Fuera de stock: la Ciudad Deportiva de Boca Juniors

¿Mudar o no La Bombonera? Una cuestión que por estos días enciende el avispero del incansable Mundo Boca estuvo fuera de discusión hace más de 50 años, en 1964, cuando el Congreso Nacional sancionó una ley, la 16.575, mediante la cual le cedía al Xeneize la zona del Río de la Plata delimitada entre la avenida Costanera Sur y la prolongación de la calle Humberto Primo para que rellenara un total de 40 hectáreas de islas.

Allí se planteaba la creación de la Ciudad Deportiva de Boca Juniors, un ambicioso proyecto impulsado (y rosqueado a más no poder) por el ex presidente bostero Alberto J. Armando, que, desde su asunción en 1954, soñaba con la construcción de un imponente estadio. En principio, intentó hacerlo en Casa Amarilla, pero ante la negativa de la Municipalidad de Buenos Aires tuvo que salir a buscar otras opciones. Una tarde de gira con el ingeniero José Luis Delpini, uno de los ideólogos de Brandsen 805, pasaron por la Costanera: “¡Ahí está el lugar!”, sentenció Delpini. “Yo lo único que veía era agua. Por un momento pensé que estaba loco. Pero me explicó que la planta de SEGBA (hoy conocida como Central térmica Costanera) que estaba frente a nosotros también había sido construida sobre pilotes, ganando terreno al río”, declaraba Armando en 1965 a la revista El Gráfico.

Ideado por el arquitecto Carlos Costa, el sucesor de La Bombonera tendría capacidad para más de 150 mil personas y, además, contaría con otras instalaciones deportivas, como canchas de tenis, básquet, piletas de natación, y otras atracciones como confitería, anfiteatro, autocine, acuario, parque de diversiones y sectores de recreación y camping. Todo eso debía realizarse en un plazo inferior a diez años, ya que, en caso de no cumplir con lo pactado, la ley indicaba que los terrenos pasarían sin ningún tipo de indemnización a la Municipalidad de Buenos Aires. Tanta confianza se tenía el Puma Armando que hasta le puso fecha de inauguración al estadio: domingo 25 de mayo de 1975 a las 11 de la mañana, con un duelo entre la Primera y la Tercera. “No podemos perder”, bromeaba el presi, un pésimo actor.

Todo arrancó poco tiempo después de la sanción de la ley, cuando comenzaron los trabajos de relleno del Río de la Plata hasta formar siete islas circulares de unas pocas hectáreas, unidas por puentes curvos voladizos. La naturaleza del proyecto hizo que la Ciudad Deportiva fuese comparada con Brasilia, la capital brasileña creada por el arquitecto Oscar Niemeyer a fines de los cincuenta.

Con buena parte del sector social ya construido y en pleno funcionamiento, las obras del estadio, que se anunció oficialmente en noviembre de 1970, arrancaron en mayo de 1972 con la colocación del primero de los 1200 pilotes de 1,20 metro de diámetro, a 32 metros de profundidad, que servirían de base. Por aquel entonces, se esperaba concretar el hundimiento de los 1199 restantes en un plazo de nueve meses. La obra sería financiada mediante una serie de rifas, denominadas Cruzada de las Estrellas y Cruzada de Oro, y la venta de plateas. El propio Armando, en un verdadero raid mediático, se puso al frente de la búsqueda de inversores.

La versión oficial indica que los vaivenes políticos de la época, la hiperinflación y, aparentemente, algún boicot del Monje José López Rega, hombre influyente y nefasto de aquellos años complicados, sentenciaron el fracaso del estadio, que se reducía a una ínfima tribuna de 30 metros con apenas diez escalones. Otros aseguran que, tras una prueba piloto, la constructora Christiani & Nielsen determinó que el terreno ganado al río no estaba apto para aguantar semejante estructura y que, en agosto de 1973, por falta de pago, ordenó el retiro del personal (unos 40 obreros) y la maquinaria hasta nuevo aviso… que nunca llegó.

El domingo 25 de mayo de 1975, Boca salió a la cancha, pero fue en Liniers, donde Newell’s Old Boys hizo ocasionalmente de local por el campeonato Metropolitano. El encuentro terminó 0 a 0 y en los diarios de la jornada siguiente nada se habló de la promesa incumplida.

En 1979, una ordenanza del intendente de facto porteño Osvaldo Cacciatore liberaba a Boca de la construcción del estadio y le extendía el plazo para la conclusión de otras obras pendientes. Tres años más tarde, el propio Cacciatore sancionó otra ordenanza mediante la cual le daba al club la posesión legal de los terrenos a través de una escritura a su nombre, aclarando que no podía venderlos. Hasta entonces, se habían rellenado 60 hectáreas, 20 más de lo previsto al inicio. Sin embargo, el estado de abandono de la Ciudad Deportiva ya era evidente y desolador.

Durante parte de la década del 80, con el Xeneize hundido deportivamente y al borde de la quiebra, se le buscó un nuevo uso al espacio de la Costanera Sur. Por ejemplo, se le alquiló la isla con la confitería, con su particular techo con forma de hongo anaranjado, a la Cámara de Comercio Argentino Soviética, que instaló allí un centro de exposición permanente de productos exportados de la URSS a la Argentina.

Ya con Carlos Saúl M*n*m como presidente, en 1989, el Congreso Nacional sancionó otra ley, a través de la cual cambiaba el destino de estas tierras, indicando que podían utilizarse como complejo balneario, náutico, turístico, hotelero o comercial y que estaban habilitadas para funcionar como centro habitacional. No son pocos los que aseguran que esto último era el gran objetivo desde un comienzo. Además, se le permitió a Boca la venta de los terrenos. Un negocio redondo.

En 1992, durante la gestión de Antonio Alegre y Carlos Heller, la sociedad Santa María del Plata compró el predio de la Ciudad Deportiva de Boca Juniors a cambio de 23 millones de dólares, dinero que se utilizó, en parte, para la construcción del complejo de Casa Amarilla.

Cinco años después, en 1997, por algo más del doble de valor, los terrenos de la Costanera Sur pasaron a manos de su actual dueño, el Grupo IRSA, que tenía la intención de levantar allí la Villa Olímpica en caso de que Buenos Aires fuese elegida sede de los Juegos Olímpicos de 2004. Según el emperador riojano, nuestras chances alcanzaban el 95%. Ganó Atenas.

Desde entonces, lo que alguna vez fue el gran sueño de la mitad más uno del país alberga recitales y funciona como depósito de containers, mientras convive entre el abandono, la desidia y los intereses económicos que buscan la aprobación de la creación de un complejo habitacional y oficinas de lujo en una de las zonas con el metro cuadrado más caro de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

33 comentarios en “Fuera de stock: la Ciudad Deportiva de Boca Juniors

  1. Da para que uno piense por horas que hubiera sido de Boca de concretar el proyecto…un estadio de 150000 personas no creo que pueda mantener la mística de la gloriosa Bombonera. La dejo picando para que vengan BenedEto’o, Al Ario, San Pedri o el 9 de Deportivo Cañada de la Laguna de los Patitos a mandarla al fondo de la red.

    Me gusta

  2. Gran muchacho cacciatore: le otorgaba estos terrenos a Boca de onda, y mientras tanto le expropiaba la cancha al Casla: simultáneamente diría Jorge Corona.
    Debería ser nombrado socio Honorario en San Lorenzo, fue una hermosa personita.

    Me gusta

    • Porque decis eso? Si la cancha se vendió en 1984 despues de la aprobación de dos asambleas de socios y si no fuera por Cacciatore San Lorenzo todavia seguiria haciendo de local en Ferro porque los terrenos del Bajo Flores los habían perdido !

      Me gusta

      • No te puedo escribir una enciclopedia acá Primo, pero fue una transfugueada e inmoralidad que no tiene comparación con nada. La venta-choreo del Gasómetro fue lo más repugnante en la historia de los clubes argentinos (con algunas complicidades de adentro, pero fue otra perlita de la dictadura/proceso de reorganización nacional), te lo puedo asegurar.
        No fue joda y menos en esos tiempos donde no tenías a quien reclamarle, o si te hacías el poronga eras boleta de una . Saludos!

        Me gusta

  3. Un hermoso delirio. Como idea utópica interesante, aunque imposible de llevar a cabo en Argentina, donde entre inestabilidades y transfugueadas, seguro se llevaron la guita algunos, y el lugar quedó condenado a la desidia. Lo que hoy es la villa Rodrigo Bueno forma parte de esos terrenos?

    Me gusta

  4. Si se tiene en cuenta que el puma fue el mejor dirigente.,hincha y persona que pisó la Bombonera en su historia es injusto el post. Boca tenía un proyecto demasiado ambicioso para una época oscurisima en la historia de este país y por eso no prosperó. Al menos le sirvió para vender ésos terrenos y levantar embargos y pedidos de quiebra.
    Boca en los 80′ era una murga y si no se fue al carajo fue por Armando Alegre y Heller entre otros.
    Ojalá en River hubiésemos tenido dirigentes así, mis mayores respetos a éstos grandes de los que deberían aprender los dirigentes actuales.

    Le gusta a 1 persona

    • Coincido en cada palabra!
      Para los hinchas de Boca ver cualquier cosa relacionada al puma Armando en plena presidencia de Angelici (Macri) nos da ganas de rebanarnos la japi en juliana…

      Me gusta

      • Lo de Angelici no lo discuto, pero lo de Macri en Boca no se puede poner en tela de juicio, le termino saliendo todo bien, aun cuando arranco todo como el ojete, en la elección a presidente Boca se come seis en su propia cancha con racing, cuando inaugura los palcos le mete otros seis gimnasia en la propia bombonera, amen de que el river de ramón lo venia sacando a pasear en pija en cuanto a los campeonatos que ganaba año tras año…

        Me gusta

      • Opiniones…
        Para mi son sinónimos, fijate que los méritos que le adjudicás a Macri son todos deportivos (y con Bianchi como Director Técnico, que el mismo Mauri terminó rajando 2 veces)…
        Lo de las gallinas es verdad, pero le ganaban a todos menos a nosotros…

        Me gusta

    • Deportivos y económicos, ya la sola venta de Samuel, un defensor, por 20 palos te ta la pauta que no eran para nada giles para los números.
      Si, me canse de festejar partidos contra las gallinas, el asunto que eran solo eso, partidos, pero los plumiferos ganaban torneos, y Ramón tenia un agrande que le dura hasta el fin de sus días.

      Me gusta

  5. Proyecto en Grande que tiene que ver con Boca y los predios y la ciudad y̶ ̶l̶a̶ ̶c̶o̶n̶c̶h̶a̶ ̶d̶e̶ ̶l̶a̶ ̶l̶o̶r̶a̶ ?? Angelici pidio prestado el DeLorean al Doc y viajo al pasado a los años 70…
    el corte de pelo engominado y la panza de la 2da foto no me dejan mentir…

    Me gusta

  6. Muy ambicioso el proyecto, lamentablemente en el país las inestabilidades economicas y los tránsfugas de los dirigentes del fútbol y la política no nos permiten tener este tipo de instalaciones a lo grande. Una pena porque se juega con la ilusión de los socios (en definiva, siempre son ellos los que sacan adelante a los clubes) sin tener en cuenta el profundo valor que tienen en sus comunidades.

    Me gusta

  7. Yo recuerdo a un empeñoso vendedor, en la costanera vieja, tratando de encajarle bonos patrimoniales a mi viejo que, felizmente, en esa no cayó.
    Armando se confió mucho en sus vínculos con el poder militar para conseguir la financiación para su megaproyecto, y el cambio de rumbo de 1972/73, cuando Lanusse finalmente convocó a elecciones y su proyecto de continuismo fue arrollado por los votos del FREJULI, lo dejó en bolas y a los gritos.
    De todos modos, me parece que el proyecto no tenía bases firmes: Por lo menos no tan firmes como para evitar que un estadio gigantesco como el proyectado no se hundiera en el río. No se hicieron estudios serios. Por supuesto que el acuario con forma de pescadito, los puentes y los juegos infantiles podían ser utilizados. Pero un estadio no. Por otra parte viendo el diagrama del proyecto, me imagino a la 12 y a la hinchada rival ingresando juntas por el estrecho istmo que conectaba la isla del estadio con tierra firme, y se me ocurre que el fracaso del proyecto salvó muchas vidas.

    Me gusta

  8. La mezcla de humo, y una economía nacional tan endeble como las bases misma del río hicieron que el proyecto quedará en la nada, la rifa al menos se la ganó alguien o es como la que haciamos en el secundario para juntar plata para Barilo’?

    Me gusta

  9. Además de venir a romperles los huevos por Gino Clara y Kevin Cura, como hace rato, se me acaba de venir a la cabeza otro personaje que había perdido de vista… Leandro Armani, delantero, hermano del arquero del Nacional, salió de Central Córdoba, se hizo idolo del Tiro Federal, y ahí es cuando llega a Primera, juega un año en Newells, mete un par de goles y vuelve a Tiro Federal. Y bueno, y después el consecuente tobogán que lo llevó a pasar por Aprendices Casildenses, Coronel Aguirre, Belgrano de Paraná y Huracán de Los Quirquinchos. Baldoserísimo.

    Me gusta

    • Lo querían todos a Armani, pero el presidente de Tiro Federal pedía por él lo que pediría el Real Madrid por Cristiano Ronaldo.

      Inentendible que una vez concluído su contrato con TF, haya ido para abajo y no aunque sea a pelear el banco en la B Metro.

      Me gusta

  10. En el afiche de Cruzada de Oro dice : Informes Organización IDA. Ya arrancò robándose del nombre el prefijo COJ, que es lo que les pegó al puma a la caterva de dolobus con su maracaná pantanoso.-

    Me gusta

    • P. D. Para colmo, un visionario de las catàstrofes el viejo chorro. En la primera foto parece estar señalando Epecuèn, (año 2000). Profecía autocumplida (en perjuicio de terceros, claro está).-

      Me gusta

  11. Es muy loco pensar que 150.000 personas pasaran por dos puentecitos, aún así el proyecto era muy bueno aunque no era la mejor época para desarrollarlo.

    Me gusta

  12. 1.- ¿Ñuls jugaba metropolitanos? Si son de alguna tribu del Interior…

    2.- Esa costumbre porteña de hacer mierda la costa del río, rellenando con basura es una de nuestras grandes imbecilidades nacionales, habiendo tanto terreno al pedo para el otro lado.
    Queda más lejos de Buenos Aires, claro. Por eso: hay que dejar de ser tan porteños del orto.

    Me gusta

  13. El proyecto no es muy diferente al de river…construir un estadio en terreno ganado al rio. La diferencia es que éste no se llegó a construir, y si no fuese a aguantar a un estadio aguantaria torres de 50 pisos? Está claro que la base estaba no?
    Lo demás son comentarios sin conocimiento de causa…

    Me gusta

  14. Armando quiso hacer un super estadio para sacarle a River la sede del 78. La cancha de River, mas allá de necesitar reformas, era la única habilitada para un Mundial, cuando se designa a Argentina sede en 1966. Después salen a jetonear que la hicieron los milicos.-

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s