Schiavi a la Roma (2001)

Pareció que se habían alineado los planetas. El primer capitulo fue en la semifinal de la Copa Libertadores 2001 cuando, indignado con la dirigencia por temas monetarios, Jorge Bermúdez encabezó la protesta en contra del tesorero Orlando Salvestrini.

Paguen y cállense y Salvestrini al psicólogo eran las leyendas que tanto el trío de colombianos como Traverso e Ibarra, mostraron por la pantalla de T y C Sports desde los vestuarios del Parque Antártica, donde Boca acababa de vencer al Palmeiras por penales. Este hecho le aseguró al Patrón una rápida salida al Olimpiakos de Grecia, en donde conoció a Adriana Karembeu.

El segundo capitulo tuvo como protagonista a Rolando Schiavi llegando a Boca, pese a que se había confirmado su pase a San Lorenzo y al clamor de los hinchas Xeneizes quienes preferían a Horacio Ameli.

El tercer capitulo tuvo como locación el Estadio Olímpico de Roma, donde Boca llegó para jugar un amistoso contra el flamante campeón de Italia, estipulado en el pase de Walter Luján Samuel. Mientras Batistuta se desgarró las cuerdas vocales festejando su gol, Antonio Barijho se las rebuscó para dejarnos otro inigualable paso de comedia (?). En una jugada intrascendente arremetió contra la humanidad del marfileño Saliou Lassissi, provocándole fractura de tibia y peroné al jugador que había llegado hacía dos semanas a los Giallorossi a cambio de 10 millones de dólares.

La cuarta escena de este culebrón (?) fue en el despacho del presidente de la Roma, Franco Sensi, quien no estaba seguro si cagar a piñas al delegado de Boca contratar a Burdisso, Cufré o a ese lungo “cuevero” que anuló a Delvecchio, decantándose, finalmente, por esta ultima opción. Cuentan las crónicas de la época que Sensi ofreció 4 millones de dólares pero desde La Boca le pidieron 5, sin percatarse que ya estaban cometiendo El Timo del Siglo quintuplicando los 800.000 dólares que le habían pagado tres semanas antes al Semillero del Mundo.

Así y todo, los dirigentes de Boca apalabraron a Julián Maidana para reemplazar al Rolo, sumando de esta manera un nuevo pase frustrado en la carrera del ex Talleres, junto a las diez que derribo una leyenda urbana.

El ultimo capitulo sitúo a Schiavi de vuelta en Casa Amarilla, para después conocer a La Raulito, salir campeón de todo.

Así siguió la vida de los otros protagonistas:

Jorge Bermúdez: Tuvo otro hitazo televiso al llorar con la camiseta de Newell’s sobre los hombros de Tití Fernández.

Gabriel Batistuta: Se perdió en el ostracismo, hoy se lo conoce como El Papá de Thiago.

Antonio Barijho: Consiguió en Roma comprador para la cadena de Winston Bogarde.

Saliou Lassisi: Volvió a su tierra y fue extra en Diamante de Sangre.

Julián Maidana: Se le cayeron cuatro pases más…

3 comentarios en “Schiavi a la Roma (2001)

  1. me mori de risa, una verdadera comedia. si puedo acotar algo, diria que Schiavi tambien lo hubiera ganado todo en Italia; por alla aprecian mucho a matones como el, y hubiera hecho muy buena dupla con Gattuso.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s