Defensa y Justicia 1986

defensayjusticia_1986.jpg

En el año 1986 Defensa y Justicia alcanzó una marca difícil de igualar. No se trató de minutos de arco invicto ni delanteros goleadores. Y mucho menos puntos conseguidos. El récord que alcanzó el Halcón de Varela fue el de ser el equipo más viejo de todos.

Lo curioso además es que ese verdadero equipo de fútbol senior era su once titular. Nada de reemplazos o apariciones fugaces para rellenar lugares vacíos. Sumaba, sábado a sábado, 336 años sobre el pasto. Lo que daba un promedio de edad de 30,5.

El equipo abuelo, como se lo conocía, formaba con Nazar (28 años) en el arco. Atrás iban J. López (27), Milozzi (38), Filipetto (29) y Ramirez (24). En el mediocampo estaban Donaires (31), Viscovich (27) y Brites (30). Y arriba tres delanteros: O. Gómez (31), Julio Ricardo Villa (34) y Converti (37).

El récord duró solamente en la primera rueda. Ya que para la segunda y viendo cómo venía la mano se optó por desvincular de un plumazo a Milozzi, Filipetto, Donaires, Brites, O. Gómez y Converti. Ni siquiera hubo un poco de respeto para las personas mayores.

Larrosa Fernando

larrosafernando.jpg

Fernando Darío Larrosa Mariño

La política adquisitiva y kamikaze da Daniel Lalín hizo que, en la segunda mitad de 1998, llegaran infinidad de jugadores al Racing Club de Avellaneda. Algunos, como Angel Matute Morales y Diego Latorre, otorgaron muestras de su categoría, dándole la razón al pelado empresario. Otros, como Gonzalo Gaitán, Hernán Florentín y el homenajeado de hoy, pasaron desapercibidos y por lo tanto, merecen su espacio en este sitio.

Zaguero sin demasiadas referencias, llegó desde Uruguay junto a sus compatriotas Gonzalo Rodríguez y Marcelo Larrosa. Los tres actuaban en el Racing montevideano y recalaron en el conjunto de Angel Cappa con la intención de probar suerte en el fútbol argentino.

De entrada tuvieron fortuna porque viajaron con el plantel a Concordia, donde La Academia hizo la pretemporada. Pero la abundancia de nombres de todo tipo hizo difícil la supervivencia y a Fernando Larrosa no le dio el cuero para vestir la camiseta adidas de rayas finitas en forma oficial.

Regresó al Racing charrúa para terminar su primer ciclo (1996-2000) y luego de jugar en Cerro y en el Greenville Lions de Estados Unidos, volvió a los Cerveceros de Montevideo (2007/08) para completar su insignificante trayectoria.

Husillos a Racing 1989

husillos_racing_1989.jpg

Para la segunda rueda de la temporada 1988/89, Racing buscó un delantero. Un goleador para ser más exactos. Es que estaba peleando el campeonato palmo a palmo con Boca y el Rojo y se le venía encima su participación en la Copa Libertadores.

Entonces no dudaron y dieron con el elegido: Armando Husillos. Sinónimo de gol, El Tronco quería cambiar de aire. Mejor dicho, se las quería tomar de Estudiantes. Aceptó gustosamente la oferta, se probó la camiseta, sonrió para la foto y se las picó para España. Porque ante un llamado del Cádiz FC nunca más se vio a Husillos. Ni por Avellaneda ni por la Argentina.