Vestuario local: La evolución del Pelo by Panini

¿Vieron que las mujeres corren atrás de una fuerza mayor que les dicta como se tienen que cortar el pelo? Bueno, resulta que los hombres también. Solo que la inspiración no viene de una revista especializada, sino de algo que les llega semanalmente a todos sus televisores: el fútbol.

Por supuesto que esto, como todo, se potencia en época de Mundial. Afortunadamente para la comunidad entera, los cambios en estas modas fueron documentados exhaustivamente por Panini en sus -ya casi de culto- álbumes.

Yo, como mujer, recuerdo particularmente el furor por el mowhak de Beckham y el flequillo + pelada de Ronaldo (lamentablemente ninguno llego a ser retratado por Panini), pero luego de una breve encuesta entre muchachos, note que la inspiración puede provenir de las fuentes mas diversas.

Desde Miroslav Klose pasando por Seedorf y El Niño Torres, solo un par me menciono a David Beckham.

Okey. A continuación, un breve estudio sociológico de las tendencias capilares que marcaron los mundiales desde el 70 hasta la actualidad.

1970

Patillas, bigote y pelo largo con volumen armaban un equipo que mucho distaba de lo virtuoso de La Naranja Mecánica holandesa.
Todos vimos fotos de un tío/ padre portando un look como el de estas figuritas. ¿Por qué? No hay porque. Simplemente parecía una buena idea para la época y aparentemente aun no había llegado el calentamiento global.
Destacado: Ronnie Hellström de Suecia por el mejor mashup de todo lo arriba mencionado.

1980

Los 80 tuvieron su propio jugador estrella indiscutido. No fue Maradona pero casi, tal vez inspirados por “El Diego”, la gloriosa permanente fue la protagonista.
Como si ganar un Mundial no uniera suficientemente a la comunidad, por primera vez en la historia, hombres y mujeres también estaban en el mismo equipo a la hora de ir a la peluquería.
El bigote, sin embargo, opcional para ellas.
Destacado: El combo permanente + bigote + mullet de Rudi Völler.

1990

Los 90 se resumen en pelos extra largos y rezagos de otras décadas. ¿La vedette? Las rastas. En ninguna otra década se imprimieron tantas rastas en un álbum (en jugadores no africanos). ¿El bello facial? Sale el bigote reemplazado por la chiva. Estilo llevado al extremo por Alexi Lalas.
Destacado: Henrik Larson por confundir a toda una generación al usar rastas siendo bastante caucásico y, convirtiéndose así, en el antecesor de Nahuel Mutti en Verano del 98.

2000

Los dos mil tuvieron dos características muy marcadas: la selección no pasando nunca de cuartos de final y el uso masculino de la planchita.
La permanente desapareció allá junto a la ultima década que había visto a Argentina llegando a una final.
La tradicional vinchita (que aun popula la cabeza de muchos jugadores estancados en el tiempo) fue la aliada incondicional de las cabelleras lacias de Beckham y compañia.
Destacado: Santi Cañizares adelantándose al furor del platinado, que estallaría recién en la siguiente década.

2010

A partir de 2010 el “rebajado a los costados” desplazó a casi cualquier otro estilo y la planchita fue directamente reemplazada por su versión mas extremista: el alisado. En 2018 la raya marcada (donación a la causa de Cristiano Ronaldo) y el jopo en todos sus formas y expresiones ocupan todo el álbum sin dejar de lado ninguna religión/ cultura. La barba al estilo “colgué y no me afeito hace 3 días” es lo que va en términos de bello facial.
Destacado: Según estadísticas de Google, hoy por hoy el muchacho promedio googlea “corte Dybala” antes de pasar por la peluquería, créanlo o no.

Fuera de serie

Y para cerrar, distintos que nunca correspondieron a las tendencias de su época y, por eso, merecen este reconocimiento.
El próximo mundial empieza en una nueva década, veremos que nos depara tanto en tendencias capilares como en gloria mundialista.

Argentina con números distintos (1978 y 1986)

¿Qué es lo más necesario para ser campeón del mundo? ¿Tener a los mejores jugadores? ¿Una buena táctica? ¿Rivales más accesibles que otros? Una combinación de estos factores sería ideal, aunque nunca hay que descuidar aspectos externos que sin duda aportan lo suyo: los viajes, la alimentación, el peso en la FIFA (?) y, por supuesto, las cábalas. O, como prefieren decirles algunos, las costumbres.

A más de 30 años de la última vuelta olímpica argentina en un Mundial, la búsqueda de rituales que ayuden a conseguir el gran objetivo se repite sin llegar al resultado deseado. Hinchas, jugadores, técnicos, dirigentes: todos tienen algún método que creen infalible, y que parece funcionar, hasta que se cruza Alemania (?).

Una de estas tradiciones que suponemos que ayudará para traernos la Copa tiene que ver con la vestimenta. Así, se trata de repetir lo hecho en las últimas conquistas. Por ejemplo, la empresa que viste a la Selección imitó el diseño de la camiseta usada en 1986 para el Mundial de 2010, y todo estaba en orden hasta que nos comimos el chamuyo de los alemanes. Sin embargo, hay un detalle que parece haber pasado desapercibido en esto de camuflarse con la mística del 78 y del 86: cambiar el diseño de los números en pleno desarrollo de la Copa del Mundo. Una situación que por diferentes motivos se dio en los últimos planteles campeones, y jamás se repitió.

En 1978, durante los primeros tres partidos correspondientes a la primera fase, la camiseta argentina mostró los distintivos números que lucían los equipos vestidos por Adidas. Estos dígitos estaban formados por tres líneas separadas, en clara alusión a la marca. El resultado era prolijo en prendas como las de Brasil, Francia o Perú, pero no tanto en la de Argentina: al ser una vestimenta que no tenía un color liso sino que mezclaba el celeste y el blanco, era complicado distinguir el número desde lejos. ¡Menos mal que no relataba Vilouta!

Haya sido por un pedido del periodismo o para cambiar una mala racha (casualmente, ese diseño se dejó de utilizar luego de la derrota ante Italia), a partir de la segunda fase se utilizaron números “con relleno“: un color sólido tapó las líneas sin que la casaca pierda identidad.

La tesis (?) de apuntar a estos pormenores como método infalible para ser campeones viene con bonus track en el capítulo referido a este certamen. Se trata del detalle en el pantalón del Pato Fillol: si se agudiza la vista, puede apreciarse que el 5 no tiene el mismo formato que el del resto de sus compañeros. Durante toda la Copa, el arquero usó esta prenda, cuya cifra parece estar hecha con una cinta, resultando bastante diferente a la de sus compañeros, que mantuvieron durante los siete partidos el dígito formado por las tres líneas en sus cortísimos shorts. Atención Caballero, Armani y Guzmán: esto es responsabilidad de ustedes.

Ocho años después, el cambio fue más drástico: en el encuentro frente a Inglaterra se usaron un par de juegos de camisetas (una para cada tiempo) compradas de apuro en México. Eran de marca Le Coq Sportif, pero no tenían escudos ni números, por lo que empleadas del América, donde concentraba la Selección, debieron implantarles estos elementos de apuro. Si hay texto, hay video (?):

El cambio en los números con respecto al partido frente a Uruguay, cuando se usó la prenda oficial, fue drástico: color, tamaño, diseño y hasta deporte, ya que según los testigos eran de un juego de camisetas de fútbol americano. A pesar de este contratiempo (¿o, tal vez, gracias a este contratiempo?) Argentina siguió su camino hasta levantar la Copa.

En fin, Sampaoli y compañía ya están avisados. A la mierda con Agüero o Higuaín, que la chupe (?) el 2-3-3-2: lo más importante es encontrar el momento justo para meter un volantazo y que la espalda de los jugadores luzca diferente al partido anterior. Ahí esta es la clave para que Messi se consagre.

Ideal para ver el Mundial: Sony Bravia 4K HDR

Llega el momento más esperado por todos los futboleros. ¿un campeonato local? ¿Uno internacional? ¿El descenso del clásico rival? Puede ser, pero no. Empieza una nueva Copa del Mundo y los hogares se paralizan delante de un televisor, pero ¿cuál? A la hora de elegir un TV, tenemos que tener en cuenta varias cosas, pero sobre todo una fundamental: que se vea bien.

Si te gusta el fútbol desde muy chico, es natural relacionar momentos con cosas, situaciones con personas o sensaciones con lugares. A todos nos pasa y va a seguir pasando, por suerte.

Seguramente te acordás en qué televisor viste tu primer Mundial. O el último. Y eso tiene una lógica, porque la memoria está ligado a lo emocional. Y lo que nos entra por los ojos, tiende a alojarse en el corazón. O al menos en nuestra cabeza futbolera. Repasemos algunos episodios históricos:

¿Dónde vimos aquella corrida del Cani? ¿Y el grito del Diego frente a la cámara? ¿y el zurdazo del Pupi contra los ingleses? ¿Y los 25 pases contra Serbia? ¿y el gol de Martín a Grecia? ¿Y los penales contra Holanda? ¿y el gol del Pipita que no fue? No es un dato menor en qué TV lo vimos.

Es increíble como el recuerdo nos marca si fue en casa, en lo de un vecino, en lo de un amigo o en un bar que de casualidad tenía una mesa. Nos acordamos siempre de esos detalles que se renuevan cada 4 años a la par de nuestras vidas. Porque el tiempo pasa y los mundiales también.

Rusia 2018, en ese sentido, no es un Mundial más. Nos actualizamos. Cambió la forma en la que miramos fútbol y no nos conforma cualquier cosa. Queremos calidad y llenarnos los ojos. Y no solo hablamos de lo que pasa adentro de la cancha, porque sino estaríamos muertos (?). También exigimos fuera de ella.

Nos tomamos el trabajo de analizar el mercado (sí, trabajamos), para traerles lo último en cuanto a TVs. Probamos, comparamos, vimos varios partidos, analizamos jugadas y el resultado está a la vista. No tenemos dudas. Es por eso que les presentamos el nuevo televisor Sony 4K:

Para este Mundial que se aproxima, son muchos los TVs, pero Bravia 4K HDR se destaca como la mejor opción: ¿Su puntos más fuertes? La tecnología 4K que ofrece mayor resolución y detalle en cada una de las imágenes; y el contenido de video HDR, que aporta color y contraste excepcionales, con una amplia gama de brillo, mucho mayor que otros formatos de video.

Pero vayamos ahora a un punto que a los futboleros nos interesa mucho: la definición en las jugadas. Y no hablamos de ¡Era por abajo! ni nada parecido. Hablamos de las secuencias de movimiento rápido, donde otros televisores suelen flaquear, mostrando imágenes estiradas, pelotas alargadas y sin proporción real.

El TV Sony 4K supera a todos los demás, gracias a su Motionflow de 120 Hz, que ofrece detalles nítidos y precisos en secuencias rápidas. De esa manera, ya no tenemos que andar adivinando si la pelota es de fútbol o estamos viendo el Mundial de rugby.

Pero no solo de partidos vive el ser humano, ¿o sí? Antes, durante o después de cada encuentro, siempre tenemos la necesidad de buscar algún video para chequear algo (¿cómo se llamaba ese nigeriano que nos hizo un gol el Mundial pasado?) o bien colgarnos con alguna serie o juego, como para matar los nervios y la ansiedad. Los hábitos futboleros también cambian. Bueno, el televisor 4K HDR también viene a llenar ese vacío que tenemos.

El Bravia 4K HDR tiene todo lo que necesitamos: Android TV y BE SMARTER (aplicaciones que hacen tu TV más inteligente: Netflix, YouTube y juegos de Google Play). Todo lo que necesitamos a la hora de ver bien un partido, sea en tu casa, en la de un amigo o en un bar.

Para tener más información en detalle, ingresá al siguiente link: BRAVIA X725E

Después de este minucioso análisis, ¿qué más podemos hacer por vos? Armate el living, poné el partido inaugural y esperanos con algo para comer y tomar que ya estamos llegando. Bueno, no creemos que lo hagas. Vamos a tener que invitar nosotros (?).

El deporte y el hombre

Durante la cobertura de los Juegos Olímpicos de Río 2016 compartimos con ustedes la historia de Aleksandar Duric, el bosnio que fue remero en Barcelona 92 y terminó sus días deportivos como goleador histórico de Singapur. Ahora se viene el Mundial y les presentamos a cinco figuras que además de cumplir el sueño de todo futbolista, dejaron atrás el miedo y probaron suerte en otros deportes con desempeños que van desde la baldoseridad hasta la gloria.

5) Michael Owen (1998 – 2002 – 2006)

El mejor jugador joven de la Copa del Mundo Francia 1998 (gracias a Chamot) siempre fue un aficionado al turf (como la mayoría de los ingleses) y luego de su retiro del fútbol en el año 2013 se dedicó de lleno a Manor House Stables, su stud creado en 2007.

Córtame el ligamento, Mick.

Con la compañía de su esposa y de Andrew Black (Betfair), el proyecto hípico fue ganando terreno hasta llegar a su punto máximo en el año 2014, cuando Brown Panther ganó el St Leger (G1, 2800m) en Irlanda. Hasta ahí nada fuera de lo común, se podría decir que era el Coco San Esteban británico, pero en el año 2017 Owen incursionó como jockey y les mató el punto a todos los burreros. Una carrera de beneficencia exclusiva para jockeys amateurs, pactada para el 24 de noviembre en Ascot fue su primera experiencia en lomos de un pura sangre y para llegar en condiciones eso tuvo que entrenar mucho, superar alguna caída y bancarse la exigente dieta de los profesionales de la fusta. Leyendo el resultado podríamos decir no le fue tan mal ya que llegó segundo, pero observando la carrera en el video adjunto vemos que la pierde él: nunca exigió a su conducido y su mayor preocupación fue no caerse. No lo culpo porque no es una profesión fácil pero los boletos me los tuve que meter en el culo.

4) Paolo Maldini (1990 – 1994 – 1998 – 2002)

Subcampeón en la Copa del Mundo USA 1994, fachero y multicampeón con el Milan AC, se retiró de la selección antes del título de 2006 y del fútbol en el año 2009.

Paolo aprovechando los efectos de la localía.

Jubilado y aburrido (otra canción de Los Pericos), le dio por fundar el Miami FC en el año 2015 y contratar a Alessandro Nesta como entrenador. Como no hay ascensos ni descensos en el soccer gringo, siguen jugando en la NASL (segunda división) y tienen como arquero y referente al Indio Vega, el sin manos ese. No conforme con su faceta empresarial, Paolo anda militando en las redes contra el gobierno de Maduro y dos por tres se disfraza de jugador de tenis. El 18 de junio de 2017 junto a su entrenador Stefano Landonio ganaron la Aspria Tennis Cup y clasificaron al Challenger ATP de Milán, donde debutaron frente a la dupla Pel/Bednarek. Quedará marcado el 27 de junio de 2017 como el día en que Paolo Maldini debutó como tenista profesional sin importar que fue despachado en 42 minutos con un doble 6-1, mostrando un nivel mas digno del Tenis Por La Vida que protagonizaba Alberto Olmedo que del circuito ATP.

3) Mariano Pernía (2006)

A pesar de la presión mediática para su inclusión en la lista definitiva de la selección española que disputó la Copa del Mundo Alemania 2006 (había jugado una temporada insólitamente brillante para los que lo teníamos de Independiente), Luis Aragonés se había decantado por Asier del Horno. Cuando faltaba nada para el comienzo de la competencia, el vasco se lesionó y Pernía entró por la ventana, pasando de no convocado a titular en un partido de Octavos de Final.

Hasta octavos, oé.

Después del Mundial su nivel decayó y metió un moonwalking que lo llevó del Atlético Madrid a Tigre en cuatro años. Tras su retiro en 2011, siguió la tradición familiar y se dedicó al automovilismo, empezando en la categoría promocional Fiat Línea Competizione. Debutó con triunfo, poco tiempo después hizo su primera pole position y redondeó un excelente 2011, lo que despertó el interés del presitigoso JP Racing con el que corrió el TC Mouras durante el 2012 hasta el exilio del equipo por sus quilombos con Oscar Aventín. Pasó a Donto Racing y cerró la temporada en el 7º lugar con dos victorias. Siguió la escalera a través del Turismo Nacional Clase 2 y Clase 3 hasta llegar al TC 2000 en el año 2016, categoría en la que compite actualmente (va 4º en el campeonato). Sin llegar al nivel de su padre o de su hermano Leonel, la carrera automovilística de Mariano ha sido muy buena y probablemente esté a un par de volantazos de ganar su primer título.

2) Ivan Perisic (2014)

La participación de Croacia en la Copa Mundial Brasil 2014 fue lamentable ya que quedó afuera en la primera ronda luego de perder con el local, golear a Camerún y perder con México en el partido decisivo. De los pocos que se salvó del escarnio fue el volante del Wolfsburgo, Iván Perisic, que anotó dos goles en tres partidos.

Cero punto y cero punto.

Como todos los nacidos detrás de la cortina de hierro su formación deportiva no estuvo exclusivamente dedicada a una disciplina, así fue que durante sus años mozos en Split, compartió los botines futboleros con las sungas del beach volley. Su ascenso futbolístico lo alejó del deporte de los culos pero en el verano boreal de 2017, mientras descansaba de su segunda temporada en el Internazionale, el futbolista cumplió su sueño de niño y defendió los colores de Croacia en el torneo Porec Major disputado en la costa croata.

Haciendo dupla con Niksa Dell Orco, fueron parte del Grupo A junto a dos equipos norteamericanos y una dupla brasilera que los atendió en la primera fecha: 21-10 y 21-10, en 28 minutos. El primer punto de Perisic fue el descuento 1-4 y quedó para la historia (?). El segundo partido lo perdieron 21-11 y 21-16, en 30 minutos; y cerraron su actuación con otra derrota frente a la dupla estadounidense mas floja: 21-8 y 21-14, en 24 minutos. Con esta actuación la dupla Perisic-Dell Orco ganó 4000 dólares y 180 puntos para el ranking internacional, aunque el futbolista no ha vuelto a probar suerte en las playas.

1) Lev Yashin (1958 – 1962 – 1966 – 1970) 

No descubrimos nada diciendo que fue uno de los arqueros mas grandes de todos los tiempos, tampoco si decimos que sus malas actuaciones en los mundiales privaron a la URSS de -por lo menos- jugar alguna final (su borrachera en el partido vs. Colombia en 1962 es el punto máximo) pero no estamos acá para hablar de fútbol. O sí, pero no tanto.

Nacido en Moscú en el año 1929, tuvo que ponerse a laburar en una fábrica de armas y herramientas a los 12 años, luego de que los nazis invadieran la Union Soviética y el gobierno stalinista creara el plan “Esfuerzo de Guerra” donde todos los aptos para trabajar debían suplir y respaldar a los hombres que marchaban al frente de batalla.

Trezeguet, Bou y Yashin pescando en el Paraná.

Ahí entre hierros y balas, empezó a atajar en el equipo de fútbol de la fábrica y también en el equipo de hockey sobre hielo. Si los arqueros de fútbol son generalmente unos anormales, multipliquen eso por pararse en un arco de hockey sobre hielo: estábamos hablando de un loquito. Confirmando el prejuicio que tiene la sociedad occidental con los arqueros, a los 18 años tuvo que dejar el trabajo en la fábrica de armas por un ataque de nervios; esa deserción laboral lo obligó a alistarse en el ejército para que no lo denunciaran por anti ruso con los cabecillas del Partido Comunista. Un año después, en 1949, los cazatalentos del Dynamo de Moscú que lo habían relojeado cuando atajaba en la fábrica, llamaron al joven para integrarlo al plantel del equipo de fútbol.

Crack en todas las canchas.

Debutó en 1950 a los 21 años, pero los nervios otra vez le jugaron una mala pasada y después de dos partidos calamitosos quedó relegado, io penso positivo perché son vivo perché son vivo cantaba Lev y aprovechó su mal momento futbolístico para despuntar el vicio del hockey. En el equipo de hockey de Dynamo la rompió toda, fue uno de los mejores arqueros de la liga, incluso ganó la Copa Soviética 1953 con su equipo y era uno de los candidatos para atajar en el Mundial de Suecia en 1954 pero ese mismo año se retiraron los dos arqueros titulares de Dynamo y eligió tener su revancha con el fútbol. Mal no le fue (?) ya que además de lograr numerosos títulos, cambió la forma de juego de los arqueros, se transformó en leyenda y su apellido aún perdura en las tribunas cuando algún hincha sorprendido por la actuación del arquero rival suelta “este muerto contra nosotros parece Yashin”. La cara bonita de la televisión rusa (?), nos acercó este video que compartimos con ustedes:

Segurola y Habana: Mussis vs. Claudemir

La conversión en héroe de Sergio Romero durante la definición por penales frente a Holanda tuvo varias circunstancias periféricas que le agregaron condimentos a la dramática victoria argentina en semifinales del Mundial 2014. A la ya archiconocida frase de Javier Mascherano, se le puede sumar el machete que el arquero leía antes de cada ejecución (en realidad, era un mensaje de su mujer) y el desahogo de los jugadores tras el triunfo. Aunque los 23 que estaban en San Pablo no iban a ser los únicos futbolistas en celebrar el pase a la final.

 

A miles de kilómetros del Arena Corinthians, precisamente en Copenhague, Franco Mussis sufría a la distancia. Después de pasar algunos sobresaltos durante los 120 minutos del partido, llegó el momento de la definición. Y también, del enfrentamiento: como marca la lógica, si juega Argentina, un brasileño de ley debe hacer fuerza por su rival; y viceversa. Y ahí, sintiéndose un holandés más, estaba Claudemir Domingues de Souza. El amigable diálogo entre los sudamericanos dejó frases como las siguientes:

– ¡VAMO CHIQUITO ROMERO! ¡PARA TODOS USTEDES PUTOS! ¡VAMOS CHIQUITO ROMERO, VAMOS CHIQUITO! ¡PARA TODOS USTEDES, PUTOS! ¡LLORÁ BRASILERO!
– ¡Tenemos cinco mundiales (…) cocaína!
– ¡SIETE!
– ¡Tenemos cinco mundiales!
– ¡SIETE! ¡SIETE TE COMISTE, FRACASADO, SIETE!

El recordatorio del argentino al hincha de Gimnasia a su compañero de equipo tenía que ver con la goleada propinada por los alemanes el día anterior. Ese encuentro lo habían visto juntos, sin que Mussis hiciera ni la más mínima burla a su colega. ¡Si hasta tomaron mate juntos!

Para la siguiente semifinal la cosa fue un poco diferente, con un tono más elevado de confrontación. Aunque todo se calmó una vez que pasaron los festejos. Así, más tranquilos, es como se los vio en la entrevista post partido, en donde declararon como si hubiesen jugado:

¿Cómo siguió la historia para ambos? Mussis, recién llegado a Dinamarca, apenas disputó un partido oficial con el FC Copenhague, marchándose al Genoa (donde apenas jugó) y luego llegó a San Lorenzo.

Claudemir se quedó en el club hasta 2015, pasó al Brujas y actualmente está en el Al-Ahli de Arabia Saudita, dónde pasará un junio sin sobresaltos, ya que no tiene ningún compañero argentino.

El tercer involucrado en este entuerto (?), es el culpable en desatar la locura del mediocampista argentino, y quien lamentablemente no podrá jugar en Rusia por una lesión en su rodilla. Probablemente, la Selección va a extrañar a Romero. Lo seguro, es que los festejos de Mussis nunca se van a olvidar.