Altamirano Manuel


Manuel Altamirano

El contexto no era el más alentador. Aquel Apertura 2005 fue un torneo malo para Rosario Central y si bien faltaba bastante para el descenso, el promedio comenzaba a apretar cada vez más. Quizás la única alegría de esas 19 fechas para el olvido haya sido haber terminado en el 15° puesto, apenas dos puntos por encima del rival de toda la vida, Newell’s Old Boys. Consuelo de tontos, pero consuelo al final.

La mala campaña precipitó la salida de Ariel Cuffaro Russo tras la fecha 15 y, sin demasiada ideas, la dirigencia del equipo rosarino optó por el camino más fácil: llamar al Viejo Ángel Tulio Zof. Conciente de que no lo iban a putear por un par de derrotas más, Don Ángel, una deidad por esos pagos, y a pesar de los achaques lógicos de la edad (ya tenía 77 años), aceptó el desafío y encaró su ¡noveno paso! como DT de Central.

El rererererererere (?) debut fue el 20 de noviembre, ante Arsenal de Sarandí, en el Gigante de Arroyito. Esa tarde calurosa, el pueblo Canalla, desmotivado por el magro presente, se acercó a su casa para recibir al ídolo. Zof, por su parte, retribuyó el cariño (?) y paró en la cancha a Juan Ojeda; Paulo Ferrari, Juan Grabowski, Ronald Raldes y Ricardo Moreira; Leonardo “pasa que” Borzani, Damián Ledesma, Emiliano Papa, Emiliano Vecchio; Pablo Vitti y Emanuel Villa. Luego ingresaron Lucas Moya (por Papa), Marco Ruben (por Villa) y el homenajeado del día, el mediocampista Manuel Altamirano, por Vitti.

El pibe, categoría ’84, venía de salir campeón en 2004 de la cuarta división, al lado de otros baluartes del club rosarino que, mal que mal, luego hilvanaron una carrera casi sin baches como Eduardo Marcelo Aguirre, Germán Alemanno, Diego Calgaro, Gonzalo De Porras, Andrés Díaz, Alejandro Faurlín, Martín García, Federico Pallaro, Cristian Villagra, Diego Villagra y José Vizcarra, entre otros.

El partido en sí fue un dolor de huevos ojos. Arsenal se puso en ventaja a través de Juan Pablo Caffa a los 25 del segundo tiempo y se dedicó aguantar el resultado. Lógicamente, le salió mal. Sobre la hora, Emiliano Vecchio metió un tiro libre desde la derecha, Marco Ruben se anticipó a todos, puso la cabeza, la pelota rebotó en el cuerpo de Ibrahim Sekagya y dejó sin chances a Esteban Dreer, el 1 de Arsenal. Fue 1 a 1.

Lo que siguió para Altamirano, que todavía estaba un poco verde para debutar entre los grandes, fue un camino de ida, sin retorno a las ligas mayores. Sin lugar en los planes de Zof, que renunciaría a su cargo pocos meses después, ni Leonardo Astrada -el sucesor-, volvió a la Reserva del Canalla, donde jugó cada vez menos.

Hasta acá sería otra historia de una carrera que pintaba para más de lo que finalmente fue, si no fuera por un pequeñísimo detalle: Altamirano debutó con la camiseta número 14. Sí, la maldita. La misma que usaba Mariano Herrón cuando le explotó un termo en la pierna, la que tenía Renzo Ruggiero cuando se rompió todo, la del Sapito Encina cuando se partió al medio, la que le dieron al Chino Garcé cuando después le anularon al contrato y la que vistió Andrés Imperiale cuando en la víspera del clásico Carlos Ischia lo colgó simplemente por el número de su casaca. Y justo ahí saltó la ficha.

Con 45 minutos oficiales en el lomo, Manu podría haber agarrado el pasaporte y partir hacia una experiencia cheguevarista (?) por Sudamérica. Pero no. Se quedó a pelearla acá. Eso sí, bajó varias categorías de un saque. Boca Unidos de Corrientes, que por aquel entonces jugaba en el Torneo Argentino B, le dio asilo durante la temporada 2006/07. En lo colectivo sería algo positivo, Bokita (?) ascendió al Argentino A, pero en lo personal a Altamirano le quedó un sabor agridulce porque lo dejaron libre al final del torneo.

En 2008 apareció en uno de los clubes más turbios de la historia del fútbol argentino, Real Arroyo Seco, comandado por el excéntrico Patricio Gorosito (que en 2012 estuvo preso en España, acusado de contrabando de cocaína, y que tiempo atrás se había cargado al Plaza Colonia uruguayo), que estaba en el Argentino A y que no paraba de crecer desde su creación, peeeero…

La pésima campaña y la decisión de Gorosito de no presentarse a disputar varios partidos terminaron con el descenso al Argentino B. Esa temporada pasaron por el banco de Real Arroyo Seco, entre otros, Teresa Cancelarich, Rubén Olle, Daniel Killer y Arsenio Ribeca (que había ascendido con ese cuadro en la 2005/06 y que conocía a Altamirano de su paso por Boca Unidos), pero ninguno pudo torcer el rumbo.

Luego de que Ribeca se fuera hinchado las pelotas “porque no se daban los resultados; no le hacíamos un gol a nadie y estaba cansado de pelear todos los días con Gorosito”, de la mano de Rogelio Nardoni, Altamirano siguió jugando salteado hasta que se marchó del club, que para esa altura ya era un quilombo institucional, en 2010.

Reapareció a comienzos de 2011 en Mitre de Santiago del Estero, en el Torneo del Interior, porque siempre se puede caer más bajo. Oh casualidad, el gerenciador del equipo santiagueño era el mismo de Real Arroyo Seco, Patricio Gorosito. Y esa fue la última vez que tuvimos noticias suyas.

16 comentarios en “Altamirano Manuel

  1. La nota de Olé, en referencia a la camiseta 14, aclara que una bruja cubana “hasta se habría reunido con otros dos jugadores para darles un polvillo que el plantel debía aplicarse en diversas zonas del cuerpo”. Agrego: sobre todo en la nariz

    Me gusta

  2. PALACIO JUGABA CON LA 14 EN BOCA Y MIREN COMO LE FUE Y DONDE ESTA AHORA Y LA TERRIBLE CUENTA BANCARIA QUE DEBE TENER, NO JODAMOS MUCHACHOS.

    Me gusta

  3. Caminos paralelos los de Gorosito y Altamirano, seguramente ahora el tomuer debe ser mula del narco… chequeemos en el diario cuando leamos “Estallaron 50 cápsulas de cocaína en estómago de mula de narcotraficante!” Ampliaremos!!!

    Me gusta

  4. Para aclararle al N3 (Incrédulo) la nota se refiere a la mala suerte del N14 en Central, no tiene que ver con lo que pasó en otros equipos.

    Me gusta

  5. Me dio mucha nostalgia esta nota, muchos años y muchas historia distinta de todos estos chicos,,pero todo lo que contas y que esten en el Nac. B es culpa de los diregentes que pasaron por central!!! una lastima, pero a la vez alguien se acuerda de ellos, gracias por la nota que escribiste

    Me gusta

  6. En la foto claramente se nota q esta en una esquina de alguna villa miseria desarrollando su nueva carrera de vendedor de narcoticos sponsorizado por el Sr Gorosito……..dudas existenciales q se me generaron…..de q jugaba el muchacho??? el Sr Gorosito,tiene parentesco con el Sr Pipo?? Quien usa actualemnte la casaca maldita del Canalla?? …..

    Me gusta

  7. aclaro que en BOCA UNIDOS tuvo varios partidos de excelente nivel. Lo colgaron luego de jugar muy mal el primer tiempo de la final por el ascenso contra los muertos de central cordoba

    Me gusta

  8. Necesito dos historias dos, quizá puedan ser escritas por el Mencho: 1) La casaca maldita de rosario central 2) Historia, crimen y resurrección de Pablo Gorosito

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s