Pasceri Adrián

pasceriadrian.jpg

Adrián Marcelo Pasceri

Apareció en la Primera de River Plate allá por 1984, época de Olarticoechea, el barbudo Jorge García y el uruguayo Bica, entre otros. Era delantero aunque con poco gol. Y se encargó de demostrarlo en su breve paso por el fútbol de los domingos, donde casi no dejó registros.

En el Millonario sólo disputó 3 encuentros, ganándose la oportunidad de decir “yo soy Pasceri, el pibe de River“. Y así se le fueron abriendo algunas puertas, inesperadas en muchos casos, como la de la Selección Argentina Sub 20.

El mismo año de su debut en la máxima categoría, Pachamé lo convocó para el combinado juvenil que disputó la Copa Merlion. Pasceri fue titular ante Corea del Sur e incluso convirtió un gol en Singapur, junto a Ángel David Comizzo, Jorge Theiler, Carlos Mayor, Fabio Spotorno, el Flaco Lamadrid, Juan Sen y Carlos Candia, entre otros.

Luego no fue tenido en cuenta y empezó a deambular por el ascenso, con suerte dispar. Anduvo bien en Tigre (1986/87, 31 partidos y 9 goles) y lo llamaron de Platense (1987/88) para darle otra oportunidad en la “A”. No jugó nunca en el cuadro de Vicente López y recién volvió a mostrar su melena rubia con San Martín de Tucumán (1987/88), aquel equipo que le hizo 6 goles a Boca en la Bombonera. Pasceri apenas sumó 4 encuentros y finalizó su estadía en la elite.

Ya metido de lleno en el under, permaneció dos temporadas en el Deportivo Morón (1989 a 1991), logrando el ascenso al Nacional B, actuando un año en esa categoría (40 partidos y 7 goles) y dándose el lujo de ensayar la pose Zaccanti. Retornó al Santo tucumano en la 1991/92 (1991/92, 15 partidos y 3 goles) y dio sus pasos finales en la Primera B, con la camiseta tricolor de Almagro (1992/93).

En los últimos años se lo vio trabajando en las inferiores de Tigre e incluso, como queriendo recuperar la poca fama que alguna vez tuvo, dio la nota cuando lo suspendieron por seis fechas por mala conducta y, por supuesto, su nombre apareció en el boletín de la AFA.

Gareca a Torino 1983

garecatorino19831.jpg

En 1983 Ricardo Gareca era una especia de figurita de moda del momento. Temible goleador en Boca y convocado por Bilardo a la selección, al Flaco (como se lo apodaba entonces) le llovían ofertas para rajarse.

Y encima tenía como representante a otra figurita de esos años: Guillermo Cóppola. Entonces Guillote no dudó y tiró líneas para todos lados. Hasta que picó el Torino de Italia. Los tanos se embalaron como locos y dieron el visto bueno por teléfono. Hasta se organizó una fiesta en el departamento de Cóppola para festejar el pase. Y ahí es donde vemos la foto en la que Gareca se sacó el gustó de ponerse la camiseta del que iba a ser su nuevo club.

Pese a todo, al Flaco le pintó la nostalgia al decir “…si Boca pudiera pagarme algo así, acercarse por lo menos a lo que agarraría firmando para el Torino, no lo pienso dos veces y me quedo…”.

El pase era un hecho y pese a que incluso ya estaba todo arreglado para que el empresario Félix Latrónico acompañado por directivos del Torino vengan a cerrar la operación, la pretensión final de Boca de 1.200.000 verdes limpios (sin incluir comisiones a Guillote, Gareca e impuestos) fue la que mandó todo a pique.

Siempre hay un roto para un baldosero

updateandopiombooviedo.jpg

Repasamos los hechos más importantes del mundo baldosero en los últimos días:

– El ex San Lorenzo, Juan ignacio Piombo, no sabía que hacer para estar en la conversación (?) y se puso de novio (¡¡¡De novio!!!!) con Cecilia Oviedo, la ex de la Tota Santillán. ¡Maaarche un Área Chicas!

– En Mercado Libre venden una casaca usada por la Lora Oliva en el Shimizu S-Pulse de Japón. Es fea, muy fea.

– Más de 70 personas piden que Cucu (El Mago de Bahía) vuelva a postear en la baldosa. Aquel que se quiera sumar sólo tiene que unirse al grupo en Facebook.

Si tenés más información que creas merecedora de este espacio, dejala en los comentarios, comunicate por e-mail o a través de nuestro formulario de contacto.

Combinado Liga Posadeña 0 – Selección de Adidas 0

seleccionadidas01.jpg

En el marco del operativo “Argentinos, marchemos hacia las fronteras” se organizó en la provincia de Misiones un amistoso con la idea de ayudar económicamente a una escuela casi en el límite con Brasil. El partido se jugó el domingo 19 de noviembre de 1979 en la cancha de Bartolomé Mitre de Posadas. Hasta acá viene todo bárbaro y digno de un fuerte aplauso.

Pero la cosa empezó a tornarse rara cuando vemos quiénes jugaron el partido. Con un calor de locos y tribunas llenas, el Combinado de la Liga Posadeña recibió a la Selección de Adidas. En pleno auge, la marca de las tres tiras se animó y convocó a algunas ex glorias y otras no tanto. Pero se pasaron de la raya llevando como arquero a un Amadeo Carrizo de 53 años. Y ya no hay palabras para describir que el número seis haya sido Eduardo Bakchelian, presidente de Adidas Argentina.

La fiesta y la emoción se fue apagando al ritmo de los pelotazos y los pases pifiados. Para colmo de males, Amadeo tuvo que salir desgarrado antes de la media hora del primer tiempo. Entre los pozos del campo de juego y el 0-0 final, los espectadores fueron testigos de un bodrio mayúsculo. Con un fin benéfico, pero flor de bodrio al fin.

Aquí en la foto vemos la única jugada posta que llevó algo de peligro a un arco. Artime disparando y desviando un remate dentro del área a favor de la Selección de Adidas.

Argañaraz Marcelo

arganaraz.jpg

Marcelo Eduardo Argañaraz

Le tocó integrar la formación más baldosera de Rosario Central en la última década: Manchado; Diema, Gerbaudo, Cetto y Talamonti; Argañaraz, Marcelo Quinteros, Javier Becerra, Javier García, Cámpora y Pierucci. Esos once muchachitos, más Fabián Pérez, Pablo Vacaría y Lucas Correa, salieron a la cancha en junio de 2001 para enfrentar al comprometido Racing Club de Mostaza Merlo.

Esa noche La Academia de Avellaneda ganó 4 a 1 y zafó de la promoción cuando todavía quedaba una fecha por disputarse. Los santafesinos, a pesar de la holgada derrota, sacaron conclusiones de la calidad de jugadores que tenían en Reserva. O eso parece, porque muchos jamás volvieron a vestir la casaca canalla después del abrumante debut.

El defensor Marcelo Argañaraz fue uno de los tantos que tuvo estreno y despedida el mismo día. Es más, ni siquiera jugó los 90 minutos porque cuando faltaban 10′ el DT Daniel Teglia lo sacó para que ingrese Correa.

Con la llegada de Jota Jota López a Central, vio reducidas sus chances de jugar y se fue al Nacional B para lucir los colores de Brown de Arrecifes (2001/02), donde llegó a disputar un puñado de encuentros e incluso marcó un gol.

En los últimos años, su nombre estuvo involucrado en las páginas policiales, pero no por su responsabilidad, sino por su homónimo, ex mánager de una banda especialista en pirotecnia. Pero como nosotros sabemos bien quién es (?), lo encontramos haciendo lo que mejor sabe en la Liga Departamental de San Martín (Santa Fe), con la camiseta del Nuevo Club Atlético y Deportivo Piamonte.

No será el destino ideal para un tipo que supo pisar una cancha de Primera División, pero juega en el mismo campeonato que Juan Manuel Suligoy. ¿Qué más le puede pedir a la vida?