González Claudio

Claudio Daniel González (El Ñato / El Yerbatero)

La vida en Misiones tiene reglas bien establecidas. Si naciste con pito podés aspirar a la zafra y la cosecha en las plantaciones de yerba mate o, si el destino te sonríe, botones en algún resort de Cataratas. En cambio, si naciste con pochola las opciones son: ama de casa dedicada a la crianza o, si el destino te sonríe, gato en algún resort de Cataratas (?). Rebelde desde el vamos, Claudio González esquivó su destino. Aunque el mundo del fútbol se encargaría de recordárselo.

Comenzó a jugar en Bartolomé Mitre de su Posadas natal. En 1995 se vio beneficiado por la abolición del servicio militar obligatorio y se marchó a Rosamonte de Apóstoles, donde disputó el Torneo Regional. Al abandonar este último equipo y a modo de homenaje, se llevó tatuado en el alma el apodo con el que lo conocerían el resto de los futboleros: Hijo de Puta Yerbatero.

Su siguiente destino fue Estudiantes de La Plata, donde estuvo tapado por bestias del gol como Calderón, Palermo, Silvano Maciel, Romeo y también por gente como Mazzuco, Mauro Amato, Fúriga, Turchi y Román Garay. Apenas se lo vio en reserva.

Cansado de esperar su explosión, Miguel Reñuk, empresario de la yerba y quién poseía sus derechos, le vendió su ficha a Patronato. Allí tampoco tuvo mucha cabida y fue cedido a Huracán de Tres Arroyos, también del Argentino A. En el Globo que no da verguenza ajena logró una idolatría inicial: “Como eran las tierras de Fischer, el ex puntero de San Lorenzo, me decían Lobo por mis desbordes”. Pero la aventura tuvo un final abrupto: “Salía del entrenamiento y perdí el control del volante. Me metí en una casa y el auto, que funcionaba a gas, empezó a incendiarse. Quedé inconsciente. Estuve un mes sin jugar”.

De regreso en Patronato llamó la atención de Gerardo Reinoso, quién se convirtió en su representante y le consiguió un lugar en Independiente. Aunque en la escala de prioridades era considerado el séptimo delantero del plantel, El Yerbatero se mostró feliz por el vínculo que establecía: un sueldo de 2476 pesos más el préstamo de un Polo rojo modelo ´98 que había manejado Sebastián Rozental.

Durante su primer semestre en El Rojo jugó 15 minutos en la victoria 4 a 1 sobre Vélez por la 1° fecha del Apertura 01 y minutos basura en 4 partidos de la Copa Mercosur. En 2002 y de la mano de Néstor Clausen, González se convirtió en uno de los íconos del peor Independiente que se recuerde y tuvo su pico de fama en un partido ante Belgrano, cuando entró a los 70 por Pablo Cuba, marcó el primer gol de tijera y le sirvió el segundo al Pocho Insúa. Sólo ingresó en 5 partidos más, pero el daño ya estaba hecho (?). Edificando al campeón del Apertura 02, El Tolo Gallego realizó control de plagas y El Yerbatero cayó en desgracia junto a León Bustos, Livio Prieto, Carraro, Sala y Zelaye, entre otros.

Su siguiente destino fue Talleres de Córdoba, donde consiguió una relativa continuidad que se vio interrumpida después de un viaje en taxi. ¿Cómo es eso? Una mañana un enajenado tachero se presentó –blandiendo su carnet social- ante el DT Luis Cubilla, con el chimento de que la lesión que el jugador había argumentado para no jugar ante Chacarita era tocuén, ya que él mismo lo había llevado desde el boliche a la casa. Logró el indulto con la llegada de Batista, aunque sus compañeros y los hinchas lo miraban de reojo. Tras la promoción no se le renovó el préstamo.

Llegó a Rosario Central por insistencia de Miguel Russo, quién lo conocía de aquel lejano paso por Estudiantes. En un año metió 25 partidos y 3 goles por campeonato y 6 encuentros y un gol por Libertadores. Digno, aunque no le alcanzó para mantenerse en el plantel y fue obligado a entrenarse seis meses con la cuarta.

En febrero de 2005 se fue al Cobreloa de Chile, donde la suerte le siguió siendo esquiva: a una inicial distensión de ligamentos le sumó fractura de tibia y peroné. Tras una larga rehabilitación, en 2006 intentó volver al ruedo en Talleres -en caída libre al Argentino A- y luego en General Paz Juniors. Pero no había caso, aquel choque con Eduardo Pajarito Rubio le impidió retomar un nivel normal, ya que quedó con una leve renguera al igual que otro gran ídolo popular nacional: El Mono Gatica. Se retiró, si, pero al menos no lo pasó por arriba un colectivo.

34 comentarios en “González Claudio

  1. En la epoca de Central si lo habrán putiado es este negro, despues el canalla tuvo a cada uno en delanteraa que los hinchas decian… y yo que lo putiaba al yerbatero, que morocho cara de traidor, de esos que lo cagas a trompadas, lo dejas tirado, se hace le muerto pero te alejás tres pasos y te clava una faca por detras.

    Me gusta

  2. El Yerbatero en Talleres anduvo medianamente bien, clavó 9 goles en la temporada pero también asistió en varias ocasiones al Gordo Real que era su compañero de ataque. Talleres le quiso renovar el préstamo, pero para eso había que comprarle el pase y no había plata. Luego de varias idas y vueltas el Yerbatero no siguió en Talleres, pero volvió a jugar el Apertura 2006 cuando ya estábamos en la B y fue más lo que robó que lo que jugó.

    Me gusta

  3. en independiente el tipo jugo medianamente bien, hizo algunos goles y le valio el pase a la T,
    en cordoba literalmente la rompio, como dicen arriba 9 goles y varias asistencias jugando mucho de titular y a gran nivel, rapido, con dervorde y centro, incansable a la hora de buscar o forzar el error de la defensa contraria

    eso le valio pasar a Central donde bajo su rendimiento, su pase a central fue mas por mertito que por demerito, pero si bien jugo mucho no termino de rendir

    extraña historia por que despues de central, se podria decir que desaparecio del mapa, siendo aun joven se fue a chile y despues volvio para no jugar mas en los demas clubes donde estuvo

    Me gusta

  4. Baldosero ya por apodo, que al ser “Yerbatero” lo hace ya un especimen raro. Jugar en Huracán (TA) y encima chocar suma dos monedas más a la baldoseridad. Aclaración: Huracán dá verguenza ajena si, pero Huracán (TA) (junto con Tiro Federal) fueron los equipos que del 90 para acá dieron más verguenza ajena en Primera. El 100% baldosero lo completa habiendo jugado en el Indepte de Clausen y en Talleres (jugó en el Talleres Formula 1 creo, pongan foto! El cierre comparandolo con Gatica pero que por lo menos no lo pisó un colectivo, ya pasa a las frases mas geniales de 2013. PD: el que escribió seguro que se fumó la película pedorra de L. Favio sobre Gatica en Volver por eso sabe que lo pisó un colectivo jeje.

    Me gusta

  5. Che, siempre los leo y me cago de risa pero lo de Misiones fue un poco fuerte. Mucha gente grosa y buena en Misiones y yo viví ahi y a menos que seas muy cabeza cuadrada podés llegar a mucho más que en Baires (donde casi todo el que conozco vivió y mal hasta con guita). Sus textos son muy buenos, en este solo un poco más de respeto hubiera sido mejor,o si fue en chiste que parezca más en chiste. Saludos!

    Me gusta

  6. Yo tenía un Polo 99 gris plata. Lo sacó mi viejo 0 km y se lo compre en el 2005. Le hicimos entre los dos 300 000 kms y no bajaba una gota de aceite. Una delicia de auto

    “Control de Plagas” I M P E C A B L E

    Me gusta

  7. Cuantas adhesiones recibio Yerbatero!! En Central choreo de lo lindo , por ese año alli merece post, ademas el apodo destila baldoserismo

    Me gusta

  8. NOO NO COMPARTO QUE EL YERBATERO SEA BALDOSERO!!! EXCESO DE MINUTOS EN PRIMERAA, APARTE METIO GOLES EN LOS 3 CLUBES DE PRIMERA POR DONDE PASO, Y EN TALLERES FUE IDOLO, MAS ALLA DE JUGAR EN EL ROJO QUE ES UNO DE LOS 5 GRANDES!!!
    APARTE ES UN JUGADOR QUE CUALKIER FUTBOLERO MEDIO LO RECUERDA, UN DELANTERO PINTORESCO QUE IBA POR AFUERA PERO TENIA GOL!!! SI HOY TUVIESE 25 AÑOS, CON LA MEDIOCRIDAD QUE HAY SERIA FIGURA EN CUALQUIER CLUB DE PRIMERA

    Me gusta

  9. Mas alla de lo que antes dicho, no se si da para bladosero, esta en el umbral entre el baldoserismo o no cuanto mucho, el apodo, el final de su carrera, la anecdota del cuando no tachero boton, lo condenan pero…propongo un revision del homenaje para un posible indulto

    Me gusta

  10. La vieja Reynoso no es baldosero pero tiene una perlita en su CV. Se retiró en Patronato por dolor de costillas, agarró el equipo cuando renunció Comelles, al otro año armó un equipo malísimo lleno de riojanos y abandonó el barco antes de descender. Lo curioso es que después de eso un día lo encontré jugando contra River en una Libertadores para The Strongest. Rarísimo. Antes y después de ese partido en entrevistas nunca reconoció su paso por Patronato.

    Me gusta

  11. el Yerbatero no es baldosero NI EN PEDO, como dijeron ahi, hizo goles en varios equipos, jugo en un grande y en taiere fue idolo.

    INDULTO YA !!!

    Me gusta

  12. es coincidencia o varios de los baldoseros con pedidos de indulto lo unico que hicieron es ser idolos de talleres? para mi este tipo si da para baldosa, en primera fracaso y no llego a los 100 partidos, sino hasta el empresario de mierda de Kenig seria indultado.

    Me gusta

  13. c.f …forro, no tenes ni idea,, el yerbatero tiene sangre no como los delanteros de ahora que se tiran al piso, el loco se la aguantaba….. leee gilll. aguante el misioneroooo….

    Me gusta

  14. Yerbatero….. con esa cara y ese apodo los del control antidoping se frotaban las manos. Igual yo lo tengo de idolo, en mi equipo ideal el y el “Lobo” Cordone sons winnes deliciosos (???)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s