Bottinelli: Reebok Men’s Soccer Shoes

En esta oportunidad vamos a recordar a aquellos primeros botines de la entonces firma inglesa (hoy Yankee) que se vieron masivamente por estas tierras.

Esos mismos calzados que engalanaron los pies del máximo referente de una etapa gris de nuestra Selección el cual, a través de sus goles e imagen, fue el principal fundamento para un acuerdo millonario entre la AFA y Reebok en 1996: Gabriel Omar Batistuta. Hoy, los Men’s Soccer Shoes.

Lanzamiento: A principios de 1992, cuando llegaron para reemplazar a aquellos anteriores modelos tan similares a las botitas de rugby.

Particularidad: Tanto la línea predecesora de este calzado como los dos modelos que le sucedieron tenían el mismo nombre: Men´s Soccer Shoes. En el Mundial ’94 se utilizaron dos modelos: uno clásico (el de Batistuta) y otro al que podríamos denominar de luxe (el de Salenko). Si bien cada uno de ellos era fácilmente reconocible a los ojos, en las casas de deportes sólo se diferenciaban por el código que cada empresa le asignaba en gana. Unos genios publicitarios los de Reebok…

Retiro del Mercado: fueron reemplazados en la época de la Copa América de Uruguay 1995, pero no se trató de una estrategia de marketing. En aquellos tiempos las empresas no miraban mucho para este lado. Solo fue una coincidencia…

Modelos Oficiales: Gabriel Batistuta, Ryan Giggs, Dennis Bergkamp, Martin Dahlin, Kenneth Andersson y, por supuesto, después se subieron a la fama que Oleg Salenko se ganó solito.

Calce, Estabilidad, Sensibilidad y Durabilidadad: No sé, nunca me los puse (Que van a mandar, que van a mandar…).

La de Cal: Gabriel Batistuta se convirtió en Hombre Reebok y usó por primera vez estos botines en la temporada 1993/94, año en el que su equipo, Fiorentina, se encontraba en la Serie B.

A partir de ese momento, El Bati comenzó a ganar fama mundial como goleador serial, salió campeón de la Segunda División italiana y, con 16 tantos, se ubicó tercero en la tabla de artilleros de ese campeonato, detrás de Massimo Agostini (Ancona) y Oliver Bierhoff (Ascoli).

La firma Reebok se hizo muy popular en el país y sus botines –al igual que la extinta remera Viola de los de Florencia- comenzaron a proliferar tanto en las canchitas como en los campos semi profesionales. Esto permitió la rubrica de un contrato de 80 millones de dólares entre la empresa y Grondona para equipar a las selecciones Argentinas durante el periodo 1999 – 2006. Y todo comenzó con los ojos verdes del Bati

Sin embargo, quien ganó todavía más fama y se convirtió directamente en leyenda fue el delantero ruso Oleg Salenko, quien comenzó el Mundial ’94 como suplente y con 6 tantos en 3 partidos se hizo acreedor al Botín de Oro de esa copa (galardón compartido con el búlgaro Hristo Stoitchkov). Además, el cosaco ostenta otros dos récords: único jugador en ser goleador de un Mundial siendo eliminado en Primera Ronda y mayor cantidad de tantos anotados en un mismo partido ¿Quién no recuerda sus cinco goles ante Camerún? Y todo, gracias a Reebok (?)…

La de Sand: el popular acuerdo entre la AFA y Reebok murió a fines de 2001, cuando Adidas adquirió el contrato por 10 millones de dólares anuales hasta el año 2006. Aunque en su momento el enroque de indumentarias fue ampliamente festejado, el cabulero promedio nacional no dejó de sentirse amenazado por este cambio en el equipo de Bielsa, que nunca más volvió a jugar como hasta entonces. Además, los botines Reebok no pegaron mucho entre los futbolistas, siendo sólo Adrián Guillermo la única estrella nacional a futuro cooptada…

Pero ojo, que El Escobillón no fue el único jugador arruinado por los Reebok (?). Una vez transformado en una celebridad mundial, el ruso Oleg Salenko no volvió a tener, ni por asomo, el mismo nivel que mostró en USA ´94.

Tras el Mundial, Salenkito pasó luciendo pena por el Valencia de España (1994/95), por el Glasgow Rangers de Escocia (1995), por el Istanbulspor de Turquía (1996/98), por el Córdoba de la Segunda de España (1999/00) y por el Pogon Szczecin de Polonia (2000/01).

Durante esos siete años lució sus botines Reebok en menos de 75 partidos, donde anotó 25 goles. Además, sufrió 4 operaciones en sus piernas ¿Algo más? Si, nunca volvió a jugar para la Selección de Rusia donde, sorprendentemente, apenas disputó 8 partidos y sólo marcó esos 6 goles en el Mundial…

Tras pasar por el Fútbol Playa, Salenko volvió a ser novedad a mediados de 2010, cuando la crisis económica, el divorcio y una vida bien vivida lo llevaron a la imperiosa necesidad de vender su Botín de Oro. Tras rechazar una oferta de medio millón de dólares de un jeque árabe, el ex delantero recibió un subsidio de la Federación rusa y hasta le dieron laburo como analista en la televisión. De momento pudo mantener el Botín de Oro, pero intuimos que eso no le alcanzó para parar la olla…

Bottinelli: Adidas Questra


Lanzamiento: 1992 con motivo de la implementación de la Línea “Adidas Questra” (que incluía el balón oficial) a utilizarse en el Mundial USA ´94.

Retiro del Mercado: 1996 cuando, por la realización de la Eurocopa en Inglaterra, Adidas decidió volcar todas sus fichas al desarrollo y comercialización de la línea Predator. Con el tiempo y, claro esta, con notables diferencias, salieron otros exponentes de esta franquicia entre los que se destacan: los Questra Lii MG, los Questra Traxion, los Questra III TRX FG Mens y hasta una línea de zapatillas.

Modelos oficiales: Fernando Redondo, Ronald Koeman, Paul Ince, Jürguen Klinsmann y Thomas Hässler.

Calce, Estabilidad, Sensibilidad y Durabilidadad: No sé, nunca me los puse (Que van a mandar, que van a mandar…).

La de Cal: Esta línea vino a romper con la hegemonía de los clásicos y aburridos modelos World Cup, Copa Mundial, Profi y Kaizer 5. Además fue la primera vez que, con objetivos promocionales, una marca hizo una contratación masiva de jugadores a escala mundial. En el aviso vemos a Fernando Redondo vendiéndolos con… ¡un par de World Cup puestos! Se me chispoteó decía Gómez Bolaños.

Los Questra fueron los primeros en los que se modificaron las clásicas tres tiras. También fueron los últimos en ser fabricados íntegramente con cuero de ternera (por si alguien no lo sabia, cada vez que vemos a alguien patear con un botín Adidas hay un pedazo de canguro recubriendo el pie del jugador). Además, tras su lanzamiento, el resto de las empresas redoblaron sus esfuerzos tanto en desarrollo como en marketing y calidad. Luego de los Questra, “el juego” cambió para siempre.

La de Sand: Adidas se encargó, desde siempre, en proveer el equipamiento a la selección de su país de origen: Alemania. Teniendo a todo el plantel dentro de su escudería, los encargados de marketing eligieron a Hässler, Klinsmann, Bodo Illgner y Rudi Völler para utilizar ¿los Questra? No, algo peor (?).

Los jugadores antes mencionados fueron utilizados como conejillos de indias de la primitiva nueva línea Predator, aún en etapa de desarrollo. De hecho, se sindicó a este experimento como uno de los causantes del pálido juego exhibido por los teutones hasta octavos de final.

Entonces, argumentando poca estabilidad, falta de precisión en los remates y sin mediar aviso a los encargados de Adidas, los players cambiaron sus botines para el encuentro ante Bulgaria por Cuartos de Final. Otra vez los viejos y queridos Questra.

Y ahí los vemos a todos en el gol de Stoitchkov que los dejó afuera del Mundial. Völler y Klinsmann saltaron antes de tiempo, Hässler se escondió detrás de la barrera e Illgner se quedó completamente atornillado al suelo. Al final, se hubieran quedado con los Predator, che…

Bottinelli: Nike Tiempo Premier 94

En esta ocasión recordamos a aquellos preciados objetos del deseo que, entre otras proezas, llevaron a Bebeto, Romario & Co a la conquista del Tetra, a Nwankwo Kanú a descoserla en los JJ.OO. de Atlanta ´96 y a Ronaldo parecer de otro planeta en aquella temporada con el Barcelona.

Ese mismo calzado que, cuando no se conseguían en la Argentina, únicamente lucían los mellizos Guillermo y Gustavo, beneficiados por que el padre de ambos viajaba con frecuencia a los Estados Unidos. Malditos nenes bien (?). Hoy: los Nike Tiempo Premier 94.

Lanzamiento: Mediados de 1993 en la previa al Mundial de Estados Unidos ´94.

Particularidad: los fabricantes creyeron que el mundo no anglosajón aún no asociaba al logo con la marca, por lo cual agregaron por primera vez en un calzado la palabra Nike bien grande en el talón.

Retiro del Mercado: dejaron de fabricarse en 1997, cuando fueron reemplazados por los Nike Tiempo Legend, aunque en el año 2009 la empresa norteamericana sacó una edición especial de 1994 pares que, si bien tienen algunas diferencias, son una auténtica pieza de colección.

Modelos Oficiales: Eric Cantoná, Bebeto, Romario, Paolo Maldini, Jorge Campos y Ronaldo.

La de Cal: En 1971 la firma Nike creó sus primeros botines para fútbol: Mystic. Aquellos eran de uso interno yankee o, a lo sumo, se veían con poca frecuencia en la liga inglesa. Luego salió una línea dedicada al rugby y al fútbol americano: Est. 1984. Ambos calzados estaban íntegramente diseñados con cuero de vaca, razón por la cuál duraban poco y se les filtraba el agua. Aunque eran baratos, claro.

Con la premisa de dar pelea en el Mundial que se iba a realizar en su tierra, los popes de la marca decidieron innovar con unos nuevos botines diseñados con piel de canguro y hasta crearon un departamento destinado al Soccer logrando, de esta manera, algo que antes no podían por una sencilla razón: estaban totalmente abocados a Michael Jordan.

Tras darse cuenta que 50 futbolistas de elite equivalían un MJ y que además estos salían más baratos y traían menos problemas (?), se dispusieron a contratar jugadores por todo el mundo, con la consecuente apertura de nuevos mercados inexplorados hasta entonces. Finalmente, había vida mas allá de Texas (?).

Aparte de hacer cotidiano al famoso “Swoosh” (nombre oficial del logo que muchos denominan La Pipa) en países como la Argentina, con los Tiempo Premier 94 se innovó en materia de publicidad televisiva gracias a los recordados comerciales “Wall” y “Evil vs Good”, ambos dirigidos por David Fincher (Seven, Fight Club, The Social Network). Igualmente y a los bifes, el premio mayor fue tener a 10 jugadores con estos botines en la final del 17 de julio de 1994 en el Rose Bowl de Pasadena.

La de Sand: fue tardía su aparición en Sudamérica, con la excepción de Brasil. Cuando mirábamos a los Tiempo Premier 94 en las casas de deportes, de chiquilines con la ñata frente al vidrio, ESPN nos mostraba a los jugadores luciendo los modernos Tiempo Legend. Además, comprarse un juego de estos botines era equivalente a adquirir 3 pares de los Adidas Predator. Había desesperación, pero tampoco el abuso (?).

Lo peor y más imperdonable de estos botines es que, desde que se los puso, Eric Cantoná descubrió su faceta artística y se olvidó de jugar a la pelota. No clasificó con Francia al Mundial ´94, dejó de hacer goles en el Manchester y, con los Tiempo Premier como arma (?), le metió la famosa patada voladora a un hincha que le valió 9 meses de suspensión y 120 horas de servicio comunitario. Aunque claro, tras ese episodio es la cara más representativa de Nike hasta el día de la fecha. Al final salió ganando…

Bottinelli: Diadora Assist 10

En esta nueva sección recordaremos calzados del mundo del fútbol que dejaron una huella en nuestros corazones. Botines lindos, feos, baratos, caros, conocidos y no tanto. Bienvenidos, arrancamos con un clásico noventoso.

Lanzamiento: 1993 en ocasión del comienzo de las Eliminatorias europeas para USA ´94.

Retiro del Mercado: Se dejaron de fabricar en 1995, aunque siguieron haciéndose versiones posteriores con el mismo nombre pero con notables diferencias. Además, ningún Assist 10 volvió a estar destinado a un jugador, que es lo que distinguía a esta línea.

Modelos oficiales: Roberto Baggio, Giuseppe Signori, Marco Van Basten y Josep Guardiola.

Calce, Estabilidad, Sensibilidad y Durabilidadad: No sé, nunca me los puse (Que van a mandar, que van a mandar…)

La de Cal: Esta línea popularizó en todo el planeta a la empresa italiana que, si bien se fundó en 1948, no contaba con mucha fama dentro del mundo del fútbol.

Con Il Codino como vedette principal, se lanzó una sub línea con el apellido de cada uno de sus cracks, diferenciable por la firma del jugador y el color de los motivos: los amarillos fueron para Baggio, los verdes para Signori, los orange para Van Basten y los rojos para Guardiola.

Si bien hubo antecedentes en otras marcas, tras los Assist 10 Roberto Baggio fue más frecuente que las empresas larguen una línea de botines dedicada a un jugador, sin la necesidad de que este sea una leyenda incuestionable del fútbol. A futuro, Diadora lanzó otras líneas basadas en George Weah, Francesco Totti y a Roberto Baggio, claro está.

La de Sand: No se conseguían en la Argentina. Si bien la sede local plagió hasta una campaña de Baggio (con las actuaciones estelares de Chamot y El Negro Cáceres luciendo unos básicos Diadora Supergoal SC Double Action) en las casas de deportes sólo era posible comprar los legendarios Diadora Brasil. Encima en 1994 no teníamos muchas ganas de bailar samba que digamos.

Además, los Diadora Assist 10 Roberto Baggio desaparecieron del mapa tras ganar mala fama al ser sindicados como los responsables de haber mandado a la estratosfera el penal que definió el Mundial de USA ´94. ¿Será para tanto, che?