Under Ladrón: Víctor Coto Ortega

CotoOrtegaVictor

Víctor Miguel Coto Ortega

La participación de Costa Rica en la Copa América de Argentina 2011 estuvo marcada por ribetes bizarros. Primero porque fue convocada de apuro ante la deserción de Japón, segundo porque era dirigida por un viejo conocido de la casa como Ricardo La Volpe, tercero porque tuvo que presentar un combinado sub 23 reforzado por algunos mayores que venían de disputar la Copa de Oro de la CONCACAF en Estados Unidos y cuarto porque a pocos días de viajar, el arquero Esteban Alvarado, una de las figuras del plantel, fue desafectado tras ser acusado de maltrato, daños e intento de homicidio por su ex pareja.

Otro que se quedó en las puertas de vestir la camiseta del seleccionado tico fue el delantero Víctor Miguel Coto Ortega, un perfecto desconocido hasta en su país de origen con una historia que vale la pena conocer.

Nacido en la ciudad portuaria de Limón en septiembre de 1990, desde chico supo lo que era sumar millas aéreas. Hijo de madre costarricense y padre italiano, un buen día abandonó su tierra natal para irse a vivir a… Bali, Indonesia.

Tras deambular varias temporadas por cuanto equipo existente en lo profundo del ascenso italiano y con pasos por el fútbol de Malta y Myanmar, su nombre llegó a oídos de Rolando “Cadáver” Villalobos, el coordinador de selecciones de Costa Rica, que vio unos videos en Internet, quedó fascinado y le sugirió a La Volpe que lo llamara para una prueba.

Antes de eso le pasó de todo. En Malta había estado seis meses sin actuar porque su ex club no mandaba el transfer. Luego, tenía todo arreglado para irse a Grecia, pero su representante desapareció dos días antes de viajar y nunca más dio señales de vida. De nuevo en Italia, un problema cardíaco estuvo a punto de obligarlo a retirarse. El resurgir le llegó en Myanmar, donde se convirtió en capitán y figura del impronunciable Zeyar Shwe Myay Football Club (2010/11).

Corto de jugadores, el Richard le hizo caso al “Cadáver” y lo testeó antes de anunciar la lista de convocados a la Copa América. Por aquel entonces, varios medios levantaron la noticia e incluso lo daban como número puesto.

“No estoy en forma todavía, llegué ayer luego de un viaje de 35 horas, pero para ser el primer entrenamiento no anduve mal. Tengo que regresar mañana y seguir hasta donde me digan”, comentaba después de su primer test.

Tras varios días a prueba, el Bigotón le bajó el pulgar. Coto Ortega, decidido a quedarse en Costa Rica, practicó con el Saprissa hasta que le dijeron que debía presentarse en Argentina. Estaba ante la oportunidad de su vida.

No, no iba a jugar la Copa América con la Tricolor, que ya había quedado eliminada luego del tercer puesto en el grupo que compartía con Argentina, Colombia y Bolivia, pero iba a tener la chance de mostrar sus condiciones en Independiente de Avellaneda.

“Tengo que ir este fin de semana para hacer la pretemporada, que arranca el 15 de este mes. Si las cosas no van bien iría al Nacional de Uruguay y si las cosas tampoco van iría a Talleres de Córdoba, donde tienen planeado ficharme”, contaba antes de viajar.

Finalmente, no fue ni al Rojo, ni al Matador ni al Bolso. El quinto puesto de la temporada 2010/11 había dejado a Gimnasia y Esgrima de Jujuy con la vara demasiado alta de cara al año siguiente. Lejos de achicarse, a mediados de 2011, el Lobo sumó casi 20 refuerzos para volver a la máxima categoría, lugar que había abandonado en 2009. Uno de ellos fue Víctor Miguel Coto Ortega, que convenció al entrenador Salvador Ragusa y firmó a préstamo por doce meses.

“La verdad que este es un paso muy importante para mi carrera, porque Gimnasia es una institución conocida a nivel mundial, porque mucho ven el fútbol argentino, es un equipo grande y que peleará para volver a primera división”, decía sin ponerse colorado.

CotoOrtegaVictor1

Rápidamente, el tico se hizo un hueco en el plantel y tuvo su debut y despedida el 28 de agosto de 2011, por la fecha, 3 ante Aldosivi en la Tacita de Plata en una victoria ajustada de Gimnasia por 1 a 0. Esa tarde, ingresó por el ex Estudiantes Marcos Pirchio a 20 minutos del final. Luego, fue suplente ante Rosario Central, Chacarita y Almirante Brown.

El equipo de Ragusa tuvo un arranque prometedor (llegó a ser puntero entre las fechas 5 y 6), pero luego se desmoronó y terminó la primera rueda en el penúltimo lugar. El DT resistió hasta la decimoquinta jornada y fue reemplazado por José Luis Calderón, que consiguió apenas 2 puntos en 9 encuentros y también cayó ante Sarmiento de Resistencia por Copa Argentina.

Sin embargo, Coto Ortega no alcanzó a ver cómo la mala campaña del Lobo se tragaba a Caldera. El ex Estudiantes y Argentinos Juniors le había dado el olivo a fines de 2011 junto a Antonio Romero y Matías Zelaya. Esa temporada también dirigieron al conjunto del norte Matías Arnedo (de manera interina) y el gigante Roberto Carlos Mario Gómez.

La carrera del atacante costarricense continuó en el siempre atractivo fútbol indonesio con los colores del Persijap Jepara (2012 a 2014) y más tarde se afilió unió a la UCR. No, no hablamos de la Unión Cívica Radical, sino de la Universidad de Costa Rica (2014/15).

Tras el breve regreso a su tierra natal, volvió a Myanmar para una segunda etapa en el Zeyar Shwe Myay Football Club (desde 2015), donde sigue hasta hoy.

Banfield de blanco Vs. Temperley de blanco (2000)

BANFIELD TEMPERLEY 1999

Plena era del marketing, partido televisado, equipos con varios diseños de camisetas, clubes con cierta rivalidad histórica. Nada de eso alcanzó para prevenir algo totalmente evitable: que tanto Banfield como Temperley salieran a jugar su partido por la 22° fecha de la B Nacional 1999/2000 con camisetas prácticamente idénticas. En ambas pilchas predominaba el blanco cortado por una banda diagonal. En el caso del Taladro, de color verde. En el caso del Gasolero, de color celeste. Para colmo, los pantalones negros de los 22 protagonistas no dejaban otra alternativa: había que reconocer a cada equipo mirándoles las medias.

Como suele suceder en estos casos, para el segundo tiempo se resolvió el problema. Banfield cambió de camiseta… ¡Y Temperley también! Los últimos 45 minutos se jugaron con el local vistiendo sus colores invertidos (verde con banda blanca) y con el visitante luciendo su tradicional casaca celeste. Las imágenes no nos dejan mentir:

Philippe Jonatan

PhilippeJonatan

Jonatan Javier Philippe (El francés)

Con Martín Palermo y Rodrigo Palacio averiados, Carlos Ischia tenía varios problemas para armar el once titular de Boca Juniors que enfrentaría a Huracán en la cancha de Argentinos Juniors por la cuarta fecha del Torneo Apertura 2008. Esa tarde, sin demasiadas alternativas, el Pelado mandó a la cancha como dupla de ataque a dos juveniles en ascenso: Ricardo Noir y Lucas Viatri. En el banco, esperaba su oportunidad Tomasito Süller Jonatan Philippe, la nueva joyita de la Reserva xeneize, que a sus 20 años ya estaba listo para explotar.

Curiosamente, hasta 2007 Philippe era una de las figuras de la Reserva de… Huracán, donde se había consagrado como el máximo goleador de las divisiones inferiores. Por esos días, el pibe oriundo de Navarro (provincia de Buenos Aires) fue protagonista de una polémica que duró unos cuantos meses.

Todo estalló cuando River Plate fue decidido a llevarse al delantero, que no tenía lugar en el plantel profesional del Quemero. Sin embargo, en Parque Patricios no quisieron saber nada. “Yo creí que el tema se solucionaría porque en Huracán no me tenían en cuenta. Pero me equivoqué porque los clubes no se pusieron de acuerdo”, le contó tiempo después al diario Olé.

Desconcertado y decepcionado con los dirigentes de su equipo, armó las valijas y se fue a Suiza, tentado por el Grasshopper (2007). “Estuve cerca de dos meses entrenando, estaba todo listo para firmar. Era irse por lo económico y la chance de jugar en Primera. Arranqué en un hotel y luego compartí un departamento con un español. La idea era quedarme”.

Cuando estaba por comenzar su experiencia europea, la historia tomó un giro inesperado: apareció Boca Juniors (2007 a 2010). “En realidad lo que más me sorprendió fue que existiera la chance de arreglar la situación con Huracán. No te olvides de que venía de las trabas que le pusieron a River. Yo creí que no había forma. Pero cuando se dio me sentí como el protagonista de un sueño”, decía. Finalmente, el cuadro de la Ribera arregló cederle a Huracán el 20% de los derechos económicos del jugador en caso de una futura venta.

“¿Quién no quiere jugar en Boca? En Suiza iba a ganar muchísimo más dinero, pero decidí jugármela por lo deportivo. Allá iba a jugar en Primera y sé que acá tendré que remarla. Me tengo fe. La voy a pelear”, arremetía Philippe.

El debut oficial llegaría aquella misma tarde del 31 de agosto de 2008 contra el Globo, cuando con la camiseta número 30 reemplazó a Ricardo Noir sobre la hora. Fueron apenas 6 minutos, pero le alcanzaron para dejarle servido, desde el borde del área grande de Boca, el tercer gol a Nicolás Gaitán. “Fue una linda sorpresa. En la semana había leído mi nombre, pero no pensé que iba a ser tan rápido. Es una alegría enorme, porque uno trabaja con la ilusión de llegar”, relataba en la previa.

Tres semanas después, tuvo su estreno como titular por la Copa Sudamericana, ante Liga Deportiva Universitaria de Quito (el campeón de la Libertadores de ese año), en La Bombonera. Esa noche, Boca presentó un combinado de suplentes y juveniles y goleó 4 a 0. Philippe, que usó la casaca 24 y tuvo participación directa en el segundo gol (blooper incluido), salió a 20 del final y redondeó un buen encuentro. Siete días más tarde, el Xeneize sellaría su clasificación a la próxima fase con el 1 a 1 obtenido en Ecuador. El delantero sumó otros 8 minutos a su CV cuando entró por Tito Noir.

Pese a las interesantes actuaciones iniciales, no fueron muchas las oportunidades en los meses siguientes. En el verano de 2009 jugó un rato contra Independiente (entró por Marcos Mondaini) y fue de la partida ante Racing. En el invierno, ya con Alfio Basile como entrenador, viajó a la pretemporada por Europa, donde enfrentó al Lask Linz de Austria (reemplazó a Martín Palermo sobre la hora) y al Aris Salónica de Grecia (le cedió su lugar al Titán a los 15 del complemento).

Sin espacio en los planes de Basile, Abel Alves y Claudio Borghi, luego de que fracasaran los intentos por sumarse a Deportivo Merlo y Peñarol de Uruguay, y harto de esperar en la Reserva, para el segundo semestre de 2010 armó el bolso y volvió a Suiza para encontrar continuidad. ¿Otra vez Grasshopper? ¿El siempre turbio Locarno? No, no, algo un poco más modesto: el SC Kriens, de la segunda división, se lo llevó a préstamo por una temporada. Lo devolvió a los seis meses, claro, pese a convertir 5 goles en 16 partidos.

El verano de 2011 lo encontró nuevamente en la Argentina. En Caballito lo aguardaba un desafío: la 9 de Ferro Carril Oeste. “Soy un 9 al que le gusta estar pendiente del gol. Puedo jugar por afuera o por adentro, aunque no soy un habilidoso. También puedo tirar buenos centros y tengo buen cabezazo”, decía a su llegada. “Tenía muchas ganas de volver a la Argentina y de jugar en un grande. Ferro va a luchar por el ascenso y tiene grandes jugadores”. ¿Cómo le fue? No hace falta más que mirar la tabla de posiciones. El Verdolaga terminó 14°, a 12 puntos del último equipo que clasificó a la Promoción, Belgrano de Córdoba. En lo personal, Philippe marcó 3 tantos en 15 encuentros y no dejó un grato recuerdo.

A mediados de 2011 volvería a tratar de conquistar el fútbol internacional. Sportivo Luqueño lo contrató por un año con la intención de pelear bien arriba en el campeonato paraguayo. ¿Y? Terminó último cómodo. Encima fue separado del plantel por ir a un recital del DJ Pendrive David Guetta y faltar al entrenamiento del día siguiente. “No apareció en la práctica del viernes, entonces yo estuve haciendo mis averiguaciones. Pregunté y me dijeron que estuvo el jueves en un concierto en Rakiura”, lo quemó el entrenador Daniel Raschle. Antes de eso, había hecho un gol en 15 presentaciones. No ameritaba el indulto.

 

Desvinculado de Boca y con el pase en su poder, se marchó al América de Cali (2012), que empezaba a transitar la serie de fracasos en busca de su regreso a la Primera División luego del descenso en 2011. Sin embargo, en Colombia tampoco pudo despegar: un tanto en 9 partidos y muchos insultos.

Cuando parecía que le habíamos perdido el rastro, después de varios meses de inactividad e intensa búsqueda, lo ubicamos en Argentinos de 25 de Mayo (2013) en el Torneo Argentino B. ¿Podía caer más bajo? Era cuestión de tiempo. Y en marzo de 2014 lo encontramos debutando en la Liga Lobense con los colores del siempre candidato Sarmiento de Roque Pérez.

philippe-sarmiento

A mediados de 2014 tenía casi todo arreglado para incorporarse a Fénix, pero finalmente arribó a Brown de Adrogué, de la mano del Flaco Pablo Vicó, que buscaba la vuelta a la B Nacional. Tras un semestre con pocas oportunidades (apenas jugó 7 veces en el Tricolor), a comienzos de 2015 se unió al Alianza Fútbol Club de El Salvador, donde llegó acompañado por Jorge Drovandi y Matías Córdoba y por fin la rompió: marcó 16 goles en 41 encuentros y fue vital para que su equipo conquistara el título después de cuatro temporadas de sequía.

philippe-alianza

Su buen rendimiento en el competitivo fútbol salvadoreño hizo que a comienzos de este año tuviera ofrecimientos de todos lados. Hubo propuestas de Argentina, Perú, Kuwait, Chipre y hasta un acuerdo de palabra para sumarse a la Universidad de San Carlos de Guatemala. Puro humo. En las últimas semanas, incluso, sonó con fuerza en el PSM Makassar de Indonesia que, desconfiados de los videos de YouTube, quisieron probarlo en vivo y en directo.

Por eso hace algunos días, mientras lo buscábamos en alguna liga hipster del sudeste asiático, nos sorprendimos cuando lo encontramos nuevamente con la camiseta de Sarmiento de Roque Pérez, en la Liga Lobense, a pocos kilómetros de su tierra natal.

Bértoli con el buzo de Colón (2011)

bertolicolon

Héroe de mil batallas en el ascenso con Patronato de Paraná, Sebastián Bértoli tuvo su gran recopensa en 2015, cuando pudo subir a la máxima categoría con 38 años. Pero claro, antes de eso, había tenido la chance de defender el escudo de otro equipo de Primera División.

En la Copa Argentina 2011/2012, el Patrón arrancó su participación en los treintaidosavos de final, ante Newell’s Old Boys de Rosario, en el Cementerio de los Elefantes. Parecía una parada brava para los de la B Nacional, pero enseguida hallarían la forma de sentirse locales. Y no hablamos de las 1500 personas que fueron a alentar al equipo paranaense.

Antes de empezar el encuentro, el árbitro Carlos Maglio se dio cuenta de que el buzo del 1 de Patronato era muy similar a la camiseta blanca de Newell’s, entonces lo mandó a cambiar. Hasta ahí, una escena repetida de nuestro fútbol. Pero aún faltaba.

Una vez en el vestuario, el arquero se dio cuenta de que no tenía ninguna prenda que lo diferenciara de los jugadores propios y rivales, por eso tuvo que recurrir a la utilería de Colón, que gentilmente le prestó el buzo azul (o camiseta manga corta) que por esos días usaba Diego Pozo.

Tras el 0 a 0 en el tiempo reglamentario, el match fue a disparos desde el punto del penal para ver quién avanzaba a la siguiente ronda. Y fue casualmente el propio Bértoli, con la ropa prestada, el que atajó un remate y festejó el triunfo del Sabalero Patrón.

[Gracias a Juan y 9 Ahora.]

Pellejero Diego

481886_654ed179fe6842f089e705c736f6096f

Diego Darío Pellejero

Allá por 1991, el gran Cosme Julián Ubaldo Zaccanti seguramente no tenía las mismas preocupaciones que lo asaltarían dos décadas después. La pequeña Florencia aún no conocía ni el jardín de infantes, por lo que el recio marcador de punta no imaginaba que los hombres vivirían preguntando sobre su hija. Sin embargo, en aquel año, ya había alguien que andaba atrás de Zaccanti. De la nena no, mal pensados. Del padre.

Diego Pellejero apenas jugó tres partidos en Primera División, todos en Racing y con un patrón en común: siempre ingresó a pocos minutos del final del partido en reemplazo del mencionado lateral derecho. Fue por el Torneo Apertura, en los encuentros frente a Argentinos, Platense y Vélez totalizando no más de 25 minutos en cancha. En este último, Zaccanti se fue retirado en medio de una ovación al haber convertido los dos goles en la victoria de la Academia. Ovación que se repetiría cuando su angelical niñita pegara el estirón.

El que no volvió a escuchar semejante cantidad de aplausos y vítores (?) fue Pellejero, destinado al ostracismo. Sus próximos registros futboleros fueron varios escalones más abajo, mientras la púber Florencia cursaba la escuela primaria, jugando para San Martín de Burzaco y para Barracas Central en la Primera C. Incluso en You Tube hay registros de un gol suyo para los del sur del GBA.

Finalmente, llegó el retiro y más tarde el momento del Fútbol Senior, acompañando a figuras como el Turco García, Walter Viqueira, el Lagarto Fleita, el Chelo Delgado o Pepe Basualdo. Pero a quién le puede importar todo esto: la hija de Cosme ya había crecido. Así que chau En Una Baldosa, hola Notiblog (?).

Vestuario Local: Rollingas Unidos Argentinos

Este post es una especie de estudio sociológico enfocado desde la moda sobre una de las mayorías que cada fin de semana puebla las canchas de la Argentina: Los Rollingas.

Esencialmente podemos separar a los rollingas que van a ver al club de sus amores en dos grupos:

El primero es el rollinga “oriyinal”, que conserva su estilo intacto desde 2004 (allá por la era pre-Messi).

El segundo equipo lo conforman, básicamente, los que arrugaron se fusionaron con otros estilos y se adaptaron a estos nuevos tiempos modernos que vivimos.

01aBoca

Reconocer a los del primer grupo es lo más fácil de este mundo ya que un porcentaje importante prefiere la remera de su banda “rockanrolera” de turno por sobre la del equipo de sus amores. Acorde a los ideales de su sagrado Rock n’ Roll, su poco respeto por la autoridad y su amor por las sustancias le traen inconvenientes en la zona del cacheo.

02aChicago

Así mismo, nueve de cada diez rollingas clásicos cortan sus propios flequillos lo que casi siempre culmina en resultados similares al de la selección en el Mundial de Japón.

El rollinga original viene en todos los talles. Si, plus-size también.

03aBoca

Al tener ya su corte de pelo de autor, el fanático vintage mantiene el resto de su look minimalista -más allá de su remera de los Rolling/ Camiseta del club de sus amores- solo agregará a su uniforme un par de anteojos de sol.

Y nada de esos modernos marcos “Cat-Eye”, “Aviator” u “Oversized” coloridos y tan amados por los plateístas. Los lentes del rollinga oscilan de unos negros y sencillos a unos a lo “Indio Solari”.

03bAtlanta

En cambio, el rollinga arrepentido intervenido fue virando hacia otros estilos como, puede ser, el “rockabilly”. Un par de tattoos ella y un arremangue de mangas para él…y listo. Ya sos parte de esta modernidad loca donde la que baja a pelear en la cola del Paty es ella.

01bBoca

Se los puede reconocer aún por algún tatuaje huérfano de sus antiguas épocas o por el flequillo de autor que la mayoría eligió conservar. Solamente un bigote bastó para reciclar a este simpatizante de Boca en un fan del Indie Under.

02bAtlanta

Cambiar, por ejemplo, una campera de jean por una campera Nike tipo “Boyfriend” te puede dar resultados más efectivos que cambiar a un técnico al que le están haciendo la cama.

De nuevo, el flequillo cortito o baby bangs -como lo llaman las fashionistas ahora- más fijo que el peinado de Pitana. El broche del pelo enganchado al pantalón nos da la pista que faltaba.

En fin, este fue un breve análisis de uno de los grandes y no suficientemente reconocidos actores del público futbolístico argentino.

Gracias por tanto y perdón por tan poco.

Updateando: Levántate y roba (?)

lazzarolobos.jpg

Seguramente recuerden a Leandro Lázzaro por sus goles en Tigre y por haberse ganado un auto en el programa de Nicolás Repetto. A sus 42 años, uno ya lo imaginaba retirado, pero no: ¡Sigue jugando!

El delantero, que también supo vestir la camiseta de Estudiantes de La Plata, ahora participa de la Liga de Lobos, defendiendo la divisa del Club Unión Deportivo Provincial. Y como vemos, está en muy buen estado (?).

donnetjuventud

¿Se acuerdan de Matías Donnet, aquel que fuera verdugo del Milan en la Intercontinental de 2003? Bueno, ahora viste los colores del Rossoneri, pero más específicamente los de la Asociación Deportiva Juventud de Esperanza, su pueblo en Santa Fe.

El ex Boca fue presentado en la última semana, junto a la nueva indumentaria de la institución. Puchero tiene 35 años y betocarranceará en la Liga Esperancina.

campodonicocanuelas

– Y si hablamos de Betocarranceos, cómo obviar al gran Mariano Campodónico, que a los 42 años sigue jugando en la Primera C, con Cañuelas.

ablinmasterchef

– El país no para de fabricar desocupados y el mundo baldosero no es la excepción. Hace unos días despidieron a Sebastián Ablín de la Biblioteca Nacional, lugar donde trabajó durante 14 años.

El ex River y Master Chef comentó que los 240 telegramas emitidos por la nueva gestión “empezaron a llegar desde muy temprano. Era muy difícil de contener a las personas que se quedaban sin trabajo y la situación empezó a desbordarnos a todos”. Un garrón.

– Empezó la Liga de Tres Arroyos y, como siempre, nuestros amigos de RecreativoCL14 nos mandan #InfoDeLaBuena:

Después de tres años en el Club Recreativo Claromecó, el ex Racing Javier Musa decidió retirarse, a raiz de una lesión en la rodilla que lo venia aquejando.

Otro que decidió colgar los botines es Eduardo Anzarda (hijo), definido alguna vez por Sebastián Wainraich como el peor futbolista de la historia de Atlanta. Al parecer, no le van a hacer partido despedida.

El Pitufo Claudio Quintana parecía que tambien se retiraba, pero finalmente seguirá despuntando el vicio un año más en ACDC de Tres Arroyos (Asociacion Civil Deportiva Cristiana ). Pisando ya los 42 pirulos, el ex Huracán de TA ahora es enganche y el año pasado quedó segundo en la tabla de goleadores de Segunda División, con 16 tantos.

Claudio Huertas seguirá siendo el DT de Olimpo de Tres Arroyos. A diferencia del año pasado, esta vez sólo será entrenador, porque recordamos que el año pasado se mandó (?) a jugar de volante central. Un tiempo después aclaró que se habia puesto porque el equipo había sufrido muchas bajas.

Martín Alarcón, alias El Huevo, supo jugar 1 partido en Banfield y con eso es toda una gloria zonal (?). Ahora es mánager de El Nacional de Tres Arroyos.

Hasta acá, el reporte de Tres Arroyos News (?).

 

jahsandro2016

“Me estoy dedicando a la medicina alternativa, osteopatía y acupuntura”. La declaración pertenece, ni más ni menos, que al gran Jah Sandro, quien fue entrevistado en el programa Doble 5, de TyC Sports. Acá pueden ver la nota.

[Gracias a Joaquín, Hernán, RecreativoCL14 y Maxi_Tate.]