Son decisiones: Gerlo jugando de 9 (2009)

Partido raro y repleto de incidencias fue el que protagonizaron River y Arsenal en el Clausura 2009. Suficiente para quedar guardado para siempre en la retinas del hincha millonario. No fue una final, ni un clásico. Tampoco un descenso. No fue especial por las expulsiones, ni por el doblete de Gallardo. Lo que todos recuerdan de aquel día se puede definir en una frase: “Yo vi a Gerlo jugando de 9”.

Danilo Telmo Gerlo no es un jugador muy dotado que digamos. Su carrera en el fútbol la hizo a base de sacrificio y amor propio, factores que lo llevaron a protagonizar el ascenso con Quilmes en 2003. Compartiendo la defensa con Alayes (o Raggio), Desábato y el Tucu S*avedra, se ganó su lugar en Primera División y lo mantuvo durante una década.

Su llegada a River, a mediados de 2004, sorprendió. Por aquel momento el equipo de Núñez ya había empezado a revisar y aprovechar las mesas de saldos en los últimos libros de pases (Alejandro Escalona, Jersson González, Máximo Lucas y Martín Del Campo, entre 2002 y 2003), pero aún no había incorporado falopa masivamente, Olimpo style, como sí sucedió en 2005, con Loeschbor, Talamonti, Oberman, San Martín, Santana, Diego Galván, el Coti Fernandez y el chileno Cristian Álvarez.

Gerlo arribó como uno más de tantos otros, pero de a poco se fue metiendo en el bolsillo a la gente. En total, disputó 74 encuentros (muchos como suplente) e hizo 2 goles con la banda roja en el torneo local. ¿Sus hits? Una tapa de Olé gracias a un penal que le hizo a Boca en el verano (le dijo “andá a buscarla adentro, gilazo” a Caranta), y un partido ante el Corinthians, por La Libertadores, en el que marcó a Tevez. ¿Algo más? Sí, claro.

Nos situamos en marzo de 2009. El verano se extinguía al compás de la Ogromanía. Caretas verdes por todos lados. El River de Gorosito había arrancado bastante bien de la mano de Fabbiani, con un empate y dos victorias que ilusionaban, pero en la cuarta fecha se comió un inolvidable 5 a 1 con San Lorenzo. Se aproximaba el siempre molesto Arsenal en el Monumental. Había que ofrecer una prueba de coraje. O al menos otra tribuneada que siguiera dando crédito. Y Gerlo, siempre tan obediente, cumplió con ambas.

El primer tiempo se moría en un 0 a 0 cuando Nico Sánchez cometió una falta adentro del área y se retiró expulsado. Luciano Leguizamón, que todavía no había ganado ninguna de sus 7 Libertadores, abrió el marcador desde el punto del penal y encendió la alarma en el banco de River.

Insultos a Laverni mediante, el segundo tiempo se reanudó con Danilo Gerlo en la cancha, reemplazando a Abelairas. A los dos minutos, una rápida aparición de Villagra por izquierda y un cabezazo del colombiano Falcao pusieron el 1 a 1. Parecía que la remontada era posible, pese al hombre de menos.

Gorosito metió mano a los 65 minutos, haciendo un doble cambio. Archubi por Villagra y Gallardo por Buonanotte. ¿Qué le dio el Muñeco? Un gol apenas un rato más tarde. ¿Qué le dio Archubi? Una seca. Una expulsión apenas 10 minutos después de haber ingresado. River se quedó con 9 jugadores, que prácticamente eran 8, porque a esa altura Paco Gerlo estaba desgarrado y los cambios se habían agotado.

Fue entonces cuando Pipo rearmó lo poco que tenía. Ahumada quedó de marcador central, Gallardo y Falcao pasaron a la mitad de cancha, Fabbiani un poco más adelantado… ¿Y Gerlo? De 9. Para pasar a la historia.

Los últimos minutos de ese partido fueron emotivos. Arsenal, con 10 hombres (se había ido expulsado Sena), trató de llegar al empate pero tibiamente. Mientras tanto, el Millonario salía de contra y le tiraba pelotazos a Paco, que no podía ni saltar, pero al menos lo intentaba.

El Muñeco Gallardo liquidó el match a los 77 minutos y todo lo que vino después fue tranquilidad, mucho más cuando Matellán vio la roja en la visita. En el medio, Gerlo tuvo un mano a mano ante Campestrini. La paró, la midió, la picó…y mientras la pelota se iba afuera se dio cuenta de que le habían cobrado la posición adelantada. Poco importó, desde la tribuna bajaron miles de aplausos.

Luego, el tiempo y la prensa se encargaron de exagerar todo. El defensor lesionado, convertido en heroico delantero, fue ídolo durante algunos días y hasta se vendieron remeras con una frase que hoy es leyenda: “Yo vi a Gerlo jugando de 9”.

26 comentarios en “Son decisiones: Gerlo jugando de 9 (2009)

  1. Las Libertadores de Leguizamon lo mejor del post.Lo de Gerlo fue mucho ruido y pocas nueces,una situacion bastante frecuente en el futbol que se agrando mediaticamente porque era River y dieron vuelta el resultado pese a la inferioridad numerica.El pobre Danilo casi no se podia mover,como mucho habra distraido alguna marca.El partido en realidad lo pierde Arsenal con su clasica actitud de abrazarse al 1-0 como el curda al tinto.

    Me gusta

  2. Y sí, Paquito era un tomuer como todos los otros nombrados en el post, pero por lo menos ponía huevo (al borde del tribuneo total). Y se consagró en el Morumbí borrando de la cancha al Jogador do Povo (?).

    Me gusta

  3. archubi ascendio este fin de semana con deportivo italiano a la primera b metropolitana. ahora esta derrochando su talento ? en el mundo del ascenso …

    Me gusta

  4. weones preparen las remeras con “yo vi Chile ganar e mundial” ¡¡¡¡ vamos Chile ¡¡¡¡ porque Alexis le enseño Messi ¡¡¡¡ Porque Vidal le enseño a Pirlo ¡¡¡¡ porque Rozenthal le enseño a maradona¡¡¡¡¡ CHI CHI CHI LELELEVIVA CHILE¡¡¡¡¡………….cahay?????

    Me gusta

  5. Lo de Leguizamón y sus 7 libertadores merece un post aparte.. la frase del año, el picantismo de la baldosa en su máxima expresión. Pasando a Danilo Telmo Paco Gerlo, fue toda una gran venta de humo, porque se puede afirmar que por lo menos una vez por año pasa una situación de esas. Creo que se exageró porque era Paco y porque además el equipo estaba ganando y ganó. Generalmente la del defensor lastimado a la carga barraca como 9 de area es cuando tenés que ir a buscar el empate y el triunfo. El hecho de que eso haya arrancado aplausos demuestra que historicamente se encuentra enmarcado dentro del tobogán del millo hacia la B

    Me gusta

  6. claro…la del reversible (el 6 de 9) es cuando tenes q ir a buscar…de ultima gorosito es un tarado y no sabe hacer los cambios….
    no puedo mas de la risa con lo de leguizamon, junto con que el verano se extinguia al ritmo de la ogromania…

    Me gusta

  7. Recuerdo el match, lo que vendió humo ese día Paco no tiene nombre. Igual estuvo bien, yo hubiese hecho lo mismo.

    Si la perla del post son las 7 copas de Lequizamón, no podemos dejar afuero el Archubi=Seca

    La cantidad de jugadores falopa que vistieron la banda en esas épocas harían llorar de rodillas a cualquier gallina de corazón. Todo lo que vino después es comprensible

    Me gusta

  8. La última vez que fabiani jugó bien fue en Newell’s. Después con ese envión hizo el papel de bataclana cotizada, coquetéandole a Velez para terminar en River. La ogromanía terminó cuando terminó la inercia. Rescato la frase “defensores que van a la carga barracas” como dijeron en uno de los comentarios anteriores: me recordé al tata brown en la final del 86, hizo un gol y no quiso salir, siguio jugando con un brazo lesionado. Le hicieron un agujero en la camiseta a modo de cabestrillo.

    Me gusta

  9. Recuerdo el partido, una cabal muestra de huevo, sobre todo en este fútbol aputosado de hoy día donde son todos unos putitos que lloriquean a la primera patadita. Otro que hizo algo así fue Romagnoli, que se rompió los ligamentos y siguió jugando para que Sansi no se quedara con uno menos en uno de los partidos en los que CASLA peleaba el descenso.

    Viendo el video, fue uno de los pocos partidos en los que en River atajó el baldosa de Barbosa (me salió un versito…)

    Y estuve un rato largo hasta que me cayó la ficha de lo de las 7 copas de Leguizamón. Sencillamente colosal.

    Me gusta

  10. Lo de las 7 Copas de Leguizamón es magia pura.
    Lo de “Gerlo de 9” es otro ejemplo de la venta de humo masiva y exagerada que se hace de cada partido de River.
    Ah y felicidades Bampeón.

    Me gusta

  11. Soy de River, y no me avergüenza haberme ido al descenso, sí lo hace el ver a esos diez pelotudos con la careta del Ogro en la tribuna.
    Todavía no me explico cómo nadie lo hizo cagar de un tiro a Aguilar.

    Me gusta

  12. Terrible venta de humo ese dia, y mas con Fabbiani y su gol contra Nacional de Paraguay y toda la venta de humo (y los ñoquis) que se comio..

    Me gusta

  13. También está ese Schiavi debutando en la selección de nueve con 37 años de la mano del Dié para remontar un partido en la fase clasificatoria para Sudáfrica.

    Me gusta

  14. Lo de Leguizamón amerita aplauso y creación de post propio serio y profundo.

    #14 Santiago : sos groso, es cierto que el descenso duele porque fue inevitable pero debe dar más vergüenza ver los termos con la caretita del Ogro porque eso sí era evitable.

    Y hablando de Gerlo ese día, más allá de la humareda explícita, fue una decisión acertada y con huevos, porque un desgarro duele en serio y el chabón se quedó haciendo sombra y evitando que un defensor rival quedara libre y se sumara al ataque (?)

    Me gusta

  15. Era tan, pero tan vende humo Paco que no sé si lo del desgarro no fue un acting.
    Como no se quedó para siempre el hijo de re mil puta de Fabbiani en River, así no me lo tenía que fumar 2 años acá saliendo todos los santos días y comiendo como una vaca…
    ÉPICO lo de Legui, sublime lo de Archubi.

    Me gusta

  16. Lo del Ogro no es causa sino consecuencia. Que en la San Martín baja, otrora templo del paladar negro, capaz de bajarle el pulgar a cracks de verdad como Ermindo Onega o Eliseo Prado por rendimientos que en otros clubes hubieran merecido regodeos orgásmicos, aparecieran esos comuñes con caretas de Shrek, exhibió de manera incontrastable una decadencia indetenible de un estilo y una historia. De ahí al descenso solo quedaban un par de deslizamientos por el tobogán del destino.

    Me gusta

  17. Aun recuerdo la tapa de O*é con la gordita que llevaba la careta de Fiona (?) a la cancha. Y sí, era el tobogán del descenso. Ah,#13 Frankfurt, conmovedora remontada de Boquita a final de campeonato para cebollearla como siempre. Besitos!

    Me gusta

  18. “Vi a Gerlo jugar de 9”, símbolo inequívoco de la decadencia propiciada por Aguilaucha y Mierdarella. En solo una década, se pasó de aplaudir la despedida de Francescoli, a gritar por burros como este, y Fabbiani, entre otros ejemplares.

    Me gusta

  19. Lo de Leguizamón y sus 7 Libertadores, es para entrar a leerlo todo los días y arrancar con una sonrisa, genial simplemente!!!
    Lo de Gerlo creo que muchas opciones no tenía era eso o salir y de 9 al menos molestaba.

    Me gusta

  20. La verdad le tengo un cariño grande a Gerlo… nunca se destaco por su futbol, es mas, bastante limitado… pero tuvo los huevos que no tuvo ningun central en River por esos años…

    Me gusta

  21. Sin duda el mejor apodo en la historia del fútbol, no me sorprendería que el creador de tal obra maestra esté dando cátedra en Harvard u Oxford, tal como el gran “Paco” Gerlo la dio al desplegar sus maravillas en el campo de juego en la posición de “9”.

    Me gusta

Responder a Sergio de Z Cancelar respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.