Rosario Central Penalty fea 1994

centralhorrible1994.jpg

Si creíamos que la relación Penalty-adefesio había muerto con aquel experimento de Talleres de Córdoba en 1993, vale la pena detenerse en la imagen del post para convencerse de que no fue una mera casualidad. La empresa brasileña estaba empecinada en vestir mal a los equipos argentinos y no dudó en darle un juego alternativo de similares características a Rosario Central. El Canalla utilizó esa casaca en un partido ante Boca, en 1994.

Juan Pordiosero (Gracias Museo Canalla)

Fuera de stock: El Gran DT (Primera parte)

En 1995 el Diario Clarín lanzó “El Gran DT“, un juego orientado a los lectores de todo el país, que consistía en armar un equipo imaginario con jugadores reales de Primera División. La idea original, comprada a un inglés que había inventado el exitoso Dream League, fue retocada y adaptada al mercado argentino, convirtiéndose en un éxito entre los amantes del fútbol.

fueradestockgrandtclausura95.jpg
Clausura ’95
Todo empezó con una serie de publicidades donde una señora (Susana Cortínez) le daba indicaciones a los jugadores, incluso durante los partidos. Era el comienzo de un entretenimiento que marcó la era pre-Internet.
La primera edición contó con todo el fervor del público, atraido por la novedad y los interesantes premios, que iban desde viajes a Brasil, Disney y Europa, pasando por dinero en efectivo, entradas para partidos internacionales y autos cero kilómetro. Participaron más de un millón de personas.

Lo que había que hacer inicialmente era conseguir la planilla de inscripción y la revista del juego, donde estaban todos los planteles, con los respectivos códigos, posiciones y cotizaciones de los jugadores. Apelando al ingenio y a los conocimientos futbolísticos, uno podía armar su equipo basándose en las siguientes reglas básicas:

– Elegir 15 jugadores (11 titulares y 4 suplentes).

– No incluir más de tres de un mismo club.

– No superar la cotización máxima de 8,5 millones de pesos.

Los puntos que los jugadores recibían fecha tras fecha, variaban de acuerdo a los siguientes:

1- Clasificación Clarín: Cada jugador recibía una cantidad de puntos igual a la que Clarín otorgaba por su actuación (de 1 a 10) en los partidos.

2- Figura de la cancha: El jugador elegido por Clarín como figura de la cancha duplicaba los puntos recibidos en la calificación de su actuación.

3- Goles convertidos: De acuerdo al puesto del jugador, el gol sumaba una determinada cantidad de puntos. Un tanto de un delantero valía 4 puntos. Un gol de un volante, 5 puntos. Un gol de un defensor, 7 puntos. Un gol de un arquero, 10 puntos.

4- Arqueros: Cada vez que un arquero recibía un gol también recibía un punto en contra. Pero por cada partido que mantenía la valla invicta recibía 2 puntos a favor.

5- Tarjetas: Una tarjeta amarilla significaba 2 puntos en contra y una tarjeta roja 4 puntos negativos.

6- Penales: Cuando un arquero atajaba un penal (o sino lo convertía el jugador que lo ejecutaba) sumaba 4 puntos. Y cuando el jugador erraba un penal, se le restaban 4 puntos.

Una vez completada la planilla, se la podía enviar por correo o depositarla en cualquiera de las más de 200 urnas habilitadas en todo el país. Unos días más tarde, uno recibía la constancia de inscripción, con todos nuestros datos y los del equipo.

Lobo, el primer héroe
Tras la primera fecha del juego (la quinta del torneo Clausura ’95), muchos se sorprendieron al descubrir que el jugador que más puntos había sumado (21) no integraba el plantel de un equipo grande y tampoco era una rutilante figura. El hombre que se destacó en la primera jornada del Torneo Fantástico El Gran DT fue Luis Lobo, lateral derecho de Gimnasia de Jujuy, y hermano del reconocido Mario.

Los ganadores
Por aquel entonces se disputaba el último partido de la fecha los días lunes. Por eso hubo que esperar a que finalizara el duelo entre Banfield y Gimnasia para sacar los cálculos de la primera jornada del juego. A la mañana siguiente, un estudiante secundario llamado Ezequiel Yanulis abrió el diario y se dio cuenta de que había sido el primer ganador. Con 112 puntos y la notable actuación de Luis Lobo, se hizo acreedor a un viaje para 4 personas al Club Med de Angras Dos Reis (valor: $ 5000). “Quiero pagarle una cena”, declaró el pibe. No era para menos.

elgrandt1ganadora.jpg

La primera ganadora del torneo fue una señora llamada Susana Carrozzino, que no dudó en compartir el premio con Fernando Talarico, el chico de 16 años que le había armado el equipo. Él se compró una computadora y ella invirtió el dinero en su empresa. Se desconoce si se peinó de forma ridícula para la foto o si lo hacía habitualmente.

fueradestockgrandtapertura95.jpg
Apertura ’95
Tras el rotundo éxito de la primera edición, en el Apertura ’95 regresó El Gran DT con una tapa elocuente. “La gran revancha” decía el título, con la imágen de Diego Maradona, que esperaba el final de la sanción por doping para volver a vestir la camiseta de Boca.
El juego, además, tenía una alteración en el reglamento. Vía telefónica, se podían realizar hasta 2 cambios por mes, respetando la posición en la cancha de los jugadores.

Torneo de Amigos:
También se agregó la posibilidad de realizar torneos entre amigos y familiares. Solamente había que agregar una clave a la ficha de inscripción y luego consultar los resultados por medio de la Línea Directa El Gran DT.

fueradestockgrandtclausura96.jpg
Clausura ’96
La tercera versión contó con varias novedades. La idea era hacer el juego más dinámico y con más participación de los lectores. Así surgieron condimentos que, a decir verdad, le agregaron un poco de complejidad pero no demasiada emoción.

La Recopa:
Era un campeonato paralelo entre quienes ya habían participado de las ediciones anteriores. Se sumaban los puntos de los 3 torneos.

Cambios:
Los DT tenían la posibilidad de hacer dos modificaciones por semana. El futbolista que ingresaba siempre debía actuar en el mismo puesto del que salía, excepto cuando el cambio buscaba modificar la táctica, dentro de los parámetros permitidos.

La gente del interior tenía la chance de completar la correspondiente tarjeta, indicando que jugador entraba y qué jugador se retiraba, enviándola por correo lo antes posible para que la modificación cobrara vida.

Esquema de juego:
Se permitían dos sistemas, que por supuesto afectaban la conformación del equipo titular. Podía utilizarse el clásico 4-3-3 o el novedoso 4-2-4.

Listado de jugadores:

Continuará…

Juan Pordiosero

Da Silva Henrique

dasilvahenrique.jpg

Henrique Eduardo Da Silva
Lateral izquierdo brasileño dueño de una fructífera estadía en el fútbol paraguayo, y un doble paso en falso por estas tierras que lo condena a la baldoseridad. Nacido en 1972 en la localidad de Cabo Frío, en el estado de Rio de Janeiro, hizo sus primeras armas en el Cabofriense.
No perdió demasiado tiempo en el medio local y rápidamente cruzó la frontera para llegar a Paraguay. Arrancó en Cerro Corá, pasó por Sport Colombia y comenzó a tomar notoriedad cuando disputó la Copa Libertadores de 1998 con Cerro Porteño.
A mediados de aquel año mundialista arribó a la Argentina para sumarse a Platense. En el Calamar conoció a Teresa Cancelarich, Pachora Godoy, Pepe Chatruc, Claudio Spontón y al Chivo Peinado, dándose el gusto de ser último cómodo, y en lo personal actuando con altibajos (mas bajos que altos).
En 1999 retornó a Brasil para ganar el torneo estadual con Atlético Mineiro y cuando parecía que no volvería a jugar en Argentina, pegó la vuelta. Así cambió la blanquinegra del Galo de Belo Horizonte por la verde de Ferro Carril Oeste. Sin embargo, en Caballito la suerte le volvió a ser esquiva, y después de un puñado de encuentros (expulsión ante Racing incluída), los dirigentes le rescindieron el contrato.
Era hora de volver a Paraguay, donde sin duda había alcanzado su mejor rendimiento. Otra vez en Asunción, no tuvo problemas en irse a la otra vereda y calzarse la camiseta de Olimpia. Quizas esa fue la mejor decisión de su vida, ya que le quitó el puesto al eterno Juan Carlos Franco, y se adueñó del carril izquierdo. Con el conjunto guaraní se consagró campeón local y de la Copa Libertadores en 2002.
Una lesión lo marginó de la final de la Copa Intercontinental ante el Real Madrid y desde entonces apareció a cuentagotas, como en la final de la Recopa Sudamericana en 2003.
Después, desapareció sin dejar rastros, algunos dicen que incentivado por el Líder dejó su lugar entre los simples mortales, se subió a la nave y partió rumbo al planeta Felicidonia.

KeyserSoze

San Lorenzo 1987/88, Perazzo

perazzocasacas.jpg

Hay algo que a Walter Perazzo lo hacía distinto a sus compañeros, más allá de haber sido el autor del único gol ante Independiente en el partido al que corresponde la foto 1 y de la cinta de capitán que lo distinguía. Se trata de agudizar la vista y llegar al corazón. Allí, donde los demás lucían CASLA en círculo blanco, el goleador portaba un inédito e inexplicable boceto de escudo azulgrana. Este detalle pudo apreciarse en varios partidos de la temporada 86/87. Lo de la foto 2 es más sencillo. El 9 carecía directamente de escudo alguno, a diferencia de sus compañeros. Extraño caso el del ídolo azulgrana. ¿Se tratará de alguna insólita cábala que le permitía al goleador seguir dando pases a la red?

Chelo