecto por Roger Federer.
En fin, “Mufa”, “Yeta”, “Piedra”, etc… Todos somos iguales a la hora de perder finales con Alemania y, créanme, ellos deben tener muchos más pelirrojos que nosotros. Mientras más pronto lo aceptemos, mejor.

Belgrano 1 (4) – Bielorrusia 1 (3) (1993)

belgranobelarus

Belgrano levantando una copa puede resultar un hecho curioso, porque no tenemos el ojo entrenado, pero mucho más extraño fue el rival en aquella final: la selección de Bielorrusia. ¿Qué?

Todo sucedió en el verano de 1993, cuando los europeos llegaron a la Argentina para disputar un cuadrangular amistoso junto al Pirata, Talleres y el Mitsubishi Urawa de Japón. En juego estaba la Copa Ciudad de Córdoba. ¡Qué linda época los noventa!

Los bielorrusos estaban en plena formación. Un año antes, tras desmembrarse la Unión Soviética, se habían afiliado a la FIFA y esperaban integrarse a la UEFA. Muchos de sus jugadores venían de representar a la CCCP, pero algunos otros recién asomaban en el plano internacional, como Valentin Belkevich, un volante que se convertiría en histórico y referente, al margen de comerse a la cantante pop Anna Sedokova.

belgrano1993

Por su parte, el Celeste de Alberdi tenía a su flamante refuerzo, Adrián Czornomaz, que el 3 de febrero de aquel año marcaría el gol del triunfo ante los japoneses en la semifinal del cuadrangular. En los papeles, el partido decisivo sería ante Talleres, pero sorpresivamente la T cayó 3 a 2 con Belarús y los planes cambiaron.

Tres días más tarde, se jugó la inédita final en el Chateau Carreras. Belgrano y Bielorrusia Igualaron 1 a 1 y fueron a los tiros desde el punto del penal, donde el equipo local se impuso 4 a 3, para terminar levantando la copa.

(Gracias A Lo Belgrano).

Simonetti Franco

simonettifranco

Franco Simonetti

Ni el más pesimista de los hinchas de Independiente se imaginó lo que iba a ocurrir en la fecha 17 del Torneo Clausura 2009, cuando su club tuviera que enfrentarse con Banfield en el estadio Florencia Sola.

Para esa altura, Américo Rubén Gallego encaraba su segundo ciclo al frente del cuadro de Avellaneda y hacía malabares con lo que tenía a mano. Cansado del bajo rendimiento de sus dirigidos, pasó el plumero y en cuestión de semanas se cargó a Lucas Mareque, Ricardo Moreira, Damián Ledesma, Federico Higuaín, Damián Luna, Pepe Moreno, Leandro Depetris y Emanuel Centurión, entre otros.

Amparado en varios jugadores experimentados y algunas promesas de las inferiores, para el duelo de aquella tarde/noche del 12 de junio, el Tolo paró en la cancha a Fabián Assmann; Franco Simonetti, Leandro Gioda, Eduardo Tuzzio y Guillermo Rodríguez; Gastón Machín, Lucas Pusineri, Fernando Godoy y Federico Mancuello; Daniel Montenegro y Darío Gandín. En el transcurso del partido ingresaron Sergio Vittor, Leonel Ríos y Leonel Núñez. Todos futbolistas medianamente reconocidos, que lograron mantenerse un buen rato en Primera o a lo sumo en la segunda división de nuestro país o del exterior. Todos menos uno, claro.

Nacido en Luján el 23 de agosto de 1989, el lateral por derecha Franco Simonetti había arribado al club en 2007 desde San Lorenzo de Luján, con el que debutó en el Argentino C, y tenía en el lomo un puñadito de encuentros en su categoría: la cuarta. Una semana antes del choque ante el Taladro, Gallego quedó fascinado con la actuación del defensor de 19 años en su primer partido con la Reserva y, escaso de recursos, lo subió al plantel profesional, donde compitió mano a mano por un lugar en el once inicial con el paraguayo Diego Gavilán, que había llegado con chapa de figura, pero que estaba muy lejos de su mejor versión.

Todo lo que ocurrió tras el pitazo inicial fue una sucesión de hechos bochornosos que parecía no tener fin. Banfield goleó a Independiente por 5 a 0 con tantos de Santiago Silva por duplicado, Víctor López, Sebastián Fernández y Julio Barraza para el delirio de su gente y para la desesperación de la parcialidad del equipo de Avellaneda, que se la pasó entonando “la más maravillosa música”. Si bien Simonetti no fue ni por asomo el peor de la última línea (solamente tuvo responsabilidad en el cuarto gol), terminó pagando los platos rotos: jamás volvió a vestir la camiseta de los diablos rojos y debió conformarse con alternar entre Cuarta y Reserva hasta que quedó libre a mediados de 2010.

Tras semejante mazazo, Simonetti desapareció sin que nadie se diera cuenta. Recién volvimos a tener noticias suyas varios años más tarde, cuando lo encontramos defendiendo los colores de Gimnasia y Esgrima de Chivilcoy (desde 2013) en el ascenso profundo.

Allí sigue hasta hoy, tratando de olvidar que alguna vez fue actor de reparto en una de las noches más fatídicas de ese letargo que un puñado de temporadas después acabaría en la B Nacional.

Especiales: Apellidos en las camisetas

“El pibe ese que juega de 3”, “el 9 matungo”, “el petiso que la mueve”. Estas y otras denominaciones sirvieron durante décadas para referirnos a los jugadores que no conocíamos. Para los rivales, sobre todo, pero también para los nuevos valores que aparecían de un día para el otro defendiendo la camiseta de nuestro club. Y no es que ahora esas expresiones se hayan extinguido, para nada, pero la aparición de los apellidos en las espaldas de los futbolistas fueron aclarando un poco el panorama, aunque sea para la TV. ¿Cuándo fue que las camisetas empezaron a tener nombre?

ribolzi1978

Fue Boca Juniors el primer equipo argentino en tener apellidos en su indumentaria. Y todo gracias a la innovación de Oscar Tubío, que en 1978 diseñó una casaca especial para que el Xeneize disputara la Copa Intercontinental ante el Borussia Monchengladbach. El modelo, que también contaba con números en las mangas y las famosas cuatro estrellas con la sigla CABJ, fue utilizado en el 2 a 2 que abrió la serie en La Bombonera, pero también en los tres enfrentamientos ante el América de México, por la Interamericana. Después de perder ese trofeo ante las Águilas, los dirigentes de Boca archivaron para siempre la camiseta y no fue usada en el partido de vuelta frente a los alemanes.

valderramadorsal

En otras ligas había antecedentes. Como en la estadounidense, donde los apellidos se venían usando desde la década del 60, adoptando el estilo de la NFL. Es más, muchas de esas casacas tenían el número gigante en la parte de adelante. Cosas bien yanquis que de alguna manera marcarían el destino, porque fue justamente en USA ’94 donde aparecieron por primera vez los apellidos en los mundiales, cuarenta años después del debut de los números fijos.

ferrer

Antes de eso, las selecciones olímpicas lo habían experimentado en Barcelona ’92. Y mucho antes de eso, habíamos visto al Diego lucir el MARADONA en su espalda en un amistoso de la UNICEF, en 1986. Lo que no tenía nombre es lo que corrió ese día (?).

astradaboksic

Luego llegaría el turno de las grandes competiciones de clubes. La Champions League incorporó los apellidos en 1995 (recordemos a Kluivert mostrando su dorsal en la final). Al año siguiente, se acoplaría la Copa Intercontinental y ahí pudimos ver por primera vez a River con nombres. ¿Pero quién fue el pionero en nuestro fútbol?

bocanob1995

Fue Newell’s el que abrió el juego en un torneo local de Primera División, más precisamente en el Clausura 1995. Durante algunos partidos de ese torneo, el equipo rosarino identificó las camisetas de sus jugadores con letras bien grandes, como para que no quedaran dudas de que la 10 la usaba Ernest Mtawalli.

nob97camisetas

Lo que sí dejó dudas es lo que sucedió con las camisetas leprosas de 1997. Mientras Fernando Crosa llevaba su apellido real, a su hermano Diego le encajaron un “Crossa” que tuvo que usar de todos modos. Y eso que para entonces se había implementado la numeración fija en el fútbol argentino, simplificando la tarea de los utileros que no tenían que estampar camisetas todos los fines de semana.

independienteapellidos97

Aquel buen equipo de Independiente al que Menotti dejó en banda en 1997, también nombró a sus futbolistas en el dorso de la recordada camiseta de los diablitos. Años más tarde, el apellido Burruchaga volvería a aparecer en la pilcha del Rojo, aunque en el frente y no con el mejor de los modelos (?).

huracan1998

Por Parque Patricios también aprovecharon la ocasión. El Globo de 1998 no tenía ni publicidad en su camiseta, pero sí le agregaba detalles para hacerla única: Huracán es de Primera en el frente y los apellidos en la espalda.

estudiantesbilardo

Hacia comienzos del nuevo siglo, esta modalidad se hizo cada vez más frecuente y fue Independiente, en el Apertura 2002, el primer equipo en consagrarse campeón local con los dorsales personalizados. En esa época, Montenegro había pasado a ser Rolfi.

Hoy en día, los apellidos no son obligatorios en el fútbol argentino, pero la mayoría de los clubes los luce debajo del número, dejándole el mejor lugar del dorso al anunciante de turno. Necesidad mata buen gusto.