Henneberg Carlos

Carlos Hernán Henneberg

El diccionario de la cada vez más bastardeada Real Academia Española define la palabra “negociado” como “negocio ilícito que toma carácter público”. Algo más o menos así fue la llegada entre gallos y medianoche de Carlos Henneberg a Independiente en el invierno de 2013, mientras se armaba para disputar la temporada de la B Nacional.

Nacido en El Alcázar (provincia de Misiones) en junio de 1990 y con pasado en las divisiones inferiores de Crucero del Norte, Boca Juniors, Nueva Chicago y Corinthians de Brasil, algunos años antes este delantero se perfilaba como una de las joyitas de Lanús, a donde había arribado a prueba a fines de 2010.

“Pasé dos años por la pensión de Chicago, y decían que mi comportamiento era pésimo. Yo creo que no fue así. Desde que estuve ahí traté de darle lo mejor al club y crecer futbolísticamente, pero los dirigentes no vieron esa parte. Me ofrecieron el pase, y como no tenía representante decidí quedarme. El año pasado me fue muy bien en Cuarta y mi nuevo representante me ofreció venir a Lanús. Acepté sin pensarlo dos veces”, repetía por aquel entonces.

Enseguida sorprendió por sus goles en Reserva, categoría en la que se consagró campeón al lado de Esteban Andrada, Rodrigo Erramuspe, Fernando Barrientos y Bruno Vides, entre otros. Parecía que la iba a romper… y se terminó rompiendo. En agosto de 2011 se quebró los ligamentos cruzados de la rodilla derecha, justo cuando su nombre sonaba como posible refuerzo de Ferro Carril Oeste.

Recuperado de la lesión, aunque corriendo muy de atrás en la consideración del entrenador Guillermo Barros Schelotto y con la idea de sumar minutos entre los profesionales, a mediados de 2012 pasó a préstamo a Atlanta, como parte del convenio de intercambio de jugadores que el Bohemio mantiene con el Granate. En Villa Crespo no dejó un gran recuerdo. Es que, a la sombra del goleador Andrés Soriano, actuó poco (12 partidos) y apenas convirtió 2 tantos, a Defensores de Belgrano y Villa Dálmine.

Por eso su desembarco en el Rojo de Avellaneda sorprendió a propios y extraños. Su llegada, ajena a un pedido de Miguel Ángel Brindisi, dicen, estaba vinculada al arribo de otro ex Lanús, Cristian Facebook Menéndez. Según medios partidarios, los directivos debieron solicitar avales a una empresa financiera para abonarle a Lanús el préstamo de Menéndez (unos 150 mil dólares en tres cuotas), pero tuvieron que bajarse los pantalones eso tuvo un precio. El propietario de dicha financiera era, además, dueño del pase de Henneberg y acreedor de Independiente por una cifra considerable.

“Me enteré el sábado cuando me lo contó el presidente (Javier Cantero). Lo vi en una prueba y está trabajando con otro grupo y en otro horario. Se evaluará si se queda o no”, repetía un desconcertado Brindisi. Macetero Cantero, por su parte, se lavaba las manos. Henneberg firmó contrato por un año, pero no hubo foto, ni una mísera mención en la web oficial. “Me pidieron que por ahora no hable”, decía el jugador, que ya llevaba un mes entrenándose con los marginados. Pese al silencio, el escándalo no tardó en estallar. Para colmo, algunos hinchas le carpetearon tweets en los que se burlaba de la situación deportiva de su nuevo club. Todo mal.

La salida de Brindisi, que no conoció la victoria en los primeros cinco partidos en Segunda, y la posterior asunción de Omar De Felippe le devolvieron las esperanzas, o algo así. Al menos formó parte del grupo de indultados que volvieron a trabajar con el plantel profesional, un listado que incluía nombres como Hilario Navarro, Ignacio Barcia, Nicolás Villagra, Nicolás Delmonte, Alejandro Muñoz, Christian Ortiz, Franco Franzino y Leonel Buter, aquel juvenil que se rompió todo a los tres minutos de su debut. Buen augurio.

Y así como llegó, se fue. En octubre, tras dos meses a prueba, rescindió, aunque con permiso para continuar entrenando hasta que consiguiera club. La continuidad que no tuvo en la B Nacional ni en la B Metropolitana la encontró en el Federal B con los colores de Ferroviario de Corrientes (2014/15).

A mediados de 2015, un empresario le consiguió un test en México y viajó hasta Cancún para sumarse a los Pioneros (2015/16), de la Liga de Ascenso, equipo con el que disputó 14 partidos y marcó 3 goles. En sus ratos libres, aprovechó para recolectar un poco de sargazo en las playas. Un crack con conciencia ambiental (?)

De regreso en Argentina, tuvo sus 15 minutos de fama cuando enfrentó a Boca Juniors por la Copa Argentina con Atlético Güemes de Santiago del Estero (2016): se comieron cuatro. Tiempo después, conocería las mieles de la asombrosa Liga Regional de Fútbol de Coronel Suárez enfundado en las camisetas de Automoto Club de Tornquist (2017) y Peñarol de Pigüé (2018).

Cuando todo parecía indicar que nada lo iba a mover del ascenso profundo de nuestro país, a mediados de 2018 recibió una oferta del Hamrum Spartans de Malta, donde colecciona tarjetas amarillas (lleva 4 en 6 partidos) al lado del ex Boca Sebastián Nayar.

21 comentarios en “Henneberg Carlos

  1. Increible historia??? Este será el 2019 de los baldosas cabezas de termo???? Podría ser una nueva categoría para la encuesta de fin de año.
    Jugó en Automoto Club de Tornquist eso le suma muchos porotos!!! Si hubiera metido Eveready de Dolores y Cemento Armado de Azul hubiera pedido a gritos su indulto!!!

    Me gusta

  2. Terrible negociado este, encima venía de tener quilombo en todos los clubes.
    Qué será de Nicolás Delmonte, 5 capitán de la reserva con mucha proyección que desapareció.

    Me gusta

  3. No me acordaba nada de este pibe… y entre los marginados del Rojo solo ubico obviamente a Hilario Navarro y a los juveniles Nicolas Delmonte (anduvo por ligas falopas europeas creo), Leonel Buter (tremenda la historia de su lesion) y Cristian Ortiz, ex Huracan que tampoco se entiende como llega al Rojo, nunca fue tenido en cuenta, se fue a Peru y cuando ya nadie recordaba su existencia, aparecio volviendo a Independiente para jugar un puñado de minutos en 2016 y volver a rajar…

    Me gusta

  4. 3 de la matina, estoy en el aeropuerto robando wifi mientras espero un bondi (si un bondi, un avión no, un bondí) pa’ casa , entro a EUB, nuevo post, lo leo, hicieron escupir una Coca que manotié (?) a la pasada que sobro de un Mc Combo, hermoso post sobre este sujeto que recién ahora conozco que existe, otro ladri que come rabas mirando el Mediterraneo mientras da lástima en la Premier League maltesa

    Me gusta

  5. Que lindo ver como gracias a los representantes, algunas personas, pierden la virginidad, conocen el agua caliente, conocen la cena o viajar en avión. Yo creo que el trabajo de representante de futbolistas debería considerarse como aporte al desarrollo social y económico del país. Mamita

    Me gusta

  6. Dirigentes malos (o cosas peores) hubo, hay y seguirá habiendo por los siglos de los siglos; pero me animo de decir que Javier “de la Rúa” Cantero es el único que por sucesos como los de este matungo, anecdotas de lo más delirantes, y nefastos resultados deportivos, merecería ser el primer dirigente posteado como baldosero.

    Me gusta

    • Lo banco a Cantero. El desastre deportivo lo inició Compranada con refuerzos falopas, dejando un club fundido.
      Comparada se merece una muerte lenta y dolorosa.
      Chau putos

      Me gusta

    • Cantero recibió un club fundido pese a las millonarias ventas de Agüero y Ustari. Un estadio en construcción que salió mucho más de lo presupuestado, un plantel con poco brillo que -milagrosamente- logró una Copa Sudamericana pero que no pudo (o no supo cómo) renovar y la falta de apoyo político en su intención de “limpiarlo” de los barras. Cometió errores, cierto, pero las gestiones de Ducatenzeiler (no se si está bien escrito) y Comparada son co-responsables del desastre institucional y económico que condujeron al desastre deportivo.

      Me gusta

  7. Me acuerdo perfecto el momento que se rompe el pibe Butler, pobrecito.
    Tampoco recuerdo de la existencia de este muñeco, aunque tenga ese apellido.
    Que espectáculo hermoso fue la vez que Bebote lo fue a buscar a Macetero con una máscara puesta ante la cámara de algún pseudo canal de noticias…los dos solos, mano a mano. Épico.

    Me gusta

  8. estamos en epocas que el rojo con su afamado descenso nos esta regalando especimenes para todos los gustos, mal pases,apellido innombrables/ irreconocibles, deformaciones y un largo etc…hablando de la foto…esta claro que al homenajeado de hoy dia no sabia de su existencia, pero viendolo con la casaca granate pienso… que producto de mierda ese Herbalife, ni siquiera causa gracia el logotipo, en fin…

    Me gusta

  9. I member henneberg….probablemente la fase mas depresiva del descenso es el lapso entre el evento y empezar a jugar en la nueva categoría; es un estado de descomposición del club donde pasan cosas como estas…

    Me sumo a Cantero primer dirigente baldosero…

    Me gusta

  10. No tengo idea de este muñeco, que turbio es todo en nuestro fútbol y pensar que uno le pone tanta pasión y cuantos casos de estos que llega un jugador colgado de otro, o de un representante, o de un financista o de un técnico de inferiores que se cepilla a una mami.

    Me gusta

  11. Yo conozco varios negociados de representantes que les dicen a los dirigentes de los clubes “te traigo un buen refuerzo pero viene acompañado”. En Unión nos pasó cuando trajimos a Beto Bologna que llegó con el ignoto Damián Santagati, o cuando vino el futuro homenajeado Guido Vadalá, que cayó con Santiago Magallán, el hermano malo de Lisandro

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.