Ucero Fabián

Fabián Marcelo Ucero
Cuevero surgido en Defensa y Justicia a finales de los 80’s, con un singular andar por el ascenso de nuestro país y un poco recordado paso por la Primera División. Arrastrado por la marea de refuerzos que incorporó Atlanta en 1990, recaló en Villa Crespo junto a otros jugadores del Halcón de Varela como Perico Barbazán, Pla, Silva y Checchia.
Titular en un plantel que también tenía a Alberto Montes (el que entraba transpirado desde el vestuario), Dientito Ragg, Peña Pérez, Chumba, Spotorno, el Lute Oste y el Pepe Castro, entre otros, vivió la agridulce sensación de subir al Nacional B sin estar en el once inicial que conoció la gloria en la final ante Nueva Chicago.
Para la temporada 1990/91, la empresa que había acercado a Jorge Castelli al club se las tomó y en esa misma dirección siguieron su camino algunos de los héroes de la Primera B.
Ucero volvió a Defensa y luego salió a conquistar tierras colombianas, con las camisetas de Deportes Tolima (1993) e Independiente Santa Fe en dos períodos. Su última experiencia cafetera, en 1997, provocó tal rechazo que en la actualidad se lo menciona como sinónimo de mal jugador, fiasco o argentino ladri.
Su ocaso había dado señales alarmantes en Newell’s (1994), donde sólo disputó 7 encuentros, otra vez bajo la tutela del Profe Castelli, y teniendo de compañero a Marcelo Maydana. También había estado en Chacarita Juniors (1996/97), en el marco de un profesionalismo extremo (también conocido como traición) que incluso le permitió vivir desde el banco un histórico y vibrante 4 a 4 frente a Atlanta, al lado de otro suplente como Albano Anconetani.
A pesar de ese cambio de vereda, los dirigentes del Bohemio lo metieron en la lista de invitados a la fiesta del Centenario de la institución, en 2004, junto a Damián Manusovich, el Alfil Graciani, Héctor Candau y el sincero José Luis “fui a robar a un fútbol fantasma” Campi, entre otros.

Juan Pordiosero

3 comentarios en “Ucero Fabián

  1. Fabian Ucero en el Deportes Tolima fue un gran jugador, Defensa central certero y muy disciplinado, fue lider del equipo y durante los dos años que nos acompaño no solo dejo huella por su buen futbol, tambien por su profesionalismo y su don de gente, una gran persona caballero, respetuoso y educado. Gran recuerdo en esta ciudad, de donde es oriuda su primera hija. Un abrazo Flaco!

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s