Maxi López al Benfica 2005

maxilopezalbenfica.jpg

En el verano de 2005, varios medios internacionales y locales se hicieron eco de una información que circulaba con fuerza: Maxi López se convertiría en jugador del Benfica. “El acuerdo ya está cerrado y la llegada de López a Portugal está prevista para comienzos de la segunda semana de enero, para realizarle los exámenes médicos y la firma del contrato“, publicó en su momento un sitio europeo. ¿Qué paso? No lo sabemos. Pero el ex River terminó aterrizando en Barcelona.

Garófalo Damián

garofalodamian.jpg

Damián Andrés Garófalo

¿Garófalo? ¿El arquero? ¡Sí, lo conozco!“, podría decir cualquier desprevenido, convencido de que nos referimos al periodista de TyC Sports, también identificable por sus actuaciones en el arco de Hay Equipo, ese programa donde 10 o más personas se ponen pantalones cortos para gastar a Quique Felman.

Pero no, no nos ocuparemos del conductor de Sportia, sino más bien de Damián Garófalo, ex portero de Estudiantes de La Plata que tuvo un inicio bastante prometedor y terminó desarrollando su carrera en el exterior, bien lejos del reconocimiento popular que sí obtuvieron otros jugadores de su camada.

En las inferiores del Pincha formó parte de una generación que contaba con nombres como Carlos Andersen, Néstor Soria, Martín Palermo, el Pepi Zapata, Darío Silenzi, Gastón Córdoba, Martín Mazzuco, Cristian La Grottería y Juan Sebastián Verón.

Su buen rendimiento le permitió, en 1991, llegar a una pre-Selección Sub 17 de Argentina, donde luchó por un lugar con Martín Tocalli, Raúl Sanzotti y el ex Jugate Conmigo, Luciano Castro. De hecho el actor recuerda cada tanto que Mostaza Merlo lo borró para poner a Garófalo.

También en ese compilado de púberes habitaban baldoseros como Silvio Rivero, Christian Brondino, Diego Comelles, Leonardo Luppino, Pablo Guede, el Betito Alonso, César Venier, Luciano Oliveri, Ricardo Castellani, Cristian Akselmann y otros que zafaron como Matute Morales, Marcelo Gallardo, Rodolfo Arruabarrena, Claudio Husaín, el Lobo Cordone y muchos más.

Luego de haber superado varios filtros, ese mismo año viajó con la delegación nacional al Sudamericano de la categoría en Paraguay y pese a ser suplente le tocó actuar frente al combinado local, en el último partido del grupo A que Argentina afrontó con mayoría de pibes que habitualmente no salían entre los once.

Tras el certamen continental, le tocó la oportunidad de viajar a Italia para disputar el Mundial ’91. Y aunque nuevamente tuvo que sentarse en el banco, rescató con el equipo una medalla de bronce y el premio Fair Play. Ah, además vio como se consagraba con Ghana el gran Nii Lamptey.

Pero no sólo de ser juvenil vive el hombre. Garófalo también tuvo experiencias en planteles del ascenso, aunque sin demasiadas chances de agarrar continuidad. Se puso los buzos de All Boys, Douglas Haig de Pergamino y Defensa y Justicia, antes de encarar su aventura internacional, esa que le traería muchas alegrías, en compensación a lo poco que pudo recolectar en su país.

El 1997 recaló en Honduras y después de un flojo debut en el arco de la Universidad, empezó a maquillar su imagen con actuaciones que despertaron admiración de aficionados y medios de comunicación. Ya para fines de ese año era señalado por todos como el mejor arquero de la liga, generando comentarios destacados: “Su figura es la del típico malabarista, que hace figuras (sic) en el aire, todo por contener el balón, que atenaza evitando cualquier complicación“.

Entre 1999 y 2000 defendió los colores del club Marathon y justo cuando se empezaba a hablar de su regreso a estas pampas para defender la valla de algún equipo del under, le dijo adios a la actividad profesional.

(Gracias Martín)

Pasquinelli 2008

pasquinellivoyalarco2fb5.jpg

Un partido fundamental se jugaba en Junín por la 14º fecha de la Primera B Metropolitana. Sarmiento, el puntero, recibía en su estadio a Almirante Brown, que lo seguía de cerca en la tabla. El encuentro lo ganaba el verde con gol de Carlos Clavarelli cuando, faltando pocos minutos para el final, el arquero Alejandro Migliardi fue expulsado por doble amonestación (ambas tarjetas fueron por hacer tiempo). Y como pasó tantas veces, el delantero del equipo fue quien tomó el buzo, se colocó los guantes y rezó para que los rivales no tuvieran puntería. De esta manera, Fernando Pasquinelli, que había ingresado minutos antes, fue al arco a las 23:05 con una temperatura de 19ºC en Buenos Aires y alrededores. Y logró mantenerse invicto para que Sarmiento se lleve la victoria.

(Gracias Ariel)

Fénix “Unión de Del Viso” 2008

fenixcamisetasprestadas.jpg

¿Lo tienen a Fénix, no? Equipo de camiseta negra y blanca que tiene como ídolo al Dandy Neuspiller. Bueno, ese mismo conjunto apodado Cuervo, jugó este año un partido con 2 camisetas totalmente ajenas a su tradición.

De local y enfrentando a Barracas Central, el Blanquinegro se vio obligado a utilizar un tercer juego de camisetas que no tenía (el titular y el suplente no se diferenciaba de la pilcha de los visitantes) y entonces no le quedó otra que recurrir al club vecino, Unión de Del Viso, que gentilmente prestó su indumentaria.

En el primer tiempo, Fénix usó una casaca amarilla con mangas verdes. En el segundo, llegó el turno de una cuadriculada azul y blanca con la que el Beto Acosta gritó un gol.

(Gracias Cazador)