Reyes 1996

reyesatajando.jpg

Partido emotivo y memorable disputaron el Colo Colo y Flamengo en la Supercopa de 1996. Ese 24 de octubre quedó en la memoria del albo por el golazo de Marcelo Espina y por la heroica actuación del conjunto chileno que terminó el match con 3 hombres menos.
Debido a las lesiones de sus arqueros, Arbiza y Ramírez, el defensor Pedro Reyes le agregó dramatismo a la escena cuando se puso los guantes y resistió los últimos momentos del cotejo que ganó el local por 1 a 0.

Maidana Marcelo

maidanamarcelo.JPG

Marcelo Omar Maidana
Persevera y triunfarás“, podría ser el lema principal de la carrera de Marcelo Maidana, zaguero central rosarino que se formó en el club Oriental y que a los 13 años se sumó a las divisiones inferiores de Rosario Central con un vagón de ilusiones a cuestas.
Las cosas no fueron fáciles, le tocó ver cómo sus compañeros subían escalones, otros que se iban en busca de continuidad y él seguía ahí, estancado, sin poder dar un paso hacia adelante, y sin posibilidades de buscar suerte en otras latitudes. El debut oficial le llegó tarde, ya de grande, a los 23 años y si no fue el soñado, pegó en el palo. Se dio el 19 de octubre de 2002, en Arroyito, en el empate 2 a 2 frente a Talleres de Córdoba, y dirigido por César Luis Menotti. Ese día acompañó al Cata Díaz en la zaga central, y compartió cancha con el paradigma del jugador/hincha, el Rifle Castellano, Luciano De Bruno y Martín Mandra.
Cuando terminó la temporada y le dijeron que no iba a seguir, no se hizo problema. Con su objetivo cumplido, agarró el bolsito y se despidió uno por uno de los jugadores que lo acompañaron en ese sueño, así fueron pasando el Rifle, Emiliano Buttanzzoni, Pirulo Rivarola, el Colarado Fassi, Sebastián Gasparini, Gustavo Arriola, Mariano González, Agustín Lastagaray, Fernando Pierucci, Luciano Figueroa, César Delgado y, un pibe que asomaba, el optimista del gol, Germán Herrera.
Ya lejos de Rosario, recaló en Comodoro Ridavadia para defender los colores de la Comisión de Actividades Infantiles (2003/2004). Una temporada más tarde rumbeó para el norte, y con la camiseta de Gimnasia de Jujuy (2004/2005) logró el ascenso a Primera.
Claro que, cansado de peregrinar por el ascenso nacional sin demasiado protagonismo, ante la primera oferta del exterior no lo dudó y armó las valijas.
El Mineros de Guayana venezolano le otorgó la chance de disputar la fase previa de la Copa Sudamericana y así poder reencontrarse con otro ex Canalla, como Mauro Marchano. Pese a actuar con cierta regularidad, cuando finalizó la temporada no le renovaron el contrato y tuvo que retornar a la Argentina.
A la vuelta, Atlético Tucumán (2006/2007) lo cobijó y lo volvió a poner en la vidriera del fútbol internacional.
Y así es que desde mediados de 2007, Marcelo Maidana hace las delicias del pueblo bolivariano, defendiendo los intereses del Deportivo Italia destacándose por su sacrificio y llegada al gol, a favor, y en contra.

Vestite con el Cebolla

lupdateandoloscrilocal.jpg

Hay bastantes baldoseros en movimiento. Acá va lo más relevante de la semana.

– Lo prometido es deuda, sobre todo si la promesa tiene que ver con Racing. Por eso publicamos la foto de Diego “Cebolla” Loscri en su local de ropa en Villa Gesell. Gracias por la imagen al ForoRacing.

Abelardo Eliseo Vallejos renunció a su cargo de entrenador de Peñarol de Rafaela. Para reemplazar al Karateka, los dirigentes de la V azulada fueron a buscar a Miliki Jiménez. No saben nada de fulbo.

– Otro medio escrito se acordó de Dario Dubois. En este caso fue la edición Cono Norte (Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) de la revista Rolling Stone. Pueden ver la reseña aquí.

– La semana pasada Sebastián Ablín estuvo en “Mañana Vemos”, el programa de Mex Urtizberea que se emite por Canal 7. No estuvo en su rol de ex futbolísta, claro, sino como integrante de El Choque Urbano.

José María Paz, luego de irse al descenso con Ben Hur, se convirtio en el flamante refuerzo de Defensores de Belgrano y compartirá plantel con otro baldosero, Juan Pablo Rochi.

– Sebastián Wainraich definió hace unos días al Chavito Anzarda como el “peor jugador de la historia de Atlanta”. Pueden escuchar el audio en su respectivo post.

Si tenés más información que creas merecedora de este espacio, dejala en los comentarios, comunicate por e-mail o a través de nuestro formulario de contacto.

Minero Agustín

mineroagustin.jpg

Agustín Marcos Minero
Podriamos simplificar su carrera diciendo que no llegó a más en el fútbol porque le gustan mucho las minas. Pero no, sería un error. En primer lugar, está comprobado que ese fanatismo no atenta directamente contra las posibilidades de consagración. En segundo término, esa asociación apellido-síntesis es terreno exclusivo de nuestro postero crack y estaríamos invadiendo.

Las causas de la no consolidación del delantero Agustín Minero en la Argentina deben buscarse en ese espíritu aventurero que lo ha llevado a explorar distintas ligas del Mundo sin preocuparse por el nivel deportivo. Arrancó de chico en las inferiores de Instituto de Córdoba, donde se mostró como un valor interesante, a tal punto que (según su ficha en My Best Play) tuvo convocatorias a la Selección sub 20. Casi paralelamente, conocería la fama el día que le tocó debutar en Primera, nada más y nada menos que enfrentando a Boca en la Bombonera. En esa jornada entró por Silvio Rissio a los 37 minutos del complemento y a penas fue un espectador privilegiado cuando 2 minutos más tarde Martín Palermo puso el 2 a 0 definitivo.

Nunca más volvió a asomar el cogote en ese plantel que tenía a otros delanteros como Pablo Corti, El Pucho Castro, Mauro Amato y Miliki Jiménez.
Ya en el Nacional B, tuvo otros 6 encuentros en los que incluso marcó 2 goles que poco le sirvieron para pasar a otro club de similar envergadura. Lo cobijó la liga local durante la temporada 2002/03, ya que defendió los colores de Universitario de Córdoba y después abrió el paño internacional con sus pasos por el Vigor Senigallia (2003/04), Pergolese (2004/05), Lucrezia (2005/06) y Fermignanese (2006/07), todos de Italia.

Cansado quizás de que todos le hablen como Gino Renni, rumbeó para España con intenciones de actuar en la Liga de las Estrellas pero un gaita precavido lo paró en seco y le dijo “no aceptamos más paquetes argentinos, ya hicimos bastantes excepciones con Colusso, el Drogba blanco y ese muchacho atolondrado que jugaba en la Real Sociedad“.
Así fue como en lugar de caer en el Barcelona o en el Racing de Santander, nuestro homenajeado terminó jugando 4 partidos en el Deportivo La Unión y el resto de la temporada 2007/08 en el Thader de Rojales, ambos del ascenso ibérico. Y encima el gallego lo engañó, porque en España siguen aceptando mentiras.