Villarreal Rubén

Rubén Mario Villarreal
Surgido de las inferiores de Rosario Central, se destacó en una camada que tenía a Luciano de Bruno, Juan Pablo Rochi y Hugo González como valores más importantes. Promovido a la Primera División en 1998, tuvo en ese año su momento de gloria. No sólo disputó 3 partidos en la máxima categoría sino que además integró una poco recordada Selección sub 20 que participó de un torneo amistoso en España. Aquel combinado, ya mal parido de entrada por la negativa de los clubes de ceder a los jugadores consagrados, estuvo conformado por algunos medianamente conocidos, como Diego Trotta, Daniel Islas, Iván Moreno y Fabianesi, Damián Manso y Mario Turdó, y otros un tanto ignotos como Miguel Córdoba y Miguel Castilla. El pibe Villarreal cumplió jugando como lateral por la izquierda. Incluso hizo un gol ante el Levante en aquella gira que no dejó demasiado para contar.
A su regreso a la Argentina tuvo la chance de jugar en el torneo Apertura pero siempre vio sus posibilidades acotadas pese a su versatilidad, ya que también se las arreglaba como volante zurdo o enganche.
Tras una temporada de pura incertidumbre, a mediados de 2000 se incorporó a Almirante Brown de Arrecifes con la intención de mantenerse activo y ganar terreno perdido. Dos años en la tierra de los Di Palma le dieron suficiente confianza para bajar a la Primera B sin bajonearse. De hecho jugó en esa categoría con Argentino de Rosario (2002/05) y se bancó un descenso que pronto remendó con un regreso a la división de siempre.
Justo cuando se estaba convirtiendo en un histórico del Salaíto, pasó a Atlético Tucumán (2005) para sentir la presión de jugar en un equipo grande del Argentino A. Pero a su carrera, claro, le faltaba algo fundamental: una viaje al exterior. Y así fue como en enero del año pasado fichó para Real Potosí de Bolivia, donde le tocó actuar de forma salteada. Doce meses más tarde, fue descartado para integrar el equipo que se preparaba para disputar el torneo local y la Copa Libertadores.
El rosarino, obstinado, empezó a practicar con el San José de Oruro pero cuando se quiso dar cuenta estaba entrenando con 7 argentinos (Hernán Medina, Leonardo Torres, Serio Watson, Cristian Chaparro, Mauro Moraga, Juan Maraude y Lisandro Moyano), un colombiano (Jhon Peña Carabali) y un paraguayo (Arístides Núñez). El problema era que los dirigentes sólo habían planeado la contratación de 4 extranjeros. Hoy por hoy no figura en las crónicas del fútbol boliviano y estimamos que fue desafectado, pese a que había actuado en algunos amistosos de la pretemporada.
Las jornadas de aquel lejano 1998, cuando era una incipiente figura y pintaba para ser el número 3 de Central, parecen desvanecerse cada vez más en el recuerdo de la gente. Pero Villita alguna vez prometió. Y como muchos de su especie, terminó sobreviviendo en la más absoluta indiferencia.

Juan Pordiosero

4 respuestas a “Villarreal Rubén

  1. habia un vecino mio que chapeaba con que era el tio de este, jajajajaja. no tenia ni pinta de jugador flaco alto desgarbado parecia un vendedor de celulares. bauza lo puso en primera un visionario. a un dato del otro lado del lateral apotaba su juego el «pinguino» Dario Marra. bellesaaaaaa.

    Me gusta

  2. En el 2007 jugó en El Nacional de Bolivia en la división de ascenso y en la temporada 2008 salió campeón con Cremería de carcaraná del Torneo Clausura de la Liga Cañadense de fútbol en la Provincia de santa fe

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.