Salvatierra Fabián

Fabián René Salvatierra

Poseedor de un apellido ligado azarosamente a Banfield, Fabián Salvatierra decoró, por así decirlo, las formaciones de un Taladro que transitaba en caída libre hacía el descenso. Lateral izquierdo de nacimiento pero también derecho por necesidad, su paso por Primera División se materializó con un puñado de encuentros cuando apenas había superado los 18 años de vida.

Su bautismo de fuego ocurrió el 13 de julio de 1997 por la decimoquinta jornada del Clausura mientras, en otros escenarios, Diego Maradona volvía al fútbol por vez milésima y al Beto Márcico lo operaban de los ligamentos por millonésima ocasión (?), Salvatierra ingresaba a los 57 minutos por Marcelo Berza y era testigo privilegiado del Hat Trick de Mariano Campodónico para la victoria de Banfield por 3 a 2 sobre Gimnasia de Jujuy. Cuando finalizó el partido, tanto él como sus compañeros oyeron la frase que no querían escuchar: “igual descendimos, muchachos”.

La historia -esa que está escrita en Gráficos destartalados, Ol*s amarillentos y memorias cada vez más frágiles- indica que luego, en una pieza maestra de la organización, el campeonato local se suspendió durante 25 días tanto por las Eliminatorias a Francia ´98 como así también por la por la huelga de los jugadores de Español. Y eso llevó aparejado el desmembramiento de las luminarias de aquel Banfield y la piromaniaca necesidad de Patricio Hernández por recurrir a sus jóvenes talentos.

Fue así como Salvatierra brilló (?) con 2 minutos en el empate 1-1 con Estudiantes; fue titular en la sorpresiva victoria 3 a 1 sobre Colón que acabó con las ilusiones de aquel Sabalero revelación de Cristian Castillo y Marcelo Saralegui y se despidió de la máxima categoría con 15 minutos en la dolorosa derrota 0-1 con Lanús en el clásico. Números finales en Primera División: 4 olvidables partidos para un exponente de las primeras generaciones beneficiadas por la Ley Carrasco.

Con el descenso impuesto, se mantuvo un par de años más en el plantel del Taladro pero jamás volvió a ver acción. Necesitado de sumar minutos, encontró consuelo en la Primera B Metropolitana, donde rellenó los planteles de Deportivo Morón (2000/01), Brown de Adrogué (2001/02) y Atlanta (2002/03). En la búsqueda insistente de la nunca encontrada titularidad bajó hasta Primera C y se puso las camisetas de Justo José de Urquiza (2003/04), Sacachispas (2004/07) y Barracas Central (2007/08), pero ya era demasiado. A instancias de las pocas oportunidades, las lesiones y un físico cada vez más parecido al de un patovica de alguna bailanta, con 29 años, la carrera futbolística de Fabián Salvatierra tocó su final.

Lo interesante del asunto es que, cuando se hacía imposible hallar data sobre su paradero o al menos una mísera foto, el universo lo escupió hacía nosotros en forma del segunda guitarra del cuerpo técnico más festejado de los últimos tiempos. Y allí anda Fabián Salvatierra. Como ayudante de campo en Brown de Adrogué. Custodiando al querible y genial Pablo Vicó a quien, recordando sus viejas épocas de jugador y como vemos en la foto, siempre se le planta sobre el lateral izquierdo…

17 comentarios en “Salvatierra Fabián

  1. Patovica de bailante es la definicòn que mejor le va. Una delicia poética. Aunuqe creo que con la campera verde con el lema “Moyano conducciòn” tambièn irìa muy bien. Vicò un grande, y ademàs quemero. Un grosso total

    Me gusta

  2. Está diciendo las ultimas palabras en un entierro.Las caras!!!El del sueter a rayas no sale de su consternación y el que se asoma por detras de Frank Zappa no se anima a ver el cadaver.

    Me gusta

  3. Bien acotado que Salvatierra es un apellido azarosamente ligado a Banfield. Posteriormente jugo otro, le decían Pitu, o Pichu, probablemente baldosero también, aunque después paso a Gimnasia, Ferro y otros equipos. Una vez lo aplaudio la tribuna de Racing cuando entro porque físicamente se parecía a Jose Chatruc, que también estaba en Banfield y lo confundieron.

    Me gusta

  4. La de Zappa y cara de peronismo de Vicó, me hiceron doler el pecho de la risa.
    Al Beto Márcico si mal no recuerdo, lo operaron del tendón de Aquiles, no de ligamentos, pero se rumoreaba que en realidad le habrían hecho un bypass gástrico (aunque las fechas no coincidan) porque así como estaba , iba a dejar el fóbal y dedicarse al sumo.
    Y ojo que Bigote tiene en la mano un premio baldosa, fíjense que capaz sea nomás.
    O un mosaico, que se yo

    Me gusta

  5. Muy buena la historia del baldosero.. ese Bánfield aparece en deformaciones? sino debería aparecer. Igual todas las luces y aplausos del post se lo lleva la “cara de peronismo” de Vico jajajajaja.. me hicieron tentar de risa en el laburo giles.. Rucci volvió, pero no en forma de fichas como Alf sino en forma de DT de Brown (A).. peronismo setentoso diría yo. Al Beto Mágico lo retiró el talón de aquiles como bien dijeron (aparte de la edad). No olvidamos ni perdonamos lo del post de la pizza… quizás el post mas feo de la historia de la baldosa y que no tenga para comentar es contra natura.. medida de fuerza de los comentaristas urgente

    Me gusta

  6. Refuerza la lista de Salvatierras banfileños uno mas lejano en el tiempo: el volante (entonces insider derecho) Roberto Aldo S., que jugó entre 1967 y 1972 en el Taladro, y luego pasó por Racing.

    Me gusta

  7. juan el ötro¨salvatierra era pipo y si la anecdota es real y al otro año jugo en racing, ahora creo anda por dalmine, merece su spot baldosero

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s