Matheu al Lokomotiv Moscú (2008)

 

La temporada 2007/08 fue para Carlos Javier Matheu, defensor central que en aquel entonces, con 22 años, jugaba en Independiente, una primavera futbolística. De la mano de Pedro Troglio arribó a un óptimo nivel que le permitió consolidarse en la escuadra titular del Rojo, dejando atrás actuaciones de bajo rendimiento o de escasa proyección brindadas años atrás.

Matheu pertenecía a un puñado de futbolistas del equipo de Avellaneda que, bajo la tutela de Peter, ingresaron a una especie de clímax en base a la altura de sus actuaciones dentro de la cancha, deteniéndonos puntualmente en los casos Fabián Assmann y Germán Denis (18 goles en el Clausura 2007).

Acompañaron, en menor manera, otro tipo de personajes, como Leandro Gioda, Daniel Montenegro e Ismael Sosa, bautizado por Troglio como El Caniggia Morocho. Ese equipo, finalmente, no ganaría ningún torneo y hoy se encuentra prácticamente en el ostracismo de las antiguas formaciones del fútbol nacional.

Una vez explicado el trasfondo, regresamos puramente a Matheu, que en el invierno del 2008, consciente de su buen rendimiento, comenzó a percibir ofertas desde Europa para continuar su carrera en aquellos pagos. Y la más firme arribó desde Rusia, país donde se encontraba (y encuentra) el Lokomotiv Moscú, conjunto interesado en la compra del joven defensa. Eran tiempos en el que aquella tierra gozaba de cierto protagonismo futbolístico gracias a la gran actuación que la selección rusa había brindado en la Eurocopa 2008, donde trepó al tercer lugar comandado por Guus Hiddink. Rápidamente, la negociación se acercaba a una resolución positiva, dándose incluso por hecha.

«Rusia me seducía por lo económico y porque es un fútbol que se ha valorizado mucho. El club va a jugar la Liga de Campeones y el seleccionado acaba de llegar a semifinales en la Eurocopa», declaraba un entusiasmado Matheu, quien una vez que se despidió de Independiente, viajo hacia su nuevo destino para llevar a cabo la revisión médica y ponerse al a orden de su nuevo entrenador.

Pero todo se derrumbó tras aquel mencionado chequeo, en donde los doctores del Lokomotiv detectaron en Matheu una malformación cardíaca, que daría pie a un rechazo desde el adquisidor de los certificados médicos, utilizando este hecho para buscar una reducción en el precio de compra del jugador. Julio Comparada, lamentablemente presidente de Independiente, ordenó tanto al defensa como a su representante abandonar Rusia, pero no así Europa, instalándose en Madrid a la espera de nuevas ofertas desde el Viejo Continente. El pase estaba completamente caído una vez que Matheu abandonó suelo ruso. A los pocos días, ficharía por el Cagliari italiano.

4 respuestas a “Matheu al Lokomotiv Moscú (2008)

  1. De Rusia lo único que puede seducir (además de la guita) son las Rusas y el Vodka, lo demás (liga competitiva, cultura interesante, etc) es pura chachara.

    Me gusta

  2. Si Matheu hubiera visto Rocky IV cuando Stallone entrena en la estepa siberiana seguramente no hubiera querido conocer Rusia ni con el Google Earth….

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.