Mal Pase: José Luis Chilavert y Ricardo Rocha a Boca (1997)

malpasechilaboca1997

“Si traemos a Ricardo Rocha, a los mellizos Barros Schelotto, a José Luis Chilavert y a Martín Palermo tendremos un gran plantel”. Lo dijo Diego Armando Maradona a mediados de 1997, mientras se preparaba con Ben Johnson para su enésima vuelta al fútbol, tras un año inactivo para recuperarse de su adicción a las drogas. El Diegote quemaba su último cartucho con la camiseta del xeneize y quería irse a lo grande, con un título, ese que se le negaba al cuadro azul y oro desde 1992. Para eso necesitaba armar un dream team (de verdad, no como el de Bilardo de 1996) que estuviera a la altura del River multicampeón de Ramón Díaz. Poco le importaba tener que compartir equipo con uno de sus enemigos públicos: José Luis Félix Chilavert González.

“Si queremos un gran equipo debemos traer al Mono Navarro Montoya. Si él no viene porque está jugando en España, hay que conseguir a Chilavert. Él puede ser el arquero de Boca, más allá de que tengamos cosas que hablar. Por Chilavert hay que romper el chanchito”, repetía Diego, en un claro mensaje al cartonero Báez a Mauricio Macri. “Quiero que venga el paraguayo. No quiero que cambie lo que opina de mí. Que tenga en claro que viene a darle una mano a Boca. No lo quiero para que sea mi amigo”, aseguraba el Diez, que contaba con el aval del entrenador, Héctor Rodolfo Veira.

malpasechilaboca1997-2

Del otro lado, Chila también dejaba de lado sus diferencias y, desesperado por ponerse el buzo de Boca, hasta le tiraba flores a Maradona: “(Diego) se convirtió en un grande de verdad, que quiere lo mejor para Boca y se está poniendo mejor que diez puntos. Sentándonos a hablar podríamos entendernos. Somos personas adultas”. Sin embargo, la oferta económica no alcanzó: el Fortín pedía cuatro millones de dólares limpios y desde la Ribera llegaron a ofrecer tres (y, ante la negativa del Manteca Martínez y Sebastián Rambert, hasta se habló de incluir a algún juvenil en el negocio: César La Paglia, Pablo Islas o un tal Juan Román Riquelme). La respuesta de Raúl Gámez, mandamás de los de Liniers, fue tajante: “No”.

malpasericardorochaboca1997

Más allá del paragua, otro que dejaba loco al Die era el defensor central brasileño Ricardo Rocha, que a sus 35 años, y tras un 1996 flojo entre Olaria y Fluminense, había tenido un muy buen Torneo Clausura ‘97 con la camiseta de Newell’s Old Boys de Rosario, que había pagado medio millón de dólares para quedarse con su pase. Es más, el mejor de todos los tiempos hasta se animaba a dar su once titular: “Debería ser Chilavert; Solano, Rocha o Traverso, Fabbri, Arruabarrena o Pineda; Toresani, Berti, Gustavo Barros Schelotto -es la salida que necesitamos, a Riquelme todavía le falta un poco-, yo; Caniggia y Palermo.

Durante varias semanas, los dirigentes de Boca, con Mauricio Macri a la cabeza, negociaron con Eduardo López para cumplir los últimos caprichos del Diego. “Rocha no se va de Rosario. Es intransferible. Si por ejemplo viene alguien con dos millones de dólares, no le alcanzan ni para empezar a hablar”, repetía el presidente leproso.

Según Luis Conde, el vice bostero, el pase llegó a estar abrochado en un 90 por ciento, aunque al final el pernambucano optó por quedarse en Rosario: “Diego me quiso en Boca. Me llamó y todo, pero no podía traicionar a la hinchada de Newell’s por el cariño que me tenían”, esgrimió el brasileño, que se retiró en 1998, tras un semestre deslucido en Flamengo, al lado de uno de sus grandes amigos: el Chapulín Romário.

Finalmente, sin José Luis Chilavert ni Ricardo Rocha, los que pintaron por La Bombonera fueron Óscar Córdoba y Jorge Bermúdez. Cansado de tantas vueltas extradeportivas, Maradona se retiró del fútbol en el entretiempo del clásico ante River del Torneo Apertura 1997, aquel que el xeneize perdió por un punto (45 a 44) a manos de su eterno rival. Un año más tarde, tras la llegada de Carlos Bianchi a la dirección técnica del club, los colombianos más el mellizo Guillermo y Martín Palermo se convirtieron en la columna vertebral de uno de los ciclos más exitosos de la historia de Boca. El resto es historia conocida.

28 comentarios en “Mal Pase: José Luis Chilavert y Ricardo Rocha a Boca (1997)

  1. La historia del pase de Chilavert no fue ese palito verde que faltaba de lo que pedía Vélez. Cuando el cartonero lo llamó a Godchila para arreglar el contrato, le dijo muy canchero:.”resigná parte de tu porcentaje y yo te pago el mismo sueldo que a Diego” ¿Cuánto gana Diego? inquirió el paragua? Cuando le dijeron se cayó de culo: “Yo en Vélez, hoy, gano una vez y media eso” dijo Chila…
    Eso también lo contó Luis Conde y fue la primera gran furia del 10 contra Macri por haber deschavado sus números y haberlo dejado como un rata frente a quien entonces era el jugador mejor pago del fútbol sudamericano, por la mierda…
    Después dicen que Gamez es un “modelo de dirigente”
    Así está “B”elez hoy…

    Me gusta

  2. igual boca termino haciendo negocio trayendo a cordoba y bermudez, quienes vinieron por menos plata y terminaron ganando todo. asi que esta le salio bien al ingeniero. ah, y el diego y chila nunca hubieran logrado convivir, a ambos les gustaba ser el centro de atencion y seguro que en ese vestuario se armaba otra secuela de los halcones y palomas, como habia pasado con el beto marcico y cfnm unos años atras.

    Me gusta

      • Justamente cuando andaba en el Sierra 4 puertas y según su versión apareció el dueño de Guaymallén y le dijo: “Raúl. sos presidente de Vélez, no podés manejar eso, ahí en la cochera tenés un regalo personal” Y era una BM 323.
        Contála como quieras “Pistola”, que somos todo pelot….

        Me gusta

    • jaja no seas jodido querido Valentin. con “el dueño de Guaymallen” haces referencia a Hugo Basilotta. Es un personaje el viejo ese, tambien fue promotor del Chino Maidana. Asique anduvo haciendo negocios turbios el viejete? Siempre le tira mierda a la dirigencia de Velez y demas. Se ve que queria seguir currando un poco mas

      Me gusta

  3. lo que putee al Chila fue increible. Al pedo total, cada vez se agrandaba mas la bestia esa. Ahora puteo a Bentancur…
    Siempre me hubiese gustado verlo con la de Boca a Chila. No se que hubiese pasado, pero me hubiese gustado…

    Me gusta

  4. hablo mal si digo que el Dié tuvo en mente buena parte de la base que después gano todo?…aunque desp pifio con poner a Roman como suplente

    Me gusta

    • jaja que haces cabezon todo bien? mira soy hincha hace rato de Boca, tengo 62 años. Vi muchos partidos y tengo toda la calle encima. Recorri todo (hasta fui a ver la final contra Once Caldas en 2004, un loco lindo no? jeje). Bueno mi laburo en aquel momento me lo permitia.
      Te comento que PARA MI el Diego fue el creador del monstruo que vino despues. Fue el gestor mental, recomendo muchos players, siente la camiseta bostera como nadie. Despues Bianchi aconmodo los jugadores pero el Diego fue el que le dejo el equipo armadito al Virrey. le dijo “toma Virrey, te dejo el equipo armado vos despues acomodalos como gustes”……el resto es historia sabida

      Me gusta

  5. Ahora resulta que el merito del Boca multicampeón ya ni siquiera es de Bianchi si no de Maradona, el mismo que llevo a una selección a Pozo, Defederico y a un Mundial a ¡¡¡¡¡¡Garce!!!!!!, creo que lo he escuchado/leido todo. Puteenme lo que quieran me llamo a silencio por el resto del post.

    Le gusta a 2 personas

  6. si venía el gordo pija chica de Chilavert (calza 38), y el otro brazuca, que para ese entonces tenía más años que Shang Tsung, seguramente Boca seguría festejando los aniversarios de las copas de los 70’….vino el patrón Bermudez y Oscar Córdoba que fueron fundamentales, arrancaron a ganar ,fue un efecto dominó y hoy los Xeneizes miran por arriba del hombro a el 99% de los clubes en Sudamèrica, yo al Diego lo amo y me hago romper la tropa por el…, pero no encajen, no fué el cerebro de nada, es más….. el cuadro que tenía en mente es nada que ver al del Apertura 98′

    Me gusta

  7. del once que sugirió Diego los únicos que jugaron en el Boca campeón de todo fueron Arruabarrena y Palermo. Ese Boca de los primeros años del actual Presidente de la Nación (todavía no lo puedo creer, por otro lado) era el hazmerreir del fútbol argentino, un auténtico club de putas. Después la pegaron con Bianchi y enderezaron el rumbo. El momento cúlmine del ridículo y la tragicomedia fue el 1-5 contra Vélez, la noche del “pero que le pasa maestro, está muerto?” del Diego a Castrilli, nunca hubo tantos momentos vergonzantes consecutivos en una cancha como esa tarde.

    Los más grandes papelones futboleros siempre fueron protagonizados o por Boca o por River.

    Me gusta

    • Además hubo bolilla negra de Francescoli + la camarilla Astrada-Hernán Díaz-Berti… imaginate el gordo en este vestuario, otra que Teo con el fierro

      Me gusta

      • Como lo cagaron al Goyco, con que tenía sida y asi no pudo llegar a san lorenzo,por que era el boom en ese momento y ademas le gustaba mucho la noche.. al final terminó el Goyco en Colombia en el millonarios con toda la mafia del narcotráfico y ni siquiera pudo terminar el torneo porque mataron un juez de linea en un america- medellin.. que epoca heavy los 80s,, sida, narcótrafico, aca en Perú, terrorismo… crisis económica en casi toda latinoamerica,, me salí del tema..

        Me gusta

  8. Gran post. Momentos épicos del futbol noventoso vienen a mi mente, con el relato y con los comentarios de abajo. Me da mucha risa los que pusieron que el diegote le armó el equipo a Bianchi (están siendo sarcásticos, no?). Es cierto que recomendó a Palermo y Guillermo, pero en el 11 fantástico del Dié solamente el 9 y casi el 3 coincidían con el equipo de memoria que ganó el bicampeonato: Chilavert (Córdoba); Solano (Ibarra); Traverso o Rocha (Bermudez); Fabbri (Samuel); Arruabarrena o Pineda (Arruabarrena); Toresani (Basualdo); Berti ! Berti ! (Serna); Gustavo (Cagna); Yo (Riquelme); Palermo (Bingo!); Caniggia (Guillermo). Honestamente casi nada en común, sobre todo porque los nombres entre paréntesis llegaron a reemplazar a jugadores con ciclo terminado o lesionados crónicos. El gordo guaraní para mi nunca hubiese rendido en Boca, por su divismo y ganas de llamar la atención por un lado, y porque técnicamente nunca fue buen arquero (si nos limitamos a analizarlo técnicamente como arquero, despúes si gran pegada y liderazgo impresionante).
    Y el 1-5 con Vélez del que hablan de Castrilli, muerto, botón, Armando, etc. fue en 1996 (y en el Clausura, fecha 13). El gran dream team de Bilardo venía corriendo de cerca a Vélez, Lanús y Gimnasia, y en ese partido tan recordado dejó casi rifada su suerte en ese campeonato. Es decir que ese mediados de 1997 del que habla el post fue algo más de un año después. El narigón salvó su semestre ese Clausura con un 4-1 ante River (gran actuación del Cani), pero en el Apertura la ferrari siguió chocando y se fue antes de terminar el campeonato (completó Pancho Sá). Después vino el Bamba con su inflador anímico para encarar el 97, cuyo Clausura no fue gran cosa, y ahí si a mediados de año se jugaba el último cartucho para mantenerse en el cargo. Y para el ciclo Bianchi todavía faltaba el año completo, el sub-campeonato del Bambi, el posterior Clausura 98 del cabaret y el interinato de García Cambón. En toda esta línea de tiempo que relato, River se cansaba de ganar títulos.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s