¡Y de repente llegó Tito! ¡Qué cagada!

En este contexto histórico que vive la República Argentina, en el que la Honorable Cámara de Diputados dio su media sanción para la, llamada popularmente, Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito, y en donde en medio de la eufórica ebullición de quienes soñaron, militaron y pusieron el cuerpo para la concepción de dicho resultado, justo les arrancó un Mundial; vamos a recordar a aquellas noticias que la Copa del Mundo FIFA relegó totalmente de plano.

Con esto no queremos decir que la causa de les verdes contra les celestes haya quedado en el ostracismo ni que durante el Mundial no se pueda pensar más que en pegarle a Martín Arévalo. Nadie es tan cabeza de tacho, ni de un lado ni del otro… Bah, no sé con el temita de Arévalo…

Sin embargo, en el inconsciente colectivo popular siempre se instaló que, ni bien arranca a rodar la pelota, nuestros gobernantes nos meten la falange bien en el ano… “¿Juegan Suecia – Escocia? Nos aumentaron los impuestos un 50%”; “¿Arrancó Arabia – Sudáfrica? Largaron a 50 genocidas”; “¡Nada me importa más que este Portugal – Irán! El dólar se fue a 5000 pesos”. Y así con cada situación cotidiana catástrofe a los ojos de Doña Rosa.

Como punto de partida vamos a tomar el Mundial de 1998; así que si recuerdan alguna situación, posterior o ulterior, que en apariencias el fútbol tapó para siempre, ahí están los comentarios. Mientras, por supuesto, esperamos que el Senado dé su media sanción positiva para hacer realidad la esperada Ley de Aborto Legal, Seguro y Gratuito.

tito01

Francia ’98, los eliminados por un asesino de sangre fría

Nueve de junio de 1998. Ese deplorable ser llamado Jorge Rafael Videla –presidente de facto entre 1976 y 1981- se encontraba plácidamente en su casa de Belgrano en la Capital Federal dispuesto a encarar una nueva jornada de su activa vida social. Indultado de múltiples causas de lesa humanidad en diciembre de 1990 por el entonces presidente Carlos Saúl M*n*m, se movía entre la gente con la impunidad de quien sabe que nunca jamás podrán tocarle el orto. Peeeeeeroooo…

Sorpresivamente por no estar en la agenda periodística mediata, el Juez Federal de San Isidro, Roberto Marquevich, ordenó la detención del Militar por ser sospechoso de la apropiación ilegal de cinco bebes nacidos en cautiverio y eso movilizó a diversos organismos de derechos humanos, medios informativos y también a miembros de la Justicia; ya que a la postre nos enteraríamos que Marquevich no tenía competencia para tomar dicha decisión y todo se trataba de una maniobra política.

Como sea, fue en ese momento, con gran parte de la población feliz por ver a éste carcamán tras las rejas y con la sensación que esta vez sí habría justicia, cuando de repente TU INSTINTO NATURAL VENCER A TU RIVAL/ TIENES QUE PELEAR POR UNA ESTRELLA / CONSIGUE CON HONOR LA COPA DEL AMOR / PARA SOBREVIVIR Y LUCHAR POR ELLA / LUCHAR POR ELLA / LUCHAR POR ELLA / DO YOU REALLY WANT IT? (YEAH!) / DO YOU REALLY WANT IT? (YEAH!)

TARAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

TARAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

TARAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA                    TAN TAN

TITO02

Una vez Didier Deschamps levantó la Copa del Mundo volvimos a la oscura realidad para caer en cuenta que Jorge Rafael Videla estuvo preso tan solo 38 días y luego, amparado en su edad, dispuso de prisión domiciliaria; beneficio que gozó hasta 2008 cuando fue trasladado a Campo de Mayo y luego a la cárcel de Marcos Paz.

Allí recibió otra condena de prisión perpetua por fusilamientos (2010) y otros 50 años por sustracción, retención y apropiamiento de niños y neonatos (2012). Murió en 2013, sentado en el inodoro, con los pantalones bajos y salpicado de mierda. La justicia poética en su máxima expresión.

Desde aquí, el recuerdo a algo que, ya sea por edad o displicencia, nos importó cero, amparados en la obligación patriótica de seguir a la Selección de Passarella. A casi todos nosotros, excepto claro, a las víctimas del terrorismo de Estado y a sus familiares. A ellos hace rato les habían cortado las piernas…

tito03

Corea – Japón 2002, el uruguayo que le chingó

El país en medio de una crisis feroz, las instituciones degradadas como nunca antes y El Gráfico que dejaba de ser una publicación semanal. En medio de tantas pálidas, solo teníamos al Mundial como única vía de escape. Y no porque lo que acontecía a nivel nacional nos chupase un huevo, sino que eran tantos los vaivenes que era casi imposible adentrarse en la realidad y reconocer o recordar a todos los actores políticos.

Con la esperanza en alto luego de derrotar por 1 a 0 a Nigeria en el primer encuentro del torneo, una noticia de ribetes chaplinescos nos pasó por el costado: el entonces presidente uruguayo, Jorge Batlle, atendía a los argentinos –a todos los argentinos- con declaraciones que, en cierta medida, hablaba de como gran parte de los uruguayos veían a los nacidos de este lado del charco; confirmando aquella vieja máxima que reza “nosotros los queremos más a ellos que lo que ellos nos quieren a nosotros”.

En una entrevista para la cadena Bloomberg, el primer mandatario charrúa dejaba una catarata de frases grabadas para la posteridad: “¡Qué enfermedad tienen estos tipos! ¿Qué tengo que ver yo con la Argentina?”. “…estimado amigo (refiriéndose al periodista), en el 2001 la situación argentina, con los problemas argentinos. ¡Una manga de ladrones del primero al último! ¿Entiende? (…) Ahora, no compare Argentina con Uruguay, ¿o usted es ignorante?”. “¿Pero cómo le voy a plantear a Duhalde (presidente argentino) nada, querido? No tiene fuerza política, no tiene respaldo, no sabe a dónde va”.

Aquellas declaraciones un poco molestaron, pero tampoco para tanto. Tal vez por la poca autoestima que teníamos como nación en aquel momento o tal vez porque algunos sentíamos que el presidente del paisito algo de razón tenía. O tal vez porque estábamos en medio de una Copa del Mundo y nada nos podía distraer. Como sea, algunos cuantos optimistas juraron la venganza en el Mundial; ya que se iba a dar el cruce si Argentina ganaba el Grupo A y Uruguay se consagraba escolta del Grupo B. Algo totalmente posible, claro. Pero…

Si bien Uruguay empató a puro coraje un encuentro contra Senegal que iba perdiendo por 3 a 0, el resultado no le alcanzó y quedó eliminado en Primera Ronda, para alegría de algunos cuantos rencorosos argentinos. Además, todos recordamos el cabezazo que El Chengue Morales erró en el último instante del partido y que, de haber sido gol, los habría metido en Octavos de Final. “¡Qué le vas a hacer, Batlle! ¡Metete las declaraciones en el orto, papá”.

Veinticuatro horas después, los eliminados éramos nosotros… Y otra vez a mirar La Cornisa.

tito04

Alemania 2006, la última función de un talento irrepetible

Para los futboleros mayores de 30 años, el último gran equipo argentino que mereció ganar un Mundial fue el que concurrió a Estados Unidos. Los menores a esa edad, sin embargo y sin que los más viejos lo compartamos, tienen otra visión. Para ellos, el último Seleccionado Nacional en ver frustrado su sueño de campeón no fue el de USA ’94 ni el que perdió la final en Brasil 2014, sino el que nos representó en Alemania 2006. ¿Habrá sido para tanto?

Dirigidos por José Pekerman, en ese equipo había una conjunción de talento como casi nunca se vio antes: Juan Román Riquelme, Javier Saviola, Pablo Aimar, Hernán Crespo, Roberto Ayala, Juan Pablo Sorin, Javier Mascherano y un niño llamado Lionel Messi, entre otros.

En rigor de verdad, jugaron de manera sobresaliente frente a Serbia y Montenegro, y le ganaron con lo justo a Costa de Marfil y a México, amén del soporífero empate con Holanda. Así llegaron a Cuartos de final para enfrentar a Alemania.

tito05

Un día antes del crucial encuentro frente a los teutones una noticia pasó desapercibida para el gran público en general, excepto los cinéfilos: el director Fabián Bielinsky fue encontrado muerto en una habitación de hotel en Río de Janeiro a causa de un infarto de miocardio. Con dos auténticas obras de arte en su haber como única producción (Nueve Reinas y El Aura), a los amantes del cine les quedó para siempre la frustrante sensación de pérdida por películas en teoría geniales que ya nunca iríamos a ver. Un confuso espiral hacia la nada misma, como siempre que muere un gran artista.

Un día después de la, para algunos sectores, anónima muerte de Bielinsky, la Selección Argentina era eliminada por Alemania, inaugurando una dolorosa e ininterrumpida trilogía. Y eso llevo, claro, a que una generación entera se pregunte, para siempre, que hubiera pasado si seguía en la cancha Juan Román Riquelme, que hubiera pasado si entraba Lionel Messi y que hubiera pasado si teníamos mejor puntería en los penales. Un confuso espiral hacía la nada misma, como siempre que queda eliminada una gran generación de futbolistas.

tito06

Sudáfrica 2010, un juego suicida

Ya lo sabemos todos, Maradona se resfría y el planeta estornuda. Maradona hace magia y el planeta queda obnubilado. Maradona le pega a Rocío Oliva y el planeta mira hacia otro costado. Como sea, todo lo que hace Diego Armando Maradona conlleva nuestra atención. Y la Copa del Mundo del 2010 no fue la excepción.

Con su histórico magnético atractivo a cuestas más las inolvidables declaraciones que había dejado durante las Eliminatorias, ninguno podía más que solo prestar atención a las desventuras del Diegote en la tierra de Mandela, más allá que en el equipo también se encontraban Lionel Messi y Martín Palermo.

Tal es así que nadie reparó que en la provincia de Salta, más precisamente en la ciudad de Rosario de La Frontera, se estaba registrando un sucesión de suicidios adolescentes como nunca antes habían acontecido en la historia de esta nación.

tito07

Durante el transcurso del Mundial, se habían suicidado ocho jóvenes -tanto varones como mujeres- y al menos quince habían fallado en el intento. Por esta razón fue detenido un joven de 18 años acusado de ser el instigador y el proveedor de un juego de internet que tenía el acto de quitarse la vida como ultima “misión”.

El detenido, luego absuelto por falta de evidencias físicas, fue señalado como una especie de gurú magnético que lograba que las masas hicieran lo que a él le venía en ganas. Que loco todo ¿No?

El último suicidio data del día previo a que Diego Maradona ponga ese planteo fatal con el que Alemania nos despachó del Mundial por 4 a 0. Tristes historias que nadie quisiera recordar…

tito08

Brasil 2014, salir a tocar

Antes del Mundial en tierras cariocas, la confianza del público argentino sobre su seleccionado estaba en alza a raíz de las buenas anque confiables producciones del cuarteto de ataque: Messi, Di María, Higuaín y Agüero despertaban la ilusión y sembraban la expectativa de brindar un concierto de fútbol. Toque, toque, toque y gol. El fútbol que le gusta a la gente, papá…

Sin embargo, tras una victoria no del todo cómoda frente a Bosnia y luego de una sucesión de lesiones y contratiempos, el equipo de Alejandro Sabella mutó de “los cuatro fantásticos” a “Mascherano y diez más”. De esa manera fue como se llegó a la Final. Así que nada de caras largas, acá lo que importa es el resultado, viejo.

El día anterior a la gran final frente a Alemania, una noticia de alto impacto conmocionó a… nadie. ¡Facundo Arana dejaba de lado la actuación y nos mostraba su faceta de músico rockero! Si, así como escuchan. Esto pasó, fue verdad. No se boleteen…

tito09

Y fue así que en todos los medios salieron sucesivas notas al blondo bonachón contándonos sus novedades musicales: estrenaba un disco llamado “Salir a Tocar” versionando clásicos del rock, prometía una gira nacional y afirmaba sorprenderse tanto por sus grandes dotes vocales como por su innata habilidad ejecutando el saxo. ¡Sacá del medio, Kenny G!

Si bien a los ojos de muchos Argentina jugó su mejor partido frente a Alemania, cayó derrotada con aquel tanto del “cara de mandarina” Mario Goetze y así perdió la primera de sus tres finales consecutivas. Es más, hasta el día de hoy –junio de 2018- jamás volvió a enamorar al público ni a ser sinónimo del buen futbol de toque.

Para tocar, de buena manera, mejor llamalo a Facundo Arana…

Especiales: Estadios campeones

En esta oportunidad, vamos a hacer un raconto de los estadios argentinos donde se han dado las vueltas olímpicas del fútbol grande de AFA. Sí, esas moles de cemento donde los futbolistas quedan en calzoncillos con remeras de pésimo estampado dedicadas a familiares y en donde abundan vírgenes de Luján, que vaya uno a saber que tienen que ver con la pelota.

Vamos a tomar, como punto de partida, la implementación de los hoy añorados torneos cortos, allá por la Temporada 1991/92. Aquella vez que los queridos Julio Grondona y Fernando Miele salieron de un cónclave y dijeron “dos campeones por año para todos, papá”. ¿Les gusta la idea? Ah ¿no? Me importa cero, hoy vamos a hablar sobre esto.

estadiovuelta01

Estadio José Amalfitani

¿Querés salir campeón? ¡Andá a la cancha de Vélez, viejo! Es que allí no solo son felices las seguidoras de Luis Miguel, sino que, además, en ese estadio acontecieron nada más y nada menos que once vueltas olímpicas. El máximo número de nuestro listado.

El mayor beneficiado fue el propio dueño de casa, quien allí se consagró ganador del Clausura ’96 (0 a 0 con Independiente), del Clausura ’98 (1 a 0 a Huracán), del Clausura ’05 (3 a 0 sobre Estudiantes), del Clausura ’09 (1 a 0 a Huracán) y del Inicial ’12 (2 a 0 a Unión). Un total de cinco conquistas. Notable (?).

Al Fortín lo sigue River Plate con tres vueltas olímpicas en ese terreno: Clausura ’97 (2 a 0 a Vélez), Apertura ‘97 (sospechosísimo 1 a 1 con Argentinos) y Clausura ’00 (3 a 0 a Ferro).

Con tan solo una consagración se ubican Racing en el Apertura ’01 (1 a 1 con los locales, la tarde de gloria de Loeschbor y Chirumbolo), Estudiantes de La Plata en el Apertura ’06 (2 a 1 en la final sobre el Boca de Lavolpe) y San Lorenzo de Almagro en el Inicial ’13 (0 a 0 con Vélez).

Por lo folclórico de las definiciones, por lo bien que allí se ve el fútbol o por las ganas que le dan a uno de colgarse de esos alambrados; un gran lugar para dar la vuelta olímpica.

estadiovuelta02

Estadio Antonio Vespucio Liberti

El Monumental es el estadio escolta de nuestro listado. Allí sucedieron ocho definiciones de campeonato, con la particularidad que el dueño de casa nunca mordió el polvo, aunque hubo un ganador que no fue River Plate, claro.

Los Millonarios dieron la vuelta en su cancha en siete oportunidades: Apertura ’91 (derrota 1 a 0 con Argentinos, festejo antes del encuentro), Apertura ’93 (1-1 con El Bicho de La Paternal), Apertura ’96 (3 a 0 a Vélez), Clausura ’02 (5 a 1 a Argentinos), Clausura ’04 (1 a 1 con Atlético de Rafaela), Clausura ’08 (2 a 1 a Olimpo) y Final 2014 (5 a 0 a Quilmes).

El otro que salió campeón en El Gallinero fue Lanús, quien allí le ganó por 4 a 0 a San Lorenzo la Final del Torneo de Primera División 2016; en un histórico match que, además de un título, definía el prestigio de dos ignotos ex jugadores de Deportivo Español llamados Jorge Almirón y Pablo Guede.

Para uno, el ser considerado un joven entrenador de avanzada, para el otro ser tildado de chantapufi con métodos poco fiables ¿Y qué pasó? A Guede hace poco lo echaron del Colo Colo de Chile. Saquen sus propias conclusiones.

estadiovuelta03

Estadio Camilo Cichero / Alberto J. Armando

En La Bombonera se dieron siete vueltas olímpicas en estos últimos 27 años. Boca Juniors, como era de esperar, es el que más las dio con cinco consagraciones: Apertura ’92 (1 a 1 con San Martín de Tucumán), Apertura ’98 (0 a 0 con Independiente), Apertura ’00 (1 a 0 a Estudiantes), Apertura ’11 (3 a 0 a Banfield) y Primera División 2015 (1 a 0 a Tigre).

Los clásicos rivales del sur son los otros equipos que salieron campeones en La Ribera: Lanús ganó allí el Apertura ’07 (1 a 1 con Boca) y Banfield se consagró campeón del Apertura ’09 (derrota 1 a 0 con los Xeneizes).

También se podría sumar a la lista a los Back Street Boys y a Joaquín Sabina, quienes allí también se consagraron en la Argentina. Totalmente dados vuelta…

estadiovuelta04

Doble Visera / Libertadores de América

En la cancha del Rojo acontecieron cinco vueltas olímpicas. La primera la dio el propio Independiente de Avellaneda, quien allí ganó el Clausura ’94 venciendo por 4 a 0 al Huracán de Cúper en una matemática final que se dio por azar.

Vélez ganó allí el Apertura ’95 (3 a 0 sobre los locales) y en ese escenario Newell’s se adjudicó el Apertura ’04 (derrota 2 a 0 con Independiente). El máximo ganador es Boca Juniors, quien dio la vuelta en el Clausura ’99 (derrota 4 a 0 con El Rojo) y también en el Clausura ’06 (2 a 0 sobre los dueños de casa).

Vale aclarar que desde que tiene su nombre actual allí no se definió ningún campeonato. Se dio, eso si, algún que otro descenso. Pero eso es otra historia.

estadiovuelta05

Estadio Pedro Bidegain

Antes de comenzar, vamos a acabar con una leyenda urbana: este Estadio nunca se llamó Fernando Miele, sino que fue una especie de chanza del relator Marcelo Araujo, quien llamaba así a esta construcción en la previa a cada populosa transmisión noventosa. Durante un tiempo se instaló y se creyó, pero solo era una humorada de Lázaro. Ahora si, los campeones.

El River Plate de Aimar, Saviola y Ángel fue el primer equipo en dar una vuelta olímpica en este escenario en toda la historia, ya que allí se adjudicó el Apertura ’99 (2 a 2 con Los Cuervos). San Lorenzo es el máximo ganador con dos consagraciones: Clausura ’01 (2 a 1 a Unión) y Clausura ’07 (4 a 2 a Arsenal). En El Nuevo Gasómetro, el Independiente de Ducatenzeiler dio la vuelta olímpica del ya añejo Apertura ’02 (3 a 0 a los locales).

El Estadio Fernando Miele Pedro Bidegain es el único de estos escenarios que ve amenazada su existencia. O, mejor dicho, su razón de ser. Eso, por supuesto, si San Lorenzo finalmente vuelve a Boedo ¿O será que eso no va a pasar nunca?

Estadio Presidente Perón

La cancha de La Academia se ubica en el sexto lugar con dos consagraciones para Boca Juniors y una para el propio dueño de casa. Los Xeneizes ganaron allí el Apertura ’03 (2 a 1 a Arsenal) y también el Apertura ’08 (derrota 0 a 1 con Tigre en el triangular que compartían con San Lorenzo).

El Racing de Milito, Bou y Cocca ganó allí el Transición 2014 y solo podemos decir una cosa: las hijas de Blanco, hermano…

estadiovuelta07

Estadio Tomás Adolfo Ducó

La cancha del Globo vio felices a Argentinos Juniors en el Clausura ’10 (2 a 1 a Huracán) y a Vélez en el Clausura ’11 (2 a 0 sobre los locales). Y también, claro, tiene el inédito mérito de ser el único estadio mundial en poseer un Premio Oscar de la Academia de Hollywood. Un gran orgullo para Huracán…

estadiovuelta08

Estadio Roberto Carminatti

Sorpresivamente, la cancha de Bahía Blanca se cuela en nuestro ranking con dos consagraciones: una para River Plate en el Clausura ’03 (2 a 0 a Olimpo) y otra para Boca Juniors en el Apertura ’05 (2 a 1 sobre los locales), dando las claras que una cancha de mierda también puede albergar un histórico momento inolvidable.

Con una sola vuelta olímpica en estos últimos 27 años, insistimos, se ubican:

  • el Estadio Ciudad de Vicente López con la consagración de Newell’s en el Clausura ’92 (1 a 1 con Platense).
  • El Jorge Luis Hirschi de Estudiantes, donde Vélez se coronó en el Clausura ‘93 (1 a 1 con El Pincha, gol de Chilavert incluido).
  • El Gigante de Arroyito de Rosario Central, donde San Lorenzo ganó el Clausura ’95 (1 a 0 al Canalla)
  • El Estadio Centenario de Quilmes vio a Estudiantes ganar el Apertura ’10 (2 a 1 sobre Arsenal)
  • El Julio Humberto Grondona de Sarandí fue testigo del único titulo en Primera de Arsenal, el Clausura ’12 (victoria 1 a 0 a Belgrano) y Nélida no lo pudo ver.

estadiovuelta10

Por televisión

Hay, además, algunos equipos que salieron campeones sin estar presentes en un estadio. Por supuesto, esto se dio por resultados ajenos que beneficiaron a dichos ganadores y nos privaron de la tensión y espontaneidad de una consagración en el campo de juego. Esto en Europa no pasa (?).

  • En este limbo se encuentran: River Plate en el Apertura ‘94 (que salió campeón a mitad de semana ya que su escolta, San Lorenzo, dejó puntos en un partido postergado).
  • Newell’s Old Boys, quien se coronó campeón del Final 2013 mirando TV en Resistencia (donde tenía que jugar contra Talleres por Copa Argentina, ya que su perseguidor, Lanús, cayó frente a Estudiantes de La Plata por 2 a 0).
  • Y finalmente el último campeón, Boca Juniors, quien se adjudicó el Torneo de Primera División 2016/17 en la concentración; ya que el único equipo que lo podía alcanzar, Banfield, cayó 1 a 0 con San Lorenzo, 24 horas antes a que jueguen los Xeneizes su partido.

estadiovuelta11

Misceláneas

  • Con 4 estadios diferentes, Boca Juniors y  River Plate son los equipos que dieron la vuelta en el mayor número de escenarios. Los Xeneizes lo hicieron en La Bombonera, en La Doble Visera, en el Presidente Perón y en Olimpo. Los Millonarios, por su parte, lo lograron en El Monumental, en Vélez, en El Nuevo Gasómetro y en Bahía Blanca. Además, una vez cada uno se consagró mirando el codificado.
  • El Fortín de Liniers también ostenta cuatro estadios diferentes (Estudiantes, Independiente, Vélez y Huracán). Le falta, eso si, el honor de salir campeón mirando la tele.
  • En cinco ocasiones los equipos campeones pechearon y perdieron sus encuentros consagratorios: River en el Apertura ’91; Boca en el Clausura ’99 y en el Apertura ’08; Newell´s en el Apertura ’04 y Banfield en el Apertura ’09.
  • En tres ocasiones los partenaires fueron sacados de sus estadios por los futuros campeones con meros fines recaudatorios: Argentinos Juniors por River Plate en el Apertura ’97; Ferrocarril Oeste por Los Millonarios en el Clausura ’00 y Arsenal de Sarandí por Boca Juniors en el Apertura ’03.
  • Hubo un triangular que se definió en Racing y lo ganó Boca (Apertura ’08) y dos finales: la del Apertura ’06 que ganó Estudiantes en Vélez y la del Torneo 2016 que ganó Lanús en el Monumental.
  • ¿Rivalidad moderna? En cuatro ocasiones el partido definitorio fue River – Argentinos, y en tres oportunidades se trató de un Vélez – Huracán y de un Boca Juniors – Independiente. En todos los casos, el campéon siempre fue el primero de los menciondos.
  • Huracán e Independiente son los equipos a los que le dieron más vueltas olímpicas “In Your Face” con cinco ocasiones. El Globo tienen en su haber tres de Vélez, una de Independiente y una de Argentinos Juniors. Por su parte, en el récord del Rojo hay tres de Boca Juniors, una de Vélez Sársfield y una de Newell’s. Argentinos Juniors se ubica un peldaño más abajo con 4 vueltas en contra (todas de River).
  • Andá  a la cancha, bobo…

Especiales: del Siglo pasado (parte 1)

Transcurridas casi dos décadas del corriente milenio y con el reciente anuncio del inminente retiro del Rolfi Montenegro, vamos a recordar a aquellos jugadores que participaron en Primera División durante el Siglo pasado y que se han convertido en venerables señores que aún corren detrás de una pelota en pantaloncitos cortos en relativo primer nivel.

Por tal razón, vamos a obviar a aquellos jugadores que despuntan el vicio en ligas regionales o del ascenso profundo. También a aquellos baldoseros que militan en equipos de Quinta, Sexta o Séptima División de algún país europeo. No habrá espacio ni consideración para quienes hace años se retiraron, pero que aún no se dieron cuenta. Habrá, por supuesto, algunos cuantos ladris. Pero de finísimo guante blanco…

siglopasado01

Pablo Horacio Guiñazú (39)

El más antiguo en debutar, ya que lo hizo el 3 de noviembre de 1996 en Newell´s Old Boys, jugando nada más y nada menos que un clásico rosarino como visitantes. Fue un empate 1 a 1 en uno de esos encuentros típicos entre estos dos equipos en el que ninguno quiere arriesgar. De esos que abundan en todas las décadas. ¿los goles? Mauro Gerk marcó para La Lepra e igualó El Tano Facciuto para El Canalla.

El Cholo ingresó a los 57 minutos por El Piojo Manso y mirá si pasó el tiempo que sus compañeros Bruno Gimenéz y Walter Luján todavía no se llamaban Bruno Marioni y Walter Samuel, respectivamente. Y claro, al arquero rival, Roberto Abbondancieri, todavía no se le había cruzado por la cabeza cambiar la “C” de su apellido por una “Z” para conseguir un pasaporte europeo. Fueron de la partida, entre otros, Ricardo Rocha (55), Fabián Basualdo (54), Larry Saldaña (50) y El Polillita Da Silva (50).

En el año 2000, Guiñazú pasó al Perugia de Italia y luego hizo historia en Independiente (2001 a 2003), otra vez Newell´s (2003), FC Saturn de Rusia (2004), Libertad de Paraguay (2004 a 2007), Inter de Brasil (2007 a 2012), de nuevo Libertad (2013), Vasco da Gama (2013 a 2015) y Talleres de Córdoba, donde llegó en el año 2016 y convirtió el tanto que devolvió al Matador a Primera División.

Hoy, aunque es el principal depositario del mayor porcentaje de “viejo choto” recibidos en el fútbol grande de AFA, todos nos preguntamos porque juega cada vez mejor…

siglopasado02

Fabián Alberto Cubero (39)

El 17 de noviembre de 1996 se escribía la primera página de una historia importante en Vélez Sarsfield. Ese día, en una derrota 2 a 0 frente al Estudiantes del Profe Córdoba, El Poroto jugó el primero de sus más de 600 encuentros con La V Azulada (y contando).

En aquella jornada compartió cancha con algunos históricos, como Pablo Cavallero, Flavio Zandoná, Omar Asad y El Lobo Cordone. Y también con una constelación de baldoseros que incluía, entre otros, a: Leonardo Williams, Rubén Rivero, Mauro Cantoro, Ariel Ércoli y Diego Trotta. En una muestra invaluable de noventismo, Sergio Goycoechea ocupó el banco de suplentes del Fortín.

Con un intervalo de dos años en Tigres de México (2006 a 2008), Cubero hizo el resto de su carrera en Vélez, donde ya se lo considera parte del mobiliario (?). Cuando hizo su debut, por ejemplo, no habían nacido sus actuales compañeros: César Rigamonti, Brian Cufré, Lucas Robertone ni Agustín Delgadillo. Además, jugó con los tres Zárate, con Asad padre e hijo, con Compagnucci padre e hijo, y lo dirigieron casi todos, ya que por suerte para él zafó de Ricardo Lavolpe.

El 1 de enero de 2001, cuando comenzó el corriente Siglo, El Poroto ya contaba con 80 partidos para Vélez. Sus novias eran normalitas y aún no se había hecho la depilación definitiva.

siglopasado03

Cristian David Luchetti (39)

Un par de horas después del debut de Cubero, el juvenil arquero de Banfield hacía su presentación en la elite en un encuentro histórico que lo tuvo como protagonista ¿por lo que atajó? En parte sí, pero más que nada porque aquel fue el último partido de Carlos Fernando Navarro Montoya en el arco de Boca Juniors. Y Luchetti tuvo alguna injerencia.

Antes del match, el mítico guardameta Xeneize alentó y le dio ánimos al Laucha, de apenas 18 años, desobedeciendo aquella bien habida máxima (?) que reza “al contrario hay que pisarlo”. No conforme con eso, tras la victoria 3 a 1 de aquel condenado Taladro sobre el “Dream Team”, El Mono le obsequió su buzo Nike, el cual, junto al resto de la pilcha de Boca, Carlos Salvador Bilardo había tasado esa semana en 30.000 dólares. Ese fue el fin. Y fue también lo que hizo inolvidable el debut de Luchetti.

Histórico de Banfield, donde atajó en tres periodos y ganó el Apertura ’09, pasó por Santos Laguna de México (2003/04), Racing Club (2004/05) y le arruinó la despedida de La Bombonera a Martín Palermo (2010/11). Desde 2012 ataja en Atlético Tucumán, donde consiguió varios hitos. Hoy se encuentra lesionado. Por su edad, veremos si puede volver a ser titular o se retira. Ojalá el cuerpo le deje de dar Batalla (?).

siglopasado04

Daniel Gastón Montenegro (39)

El 6 de abril de 1997, en un mundo sin celulares, Wi-Fi ni Netflix, aparecía El Rolfi en Primera División, reemplazando a Emiliano Romay a los 15 minutos de la victoria 3 a 1 sobre Vélez y causando una grata impresión. Es más, tras un impresionante apilada quedó mano a mano con Chilavert, pero el paraguayo se le tiró encima y casi lo retira del fútbol ese mismo día.

Para tomar dimensión de lo antiguo que nos queda el asunto, aquel día jugaron junto a él: El Turco García sin rehab, un oficinista llamado Pedro Barrios y La Anguila Gutiérrez, quien esa semana había confirmado su ruptura sentimental con Graciela Borges.

El Rolfi comprobó que Europa no era lo suyo (Olympique Marsella, Zaragoza y Osasuna de España, Saturn de Rusia), estuvo en México y pasó por dos periodos en River Plate, cuatro en Independiente y tres en Huracán, donde afirma retirarse a mediados de 2018 ¿Será? ¿O llegado el momento dará marcha atrás con esta decisión?

Por lo pronto, desde acá pedimos un partido homenaje y que El Rolfi no sea antipibe e invite a ese hermano que le obsequió la vida llamado Juan Krupoviesa. Total, el recuerdo lo va a acompañar hasta el último de sus días. Quiera o no…

siglopasado05

Leandro Desábato (39)

Beneficiado por un Profe Córdoba gustoso de experimentar con los pibes de inferiores, El Chavo hizo su aparición el 13 de julio de 1997 en un vertiginoso empate 3 a 3 de su Estudiantes contra Unión en Santa Fe. El defensor entró por El Potro Fúriga para disputar los últimos nueve minutos y no vio mucha acción. Eso sí, compartió cancha con jugadores exóticos como La Araña Maciel, el ghanés Nii Lamptey, el esa semana travestido Martín Palermo, el quilomberísimo Nicolás Tagliani o Christian La Grottería.

Volvió a ver acción recién en el año 2000 y poco a poco cambió su imagen de jugador limitado o, como se dice en la jerga, de burro, hacía confiable patrón de estancia con inequívoca mentalidad ganadora. Bueno, cambiamos todos, hermano. Ya que muchos aplaudimos cuando Desábato le dijo “Macaco” y “Negro” al brasileño Grafite y hoy pedimos perdón hasta por decirles viejos a nuestros padres. Crecimos.

Tras un largo derrotero, por supuesto, El Chavo sigue en la defensa del Pincha y no sabemos cuando dará las hurras. Como tampoco sabemos que se pensó popularmente cuando hizo mención a la adicción de Ariel Ortega ni si Daniel Osvaldo finalmente lo juna o no…

siglopasado06

Rodrigo Braña (39)

Si bien debutó en 1997 jugando el Nacional B para Quilmes y recién apareció en Primera en el año 2001 con la camiseta de Unión de Santa Fe, nadie puede negar que El Chapu es un tipo que lleva 21 temporadas ininterrumpidas al máximo nivel. Al menos, a nivel vernáculo.

Un paso por el Mallorca B (1998/99), uno por El Tatengue (2001), cuatro por El Cervecero y dos por Estudiantes de La Plata signan la vida de este incansable del mediocampo, quien además jugó el Sudamericano Sub-20 de 2001 y estuvo en las selecciones dirigidas por Maradona y Sabella. Un gran producto de consumo nacional que nos hará sentir más viejo el día que de las hurras.

siglopasado07

Adrián Jesús Bastía (39)

Hubo un tiempo, les juro, en que El Polaco fue un sex simbol que enloquecía a las doncellas. Esto ocurrió ni bien el por entonces rubio carilindo hizo su presentación en la elite, allá por el 11 de abril de 1998, en una victoria de Racing Club por 2 a 0 sobre Ferro durante el Clausura.

Bastía hizo historia de la grande al ser el volante central titular del Racing campeón después de 35 años. Al mismo tiempo que iba dejando jirones de sex appeal, continuó su carrera por Espanyol de Barcelona (2003), Saturn de Rusia (2004, al igual que los longevos Guiñazú y Montenegro, por lo cual suponemos que allá algo les dieron) Estudiantes de La Plata (2004 a 2006), otra vez Racing (2005 a 2008), Asteras Tripolis de Grecia (2008 a 2011) y luego regresó al país para meter una segunda adolescencia en Colón de Santa Fe (2011 a 2013), Atlético de Rafaela (2013 a 2015) y de nuevo El Sabalero (2016 / actualidad).

siglopasado08

Esta última etapa de El Polaco está signada por haber atajado un penal y por ser partícipe necesario en el agigantamiento de una de las mejores leyendas urbanas que haya oído nuestra generación. Y que ahora nos hace ver como cavernícolas, bien del siglo pasado…

siglopasado09

Javier Marcelo Gandolfi (37)

El actual defensor de Talleres de Córdoba debutó para River Plate en el Apertura ’98, con tan solo 17 años. Y no fue en cualquier encuentro, sino en uno de los más controversiales del Millonario en aquella década ¿Por qué razón? Porque fue en una derrota por 3 a 2 frente a Gimnasia, en El Bosque, en la cual Los Borrachos del Tablón deseaban la derrota de su equipo y festejaron cada penal o gol a favor del Lobo. Si, así como lo leen.

La posibilidad de un campeonato ganado por Boca Juniors era demasiado para la menemista institución de Núñez; por tal razón, el entrenador, Ramón Díaz, optó por darle franco a varios de sus jugadores y decidió poner suplentes e inexpertos para enfrentar a Gimnasia.

Con el encuentro igualado en 2 y pese a la buena labor de su equipo, El Riojano decidió sacar a Carlos Javier Netto a los 32 del segundo tiempo e incluir al joven Gandolfi para que jugase de volante por derecha. O por lo menos para que lo intente.

No conforme con eso, al minuto sacó a Juan Pablo Ángel e hizo ingresar al baldosero sin homenaje propio Luciano Beutler. A los 38 del segundo tiempo, Mariano Messera marcó el 3 a 2 final gracias a un sospechoso obsequio de Roberto Bonano y de esa manera salvó de un debut vergonzoso a Franco Costanzo, Gabriel Pereyra y Carlos Diego Escudero, quienes aguardaron en el banco de suplentes.

siglopasado11

Gandolfi recién jugó algunos partidos más para River Plate una vez llegado el Siglo XXI. Luego pasó por Talleres de Córdoba y tuvo dos períodos en Arsenal de Sarandí. En medio de eso tuvo un poco recordado retorno al Millonario, donde jugó apenas un puñado de encuentros. La madurez de su carrera la alcanzó en México, donde defendió los colores de Jaguares y Tijuana.

Hoy, en Talleres de Córdoba, sigue demostrando que ningún jovencito va a poder sacarle el lugar ni desplazarlo de su bien merecido apelativo de “Cobija”; el cual se lo puso El Cabo Sarabia ¿Por qué? Ya saben, boludos. Por el tamaño de su pija, sin (?).

siglopasado10

Leandro Atilio Romagnoli (37)

Última jornada del Apertura ’98. Todos mirando al Boca de Bianchi campeón y nadie se percató que en el estadio de Racing Club estaba debutando el máximo ídolo histórico de San Lorenzo de Almagro (victoria de La Academia por 3 a 2).

Habilidoso, talentoso, cerebral. Hay muchos sinónimos para definir al Pipi. Y si vamos a las frías estadísticas, debemos decir que es el jugador más ganador de la historia de Los Cuervos. Es más, ganó tres torneos internacionales con la institución. Algo, hasta su debut, inédito para San Lorenzo.

Hoy por hoy, dicen que sigue jugando. Y seguramente nadie, jamás, va a poder empardar su más logrado hito: en 2016 escribió el prólogo de El Método Bauza, la biografía del señor ese que, acompañado por Lionel Messi, le va a llevar la Copa del Mundo al Papa Francisco después de Rusia 2018. Ahí nos vemos…

Civit Martín

Martín Alejandro Civit

El tiempo es un flujo inconstante, increíble y paradójico. O mejor dicho es inconstante, increíble y paradójico lo que hace con todos nosotros mientras estamos sumergidos bajo su tirano rigor unidireccional. En mi caso particular, lo que me genera mayor perplejo y asombro es lo que hizo con algunos de mis sueños o anhelos… Para ser más específico y por haber crecido rodeado de ejemplares de El Gráfico, trasmisiones deportivas y potenciales futbolistas, lo que hizo con uno de mis deseos primarios: el de ser periodista deportivo profesional.

Probablemente, lo que me movilizó en primer término deben haber sido las ganas de entrar a todas las canchas fácil y sin pagar. O el estar cerca y hacerles preguntas a mis héroes de la infancia. El Diego, El Manteca, El Burrito, y muchos, muchos más. Encima, al ser testigo del surgimiento tanto del primer canal especializado como de la fundación del primer diario deportivo, sentía que ser colega de Gonzalo Bonadeo, Fernando Niembro o Marcelo Araujo era la madre de todas las realizaciones personales. No era el único. Muchos de mi generación tenían el mismo sentir, aunque luego se decantaron por un laburo en serio (?).

¿Qué hace un periodista deportivo en la vida real? ¿Jetonea en la tele contra otros colegas, todos al borde de la histeria y del ataque al corazón, por una ínfima jugada en el primer tiempo? ¿Es un nexo para una transacción económica? ¿Es un actor necesario para inflar una transacción económica? ¿Es un tipo que muestra memes? ¿Es un señor que se sabe la formación de Checoslovaquia del 62? ¿Un hombre que habla y se cree palabra autorizada por sobre las demás, pero que en realidad solo fue hábil para estar donde sentía que tenía que estar gracias a nexos políticos y con el poder?

Hoy por hoy, no hay uno solo de aquellos pibes con los que compartía el deseo de la vocación, ya todos convertidos en hombres, al que no le escuche algún: “como le pegaría a Liberman”, “qué asco que me da Martín Arevalo”, “Lo veo a Azzaro y me dan ganas de vomitar” y así sobre casi todos estos sujetos de omnisciente accionar cotidiano. Pero, viejo ¿ustedes no querían ser uno de ellos? Por supuesto, el tiempo y solo el tiempo hizo lo que siempre. Sabiduría.

En mi caso, aún siento que la parte primordial de ser periodista deportivo es la de contar historias. Tampoco se necesita tanto para eso, claro. Y en ello tampoco hay ninguna realización personal. De hecho, ni siquiera soy periodista deportivo. Es más, ahora también los aborrezco. Pero se puede agarrar alguna foto, un par de datos, hacer de cuenta que nunca pasó el tiempo y jugar a que amo una profesión que nunca conocí.

civit01

Recibimos el diploma en la Escuela de Periodismo Deportivo, le damos un beso a mamá y a papá, nos despedimos para siempre de los forros con los que cursamos durante tres años y, ansiosos por complacer a nuestros nuevos jefes, tomamos un nombre al azar para desarrollar nuestra historia.

En este caso, Martín Civit (25/09/1985), un mediocampista surgido en Arsenal de Sarandí que ingresó en un partido contra Vélez (caída 1 a 0) en el Apertura 2005. Apoyamos nuestro texto, que puede poseer severas faltas de ortografía, que total algún gil va a corregir, con alguna imagen tomada de internet. Total, Siglo XXI, papá.

Conocemos algo de fama repentina, un poco de guita, las minas nos miran distinto y, por compromiso, ponemos que Civit jugó 23 minutos contra San Lorenzo (2 a 2) en el Apertura 2006. Nos damos cuenta que nuestro protagonista participó de 23 minutos contra Boca Juniors (derrota 3 a 1) por el Clausura 2008 y que así se despidió de Primera División, pero no le damos mucha bola porque acaecieron los primeros cachetazos: un colega veterano nos dejó en ridículo al aire; nos apretaron por “decir giladas de tal club” y a ciertos protagonistas les parezco un salame. Apechugo y vivo a la defensiva. Esto no puede volver a pasar…

civit02

Apoyamos la historia con otra imagen robada: Civit estuvo durante el último semestre de 2008 en el Alajuelense de Costa Rica, pero lo fueron rápido porque no se adaptó al club. Todo esto me chupa un huevo, porque no me cabe que me bardeen en las redes sociales. La exposición trae un montón de problemas que siempre sentí que iban a ser del otro. No míos.

Hacen referencia maliciosa a mi cara, a mi cuerpo o el de mis familiares. Se meten con mi novia. Con la ropa que usamos. Yo nunca hago eso. Solo hablo de los jugadores en la cancha, nomás. A no ser que anden en la joda. En los boliches, con gatos. Ellos se tienen que preparar para la alta exposición, no yo… Yo apenas soy un simple periodista. Voy a prepararme para devolver siempre la piña, porque esta se ve que es una carrera que no otorga prestigio. Nadie lo tiene ni lo tendrá por unanimidad. Ira.

civit03

Sacamos otra imagen de la web y caemos en cuenta que, tras seis meses en la nada, a mediados de 2009 Martín Civit se fue al Inter Turku de Finlandia y que así metió el ambicionado pase a Europa, al menos por seis meses. Ambición… Ambición… A veces pienso que la ambición me llevó a convertirme en este grotesco que la gente piensa que soy. Ellos no me conocen y hablan. Hubiera sido mejor una radio zonal o un programa partidario. Algo chico y seguro, vender publicidad. Pero no, acá estamos y cualquiera se arroga el derecho a insultarme. Será culpa de mi ambición. ¿Qué? ¿Es malo tenerla?

Martín Civit pasó otros seis meses desocupado y a mitad de 2010 se unió a Comunicaciones de Primera B (2010/12). Después pasó a Talleres de Remedios de Escalada de Primera C (2012/16) y a ahí se retiró. Y hablando de retirarse, estoy pensando severamente irme hacía el lado de las operaciones periodísticas o el de la representación de jugadores. Este sueño infantil no es lo que se creía y cansa. O tal vez me vuelque al periodismo político. Eso tal vez me otorgue más prestigio, libertad o espacios de poder. Irme del estadio puteado por padres e hijos me cansó.

Además, al pasar me entero que a mediados de 2017 Martín Civit regresó al fútbol en Ferrocarril Midland de Primera C. Y yo la verdad ya no tengo ni ganas ni tiempo como para perder con un futbolista cualquiera que es mucho más chico que yo. Y que encima en cada entrevista cuenta con orgullo que es periodista deportivo recibido…

Y el tiempo sigue pasando.

Viola Ezequiel

Ezequiel Héctor Viola (Equi / Toto)

La noticia nos impactó a todos y enseguida relacionamos a nuestro protagonista con Luis Islas. Y no solo por el apellido (?), sino porque desde la aparición del querido Luichi no veíamos a un arquero adolescente formando parte de un plantel de Primera División. Y con altas chances de jugar, eh. No para cebarle mates a vetustos defensores casi cuarentones o para instalarle aplicaciones a los gerontes del cuerpo técnico. Para atajar, viejo. Esto sucedió con Ezequiel Viola (01/09/1987) de Olimpo de Bahía Blanca durante el Apertura 2004, por una iluminación de Jota Jota López a quien, en esta ocasión, nadie amenazó ni obligó para poner a los juveniles del club sino que lo hizo por convicción propia. Igual, todo terminó en descenso. También.

Con 16 tiernos abriles, el chico Viola se destacó en los amistosos de la pretemporada y era una fija para pelear palmo a palmo contra Nicolás Cambiasso por el puesto que había dejado vacante Jorge Vivaldo tras su inolvidable incursión por Boca TV. La llegada de Julio César Gaona y la inspirada idea del entrenador de no quemarlo con una defensa en la que vegetaban Mauro Laspada, Satanás Páez, El Chispa Cogliandro, Luis Asprilla, José Luis Vallenilla, Diego Trotta y Facundo Imboden lo relegaron hacía el tercer lugar en consideración. Sin embargo, una lesión del portero titular provocó que El Equi, o mejor dicho un apoderado legal, firmase una planilla del fútbol grande de AFA. De más está decir que ya contaba con apesadumbrados 17 años (?).

En las jornadas 5, 6 y 7 de aquel torneo, el juvenil se sentó en el banco de suplentes y vio como el hermano del Cuchu atajaba en dos derrotas (Independiente y Vélez) y en una victoria (Rosario Central); todas por la mínima. El condenado paso errante del equipo bahiense llevaron al arquero durante los siguientes dos años hacia un lugar más seguro, tranquilo y acorde con su edad: las discotecas. Y también a defender la portería del Aurinegro pero solo en la Primera local.

Con casi dos décadas de vida y ansioso por ver algo de acción, El Equi Viola se marchó cedido a préstamo a dos equipos regionales: Olimpo de Tres Arroyos (2007) y Libertad de Bahía Blanca (primer semestre de 2008). Luego tuvo su primer regreso al Carminatti (2008 a 2013) para más de lo mismo: atajar en reserva y en la Liga de la ciudad. Ojo, que igual metió 15 suplencias del binomio Laureano Tombolini – Matías Ibáñez en la Temporada 2011/12 de Primera División.

A mediados de 2013, Mauro Laspada, ahora devenido en entrenador de Juventud Antoniana, se acordó de la ex promesa juvenil y lo llevó a su equipo, donde pudo meter 18 partidos del Argentino A. ¿Y luego? ¿Qué quedaba? Por supuesto, una nueva y de momento cúlmine etapa en Olimpo (2014 a 2016), donde 11 años después de su adolescente incursión por el banco de suplentes, al fin se alinearon los planetas y pudo debutar en Primera División.

viola001

La historia dice que el 12 de septiembre de 2015, por la fecha 24 de aquel inolvidable primer Torneo de 30, Nereo Champagne salió lesionado en el entretiempo del encuentro frente a Sarmiento (1 a 0) y le dio la posibilidad de sacarse las ganas a Viola quien, a sus 28 años y paradójicamente a como comenzó su carrera, en ese momento era el jugador más veterano en debutar en un primer equipo de todos los planteles participantes. Además, claro, se dio el lujo de hacerlo en “La Jornada de los Clásicos”, que desde siempre, lógicamente, empareja al Aurinegro de Bahía con El Verde de Junín ¿o no?

Arsenal (derrota 2 a 1), Godoy Cruz (victoria 1 a 0), Gimnasia de La Plata (empate 2 a 2) y San Lorenzo (triunfo 2 a 1) fueron los siguientes encuentros de Olimpo, los cuales tuvieron a Ezequiel Viola parado en la portería. Por supuesto, aquellos fueron los únicos cinco partidos de nuestro protagonista en Primera División. A mediados de 2016 y aunque todavía le quedaban dos años más de contrato, la dirigencia sorpresivamente le rescindió el vinculo; momento desde el cual el ahora treintañero Equi defiende la valla de Gimnasia y Esgrima de Mendoza, en el Argentino A.

Si tenemos ganas de pensarlo y por tratarse de un arquero, todavía es joven como para revertirla y reaparecer en Primera División. O tal vez en el Nacional B, ¿no? Ya sea en Olimpo de Bahía Blanca o en cualquier otro equipo, claro. Y por supuesto, nosotros nos vamos a tragar todas las palabras escritas y vamos a corresponder con el merecidísimo indulto… O por ahí nos hacemos los boludos. Total, si lo hacemos con la obra de Woody Allen, Roberto Pettinato o Gustavo Cordera, ¿por qué no vamos a mirar para otro costado con lo que suceda con este Viola?

Klimowicz Nicolás

Nicolás Daniel Klimowicz (El Granaderito)

A ver, estimados lectores. Si hablamos de dinastías que han marcado a fuego a ciertos clubes de nuestro fútbol, rápidamente se nos vienen a la cabeza algunas cuantas insignes. Todas cargadas de épica. La primera, sin lugar a dudas, es la de Estudiantes de La Plata, en donde las leyendas Juan Ramón y Juan Sebastián más el baldosero Iani son la fórmula perfecta para entender la particular filosofía Pincha.

River Plate es otro caso testigo con ese prócer llamado Ramón Díaz y sus baldoseros hijos Emiliano y Michael, los cuales, en conjunto, acaparan 40 años de historia Millonaria junto a otros descendientes políticos del riojano como Fernando Cavenaghi, La Gata Fernández, El Malevo Ferreyra y El Rayo Menseguez; y en donde no hay que obviar, como parte de la parentela, al Viejo Labruna y a su aún no posteado hijo Omar; hoy distanciados como esos hermanos que están 20 años sin hablarse por los dilemas que acarreó la sucesión del terreno del nono muerto. De Vélez Sársfield, con los Asad (Jorge, Omar y Yamil) también tenemos mucho como para ejemplificar. ¿Y en Arsenal con los Grondona? Podemos hacer una enciclopedia.

Como dijimos antes, estamos hablando de dinastías, no de parejas, tríos o cuartetos de hermanos. Sino de diversas generaciones familiares que son sinónimos inequívocos de un club, por alguna razón u otra. Si tenemos ganas de mirar al futuro, y nadie que haya pasado los treinta las tiene, en el horizonte, además de los Moyano en Independiente Mc Allister en Argentinos Juniors, se diversa la caucásica y cordobesa figura de los Klimowicz.

nicoklimo02

Nos subimos al Delorean y hacemos algo de historia rápida: Diego Klimowicz, apodado El Granadero, fue un delantero que surgió en el ascenso con la camiseta de Instituto, allá por mediados de los noventa. Alto, potente, con técnica, era un atacante sobre el cual había decisión unánime: le gustaba a todos. Fue transferido a España, en donde jugó en gran nivel en clubes menores, y luego regresó al país para romperla con la camiseta de Lanús.

En El Grana, además de sus goles, marcó un importante hito: en una ocasión su técnico, El Bambino Veira, lo reprimió con un inovidable: “¡Klimowicz! ¡Con el Corazón!” y El Granadero le contestó con un no menos memorable: “¡Entrá a jugar vos, la reconcha de tu hermana!”. Bielsa coqueteó con convocarlo a la Selección. No lo hizo. Pasó a Alemania, en donde hizo historia con Wolfsburgo y también se puso las casacas de Borussia Dortmund y Bochum. La Selección de Polonia quiso nacionalizarlo para que en el Mundial 2002 haga dupla con el nigeriano Olisadebe. El chabón no aceptó. La Selección de Ucrania quiso nacionalizarlo para que en el Mundial 2006 haga dupla con Shevchenko. El chabón no aceptó. En 2011 retornó a Instituto, en donde finalmente se retiró.

La dinastía continúa con Javier Klimowicz, el hermano arquero del Granadero. Nació en 1977 y debutó y ascendió como suplente con La Gloria en 1999. En Primera solo llegó a ser relevo de Roberto Cabrera. Estuvo allí hasta 2001 y luego pasó al Oriente Petrolero de Bolivia. Cuando parecía que su carrera iba a adornar este sitio web, el portero metió en 2004 un pase a Ecuador que hasta lo llevó hasta a ser convocado a la Selección bananera. Aceptó con las dos manos. Se rompió antes de un partido crucial contra Brasil y no clasificó a Sudáfrica 2010. Se retiró en su patria adoptiva en el 2016.

Adelantamos el auto (?) hasta nuestros días y nos referimos al enganche Mateo Klimowicz, el hijo del Granadero, quien ya debutó en la Primera de Instituto y es señalado como la mayor promesa surgida de las entrañas del ascenso desde el surgimiento de Paulo Dybala. Además, es una fija para Jorge Sampaoli como sparring de la Selección Mayor: Pero eso no es todo, en las categorías menores del club cordobés pululan miles de Klimowicz que se las traen: otros hijos, primos, primos segundos, posibles yernos (?). Esto, de seguro, no se termina acá…

nicoklimo03

Pero claro, nos olvidamos de algo… Toda familia o dinastía que se precie de tal debe tener, condición sine qua non, un integrante vital: la oveja negra. Y por supuesto, los Klimowicz no son la excepción. Así que, damas y caballeros y porque no lactantes, apuntes sus reflectores hacía el centro del escenario que aquí está con todos nosotros, a la sombra de sus hermanos Diego y Javier y por primera vez en la Argentina (?): el baldosero delantero Nicolás…

Nacido en Córdoba Capital -como marca el linaje- el 22 de abril de 1985, el espectro de su existencia sobrevoló, durante la mitad inicial de la primera década de este siglo, cada transmisión que involucrase a Instituto: “En inferiores, Víctor Hugo, hay otro Klimowicz que la rompe. Es el hermano del Granadero”; “A mi perdóneme, Fabbri, pero pongo todas mis fichas en Nicolás Klimowicz, a quien vimos jugar hoy en Reserva”; “En mi Córdoba hay otro pingazo, el gringuito Klimowicz. La va a descoser, gaucho”. Sin embargo, pese a las predicciones de Román Iutch, Walter Nelson y Elio Rossi, pasaban los años y el pibe seguía sin hacer su presentación en la elite.

Finalmente y como pasa periódicamente, a mediados de 2006 La Gloria descendió. Fue así, claro, como llegó a la última jornada de aquel Clausura. Y para despedirse de Primera División se dispuso que el encuentro culmine, frente a Vélez como locales, lo jugasen los pibes del club más algún que otro “foráneo” que iría a permanecer durante el periplo en el Nacional B. Y allí el prometedor Nico Klimowicz ocupó un lugar en el banco de suplentes.

Cómo bálsamo para su deprimida gente, a los 78 minutos Instituto se puso en ventaja con un tanto del futuro baldosero Marcelo Moreno. Envalentonados con ese placebo, el cuerpo técnico quemó dos cambios con los ingresos de los futuros baldoseros Joaquín Lencinas y Benito Montalvo.

Y ahora, por supuesto, viene el momento fatídico, el que marcó la carrera, el que canonizó en baldosa a nuestro homenajeado: con Nico dispuesto a ingresar al costado del campo y con la dinastía Klimowicz abrazada y rebosante de alegría en la platea al igual que los Palermo cuando El Loco entró frente a Grecia, el futuro baldosero Franco Turus se convirtió un gol en contra boludísimo a los 94 minutos e impidió que algún Klimowicz jugase algún minuto en Primera División con la camiseta de La Gloria. Porque si nadie aún no se dio cuenta, ni los “granaderos de hoy” ni los “granaderos de ayer” aún lo han hecho…

Nicolás Klimowicz continuó dos años más en Instituto y apenas pudo meter algunos minutos en un partido del Nacional B. Aunque, eso sí, su figura se pudo ver en ciertos cotejos de la Liga local. Finalmente, El Granaderito se retiró ya que se dio cuenta que nunca iba a ser utilizado y que los dirigentes jamás le iban a dar el pase libre para no generar malestar en una de las familias más representativas de La Gloria.

A partir de ese momento, se desconoce el paradero de nuestro homenajeado. Nosotros, preferimos recordarlo con esta última foto. No porque tengamos ganas de verlo, no, para nada. Sino porque ahí al fondo hay una camiseta de lo más grossa con la publicidad de Tru-la-lá… Y si viejo, si de ahí salieron Gary y Jean Carlos, Tru-la-lá es la única dinastía que está bien en este planeta…

nicoklimo00

 

Di Gregorio Matías

Matías Gabriel Di Gregorio (El Tanito)

Exponente de la prestigiosa academia de Pepé “saqué puros jugadores ni siquiera medio pelo, pero se me perdona todo porque toda la vida fui un geronte y porque edifiqué a los arqueros Ustari, Assmann, Gabbarini, Ruso Rodríguez, Dibu Martínez y decí que dos Molina se me fueron al cielo” Santoro, El Tanito Di Gregorio pasó por la Primera de Independiente de Avellaneda como aquel pibe que concurrió durante muchos años a la discoteca pero que sus amigos pueden contar con los dedos de una mano las veces que se tranzaron una mina.

Lateral izquierdo nacido el 4 de junio de 1986, Matías Di Gregorio se benefició por que el antes mencionado Santoro depuró tanto a Juan Eluchans como a Sergio Escudero y le dio la chance de debutar como titular en la última jornada del Clausura ´07, cuando vencieron por 3 a 1 a Gimnasia de Jujuy en La Tacita de Plata y de paso vengaron lo que había ocurrido en la rueda anterior, cuando los norteños se llevaron el triunfo en el último partido oficial disputado en la vieja y querida Doble Visera de Cemento.

Al siguiente torneo y ya con Pedro Troglio como entrenador, El Tanito fue titular en la primera jornada, cuando derrotaron por 5 a 3 a Lanús en un recordado y vertiginoso encuentro que catalogó a los Rojos como serios aspirantes al título. Lamentablemente para él, la llegada de Lucas Mareque desde Portugal lo mandó a convivir con el banco de suplentes y solo pudo disputar otros dos encuentros. Ah, aquel Independiente candidato de Peter se autodestruyó, poco antes del final del campeonato, peor que los sobres de Misión Imposible.

Una lesión y una suspensión por amarillas de Mareque le permitieron a nuestro homenajeado jugar dos partidos del Clausura ’08. En el primero tuvo su momento de gloria cuando convirtió el segundo tanto a Gimnasia de La Plata para la victoria final por 3 a 1. En el segundo de ellos, contra Huracán, se lesionó y tuvo que ser reemplazado en el entretiempo. Ya casi sin chances de mostrarse en el primer equipo, al menos fue una de las figuras de Independiente en aquella siempre presente (?) gira por Canadá.

Su despedida de Primera División se dio en la última fecha del Apertura ’08, cuando otra vez Pepé Santoro se acordó de él y le dio la titularidad en la derrota por 2 a 1 frente a Arsenal como locales (en el estadio de Racing). Esa tarde, Di Gregorio estuvo en la cueva junto a Mariano Viola, Emanuel Bocchino y Ángel Puertas y se fue fuertemente puteado por la poca gente que concurrió al espectáculo, quienes responsabilizaron a quince juveniles del club que poco tenían que ver con aquel decimoctavo puesto final; campaña, claro, que no está tan en el candelero porque en aquel campeonato River Plate salió último (y Boca campeón).

En el verano de 2009, Di Gregorio le convirtió un tanto a River en complicidad con el Indio Vega en Salta, pero no tuvo espacio por los puntos. Luego, pasó a préstamo hacía un lugar en donde su ¿baldosero? padre es recordado casi como una leyenda: Quilmes del Nacional B (2009 a 2011), donde debutó con un gol de tire libre y estaba llamado a emular a su progenitor, al menos desde el afecto.

Por diferentes lesiones, El Tanito solo pudo disputar 14 encuentros en aquella campaña que terminó en ascenso y una vez en Primera y debido a su endeblez física, nuestro homenajeado apenas fue al banco de suplentes en un partido contra Newell’s por el Clausura 2011 (que terminó en descenso para aquel Cervecero de Caruso Lombardi).

digregorio01

Para el Apertura ’11, Di Gregorio consiguió mantenerse en otro equipo de la máxima categoría: Atlético de Rafaela, pero durante ese semestre apenas pudo mostrarse un poco en la Reserva. Durante el año 2012, El Tanito reforzó a Tres de Febrero de Ciudad del Este de la Segunda División de Paraguay y en 2013 regresó a Independiente pero solo para estar colgado. Su último paso por el fútbol más o menos serio fue el semestre que pasó en Naval de Talcahuano de la Segunda de Chile (2014), equipo que fue condenado a bajar a Tercera en los escritorios por adulterar documentación inherente al pago de sus futbolistas. Toda la suerte, Di Gregorio, toda…

En noviembre de 2014, luego de algunos meses inactivo, nuestro homenajeado se sumó al Atlético de Pinto del inframundo español; equipo del cual se desvinculó en los primeros días del 2015. Si, apenas dos meses después de su llegada. Y ese, claro, fue el punto final para su carrera. Sin embargo, el viaje a la Madre Patria no fue tan infructuoso ya que desde ese momento Matías Di Gregorio vive y trabaja en aquel país del Viejo Continente. A lápiz levantado (?), debe ser el jugador de campo descubierto por Pepé Santoro que más tiempo duró en Europa.

 

Altobelli Leonel

Leonel Víctor Altobelli (El Toro / Motoneta / Altoalpedi / La Cooperativa del Fútbol)

Su apellido -solo su apellido, siempre su apellido, todo gracias a su apellido- nos hizo sentir que se trataba de un capocannieri más que confiable y que su estadía en Primera División era más extensa que lo que aconteció en la vida real. El espejismo sobre las virtudes de nuestro homenajeado halla su génesis en Italia; o mejor dicho en la televisación del Mundial de España ’82, cuando el mundo entero se enamoró del trio Marco Tardelli, Paolo Rossi y Alessandro Altobelli. Por supuesto, nuestro querido Fútbol Argentino, que siempre se manejó, se maneja y se manejará con irónico carácter transitivo, tuvo su versión del último tano en ser recientemente mencionado cuando hizo su aparición El Toro Leonel Altobelli.

Chaqueño de Presidencia Roque Sáenz Peña, Motoneta nació el 20 de junio de 1986; apenas tres días después que su homónimo europeo (?) se despidiera para siempre de las Copas del Mundo. Delantero de buen porte pero escasísimo poder de gol, surgió de las divisiones inferiores de Tigre, donde bajo el mando de Caruso Lombardi jugó sus primeros dos encuentros en la temporada 2004/05 de la Primera B Metropolitana. Exiliado un par de temporadas en Sportivo Barracas (2005/07) de la Primera C para ganar algo de experiencia; de vuelta en El Matador de Victoria (2007/09) se encontró con un panorama poco tiempo antes impensado: el regreso del equipo a Primera. Sin embargo, durante el primer semestre Altobelli debió conformarse con vegetar en la Reserva.

Afortunadamente para él, el pase de Leandro Lázzaro a Estudiantes de La Plata le abrió un hueco en el plantel principal. Y además, la poca salud (?) que exhibían el paraguayo Miguel Ángel Cuellar, Guillermo Suárez y Facundo Diz le allanaron el camino para su debut en la máxima categoría. Fue así que por la tercera jornada del Clausura `08, El Toro ingresó por Román Martínez en la derrota por 1-2 frente a Huracán. Y es más, a la semana siguiente fue titular frente a Olimpo y en esa condición se mantuvo durante 5 jornadas. Pero sus pobres desempeños y la sensación que “se escondía en la cancha”, le hicieron perder el puesto contra otro purrete en similares condiciones: Lucas Pratto.

El siguiente torneo –Apertura `08- fue histórico para Tigre y también para Altobelli: el delantero fue mayormente titular en aquel equipo que obtuvo el primer puesto, pero que cayó -al igual que San Lorenzo- frente a Boca en el Triangular Final. Aún hoy, se recuerda aquella ofensiva en la cual la rompió Martín Morel y en donde Leandro Lázzaro y El Chino Luna convertían y obligaban… Por su parte, Altobelli también obligaba, pero a putearlo (?). Así y todo, aportó con escasos dos tantos: el primero de una victoria por 3 a 0 frente a Lanús y el tercero de un triunfo por igual marcador contra Huracán.

Diez encuentros como suplente durante el Clausura ’09 y la sensación que el entrenador, Diego Cagna, le había soltado la mano, daban las claras de ciclo totalmente cumplido. Por tal razón, Altobelli metió el ansiado préstamo a Europa, para jugar en el Albacete de la Segunda de España (2009/2010), donde no solo no marcó goles sino que se lo recuerda como uno de los peores refuerzos de la historia y fue motivo de burla desde el momento mismo de su presentación por sus sugestivos botines rosas ¡Que mentes poco abiertas, che!

Otra vez en Tigre y por pedido de Ricardo Caruso Lombardi, El Toro metió cúlmines 11 encuentros (mayormente como suplente de Pablo Cavallero Caballero, Fernando Telechea y Denis Stracqualursi) durante la temporada 2010/11 y su último gol en Primera: el tercero de una victoria 3 a 1 frente a Huracán. Luego bajó al Nacional B para jugar seis partidos durante un semestre en Independiente Rivadavia de Mendoza (2011), donde no convirtió y llegó a ser el séptimo delantero del plantel.

altobelli01

Fue ahí cuando Pedro Troglio lo rescató y lo llevó a Gimnasia de La Plata (2012) para jugar el último tramo del histórico “Torneo de Segunda de los Seis Campeones” (Chacarita, Ferro, Huracán, Quilmes, River Plate y Rosario Central). Por supuesto, El Lobo no ascendió, pero allí el querido Peter lo bautizó como: “La Cooperativa del Fútbol” porque El Toro era el que más se sacrificaba en un lugar donde ni él ni sus compañeros marcaban tantos. Una Genialidad. Solo en El Mensana…

Almirante Brown (Nacional B 2012/13, un gol), un semestre entrenándose solo en Tigre (2013), Buriram United de Tailandia (2014), Deportivo Morón (2014/15, Primera B), Cobreloa de la Segunda de Chile (2016), Atlanta (2016/17, Primera B) y Barracas Central (2017, Primera B) fueron los lugares donde Leonel Altobelli continuó exhibiendo su horrendo poder de gol. Desde principio de 2018, El Toro es el atacante estrella del Othellos Athienou de Chipre. Si no la mete ahí, hermano…

Mientras esperamos novedades, nos despedimos con la primera entrevista que La Cooperativa del Fútbol brindó en su carrera. Esta gema pertenece al Diario Clarín en su edición del 30 de octubre de 2008 (Si, 30/10, el día del fútbol). A confesión de parte, relevo de pruebas…

altobelli02