Bernuncio Juan Ángel

bernuncio

Juan Ángel Bernuncio (el Loco)

A fines de 1982 la dirigencia de Boca tomó al toro por las astas y fue a la carga para contratar sí o sí a Francisco Antonio Ruiz (?), arquero de Atlético Tucumán. Pero como la billetera de Boca tenía agujeros por todos lados, el que terminó llegando fue su suplente en el Decano: Juan Ángel Bernuncio.

El Loco tuvo su bautismo de fuego el 23 de febrero de 1983 en el estadio Minella de Mar del Plata cuando se lesionó Gatti en un partido de Copa de Verano frente a Estudiantes. Esa noche jugó algo más de media hora pero le resultó bastante productivo el rato en la cancha. Primero porque mantuvo el 0 a 0 y segundo porque pudo mostrarle al Mundo (?) que de una vez por todas, Gatti ya tenía reemplazante. Y no nos referimos tanto a las cualidades técnicas sino a un tema más de imagen. Porque ver salir al verdadero Loco y ver entrar corriendo a un pibe con pelo largo, vincha, bermudas y medias bajas llamó la atención de muchos antes de que tocase su primera pelota.

Tras el debut y la ilusión, el mazazo. Boca contrató los servicios de Barisio, arquero récord en Ferro. Así que nuestro homenajeado ya no tuvo que pelear con un arquero, sino con dos. Y con bastantes más pergaminos, para ser sinceros.

Será por eso que recién vio la luz en junio de ese año durante un amistoso en la cancha Municipal de Formosa frente al Combinado local. Partido que terminó 2 a 0 con goles de Stocco y el Potro Domínguez y en el que pudo jugar un rato al reemplazar a Barisio. Su último acto fue a fines de octubre, también de 1984, en otro amistoso. Ya sin Faraone y con el Zurdo López como técnico, jugó en Corrientes frente a Boca Unidos y se retiró victorioso tras el 2-1 final. Pero sus cartas estaban echadas. Por lo menos en Boca.

A principios de 1985 pegó la vuelta a Atlético Tucumán para seguir siendo suplente y más tarde cuidaría los palos de Central Córdoba de Santiago del Estero (1986/87). Hasta que pintó la posibilidad y se fue a probar suerte al fútbol boliviano calzándose los buzos de Real Santa Cruz, Oriente Petrolero y Real Potosí.

En 2006, se supo que ya como director técnico, parece que tuvo mucho laburo en Concepcion de Tucumán hasta que en 2008, se sacó definitivamente la vincha y se puso la gorra para dirigir los destinos de Atlético Policial de Catamarca.

(Publicado casi (?) en simultáneo con Imborrable Boca)

14 comentarios en “Bernuncio Juan Ángel

  1. Está ligado a una tendencia que estalló en los setentas: arqueros imitadores del Loco Gatti (chapas largas, bermudas, a veces vincha).
    A priori recuerdo a este tucumano, al Ruso Verea (dando pena en el glorioso Ascenso), a Fenoy, más acá a Vivaldo y a su imitador más polémico: el inefable Mono maléfico N####o M******a (y me toco el izquierdo, por las dudas).

    Me gusta

  2. Para quienes puedan ojear algún El Gráfico de 1973-74 el mas bizarro imitador de Hugo Gatti fue un arquero de Atlanta llamado Miguel Angel Ortiz. Cuenta la anecdota que dentro de un partido imitó el silbato del arbitro con un silbido, el delantero que atacaba frenó la marcha; pero un compañero suyo, creyendo que el juego estaba parado, tomó la pelota con las manos dentro del area y el arbitro cobró penal. Ortiz era aun mas payasesco con la vestimenta.

    Me gusta

  3. Me acuerdo cuando entro en mar del pkata reemplazando al loco gatti, y un tiro libre para estudiantes armo la barrera, y el bocha ponce le amago a patear y se desparramo por el suelo, igual termino 0a0, un personaje lindo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .