Mattis Ricardo

Ricardo Omar Mattis
Marcador central derecho nacido en Villa Ballester, que inició su carrera en un grande del fútbol argentino y no pudo consolidarse para hacerse de un nombre importante. Asomó en la Primera de River en 1987. Pero recién tuvo más continuidad en la temporada 1989/90, cuando disputó 3 partidos y formó parte de aquel plantel que se consagró campeón de la mano de Merlo (las primeras 19 fechas) y Passarella (las restantes). Se fue del Millonario con 5 presencias y ninguna flor.
Después recaló en Atlanta y tuvo más minutos de juego (peleaba el puesto con Zappia y Bonadies), aunque no pudo evitar la pérdida de la categoría en la temporada 1990/91, con un equipo que tenía a varios talentosos como el Pepe Castro y a otros no tan reconocidos como Spotorno y Juan Bautista Chumba.
Con el regreso del Bohemio a la Primera B se tuvo que despedir de sus compañeros (entre ellos Ragg y Manusovich) y nunca más se supo de él, en una injusticia histórica y sin precedentes.
Años más tarde, su nombre apareció en un caso policial en Villa Maipú. Aunque, claro, él no tuvo nada que ver y sólo fue testigo. En diciembre de 1997, una nena de 7 años murió al ser embestida por un patrullero mientras circulaba en bicicleta con su abuelo. Ricardo Omar Mattis declaró luego, en la causa, que presenció el accidente porque en su condición de remisero circulaba detrás de un colectivo por la calle Estrada y que observó que ese vehículo de transporte se tiró hacia la derecha, acercándose al cordón. Entonces, al no poder sobrepasarlo porque había autos estacionados a ambos lados de esa arteria, que es muy transitada, observó que venía un patrullero hacia él, a contramano. Agrega que el móvil policial, al ver que no podía pasar por sobre el colectivo, hizo una maniobra para esquivarlo queriendo tomar la calle Villegas y volvió a hacer otra maniobra. Aclara que también la calle Villegas la iba a tomar a contramano y que entonces embistió a la bicicleta, cuyo conductor estaba “como queriendo cruzar la calle Estrada” y parado, supone, “esperando que pase el colectivo“. Agregó que “no vio luces ni escuchó ninguna sirena” y que por la calle Estrada circulan dos o tres líneas de colectivos, entre ellas, la 111 y la 176.
Bajón al margen, si alguno se toma un remis y el chofer tiene cara de Mattis, que le llegue un saludo de parte de En Una Baldosa.

Juan Pordiosero

2 comentarios en “Mattis Ricardo

  1. Yo lo conosco nos creamos juntos,un fenomeno el conejo,asi le deciamos en el barrio,yo me mude y perdi el contacto,un jugadoraso un abrazo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .