Estudiantes clásico con pantalones 2005

estudiantesclasico.jpg

La intención no era mala. Estudiantes de La Plata cumplía 100 años y para festejar a lo grande los dirigentes organizaron un partido ante el Palmeiras de Basil. Para estar a tono con el agasajo, la empresa Penalty diseñó una camisa bien tradicional y unas medias grises acordes a la época más gloriosa del León. Lástima que descuidaron el detalle de los pantalones y los jugadores salieron a la cancha con los que venían usando hasta ese momento. La diferencia en los escudos y la distancia entre lo retro y lo actual, arruinaron un homenaje que pintaba bastante bien.

Pranich Darío

pranichdario.jpg

Darío Javier Pranich

No es difícil darse cuenta de que la carrera de este futbolista surgido en Huracán se vio perjudicada, en gran parte, por la pésima época deportiva e institucional en la que le tocó debutar. Ponerse la camiseta del Globo en la temporada 2002/03 fue, para la mayoría, un certificado de defunción sin firmar. Algunos tardaron más y otros menos, pero casi todos terminaron sellando el acuerdo con la baldoseridad eterna.

La aparición de Pranich se produjo en la novena fecha del Apertura ’02, cuando fue titular en un partido ante Talleres, en Córdoba, beneficiado por una lesión de Rodolfo Graieb. Ese día el club de Parque Patricios se comió 5 y el homenajeado, que formó defensa con Morquio, Lobos y Lavallén, fue reemplazado por Pablo Monsalvo a los 32 minutos del segundo tiempo.

Después sumaría otros 9 partidos con los quemeros, compartiendo cancha con valores como Sebastián Caramelo Lipo, Diego Cochas, Ramón Antonio Ortíz, Juan Carlos Padra, Sergio Comba, Juan Zalazar, Francisco López Rojas, Ramón Pedro Ortíz, Edson Uribe y Mariano “le dije a Pusineri que quemó Kheyvis” Andújar, entre otros.

Con el descenso consumado no le quedó otra que masticarse 6 meses de espera, porque no fue tenido en cuenta, y recién a comienzos de 2004 le aflojaron la soga para que se distrajera en Huracán de Comodoro Rivadavia y Temperley. Retornó al Globo en el inicio de 2005 pero otra vez lo colgaron y penó hasta mitad de año, cuando pasó a préstamo a Defensores de Belgrano junto a Claudio Guerra.

Tras una temporada negativa, fue noticia en agosto de 2006 cuando, ya en libertad de acción, inhibió a su club de origen junto a Pozo, Monsalvo, Daniel García, Pardal, Bazán, Sartori, Marini, Ciavarelli, Bontemps, Andersen, Garipe, Godoy, Hirsig, Kobistyj, Lobos, Mazzuco y Ávalos.

Con escaso rodaje ya que parecía no conformar en ningún lugar, tomó la decisión más acertada cuando se fue a Corrientes y se incorporó al mítico Textil Mandiyú. Allí se dio el lujo de vestir la bonita camiseta algodonera y además de compartir vestuarios con el gran Julio Marinilli, disputó más de cuatro partidos seguidos y hasta lo hizo como volante central, mostrando una faceta que ocultaba desde inferiores. Ahora no sabemos dónde se metió, pero si sigue a este ritmo en cualquier momento hace un gol a favor, porque los pocos que tiene fueron en contra.

Argentina adidas azul 1991

argentinaadidasazul.jpg

A pesar de que respetaba el color alternativo del combinado argentino, esta camiseta es una verdadera rareza ya que sólo fue utilizada por la Selección juvenil de Mostaza Merlo en el verano de 1991. Confeccionada con un material brilloso, similar a la Le Coq Sportif de México ’86, este modelo de adidas tenía dos particularidades: No poseía el tradicional logo del trefoil y además las clásicas 3 tiras blancas nacían en las mangas y se cortaban a escasos centímetros. Esa condición se repetía en los pantalones. En la foto, se observa a Juan Esnaider saltando junto a Pancho Rago, arquero de Alvarado de Mar del Plata.

Especiales: Johnny Miqueiro

miqueiro

Delantero se ofrece

Ícono de la promesa desaparecida en Uruguay, Jhonny Miqueiro quiso comprobar que su fama de ilusión trunca también podía hacer historia fuera del paisito. Y aunque parezca mentira, lo logró en Argentina sin siquiera pisar una cancha.

Nacido el 18 de julio de 1964 en Montevideo, hizo sus primeras armas como delantero del club Sud América (1985/86), donde compartió equipo con su hermano mellizo Aníbal, que se desempeñaba como marcador de punta.

A mediados de 1986 el Johnny pasó a Progreso y ahí sí: fue la sensación. No sólo sus 48 goles en poco más de 3 temporadas (fue campeón y máximo artillero en 1989) lo catapultaron a la Selección charrúa. También su larga cabellera rubia y su condición de aparente crack en un cuadro chico lo hacían un especimen bastante llamativo. Su participación con la celeste, vale decir, fue intrascendente y además marcaría el resto de sus días. Disputó sólo dos partidos (ante Costa Rica y Colombia) en Miami, por la Copa Marlboro. Y sí, fue puro humo.

avisomiqueiro1

El sol de enero de 1991 calentaba la brea de las calles capitalinas cuando en la sección Deportes del diario Clarín apareció un anuncio clasificado que decía: “A representante o entidad de fútbol. Delantero hombre gol, integrante selección uruguaya, 25 años, excelente treiling. Pase en su poder. 962-4335 Alberto. (aviso solventado por amigos)“.

miqueiroempresario.jpg

Intrigados por la noticia, desde la redacción de la revista El Gráfico llamaron a ese número y dieron con Alberto Haber, un empresario electrónico que gentilmente se ofreció a mostrar un video de 10 minutos con las mejores jugadas de Miqueiro. “El teléfono no deja de sonar; llamaron de Boca, Platense, Huracán, Quilmes y varios empresarios. Creo que la de Platense es la propuesta más firme, pero eso tendrá que arreglarlo él porque yo simplemente como amigo tuve esta idea del aviso para ver si puede, como quiere, venirse a jugar a la Argentina. Creo que con una prima y un sueldo la cosa puede arreglarse… Como también soy amigo de Alberto Bica, si alguien buscan un puntero puedo hacer el contacto“, explicaba Haber, tratando de sumar otro poroto.

Desde En Una Baldosa intuimos que los dirigentes de Platense no avazaron en la negociación porque todavía se deben estar preguntando qué carajo es un “excelente treiling“.

La carrera del puntero derecho no fue la misma a partir de aquella frustrada negociación y de su no-convocatoria al Mundial ’90. Volvió a Progreso, donde siguió haciendo goles hasta 1993, pero su destino baldosero ya estaba marcado. Decidido a hacer un poco de plata se fue a la tercera división de Japón y la robó en el PJM Futures (1994) y un año más tarde, obligado a irse por el cupo de extranjeros ocupado por un tal Lalo Maradona, regresó a Uruguay para jugar en…¿Peñarol? ¿Nacional? No, ¡Basáñez!

Desbarrancando a más no poder, continuó girando por el resto de América e hizo escalas en Emelec de Ecuador y el fútbol guatemalteco. Ya retirado y abocado a su laburo como profesor de educación física en Guatemala, fue tentado para retornar a Progreso y así lo hizo. Aunque, como era de esperarse, las cosas no fueron como antes y tras unos meses le dijo adiós a la práctica profesional.

Gracias a los amigos del extinto S&A y del sitio Montevideo.com, nos enteramos que hasta hace poco el blondo atacante dirigía a un club de la segunda división guatemalteca y difundía el fútbol en los colegios, datos que sin embargo no han frenado ese impulso natural que lleva a cualquier uruguayo a preguntar en una mesa de café: “Bo, ¿Qué será de la vida de Johnny Miqueiro?“.